Instrumentos mercantiles: titulos de credito



Descargar 218,78 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión02.05.2017
Tamaño218,78 Kb.
  1   2   3
UNIVERSIDAD BOLIVARIANA

ESCUELA DE DERECHO

SEDE IQUIQUE

APUNTES CATEDRA DERECHO COMERCIAL I
INSTRUMENTOS MERCANTILES: TITULOS DE CREDITO”


DOCENTE: Viena Ruiz-Tagle R.

Instrumentos mercantiles

Introducción
Parte de la esencia del derecho comercial es el favorecer y fomentar el intercambio de bienes, derechos o servicios entre uno o varios sujetos a otros sujetos, en derecho este constante transito de bienes recibe el nombre de circulación de bienes. Su regulación tanto nacional como internacional descansa en las normas del derecho comercial y es precisamente de sus normas vigentes de las cuales podemos concluir que en la legislación comercial imperante, nacional e internacional, existen dos grandes instrumentos que tienen por objeto facilitar y garantizar la circulación de bienes en el mercado, ellos son los Títulos de Créditos y los Contratos Mercantiles.

Capítulo I

Títulos de Crédito
I.I GENERALIDADES

Los títulos de créditos, también denominados instrumentos de comercio, documento negociable o efecto de comercio, son los documentos que facultan a determinada persona o a su poseedor del derecho de obtener, a su vencimiento, el pago de la obligación convenida.

Para que un instrumento sea considerado legalmente como título de crédito debe reunir ciertos elementos:


  1. Debe ser un documento materialmente, es decir físicamente existente; (de ello resulta que se le considere un bien mueble)

  2. Debe contener una obligación que por él se represente, la cual constituye su contenido económico.

I.Ia) CARACTERISTICAS:

Si bien en nuestra legislación encontramos diversos títulos de crédito, existen características que son comunes a todos ellos, cuales son:



  1. Necesariedad, esta es la característica esencial del documento, por cuanto es imprescindible tener el título para disponer del derecho representado en el; es por ello que el acreedor no puede suplir por otro instrumento jurídico la carencia de posesión del título para hacer exigible la obligación que éste contenía. Finalmente cabe señalar que ésta característica de necesariedad tienen por objeto cautelar la certeza, rapidez y seguridad que son propios de esta clase de documentos.

  2. Literalidad, ello implica que el titulo obliga a su suscriptor sólo a lo en él establecido, por lo mismo el acreedor no puede exigir ni percibir mas de lo expresado en el título; por su parte, el deudor no puede valerse de elementos jurídicos análogos, que no estén literalizados en el documento; del mismo modo que la característica anterior la literalidad también contribuye a dar certeza, rapidez y seguridad a los títulos de crédito, así el deudor que abona a la obligación contraída en el título debe exigir que dicho abono sea literalizado, escrito, en el documento primitivo o por medio de otro que se le anexe.

  1. Autonomía, de este modo el portador ejerce un derecho propio distinto e independiente de las relaciones jurídicas existentes entre los anteriores poseedores del título y el deudor.

I.Ib) CARACTERÍSTICAS PARTICULARES DE LOS TÍTULOS DE CRÉDITO.

Estas características están presentes solo en algunos documentos:


  1. La abstracción, se relaciona con la causa, un documento es abstracto cuando carece de causa; o bien si teniendo causa, esta no tiene importancia para ejercer los derechos contenidos en el documento y ni siquiera se anota en el instrumento propiamente tal.

En materia de títulos de créditos conviene tener en cuenta que en la generalidad de los casos existe una relación fundamental que dio origen al documento. Ejemplo: compraventa y se suscribe una letra de cambio para el pago. También existe una relación documental que emana del instrumento.

Por ello, la vinculación entre ambos tipos de obligaciones, la de relación fundamental y la del documento propiamente tal nos lleva a la noción de causa, fundamentalmente de la causa fin, es decir, la finalidad o motivo por el cual se suscribió el documento. La causa fin del documento es precisamente la relación fundamental, aun cuando algunos autores distinguen una tercera relación y dicen que esa es la causa fin de los documentos, algunos la denominan “CONVENCIÓN OBJETIVO” otros lo llaman “PACTUM CAMBIANDO”.

En cuanto a la causa fuente de los documentos, es decir, de donde viene la obligación de pagar la obligación contenida en el documento, se dice que esta es el propio documento, pues por el hecho de haberse firmado se entiende que se debe cumplir con ella.

Aclarado lo anterior, debemos indicar que es título abstracto aquel que está totalmente desvinculado de su causa fin, es decir, de su relación fundamental que le dio origen. Esta abstracción opera para los portadores legítimos, pero no para aquellos que fueron parte en la relación fundamental.

Podría pensarse que autonomía y abstracción son lo mismo porque con ambas se llega a lo mismo, pero se dice que la autonomía es subjetiva y la abstracción es objetiva. La abstracción es objetiva porque de lo que se prescinde es del acto o contrato que dio origen al documento, En cambio con la autonomía se prescinde de los anteriores portadores (sujetos). Por la autonomía se considera que el actual portador se vinculó directamente con el deudor primitivo y con la abstracción el deudor debe prescindir objetivamente del negocio que originó la creación del título.


  1. Formalidad, en virtud de la formalidad, un título de crédito se considera como tal y por ello, es obligatorio para el que lo suscribe por el hecho de reunir los requisitos establecidos por la ley. Así el artículo 1º de la ley 18.092, establece los requisitos de la letra de cambio, el artículo 2º señala que si no se cumple con tales requisitos el documento no es letra de cambio. Esta característica está muy ligada a la literalidad y a la abstracción, porque si cumplen con las enunciaciones indicadas en la ley se entiende que son títulos completos, por lo que no necesitan de otro documento para ser considerados como título de crédito y exigir los derechos contenidos en él.

I.II) ESTRUCTURA DEL TITULO DE CRÉDITO.

Los títulos de créditos constan de dos elementos:
1º Elemento documental: que se dice que es su soporte material, denominado por la doctrina “sustrato material”, que es el titulo como cosa mueble.
2º Elemento Relación obligacional: es el derecho contenido en este.
I.IIa) SUSTRATO MATERIAL.

El documento es una cosa mueble y como tal puede ser objeto de relaciones jurídicas y en conformidad a la ley de quiebras puede ser reivindicado (artículo 82 ley de quiebras). Sin embargo, pese a ser una cosa mueble tiene algunas particularidades:


- Su valor intrínseco, es decir, representativo, es superior al valor extrínseco.
- Como documento es un documento dispositivo, ya que como hay un derecho que está ligado a él este derecho circula conjuntamente con el documento, por lo que su portador legítimo queda también facultado para ejercer tales derechos.
- También tiene una función probatoria y constitutiva, pero se ven absorbidas por la siguiente función.
I.IIb) RELACIÓN OBLIGACIONAL.

Ya dijimos que el otro elemento era el derecho contenido en el documento, es una relación obligacional y se dice que es una declaración unilateral de voluntad que da origen a una obligación, es una promesa unilateral de efectuar o ejecutar una prestación en favor del titular del documento y es también irrevocable, ya que no puede el obligado desistirse de su obligación.


I.III) LA LEGITIMACIÓN.

Consiste en que para poder ser titular del derecho contenido en el documento, se deben cumplir ciertos requisitos y estos dependerán de la manera en que el título ha sido emitido o girado. Por lo tanto, para que se cumpla la legitimación y en consecuencia poder ejercer los derechos se debe:


- Estar en posesión del documento.
- Haberlo adquirido según su ley de circulación.
- Estar de buena fe (requisito común en el derecho comercial).

Así por ejemplo: si el título es nominativo se debe adquirir de acuerdo a los requisitos de la cesión de derechos. Si el título es a la orden se debe haber adquirido por endoso y si el título es al portador se adquiere por la mera tradición.

I.IV) CLASIFICACIÓN DE LOS TÍTULOS DE CRÉDITO:

Según su contenido, distinguimos tres clases de títulos:



  1. Títulos de pago, o efectos de comercio, por ellos el deudor se obliga a pagar una suma de dinero, en esta categoría encontramos instrumentos como la letra de cambio, el pagaré a la orden, el cheque;

  2. Títulos representativos de mercadería, en ellos se establece el derecho de disposición sobre determinadas cosas materiales, ejemplo de ellos son los warrants o certificados de depósitos en almacenes generales.

  3. Títulos de participación social o valores mobiliarios, en estos casos el título contiene una serie de derechos de diversa naturaleza inherentes a la calidad de socio de la entidad que lo emite o a la condición de acreedores de la misma, ellos están representados por ejemplo, por los bonos, las acciones de una S.A., etc.

Atendiendo a la forma en la cual se han emitido, podemos clasificarlos en:

  1. Títulos al portador; Los títulos al portador, son los que se emiten sin especificar en su texto al beneficiario, o que señalándose se les adiciona la cláusula al portador;

  2. Títulos a la orden, son los que se han concebido esencialmente a nombre de determina persona, sin embargo ésta pueda trasmitirlo por medio de un endoso, sin intervención del deudor. (por endoso entendemos la formula escrita en el reverso del documento por la cual se cede el crédito que consta en dicho título a un tercero, que debe necesariamente ser firmada por el cedente);

  1. Títulos nominativos, entendemos por ellos a los documentos que se giran a favor de determinada persona y tanto su emisión como sus futuras transmisiones deben inscribirse en el registro del emisor, por ello no pueden cederse sin conocimiento y consentimiento, del deudor, es por ello que parte de la doctrina les niega el carácter de título de crédito ya que restringe la autonomía y la literalidad.

Atendiendo a la persona que los emite, los títulos de créditos pueden ser:

  1. Públicos, cuando su contenido obliga al Estado (Art.68C.Co)

  2. Privados, aquellos emitidos por los particulares.

Atendiendo al carácter civil o mercantil de la relación jurídica que los origina pueden clasificarse en:

  1. Títulos de crédito civiles, y

  2. Títulos de créditos mercantiles.

I.V) DENOMINACIONES DE LOS TÍTULOS DE CRÉDITO.

Existen diversos nombres que se le han dado a estos títulos:

Primero se les llamó “títulos valores”, pero se dice que es un nombre muy amplio, porque podría considerarse que también son títulos valores algunos que de ninguna manera pueden ser considerados títulos de crédito, como por ejemplo: los billetes.

Por eso, luego se les denominó “títulos circulatorios”, denominación que tampoco reúne todos los requisitos, porque si bien es cierto que los títulos circulan, si no lo hacen no dejan de ser títulos de crédito.

Posteriormente se les llamó “efectos o papeles de comercio”, nombre que tampoco tiene la amplitud para comprender todos estos documentos, ya que solo son efectos de comercio aquellos cuya prestación contenida en ellos es el pago de una suma de dinero, por lo que no se comprende los títulos representativos de cosas o de derechos.

Por lo anterior, el nombre adoptado es el de “títulos de crédito” y se dice que es así, porque para el titular del documento este vendría a ser un crédito y para el deudor existe algo que adeuda, es decir, una obligación que debe cumplir y esta puede ser objeto de una avaluación económica.



Capítulo II

La Letra de Cambio

Este Título de crédito nace producto de la necesidad de probar y entregar un medio mas simplificado de ejecutar el contrato de cambio ( definido y tratado en el Código de Comercio en sus artículos 620 y siguientes), ya que de este modo los comerciante de la edad media reducían los riesgo y los costos que implicaba el traslado de dineros de un lugar a otro.


a) DEFINICION: La letra de cambio en la actualidad se encuentra regulada por la ley 18.092, publicada en el DO. el 14 de enero de 1982, la cual dicta nuevas normas sobre letra de cambio y pagaré y deroga los artículos del Código de comercio que los regulaban.

Esta nueva ley no nos entrega una definición de Letra de Cambio, sin embargo, es la doctrina la que se ha encargado de hacerlo, así entendemos que la Letra de Cambio es un título de crédito que contiene una orden escrita, revestida de las formas previstas por la ley, por medio de la cual una persona llamada LIBRADOR o GIRADOR, ordena a otra denominada LIBRADO O GIRADO, que pague una cantidad de dinero a su orden o a una tercera persona, llamada TOMADOR , BENEFICIARIO o TENEDOR REGULAR, en lugar y tiempo en ella determinados.


b) PERSONAS QUE INTERVIENEN EN LA LETRA DE CAMBIO:

Atendiendo a la definición antes señalada son tres las figuras que aparecen en la confección de éste instrumento:



  1. EL LIBRADOR O GIRADOR: Que es quien da, gira o expide una letra de cambio.

  2. EL LIBRADO O GIRADO: Que es quien a quien se ordena pagar.

  3. EL TOMADOR O BENEFICIARIO: Que es a favor de quien se gira, acreedores.

Por lo general, en la práctica las personas que intervienen en la letra de cambio son dos: el aceptante que es el deudor y su tomador o beneficiario.

  1. EL ENDOSANTE: es el beneficiario u otro portador legítimo que transfiere en dominio la letra de cambio por intermedio de un endoso.

  2. EL ENDOSATARIO: es aquel a quien se le endosa la letra y, por lo tanto, adquiere el carácter de titular o portador legítimo.

  3. PORTADOR LEGÍTIMO: es aquel que ha adquirido el documento según su ley de circulación y que en consecuencia puede exigir el cumplimiento de la obligación contenida en él.

  4. EL AVALISTA: es aquel que garantiza el cumplimiento de la obligación, ya sea del aceptante, del librador o de alguno de los endosantes. También puede ser un avalista sin limitación y en ese caso responde como el aceptante.

c) FUNCIÓN ACTUAL DE LA LETRA DE CAMBIO:



En la actualidad, este instrumento mercantil, puede cumplir una doble función, en primer lugar puede ser utilizado para ejecutar un contrato de cambio, y en segundo lugar, y siendo este la función que con mayor frecuencia cumple, se utiliza como medio de pago y circulación y como instrumento de crédito.

Se debe tener presente, que cualquiera que sea la operación que la letra de cambio desarrolle, estas siempre se consideraran mercantiles, ya que constituye un acto de comercio formal.


d) CONTENIDOS ESCENCIALES DE LA LETRA DE CAMBIO:

Es el artículo 1 de la ley 18.092, quien nos entrega las enunciaciones que debe contener la letra de cambio, ellas son:



  1. Indicación de ser letra de cambio, dicha indicación debe hacerse escrito en el mismo idioma empleado en el título;

  2. Lugar y fecha de su emisión, de no estipularse lugar en que se gira, se entenderá girada en el domicilio del librador; en cuanto a la fecha de emisión importa por la aplicación del principio lex locus regis actum, ya que regirá los obligaciones que del instrumento se deriven la ley del lugar de su emisión; importa de igual modo, para establecer la fecha de vencimiento de la letra cuando ésta allá sido girada a plazo contado desde su emisión; finalmente es importante, por cuanto en esta fecha las partes que intervienen en su emisión deben ser capaces de obligarse.

  3. Orden de pagar una cantidad de dinero, es de la esencia de este instrumento que la orden de pago no este sujeta a condición alguna; por otra parte, la orden de pagar puede referirse a una suma de dinero determinada o determinable, ya que podrá estipularse el pago en moneda extranjera o en unidades monetarias o de pago (U.F. o UTM).

  4. Individualización del beneficiario, cabe hacer presente que la letra de cambio es siempre endosable, a menos que expresamente se hubiere pactado por quienes concurren a su emisión la cláusula de no endosable, caso en el cual será considerada nominativa.

  1. Individualización del librado, es decir, de la persona a quien se encomienda pagar el valor estipulado en el título, se debe hacer presente que mientras el librado no acepte esta orden no contrae obligación alguna. La letra puede emitirse a cargo del propio librado, pasando a ser una sola persona librador y librado. Finalmente es oportuno señalar que de existir varios librados, deberá señalarse un domicilio único para todos.

  2. Lugar y época del pago, sin embargo esta mención puede omitirse, ya que la propia ley establece que si no se establece el lugar de pago se entenderá que debe efectuarse en el domicilio del librado señalado en el documento, y si no contiene fecha de vencimiento se entenderá pagadera a la vista.

  3. Firma del librador, en relación a esta mención agrega la norma que podrá estamparse la firma por otros procedimientos autorizados, como la firma electrónica, pero siempre bajo la responsabilidad del librador.

El artículo 2 de la ley, señala que el documento en que no se cumplan las exigencias antes señaladas no valdrá como letra de cambio, sin embargo se ha señalado por la jurisprudencia que constituye un principio de prueba por escrito de la obligación que contiene. Además, cualquier tenedor del documento puede incorporar las cláusulas faltantes antes de presentar el documento para su cobro, siempre que se sujete las órdenes recibidas de los obligados a su pago (Art. 11).

El artículo 13 de la ley señala una serie de menciones facultativas que puede contener la letra de cambio, tales como el lugar de su emisión, lugar de pago, vencimiento, reajustabilidad de la cantidad librada, cláusulas especiales como las que no obligan a protestarlo para su cobro.
e) El endoso:

Se define en el artículo 17 “es el escrito por el cual el tenedor legítimo transfiere el dominio de la letra, la entrega en cobro o la constituye en prenda”.


CARACTERÍSTICAS DEL ENDOSO.

1º Es Puro y simple, así lo dice el artículo 19, por lo cual no puede estar sujeta a condición.

2º El endoso es un acto solemne y la solemnidad es que debe constar por escrito.
3º El endoso debe ser total, esto se deduce del artículo 19, que dice que el endoso parcial no produce efecto alguno.
4º Algunos agregan que es un acto jurídico unilateral porque no es necesaria la aceptación por parte del endosatario.

CLASIFICACIÓN DEL ENDOSO.


1º Tomando en consideración las menciones que debe tener el endoso, distingue entre endoso regular, irregular y en blanco.
ENDOSO REGULAR.

Es el que contiene todas las menciones indicadas en los artículos 21 y 22 de la ley 18.092 y son:


- Contiene la firma del endosante, la que se debe estampar al dorso o reverso del documento.

- Debe indicar el lugar y fecha de su otorgamiento, en todo caso si no se señala el lugar se entiende que se ha realizado en el domicilio del endosante y si no se indica la fecha se entiende que se ha realizado antes de la fecha del vencimiento del documento.

- El nombre del endosatario y la calidad del endoso.
ENDOSO IRREGULAR.

Es aquel en que se indica el nombre del endosatario, pero falta alguna o algunas de las demás menciones indicadas.


ENDOSO EN BLANCO.

Aquel en que no se indica el nombre del endosatario, e incluso puede que solamente conste con la firma del endosante. El endoso en blanco se entiende que es traslaticio de dominio (artículo 21), vale decir, una firma al dorso del documento se entiende que transfiere el dominio.


2º Distingue el endoso según el objeto perseguido al endosar, esta clasificación emana de la definición que señala el artículo 17: endoso en dominio, en cobranza, en garantía.
ENDOSO EN DOMINIO.

En virtud de este endoso el endosante transfiere todos los derechos que como portador legítimo detentaba sobre el documento. El que adquiere el titulo de crédito (letra de cambio) pasa a ser portador legítimo y en consecuencia tendrá todos los derechos que la ley le confiere a este.

Fuera de lo ya indicado también produce el efecto llamado de la “inoponibilidad de excepciones” fundado en la característica de la autonomía, en la ley está consagrado en el artículo 28, consiste en que la persona demandada en virtud de una letra de cambio no podrá oponer excepciones fundadas en relaciones personales con portadores anteriores. Por ello, el deudor solo puede oponer a la demanda de cobro excepciones reales fundadas en el documento mismo y excepciones personales relacionadas con el actual portador.

Además de lo anterior el endosante en dominio se hace responsable con respecto a los portadores posteriores a la aceptación y del pago de la letra de cambio (artículo 25). En todo caso puede estampar una cláusula en virtud de la cual se exima de esta responsabilidad. También puede prohibir nuevos endosos, situación en la que igualmente se exime de dicha responsabilidad.


ENDOSO EN COBRANZA.

Se identifica por las cláusulas “valor en cobro; o en cobranza o similar”, constituye un mandato que el endosante confiere al endosatario para que este ejerza las acciones destinadas al cobro del documento y posteriormente le rinda cuenta y le entregue los valores recuperados (artículo 29).

Este endosatario en cobranza puede a su vez volver a endosar el documento de la misma manera, pero no puede endosarlo en dominio ni en garantía. También en virtud de este endoso se le confieren al endosatario las facultades del mandato judicial (artículo 7º código de procedimiento civil).
ENDOSO EN GARANTÍA.

Este endoso en garantía o en prenda se reglamenta en el artículo 30 y, es aquel en virtud del cual el endosante entrega un documento al endosatario a fin que este lo cobre y aplique los dineros recaudados para el pago de un crédito que el endosante le adeudaba, es decir, para que opere este endoso se requiere que el endosante sea deudor del endosatario y el endoso es una forma de caucionar el pago de dicho crédito.

El endosatario en garantía debe cobrar el documento y deberá rendir cuenta de los dineros recuperados y si sobra algo luego de aplicar el dinero al pago de la deuda los debe restituir al endosante. En este tipo de endoso el endosante no responde por la aceptación o pago de la letra, salvo que expresamente se establezca lo contrario. El endosatario a su vez esta obligado a ejercer mientras tenga en su poder la letra todas las gestiones necesarias para que el endosante mantenga sus derechos emanados del documento, debe presentarla al cobro y también debe protestarla.

En este tipo de endoso también se produce el efecto de la inoponibilidad de excepciones (artículo 30).

Este endosatario en garantía no puede endosar el documento ni en dominio, ni en garantía solo en cobro.

En síntesis la inoponibilidad de excepciones opera en el endoso en dominio y en el endoso en garantía y no en el endoso en cobro. En cuanto a la garantía de aceptación y pago solo la tiene el endosante en dominio.


ENDOSO DE LETRA VENCIDA.

La letra vencida y la letra protestada se pueden endosar en cobranza (artículo 32). Para el endoso en dominio el artículo 32 dice que el endoso de una letra vencida o protestada por falta de pago no tiene más efecto que una cesión ordinaria. Este artículo ha tenido distintas interpretaciones. Algunos autores como don Ricardo Sandoval, señalan que lo que el artículo 32 quiere decir es que se debe cumplir con las formalidades de la cesión de crédito, fundamentalmente notificar al deudor, por lo que si no se cumple con la formalidad el endoso no tendrá valor. Otros, como Salas, estiman que el artículo quiere decir que el endosante responderá frente al endosatario en los mismos términos que el cedente en la cesión de crédito, es decir, solo la existencia de un crédito, pero no su pago y aceptación.


e) Acciones que emanan de la Letra de Cambio.
Estas acciones en general se pueden definir como aquellos mecanismos de que esta revestida la letra de cambio para poder exigir el cumplimiento de las obligaciones contenidas en el documento; estas acciones se llaman cambiarias y se deben distinguir de las que emanan de la relación jurídica que dio origen al documento.
I.- ACCION CAMBIARIA DIRECTA.

II.- ACCIÓN CAMBIARIA INDIRECTA

III.- ACCIÓN CAMBIARIA DE REEMBOLSO.

I.- ACCION CAMBIARIA DIRECTA.

Es la acción que se tiene en contra del aceptante para que en la época del vencimiento pague la letra de cambio, no necesita protesto por ello se denomina directa.
II.- ACCIÓN CAMBIARIA INDIRECTA.

Es la acción que se tiene en contra del librador, de los endosantes y de los avalistas de ambos para exigir el pago del documento en caso de que el aceptante no cumpla con su obligación en la época de su vencimiento, su fuente esta en el artículo 69.

Para que proceda es necesario que la letra sea protestada en tiempo y en forma, pues en caso contrario, se produce el llamado perjuicio de la letra que consiste en la caducidad de las acciones del portador en contra del librador, endosantes y avalistas de ambos, por no haberse realizado el protesto en tiempo y en forma (artículo 79 inciso2º).

En todo caso, el perjuicio no procede si quiebra el librado o aceptante antes de vencer la letra o bien si se estampó la cláusula “devuelta sin gastos” o “sin obligación de protesto”.


CASOS EN QUE LAS ACCIONES SE PUEDEN DIRIGIR ANTES DEL VENCIMIENTO DE LA LETRA.

Se encuentran establecidas en el artículo 81 y son las siguientes:


1º Si la letra se hubiera protestado por falta de aceptación del librado, de cualquiera de los librados conjuntos si lo hubiere, o de todos los librados subsidiarios si se ha estipulado, en esta situación se puede iniciar de inmediato las acciones cambiarias indirectas en contra del librador, endosantes y avalistas de ambos.
2º Si cae en quiebra el librado o alguno de los librados conjuntos hayan o no aceptado la letra; en este caso como en virtud de la quiebra el librado o librado conjunto ya no podrán cumplir con su obligación se hace efectiva la responsabilidad de las demás obligaciones de las acciones indirectas.
3º Si antes de la aceptación cae en quiebra uno de los librados subsidiarios y ninguno de los demás accede a aceptar la letra, o si cae en quiebra el librado que precisamente había aceptado, y
4º Si cae en quiebra el librador de un letra no aceptada.
III.- ACCIÓN CAMBIARIA DE REEMBOLSO.

Estas acciones son las que tiene el endosante o avalista que ha pagado el valor de la letra de cambio a fin de recuperar tales dineros, esta acción la podrá dirigir en contra del aceptante, librador, endosantes anteriores y en contra de los avalistas de todos ellos; si el que paga es el avalista tendrá la acción en contra de la persona que él garantiza y en contra de todos aquellos respecto de los cuales este tienen derecho a reembolso.

Hay que dejar constancia que el aceptante no tiene acción de reembolso porque él es el primer obligado al pago y el librador tampoco tiene esta acción porque él fue quien creó el documento, por lo que la ley en su artículo 82 inciso 1º expresamente señala que estos dos no tienen acción de reembolso, en cambio, si se señala expresamente esta acción para los avalistas y endosantes.
¿QUÉ ES LO QUE SE REEMBOLSA?

Se reembolsa lo que se pagó más intereses y reajustes que corren desde el momento del pago hasta el momento del reembolso.

Si el titular de la acción de reembolso pagó una parte de la letra, la ley señala que la persona que pagó tiene derecho a que se deje constancia del pago en el documento y se entregue copia autorizada del mismo y con esa copia puede demandar de reembolso (artículo 85).
g) Vencimiento y pago de la Letra de Cambio.

En conformidad al artículo 48, la letra de cambio admite cuatro fórmulas de vencimiento:


1º GIRADA A LA VISTA: consiste en que será pagadera al momento de su aceptación, lo que se puede hacer en cualquier momento dentro del plazo de un año contado desde la fecha de giro. En este caso para que la letra tenga valor debe haber sido presentada dentro de ese plazo y si no se pagó se debe haber protestado oportunamente por tal razón.
2º GIRADA A UN PLAZO CONTADERO DE LA VISTA: en este caso el plazo correrá desde la aceptación; o bien si esta no se produce desde el protesto por falta de fecha de aceptación o del protesto por falta de aceptación. En este caso se le cobra al librador o a los endosantes.
3º GIRADA A UN PLAZO CONTADERO DEL GIRO: consiste en que el plazo corre desde la fecha de la emisión de la letra y se produce la situación de que ya esta aceptada la letra al momento del giro o aceptada antes del vencimiento.

4º GIRADA A DÍA FIJO Y DETERMINADO: se paga el día establecido en la letra, si el vencimiento es un día feriado vence el día hábil siguiente. Se discute si la letra vence en día inexistente, según algunos es nula, y si vence un día sábado o un 31 de diciembre se prorroga para el día hábil siguiente.


Cualquier otra manera de vencimiento o los vencimientos sucesivos la ley dice expresamente que no vale como letra. Esta es la gran diferencia con el pagaré, que si admite vencimientos sucesivos y se puede incluir una cláusula de aceleración.
EL PAGO DE LA LETRA DE CAMBIO.

En cuanto a la oportunidad para presentar la letra al pago podemos indicar que la regla general en este sentido es que la letra se presenta al pago al momento de su vencimiento; si es feriado, sábado, domingo o 31 de diciembre será el día hábil siguiente.

Recordemos que en la letra a la vista se debe presentar dentro de un año contado desde el giro.

En cuanto al lugar es el indicado en la letra de cambio, o bien en el que se señaló al aceptar, se aplica la misma fórmula de la aceptación. Si el portador legítimo es un banco, el pago se hace en la sucursal en que esté la letra y se debe informar al aceptante en que sucursal está.


DERECHOS DEL ACEPTANTE QUE PAGA.

Si se paga la letra de cambio al tiempo de su vencimiento y al portador legítimo, el que realiza el pago queda liberado de cualquier obligación emanada del documento. Debe exigir al portador que deje constancia del pago y además que se le entregue el título. Si el pago es parcial el portador legítimo no puede rehusar recibirlo y deberá otorgar recibo al que paga, además dejar constancia en el documento de este pago y el portador la puede protestar por el saldo insoluto. Si ya ha vencido la letra el portador puede negarse a recibir el pago si el valor que se le ofrece es inferior a la mitad.

Si se paga la letra antes del vencimiento, el que hace el pago queda responsable de su validez, es decir, no queda totalmente liberado y si no pagó a quien correspondía podría tener que volver a pagar. En todo caso, como existe la necesariedad puede prevenir cualquier imprevisto exigiendo que se le entregue el documento al momento del pago.
h) El protesto de la Letra de Cambio.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal