Introducción y antecedentes. 1 Problemática y objetivos del estudi



Descargar 2,78 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión30.09.2019
Tamaño2,78 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13



ÍNDICE.




INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES. 1

PROBLEMÁTICA Y OBJETIVOS DEL ESTUDIO. 4

MARCO METODOLOGICO. 5

3.1) Primer nivel: Metodológico. 5

3.2) Segundo nivel: Metodológico. 7

ETNOGRAFÍA. 8

CONCLUSIONES. 19

BIBLOGRAFÍA. 20

ANEXO. 21






INTRODUCCIÓN Y ANTECEDENTES.


Nuestro trabajo de investigación etnográfica se desarrolló en la recopilación de la mayor información disponible con respecto al tema de territorio, urbanización y las consecuencias en los habitantes en la localidad de Los Quinquelles. Nuestro objetivo principal fue identificar las percepciones que toman los habitantes frente a su territorio y el proceso de urbanización en esa localidad. Mientras que nuestros objetivos específicos fueron conocer las posturas en cuanto al proceso de urbanización y describir la expansión geográfica del lugar.

Gracias a Rosana Guber y su libro “La etnografía: Método, campo y reflexividad” (2001) definiremos el concepto de etnografía. La etnografía, en su triple acepción de enfoque, método y texto. Como enfoque la etnografía es una concepción y practica de conocimiento que busca comprender los fenómenos sociales desde la perspectiva de sus miembros (a los cuales podemos llamar “actores”, “sujetos sociales”, “agentes” etc).

Las Ciencias Sociales observan tres niveles de comprensión: el nivel primario o “reporte” es lo que se informa que ha ocurrido (el “qué). El segundo es la “explicación” o comprensión secundaria alude a sus causas (el “por qué”) y por último la “descripción” o comprensión terciaria se ocupa de lo que ocurrió para sus agentes (el “cómo es” para ellos). Un investigador social difícilmente entienda una acción sin comprender los términos en que la caracterizan sus protagonistas. En este sentido los agentes son informantes privilegiados pues sólo ellos pueden dar cuenta de lo que piensan, sienten, dicen y hacen con respecto a los eventos que los involucran. Mientras la explicación y el reporte dependen de su ajuste a los hechos, la descripción depende de su ajuste a la perspectiva nativa de los “miembros” de un grupo social. Una buena descripción es aquella que no los malinterpreta, es decir, que no incurre en interpretaciones etnocéntricas, sustituyendo su punto de vista, valores y razones, por el punto de vista, valores y razones del investigador.

Las etnografías no sólo reportan el objeto empírico de investigación -un pueblo, una cultura, una sociedad- sino que constituyen la interpretación/descripción sobre lo que el investigador vio y escuchó. Son los actores y no el investigador, los privilegiados para expresar en palabras y en prácticas el sentido de su vida, su cotidianeidad, sus hechos extraordinarios y su devenir. El investigador es un sujeto cognoscente que deberá recorrer el arduo camino del des-conocimiento al re-conocimiento. Este proceso tiene dos aspectos. En primer lugar, el investigador parte de una ignorancia metodológica y se aproxima a la realidad que estudia para conocerla. Cuanto más ponga en cuestión sus certezas, más dispuesto estará a aprender la realidad en términos que no sean los propios. En segundo lugar, el investigador se propone interpretar/describir una cultura para hacerla inteligible ante quienes no pertenecen a ella.

El investigador social sólo puede conocer otros mundos a través de su propia exposición a ellos. Esta exposición tiene dos caras: los mecanismos o instrumentos que imagina, crea, ensaya y recrea para entrar en contacto con la población en cuestión y trabajar con ella, y los distintos sentidos socioculturales que exhibe en su persona. O sea, las "técnicas" y el "instrumento". Las técnicas más distintivas son la entrevista no dirigida y la observación participante; el instrumento es el mismo investigador con sus atributos socioculturalmente considerados -género, nacionalidad, raza, etc.- en una relación social de campo. Es necesidad de los etnógrafos basar su discurso -oral, escrito, teórico y empírico- en una instancia empírica específica repleta de rupturas y tropiezos, gaffes y contratiempos, lo que los antropólogos han bautizado "incidentes reveladores". El producto de este recorrido, la tercera acepción del término etnografía, es la descripción textual del comportamiento en una cultura particular, resultante del trabajo de campo. En esta presentación generalmente monográfica y por escrito (más recientemente, también visual) el antropólogo intenta representar, interpretar o traducir una cultura o determinados aspectos de una cultura para lectores que no están familiarizados con ella. Lo que se juega en el texto es la relación entre teoría y campo, mediada por los datos etnográficos.

¿Qué buscamos entonces en la etnografía? Una dimensión particular del recorrido disciplinario donde es posible sustituir progresivamente determinados conceptos por otros más adecuados, abarcativos y universales.

Luego de definir nuestro primer concepto “etnografía”, ahora haremos una descripción general de la región, comuna y localidad en la cual se presenta nuestro trabajo de investigación etnográfica.

En primer lugar, la Región de Valparaíso (V) se sitúa entre los 32º 02' y 33º 57' de latitud sur y entre los meridianos 70° y 72° W. Ubicada en la zona central de Chile, al norte limita con la Región de Coquimbo, al sudeste con la Región Metropolitana y en su extremo sur con la Región del Libertador General Bernardo O’higgins; en los límites este y oeste se encuentra referenciada por el límite nacional con Argentina ubicado en el gran macizo de la Cordillera de Los Andes y por el Océano Pacífico, respectivamente. Esta región cuenta con una superficie total de 16.396,10 Km2 que representa el 0,8% del territorio nacional, y un 2,1% del territorio nacional sudamericano. De esta superficie, 394 km2 corresponden a territorio insular compuesto por las islas de Pascua, Sala y Gómez, San Félix y San Ambrosio, y el Archipiélago Juan Fernández compuesto por las islas Alejandro Selkirk, Robinson Crusoe y Santa Clara. Según el Censo 2017 la población alcanzaba los 1.815.902 habitantes y una densidad de 110,75 habitantes por kilómetro cuadrado.

Presenta una transición en relieve y clima, donde se pasa de un semiárido o estepárico cálido a templado de tipo mediterráneo. Su vegetación es variada debido a la mayor presencia de humedad y de un relieve que permite el desarrollo de sistemas hidrográficos de tipo andino y costero. La Región de Valparaíso es una de las más importantes en diversos aspectos. En sus límites acoge una de las áreas urbanas más importantes del país: la conurbación Valparaíso-Viña del Mar. Además de ello, la región posee dos importantes puertos de embarque de diversos tipos de productos chilenos de exportación: Valparaíso y San Antonio. Además, en la ciudad de Valparaíso se encuentra la sede del Poder Legislativo: el Congreso Nacional. En segundo lugar, La Ligua es una comuna y ciudad ubicada en el extremo norte de la Región de Valparaíso, Chile, siendo además capital de la Provincia de Petorca. Se ubica a 110 km de Valparaíso y 154 km de Santiago, la capital del país. La Ligua está conformada por las comunas de La Calera, Nogales, Papudo, Cabildo, Puchuncavi, Hijuela, La Cruz, Cabildo. En tercer lugar, Los Quinquelles es una localidad perteneciente a la comuna de La Ligua, provincia de Petorca, Región de Valparaíso. Según el censo de 2017 viven 205 personas, donde 110 son hombres y 95 mujeres, en esta oportunidad 847 viviendas fueron censadas y la superficie total del pueblo consta de 5,80 km2.


Los Quinquelles se ubica en el kilómetro 178 de la ruta 5 Norte y su coordenada geográfica es 32°17′45″S 71°28′07″O.

Como podemos observar en la imagen los sectores con los que colinda son: Los Molles y Pichicuy, ambos se encuentran a 6 kilómetros aproximadamente.

Este sector cuenta con acceso a costa, con una particular formación geológica ubicada entre roqueríos junto al mar. Lo que genera que se formen piscinas naturales en la costa de este.

Tiene un ecosistema semidesértico, que con la llegada de la primavera alcanza su máxima belleza junto a la floración de plantas y flores típicas del norte y centro del país.



Desde 2010 el Ministerio de Obras Públicas declaro a la Provincia de Petorca como una zona de escasez hídrica. Los Quinquelles se abastece de agua potable proporcionada por camiones aljibes privados y públicos.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal