Institución universitaria : Universidad Salesiana de Bolivia



Descargar 2,08 Mb.
Página1/7
Fecha de conversión06.04.2017
Tamaño2,08 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7



Universidad Salesiana de Bolivia

Derecho




DOSSIER

GESTIÓN 1 – 2013




  • INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA : Universidad Salesiana de Bolivia

  • RECTOR : Lic. Rvdo. P. Thelian Argeo Corona

  • CARRERA : Derecho

  • DIRECTOR DE CARRERA : Dra. Susan Vargas Salazar

  • DOCENTE : Abog. Víctor Diego Cruz Villca

  • NIVEL DE LA MATERIA : Quinto Semestre (5 A2-5B1 Y 5 C1)

  • ASIGNATURA : Derecho Social, Modelos Jurídicos

y Teoría de Sistemas


La Paz – Bolivia
INDICE
UNIDAD I…………………………………………………………………………………………………………………………… 4

NOCIONES PRELIMINARES

Ubicación y valor del Derecho.- El Derecho, sociedad y conducta.- La función del Derecho.- Los caracteres del Derecho.- El Derecho como fenómeno social, cultural, histórico y político.
UNIDAD II………………………………………………………………………………………………………………………………..………….12

BASES FUNDAMENTALES DEL DERECHO SOCIAL

Concepto y definiciones.- Antecedentes Históricos.- Evolución histórica de las conquistas sociales.- Legislación Social.- Características del Derecho Social.- Relación con otras ramas jurídicas.- Fuentes del Derecho Social.-
UNIDAD III…………………………………………………………………………………………………………………………… 20

DERECHO SOCIAL Y ASPECTOS HISTÓRICOS

El Constitucionalismo Liberal.- El Constitucionalismo Social.- La jerarquía de las normas jurídicas y su aplicación en la protección social.- Constitución Política del Estado.- La Agrupación de los Derechos Humanos. Derechos Humanos y Estado
UNIDAD IV………………………………………………………………………………………………………………………… 32

DERECHOS HUMANOS

Antecedentes.- Declaración Universal de los Derechos del Hombre.- Pacto de San José de Costa Rica.- Derecho Internacional Humanitario.- Instrumentos para defensa de los Derechos Humanos en Bolivia.-
UNIDAD V………………………………………………………………………………………………………………………………. 41

DERECHO DE PARTICIPACIÓN Y CONTROL SOCIAL

Antecedentes.- Ley Marco de Autonomías y Descentralización.- El Estado, Participación y Control Social en la Constitución y las Leyes.- Derecho de Participación y Control Social.- Aspectos Básicos.- Mecanismos de Participación y Control Social.-Estructura y Organización Funcional del Consejo de Participación y Control Social.-Atribuciones del Consejo de Participación y Control Social.- Rendiciones de Cuentas de las Entidades Públicas.
UNIDAD VI……………………………………………………………………………………………………………………………… 47

DERECHO EDUCATIVO

Régimen de la Educación en Bolivia.- Introducción.- Concepto.- Marco Histórico.- Incario y Colonia.- Educación en la República.- Código de la Educación Boliviana.- Ley de Reforma Educativa.- Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez.- Bases, Fines y Objetivos.- Estructura del Sistema Educativo Nacional.- Estructura de Participación y Control Social en la Educación.-
UNIDAD VII………………………………………………………………………………………………………………………….…… 59

LEGISLACIÓN DE VIVIENDA Y SALUD EN BOLIVIA

Introducción.- Antecedentes.- Creación del Fondo Nacional de Vivienda.- Programa Nacional de Subsidio de Vivienda.- Liquidación de FONVIS.- Régimen Impositivo.- Régimen de Protección a la Salud y Seguridad Social.- Introducción.- Antecedentes.- Código de Salud Boliviano.- Control y Protección Medioambiental.- Código de Seguridad Social.- Higiene y Seguridad Industrial.-


UNIDAD VIII……………………………………………………………………………………………………………………….……… 63

MODELOS JURÍDICOS

El modelo Romanístico. El modelo anglosajón. Los modelos Axiológicos: El Derecho natural.- El modelo napoleónico. El modelo normativo. El sistema jurídico de Luhmann
UNIDAD IX …………………………………………………………………………………………………………………………… 67

TEORÍA GENERAL DE SISTEMAS

Aspectos Generales.- El enfoque de sistemas.- ¿Qué es un sistema?.- Definiciones de Sistema.- Características comunes de los sistemas.- Ejemplos de Sistemas.- Flujo y Circulación de los Sistemas.- ¿Qué son los procesos.- ¿Cómo fluye un sistema?.- Integración sistémica.- Jerarquización de los Sistemas.- Suprasistema.- Macrosistema o Megasistema.-Clasificación de los sistemas.-
UNIDAD X………………………………………………………………………………………………………………………….…… 73

ENFOQUE SOCIAL DE LOS SISTEMAS

Las organizaciones como sistemas.- Características de las organizaciones que funcionan como sistemas.- Ubicación de las jerarquías en las organizaciones según la Teoría de Sistemas.-
UNIDAD XI…………………………………………………………………………………………………………………………………………76

SISTEMAS Y MODELOS JURÍDICOS, SU APLICACIÓN EN EL DERECHO.

El Derecho como sistema viviente.- El Ordenamiento Jurídico como Sistema.- El principio de compatibilidad y las antinomias.- La plenitud del ordenamiento jurídico y sus lagunas.- El ordenamiento jurídico como un sistema abierto.-

GUIA DE ACTIVIDADES……………………………………………………………………………………………………………………….81

UNIDAD I

NOCIONES PRELIMINARES

OBJETIVO

Precisar los conceptos y elementos del Derecho en el ámbito de la ciencia, para ingresar a al desarrollo del Derecho Social.



UNIDAD I

NOCIONES PRELIMINARES

Ubicación y valor del Derecho.- El Derecho, sociedad y conducta.- La función del Derecho.- Los caracteres del Derecho.- El Derecho como fenómeno social, cultural, histórico y político.

1.1. Ubicación y Valor del Derecho

El Derecho puede ser estudiado desde diversas perspectivas, lo que lleva como resultado el surgimiento de diversas disciplinas, o si se quiere, de distintos saberes sobre el mismo. Así, por ejemplo, el Derecho puede ser estudiado desde una perspectiva histórica, encontrándonos, de este modo, ante la "historia del Derecho". También puede ser considerado desde un ángulo sociológico, tenemos así a la "sociología del Derecho". Asimismo, es posible efectuar una reflexión filosófica del fenómeno jurídico, encontrándonos, de esta manera, ante la "filosofía del Derecho", etc. Además de todas las mencionadas, existen otras perspectivas de considerar al Derecho y, por tanto, otros saberes acerca de él. Pero, como abogados, nos interesa una perspectiva en especial. Aquella que lo trata desde un punto de vista exclusivamente jurídico y normativo. Cuando la asumimos, estamos ante la "ciencia del Derecho en sentido estricto", denominada también "dogmática jurídica". Ella estudia a las normas jurídicas vigentes en un país y en un tiempo determinados, en otras palabras, a las normas vigentes de un determinado ordenamiento jurídico. Por ejemplo, en nuestro caso estudia a las normas jurídicas vigentes en el Ordenamiento Jurídico Boliviano.



1.2. El Derecho, sociedad y conducta

La conducta humana necesita ser regulada porque el hombre no vive aislado, sino que en sociedad relacionándose con los demás seres humanos e interactuando con ellos. De esta vida social en común surge la cooperación y el progreso, pero también el conflicto y el desencuentro, tal como lo demuestra una reiterada experiencia histórica. No vamos a entrar acá en mayores detalles acerca del porqué, del motivo último de la necesidad de regulación de la conducta humana, cuestión que han intentado explicar tanto filósofos, como teóricos políticos, sociólogos y otros. Lo cierto es que los hombres, tal vez por su naturaleza, no siempre actúan bien y correctamente desde un punto de vista ético. Esto por diversas razones, tales como el egoísmo, la ambición, la inconsciencia, etc. El ser humano, en consecuencia, junto con realizar conductas éticamente buenas y correctas realiza también otras que resultan dañinas, y muchas veces gravemente perjudiciales, para los demás miembros del grupo social. Estos y otros argumentos ponen de manifiesto la necesidad de la existencia de normas, es decir, principios que regulen y orienten las conductas de los hombres hacia aquello que se considera correcto.

La convivencia social y, en general, la ética, requieren que se eviten las acciones malas y perjudiciales, y que se promuevan las buenas. Esto significa, en cierta medida, que las acciones de los hombres deben dirigirse o encausarse hacia lo bueno y benéfico, evitando causar daño. Conviene reiterar que este intento por encausar las conductas humanas sólo tiene sentido bajo el supuesto de que el hombre es un ser dotado de voluntad y libertad, que posee capacidad de opción y decisión. Si el hombre no fuese libre, no tendría sentido pretender encausar su conducta, ni valorarla éticamente Significaría, simplemente, que forma parte del campo de la naturaleza física, gobernado por leyes naturales constantes, donde no existe libertad, sino que opera la causalidad.

Considerando los dos aspectos o dimensiones a que estamos haciendo referencia, cabe distinguir entre:


El ámbito de la naturaleza física, o del ser, regido por leyes naturales constantes, que se cumplen siempre de la misma manera.

El ámbito de lo humano, o del deber ser, donde actúa la voluntad libre del hombre. Lo cierto es que esta distinción entre ser y deber ser, que tiene gran aceptación entre los juristas actuales, no es tan novedosa. El primero que la empleó con el sentido que hoy se le atribuye, fue el filósofo escocés David Hume (1711-1772). Este autor, en una obra suya intitulada "Tratado de la Naturaleza Humana" sostiene que estos dos ámbitos de la realidad, ser y deber ser, se encuentran radicalmente separados, y que lógicamente no se puede transitar del uno al otro.

Esta distinción fue recogida y desarrollada por el gran filósofo alemán, cuasicontemporáneo de Hume, Inmanuel Kant (1724-1804), en su teoría moral expuesta en su obra "Crítica de la Razón Práctica". Un gran jurista neokantiano del siglo XX, el austríaco Hans Kelsen (1881-1973), en su principal obra "Teoría Pura del Derecho", recoge esta distinción, señalando que el ámbito del ser, o si se quiere de la naturaleza física, se encuentra regido por el principio de la causalidad, que vincula los fenómenos de manera necesaria, de tal modo que a la causa le sigue necesariamente el efecto. Por ejemplo, si se calienta un metal, entonces se dilata. En cambio, en el ámbito del deber ser opera otro principio, al que denomina principio de imputación, mediante el cual se vinculan dos conductas o hechos, pero no de manera necesaria. Se vincula una conducta antecedente a una consecuencia que debe atribuírsele a esa conducta, sin que la relación entre antecedente y consecuente sea necesaria, sino sólo que debe existir, lo que no significa que siempre se dé o exista en los hechos. Por ejemplo, si alguien comete un homicidio debe ser sancionado.

La sanción es una consecuencia que idealmente debe seguir al acto homicida, pero como no hay necesidad puede que en los hechos no se produzca, porque, por ejemplo, no fue descubierto el homicida o porque escapó.

Vamos, asimismo, a hacer presente que la distinción de que ahora nos ocupamos encuentra antecedentes anteriores a la formulación que de ella hizo David Hume. La encontramos ya en los filósofos griegos del siglo VI a.c., como es el caso de Tales de Mileto, Anaximandro y Anaxímenes, que distinguieron entre nomos (norma) y physis (naturaleza física). Platón también la recogió en sus escritos, pero sobretodo con Aristóteles adquirió una relevancia especial, cuando este pensador diferenció entre filosofía teorética, o especulativa, y filosofía práctica, la que para él era la ética o filosofía moral. Esta distinción aristotélica ha tenido gran aceptación en la historia del pensamiento filosófico y jurídico, por ejemplo, grandes pensadores posteriores a él como Santo Tomás de Aquino o Francisco Suárez, lo siguieron en sus líneas generales.

1.3. La función del Derecho

1º La primera función que se le atribuye a la ciencia del Derecho en sentido estricto, es la de interpretar a las normas de un ordenamiento jurídico. De manera sintética diremos que interpretar el Derecho, o si se quiere, interpretar una norma jurídica consiste en determinar su verdadero sentido y alcance. Ahora podemos preguntarnos, ¿quién puede interpretar el Derecho? Tradicionalmente se dice que esta tarea la puede realizar el legislador y el juez, pero también la puede llevar a cabo la autoridad administrativa y los particulares. Claro está que la fuerza obligatoria de la interpretación es distinta según de quien emane. Así, la interpretación del legislador tiene obligatoriedad general, es decir, es obligatoria para todos; la interpretación del juez, en cambio, es obligatoria sólo para las partes que intervienen en la causa en que se dicta el fallo correspondiente; la interpretación administrativa posee, también, fuerza obligatoria, pero se encuentra subordinada a la ley y, con ello, a la interpretación legal y a las decisiones de los tribunales de justicia; la interpretación de los particulares no tiene formalmente fuerza obligatoria, pero sí posee influencia dependiendo del prestigio e importancia de los autores que la formulen.

2o Una segunda función que corresponde a la ciencia del Derecho, de acuerdo a la definición que comentamos, es la de integrar el ordenamiento jurídico. Ello significa llenar los vacíos o lagunas que el Derecho, o si se quiere el ordenamiento jurídico, puede presentar. Existe toda una discusión teórica sobre si el Derecho tiene o no lagunas, pero la opinión mayoritaria y, sobre todo, la tesis que se sigue predominantemente en nuestro país, se inclina por reconocer su existencia. Ello porque el legislador y en general los órganos y personas que dictan normas jurídicas no pueden prever todos los casos, todas las situaciones que se van a producir en la vida real. Como se ha dicho en alguna oportunidad, "la vida es más ingeniosa que el mejor de los juristas". Más aún, los rápidos avances tecnológicos y científicos hacen difícil, en la actualidad, prever todos los efectos sociales con relevancia jurídica que se pueden originar de ellos. Por ejemplo, la aviación surgió muy rápidamente a comienzos del siglo XX, como no había normas que la regularan este nuevo fenómeno, el Derecho se encontró ante un vacío que se hizo necesario llenar.

3o La sistematización del Derecho es otra función que se le asigna a la ciencia jurídica. Ella consiste en introducir un orden, o si se quiere, una sistematización en las normas pertenecientes al respectivo ordenamiento, lo que facilita su comprensión e interpretación, su aplicación y, en general, su buen funcionamiento. Ahora bien, esta sistematización puede efectuarse atendiendo a diversos criterios o factores. Nosotros consideraremos los cuatro siguientes:

La jerarquía.

La materia

Las personas.

El tiempo.



El criterio de jerarquía. En todo ordenamiento jurídico existe siempre una jerarquía normativa, esto es, hay unas normas de rango superior y otras de rango inferior. Estas últimas deben sujetarse a las primeras, jamás infringirlas. La norma de rango superior en todo ordenamiento jurídico es la respectiva Constitución Política del Estado, a la que deben sujetarse el resto de las normas, pues en ella encuentran lo que se denomina su "fundamento de validez". Asimismo, todo ordenamiento jurídico contempla mecanismos para hacer respetar, y con ello salvaguardar, este principio de la jerarquía.

La materia. Otro factor o criterio para sistematizar el Derecho viene dado por la materia que regulan las normas jurídicas. A ellas, o lo que es lo mismo al Derecho, les corresponde regular los más diversos aspectos, o sectores, de la vida humana en sociedad. Estos sectores de la vida social constituyen la materia regulada por el Derecho. Así por ejemplo, hay materias que son propias del funcionamiento del Estado y sus instituciones, como es el caso, entre otros, el de la determinación de cuáles son las autoridades superiores del mismo, cómo se elige al Presidente de la República, cuáles son sus atribuciones etc. También pueden señalarse, siempre sólo a vía de ejemplo, materias relativas a las actividades realizadas entre particulares, como es el caso de la compra de una casa que una persona le hace a otra. De este modo, de acuerdo a la materia que regula el Derecho puede dividirse en dos ramas fundamentales. Ellas son el Derecho público y el Derecho privado. Cada una de éstas a su vez, se vuelve a subdividir en disciplinas como el Derecho constitucional, el Derecho administrativo, el Derecho penal etc., para el ámbito del Derecho público. A su vez, en el campo del Derecho privado encontramos al Derecho civil, al Derecho comercia], al Derecho de minería etc.

Así entonces, se ordenan y sistematizan las diversas ramas y disciplinas del Derecho de acuerdo a la materia. Conforme a ella, también, podemos observar que hay ciertas normas o leyes que tienen un carácter más general, que se distinguen de otras que son más específicas o especiales. Las primeras regulan una amplia gama de casos de la vida social, como por ejemplo todas las relaciones económicas entre particulares, la forma como en general se transfiere la propiedad de las cosas etc. Las segundas, en cambio, regulan un sector más acotado y específico de esa vida social, como por ejemplo, la minería, el ámbito laboral etc. Cuando más adelante profundicemos con mayor detalle estos temas, destacaremos que la ley o norma especial prevalece siempre, para el caso que exista contradicción, sobre la ley o norma general. Este principio, que se conoce bajo el nombre de principio de la especialidad.



Las personas sujetas a regulación por las normas jurídicas constituyen también otro factor sobre la base del cual éstas se ordenan o sistematizan. En la actualidad, dado que se acepta ampliamente la vigencia del principio de igualdad ante la ley, este factor tiene menos importancia que antaño, pero siempre se continúa considerando pues es imposible que desaparezca del todo, ya que en muchos casos se hace necesario regular de manera distinta la situación de ciertos grupos de personas, como por ejemplo es el caso de los menores, los minusválidos y otros. Claro está, que las diferencias que se establezcan no deben ser arbitrarias.
El criterio de la temporalidad se emplea también para sistematizar u ordenar a las normas jurídicas. Desde antiguo ha resultado obvio ordenar a las leyes y demás normas jurídicas atendiendo a la fecha en que se promulgan, publican o entran en vigencia. Así ocurre en nuestro país donde las leyes se numeran conforme a este criterio temporal. Resulta conveniente destacar desde ya que, de acuerdo a este principio, las normas o leyes posteriores en el tiempo priman sobre las anteriores en caso de contradicción, cuando ellas son de la misma jerarquía.

4°.- Además, la definición que analizamos nos indica que todos las tareas anteriores, esto es, las de integrar, interpretar y sistematizar las normas de un ordenamiento jurídico, se realizan con la finalidad de aplicar esas normas. Es decir, de llevarlas o referirlas a los casos concretos de la vida en sociedad, con la finalidad de resolver los problemas que en ella se presentan.


5o.- Por último, la definición añade que la aplicación de las normas jurídicas debe ser justa. Es decir, cada vez que el Derecho se aplica debe cumplirse con el valor justicia. Esta idea que, en general, es compartida y aceptada, sólo debe matizarse con la prevención de que hay algunos autores, por ejemplo Jorge del Vecchio, que sostienen que el tema de la justicia no es asunto del que debe ocuparse la ciencia del Derecho en sentido estricto, sino que la filosofía del Derecho.

Otros significados del término Derecho.-

Además de los significados, en el ámbito jurídico, que hemos destacado de la palabra Derecho, ella posee todavía, en este mismo campo otras acepciones. Algunas de las cuales podemos mencionar a vía de ejemplo, como es el caso en que se la emplea como sinónimo de impuesto, se suele decir que el derecho de internación de tal mercadería asciende a cien mil pesos; o bien cuando se la utiliza para expresar que se obró sujetándose a la ley y, en general, a las normas jurídicas vigentes, es frecuente decir que se obró conforme a Derecho etc. Por último, conviene no olvidar que esta palabra posee también otros significados que no son jurídicos, de los que aquí no nos ocuparemos, por ejemplo, cuando se dice que un árbol crece derecho, o que ese camino va derecho a tal parte etc.



1.4. Los caracteres del Derecho

1º El Derechos es un querer, o lo que es lo mismo una voluntad. Con esta palabra, querer o voluntad, nos está indicando que el Derecho no pertenece al ámbito de la naturaleza física, sino que al campo de la dimensión espiritual del hombre, allí donde actúa su voluntad, la que por esencia es libre. Es importante recalcar esta última idea, porque lo específico y determinante en el obrar humano y en el campo de las relaciones humanas es, en su opinión, la participación de la voluntad del hombre que es por antonomasia libre. Afirma que a contrario del mundo de la naturaleza física que se encuentra determinado por leyes causales necesarias, que hacen que los fenómenos que en él ocurren no puedan suceder de manera distinta, en el ámbito de lo espiritual humano, donde impera la voluntad libre del hombre, este decide y determina sus acciones. Lo que tiene enorme trascendencia, ya que al ser libre se hace responsable de las mismas. Esta responsabilidad le acarrea ciertas consecuencias, por ejemplo, alguna recompensa o premio si actúa bien, o, alguna sanción o castigo si actúa mal o incorrectamente. Si el hombre no fuese libre, no tendría sentido premiarlo o sancionarlo por sus acciones.

Pero todavía, debemos precisar más cuál es el rol que la voluntad desempeña dentro de la concepción iusfilosófica de Stammler. Desde luego, como se señaló, la voluntad forma parte de la dimensión espiritual del hombre. Pero no toda la dimensión espiritual del hombre se agota en la voluntad, además de ella, el ser humano posee como un instrumento de su espíritu a aquello que nuestro autor denomina "percepción". Esta, capta al mundo, y a las cosas que hay en él, mediante el principio de causalidad, la voluntad, en cambio, lo ordena y explica teleológicamente, es decir, en consideración a ciertos fines que se propone el querer humano y, con ello, el obrar del hombre. En el ámbito de la causalidad, esto es, de aquella realidad que se explica mediante causas, la libertad no existe; la hay, en cambio, en aquella otra que se explica en consideración a los fines, la que se encuentra conformada, como se dijo, por las acciones que el hombre realiza fundándose en su voluntad libre.

2o El Derecho es entrelazante. Con el término entrelazante, o vinculante, Stammler quiere significar que dentro del ámbito de la voluntad, y del obrar que surge de la voluntad, el Derecho se encuentra ubicado en un sector especial de la misma. La voluntad, nos agrega, puede considerarse desde dos perspectivas distintas. Una, que mira hacia el interior del hombre mismo, sin considerar a las demás personas; el hombre se vuelca sobre sí mismo, sin considerar a los otros, ni relacionarse con ellos. La otra, que se vincula y relaciona con los demás hombres, que se ubica en el ámbito de lo social. La primera, la voluntad volcada sobre el interior del hombre, que considera a éste aisladamente, da origen, de acuerdo a este iusfilósofo, a la moral. La segunda, que se vuelca hacia los demás hombres, hacia lo social, da origen a las normas que regulan la convivencia humana. Entre éstas se encuentran el Derecho, es decir las normas jurídicas, y los convencionalismos sociales. Lo que aquí conviene tener presente es que, en esta voluntad que se dirige hacia lo social, hacia los demás hombres, se asienta el Derecho. Ahora bien, luego de distinguir de esta manera al Derecho de la moral, nuestro autor, pasa a distinguirlo también de los usos sociales o reglas sociales (las reglas de cortesía). Debiendo destacarse, que las normas que encausan las conductas externas de los hombres, están compuestas de las dos mencionadas categorías, el Derecho y los usos sociales. Esta distinción la desarrolla empleando la palabra "autárquico" para caracterizar al Derecho, del modo que a continuación pasamos a examinar.

3o El Derecho es autárquico. Con este término nuestro autor quiere distinguir el Derecho, de aquellas normas de cortesía a las que denomina usos sociales. Sostiene que las jurídicas poseen la característica de ser autárquicas, lo que significa que tienen una pretensión de validez absoluta, que se imponen incondicionalmente por sobre la voluntad de los sujetos imperados por ellas, incluso mediante la fuerza. Las normas de cortesía, en cambio, no son autárquicas, es decir, se imponen u obligan sólo cuando son aceptadas por los sujetos imperados por las mismas. Afirma que son meras invitaciones destinadas a aceptar o realizar ciertas conductas. La crítica a Stammler sobre este particular, sostiene que los usos sociales no podrían considerarse normas si sólo constituyen meras invitaciones a asumir o realizar determinadas conductas, agregan que las normas siempre deben ser obligatorias, con independencia de la voluntad de los sujetos imperados.

4o El Derecho es inviolable. Con este término no quiere expresar que las normas jurídicas no puedan ser infringidas o violadas. Sabemos que ello ocurre en los hechos, más allá que se estime que se trata de una conducta que no debe realizarse. Stammler, quiere significar, simplemente, que el Derecho persigue evitar las conductas arbitrarias, pues aspira a realizar un valor, que es la justicia. Nótese bien, la justicia es el sentido que dirige al Derecho. Constituye el valor que aspira a realizar. Es su ideal, o según afirma Stammler, en terminología neokantiana es la idea del Derecho, la que, como se dijo, se distingue del concepto de Derecho, aunque se encuentran vinculados. Como toda aspiración, nos señala, no se cumple integralmente. En los hechos, el Derecho sólo en parte realiza, esta idea o ideal de justicia, compara a esta última con la estrella polar que guía al navegante en su ruta, pero jamás la alcanza.



1.5. El Derecho como fenómeno social, cultural, histórico y político.

La persona se plasma dentro de la sociedad y, correlativamente, ésta es un agregado de hombres copartícipes en la misma cultura y autosuficientes para satisfacer mancomunadamente sus necesidades.

La sociedad no es un hacinamiento de sujetos inconexos; la simple coexistencia de seres humanos en proximidad espacial, aunque necesaria, no basta para que surja el fenómeno social, éste requiere indispensablemente, de una red de influjos mutuos de orden mental, afectivo, volutivo y físico, llamados relaciones sociales, que se traducen en acciones humanas.

El orden de la sociedad no sería posible sin una cantidad de reglas admitidas por los hombres en su conducta íntima y en sus relaciones de unos con otros. Estas relaciones sociales implican acciones y omisiones de cada sujeto cuyos destinatarios son sus prójimos.

El Derecho no es un fin en sí mismo, es “una técnica de organización social” y un medio para la realización de aquellos fines que interesan fundamentalmente a la colectividad. Delimita la extensión de lo lícito en la conducta humana y castiga lo que reputa ilícito. Fomenta la cooperación. Jerarquiza los bienes asignando lugar preferente a los principales para el mantenimiento de la comunidad como la vida, la familia, el trabajo, la educación, la libertad, la honra y las formas de propiedad admitidas. Previene y resuelve los conflictos de intereses mediante el reconocimiento y garantía de unos y, consecuentemente, la postergación, exclusión o represiónde los contrapuestos. Por estas es también un instrumento de Control Social.


  • El Derecho no es producto de la naturaleza, sino hechura del hombre. Al igual que la música, el lenguaje, el arte, la filosofía, etc. que son producto de la dimensión espiritual del hombre, el Derecho es expresión de su espíritu.

  • Esta espiritualidad es una de las características del hombre que lo configuran como persona.

  • Otra característica del hombre, filosóficamente hablando, es su unidad, es decir, un sistema centrado sobre si mismo para existir y obrar.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Moscoso D. JAIME, Introducción al Derecho, ED. Juventud, La Paz-Bolivia.

2. Kelsen, HANS, Teoría General del Derecho y del Estado, ED.UNAM, 1979, México.

3. Escandón Alomar, JESUS, Curso de Introducción al Derecho, Univ. Concepción,2008, Chile.



UNIDAD II

BASES FUNDAMENTALES DEL DERECHO SOCIAL

OBJETIVO

Analizar los Fundamentos del Derecho Social a través de su estudio histórico y su relación con otras ciencias, para reflexionar la importancia de su desarrollo.



UNIDAD II

BASES FUNDAMENTALES DEL DERECHO SOCIAL

Concepto y definiciones.- Antecedentes Históricos.- Evolución histórica de las conquistas sociales.- Legislación Social.- Características del Derecho Social.- Relación con otras ramas jurídicas.- Fuentes del Derecho Social.-

2.1. Concepto y definiciones.-

Definiciones.

Inspirados en postulados de justicia, los derechos constituyen el orden institucional encargado de regular los comportamientos humanos en sociedad. Se trata, por lo tanto, de un conjunto de normativas que permiten resolver los conflictos sociales.

El derecho puede dividirse en distintas ramas. En este sentido, es posible hablar de derecho público (cuando el Estado, como autoridad, interviene con sus facultades coercitivas) o derecho privado (las relaciones jurídicas se establecen entre particulares), por ejemplo.

La rama del derecho social nace en el derecho público a partir de los cambios en las formas de vida. Su objetivo es ordenar y corregir las desigualdades que existen entre las clases sociales, con la intención de proteger a las personas ante las distintas cuestiones que surgen en el día a día.

El derecho social, a su vez, comprende otras ramas, como el derecho laboral, el derecho a la seguridad social, el derecho migratorio y el derecho agrario.

Es importante tener en cuenta que la división del derecho en diversas ramas facilita el estudio, pero no tiene demasiada relevancia en la aplicación concreta de las normas jurídicas. Todas las ramas del derecho se encuentran relacionadas entre sí e interactúan en cualquier proceso legal.

La noción de derecho social se encuentra menos difundida que las de derecho público o derecho privado. Esto ocurre ya que la propia definición de derecho supone la existencia de un hecho social (es decir, donde entra en juego la relación entre seres humanos en el marco de una sociedad). Por lo tanto, hay especialistas que consideran que el concepto de derecho social no tiene mayor relevancia.

Los derechos son los encargados de representar el orden institucional de un lugar determinado y se ocupan de alguna manera de regular los comportamientos de los individuos que viven en una comunidad, permitiendo resolver los conflictos sociales que susciten.

Su principal y gran misión es la de ordenar y corregir las desigualdades que existen entre las clases sociales con el claro objetivo de proteger a las personas ante las diferentes contingencias que pueden ir surgiendo en el día a día.

Por su lado, los Derechos Sociales son aquellos que se le garantizan universalmente a cada individuo, son un equivalente a los derechos humanos. Estos son de alguna manera los derechos que humanizan a los individuos, a sus relaciones y también al entorno en el cual se desarrollan. Entre ellos se destacan los siguientes: derecho a un empleo, a un salario, a la protección social, en caso de necesitarlo, derecho a la jubilación, a un seguro de desempleo, bajas laborales por maternidad, enfermedad, accidentes laborales, entre otros, derecho a una vivienda, a la educación, a la sanidad, a un ambiente sano y saludable, a la cultura y a todos los ámbitos de la vida pública.



TESIS DEL DR. GUSTAVO RADBRUCH:

* Que la norma es justa cuando se dirige a una generalidad de personas, e injusta cuando establece excepciones a una regla general.

* Que el contenido de las normas está determinado por el precepto moral de bien común.

* Agrega que la orientación moral varía de acuerdo con las circunstancias de tiempo y lugar y que cada moral tiene su exponente, ya que hay: una moral liberal o individualista que provoca un sistema jurídico de corte liberal; una moral social o colectiva. cuyo exponente es el grupo, privilegiando las normas jurídicas emanadas de este a la clase social.

El derecho subjetivo que en el Derecho Individual es el supremo egoísmo se convierte en el Derecho Social en un deber social.

DR. JOSÉ CAMPILLO SAINZ

Este autor define al Derecho Social como un conjunto de exigencias que la persona puede hacer valer ante la Sociedad, para que esta le proporcione los medios necesarios para poder atender el cumplimiento de sus fines, y le asegure un mínimo de bienestar que le permita conducir una existencia decorosa y digna de su calidad de hombre.



José Luis Monereo Pérez,

nos dice: que el ordenamiento laboral se impone y asume una función de gestión racionalizadora de la fuerza de trabajo en el mundo de las relaciones de tipo económico cuyo objeto es el trabajo.- Y lo hace con una doble actividad, no necesariamente equilibrada, pero constante: la de protección del trabajador, y la de conservación del sistema social establecido.

Existe una distancia conceptual entre lo así abarcado por las disciplinas jurídicas que practicamos y estudiamos, y los contenidos del constitucionalismo Social: tanto, como para que se nos hayan quedado en el camino, como ajenos al objeto de la materia y de la rama jurídica, derechos y garantías tan esenciales como el propio derecho al acceso al trabajo, el derecho a la educación, a la vivienda digna, a la salud, a la igualdad de oportunidades y de trato, a la seguridad, a la intangibilidad del proyecto de vida, que hoy nadie puede cuestionar integren el mundo de los derechos sociales constitucionales y el juscogens

La desarticulación del Derecho del trabajo del Derecho Civil, y las conquistas obreras que se elevaron a rango legal, produjeron un ordenamiento jurídico incompatible con las nociones de derecho privado y derecho público y que quedaba, en consecuencia, fuera de la clasificación tradicional. Con la Autonomía de los derechos del trabajo y agrario, con la regulación de la seguridad y asistencia sociales, y con el surgimiento del derecho económico, se constituyó un conjunto de ordenamientos jurídicos con características distintas a las del D. Público y D. Privado.

“LO SOCIAL SE REFIERE A UN MUNDO DE INCLUSIÓN, MAS LA LIMITACIÓN CONCEPTUAL DEL DERECHO SOCIAL A SOLO EL DEL TRABAJO Y LA SEGURIDAD SOCIAL, PRODUCÍA LA EXCLUSIÓN DE AMPLIOS SECTORES QUE ES LO QUE IDEOLÓGICAMENTE SE PRETENDÍA CON ESA NUEVA CONCEPTUALIZACIÓN”

  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal