Intendencia de montevideo un pueblo que se constituye en gobierno



Descargar 1,17 Mb.
Página17/22
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño1,17 Mb.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22

X. Lo que no harían de nuevo

-No apurarse. Faltó planificación

          1. -¿Qué no harían si empezaran de nuevo?

761. Selva Braselli40: Una de las cosas que no haría de nuevo es empezar desordenadamente, empezar sin plan. Nosotros empezamos sin plan. Teníamos una línea general, pero no teníamos un plan concreto en cuanto a qué era lo fundamental a descentralizar, qué cosas podríamos realizar desde el arranque hasta el final, sin tener que pasar por ningún lado. La selección del plan fue muy arbitraria, se trabajó para responder a trámites de la Intendencia y no se valoró la importancia que eso podía tener para la gente. Los pedidos eran de banderas para actos públicos, tonterías que no tenían peso. Fue una primera cosa metodológicamente mal armada.

762. Juan Diakakis: Si hubiésemos hecho una discusión a fondo no hubiéramos podido avanzar.

763. Alberto Roselli: Si nosotros hubiésemos esperado planificar totalmente nuestra acción antes de actuar, eso nos habría llevado al inmovilismo. Si yo tuviera que empezar de vuelta, empezaría de la misma forma como empezamos. Nosotros teníamos dos caminos: o demostrábamos a la población que el Frente Amplio era distinto, que cumplía con su promesa ‑promesa electoral de impulsar el proceso de descentralización y que lo impulsaba desde el inicio‑, o nos encerrábamos en una discusión que corría el riesgo de llevarnos a considerar que el proyecto no estaba suficientemente maduro. Y aquí quiero anotar que hemos aprendido en el ejercicio del gobierno que cuando no se hacen las cosas el primer día, después, a medida que el tiempo pasa, los obstáculos van siendo mucho peores.

764. Selva Braselli: Creo que hay que apurarse, no estoy pensando en que debimos haber pasado años pensando, creo que también muchas cosas las corregís sobre la marcha o quedás; pero me parece que nos faltó demasiado la planificación en lo que se desconcentraba. Amén, por supuesto de que un plan no asegura un hacer. Hubo también luego planes que no pudieron cumplirse por un problema de lucha de poder, en que el poder a través de los recursos estaba en la estructura central y ésta se resistía de mil maneras a esa pérdida de poder. Esto se dio a distintos niveles de la institución; facilitado también por una no internalización de la concepción democratizadora en los mandos, incluso en los mandos políticos.

-No se crearon formas nuevas, se cayó en lo tradicional


765. -Pienso que tampoco estuvimos bien en no crear formas administrativas nuevas. Cuando se arma el Departamento de Actividades Descentralizadas y cuando se resuelve la creación de los servicios descentralizados, nosotros habíamos visto que lo que se precisaba no era un servicio, habíamos hablado de una figura gerencial para administrar las cuadrillas, para ejercer el trámite administrativo en cada una de las cuestiones locales. Y, al final, terminamos cayendo en la fórmula clásica: en esto del servicio. Sigo pensando que tendríamos que habernos agarrado de una fórmula distinta, la fórmula tradicional no encaja.

-Concursos para personal de centros comunales


766. -Además, fuimos poco exigentes. En el afán de tener más gente, de cobrar más potencia, fuimos demasiado benévolos cuando se hicieron los concursos. Yo misma, en pruebas que corregí fui absolutamente benévola, por desesperación: en definitiva estaba pensando en un funcionario más: ¡Un funcionario más, por favor, sí, porque no tenemos con quién trabajar! A veces hacíamos malabarismos para abrir un local.

767. Alberto Roselli: En las condiciones en que estábamos era imposible hacer una selección rigurosa del personal y, no te hablo del personal de dirección, te hablo de todo el personal.

768. Selva Braselli: Otra cosa que pienso es que el Departamento de Areas Descentralizadas no puede repetir la estructura de los demás departamentos, tiene que tener una estructura de otro tipo.

-No hicimos una amplia difusión del proyecto de descentralización


769. Alberto Roselli: Entre las cosas que no hicimos -y que deberíamos haber hecho- está una amplia difusión, en el seno del gobierno y en el seno del partido político, de los pasos que se iban a dar.
    1. XI. Obstáculos a la descentralización

-Toda la oposición entorpeciendo la gestión


770. Alberto Roselli: El proceso de descentralización estuvo condicionado, como está condicionada toda la gestión del gobierno del Frente Amplio, por el gran hecho político de que la izquierda haya ganado Montevideo. Todo el resto del espectro político hizo el máximo esfuerzo para entorpecer la gestión. Pero la resistencia no provino sólo de allí, también hubo resistencia del propio aparato de la Intendencia.

-Resistencia del aparato burocrático


771. -Yo pienso que aquí operan varias cosas: en primer término, la inercia burocrática de un aparato que fue pensado para ser centralizado y que se resiste sobremanera a su reconversión. En segundo término, la propia resistencia gremial. Los funcionarios veían peligros en la desconcentración, algunos inventados y otros reales: el peligro del mayor control de la propia gente acerca de la productividad de los funcionarios municipales; el de la diseminación y pérdida de las estructuras gremiales; el de enfrentarse a nuevos jefes, a nuevas estructuras jerárquicas. Eso hoy está bastante superado. Y un tercer elemento de resistencia estuvo en nosotros como equipo de gobierno; estuvo en este equipo, en el sentido de que buena parte del propio equipo de gobierno comenzó calladamente, sin discurso, sin fundamentación, sin justificación, a resistir el proceso de desconcentración y descentralización.

772. Eso puede ser visto como algo muy mezquino -puede que lo sea-, pero aquí voy a romper lanzas por los compañeros. Me parece que no es sólo un problema de abrazarse al poder obtenido, sino que esa actitud también se explica por los requerimientos de la gestión: si a ti te dan un Departamento de Limpieza, para poner un ejemplo, y si te dicen que lo tienes que desmantelar, vas a temer que tus resultados en lo inmediato se vean muy seriamente cuestionados, porque lo que tú podés de alguna forma garantizar es que, en el esquema actual, podés sostener tal cosa; ahora, si te desarticulan tu herramienta, ya no podés comprometerte a nada y además sentís la responsabilidad política. En muchos compañeros yo creo que, efectivamente, operó eso, que trasciende el elemento estrictamente político de aferrarse al poder y que hace más a la lógica institucional. Esto políticamente tendría que haber merecido un tratamiento anterior que permitiera buscar formas para vencer esta resistencia.


-Lucha contra mentalidad centralizadora


773. -Tuvimos que luchar, además, contra lo que es esa concepción centralizada del gobierno, que la tienen muy metida dentro de sí todos los funcionarios. No hablo sólo de los empleados municipales, hablo de los funcionarios del estado y de los funcionarios de empresas públicas y empresas privadas, de todo el mundo: había que romper con eso y nosotros rompimos.

774. Tenemos que asumir que para cambiar esta realidad hacen falta muchos años de una política sostenida, que implique, primero, una rigurosa selección del personal que ingrese, estrictamente de acuerdo a las necesidades de la administración y, en segundo lugar, una política a mucho más largo plazo todavía, que es la de capacitar a los funcionarios existentes, porque los funcionarios existentes no tienen ninguna responsabilidad, en definitiva, de si están adecuadamente o preparados para la función, porque quien los empleó no se los exigió, y ese es un proceso que toma mucho tiempo. Y otra conclusión más es que, en este mundo que cambia tan rápidamente, debemos tener un proceso de capacitación permanente de todas las personas.


-La descentralización requiere cambio del aparato central


775. -La descentralización implica la transformación de todo el aparato municipal y no sólo del aparato de la descentralización. Es decir, el aparato de la descentralización tiene que servir también para el cambio de toda la estructura administrativa de la Intendencia y eso necesita tiempo. Aún hoy, para el manejo del grueso de los expedientes con los centros comunales zonales, usamos el mismo sistema de chasques41. Eso ¿qué pone de manifiesto?, que esta estructura municipal no había comenzado a incorporar ninguno de los elementos que la nueva tecnología de la comunicación pone hoy al alcance de muchas empresas. Recién ahora lo estamos haciendo, pero partíamos absolutamente de cero. Acá hay toda una organización administrativa en la que hay que pensar para determinar si, efectivamente, es válida o no es válida.

-La descentralización no se discute en el Frente


776. -Además, la descentralización no fue producto de arduas discusiones a la interna del partido político. ¿Y por qué no lo fue? Bueno, no lo fue porque lamentablemente el Frente Amplio sólo discute aquellas cosas que provocan grandes discrepancias internas y ese no fue el caso con el tema de la descentralización. En la comisión mixta estaba representado todo el espectro del Frente y los frenteamplista fuimos tomando posiciones comunes, porque fuimos nosotros los que diseñamos la táctica y la estrategia, no la diseñó nadie más. Nosotros, en consulta con el intendente, discutimos, pero el resto no discutió y al no discutirse, creo que tampoco hubo consciencia de cuáles eran los cambios que estábamos produciendo y los cambios a los que aspirábamos.

-Miedo a perder poder


777. -Por otra parte, la descentralización no es un cambio para el discurso, es un cambio de verdad; implica una transferencia de poder. Todos los que estamos sentados acá en el aparato, en este edificio, todos perdemos poder. En la medida en que no comprendamos y aceptemos que todos debemos perder poder, habrá alguno al que no le va a gustar perder poder, porque en definitiva, nosotros tampoco, necesariamente somos distintos a los demás. Lo que deberíamos hacer, a través de una discusión política, es llegar a saber hacia dónde vamos, cuál es el objetivo estratégico a qué apuntamos y llegar a comprender que todos debemos admitir que tenemos que perder poder. Esa pérdida de poder, no es una pérdida de poder personal, ni de peso personal de cada uno de nosotros, sino que es una pérdida de poder que apunta a cambiar la realidad, a hacer una transformación verdaderamente revolucionaria, que significa que efectivamente el gobierno pase de la mano de pocos a la mano de muchos.

-Enormes resistencias hicieron el proceso espasmódico


778. Alvaro Portillo: Enormes resistencias hicieron que el proceso de desconcentración fuera absolutamente espasmódico, dado que quienes estábamos en este lado de la trinchera, éramos minoría numéricamente en el equipo. Claro, tuvimos la ventaja de que Maradona42 jugaba con nosotros (ríen), entonces, el intendente, ocasionalmente, cuando ya la cosa estaba demasiado trabada, forzaba situaciones que hacían que avanzara la desconcentración.

779. Y otra cosa, en referencia a los servicios, en nuestro planteo desconcentrador y descentralizador estamos incorporando una nueva visión de la función administrativa comunal. Esas dieciocho agencias municipales debían asumir una modalidad de gestión integral, no parcelada y sectorizada; y esa integralidad, ni tenía antecedentes, ni tenía referentes y, en definitiva, había que usar las antiguas formas, como es el caso de la forma “servicio”, la forma “división” y la forma “departamento” para esta nueva modalidad.

780. Este asunto es muy político y con todas las dificultades que implica tener un servicio con una heterogeneidad tan grande de funciones: obreros, técnicos, semitécnicos, administrativos -como nunca en la Intendencia había ocurrido-. Por eso me parece que se requiere una fuerza política convergente entre el sindicato y el gobierno, es decir, una discusión muy en profundidad de esto, que haga tomar conciencia acerca del valor y la significación de esta modalidad de gestión alternativa que se opera. Yo creo que hoy en este tema ya cruzamos la parte más difícil del río y, de hecho está ya asumido, aunque todavía falta muchísimo por hacer.

-Descoordinación entre organismo central y decisiones locales


781. Walter Cortazzo: Las dificultades mayores estuvieron en la descoordinación, la falta de diálogo entre el organismo central y las políticas aplicadas centralmente y las decisiones locales. A tal punto que en algunos casos los órganos locales se enteraban de determinadas obras que eran planificadas a nivel central cuando las obras se estaban llevando a cabo. Es decir, que en ese sentido hay que trabajar a un nivel de diálogo, de coordinación, que permita que los proyectos locales se cumplan por la administración en su conjunto y que sean previamente acordados. Es decir, que nadie de la dirección central decida hacer una obra acá sin consulta y acuerdo previo con el organismo local.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal