Intendencia de montevideo un pueblo que se constituye en gobierno



Descargar 1,17 Mb.
Página16/22
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño1,17 Mb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   22

IX. Quién debe estimular la participación

      1. -Según ustedes ¿quién debe estimular la participación ciudadana?, el gobierno local o el Frente?
  1. 1. El Frente debe abrir un canal, pero la gente deber asumir responsabilidades


747. Nelson Trías: El Frente tiene como filosofía promover, intensificar, la participación de la gente. Ahora, ¿por qué canales lo hacemos? Pienso que todos los canales posibles son válidos. En este momento, como tuvimos la oportunidad de lograr el gobierno, a través de ese gobierno canalizamos esa filosofía nuestra, pero a su vez, como militantes políticos en la zona, lo tenemos como objetivo en los comités de base o en las coordinadoras del Frente Amplio y también en las organizaciones sociales que existen en la zona, tanto locales, como extraterritoriales.

748. William Masdeu: Hay principios del programa que valdría la pena recordar: en primer lugar, respetamos la autonomía de la sociedad civil; en segundo lugar: reconocemos el pluralismo de ésta y, en tercer lugar, entendemos que, desde el partido y desde el estado, en este caso desde la Intendencia, podemos crear condiciones para la participación ciudadana en el gobierno. Es función nuestra estimularla, crear espacios, pero, en última instancia, el ocupar esos espacios, el hacerse cargo de eso y conducirlo, dependerá de la fortaleza de la sociedad civil y de su propia capacidad autónoma. Esa es la línea de conducta nuestra.

-Reconocer la pluralidad en lo popular

          1. -A mí este tema me parece importante por esta cuestión de la autonomía, porque resulta que estos gobiernos locales que uno investiga, que abogan por la autonomía de la sociedad civil, terminan organizando a la sociedad civil; entonces el problema es: cómo un gobierno popular, al mismo tiempo que ayuda a organizar, no coopta al movimiento. ¡Ese es el problema!

749. Lilian Celiberti: No se trata solamente de pluralidad política, sino también de pluralidad en cuanto a proyectos de organización de la gente, que van desde un proyecto cultural hasta una cuestión de deportes. Reconocer esa pluralidad y jerarquizarla empieza a establecer elementos de cultura política en cuanto a lo que es esta sociedad civil, que está compuesta por una inmensa diversidad de opciones. Justamente, potenciar esas opciones desde este canal abre las posibilidades de que no se genere un aparato político partidario que coopte a las comisiones. Creo que lo más interesante de mi práctica en estos años ha sido, quizás, el haber ejercido un trabajo desde un centro comunal zonal teniendo claro mi rol: tú vas allí como aparato municipal, como gobierno municipal y, por lo tanto, como parte del estado, y lo que hacés es abrir una interlocución con una sociedad que tiene una diversidad de ópticas y también de intereses, y muchas veces esas ópticas y esos intereses son contrapuestos entre sí. Es necesario demitificar la idea de que lo popular es una unidad que está ya consolidada, eso no existe; hay hegemonías dentro de lo popular y, justamente, en los barrios es donde más se siente, incluso al ejercer nuestro papel hemos sido moderadores de esas diversidades. Yo creo que eso también ha sido un elemento educativo importante: reconocer las diferencias, y me parece que ese es uno de los puntos claves en los concejos vecinales.
      1. 2. Por qué no fueron los comités de base el centro impulsor

-El corte del cordón umbilical y sus efectos

          1. -Entiendo que por tratar de no politizar este esfuerzo, por no teñirlo políticamente, Tabaré insistió en la idea del “corte del cordón umbilical” con el Frente. Quisiera saber si con estas palabras la militancia frenteamplista se siente convocada, o marginada a la gestión. El problema me parece que es cómo lograr que todo el caudal militante de los comités de base, por ejemplo, se vuelque a este trabajo. ¿Ha habido una reflexión sobre esta experiencia?, ¿qué errores se cometieron?, ¿cómo lograr una mayor convocatoria a los militantes?

750. Eleonora Bianchi: Creo que lo que nos ocurrió al principio es que, precisamente, diferenciamos muy nítidamente por un lado la gestión y, por otro lado, el aparato político, pero no fuimos capaces de dar la discusión interna acerca de la importancia, y, de alguna manera, de la retroalimentación, de uno y otro ámbito: por un lado corrió el gobierno y, por el otro, el aparato político. No discutimos adecuadamente cuáles eran los roles de cada uno y, por lo tanto, creo que eso terminó marginando a la estructura política del proceso. Eso nos produce muchas dificultades. Lo notamos claramente en esta etapa. A partir de la elección de las juntas locales39, estamos intentando volver a incorporarla, pero el problema es que ya hay mucho camino recorrido. No fuimos capaces de asumir que es el Frente el que es gobierno, en definitiva. Por lo tanto, quedó por un lado el gobierno con los militantes de la izquierda que lo asumieron y, por el otro, el aparato político que, con muchas dificultades, intenta empezar a entender este proceso. Yo siento que hay una incomprensión de ambas partes acerca de cuál es el papel de cada uno.

751. Lilian Celiberti: Yo me pregunto: ¿Es que Tabaré ha querido cortar el cordón umbilical con el Frente o es que el Frente no estuvo a la altura en la política municipal? Durante estos cuatro años, si escuchabas a los dirigentes políticos del Frente, ¿que sabían de la Intendencia?, pues nada. Cero, cero, cero... Y eso ocurría cuando todo el país, cuando todo el sistema político, cuando todos los medios de comunicación, hacían de los temas municipales los temas políticos más importantes y el eje de oposición al Frente Amplio.

-Militantes no acostumbrados al trabajo barrial

          1. -Justamente yo me había imaginado, conociendo al Frente Amplio, conociendo los comités de base, que tienen una concepción de militancia distinta, que no se aferran a la bandera de un determinado partido, que aceptan el pluralismo y buscan promover la participación de la sociedad, que serían ellos los órganos más apropiados para promover la organización popular y no el aparato institucional...

752. Eleonora Bianchi: Mira, cuando ganamos el gobierno la cantidad de comités de base y la militancia de los comités de base no eran lo que fueron en el año 85, o aún más atrás, cuando había una efervescencia muy distinta; los comités de base no tenían la fuerza necesaria para emprender ese desafío. Por otro lado -también ya los compañeros lo han planteado-, es un desafío completamente distinto al que estaba acostumbrado el militante. La militancia de tipo social y de tipo barrial no era la experiencia que todos nosotros traíamos; teníamos una experiencia completamente distinta. Primero, teníamos una experiencia de oposición y ésta era una experiencia de gobierno. Por otro lado, es muy distinto el relacionamiento que vos tenés como militante político con el vecino del barrio, que el relacionamiento que tenés como vecino de barrio con otro vecino y como hacés para llegar a una discusión de carácter político, pero con los temas barriales, y creo que todos nosotros, militantes políticos, no hemos sido capaces de dar esa discusión en los lugares correspondientes, que eran las coordinadoras del Frente, los comités de base. Por otro lado, desde el gobierno, hemos sido cuidadosos en no generar organizaciones sociales vinculadas al partido de gobierno. Todos nosotros, los coordinadores de los centros comunales, hemos tratado de no ser el eje de la cuestión, sino que hemos tratado de ser los promotores para que la sociedad civil asuma el desafío en que está metida ahora.

-Los efectos de la crisis de la izquierda


753. Lilian Celiberti: Además, hay que recordar que en ese momento se produjo una crisis dentro de la izquierda, que ganamos las elecciones cuando la mitad del electorado correspondía a una coalición, la 1001, capitaneada por el Partido Comunista, que era la fuerza hegemónica dentro de la izquierda, del movimiento sindical y del movimiento de masas.

754. Entonces, la crisis de ese partido también tiene repercusiones obvias, claras y evidentes en la estructura del Frente. Y es verdad que los comités de bases se vaciaron, es verdad que en todos estos años, en vez de abrirse comités de base se cerraron comités de base. Es verdad también que, previo al congreso del Frente, se aglutinó y se convocó y, bueno, yo creo que hubo una buena participación, incluso en los contenidos, en la discusión de todo el congreso, pero es verdad, que se produjo una separación de la militancia de las estructuras orgánicas, no sólo de los partidos, también del Frente y que en todo este período surgió una militancia que no se siente identificada con una determinada forma organizativa y que hoy está en muchos lados. Creo que la expresión de eso son los movimientos independientes en el interior del país que están expresando una sensibilidad distinta y que están cuestionando la organización y la estructura del Frente.

755. Todos estos son como elementos que van paralelos a estos otros que analizábamos y que me parece que terminan configurando grandes interrogantes acerca de cómo se construye esta relación partido-gobierno, cuáles son las estructuras organizativas que permiten flexibilidad y, al mismo tiempo, enriquecimiento de la estructura política. Cómo evitar un proceso en el cual lo orgánico queda vacío y, por otro lado, está todo lo inorgánico, que no se expresa o que se expresa. Creo que esos son los grandes problemas que hoy tenemos.

-La diferencia entre ser oposición y ser gobierno


756. Walter Cortazzo: Mira, Marta, mientras vos hablabas yo reflexionaba y me planteaba el tema del cambio radical que significa pasar de ser oposición a ser gobierno. Realmente era comodísimo ser oposición en la medida en que tenías el diagnóstico preciso, las banderas precisas, la crítica precisa, y con eso se identificaba una cantidad importante de gente. Tener la responsabilidad de gobernar, de ejecutar, de tener inclusive que optar a favor de intereses que se enfrentan y de soluciones antipáticas muchas veces, eso es mucho más difícil para esa concepción idealista que uno tiene de la democracia, de la solidaridad, de la ética en la administración del poder, porque también ahí incide el tema del poder.

757. En mayo del 90 un estudioso latinoamericano del tema, no uruguayo, nos planteaba las dificultades que se había visto en los gobiernos locales municipales en relación a esto: por un lado el partido que deja de lado al gobierno para no inmiscuirse y no teñirse, caso Barrantes; o el del partido que se mete tanto dentro de la administración que no lo deja operar, situación de otras alcaldías.

758. Nosotros estuvimos alertas para no caer en las dos posiciones más radicales. Intentamos avanzar, cada uno desde su lugar, pero sin el diálogo, sin la discusión que deberíamos haber dado.

-El FA no sustentó la labor del gobierno


759. -Es importante que hagamos nuestro propio balance para decir: esto es lo que hicimos, en esto nos equivocamos, en este terreno tenemos que corregir, por ahí tenemos que seguir avanzando. Nos metimos en una vorágine voluntarista en la mayoría de los casos.

760. Y lo que decía Lilian es cierto, un viejo compañero diputado, que se responsabiliza de esta zona, no tiene la menor idea de lo que hace ni dónde está el Centro comunal. Es un diputado a la nación del Frente Amplio y es la mejor caricatura de nuestra propia incapacidad para generar los espacios necesarios para tratar de acercar estos dos puntos de vista.


1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal