Instituto de españa real academia nacional de medicina medice, cura te ipsum



Descargar 392,56 Kb.
Página16/16
Fecha de conversión09.09.2017
Tamaño392,56 Kb.
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16

CONCLUSIÓN


¿Qué se deduce de todo esto? Que el médico ha de ser un auténtico educador o pedagogo del paciente en cuestiones de valor; que tiene que hacer que salga lo mejor que éste lleva dentro. Y que para esto es necesario que él esté muy sano, no tanto físicamente, cuanto psicológica y espiritualmente. Sólo así sabrá controlar sus propios fantasmas inconscientes, respetar a los demás, no imponerles los propios valores, sino ayudarles a madurar los suyos propios y a vivir conforme a ellos. De nuevo hay que recurrir a Freud. En su escrito Apéndice a la discusión sobre el `Análisis profano', Freud escribe:

Nosotros, los analistas, nos planteamos el objetivo de llevar a cabo el análisis más complejo y profundo que sea posible de nuestros pacientes; no queremos aliviarlos incorporándolos a las comunidades católica, protestante o social, sino que procuramos más bien enriquecerlos a partir de sus propias fuentes íntimas, poniendo a disposición de su yo aquellas energías que, debido a la represión, se hallan inaccesiblemente fijadas en su inconsciente, así como aquellas que el yo se ve obligado a derrochar en la estéril tarea de mantener dichas represiones. Lo que así hacemos es una guía espiritual en el mejor sentido del término.157


El profesional sanitario, gula espiritual. Nada más y nada menos. La meta es elevada y la exigencia, enorme. No puede extrañar que en muchos casos acabe en rotundo fracaso, lo que a la vez genera una terrible frustración personal y profesional. Esto no tiene más que dos salidas posibles. Una primera, reducir las exigencias a que se ven sometidos los profesionales de la salud. No creo que esta salida sea viable. La salud, la enfermedad y la muerte serán siempre situaciones muy particulares de los seres humanos, que exigen de los profesionales que las atienden un gran compromiso, no sólo técnico sino también ético. La otra solución es educar bien a los profesionales, para que sepan manejar todas estas cuestiones de modo adecuado, sin demasiada incertidumbre, sin excesivo gasto personal, con gran autocontrol y bajos o nulos niveles de angustia. Esto hoy es perfectamente posible conseguirlo. Y además es deseable. Más aún, resulta completamente necesario. Porque «si un ciego guía a otro ciego, ambos a dos caerán en el hoyo.» (Mt 15,14).


1 Sobre el médico, I. En Tratados hipocráticos, Vol. 1, Madrid, Gredos, 1983, p. 175.

2 Luis GIL, Therapeia: La Medicina popular en el mundo clásico. Madrid, Guadarrama, 1969.

3 PEDRO LAIN ENTRALGO, Enfermedad y pecado. Madrid, Toray, 1961.

4 Cf. HEINRICH ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento. Madrid, BAC, 1969.

5 HEINRICH ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1969, p. 21.

6 Cf. JOSÉ MARÍA JOVER Y JOSÉ OCALLAGHAN, Nuevo Testamento Trilingüe. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1977.

7 HEINRICH ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1969, p. 81

8 Cf. BURTON L. MACK, El evangelio perdido: El documento Q. Barcelona, Martínez Roca, 1994. En este libro puede encontrar el lector la reconstrucción de la fuente Q en sus varios posibles niveles redaccionales. Más problemática resulta la interpretación que Mack hace de ese documento.

9 HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974 p. 60.

10 Cf. PIERRE BENOIT, M.-E. BOISMARD y J.L. MALILLOS, Sinopsis de los cuatro evangelios. Bilbao, Desclée de Brouwer, tomo I, 1975; tomo II, 1977.

11 La reconstrucción de la perícopa del documento A en BENOIT-BOISMARD, II, 199.

12 BENOIT-BOISMARD, II, 200.

13 BENOIT-BOISMARD, II, 198.

14 HEINRICH ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1969, p. 139.

15 Cf. HEINRICH ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1969, pp. 151-160.

16 HEINRICH ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1969, p. 155.

17 Biblia de Jerusalén, Bilbao, Desclée de Brouwer, 1967, p. 604.

18 Cf. RUDOLF BULTMANN, Historia de la tradición sinóptica, Salamanca, Sígueme, 2000, pp. 140-1.

19 HERMANN L. STRACK, PAUL BILLERBECK, Kommentar zum Neuen Testament aus Talmud und Midrasch. Bd. 1: Das Evangelium nach Matthüus. München, C.H. Beck, 1922, p. 882.

20 Cf. RUDOLF BULTMANN, Historia de la tradición sinóptica, Salamanca, Sígueme, 2000, p. 227.

21 MARTIN DIBEMUS, La historia de las formas evangélicas, Valencia, Edicep, 1984, pp. 251-2.

22 MARTIN DIBELlUS, La historia de las formas evangélicas, Valencia, Edicep, 1984, p. 239.

23 A. NUACK (Ed.), Tragicorum Graecorum Fragmenta, Leipzig, B.G. Teubner, 2 ed., 1889, fragmento 1086.

24 GARHARD KITTEL (Ed.), Theologisches Wórterbuch zum Neuen Testament, Bd. 3, Stuttgart, Kohlhammer, 1938, p. 131, nota 11.

25 ESQUILO, Tragedias completas, Barcelona, RBA, 1992, p. 118.

26 OVIDIO, Metamorfosis. Madrid, Cátedra, 5 ed., 2003, p. 450.

27 J.L. BURCKHARDT, Arabische Sprichwoirter, Weimberg 1834, p. 162, n' 404.

28 J.L. BURCKI-JARDT, Arabische Sprichworter, Weimberg, 1834, p. 300, n' 679. Cf. RUDOLF BULTMANN, Historia de la tradición sinóptica, Salamanca, Sígueme, 2000, p. 166.

29 GARHARD KITTEL (Ed.), Theologisches Wórterbuch zum Neuen Testament, Bd. 3, Stuttgart, Kohlhammer, 1938, p. 131, nota 11.

30 HERMANN L. STRACK, PAUL BILLERBECK, Kommentar zum Neuen Testament aus Talmud und Midrasch. Bd. 2: Das Evangelium nach Markus, Lukas und Johannes und die Apostelgeschichte. München, C.H. Beck, 1924, p. 156.

31 AUGUST WÜNSCHE, Neue Beitrage zur Erlauterung der Evangelien aus Talmud und Midrash. Gottingen, 1878, p. 426.

32 Ox. pap. 1,1-3; cf. Révue Biblique 1897, p. 510.

33 Cf. MARTIN DIBEMUS, La historia de las formas evangélicas, Valencia, Edicep, 1984, p. 114; Cf. RUDOLF BULTMANN, Historia de la tradición sinóptica, Salamanca, Sígueme, 2000, p. 16 Cf. RUDOLF BULTMANN, Historia de la tradición sinóptica, Salamanca, Sígueme, 2000, p. 163.

34 Cf. RUDOLF BULTMANN, Historia de la tradición sinóptica, Salamca, Sígueme 2000, p. 136.

35 HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974, p. 62.

36 HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974, pp. 163-166.

37 HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974, p. 229.

38 Cf. HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974, p. 148, nota 11.

39 El problema de los estratos redaccionales anteriores a Lucas es, en el fondo, menos importante de lo que parece. Conzelmann ha caminado en sentido opuesto al de Boismard y los partidarios de la historia literaria, y considera que deben atribuirse a Lucas aquellos elementos que resultan coherentes con la teología lucana, a diferencia de la teología de los otros sinópticos (cf. HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974, p. 56-7). Lo interesante es que, se proceda con un método o con el otro, la conclusión a la que se llega es muy similar.


40 A propósito de Lc 4,16-30 escribe CONZELMANN: «Perípoca que desarrolla el programa de la cristología de Lc.» HANS CONZELMANN, El centro del tiempo: La teología de Lucas. Madrid, Fax, 1974, p. 150.

41 JAVIER PMAZA, «Teología de Lucas», en: JAVIER PIKAZA Y FRANCISCO DE LA CALLE, Teología de los evangelios de Jesús. Salamanca, Sígueme, 1977, p. 252.

42 AGUSTIN DE HIPONA, De civitate Dei, XIII,21: ML 41,395.

43 TOMÁS DE AQUINO, Summa Theologiae I q.102, a.1c.

44 Cf. BUENAVENTURA, Breviloquium, Prol. § 4, 1. Obras de San Buenaventura, vol. 1, Madrid, BAC, 1955, p. 183. CL PAUL RiCOEUR, La metáfora viva. Madrid, Trotta, 2001, p. 370, nota 51.

45 Cf. TOMÁS DE AQUlNO, Summa Theologiae 1 q.10, a.l ad 5.

46 Cf. BURTON L. MACK, El evangelio perdido: El documento Q. Barcelona, Martínez Roca, 1994.

47 Cf. M. KÁHLER, Der sogenannte historische Jesus und der geschichtliche, biblische Christus. Neu hrsg. von E. Wolf. München: Kaiser, 3.Aufl. 1961.

48 ARISTÓTELES, Ret II 21: 1394 a 22-29.

49 ARISTÓTELES, Ret II 22: 1395 b 4-18.

50 ROSA M. MARIÑO SÁNCHEZ-ELVIRA y FERNANDO GARCIA ROMERO, «Introducción» a Sentencias de Menandro, Madrid, Gredos, 1999, p. 346.

51 Cf. ARISTÓTELES, Ret III 11: 1412 a 20-22.

52 Cf. ABRAHAM J. MALHERBE, Moral Exhortation: A Greco-RoMan Sourcebook, Philadelphia, The Westminster Press, 1986, p. 109.

53 Cf. la edición de ROSA M. MARIÑQ SÁNCHEZ-ELVIRA y FERNANDO GARCÍA ROMERO. Sentencias de Menandro, Madrid, Gredos, 1999.

54 Cf. WAYNE A. MEEKS, The orIgins of Christian Morality, New Haven and London, Yale University Press, 1993, p. 71.

55 Cf. WAYNE A. MEEKS, The origins of Christian Morality, New Haven and London, Yale University Press, 1993, nota 15, p. 229.

56 Cf. ABRAHAM J. MALHERBE, Moral Exhortation: A Greco-Roman Sourcebook, Philadelphia, The Westminster Press, 1986, p. 111.

57 Cf. DIÓGENES LAERCIO, Vida de los más ilustres filósofos griegos. 2 vols. Barcelona, Folio, 2002. La vida de Diógenes de Sínope en vol. 2, pp. 11-30.

58 PLATÓN, Protágoras 334 b.

59 Cf. ROSA M. MARIÑO SÁNCHEZ-ELVIRA y FERNANDO GARCÍA ROMERO, «Introducción» a Sentencias de Menandro, Madrid, Gredos, 1999, p. 342.

60 Cf. ARISTÓTELES, Ret II 21: 1294 a 21.

61 ARISTÓTELES, Ret II 21: 1395 b l5ss.

62 ARISTÓTELES, Ret III 11: 1412 a 21.

63 ARISTÓTELES, Ret III 11: 1412 a 22-3.

64 ARISTÓTELES, Ret II, 21: 1394 a 27-28.

65 ROSA M. MARIÑO SÁNCHEZ-ELVIRA y FERNANDO GAMIA ROMERO, «Introducción» a Sentencias de Menandro, Madrid, Gredos, 1999, pp. 347-8.

66 Aforismos, I,1: En Escritos hipocráticos Vol. 1, Madrid, Gredos, 1983, p. 243.

67 MENANDRO, Sentencias, Madrid, Gredos, 1999, pp. 388-9, 392, 411, 468.

68 Juramento. En Escritos hipocráticos Vol. 1, Madrid, Gredos, 1983, p. 77.

69 Cf. A. ERNOUT, A. MEILLET, Dictionnaire étymologique de la langue latine. Histoire des mots. Paris, Librairie C. Klincksieck, 1967, p. 96.


70 Aforismos, VII,87: En Escritos hipocráticos Vol. 1, Madrid, Gredos, 1983, p. 296.

71 W.H.S. JONES (Ed.), Hippocrates, Vol. 1, Cambridge, Harvard University Press, 1972, p. 299.

72 Cf. WAYNE A. MEEKS, The origins of Christian Morality, New Haven and London, Yale University Press, 1993, nota 15, p. 229.

73 Sobre el médico, I. En Escritos hipocráticos Vol. 1, Madrid, Gredos, 1983, pp. 175-6.

74 ALCEO, fr. 142. Cf. GIORGIO COLLI, La sabiduría griega. Madrid, Trotta, 1995, p. 81.

75 Cf. PLATÓN, Fedro 244 a-c; Timeo 71 e-72 a.

76 Cf. HERÁCLITO, B 92 DK.

77 Cf. HERÁCLITO, B 93 DK.

78 Cf. LUCANO, Farsalia 5, 161-177. CE GIORGIO COLLI, La sabiduría griega. Madrid, Trotta, 1995, p. 93.

79 Carm. 164 d 4-5; Prot. 343 b 3; Fedr 229 e 5-6; Fil 48 c 10; Leyes 11: 923 a 3-5.

80 Ret II 21: 1395 a 22-23.

81 JENOFONTE, Mem. 4.2.24-25. Ed. Juan Zaragoza, Madrid, Gredos, 1993, pp. 163-4.

82 ESQUILO, Tragedias completas, Barcelona, RBA, 1992, p. 113.

83 MENANDRO, Sentencias, Madrid, Gredos, 1999, p. 406.

84 MENANDRO, Sentencias, Madrid, Gredos, 1999, p. 444.

85 Epítome de Zenobio V 100. En Proverbios griegos, Madrid, Gredos, 1999, p. 214.

86 PEDRO ABELARDO, Conócete a ti mismo, cap. 3. Madrid, Tecnos, 2002, pp. 18-19.

87 MIGUEL DE CERVANTES, Don Quijote de la Mancha, II, cap. XLIL

88 PLATÓN, Cármides 164e-165a.

89 JENOFONTE, Mem. 4.2.36.

90 JENOFONTE, Mem. 4.2.39.

91 JENOFONTE, Mem. 4.2.39.

92 PLATÓN, Fedro 229 e.

93 PLATÓN, Apología de Sócrates, 20 e-21 d.

94 Cf. GREGORY VLASTOS, Sócrates: Ironist and Moral Philosopher. Ithaca, New York, Cornell University Press, 1991, pp. 21-44: «Socratic irony.»

95 PLATÓN, Apología de Sócrates, 23 a-b.

96 Sentencias de Menandro, Madrid, Gredos, 1999, p. 377.

97 PLATÓN, Menón 79 e-8O b.

98 PLATóN, Menón 80 c.

99 PLATON, Menón 82 b-84 d.

100 PLATÓN, Teeteto 150 b-d.

101 PLATÓN, Teeteto 151 a.

102 LUDWIG WITTGENSTEIN, Investigaciones filosóficas. Barcelona, Crítica, 1988, § 109.

103 LUDWIG WITTGENSTEIN, Observaciones. México, FCE, 19981, p: 84.

104 Cf. YOLANDA RUANO DE LA FUENTE, «Wittgenstein: La filosofía como phármakon». Lógos: Anales del Seminario de Metafísica 2002; 35: 297-330.

105 JOHN WISDOM: Philosophy and Psycho-analysis. Oxford, Blackwell, 1964, p. 249.

106 JOHN WISDOM: Philosophy and Psycho-analysis. Oxford, Blackwell, 1964, P. 262.

107 Cf. LOU MARINOFF, Más Platón y menos prozac. Barcelona, Ediciones B, 2000.

108 TEMISTIO, Paráfrasis a «Sobre el alma» de Aristóteles 90 b 197, 24 Speng. HANS VON ARNIM, Stoicorum Veterum Fragmenta, Leipzig, Teubner, 1, 1902, 208. ÁNGEL J. CAPPELLETTI, Los estoicos antiguos, Madrid, Gredos, 1996, 336, p. 130.

109 R. DESCARTES, Las pasiones del alma. Madrid, Tecnos, 1997.

110 R. DESCARTES, Las pasiones del alma, ed. cit., p. 278.

111 PEDRo LAÍN ENTRALGO, «La obra de Segismundo Freud», en Estudios de Historia de la medicina y de Antropología médica. Madrid, Escorial, 1943, pp. 65-278.

112 P. LAIN ENTRALGO, Enfermedad y pecado. Barcelona, Toray, 1961, p. 105.

113 P. LAÍN ENTRALGO, La curación por la palabra en la Antigüedad clásica. Madrid, Revista de Occidente, 1958, p. 7.

114 P. LAIN ENTRALGO, Enfermedad y pecado. Barcelona, Toray, 1961, p. 104.

115 P. LAÍN ENTRALGO, Estudios de Historia de la medicina y de Antropología médica. Madrid, Escorial, 1943, p. 71. P. LAíN ENTRALGO, Hacia la recta final: Revisión de una vida intelectual. Barcelona, Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg, 1990, p. 18.

116 P. LAÍN ENTRALGO, Enfermedad y pecado. Barcelona, Toray, 1961, p. 110.

117 ANA FREUD, El yo y los mecanismos de defensa, Buenos Aires, Paidos, 1971, pp. 13-14.

118 ANA FREUD, El yo y los mecanismos de defensa, Buenos Aires, Paidos, 1971, p. 14.

119 ANA FREUD, El yo y los mecanismos de defensa, Buenos Aires, Paidos, 1971, pp. 51-2.

120 ANA FREUD, El yo y los mecanismos de defensa, Buenos Aires, Paidos, 1971, p. 53.

121 Cf. ANA FREUD, El yo y los mecanismos de defensa, Buenos Aires, Paidos, 1971, p. 66.

122 Cf. ANA FREUD, El yo y los mecanismos de defensa, Buenos Aires, Paidos, 1971, p. 64.

123 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, p. 568.

124 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, p. 568.

125 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, p.

126 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, p. 568.

127 SIGMUND FREUD, Obras Completas, Madrid, Biblioteca Nueva, vol. II, 1948, pp. 751-786 y vol. III, 1968, pp. 498-505.

128 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. II, 1948, p. 785

129 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, pp. 568-9.

130 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. II, 1948, p. 758.

131 SIGMUND FREUD, Obras completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, p. 558.

132 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, pp. 558-9.

133 FRIEDRICH NIETZSCHE, Así habó Zaratustra, Madrid, Alianza, 1985, p. 121.

134 R.R. PURDY, J.P. LEMAN, J.P. RAFFERTY, J.R. RUDISILL, «Resident physicians in family practice: who's burned out and who knows?» Fam Med. 1987 May-Jun; 19(3):203-8. T.D. SHANAFELT, K.A. BRADLEY, J.E. WPF, A.L. BACK, «Burnout and selfreported patient care in an internal medicine residency program». Ann Intern Med 2002; 136:358-67. V.U. COLLIER, J.D. McCUE, A. MARKUS, L. SMITH, «Stress in medical residency: statu quo after a decade of reform?» Ann Intem Med 2002; 136:384-90.

135 E. ÁLVAREZ, L. FERNÁNDEZ, «El síndrome de burnout o el desgaste profesional: revisión de estudios». Rev Asoc Esp Neuropsiq 1991; 21: 257-265. E. ÁLVAREZ, L. FERNÁNDEZ, «El síndrome de burnout o el desgaste profesional (II): estudio empírico de los profesionales gallegos del área de salud mental». Rev Asoc Esp Neuropsiq 1991; 11 (39): 267-273.

136 C. OLIVAR, S. GONZÁLEZ, M. M. MARTÍNEZ, «Factores relacionados con la satisfacción laboral y el desgaste profesional en los médicos de ateníción primaria de Asturias». Aten Primaria 1999; 24 (6): 352-359. J. SAURA, «¿Debemos desarrollar los médicos de familia un programa de prevención del desgaste profesional?» JANO, 59 (1354): Julio 2000. L. PRIETO ALBINO, «Burnout en médicos de atención primaria».Aten Primaria 2001; 28: 444-445. J. CEBRIÁ, J. SEGURA, «Rasgos de personalidad y burnout en médicos de familia». Atención Primaria 2001; 27 (7): 459. L. PRIETO ALBINO, «Burnout en médicos de atención primaria de la provincia de Cáceres». Aten Primaria 2002; 29: 294-302.

137 E. D. VEGA, A. PÉREZ URDANIZ, El síndrome de burnout en el médico. Madrid: Smith Kline Beecham, 1998. A. PÉREZ URDANIZ, Síndrome de desgaste profesional o burnout en médicos y personal sanitario, 10/8/2000. Disponible en: www.saludpublica.com.

138 J. C. ATANCE, «Aspectos epidemiológicos del síndrome de burnout en personal sanitario». Rev Esp Salud Pública 1997; 71:293-303. C. DE LAS CUEVAS, El desgaste profesional en atención primaria: presencia y distribución del síndrome de burnout, Madrid: Monografía de Laboratorios Servier, 1997. R. DE PABLO, J. F. SUBERVIOLA, «Prevalencia del síndrome de burnout o desgaste profesional en los médicos de atención primaria». Aten Primaria 1998; 22 (9): 580-584. C. OLIVAR, S. GONZÁLEZ, M. M. MARTÍNEZ, «Factores relacionados con la satisfacción laboral y el desgaste profesional en los médicos de atención primaria de Asturias». Aten Primaria 1999; 24 (6): 352-359.

139 G. DECKARD, M. METERKO, D. FIELD, «Physician burnout: a examination of personal, professional and organizational relationship». Medical Care 1994;32:74554.

140 R. FERRER, «Burn out o síndrome de desgaste profesional». Med Clin (Barc) 2002 Oct 19; 119(13):495-6.

141 H. FREUDENBERGER, «Staff burnout». Journal of Social Issues 1974; 30:159-165.

142 J.J. GERVÁS, L.M. HERNÁNDEZ, «Tratamiento de la enfermedad de Tomás». Med Clin (Barc) 1989; 93:572-575.

143 M.P. LEITER, K.A. MEECHAN, «Role structure and burnout in the field of human services». J Appl Behav Sci. 1986; 22(1):47-52.

144 P.A. BELCASTRO, R.S. GOLD, «Teacher stress and burnout: implications for school health personnel». J Sch Health. 1983 Sep; 53(7): 404-7. P.A. BELCASTRO, R.S. GOLD, LC. HAys, «Maslach Burnout Inventory: factor structures for samples of teachers». Psychol Rep. 1983 Oct;53(2):364-6. J.R. MALANOWSKY, P.H. WOOD, «Burnout and selfactualization in public school teachers». J Psychol. 1984 May; 117 (lst Half): 23-6.

145 H. FIRTH, J. MCINTEE, P. McKEOWN, P.G. BRITTON, «Maslach Burnout Inventory: factor structure and norms for British nursing staff». Psychol Rep. 1985 Aug; 57(1):147-50. C. Bartz, J.P. Maloney, «Burnout among intensive care nurses». Res Nurs Health. 1986 Jun; 9(2):147-53. N. Dolan, «The relationship between burnout and job satisfaction in nurses». J Adv Nurs. 1987 Jan; 12(1):342. M.A. CANO PEREGRINA, C. GARCÍA CÓRDOBA, E. GARCÍA Ruiz, M. LóPEz ABELLÁN, N. PARERA DUARRI. «¿Está I quemada' la enfermería?: Síndrome de burn-out». Enferm Intensiva 1996 Oct-Dec: 7(4): 138-46. M.E. URBANO, A. M. SALINAS, E. VILLARREAL, M. E. GARZA, M. A. DE LEóN, M.T. ESTADA, M. G. LÓPEZ, «Ansiedad laboral en personal de enfermería». Aten Primaria 1999; 23 (3): 116-120. E. DE LA PEÑA, E. SANZ, J.C. GARRIDO, J. CARVAJAL, J. GALÁN, H. HERRERO, «Factores relacionados con el estrés profesional en personal de enfermería del área de salud de Badajoz». Enfermería Clínica, 02/2002; 12: 5964. F. LÓPEZ SORIANO, L. BERNAL, «Prevalencia y factores asociados con el síndrome de burnout en enfermería de atención hospitalaria». Calidad Asistencial, 04 2002 ; 17: 201-205.

146 A. CABALLERO MARTIN, «Prevalencia y factores asociados al burnout en un área de salud». Atención Primaria 2001; 27(5):313-317. M. F. SERRANO GISBERT, «Estrés laboral en el personal sanitario». Fisioterapia, Mong. 1 2002 ; 24: 33-42.

147 M. CASAS, A. GUAL, E. BRUGUERA, A. ARTEMAN, L. PADROS, «El programa de atención integral al médico enfermo (PAIME) del Colegio de Médicos de Barcelona». Med Clin (Barc) 2001 Dec 15;117(20):785-9. Cf. también el portal www.paimm.net.

148 A. IACOVIDES, K.N. FOUNTOULAKIS, S. KAPRINIS, G. KAPRINIS, «The relationship between job stress, burnout and clinical depression». J Affect Disord. 2003 Aug; 75(3): 209-21.

149 J. L. PUERTA, J. RODÉS, «¿Pudo haberse evitado lo que le sucedió a la médico residente N.M.N.?». Med Clin (Barc) 2003; 121(5):186-8.

150 J. J. DE LA GÁNDARA MARTIN, A. DE DIOS FRANCOS, E. DE DIEGO HERRERO, I.A. GOÑi LABAT, H. HERNÁNDEZ HERRERO, J.V. POZO DE CASTRO, «Factores psicosociales en la úlcera duodenal». Actas Luso Esp Neurol Psiquiatr Cienc Afines. 1994. Mar-Apr;22(2):71-6.

151 B. PERLMAN, E.A. HARTMAN, J. BOSAK, «A study of mental health administrators and systems utilizing a four-part rurallurban taxonomy». Community Ment Health J. 1984 Fall; 20(3): 202-11. B. PERLMAN, E.A. HARTMAN, «The community health care administrator project: characteristics and problems of rural administrators». J Ment Health Adm. 1983 Spring; 10(1):15-8. E.A. HARTmAN, B. PERLMAN, «Work and nonwork satisfaction, intention to leave and turnover of mental health administrators». J Ment Health Adm. 1981 Spring; 8(1):30-2.

152 C. MASLACH, S. JACKSON, «The measurement of experienced burnout». J Occup Psychol 1981; 2: 99-113. C. MASLACH, S.E. JACKSON, M.P. LEITER. The Maslach Burnout Inventory (3rd ed.). Palo Alto, CA: Consulting Psychologists Press, 1996. C. MASLACH, M.P. LEITER. The truth about burnout. San Francisco, CA: Jossey-Bass, 1997. M.P. LEITER, C. MASLACH. Preventing Burnout and Building Engagement: A Complete Program for Organizational Renewal. San Francisco, CA: Jossey-Bass, 2000.

153 J. A. GONZÁLEZ, F. BORRELL, S. GARCIA, «Satisfacción de los profesionales de la salud en un distrito de atención primaria». VII Jornadas sobre optirnización de los servicios sanitarios. Barcelona: EADA, 1992.

154 Cf. DIEGO GRACIA, «La deliberación moral: el método de la ética clínica». Med Clin (Barc) 2001; 117:18-23. D. GRACIA, «Moral deliberation: The role of methodologies in clinical ethics». Medicine, Health Care and Philosophy 2001; 4(2):223232. D. GRACIA, «La deliberación moral». Boletín de la Academia Chilena de Medicina 2001; 38:29-45.

155 M. PERL, E. SHELP, «Psychiatric consultations masking moral dilemmas». N Engl J Med 1982; 307:618-621.

156 D. BARNARD, «Love and Death: Existential Dimensions of Physicians' Difficulties wíth Moral Problems». The Journal of Medicine and Milosophy. 1988;13:393-409.

157 SIGMUND FREUD, Obras Completas. Madrid, Biblioteca Nueva, vol. III, 1968, p. 503.


1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   16


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal