Intendencia de montevideo un pueblo que se constituye en gobierno



Descargar 1,17 Mb.
Página19/22
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño1,17 Mb.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22

ii. Reflexiones Finales

-Administración de la crisis

          1. -Y ahora algunas reflexiones finales. ¿Puede un gobierno local popular ir más allá de una simple administración de la crisis? He sabido que hay distintas posiciones: hay algunas de las personas que están integradas al equipo de gobierno que consideran que ya es un éxito haber conseguido administrar la crisis y hay otras que sostienen que no, que un gobierno popular tiene que aspirar a más. Y yo quiero saber si en la Intendencia de Montevideo se logró algo más que administrar la crisis, ¿qué opinan ustedes?

834. Miguel Fernández: Creo que quienes asumen tareas de gobierno están sometidos a grandes tentaciones: una, la de enamorarse de la idea de lo institucional y de la presencia en el gobierno, lo que, en definitiva, pueda llevar a que se termine administrando la crisis en la medida en que, por seguir gobernando o administrando, entre comillas, se evitan los desafíos políticos que significan avanzar en los cambios. Y la otra, prescindir del realismo y pragmatismo que exige el ejercicio de gobernar.

835. Gobernar tiene un componente de optar que no siempre nos permite cumplir con la carta de los reyes magos, o sea, con el programa final y con la estrategia. Esa parte de realismo que tiene el programa, es lo que a muchos compañeros los hace vivir la presencia institucional como algo que les coarta, que les limita, que les mete en el sistema, que les traga, que de alguna manera les hace una metamorfosis. Este es un tema que no hay que discutirlo en abstracto, hay que discutirlo en función del análisis concreto de los problemas concretos que tiene el gobierno.

836. Ahora, lo que plantea Marta me parece que es una buena formulación de un problema, pero no un dilema real en la izquierda. Creo que está claro que el hecho de que la izquierda ocupe una parte del aparato del estado tiene que apuntar a que el gobierno sea una palanca para los cambios revolucionarios y una palanca para desatar la movilización social. Desde ese punto de vista yo creo que es absolutamente posible que el gobierno juegue un papel superador de una simple administración de la crisis.

837. Juan Diakakis: Creo que hemos actuado tratando de transformar la realidad. ¿Cómo lo hicimos? Primero, por medio de la descentralización que pone en manos de la gente su destino. Ese es un cambio radical, democrático, revolucionario. Por otra parte, el hecho de que la Intendencia ha buscado que paguen más los que tienen más, es algo también revolucionario, por más de que algunos digan que eso no es más que una política socialdemócrata. Ahora, para que esto se comprenda a profundidad, para que se asimile en su totalidad y sirva de base a otras grandes transformaciones, se necesita el rol de la fuerza política, para que enlace la labor municipal con el proyecto estratégico de transformar el país.

838. Quizás nosotros soñábamos cambiar la institución más y más rápido, es probable. Teníamos y tenemos muchos sueños y mucho idealismo y eso es bueno. A esta altura de la vida creo que es muy bueno tener idealismo. Pero el problema es que vos caminás las plazas y éstas han cambiado; vos ves el transporte de Montevideo y el cambió; el boleto ya no lo paga solamente el usuario, lo paga todo el habitante de Montevideo y le damos boletos gratuitos a los estudiantes y a los jubilados, que antes no podían salir de su casa.

839. No podemos poner arriba de la mesa todo. Quizás habría que puntear, puntear y puntear, para que te llevaras todo lo que se ha podido realizar en la dirección de cómo hemos administrado la crisis, pero, es evidente que aún faltan kilómetros todavía para lograr lo que queremos.

840. En la política de vivienda hemos dado más tierras que en cuarenta o cincuenta años de cualquier gobierno municipal; tierras que favorecen que la gente se organice en cooperativas y construya su vivienda, algunas de ayuda mutua y otra con otro sistema...



841. José Tognola: Yo coincido con Miguel en que lo que tú planteas es un falso dilema, se puede interpretar como una contradicción. Y yo creo que para una fuerza de izquierda y popular, es fundamental ser buenos, muy buenos o excelentes administradores. Creo que nosotros desde el gobierno municipal de Montevideo hemos sido muy buenos administradores. Y ser buenos administradores plantea una posición altamente revolucionaria, porque administrar correctamente los recursos de la gente implica ubicar los recursos donde realmente se deben invertir, donde están las mayores necesidades de la gente. Es un concepto político y administrativo, es una conjunción y, por eso, estos términos no deben plantearse como una contradicción.

842. Creo que hemos logrado avanzar en este gobierno popular hacia una estrategia de poder. El tema de la descentralización, el tema de cómo conceder las tierras, el tema de cómo priorizar a la gente organizada, está vinculado al objetivo estratégico de tratar de fortalecer o impulsar la organización de la sociedad civil; de generar polos organizativos de gente que permitan avanzar en nuestro proyecto estratégico hacia el socialismo, aunque esto parezca como una cosa muy lejana.

843. Desde la Intendencia Municipal de Montevideo, yo estoy absolutamente convencido que hemos demostrado que la izquierda puede proponerse objetivos que tienen que ver con su estrategia. Hemos construido en la sociedad montevideana herramientas que permiten mejorar la organización de la gente y eso, desde el punto de vista estratégico, para nosotros es esencial. Podíamos solamente haber cumplido con los servicios primarios del gobierno municipal, podíamos haber mejorado la iluminación, las calles, la limpieza, y con eso nos aseguramos el gobierno casi de por vida. Pero ese no era nuestro fin. Nuestro objetivo no es solamente ser gobernante, atender correctamente los servicios primarios; tenemos otros objetivos que pasan, desde nuestro punto de vista, justamente por generar esas herramientas para que la sociedad se organice, se fortalezca y juegue un papel preponderante en nuestra sociedad actual.

844. Lilián Kechichian: Quisiera referirme a lo que me parece una falsa contradicción: si administramos la crisis o cambiamos...

845. Nosotros teníamos para Montevideo un programa de cambios, y yo creo que lo hemos ido aplicando con luces y con sombras. Y decimos que es una propuesta de cambio, porque realmente va al fondo de lo que nosotros queríamos: a la democracia, la participación y la justicia.

846. Esos son ejes sobre los que ha cabalgado nuestro programa de gobierno. Y en ese sentido me parece que demostramos -y creo que es un cambio de fondo- que la política la puede ejercer el conjunto de la ciudadanía, con los gobiernos locales en cada uno de los barrios de Montevideo. Es decir, rompimos y tiramos abajo esa imagen de que la política era para algunos elegidos, para los doctores, la pusimos en manos de la gente. Y creo que ese es un cambio en la conciencia colectiva muy importante. Y junto a ese propiciamos el control plural de los vecinos en los concejos vecinales, que no es lo mismo que la comisión de fomento tradicional, que fue muy utilizada por los gobiernos anteriores clientelísticamente. Este concejo vecinal plural, controlador de la gestión, controlador incluso de los funcionarios municipales, me parece que es una propuesta de cambio fuerte.

-Homogeneizar al FA en una readecuación de la forma de hacer política


847. Alvaro Portillo: Yo quería agregar lo siguiente: se produce un gran cambio en la concepción de hacer política. ¿En qué sentido?, en el sentido de que la acumulación política pasa por la verificación de una nueva hegemonía, obteniendo amplias bases consensuales. Y eso supone reencarar, reconvertir, el ejercicio de la democracia desde una perspectiva de izquierda. Y eso supone dejar de concebir las formas democráticas como expresión institucional pura y exclusivamente de la clase dominante, y concebirlas como una posibilidad para avanzar en la perspectiva de otro modelo de sociedad con nuevas formas democráticas. Y eso, que puede ser visto como extraordinariamente abstracto y filosófico, tiene una enorme repercusión hasta el nivel más concreto de cómo desempeñarse en una comisión vecinal. Si yo voy a llegar a copar la comisión vecinal para que responda rápidamente a mi sector político, o si yo voy a trabajar muy paciente y gradualmente para construir una democracia desde abajo, tratando de asegurar una pluralidad, una convivencia, inclusive con las expresiones políticas de la propia derecha.

848. Y eso ha venido suponiendo para todos nosotros una enorme enseñanza, porque de alguna forma nuestras tradiciones políticas no estaban nutridas de esta visión de las cosas.

849. Ahora esta experiencia tiene peligros. Tiene el peligro, a lo mejor, de ir a veces demasiado rápido y no contemplar el estado de conciencia de la propia gente, tratando de obtener cosas que no están en su imaginario concreto. Y tiene el peligro, al revés, de ir demasiado lento y, por consecuencia, de transformarnos en meros administradores honestos y trabajadores de una ciudad. Encontrar ese punto de equilibrio, discutirlo como Frente Amplio para evaluar lo que hemos venido haciendo, es, creo yo, el reto de estar ocupando una instancia estatal como ésta.

850. Nosotros nos encontramos con las enormes dificultades de una falta de reflexión teórica, de una falta de experiencia y de una falta de tradiciones políticas que nos fueran nutriendo.

851. Hoy por hoy, hay que decirlo con mucha franqueza, la gran tarea para nuestro Frente Amplio es la de caminar hacia una homogeneización en el mejor de los sentidos, en el sentido de tratar de recodificar nuestras relaciones en un código más o menos de esta naturaleza como lo estoy planteando ahora: tratando de rescatar lo bueno, es decir, todo lo que son las tradiciones y todo lo que son las definiciones en principio programáticas del pasado, pero adecuándolas a las nuevas formas de hacer política. Y, sobre todo, con una obsesión por ganar a la gente en todas las formas, en la forma en que la gente se expresa social y culturalmente, no necesaria y exclusivamente en una asamblea formalmente constituida con mociones, donde se levanta la mano y se vota.

852. Todo lo que fue el procesamiento del problema de la venta callejera, es para haber sacado cinco tratados de ciencia política acerca del ejercicio de la democracia, del protagonismo popular y de cómo posesionarse desde una institución al servicio de esta perspectiva.

853. El reto está en reconocer lo existente y desde las enormes posibilidades que proporciona el gobierno de la ciudad, ofrecer nuevas alternativas que permitan hacer ganar en conciencia a la gente.

854. ¿Qué quiero decir con ganar en conciencia?, quiero decir algo tan concreto como trascender la necesidad del pozo o de la lamparita para ponerse a pensar solidariamente la convivencia, la vida, la ciudad y el destino. Y eso es posible desde un gobierno comunal, porque el gobierno comunal es, en definitiva, la expresión más amplia de la casa de uno, es la expresión más amplia de la convivencia en donde los problemas de la cotidianidad están más claramente planteados. Entonces, esa propia cotidianidad, hace posible el avanzar en este sentido.

855. ¿Es posible plantearse la revolución desde lo cotidiano? Yo creo que es un tema que se aprende o se revienta, yo en lo personal aprendí en este proceso. Es posible pasar un hilo rojo que unifique el alumbrado y el problema social de los jóvenes con la propuesta global de cambios para la sociedad. Y cada vez más la gente lo ve así. En segundo lugar, creo que es posible también ordenar y sustanciar los debates políticos a partir de los problemas que genera en la práctica el ejercicio del gobierno, fuera de las discusiones estrategistas, ideologizadas. Yo creo que el ejercicio del gobierno coloca a una fuerza revolucionaria frente a dilemas sustancialmente diferentes.

856. Alberto Roselli: Para mí uno de los puntos centrales de la izquierda latinoamericana es que no nos hemos planteado nuevas alternativas teóricas desde 1968 a la fecha y el mundo cambió. Nosotros cambiamos y el mundo cambió. Y creo que esta nueva forma de hacer política empíricamente la estamos haciendo nosotros.

857. Creo que es ahí donde tenemos que reflexionar en la izquierda y darnos cuenta que el mundo ha cambiado, que nosotros cambiamos y que hace falta lograr amplio consenso para así seguir impulsando lo que fueron y son nuestras viejas pero aún válidas y queridas ideas que venimos levantando desde tanto tiempo.

858. De eso no nos apartamos. Lo que sí estamos planteando desde qué otra forma nosotros tenemos que trabajar para lograr que en definitiva esas ideas puedan en un futuro cercano ser realidad; y, en segundo lugar, hemos aprendido que, si bien tenemos que hablar de futuro -y de futuro cercano-, tenemos que ser conscientes del hoy y como resolver los problemas de hoy, para cada uno de los tres millones de habitantes del Uruguay.

859. La gran discusión pendiente en la izquierda uruguaya, y creo que también en la izquierda latinoamericana, es si vamos a ser gobierno o vamos a seguir siendo una forma contestataria.

860. No podemos seguir pensando que podemos cambiar el mundo, tenemos que pensar que para cambiar nuestra propia realidad, nuestra realidad chica, tenemos que ser capaces de partir de la realidad tal cual es, no tal cual la soñamos, no tal cual quisiéramos que fuera, aprendiendo que tenemos recursos escasos y esos recursos hay que administrarlos, por supuesto que hay que administrarlos mejor, hay que administrarlos distinto, pero tenemos que partir de esa base.

-Necesidad de un amplio consenso para asegurar su marcha


861. Alberto Roselli: Este, sin lugar a dudas, es un proceso, no se hace de la noche a la mañana, en el marco de una sociedad que ha adoptado el sistema democrático de rotación de partidos. Fue un proceso muy largo y muy duro.

862. Ana Olivera: Es muy útil este balance informal que se ha ido haciendo a través de todas las entrevistas que Marta ha venido realizando, porque ella ha logrado crear un espacio donde hemos logrado hablar con mucha más soltura y con mucha más libertad y no hemos tenido el temor en coincidir con fulano o con mengano, porque esos son los problemas que a veces se nos dan en el Frente. Necesitamos de diálogos como éstos.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal