Intendencia de montevideo un pueblo que se constituye en gobierno



Descargar 1,17 Mb.
Página10/22
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño1,17 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   22

II. Descentralización

  1. 1. Descripción soció económica de Montevideo

      1. -Antes de entrar en el tema de la descentralización quisiera conocer un poco cómo está socialmente repartida la población en Montevideo.

484. Nelson Trías: Montevideo, a raíz de la descentralización, quedó dividido en dieciocho zonas y, para darte una pauta en qué consistían esas zonas, creo que es importante darte una breve visión de esta ciudad. Montevideo tiene una zona netamente urbana, que contiene la ciudad vieja, el centro, el cordón y va tomando hacia la costa, hacia el este, fundamentalmente. Esta zona central y costera es de característica netamente urbana y la población que la habita pertenece a una clase media empobrecida excepto cuando vamos para el lado de la costa, donde mejora el nivel de ingresos de la gente. Ahí están ubicados los centros comunales: 1, 2, 3, 4, 5, 6 y el 7, que toma parte de eso. Después tenemos un anillo, de características suburbanas, que ya es distinto en cuanto a su uso del suelo y a las características de su población. Aquí hay gente que tiene mayores carencias, existe presencia de marginación y los servicios y el equipamiento urbano están en peores condiciones que los de las zonas centrales. Aquí se encuentran los centros 13, 11, 14, 12 y alguna parte del 6. Y luego tenemos el resto que se ubica en la periferia. Allí está situada el área rural de Montevideo. Ahí también existen asentamientos marginales y los problemas de vivienda se presentan como una de las mayores carencias.

-Cada zona: gran heterogeneidad


485. Mabel Pizarro: Yo coincido con lo que tú decís, pero creo importante señalar que Montevideo tiene una gran heterogeneidad, especialmente en la zona céntrica: al lado de una población de alto nivel, encontrás una tugurización muy grande. En el Zonal 8, por ejemplo, tenés la costa de alto nivel, que es la zona de Carrasco, y cruzás la Avenida Italia y cambian totalmente las características de la población. Próximo al 14, tenés el 15 y allí el Prado, una de las zonas históricamente de más alto nivel económico, aunque últimamente ha bajado bastante, como el de todos los uruguayos. Y hoy eso se repite inclusive en la zona de Colón y Lezica.

486. Creo importante remarcar la heterogeneidad de la población, porque eso hace que el trabajo tenga que apuntar a aspectos muy diferentes.


-Vaciamiento hacia la periferia y problema de servicios


487. Eduardo Straconi: En los últimos años ha habido como una invasión de las zonas rurales. La ciudad se ha ido desplazando hacia la periferia, debido al empobrecimiento y a la búsqueda de terrenos baratos para poder construir. Toda esa zona periférica ha aumentado la población de manera importante en los últimos diez años.

488. Eleonora Bianchi: Hay claramente una expulsión de las áreas centrales y no sólo ocurre lo que decía Straconi: que la población se va hacia la zona rural porque encuentra terrenos más baratos, sino porque también es allí donde hay terrenos. Cada vez más la gente de las pensiones de la ciudad vieja que es desalojada, se traslada en masa a las zonas periféricas; en algunos casos porque se les construyen allí algunos complejos, pero en la mayoría de los casos porque ocupan terrenos.

489. Esta situación es gravísima para un gobierno municipal, porque al extenderse la ciudad hacia la periferia, se va extendiendo, hacia una zona de pocos servicios: sin calles, saneamientos, agua, luz, etcétera. Eso genera una fortísima demanda de nuevos servicios, con el enorme costo que tienen, y quedan abandonados y subutilizados los servicios de la zona central que son muy abundantes. Ese es un gran problema que hereda esta administración cuando asume.


    1. III. El proyecto de descentralización

          1. ¿En qué se diferencia la concepción de descentralización de la Intendencia de Montevideo de la propuesta neoliberal?, ¿cómo se materializa esto en la práctica?
      1. 1. Una descentralización diferente al proyecto neoliberal

-Que el vecino pase de contribuyente a gobernante


490. Tabaré Vázquez: Todos los partidos políticos en el Uruguay, antes de las elecciones para la Intendencia Municipal de Montevideo en el 89, hablaban de descentralización, pero con esa palabra indicaban cosas muy diferentes. Algunos partidos sólo proponían desconcentrar administrativamente servicios: en lugar de que todos los servicios se hagan centralmente en la Intendencia Municipal y que ahí tengan que ir todos los vecinos de todas las partes de Montevideo a hacer los trámites, a pagar impuestos, a solicitar cosas, su propuesta era de desconcentración administrativa, que es una forma de descentralización, es decir, que en lugar de tener sólo esto acá, haya oficinas en las zonas, para que el vecino, en lugar de tener que venir a hacer todo acá, vaya a su barrio. Pero eso no cambia el concepto de vecino, que sigue siendo el de vecino que paga impuestos y que va a buscar el servicio. Nosotros proponemos desconcentrar administrativamente, pero, además, que el vecino pase de ser un vecino contribuyente a ser un vecino gobernante. Esto es descentralización política.

491. Otorgarle al vecino poder de iniciativa, poder de decisión y poder controlador de la gestión municipal. Si los vecinos de un barrio dicen: “Nosotros acá queremos que nos pongan la luz”, que no ocurra que el intendente vaya con sus técnicos y decida otra cosa.



492. Alberto Roselli: Sin lugar a dudas el proyecto de descentralización que el gobierno del Frente Amplio intenta aplicar es absolutamente distinto y, yo diría, diametralmente opuesto al de las concepciones neoliberales. Este último, en su afán de reducción del tamaño y de las responsabilidades del estado, intenta, a través de la descentralización, traspasar a otros las responsabilidades originarias del estado y no traspasarle, entre otras cosas, los recursos necesarios para que esas funciones se sigan ejerciendo, por lo menos en el mismo nivel en que se venían haciendo.

-Contar con la participación popular


493. -Nuestro concepto de descentralización parte de la base de que para que el proceso sea democratizador ‑como nosotros pretendemos que sea‑ tiene que contar, entre otras cosas, con la participación popular y tiene que significar, en los hechos, un real traspaso de poder a los órganos que se crean o a los ya constituidos, a los que se dota, ahora, de una nueva función.

494. Las fuerzas de derecha proponen desconcentrar administrativamente, pero que los vecinos sigan sólo en su calidad de contribuyentes y el gobierno teniendo centralmente el poder. Darle al vecino el poder de gobernar, gesta un vecino con un gran sentido comunitario, solidario, humano, participativo. No lo distrae de los grandes problemas nacionales, sino que, en las discusiones de conjunto, comprende que además de los problemas locales, también hay problemas generales.


-Descentralización política, administrativa y social

          1. ¿En qué consistía la descentralización propuesta?

495. Walter Cortazzo: El Frente Amplio, en su eje programático y, esencialmente, en la idea de democratización de la sociedad civil en su conjunto, propone llevar a cabo en la ciudad de Montevideo, una descentralización de carácter administrativo, de carácter político y de carácter social. El espíritu de la propuesta del Frente Amplio está en la participación popular como elemento sustantivo para democratizar la sociedad y en la descentralización política‑administrativa, en la idea de ir acercando la realidad concreta de la vida de la gente de los barrios al gobierno que la representa.

496. En lo que hace a la descentralización administrativa ya había algunos antecedentes en gobiernos anteriores que fundamentalmente tendían a acercar la gestión a la zona; la oficina municipal al entorno barrial en la cual se desarrollaban o se resolvían determinados expedientes o solicitudes de la gente. El Partido Colorado tiene algunas experiencias sobre todo en lo referente al desarrollo cultural o a algún servicio de mantenimiento de zonas.

497. La descentralización social es la idea que más notoriamente diferencia al proyecto del Frente Amplio de los otros. Se trata de promover la participación ciudadana, de estimular el interés hacia la cosa pública, en este caso municipal; como única alternativa al proyecto neoliberal que cada vez relega más el protagonismo de la gente y beneficia a la clase política o económica.

-Desconcentración y descentralización

          1. Una interrupción, ustedes hablan de desconcentrar y de descentralizar, creo que es importante que expliquen bien el contenido de esos términos.

498. Alvaro Portillo: Conceptualmente la definición es jurídica, en la desconcentración tú redistribuyes sin romper el vínculo jerárquico con la decisión; en la descentralización se rompe el vínculo jerárquico y la entidad descentralizada tiene autonomía para decidir.

499. Miguel Fernández: Además de lo que planteaba Alvaro con respecto a las diferencias de naturaleza jurídica que existen entre concentración y descentralización, existen diferencias de naturaleza política: la desconcentración se puede llevar a cabo para lograr un mayor nivel de eficacia en la prestación de obras y en la prestación de servicios, de hecho hoy hay muchas estructuras en el mundo de la administración capitalista que se desconcentran para lograr esos niveles de eficacia. Esta desconcentración no necesariamente comporta una descentralización del poder, en cambio la descentralización política lo que hace es otorgar poder a los vecinos.

500. En ese plano hay que decir que la desconcentración es una condición necesaria pero no suficiente para lograr redistribuir el poder. O sea, es bueno que para redistribuir el poder haya desconcentración, pero la desconcentración por sí y ante sí no garantiza niveles de participación, ni de control, ni de iniciativas de la gente sobre las cosas.

501. Estoy de acuerdo también con lo que decía Roselli, que eso tiene otro componente muy importante de la descentralización, que es el hecho que no sirve para nada la descentralización si no está acompañada de una respuesta del estado en materia de cumplir con las obligaciones que el estado tiene.

502. Yo creo que hay que combatir la idea de la descentralización como achicamiento del estado como desentenderse de lo que molesta, sin otorgar recursos. No se trata, de repartir escobas para que la gente barra la ciudad, sino de repartir capacidad de decisión para determinar que alguien barra la ciudad, no tiene por qué ser la gente.

503. Se discutió mucho si descentralizar significaba llevar adelante con la misma gente la gestión. Y en ese plano nosotros llegamos a una conclusión: hay servicios que no tiene sentido que los lleve adelante la gente, sino que es bueno que los lleve adelante el aparato municipal, por ejemplo, la limpieza. En todo caso, la participación de la gente hay que dejarla para lo que nosotros aquí en Montevideo llamamos obra comunitaria, una obra que le va a dar sentido de pertenencia, por ejemplo, un centro de educación inicial o guardería. Entendemos que no es correcto que los lleve adelante la gente, porque eso sería sacarle al estado la responsabilidad de tener que llevar a cabo la política de servicios con sus funcionarios y con sus recursos. Entonces hay que distinguir cuál es la obra que se hace con la gente...

504. Porque en el 71, cuando el Frente irrumpió en ese mensaje de participación y sin tener muy claro cómo manejar la ciudad, ¿qué hizo? empezó a hacer techitos de paradas y los pintaba como Frente Amplio.

505. Ahora tratamos de que el estado sea el que haga las cosas fundamentales que debe hacer y que la gente, en todo caso, cogestione o autogestione, pero sobre la base de determinadas modalidades. Por ejemplo, nosotros podemos poner gente a que integre una comisión administradora de una policlínica municipal, pero lo que no tiene sentido es que los médicos no los ponga el estado, ni tampoco tiene sentido que ellos vayan a trabajar de manera honoraria o subvencionados por la gente. Hay que tener mucho cuidado con los mecanismos de desentendimiento del estado de su responsabilidad.

506. Hay que tener muy definido en qué ámbito debe moverse el estado y sobre qué tiene que responder, porque, además, si no se hace eso la participación se frustra. Si no hay un nivel de respuesta concreta, visible, la gente dice: “Bueno, me tiraron no con el poder, me tiraron con el problema.”



507. Carlos Coitiño: Estamos en una etapa donde lo único que hay es desconcentración: todavía no hay descentralización de poder, ¿por qué?, porque no hay descentralización económica. En segundo lugar, porque si la hubiera estarían inversamente distribuidos los recursos municipales en relación con las necesidades. En tercer lugar, porque entonces el eje de la política es la atención de las necesidades de sectores que no aportan recursos a la Intendencia, pero que los necesitan.

508. Habrá descentralización real si el Frente Amplio logra resolver una redistribución de recursos en proporción directamente inversa a la cantidad de recursos que en ese lugar se generan, es decir, proveer de mucho más recursos donde hay gente con menos recursos. Si no se hace eso, no habrá descentralización que favorezca a los sectores más desprotegidos.



509. Selva Braselli: Lo que en realidad ocurrió es que muchas veces se desconcentró la función sin desconcentrarse los recursos correspondientes. Eso pudo dar la imagen de baja eficiencia. Sin embargo, en los casos en que hubo recursos, la eficiencia fue mucho mayor, justamente por la cercanía con la gente.
          1. -¿No fue, entonces, paralela la desconcentración de funciones con la de los recursos? ¿El presupuesto de Montevideo no ha sido distribuido por zonas?

510. Alberto Roselli: No se podía haber previsto el presupuesto para el año 1994 dividido en dieciocho zonas, por la sencilla razón de que ese presupuesto debe ser elaborado y entregado a la Junta Departamental el 30 de junio de 1993 y, por lo tanto, en esa fecha los órganos de gobiernos local, las juntas locales no existían y alguien que no existe no puede tener recursos.
      1. 2. Etapas en su desarrollo

-Primer gran escollo: la impugnación de la resolución de descentralización (28 febrero 1990)


511. Alberto Roselli: El proyecto de descentralización empezó el 28 de febrero de 1990, trece días después de haber llegado al gobierno, cuando se dictó la primera resolución sobre la descentralización de Montevideo. Fue una demostración inequívoca de que los compromisos asumidos por el Frente Amplio ante la ciudadanía en la campaña electoral eran puestos en práctica.

512. Walter Cortazzo: Se divide la ciudad en dieciocho zonas ‑arbitrariamente constituídas‑ y se las designan a dieciocho militantes políticos del Frente Amplio para que lleven a cabo el programa del Frente Amplio en esas zonas y actúen como representantes políticos del intendente.
          1. -Según entiendo, estos delegados fueron elegidos por el intendente dentro de una lista que propusieron los partidos, ¿es así?

513. -Así es. Fueron propuestos varios compañeros para cada una de esas zonas y de esa lista elaborada por los partidos, movimientos y coordinadoras del Frente Amplio, el intendente hizo las dieciocho designaciones.
          1. -¿Cuál era el papel de estos dieciocho compañeros?

514. William Masdeu: Al designar el intendente delegaba una cuota de poder importante. Eso se hizo usando un mecanismo constitucional que preveía esa posibilidad. Y eso era lo que permitía hacer relativamente fluido nuestro trabajo, tanto en la creación de los centros comunales, como en nuestra relación con la estructura municipal central y con los funcionarios, porque nos daba tanto, una jerarquía en el trabajo, como una jerarquía política para el relacionamiento con la sociedad civil, que permitía potenciar y abrir el espacio a la participación más fluida de la gente.

515. Ese primer paso, que había sido aprobado por la mayoría frenteamplista en la Junta Departamental de Montevideo, fue impugnado rápidamente por la oposición. En la constitución del Uruguay es notoria la poca incidencia que tienen los municipios: la firma de mil ciudadanos u once ediles de la oposición bastan para lisa y llanamente impugnar un decreto del intendente.



516. Mabel Pizarro: Creo que hay que aclararle a Marta, no son ellos los que directamente impugnan, sino que con esas firmas se presenta el asunto al parlamento y éste resuelve.

517. William Masdeu: Ese es el primer conflicto que se da entre gobiernos con mayorías diferentes en lo municipal y en lo nacional.

518. Walter Cortazzo: Ese fue uno de los primeros bloqueos importantes al gobierno del Frente Amplio, porque en realidad no había sino razones políticas para hacerlo; aunque hubo toda una historia de los leguleyos argumentando que había razones jurídicas y constitucionales para impedir eso.

519. María Sara Rivero: Ese trancazo político hizo ver al Frente Amplio que una cosa es tener el gobierno de Montevideo y otra cosa es tener el poder, y que éste último no te lo iban a entregar tan fácilmente.

520. Alberto Roselli: En un mes exacto todo el sistema político había reaccionado contra el proyecto más importante que el Frente Amplio puso en discusión en estos cuatro años.

521. Alvaro Portillo: Si nosotros leemos atentamente el Programa de Gobierno ‑que se elaboró en el 1988‑1989‑, lo que en realidad allí se planteaba, y que quizá nosotros mismos desde la izquierda no percibimos plenamente, fue un importantísimo cambio de concepción en el modelo y, sobre todo, en las relaciones estado‑sociedad. De hecho, el planteo de descentralización ‑que es descentralizacion política y es desconcentración administrativa‑ está orientado, en definitiva, a algo que va más allá de una profundización de la democracia y una mayor eficiencia de la gestión estatal. En definitiva es un camino para transformaciones más profundas que hacen a una ciudad más solidaria y a un conjunto de metas finalistas vinculadas con transformaciones más importantes de la sociedad en su conjunto. Eso es lo que vio la derecha y por eso fue que la derecha golpeó tan fuerte.

522. Alberto Roselli: A pesar de las dificultades continuamos adelante con nuestro proyecto.

523. Juan Diakakis: Apostamos a la gente y apostamos a transformar a esos llaneros solitarios que teníamos en promotores de la comunidad. Hablo de llaneros solitarios porque los mandábamos con una carpeta bajo el brazo a recorrer las zonas y a contactar con el espectro social; no tenían ni siquiera un lugar físico para poder funcionar porque éstos les eran negados.

524. Los compañeros eran combatidos por la oposición, tildados de comisarios políticos, decían que queríamos reeditar los CDR y otras cosas... Sin embargo, esos hombres fueron a los barrios ‑no fueron con la bandera del Frente Amplio, fueron como funcionarios municipales que es lo que eran en el fondo‑, recibieron las opiniones de todos los vecinos: los que eran blancos, los que eran colorados, los que eran frenteamplistas, todos, y fueron haciendo, yo te diría, el esbozo de una gestión local, sin tener siquiera un centro físico donde actuar.



525. Walter Cortazzo: En aquel momento se dio una discusión interna importante en la comisión especial de descentralización: si abríamos en estas condiciones o si esperábamos estar en mejores condiciones, y triunfó la primera tesis.

-Segunda resolución de mayo de 1990


526. -Lo que se bloqueó fue nuestra designación como delegados del intendente. Entonces, se tuvo que buscar otro mecanismo aceptable para el resto de las fuerzas políticas y que, de alguna manera, igual nos permitiera actuar, aunque no fuera para nosotros el ideal.
          1. -¿En qué consistió esa resolución?

527. William Masdeu: El mecanismo que se encuentra es un mecanismo que crea un espacio para que actuemos, pero en condiciones más difíciles. Es decir, se divide Montevideo en dieciocho zonas, se vuelve a expresar la voluntad de crear los centros comunales y, en una segunda etapa, a quienes estábamos en aquel momento como delegados del intendente en la zona, se nos contrata como coordinadores de la zona con una función específica: colaborar con el intendente en el relacionamiento del intendente con los vecinos de Montevideo para llevar adelante el proceso de descentralización. Se buscó la figura del “coordinador”, que era una figura de la institución municipal que había sido utilizada en uno de los organismos del gobierno anterior. Esa es la fórmula. No hay ahora una delegación específica de poder del intendente a nosotros.
          1. -Pero si tú ejecutas algo y el intendente te respalda, ¿no es lo mismo?

528. Walter Cortazzo: No, no es lo mismo, aunque la gente no percibía la diferencia. Para el trabajo con la estructura municipal y con los funcionarios municipales, que están dentro de esa estructura que es jerárquica y que dependen de un mando que es su director, y ese director depende de otro director, y termina todo en la pirámide del intendente, no es lo mismo. Cuando ellos pasan a trabajar en esa nueva estructura que es el centro comunal, donde hay que reproducir también esa pirámide jerárquica de dependencia, tienen que tener claro quién es el que manda, quién es el que obedece, es decir, esa es una estructura jerarquizada donde el ordeno y mando funciona.

529. Una de las tareas que teníamos era la de ayudar a armar el centro comunal como estructura administrativa: a ordenar y a poner en funcionamiento ese conjunto de funcionarios municipales que iban a trabajar en esas zonas dando servicios: obreros, municipales, administrativos municipales, técnicos municipales. Los coordinadores tenían que funcionar como jerarcas de la estructura administrativa que se había creado a nivel zonal, sin tener la delegación de poder para ello.

530. Entonces se genera todo un proceso donde todo eso hay que hacerlo igual, mediante toda una suerte de acuerdo, de complicidad con los funcionarios, pero también de fricciones, en algunos casos. Entonces todo eso complicó muchísimo...

531. Eleonora Bianchi: Pasamos a estar de alguna manera al costado de la estructura piramidal de la que hablaba Walter, o sea, nosotros no integrábamos la estructura, estábamos al costado y no teníamos poder de mando. Frente a cualquier tipo de gestión que tuviéramos que realizar no podíamos ordenar qué era lo que había que hacer, sino que, teníamos que informarlo y un funcionario administrativo era quien le podía dar validez y trámite a ese expediente.

532. María Sara Rivero: Mientras tanto, hubo que entrar a negociar otras formas de comenzar este proceso de descentralización, y a veces, a uno le cuesta reconocer en lo que hoy se está haciendo el proyecto original de descentralización que teníamos.

-Discusión del presupuesto quinquenal con la gente (mayo‑junio 1990)


533. Alberto Roselli: Hubo un hecho de gran significación: la elaboración ‑en los últimos días de mayo y los primeros de junio de ese mismo año‑ del presupuesto quinquenal27 del gobierno departamental, que tomó como base lo que fueron los planteos realizados por los vecinos de las dieciocho zonas en que se había dividido Montevideo, y, por primera vez, la elaboración de un presupuesto se hizo de forma conjunta entre el ejecutivo comunal y una parte de la población, aquella que ya había notado que este gobierno era un gobierno distinto a todos los anteriores.

534. Y fue a través de esa participación popular, en sucesivas reuniones, donde cada agrupamiento de vecinos de las dieciocho zonas en que estaba dividido Montevideo, pudo ir encontrando, de forma sin ninguna duda imperfecta, los mecanismos necesarios para ir determinando, ellos mismos, cuáles eran las prioridades en la ciudad y en algunas zonas sobre todo.


-Los centros comunales zonales: primer embrión de descentralización (10 de octubre de 1990)


535. -Nosotros tuvimos la suficiente habilidad política como para lograr ‑después de un seminario internacional que realizamos en el mes de mayo‑ condiciones que posibilitaran una nueva resolución que dio origen, en el mes de octubre de 1990, a la apertura de los primeros centros comunales zonales, que fueron el embrión, el primer gran hecho tangible, de la política de descentralización que se estaba llevando adelante. Hablo de tangible porque ya se había dado todo el proceso de discusión del presupuesto quinquenal con la gente, que fue, como te decía, un gran paso.

-Comisión mixta (marzo de 1991)

          1. -¿Qué hizo Tabaré desde el punto de vista institucional para hacer avanzar la descentralización?

536. -Haciendo un pequeño resumen, el 15 de febrero del 90 asumimos el gobierno; se dicta la primera resolución de descentralización el 28 de febrero del mismo año; el 15 de marzo se interpone el recurso contra la resolución; en mayo del 90 se encuentra una salida y se dicta la segunda resolución; el 15 de octubre se comienzan a abrir los primeros centros comunales zonales; en marzo del 91 ‑al año de gobierno‑ el intendente va a la Junta Departamental y propone la creación de una comisión mixta, para el estudio de la descentralización, la Junta acepta, se integra, comienza a trabajar...
          1. -¿Quiénes integraron la comisión mixta?

537. -La comisión mixta estuvo integrada por ediles de todos los partidos y por representantes del ejecutivo.

538. Por la Junta Departamental está representado el Partido Nacional, el Partido Colorado, el PGP y el Frente Amplio. El Partido Demócrata Cristiano se integra de forma indirecta a esta comisión, porque entre los representantes del ejecutivo va un alto funcionario municipal que, a su vez, ocupa la Secretaría General del Partido Demócrata Cristiano. Así se amplía a todo el espectro político. Los restantes representantes del ejecutivo eran: Selva Braselli, el Dr. Alberto Pérez Pérez, el Dr. Adolfo Pérez Piera, y yo.



539. Juan Diakakis: Tabaré va a la Junta Departamental el 14 de marzo del 91 y hace un discurso donde plantea nuestro programa y nuestra voluntad descentralizadora. La Junta Departamental responde positivamente al planteo del señor intendente. Se designan diez ediles de todo el espectro político, para integrar una comisión mixta que estudie los elementos constitucionales, podríamos decir, de la descentralización. Pienso que su reacción fue positiva porque quizá sólo entonces comprendieron verdaderamente lo que pretendíamos hacer.

540. Alberto Roselli: Yo opino diferente, creo que fue un error de cálculo de la oposición. Hoy se demuestra que la oposición aceptó la comisión mixta, porque se convenció del discurso que ella misma hizo para afuera acerca de cuáles eran nuestras intenciones; y se jugó a que nosotros queríamos realmente poner comisarios políticos. No pensó que lo que decíamos era lo que nosotros queríamos. Apostaron también a las dificultades internas del FA; no pensaron que éramos capaces de superar nuestras diferencias y llegar a acuerdos.

541. Juan Diakakis: Yo insisto en que la oposición no es un todo único. En el equipo que trabajó en la descentralización hubo representantes de los partidos tradicionales que se jugaron igual que nosotros, dentro de su partido, por la descentralización; algunos por problemas históricos, como los representantes del Partido Nacional ‑ellos siempre levantaron la bandera de la descentralización‑.

542. Alberto Roselli: Hay que explicarle a Marta una cosa: el PGP y el PDC estaban dentro del Frente Amplio cuando, en 1988, se comenzó a elaborar el programa de gobierno municipal para el ejercicio 1990‑95; entonces es lógico que con ellos, haya grandes coincidencias en este aspecto. Por errores políticos que se cometieron, tanto por el PGP como por el Frente Amplio ‑aquí no hay un solo culpable, somos varios‑, no logramos plasmar en los hechos lo que era un acuerdo programático muy claro.

-Foro de Montevideo (agosto 1992)


543. Miguel Fernández: Como las cosas estaban muy trabadas en esa comisión mixta, el Frente Amplio consideró necesario convocar a los propios vecinos de Montevideo a que, de manera organizada y con discusiones previas en cada uno de los zonales, expresaran sus opiniones en cuanto a cómo debía definirse la conformación de los órganos de la descentralización: qué competencia darle, qué funcionamiento, qué periodicidad, cómo elegirlo. Hubo una interesantísima participación de la gente que culminó en una gran instancia plenaria final en la Junta Departamental, que se llamó “Montevideo en foro” y que duró todo un día. Allí se hicieron catorce talleres que estaban compuestos con gentes de distintas zonas y donde cada comisión mandó los delegados que quisiera, no hubo limitaciones.

544. Participaron entre mil doscientos y mil quinientos vecinos, representando a cerca de quinientas organizaciones vecinales de tipo territorial. Se ocupó toda la planta física de la Junta Departamental. En esa discusión participaron no sólo organizaciones con base territorial, sino también organizaciones con bases funcional, o sea, comisiones de jubilados de los barrios; comisiones de salud, comisiones de mujeres, etcétera.

545. La gente delineó allí lo que, después, los legisladores municipales que integrábamos la Junta Departamental y la Comisión Mixta llevamos al papel. Creo que la experiencia fue muy positiva porque, del mismo modo que cuando se discute el presupuesto el vecino empieza a ser un manejador no ya de la cosa pública, sino de las prioridades y de lo presupuestal; también el vecino puede convertirse en un legislador, en un elaborador de normas institucionales si se le dan los instrumentos como se hacía en esos talleres. Allí iba gente que explicaba: “Bueno, las alternativas son éstas y éstas, las posibilidades son tales o cuales...”

546. Y la gente optó y discutió, de acuerdo a su realidad, cuál sería la mejor manera de organizar los concejos vecinales. Eso sirvió para destrabar la discusión.

547. Los partidos tradicionales, aceptaban la descentralización política con participación de dirigentes políticos locales, pero tenían gran resistencia a constituir una instancia de participación social: los concejos vecinales, una estructura regida por el principio de autonomía frente al estado y a los partidos políticos.

1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   22


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal