Informe final



Descargar 1,21 Mb.
Página1/6
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño1,21 Mb.
  1   2   3   4   5   6



FACULTAD DE ARTES

“FORMULACIÓN Y/O FORTALECIMIENTO DE LAS POLÍTICAS Y LA CONSTRUCCIÓN DE PLANES SECTORIALES PARA LOS CAMPOS DEL ARTE, LA CULTURA Y EL PATRIMONIO PARA LAS POBLACIONES DE ADULTO MAYOR, MUJER, RURALIDAD CON LA POBLACIÓN INFANTIL EN EL DISTRITO CAPITAL, EN EL MARCO DEL PLAN DE DESARROLLO”

INFORME FINAL

ESTADO DEL ARTE SOBRE CULTURA, GÉNERO Y MUJERES EN BOGOTÁ 2003-2008


TABLA DE CONTENIDO








Pág.




INTRODUCCIÓN

2

1

UNA DESCRIPCIÓN DE LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES EN BOGOTÁ

9










2

METODOLOGÍA

16

2.1.

EJES TEMÁTICOS Y ANALÍTICOS

17

2.1

PROCESO METODOLÓGICO

23










3

RESULTADOS




3.1

EL CAMBIO EN LA SUBJETIVIDAD Y CONSUMO CULTURAL

31

3.2

CUERPO Y SU RELACIÓN CON LA CONSTRUCCIÓN IDENTITARIA, Y EL PROBLEMA DE LAS VIOLENCIAS DE GÉNERO

45

3.3

LA ÉTICA Y LA AUTONOMÍA: EDUCACIÓN, VIDA Y LA AUTONOMÍA

55

3.4

LAS LÓGICAS GLOBALES Y SU IMPACTO SOBRE LA CULTURA Y LA VIDA DE LAS MUJERES

75

3.5.

DEMOCRACIA, LA CIUDADANÍA Y LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

92

3.6.

4.


LA RESISTENCIA VISTA COMO CREACIÓN ARTÍSTICA

RECOMENDACIONES Y LINEAMIENTOS



134

166





BIBLIOGRAFIA

175




ANEXOS

187

INTRODUCCIÓN
Uno de los objetivos del presente Estado del Arte es recopilar, sistematizar y analizar de manera crítica la producción de conocimiento al respecto de las prácticas de la cultura de las mujeres en Santa Bogotá en los últimos 5 años, auscultando las posibilidades y el acceso que este grupo poblacional tiene de construir mediante sus propuestas propias y grupales, opciones de vida y reconocimiento no sólo al respecto de su devenir “identitario” sino también al respecto de sus derechos, deseos y opciones de futuro toda vez que el arte y la cultura constituye un espacio para la creación de mundos posibles y hace factible la construcción de autonomía y realización personal. Se trata de mapear el impacto de las prácticas culturales sobre sus vidas, destacando sus propuestas en el campo de la mutación propia y colectiva para caracterizar lo que entienden por autonomía, ética, ciudadanía, y construcción democrática haciendo visible sus logros en el campo de la cultura, la transformación del conflicto, la ética y valores para el logro de la transformación societal.
Entendemos la cultura como la instancia expresiva de lo social ligada a las prácticas de grupos, subjetividades y comunidades que pugnan por posicionar el deseo en aras de procesos vitales que tienen que ver con la creación de mundos posibles, la cultura cuenta con alternativas éticas y afectivas que posibilitan cambios históricos poniendo en obra el acontecimiento y la afirmación de la vida. La cultura es un efecto del lenguaje, pero no precisamente del lenguaje donde predomina el significado y la verdad bien dicha, sino mas bien donde predomina el sentido que se abre a la diversidad y a la diferencia, el lenguaje de la cultura tiene que ver con la afección y el gusto de las palabras pero también con las formas e iconografía que señalan un advenimiento en términos artísticos, la cultura está en continuo devenir y trasvasa las nociones esencialistas ligadas a la permanencia de un real único, del ser y los valores considerados dados, proponiendo una vía abierta donde la imaginación y la posibilidad modulan la experiencia creativa.



Si la cultura instrumental e institucionalizada es activada por los imaginarios, metáforas guías e imágenes fantásticas que crean la realidad bipolar conocida, las ideas de nacionalidad, de terruño, de individuo y de actor social, las bipolaridades femenino masculino, cuerpo mente, espíritu materia etc., son otras tantas variaciones que operan en lo cultural. Existen sin embargo “dispositivos de enunciación colectiva” que operan en lo simbólico dando lugar a flujos de creatividad que desbordan las lógicas significantes para proponer unas semiologías simbólicas que ponen en juego una multiplicidad de estratos de expresión, gestuales, rituales verbales, sexuales, de juego, de canto, de música, tecnológicos y estéticos… conectándose con flujos cósmicos y moleculares que dan lugar a lo nuevo. Entonces se puede hablar de una cultura institucional que se centra en expresiones que dependen del lenguaje oficial donde predomina el significado de las palabras, el poder mas mediático y la razón de Estado, mientras subsisten expresiones residuales que se alejan de este lenguaje dando lugar a un concepto de cultura que despliega el sentido para vehicular un modo distinto de entender su dominio relacionado directamente con el cuerpo, el entorno, la vida y la diferencia.

Podría decirse que ambos lenguajes aparecen imbricados y que en la perspectiva de los grupos y prácticas culturales que se alejan del modelo institucional, es decir de “lo minoritario” se trataría de cabalgar en las fuerzas activas de la vida haciendo énfasis en territorios afectivos y de enunciación donde la creación, la memoria y la imaginación cuentan para proponer alternativas culturales donde las subjetividades despliegan el deseo.


El presente Estado del arte indaga el modo como a través de sus propuestas culturales y artísticas, los procesos particulares y afectivos los grupos excluidos van construyendo prácticas identitarias que contribuyen al cambio social en la perspectiva de la inclusión y la diferencia. La idea es dar a conocer a la comunidad académica, a las instancias públicas y demás instituciones que trabajen con poblaciones de mujeres, la manera como se modifican los deseos, los hábitos y las costumbres de dichos grupos y comunidades, ya que el pensamiento y la prácticas culturales y artísticas introducen nuevas éticas en pro de la transformación de la violencia y la búsqueda de la paz.

Los grupos de mujeres en cuestión son considerados “minorías”, la minoría no responde a la categoría numérica y podría decirse que en términos reales estos grupos poblacionales son la mayoría, lo que caracteriza una minoría es propiamente su alejamiento del modelo reconocido y mayoritario que usualmente tiene ventajas en términos de reconocimiento y posibilidades a los recursos, a la opción de trabajo y consideración social, tal como lo señala G. Deleuze: Las minorías no se inscriben en el modelo de “hombre exitoso, macho, heterosexual, blanco y patriarcal” sino que se alejan de él, no constituyen un cuerpo autocontenido en cuyo centro se instaura un yo con género, sino que sus deseos y su modalidad identitaria está generalmente fracturada, permaneciendo en un lugar de frontera y en permanente construcción. De ahí la importancia de la perspectiva de género, útil para analizar la disimetría y las relaciones de poder presentes en la historia particular de las mujeres que han sido asimiladas a la minusvalía, a la carencia de facultades creativas y a la naturalización de su condición supeditada al varón.


Las cuestiones relacionadas con la teoría feminista y los problemas de género se han venido perfilando en las últimas décadas como lugar importante del debate teórico y sus temas se han vuelto necesarios. Actualmente, incluir estudios de género y el pensamiento de la diferencia en cualquier disciplina académica es fundamental en las instituciones sociales, políticas, económicas y culturales. Ello permite la introducción a problemas actuales que son discutidos desde diversas perspectivas analíticas.
El análisis de género aplicado a las diferentes disciplinas del pensamiento ha denunciado cómo la discriminación y la violencia de género se reproducen en el centro de la cultura patriarcal que a su vez se sustenta, en una ideología sexista, clasista, adulto céntrica, androcéntrica, racista, homo y lesbofóbica. Esta forma de orden social conlleva a una violencia estructural negando y neutralizando la violencia y la discriminación contra las mujeres, que impacta negativamente sus vidas y sus cuerpos, teniendo como consecuencia graves violaciones a los derechos humanos y la reproducción de formas de violencia no tipificadas que perpetúan la impunidad.
De esta manera, el enfoque de género ha aportado nuevos elementos para comprender las formas de relacionamiento que violentan y ponen en condición de subordinación a las mujeres y las diferencias sexuales, étnicas, generacionales, etc. Refrescando la perspectiva de derechos humanos y poniendo en evidencia formas de violencias sutiles pero también significativas.
El Derecho ha llegando a constituirse en el legitimador del poder del Estado y de las relaciones de poder asimétricas entre mujeres y hombres. Aunque la estructura del discurso jurídico contribuya a ocultar esas relaciones bajo el argumento de la universalidad moral y la igualdad, ha determinado distinciones normativas por la distribución de los poderes y los derechos protegidos o no en ambas esferas, invisibilizando situaciones violatorias a los derechos de las mujeres tanto en el ámbito privado, como en el público.
Las mujeres han sido históricamente las encargadas del espacio reproductivo y si bien han incursionado en lo público y su presencia actualmente es mayor, aún no se ha logrado disminuir los niveles de violencia e inequidad en los ámbitos de la vida social. El feminismo entonces, ha acusado el androcentrismo en los Derechos Humanos, es decir que se ha tenido como parámetro o modelo de lo humano, lo masculino, dejando de lado a la mitad de la población mundial que son las mujeres; lo cual se confirma pues fue solo a partir de la Segunda Conferencia Mundial de Derechos Humanos realizada en Viena en 1993, que se reconocen los derechos de las mujeres como derechos humanos y la violencia contra las mujeres como una violación de los mismos.
El reconocimiento de los derechos de las mujeres presupone que la discriminación no debe ser tratada desde un enfoque de trato igualitario en comparación con lo masculino, sino a partir de las diferencias. La aplicación estricta de la igualdad en las leyes, resulta paradójicamente contraproducente porque ayuda a perpetuar la desigualdad de poder. Es necesario adoptar medidas que permitan la eliminación de la discriminación. Algunas posturas feministas consideran que la aplicación de acciones positivas o afirmativas como las cuotas de participación electoral, la concesión de subvenciones al empresario/a por contratar mujeres y la ampliación de servicios que descargan el trabajo doméstico entre otras, pueden contribuir a solucionar el problema de inequidad.
En el campo de la cultura y la educación las mujeres tampoco son reconocidas como lo constatan las investigaciones realizadas sobre el sexismo en la escuela, y las dificultades por el hecho de ser mujer, asociadas a su posicionamiento en el ámbito de la cultura, de ahí la urgencia de medidas positivas que favorezcan a las prácticas culturales realizadas y lideradas por mujeres logrando restar fuerza desde lo simbólico y cultural al patriarcalismo vigente en nuestro medio, el problema no radica en la cantidad de mujeres que participan, sino en las lógicas que determinan los modos de relacionamiento que subordinan unos sujetos sobre otros. De cualquier manera se hace necesario reconceptualizar los derechos humanos para poder modificar los relacionamientos que violentan de otras maneras a las mujeres y poder prevenirlos.
La conceptualización y evolución histórica de la ciudadanía femenina se ha convertido en un tema cada vez más significativo dentro de la historiografía especializada. De forma particular el debate apunta a la crítica de ciudadanía homogénea propia de los Estados liberales, quedado fuera del reconocimiento amplias capas de la población humana donde se destacan las mujeres, niños niñas, adultos/as mayores, etnias y géneros, el análisis y la crítica a conceptos como universalidad, homogenización e igualdad permiten hoy por hoy dar sentido positivo a la propuesta de una ciudadanía heterogénea capaz de afirmar la diferencia en sí misma. Lo anterior no quiere decir que se le reste importancia a las luchas realizadas por estos grupos en pro de la igualdad, sino que dichas luchas deben ser para instaurar una cultura de la diferencia, del reconocimiento de las subjetividades emergentes y en general de aquellos devenires identitarios que proponen otras vías analíticas en la perspectiva de construir una democracia incluyente y un posible mundo para la paz. Lo que la teoría feminista contemporánea ha puesto de manifiesto es que el inicial reconocimiento jurídico de la igualdad para las mujeres, se ha producido desde un marco conceptual que necesita ser revisado, porque está impidiendo un ejercicio pleno de la ciudadanía de las mujeres. En otras palabras, la ciudadanía no es un término neutro desde el punto de vista del género.
Por otra parte, el lenguaje nunca es neutro, sino instrumento fundamental de creación de “realidad”, “la vinculación entre el sustantivo “hombre” y el adjetivo “público” se convierte en un concepto connotado positivamente en términos morales, en tanto que la vinculación entre el sustantivo “mujer” y el adjetivo “pública” se connota negativamente en términos morales. La cuestión es “saber quién es el que manda”. O dicho en otras palabras: quien es el que define, quien es el que legisla, quien es el que educa, quien es el que crea ideología y discursos,  quien es el que construye la moral o la religión.
Lo anterior toca directamente el ámbito de la cultura y lo que pretende el presente Estado del Arte es destacar las investigaciones, ensayos, y producciones realizadas en el contexto de la ciudad que permiten plantear nuevas miradas que sirvan para reconocer a las mujeres y a las nuevas subjetividades que estas ponen en obra.
Se trata de trabajar sobre nuevas visiones de la cultura que permitan valorar las perspectivas críticas que plantean la autonomía de la creación artística al respecto de las maquinarias institucionales y /o estéticas oficiales, para valorar las propuestas que involucran nuevas nociones sobre la corporeidad, sobre el modo de vivir y asumir la relación con los otros/as, nuevos modos de relacionarse con el mundo y el entorno desconstruyendo las representaciones centrales y las ideas androcéntricas basadas en la bipolaridad de un pensamiento único.
El Estado del arte se propone entonces mapear los cambios identitarios, territoriales y corporales asociados a los procesos artísticos y culturales de los grupos en cuestión en las localidades de la capital, visibilizando la calidad de la atención estatal en los mismos, la búsqueda de alternativas de equidad y reconocimiento minoritario que permitan aperturas para la instauración democrática y de valoración vital. También se busca mediante la presente investigación, contribuir con lineamientos o recomendaciones que permitan abrir líneas de trabajo temas relacionados con las preguntas aquí expresadas que de uno u otra forma han sido poco trabajadas. Igualmente, se pretende brindar pistas de acción para que puedan ser tenidas en cuenta en las políticas públicas orientadas a las distintas poblaciones de mujeres sin olvidar la raza, etnia, clase social y géneros, todo esto para consolidando políticas que garanticen la producción de conocimiento con respecto al Arte y la Cultura.

1. UNA DESCRIPCIÓN DE LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES EN BOGOTÁ

Un barrido de información acerca de las condiciones en que viven las mujeres en Bogotá mostró un déficit de información acerca de diversos aspectos como la situación de pobreza y de inserción laboral. No obstante se recogieron algunos aspectos que pueden dar algunas luces sobre las necesidades, problemáticas y protagonismos de las mujeres en la ciudad.

Las mujeres en Bogotá según el censo realizado en el año 2005 por el DANE representan el 51.2% del total de la población, mostrando una reducción mínima de en relación con la población de hombres. El grueso de esta población está en el rango de los 5 a los 14 años. Sin embargo el estudio estadístico de la situación de las mujeres no se reduce solamente a la cuantificación de la población, y es necesario hacer tener en cuenta algunos aspectos históricos de las últimas décadas. En la conferencia mundial sobre la mujer de Beijing de 1995 sobre la mujer, se destacó de manera especial la necesidad de reconocer las características y necesidades propias de las mujeres en la formulación de las políticas públicas y en la recolección de las estadísticas que dan razón de la situación poblacional, especialmente en los temas relacionados con salud.

En el tema de educación, las cifras muestran pequeñas disparidades porcentuales en cuanto al acceso de las mujeres al sistema educativo, pero que en algunos casos son desfavorables. Según la encuesta del CIDER, citada por la Universidad Central en el Estado del Arte sobre la Situación de las Mujeres en Bogotá 1990 – 2002, para el año 2000 el nivel de analfabetismo en Bogotá aumento a un 2.93% (1.22% mayor al de los hombres) comparado con el 2.61% registrado en 1997; esto, atribuido al desplazamiento de personas hacia la ciudad como consecuencia del conflicto armado interno. En cuanto al nivel de escolaridad, las cifras siguen mostrando un nivel inferior de escolaridad en las mujeres que en los hombres, en edades de 15 años o más, y si bien la diferencia entre estratos económicos es muy marcada, donde en el estrato 1 representa el 50% que el nivel de las personas de estrato 6, la diferencia entre hombres y mujeres en progresión con el estrato se va marcando en desfavorable para las mujeres donde la diferencia es de casi 2 años.


Cabe notar, que en el censo del 2005 la cifra a nivel nacional muestra una situación contraria, donde las mujeres poseen niveles más altos de escolaridad en comparación con los de la población de hombres. Es importante señalar que en los años noventas la participación de las mujeres en la educación superior aumentó con respecto a las décadas anteriores, debido a los impulsos internacionales que propugnan por la democratización de la educación y por el reestablecimiento de los derechos de las mujeres. También es importante notar que la inserción de las mujeres en la educación superior predominó en áreas de la salud y la educación, lo que se atribuye al discurso que infunda la creencia de la superioridad intelectual de los hombres y reproduce estereotipos tradicionales sobre el desempeño social de hombres y mujeres.

En cuanto a las estadísticas de salud se marcan por el reconocimiento de las características especiales y las necesidades de las mujeres y que parten de la transformación de la concepción de la salud como un componente de bienestar meramente biofísico y que también pasa a contemplar los componentes psicológicos, culturales, ambientales y sociales, implicando estos a su vez del reconocimiento de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las personas, desde los cuales las mujeres son altamente vulneradas. Desde esta perspectiva, las problemáticas que se analizan con mayor cuidado son las que tiene que ver con la salud sexual y reproductiva de las mujeres como son la fecundidad, el aborto, mortalidad materna y violencia sexual. Estas cifras arrojan algunos datos positivos sobre la situación de las mujeres, como el aumento de la atención prenatal en un 4% entre el periodo del 90 al 95 y un aumento en los niveles de planificación familiar que pasaron del 74.8% en el 90 al 80.7% en el 2000. En contraste, se encontraron otras que muestran que del total de mujeres entre 15 y 55 años que han estado embarazadas un 30.9% han abortado, lo cual es preocupante ya que esta es la tercera causa de muerte en mujeres embarazadas en la ciudad. Pero sin duda, una de las cifras de mayor preocupación es la de las mujeres afectadas por violencia sexual. Para el año 2005 el 11.1% de las mujeres entre los 15 y 49 años fueron víctimas de violación por parte de su cónyuge o compañero u otra persona.


En cuanto a las estadísticas de pobreza y empleo para las mujeres el censo del 2005 muestra que en Bogotá 9.2% de los hogares se encuentran con Necesidades Básicas Insatisfechas, aunque no se determina cuántos de estos hogares tienen jefatura femenina ni cuantas mujeres constituyen estos hogares; mientras que en la situación de empleo, solo el 25.4% de las mujeres reportó haber laborado en la última semana previa a la encuesta, en comparación con el 48.2% de los hombres que lo habían hecho.

Frente al tema de la participación, se encontró que las mujeres participan en un mayor porcentaje en espacios locales como las juntas de acción comunal, y va decreciendo en cuanto se amplía la esfera a niveles más altos. Otro dato que es importante resaltar es el bajo nivel de participación de en cargos públicos, donde en promedio no superan el 30%, exceptuando los cargos de tipo administrativo, donde éstas han alcanzado un 40% de los cargos. No obstante, estos datos siguen mostrando la debilidad que existe en cuanto a la apropiación y contribución de la mujer en los espacios públicos.


Una de las condiciones más dramáticas en Bogotá es la condición de los/as, desplazados, donde la violación de los derechos es total, además, podía afirmarse, que la noción de dignidad humana es prácticamente inexistente. Aquí reseñamos las consideraciones encontradas en esta investigación que aborda el tema, ambas acuden al reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres para demandar por parte del Estado, la incorporación clara de una política integral para la atención de las mujeres desplazadas, no obstante se deja de lado el abordaje de las necesidades acudiendo a los datos que ilustran el fenómeno.
En el informe Mujer y conflicto armado sobre violencia sociopolítica contra las mujeres, jóvenes y niñas en Colombia (ya citado), se señala que la población en situación de desplazamiento en el año 2005 en el primer trimestre asciende a 61.997 personas y 1.037 asesinadas en medio del conflicto armado, esto quiere decir que cada día 778 personas son desplazadas y 11 pierden la vida, lo cual representa un aumento de 10% frente a la cifra registrada en el mismo período del 2004, tres realidades han jalonado el nivel de desplazamiento, la ofensiva gubernamental contra las FARC, las violaciones al cese de hostilidades por parte de los paramilitares y el fin del repliegue de las FARC.
Según la encuesta realizada por la alcaldía mayor la población que se ha desplazado a la ciudad asciende a 558.140 personas agrupadas en 111.628 familias con un promedio de 5 miembros donde un poco más de la mitad corresponde a mujeres, de acuerdo con el estudio mencionado la población femenina desplazada asciende a 51%, la jefatura en cabeza de la mujer es de 52%, el porcentaje de embarazo es 23% que se concentra en las jóvenes entre 15 y 20 años de edad. Y la proporción de mujeres en lactancia 63.5%. Estos datos muestran la gran responsabilidad femenina en la vivencia del desplazamiento y la necesidad de inclusión en una política diferencial y de género en los programas de atención.
La cultura machista y patriarcal que considera normal el abuso y el maltrato contra las mujeres, jóvenes y niñas se expresa de múltiples formas de violencia intrafamiliar, social, política y sexual, la violencia intrafamiliar es común y permanente en la mayoría de las localidades de Bogotá con situaciones de abuso sexual, embarazo precoz y maltrato físico y psicológico. Sin embargo, por la ineficacia del sistema judicial los casos quedan en la más absoluta impunidad y los responsables no son identificados.
En el 2003 se presentaron 113.139 denuncias a las comisarías de familia, el 28% por violencia psicológica, 26% por violencia verbal, 15% por violencia física y económica, de las 86.428 personas atendidas por casos de violencia intrafamiliar las mujeres y las niñas son el 63% de las víctimas. El consolidado de casos de violencia sexual atendidos en las diferentes localidades de Bogotá entre el 2003 y 2004, registró 2.364 mujeres agredidas. (Alcaldía mayor de Bogotá 2005).
El derecho al trabajo es uno de los mas vulnerados, en Bogotá según el RUT el desempleo es de 72.6% en la población desplazada, información de alcaldía Mayor, señala que la tasa de desempleo de la población en edad de trabajar es de 51.8% en las mujeres alcanza el 53%. El 14% e las mujeres se encuentra trabajando, siendo las posiciones ocupacionales más representativas las de empleadas o obrera. /50%) y trabajadoras independientes (31%) en las ramas de servicios y comercio.

Entre las desplazadas las condiciones laborales se caracterizan: Acceso al trabajo en condiciones indignas, mujeres que hacen parte de ciclos de explotación propios de la exclusión en los centros urbanos, asignación como trabajadora sólo para ciertos oficios que por tradición han realizado las mujeres y con una remuneración inferior a la de los hombres.


Después del desplazamiento las mujeres no logran radicarse en condiciones dignas, ni acceden a un empleo estable. Sin embargo, deben empezar a responder económicamente por la educación y la canasta familiar y escolar, arriendo de vivienda y servicios públicos. Las mujeres y sus familias aumentan o agudizan su condición de desnutrición exponiendo la salud de toda la familia.
En la investigación Encrucijadas Urbanas, Población desplazada en Bogotá y Soacha, una mirada diferenciada por género, edad y etnia; Donny Meertens realizada en el 2002 (ya citado); se señala que la política pública establece que la población desplazada goza de prioridad para acceder al sistema educativo y recibe la exoneración total del pago por matricula, sin embargo esto no se ha cumplido En Bogotá hay menos presión sobre los cupos escolares en comparación con otros municipios como Soacha, sin embargo, por razones de presupuesto la Secretaria no atiende las demandas de niños y niñas desplazados, al igual que no considera las grandes distancias y los altos costos de trasporte que se derivan de la situación, el periodo de vigencia para la exoneración de la matricula es un año y la familia desplazada está lejos de haberse estabilizado en ese período. Además se presentan problemas de adaptación de niños y niñas que provienen de zonas rurales a los programas urbanos de educación, los bajos rendimientos académicos potencian el riesgo de la deserción escolar.
Además manifiesta la preocupación porque en sectores como altos de Cazuca, lugar de recepción prioritaria de la población desplazada en Bogotá o la Isla se constate la falta de cupos escolares creando tensiones muy fuertes entre la población desplazada y no desplazada. El problema de cupos escolares y preescolares tiene efectos diferenciales de género, muchas mujeres ven imitadas sus posibilidades de trabajo por falta de atención a los niños. Cuando consiguen los cupos hay mayor posibilidad de empleo, lo cual incentiva la integración urbana.
La información sobre la situación de pobreza de las mujeres en Bogotá, es escasa, la información sobre el tema de mujer y pobreza hace referencia a la situación de las mujeres jefas de hogar, para el 2001 se estima que existen en la ciudad 870.855 personas en condición de pobreza de las cuales 236.202 son mujeres en edad fértil.
Dotar de vivienda digna a la población desplazada forma parte de la política de restablecimiento, pero no existen problemas adecuados para tal fin, en Bogotá Metrovivienda ha beneficiado 130 familias con créditos, y el Inurbe ofrece un subsidio para la adquisición de vivienda usada, al que pueden aplicar familias desplazadas, pero la realidad es que no gozan de ninguna medida de focalización para las situaciones especificas, pues para aplicar hay que tener trabajo fijo y someterse a ahorro programado que los desplazados no pueden cumplir, el todo el país los programas de vivienda han contado con buena participación femenina, se señala que las mujeres desplazadas tienen más inclinación hacia la integración urbana que los hombres y un sentido más práctico para la reconstrucción del tejido social en torno a la supervivencia cotidiana, las mujeres trabajan básicamente en a economía informal, no tienen sueldo, ni trabajo fijo, y algunas desarrollan trabajos domésticos, de ahí la importancia que cobran los proyectos productivos, según la unidad Territorial Bogotá de RSS, durante el año 2001 se beneficiaron 1.105 familias de las cuales el 48% están siendo desarrollados por mujeres, sin embargo las mujeres manifiestan la necesidad de atender a los niños lo cual se agudiza ante la falta de dotaciones y guarderías cercanas a los lugares de trabajo.
Los proyectos son unifamiliares, no contemplan jefatura femenina, el único proyecto dirigido a mujeres es el del PMA con 12º madres gestantes y lactantes pero de hecho se ha reducido a 85 mujeres.

Este breve panorama muestra que hay un déficit en cuanto al reconocimiento, garantía y apropiación de los derechos por parte de las mujeres y esto a su vez demuestra falencias en el ejercicio de la ciudadanía de las mismas. Para comprender mejor estos aspectos, a continuación se hace un análisis de los lineamientos nacionales e internacionales que reconocen a la mujer desde diferentes categorías relativas al ejercicio de los derechos, la participación y la ciudadanía.


2. METODOLOGÍA
Para la elaboración del presente Estado del arte se ha optado por la metodología implementada ya en otras experiencias de estados del arte, tanto en Bogotá como a nivel Nacional1. Esto debido a que se considera esta aproximación permite ir más allá de una mera descripción y listado de trabajos, metodologías y perspectivas de análisis entre otros aspectos, puesto que el dispositivo que se propone para el levantamiento de la información obliga al análisis del discurso, a identificar nociones de sujeto y su transformación en términos de género; es decir, a identificar aquella “razón oculta” que se encuentra a la base de cualquier trabajo investigativo o discurso académico sobre un “objeto de estudio” en particular.
La virtud de esta metodología es que facilita la sistematización crítica del conocimiento producido de un tema en particular, además de involucrar las historias de vida y testimonios para situar el análisis de la investigación. A su vez, esta sistematización crítica facilita la identificación tanto de la sobreproducción como los vacíos identificados en el tema de las prácticas culturales de mujeres, entre otros aspectos, contribuyendo así, en la construcción de lineamientos y posibles líneas de acción.
Desde su postura crítica, esta metodología no es considerada como un manual de técnicas neutrales que al ser aplicadas producen la información; por lo tanto, la perspectiva metodológica del presente trabajo “se comprende como un referente o marco que sustenta de manera lógica los pasos y las técnicas realizadas en un proceso de investigación cualquiera. Para este caso, se parte de la idea que el conocimiento no es neutral, por lo tanto, las técnicas para su producción tampoco lo son. Desde esta perspectiva, se considera que la realidad no es algo que estaría allí dispuesto para ser recogido por el investigador/a mediante la aplicación de una serie de técnicas de investigación; sino que por el contrario, ésta es producida mediante dispositivos que construyen los datos, lo que hablaría de una realidad generada por la técnica misma en la interacción con los sujetos u objetos de investigación debido a que la técnica descansa sobre los presupuestos teóricos que la orientan”. (Quintero, 2005: 18).
En este sentido, el RAE como dispositivo de producción de información crítica se complementa con el glosario considerado para este trabajo la herramienta analítica mediante la cual se lee la información y se debate con ésta.

2.1. EJES TEMÁTICOS Y EJES ANALÍTICOS:
Siguiendo la metodología desarrollada en todo el Estado del Arte, a cada uno de los documentos revisados se le hace “una lectura transversal de los diferentes ejes temáticos abordados, sin importar que sólo uno fuese el tema central (…) Se incluye la información relacionada con cada uno de los ejes temáticos, haciendo una reseña descriptiva que puede incluir citas textuales entre comillas. No obstante, una vez diligenciada la información correspondiente a los diferentes ejes temáticos abordados en cada documento, se seleccionó de la lista aquel eje que se consideró prioritario o central” (Escobar, et. Al, 2004: 23).
Para la presentación del informe, cada eje temático se constituye en un capítulo, el cual se compone de una introducción que contextúa al lector con su contenido; posteriormente, se presentan los resultados hallados; y finalmente, una conclusión, que a manera de comentarios, y desde el glosario mismo se debate de manera crítica conceptos y modos de abordaje. Por lo tanto, en cada capítulo temático se presenta una discusión crítica entre las diferentes manera de abordar e interpretar una temática en particular.

Ejes Temáticos:


El presente Estado del Arte puede contener los siguientes ejes temáticos desde los cuales se analice la información:
El cambio en la subjetividad y consumo cultural: se abordan las investigaciones, ensayos y testimonios que se preguntan por las formas de adscripción a modos identitarios y al consumo cultural que permiten establecer la diferencia entre identidad y una cierta subjetividad singular y lo que resulta de ella, para abordar el debate sobre la ciudadanía refrendada por la institucionalidad estatal y la que se aparta de ella, mapeando las dinámicas y formas de producción cultural asociadas a la resistencia y creación artística de las mujeres, “los modos de individuación femeninas y transgéneros asociadas al consumo de objetos culturales”.
Cuerpo y su relación con la construcción identitaria, y el problema de las violencias de género: Se ausculta las nociones de cuerpo y potencialidad importantes para construir prácticas de resistencia desde la cultura y el arte; se analizan estudios relacionados con la corporeidad, geografías y contrageografías corporales y los procesos identitarios de las mujeres, en el contexto de marginación, violencia y políticas públicas relacionadas con el cuerpo y el entorno que tocan directamente su vida sexual, afectiva, de vecindad y de pareja.
La ética y la autonomía: Se auscultan las nociones de educación y autonomía, la propuesta de vida y educación en la perspectiva de visibilizar las prácticas sexistas vividas por las mujeres y la exclusión de que han sido objeto cuando su selección vital concierne al arte y a la cultura. El papel de la educación en la construcción de un modelo normatizado de lo humano que valora lo masculino, la heterosexualidad y la fuerza individual frente a la otredad, pero también la alternativa que las mujeres presentan en la construcción de una alternativa potenciadora de autonomía y de devenir en el sentido vital y afectivo, se analiza el empoderamiento en el campo privado y público y la opción artística como fuerza vital. También se analiza de manera crítica si las propuestas presentadas por ellas plantean prácticas nuevas de subjetividad y cambios identitarios y cuáles son los sentidos éticos relacionadas con la formación escolar, de la vida y del trabajo artístico.
Las lógicas globales y su impacto sobre la cultura y la vida de las mujeres: Se destacan las investigaciones sobre pobreza, los agenciamientos y lógicas globales del modelo neoliberal en el marco de la globalización que afectan la vida de las mujeres, su respuesta a esta clase de violencia; el espectro de las violencias doméstica e intrafamiliares y la fuga realizada por las mujeres a partir de su vinculación al Arte y la producción Cultural, se tiene en cuenta la economía informal, el desplazamiento forzoso, el empleo de las mujeres estudiadas, relevo generacional, economía sumergida e informal, trabajo reproductivo y no pagado, el problema de la salud de las mujeres y sus derechos Sexuales y Reproductivos, también se destacan formas alternativas de economía solidaria y de resistencia ocupacional de las mujeres objeto de la investigación.
Democracia, la ciudadanía y las políticas públicas: Desde una mirada crítica sobre la democracia se privilegian los ensayos e investigaciones que trabajan la relación cultura y ciudadanía, se agrupan testimonios que proponen una la ciudadanía heterogénea y nuevas alternativas de gestión ciudadanas desde el arte y la opción cultural, se aborda textos sobre formas de organización cultural de mujeres, en sus contextos de vida y sistematizaciones sobre procesos de participación realizados por redes y usos informáticos. Se incluye información concerniente a la apropiación que hacen las mujeres de los mecanismos de participación cuando éstas tocan directamente el arte y la cultura y vías inéditas de resistencia en este contexto. Igualmente, se tienen en cuenta las investigaciones, documentos e historias de vida que abordan las nociones, concepciones y/o imaginarios sobre la ciudadanía y construcción de democracia. Caben aquí los estudios y testimonios sobre formas de participación institucional así como investigaciones que den cuenta de maneras de participación alternativas a los mecanismos institucionales.

La resistencia vista como creación Artística: Se sitúa el debate sobre la resistencia haciendo énfasis en la relación fuerza creativa y ética para comprender el sentido de promoción social asociados a estas categorías, se valora altamente lo simbólico y lo cultural y se acude al pensamiento y al debate actual que proporciona vías analíticas en el sentido de asumir la cultura como fuerza de creación de lo posible. Particularmente el análisis feminista contemporáneo permite el abordaje de la cultura y de la diferencia destacando el papel de “los agenciamientos colectivos de enunciación” para propulsar la irrupción del acontecimiento que da lugar a lo nuevo. Otro punto importante a destacar es el valor del tejido social y las prácticas participativas de convivencia comunitaria inspiradas en la cultura y el arte. Se privilegian los ensayos y experiencias que destaquen la importancia que tiene la cultura a favor del cambio necesario en los manejos de exclusión de la otredad, el ejercicio de la violencia y la fuerza, centrando la atención en los espacios más próximos y de vecindad para modificar la relación hombre/mujer, Categoría asociadas a mando y la obediencia.

Ejes analíticos:
La equidad en la cultura y la lucha por los derechos: Centradas en los paradigmas del primer feminismo se agrupan y se debaten las propuestas culturales de las mujeres que construyen sujetos de derecho desde la perspectiva de la igualdad, sus esfuerzos en el campo de lo público –privado por el empoderamiento y la autonomía, además se ausculta la comprensión que tienen al respecto de estas categorías y como las definen. Se harán visibles los logros en este terreno y las experiencias referidas por las mujeres para acceder en términos legales e institucionales a la atención de sus demandas y el reconocimiento de sus derechos en el marco de los acuerdos internacionales y de eliminación de las formas de violencia contra ellas. Se visibilizan los esfuerzos de las mujeres en el campo cultural y sus luchas por el posicionamiento social que tocan directamente la vida cotidiana y el quehacer de las mujeres. Se harán visibles los conflictos, las dificultades tanto dentro como fuera de las instituciones donde realizan sus prácticas culturales destacando los problemas concernientes a la esfera privada y de intimidad. Se tendrá en cuenta la crítica del primer feminismo a la maternidad y las consideraciones teoréticas que afianzan los estudios de género permitiendo utilizar este instrumento analítico para deconstruir el legado patriarcal presente en el discurso de las disciplinas sociales que abordan el tema de la cultura. También se harán visibles los procesos políticos de las mujeres y de representatividad institucional y social en dicho campo.
Análisis de la Cultura y la propuesta de la diferencia: El abordaje sobre el poder patriarcal, la sociedad del espectáculo y su afectación en la cultura es asunto prioritario en este contexto porque éstas lógicas afectan las prácticas culturales de las mujeres. Las teorías contemporáneas que involucran el caos y la reproducción de lo viviente, constituyen soportes importantes en relación con los problemas aquí planteados y configuran nuevos paradigmas que permiten proponer nuevas éticas por donde transita la subjetividad y el devenir mujer como ejercicios emblemáticos del nomadismo identitario, estos procesos alusivos a la afección y no a la Razón como tal, refieren la construcción permanente de sí misma y se convierten en la clave para la construcción de una novedosa forma de resistencia en el contexto global a través del arte. De ahí la importancia y el énfasis sobre lo simbólico, la importancia de la corporeidad y la experiencia vivida, válidos la construcción identitaria y grupal.
El papel de la memoria en la creación artística: En la perspectiva de avanzar y propulsar el debate, el estado del arte hará visible el paradigma de la experiencia, de la memoria y contrameamoria, logrando canalizar la investigación hacia las preguntas recientes sobre las “subjetividades emergentes” afincadas en categorías que intersecan la problemática de género, etnicidad, clase y migración. El papel de la memoria en la construcción identitaria es vital, la memoria ligada a la imaginación posibilita un devenir que controvierte la idea de un yo con género. El papel de la memoria en la creación artística y cultural constituye un eje importante para desestabilizar las ideas que sufragan una identidad solidificada y única, además proporciona la crítica al patrimonio y la memoria oficial como un colosal banco de datos que centraliza el acontecimiento y modula el deseo. El tiempo que transcurre en la memoria de las llamadas minorías vehicula recuerdos subyugados, marginales o como dice Foucault contra-memorias, la memoria minoritaria se refiere al poder de recordar sin un vínculo preposicional a priori con el banco de datos centralizado.
Los feminismos periféricos de la última década del siglo XX ponen énfasis en el carácter relacional del sexo-género que permite superar la dicotomía hombres y mujeres con otro discurso que se articula en torno a las relaciones entre mujeres (negras y hombres- y mujeres-blancos), ya que la discriminación de género no es adicional sino relacional, lo que significa que colorea y es coloreada por otras divisiones sociales, como la de clase social y la de raza (o etnicidad)”. (Anthias, 2002). Los feminismos periféricos no suponen ninguna identidad previa –ninguna esencia-, de ahí el énfasis en la localización, sitúan el pensamiento en las prácticas cotidianas, artísticas y culturales donde se aprecian las aportaciones que se hacen desde la periferia, siendo la construcción permanente de sí misma y la autonomía, un asunto que se realiza entre fronteras de experiencia.
La experiencia juega un papel prioritario en las prácticas artísticas, de ahí la necesidad deconstructiva de la racionalidad presente en los iconos patriarcales introduciendo modos diferentes de comprender el pensamiento y la corporeidad.

2.2. PROCESO METODOLÓGICO:
2.2.1. DESARROLLO DE EJES ANALÍTICOS Y TEMÁTICOS:
El proceso metodológico se organiza en tres momentos:

El primer momento: Se diseña el formato de la Reseña Analítica Especializada RAE2; se elabora un listado de instituciones, bibliotecas, centros de documentación y páginas Web que serían consultados (centros de documentación, bibliotecas públicas, bibliotecas generales de las universidades, ONG, etc.); se definen los documentos a revisar y se definen los ejes temáticos y analíticos. Paralelamente se realizan las historias de vida y se introducen en la base de datos de acuerdo a los ejes temáticos y analíticos elaborados para ser trabajados y analizados convenientemente de acuerdo a los objetivos de la investigación. También se elabora un glosario de términos pertinentes a la investigación y diseño de base de datos en Excel para la sistematización de la información y facilitar el cruce y análisis de ésta.


En el segundo momento se realiza el levantamiento bibliográfico, se introduce los textos hallados en la base de datos y se le aplican la muestra de selección para ser acotando la muestra en un total de 15 RAES, reseñas analíticas de documentos y libros sobre el tema y testimonios o entrevistas semiestructuradas a mujeres asociadas al área de la Cultura, a las cuales se le haría la reseña, permitiendo su elaboración. También se introducen en ése momento, los resultados en la base de datos.
Finalmente, en el tercer momento, se cruza la información consignada en la base de datos, se analiza, se sistematizan los testimonios teniendo en cuenta los ejes temáticos, los ejes analíticos y el glosario para realizar el informe final.

CRITERIOS PARA LA RECOLECCIÓN Y SELECCIÓN DE INFORMACIÓN:
Procedimiento de recolección:
Se privilegian las entidades cuyos centros de documentación son más grandes o en las que se sabe existe producción específica sobre el tema. La prioridad se dirige a instituciones que producen conocimiento sobre el objeto de la investigación (sistematizaciones, estudios, reflexiones publicadas o publicables y páginas Web).
Luego se realizó un levantamiento bibliográfico, en el que se lista la producción existente sobre el tema en relación a las subjetividades y cultura, democracia y ciudadanía, cuerpo y producción artística y cultural en cada centro de documentación, entidad o biblioteca, considerando tres descriptores: datos de ciudad y ubicación (nombre de la entidad donde está el documento a consultar), título de la obra, autor con nombres y apellidos, número topográfico, año, datos de edición (editorial), y tipo de material (si es informe de investigación, libro publicado, artículo, etc.).
Criterios para la selección de documentos:
En esta investigación se parte del reconocimiento de la variedad de formas posibles para la generación de saberes sobre el tema. Sin embargo, se hace énfasis en el conocimiento producido y circulado que implica procesos de investigación de corte cualitativo. En tal sentido los criterios para escoger los documentos a los que se harán “RAES o resúmenes analíticos especializados” son:


  • Estudios o documentos cuyo objeto/sujeto de investigación es específicamente el acceso de las mujeres, niños y niñas a la Cultura y la afectación de las lógicas globales y/o patriarcales sobre los grupos y subjetividades de mujeres que se proponen incurrir en campos relacionados con el arte y la creación artística.

  • Documentos teóricos producto de sistematización de experiencias o reflexión sobre éstas.

  • Documentos teóricos producto de la reflexión sistemática sobre el tema publicados en capítulos de libro o revistas.

  • No se incluyen módulos pedagógicos y/o metodológicos (las metodologías sólo se abordaron en la medida en que hicieran parte de informes de investigación o de reflexión sistemática de experiencias).

  • Con relación al tema de legislación, se consideraron solamente aquellos documentos con reflexiones sobre el tema. No se les hace RAE a leyes, decretos u otras normas.

  • Se consideraron monografías de postgrado (especializaciones y maestrías) y en algunos casos de pregrado, siempre y cuando realizaran un aporte comprensivo particular de un tópico específico escaso en otros documentos.

Búsqueda en páginas Web


La búsqueda en páginas Web fue orientada a encontrar:


  • Páginas correspondientes a instituciones reconocidas en el listado institucional elaborado.

  • Trabajos que incluyan explícitamente dentro de su objeto el caso colombiano y Bogotá.

  • Investigaciones, sistematizaciones, memorias y reflexiones, artículos académicos en tanto productos finales de procesos, sobre documentos de trabajo, preliminares o preparatorios para encuentros.

Criterios para el diligenciamiento de RAES3
La información se digita en EXCEL el cual contiene los siguientes campos:
Datos de referencia:


  • Lector(a): nombre de la persona que hizo la lectura del documento y elaboró el RAE; para ello, se anexan los nombres de los investigadores en la base de datos con un código (cédula).

  • Tipo de documento: selección del tipo de documento según el siguiente menú de opciones:

  1. Libro

  2. Artículo revista

  3. Capítulo libro

  4. Informe de investigación

  5. Monografía de grado

  • Título del documento: se incluye el título principal del documento. Si el documento tiene subtítulo se incluye luego del título.

  • Título de la obra colectiva o revista: se incluye el título del libro o revista en la que se encuentra el capítulo o artículo que se revisó.

  • Editorial, centro de documentación o institución: nombre de la entidad que publicó el documento; puede ser una empresa, una facultad, una universidad, una entidad pública, etc.

  • Ciudad: ciudad en la que fue publicado o editado el documento; en caso de ser informe final de investigación no publicado, se incluye la ciudad en que fue realizada la investigación.

  • Autor/as: se incluye de la siguiente manera: APELLIDOS, Nombres. Hay hasta cinco campos disponibles para el caso de más de un autor.

  • Compilador /a Editor/a Coordinador/a: se incluye el nombre del compilador, editor o coordinador, de acuerdo con lo planteado en el numeral de autor.

  • Director/a monografía: si el documento es una monografía de postgrado o meritoria de pregrado, se incluyen en este campo los APELLIDOS y Nombres del/de los director/es.

  • Carrera: se identifica la carrera o programa académico en que se enmarca el respectivo trabajo de grado.

  • Volumen, número, mes: se incluye esta información para el caso de artículos de revista o documentos institucionales.

  • Número de páginas: se incluye el número de páginas del documento revisado; en el caso de libros, se incluye el total de las páginas; en el caso de artículos de revista o capítulos de libros se incluyen las páginas a las que corresponden.

  • Ubicación: hace referencia al sitio en el que se encuentra el documento (biblioteca, entidad, centro de documentación, etc.).

  • Año: año del documento que se revisó; se toma el año en que apareció la publicación; en caso de que sea un informe de investigación no publicado, se ingresa la fecha en la que se entregó el informe final.

  • Número topográfico: se incluye el número topográfico con el cual está clasificado el documento en el centro de documentación o biblioteca de origen.

  • Contexto de producción.

  • Perfil institucional: hace referencia al enfoque, “misión” u objetivos de la entidad que publicó el documento o que contrato la investigación; en el caso de las monografías, se señala la facultad y la universidad respectiva.

  • Financiación: nombre de la entidad o entidades que financia(n) la investigación o documento revisado.

Datos de contenido:




  • Descripción: panorama general del documento; estructura del mismo (objetivos, estructura, resumen y conclusiones).

  • Fuentes: marco conceptual desde el que se hace la investigación. Se señala si el estudio es predominantemente teórico o empírico, si las fuentes son primarias o secundarias y si hace uso de autores nacionales y/o internacionales.

  • Metodología: se reseñan los pasos y técnicas metodológicas empleadas para el desarrollo de la investigación o reflexión, así como aquellas metodologías que hacen parte de la reflexión de experiencias.

  • Recomendaciones: se reseñan aquí las sugerencias y aperturas planteadas, así como el destinatario a quien aluden (por ejemplo al Estado, a la sociedad civil, a las ONG, la iglesia, etc.).

  • Observaciones: anotaciones que puede hacer quien revisa el documento como insumos para la elaboración de los informes.



2.2.2. ANALISIS DE POLÍTICAS:
Para el análisis de políticas en relación con el objeto de estudio, se llevó a cabo el siguiente proceso metodológico:


  • Recolección de información sobre las políticas públicas relacionadas con las mujeres en el marco nacional e internacional.

Los documentos revisados fueron los siguientes:

Organización de las Naciones Unidas. Declaración Universal de los Derechos Humanos. Adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948.

Organización de las Naciones Unidas. Declaración del Milenio, donde se proponen y adoptan los Objetivos del Milenio. Adoptada por la resolución 55/2 13 de septiembre de 2000.

Organización de las Naciones Unidas. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales Adoptada por la Resolución 2200 A (XXI), de 16 de diciembre de 1966.

Organización de las Naciones Unidas para la Educación. Declaración De Los Principios De La Cooperación Cultural Internacional. Proclamada en Conferencia sobre la Ciencia y la Cultura en su 14ª reunión, celebrada el 4 de noviembre de 1966.

Asamblea Nacional Constituyente. Constitución Política De Colombia. Bogotá, DE., julio 6 de 1991.

Congreso de la República de Colombia. Ley 397 De 1997, por el cual se dictan normas sobre patrimonio cultural, fomentos y estímulos a la cultura, se crea el Ministerio de la Cultura y se trasladan algunas dependencias. Diario Oficial No. 43102. Bogotá, Agosto 7 de 1997.

Congreso de la República de Colombia. Ley 823 de 2003, por la cual se dictan normas sobre igualdad de oportunidades para las mujeres. Diario Oficial No. 45.245. Bogotá, 11 de Julio de 2003.



Concejo De Bogotá, D.C. Acuerdo 091 De 2003, por el cual se establece el plan de igualdad de oportunidades para la equidad de género en el Distrito Capital. Bogotá, Junio 26 de 2003.

Concejo De Bogotá. Acuerdo 254 de 2006, por el cual se establecen lineamientos de la política pública para el envejecimiento y las personas mayores en el distrito capital. Bogotá, 22 noviembre 2006.

República de Colombia. Departamento Nacional de Planeación. Documento CONPES Lineamientos Para La Sostenibilidad Del Plan Nacional De Cultura 2001 – 2010 “Hacia Una Ciudadanía Democrática Cultural”. Bogotá D.C., 10 de mayo de 2002.

Consejo de Bogotá Plan De Desarrollo Económico, Social, Ambiental y de Obras Públicas “Bogotá Positiva: Para Vivir Mejor” Bogotá, D. C., 2008 – 2012. Bogotá D.C., abril 30 de 2008.

Presidencia de la República de Colombia. Departamento nacional de Planeación. Visión Colombia II Centenario: 2019. Propuesta para discusión. Editorial Planeta Colombiana S. A. Bogotá, 2005.

Alcaldía Mayor de Bogotá. Consejo Distrital de Política Social. Lineamientos Generales de Política Social para Bogotá 2004-2014. Una aproximación desde los derechos de la niñez, la juventud, las mujeres, las personas mayores y la familia. Bogotá D.C., Diciembre de 2003.

Alcaldía Mayor de Bogotá Instituto Distrital de Cultural y Turismo Políticas culturales distritales 2004-2016 2ª edición revisada. Bogotá, D.C., diciembre de 2005.

Plan Nacional De Cultura 2001-2010 Hacia una ciudadanía democrática cultural Un plan colectivo desde y para un país plural.




  • Identificación de categorías comunes en las políticas con el fin de hacer un análisis de la perspectiva desde la cual se asume la problemática de mujeres y los procesos de desarrollo contemplados desde las políticas. Las categorías identificadas y la definición desde la cual se realiza el análisis se presenta en el Anexo 1. Es importante señalar que este proceso de análisis se articularon en el proceso de definición de los ejes analíticos y temáticos.



2.2.3. RECOLECCIÓN DE INFORMACIÓN DE CAMPO SOBRE PRÁCTICAS CULTURALES:
El proceso metodológico para la recolección de información de campo fue el siguiente:


  • Visitas a cada una de las localidades de Bogotá, con el fin de recoger información sobre organizaciones y prácticas (Anexo 2: Formato de entrevista).

  • Encuentro con mujeres para indagar sobre imaginarios y (Anexo 3: Metodología).



3. RESULTADOS
3.1. EL CAMBIO EN LA SUBJETIVIDAD Y CONSUMO CULTURAL
El debate feminista avanza en la tarea de establecer una vía teórica que permita enfrentar los cambios que se han producido en el campo de lo social y en la cultura toda vez que las lógicas globales y de mercado han producido un efecto real sobre las identidades y los sujetos considerados interpeladores válidos para construir la democracia en un mundo donde el privilegio y la concentración de riqueza desaloja a enormes capas de la población humana, vegetal y animal.
Para los excluidos y minorías la condición de ciudadanía es una ficción y el reconocimiento de los derechos un sueño que no se concreta. El concepto de identidad y de ciudadanía basado en la categoría de igualdad está siendo cuestionado y han aparecido modos identitarios novedosos que no se inscriben en el modelo de ciudadano reconocido por la modernidad, son procesos de construcción identitaria, “identidades emergentes” cuyas características desbordan las nociones de sujeto, de individuo y/o ciudadano para plantear una vía abierta al sí mismo/a que no coincide con el yo de una conciencia racional capaz de deliberar y tomar partido en el interreno del conflicto que plantea la pugna pública por intereses y necesidades.
De ahí que el debate académico se centre hoy en la diferencia entre sujetos y subjetividades, qué especificidad hace la diferencia entre ellas, qué modos distintos de apropiación de lo cultural persiguen, cuáles deseos y concepciones de futuro se dan entre unos y otros, que comprensión tienen de la democracia, cuáles son sus prácticas y qué éticas ponen en obra para plantear un cambio real en el contexto de la cultura y lo social.
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal