Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe



Descargar 57,62 Kb.
Fecha de conversión10.07.2017
Tamaño57,62 Kb.




Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe

www.virgendeguadalupe.org.mx


Versión estenográfica de la

Homilía pronunciada por Mons. Dr. Enrique Glennie Graue, Rector de la Basílica de Santa María de Guadalupe, Vicario General y Episcopal de Guadalupe y Presidente del Cabildo, en el II Domingo de Adviento 2015 y VI Día del Dozavario a la Virgen de Guadalupe.


6 de diciembre de 2015

"La Opción de Dios por la vida y por los pobres y pequeños"

Hermanos, la Palabra de los profetas quiere levantar al pueblo de su frustración, anunciándole que el Señor viene para cambiar su suerte. Esto mismo es para nosotros. Para esto, tanto el profeta Baruc como Juan el Bautista, tratan de concientizar a sus oyentes de que hay que preparar el camino del Señor.

En el pasaje del Evangelio el Evangelista Lucas nos presenta fundamentalmente la misión del Bautista, enmarcando su narración dentro de unas determinadas coordenadas temporales y geográficas, incluso con nombres concretos, con lo cual no sólo pretende fijar una fecha, sino sobre todo quiere hacer saber que la salvación de Dios no es atemporal o abstracta, sino un hecho presente de un modo real en la historia humana. Citando al profeta Isaías, hace notar cómo el Bautista prepara y ayuda a preparar el camino del Señor, de tal manera, como nos dice al final de este trozo del Evangelio, que todos puedan ver la salvación de Dios.

La salvación de Dios, anunciada desde el Antiguo Testamento, como decía, no es un mensaje abstracto; se trata de un mensaje de vida que se encarna en situaciones concretas vitales. Dios, es un Dios vivo, quiere la vida de todos, especialmente la del pecador y que éste se convierta y viva. Esto conlleva la revelación de la misericordia de Dios como poder divino que conserva, protege, fomenta, recrea y fundamenta la vida de los hombres. La misericordia divina quiere la vida. Por eso podemos decir que la misericordia es la opción de Dios por la vida.

La Escritura nos habla de Dios, que se muestra especialmente solícito y preocupado por los débiles y los más pobres; así encontramos cómo dice: 'levanta del polvo el desvalido, alza de la basura al pobre, para hacer que se siente entre príncipes y que herede un trono glorioso'. Así también canta María en el Magníficat: 'engrandeció a los humildes y colmó de bienes a los hambrientos'.

En el contexto del Año de la Misericordia, que estamos por comenzar esta misma semana, meditamos cómo también nosotros hemos de estar a favor de la vida, de toda forma de vida humana; nuestra opción debe ser defender la vida desde el comienzo de la concepción hasta la muerte natural. No hay nadie más pequeño y más pobre que un indefenso niño en el vientre de su madre. Dios quiere la vida para estos niños, ¡nadie tiene derecho de quitársela! Esta opción por la vida tiene que manifestarse también por parte nuestra en acciones de misericordia en favor de los que más necesitan y de los que menos tienen. Ese es el mensaje que nos da precisamente para este Año de la Misericordia, Año Santo de la Misericordia el Papa Francisco.

Santa María de Guadalupe manifestó su deseo de la edificación de una 'casita sagrada' para, desde ahí, remediar con misericordia toda dificultad, para escuchar nuestro llanto, nuestras tristezas, para remediar nuestras enfermedades, nuestras penas, nuestros dolores. Ella nos conduce al que es la vida, su hijo Jesucristo. Ella es la Madre de Aquel por quien se vive. Ella irradia la misericordia de su hijo para toda la humanidad. Nos dice que quiere manifestarlo a Él, ofrecerlo a Él, que es su amor-persona, aquel que es -dice María de Guadalupe- mi mirada compasiva, aquel que es mi auxilio y mi salvación. Hermanos, María de Guadalupe nos invita a que preparemos el camino del Señor, este Señor que trae la salvación para todas las gentes y para todos los pueblos.



Viviendo la Misericordia, preparamos el camino del Señor. Amén


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal