Indice: introducción problemática del medio ambiente y desarrollo 2 antecedentes históricos



Descargar 101,71 Kb.
Fecha de conversión21.08.2017
Tamaño101,71 Kb.
INTRODUCCIÓN A LA RELACIÓN ENTRE

INGENIERÍA Y MEDIO AMBIENTE



INDICE:

1. INTRODUCCIÓN
1.1. PROBLEMÁTICA DEL MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO
1.2 ANTECEDENTES HISTÓRICOS


2. CONCEPTOS SOBRE DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE
2.1 MARCO CONCEPTUAL HOLÍSTICO. ÉTICA AMBIENTAL

A) ANTROPOCENTRISMO TECNOCRÁTICO: LA NATURALEZA COMO ESCLAVA GENEROSA. EL CARACTER ILIMITADO DE LOS RECURSOS.

B) EL SALVAJISMO. LA NATURALEZA COMO DUEÑA INCONDICIONADA DEL HOMBRE Y SEVERA MADRASTRA

C) ECOLOGISMO PERSONALISTA: EL HOMBRE COMO HUMUS PENSANTE, COMO SER DEPENDIENTE Y AL MISMO TIEMPO GUARDIÁN DE LA NATURALEZA
2.2 METODOLOGÍAS INTEGRADORAS

DISTINGUIR PARA UNIR: CIENCIA, TÉCNICA Y CULTURA
2.3 NECESIDAD DE CONOCIMIENTOS ADECUADOS

REGLAS PRUDENCIALES

1. INTRODUCCIÓN
1.1. PROBLEMATICA DEL MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO
El simple crecimiento económico medido por indicadores cuantitativos (por ej. incremento del P.B.I.) o el logro de objetivos técnicos y estratégicos no es suficiente para evaluar la importancia y alcances de una acción de desarrollo. Su misma noción tiene un contenido cualitativo. El concepto de Calidad de Vida permite poner sustancia a una concepción de "desarrollo integral del hombre".
La CEPAL define como Calidad de Vida a "la capacidad del grupo social actuante de satisfacer sus necesidades con los recursos disponibles en un espacio natural dado. Abarca los elementos necesarios para alcanzar una vida humana decente".1
La Calidad de Vida depende, pues, del grado de satisfacción de las necesidades esenciales.
La Conferencia Mundial del Empleo (1976) entendió que dichas necesidades incluyen, en primer lugar, ciertas exigencias mínimas de consumo privado de las familias (alimentos, alojamiento, ropas, equipamiento casero, muebles, etc.) y, en segundo lugar, servicios esenciales proporcionados por y para la comunidad como: agua potable, saneamiento, transportes públicos, salud y educación.
Además, se consideró que una política orientada a la satisfacción de necesidades esenciales supone:

a) La participación de la población en la adopción de decisiones que la afectan.


b) La existencia de un marco más amplio, "el del disfrute de los derechos humanos fundamentales".
c) La consideración del empleo como un medio y no como un fin, y
d) el mejoramiento de las condiciones de trabajo.

Calidad de Vida está directamente interrelacionada con la conservación del medio ambiente y, toda política de desarrollo debe integrar dichos aspectos sobre la base de que el medio ambiente (entendido como entorno biofísico natural y sus sucesivas transformaciones artificiales, así como su despliegue espacial, debe estar en una relación equilibrada con el hombre y el entorno por él creado.


El desarrollo integral, aquél que promueve a todos los hombres y a todo el hombre, se diferencia claramente del crecimiento puramente económico y es incompatible tanto con aquellos modelos de Calidad de Vida que no incluyen la necesidad de un crecimiento armónico, como con aquellos que relacionan a la Calidad de Vida sólo con la satisfacción de necesidades materiales.


En este marco el progreso y la revolución científico-técnica esconde una vieja dicotomía que hoy más que nunca adquiere ribetes espectaculares: el desarrollo de la humanidad, tal cual se está dando, genera obstáculos para el pleno despliegue de las potencialidades humanas.
Las deliberaciones en torno de nuestra sociedad tienden a incorporar cada vez más la dimensión ambiental a los planes de desarrollo. Y no podría ser de otro modo:
"El Medio Ambiente es una dimensión del desarrollo socio-económico que no puede ser soslayada"2
1.2 ANTECEDENTES HISTÓRICOS
CONFERENCIA DE ESTOCOLMO
"El hombre es al mismo tiempo obra y artífice del Medio Ambiente, el cual le da sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente".
Al mismo tiempo "gracias a la ciencia y a la tecnología, el hombre ha adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y de un modo sin precedentes, lo que lo rodea.
Según los principios 13, 14 y 15 de la Declaración de Estocolmo, la principal vinculación entre Medio Ambiente y Desarrollo es la planificación racional.
La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, reunida en Estocolmo del 5 al 16 de junio de 1972, atenta a la necesidad de un criterio y unos principios comunes que ofrezcan a los pueblos del mundo inspiración y guía para preservar y mejorar, proclamó que:



  • La protección y mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero.

  • El crecimiento natural de la población plantea continuamente problemas relativos a la preservación del medio, y se deben adoptar normas y medidas apropiadas, para hacer frente a esos problemas.




  • Hemos llegado a un momento de la historia en que debemos orientar nuestros actos atendiendo con mayor cuidado a las consecuencias que puedan tener para el medio.

  • La defensa y el mejoramiento del medio humano para las generaciones presentes y futuras se ha convertido en meta imperiosa de la humanidad, que ha de perseguirse al mismo tiempo que las metas fundamentales ya establecidas de la paz y el desarrollo económico y social.




  • Corresponderá a las administraciones locales y nacionales, dentro de sus respectivas jurisdicciones, la mayor parte de la carga en cuanto al establecimiento de normas y la aplicación de medidas en gran escala sobre el medio.


DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS



  • Los recursos naturales de la tierra, incluidos el aire, el agua, la tierra, la flora y la fauna y, especialmente, muestras representativas de los ecosistemas naturales, deben preservarse en beneficio de las generaciones presentes y futuras mediante cuidadosa planificación y ordenación, según convenga.




  • Al planificar el desarrollo económico debe atribuirse importancia a la conservación de la naturaleza, incluidas la flora y fauna silvestres.




  • Debe ponerse fin a la descarga de sustancias tóxicas o de otros materiales y a la liberación de calor, en cantidades o concentraciones tales que el medio no pueda neutralizarlas, para que no se causen daños graves o irreparables a los ecosistemas. Debe apoyarse a la lucha de los pueblos de todos los países contra la contaminación.




  • El desarrollo económico y social es indispensable para asegurar al hombre un ambiente de vida y trabajo favorable y crear en la tierra las condiciones necesarias para mejorar la calidad de la vida.



  • A fin de lograr una más racional ordenación de los recursos y mejorar así las condiciones ambientales, los estados deberían adoptar un enfoque integrado y coordinado de la planificación de su desarrollo, de modo que quede asegurada la compatibilidad del desarrollo con la necesidad de proteger y mejorar el medio humano en beneficio de su población.



  • La planificación racional constituye un instrumento indispensable para conciliar las diferencias que puedan surgir entre las exigencias del desarrollo y la necesidad de proteger y mejorar el medio.



  • Los estados se asegurarán de que las organizaciones internacionales realicen una labor coordinada, eficaz y dinámica en la conservación y mejoramiento del medio.


DECLARACIÓN EN LAS NACIONES UNIDAS
Como resultado de un estudio realizado sobre procedimientos y prácticas ambientales de varias importantes agencias internacionales y regionales de asistencia al desarrollo, el 1° de febrero de 1980 se firmó en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York una "Declaración sobre Política y Procedimientos Ambientales relativos al Desarrollo Económico".
Entre las agencias firmantes de la declaración figuran el Banco Mundial, BID, PNUMA , PNUD, OEA, etc.
Entre los puntos que se incluyen en la Declaración, las Agencias firmantes declaran que:
* Reafirman su apoyo a los principios enunciados y las medidas recomendadas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano.
* Se esforzarán al máximo de su capacidad por:
Establecer procedimientos para el examen sistemático de todas las actividades de desarrollo, incluso las políticas, los programas y los proyectos, cuya financiación se considere, a fin de asegurarse de que se propongan medidas adecuadas para dar cumplimiento a lo expresado en la sección I SUPRA;
Entablar negociaciones de cooperación con los gobiernos y con los correspondientes organismos y organizaciones internacionales, para lograr la integración de medidas ambientales adecuadas en la preparación y ejecución de las actividades de desarrollo económico.
Dar comienzo o coadyuvar en otra forma a la realización de investigaciones y estudios conducentes al perfeccionamiento de las metodologías para la apreciación, la ejecución y la evaluación de proyectos, incluidos los análisis de costo-beneficios, en relación con las medidas de protección del ambiente.
Apoyar el entrenamiento e información del personal de operaciones en la dimensión ambiental del desarrollo económico.
Preparar , publicar y difundir documentación y material audiovisual que proporcione una guía en la dimensión ambiental de las actividades del desarrollo económico.

DECLARACIÓN DE RÍO DE JANEIRO
En Río de Janeiro -Brasil- en una reunión cumbre para la tierra denominada: "Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo", 3-14 de Junio de 1992, se procedió a elaborar un conjunto de principios tendientes a establecer los aspectos fundamentales a considerar dentro de las políticas de Medio Ambiente y Desarrollo -a nivel mundial- y se elaboró un Programa para su cumplimiento efectivo denominado "Programa 21".
El principio rector es el del "desarrollo sostenible", es decir que el paso dado desde Estocolmo a Río es el paso de la "planificación racional" a "la sostenibilidad del desarrollo".
Se define como desarrollo sostenible a aquél "desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas".
La sostenibilidad aparece como la línea de engarce entre Desarrollo y Medio Ambiente y, por tanto, entre sus correspondientes derechos.
En Anexo se incorporan los principios rectores de la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo.
2. CONCEPTOS SOBRE DESARROLLO Y MEDIO AMBIENTE
2.1 MARCO CONCEPTUAL HOLÍSTICO

ÉTICA AMBIENTAL
Ecología es el discurso sobre la casa y, por extensión, sobre el ambiente, como dicen todos los diccionarios citando el término griego "oikos", del cual Llaeckel, en 1866, derivó esta palabra.
Muchos de los problemas que enfrenta la ecología, por ejemplo la contaminación del ambiente, el agotamiento de los recursos naturales, el valor estético de la naturaleza, el conflicto entre exigencias de la producción industrial y respeto de los ecosistemas, la repercusión de la situación actual sobre las generaciones futuras, etc., no sólo tienen aspectos o implicancias éticas sino que, frecuentemente, son prioritariamente éticos
Cuando con una ingenuidad romántica se demoniza la ciudad para exaltar el campo se pierde de vista cuántos beneficios recibe el hombre de algunas componentes típicamente urbanas tales como los instrumentos recreativo-culturales, deportivos, relacionados con otros centros urbanos, instituciones académicas, etc.
Pero no es ésta la única metáfora que el tema de la ecología ofrece. En una nomenclatura más antigua que la acuñada por Haeckel, la "ley de la oikos" era llamada "oikonomía", dimensión de la existencia de importancia primaria y de fuertes conflictos. De hecho la economía constituye hoy (aunque en el pasado era también así) la trama en la que se mueven los hombres y las cosas, el motor que alimenta o detiene la marcha de los pueblos. Es necesario contraponer la economía con la ecología , o por el contrario, habría que buscar una integración armónica de las dos perspectivas en una comprensión más elevada a fin de alcanzar una perspectiva unitaria?

LOS ORÍGENES DE LA ACTUAL CRISIS ECOLÓGICA Y LAS RAZONES HISTÓRICAS. LA EVOLUCIÓN SOCIO-CULTURAL DE LA RELACIÓN HOMBRE NATURALEZA
La conciencia de los límites que se imponen a la soberbia y a la arrogancia del hombre sea en el orden natural, sea en el orden moral, es propia de toda cultura del pasado.
La idea del conflicto hombre naturaleza, que en la sabiduría antigua obligaba al hombre a dejar de lado la propia arrogancia y reconocer la necesidad de respetar las leyes y la justicia divida, se vuelve a plantear en la actualidad.
El hombre vive en un mundo natural. De la naturaleza ha extraído sustento y ha aprendido rudimentos de su saber. Por milenios el equilibrio entre el hombre y la naturaleza ha estado en la base de las culturas que lo han precedido.
La actual crisis ecológica impone reconsiderar el esquema conceptual y los acontecimientos históricos que han determinado la ruptura difícilmente conciliable entre la naturaleza biológica del hombre y su naturaleza cultural, convirtiendo a la ciencia en un instrumento de "agresión" más bien que de estudio y comprensión de los fenómenos naturales.
Los hombres advirtieron de manera innata la pertenencia a una unidad cósmica y la representaron en sus mitos, la traspusieron en sus imágenes y en sus creencias religiosas y la tradujeron en sus interpretaciones de la realidad viviente.
La actitud de la ciencia era profundamente ecológica y nacía de la conciencia intuitiva de un vínculo íntimo que liga a todos los seres vivientes, según las más modernas tesis ecológicas: los ecosistemas se sostienen en un equilibrio dinámico fundado sobre ciclos y fluctuaciones que son procesos no lineales, pero que pueden ser comprendidos y descriptos en términos de complejidad y de multiplicidad.
La naturaleza encierra un alma viviente que es descripta como un organismo complejo al cual pertenecen todos los seres vivientes que interactúan en ella, comunican entre sí, transmiten y transfieren energía, decaen, mueren y renacen en un movimiento contínuo, en un equilibrio contínuo. Se trata de una visión sistémica y cósmica de la realidad.

El mundo oriental, desconfiado respecto de los análisis racionales, ha mantenido los antiguos modelos aculturales de explicación del mundo.


Por el contrario, la cultura occidental, alejándose de los orígenes místicos, se ha separado progresivamente de una visión compleja y unitaria del mundo.
ECOLOGISMO PERSONALISTA: FUNDAMENTACIÓN ANTROPOLÓGICA
Las concepciones fundamentales de la relación entre el hombre, entendido como ser humano, incluyendo a varón y mujer, y la naturaleza pueden resumirse en las tres siguientes:
A) El antropocentrismo tecnocrático, que considera al hombre como independiente respecto de la naturaleza.
B) El biologismo, que considera al hombre exclusivamente como un animal más desarrollado.
C) El pensamiento de inspiración monoteísta que considera al hombre como formado de la tierra y al mismo tiempo como imagen de Dios (Ruiz de la Peña, 1989).
A) ANTROPOCENTRISMO TECNOCRÁTICO: LA NATURALEZA COMO ESCLAVA GENEROSA. EL CARACTER ILIMITADO DE LOS RECURSOS.
La primera de las posiciones ha sido la dominante durante la Edad Moderna, a partir de las intuiciones de Bacon y Descartes, para quienes el sentido del conocimiento no consistía en hacer al hombre capaz de desvelar el sentido de la realidad ni de hacer buena la vida, sino de dominar sin condiciones la naturaleza. Este

concepción persigue la autosuficiencia del individuo, la autarquía, y para ello cree necesario dominar incondicionadamente la naturaleza, a la que considera como una esclava generosa. Desde esta perspectiva se niega tanto la dependencia del hombre respecto de la naturaleza como la necesidad del cuidado de la misma por el hombre.


Se trata de una actitud optimista, en cuanto cree que basta con la industria para acabar con la escasez, ya que los recursos naturales son infinitos y la guerra y las armas desaparecerán con el puro desarrollo industrial.
La naturaleza queda reducida a simple objeto, a fuente de recursos, lo que abrirá paso a la mentalidad industrialista depredadora, que ve al hombre dependiente sólo de la civilización, pero no de la tierra.
A su vez, la propiedad se concebirá como el ius abutendi (uso abusivo-dominio) de los romanos, lo que posibilitará el dominio de la megamáquina (Mumford).
Las características del hombre en su relación con la naturaleza son las del dominio incondicionado, así como las del optimismo progresista respecto a las condiciones del futuro. Este siempre será mejor que el pasado, por el avance del dominio. En cualquier caso, el artefacto creado por el hombre podrá sustituir a la naturaleza a través de la simulación, y lo simulado es superior a lo originario, porque carece de sentimientos, de impulsos, de debilidades.


a) El Homo Faber: El hombre como señor despótico de la naturaleza
La naturaleza y la tierra son claramente desvalorizadas en cuanto proporcionan solamente los materiales en bruto y apenas tienen valor en sí mismas.
Se exalta al homo faber, en cuanto productor de mercancías, como culminación de lo humano. Y se entusiasma con la creación del dinero, en cuanto hace posible la acumulación de bienes, y su duración y permanencia en determinadas manos, lo que contribuye al bienestar general, dada la abundancia de tierras existentes que deben seguir siendo ocupadas.
Adam Smith subraya el intercambio de mercancías como distinción radical del hombre respecto del animal.
Análogamente piensa Kant, para el que la plenitud de derechos va unida a la capacidad de libre disposición de propiedades, considerando al propio tiempo que el hombre no tiene deberes con la naturaleza, ya que de las cosas puede disponer (las cosas naturales) a su antojo.

b) El predominio de la razón instrumental e instantánea. La Barbarie de la Megamáquina
El dominio sobre la naturaleza implica el fin de la lucha del hombre contra el hombre. El sistema industrial acabará con la miseria y el hambre, pese al incremento de la población.
Esta mentalidad tecnocrática suponía la idea de la infinitud de los recursos, y la consideración de la naturaleza como material disponible ilimitadamente para la producción.
El ser humano es visto como un ser activo, pero cuya actividad se concreta sobre todo en la producción técnica de mercancías . Interesan las personas en cuanto pueden ser compradores y las riquezas naturales en cuanto pueden ser utilizadas como recursos
Confía plenamente en el poder tecnológico y considera que los pretendidos problemas ecológicos se resuelven todos ellos gracias a la ciencia y la técnica, y en concreto gracias a la simple extensión del modelo de la economía de mercado. El Sur es el principal responsable de la contaminación a causa de su pobreza. Los problemas ecológicos son debidos a la explotación arcaica del Sur.

B) EL SALVAJISMO. LA NATURALEZA COMO DUEÑA INCONDICIONADA DEL HOMBRE Y SEVERA MADRASTRA
a) Maltusianismo: El crecimiento de la natalidad como carga insostenible.
Malthus continúa defendiendo el egoísmo y el dominiocentrismo pero, a diferencia de los tecnócratas optimistas antes citados, considera que el desarrollo industrial no es capaz de aumentar la producción humana, de modo que pueda hacer frente al incremento de la población.
El planeamiento de Malthus es inhumanista en cuanto no cree en el hombre, ya que considera que no es capaz de encontrar los alimentos que requiere para su supervivencia.
De hecho su teoría de la lucha por la vida y la supervivencia de los más aptos responde a la dinámica capitalista.
Resulta muy fácil pasar del maltusianismo al biologismo. El hombre es una especie animal más, en la que la escasez conduce a la lucha por la vida.
b) Deep Ecology: La equiparación de la especie humana con las otras especies.
Radical es el punto de vista defendido por los partidarios de la deep ecology, (Devall/Sessions. Guattari, Serres), para los que la reducción o aún la eliminación de vidas humanas es indispensable para la subsistencia de la vida en general. En esta última posición hay una exaltación de la naturaleza salvaje, y el olvido de la naturaleza cultivada por el hombre. Considera que el monoteísmo ha roto los lazos sagrados del hombre con la tierra y ha conducido al capitalismo, fascismo e imperialismo, al establecer una jerarquía entre el hombre y la tierra, ya que lo más grave es que "los hombres sean considerados individual o colectivamente más valiosos que las especies amenazadas".
Calidad de vida se opone sobre todo a cantidad de vidas humanas. De ahí la propuesta de A. Naes de reducir la población humana mundial a un máximo de cien millones de habitantes. Lovelock se había conformado con reducirla a quinientos millones. El más explícito en los métodos a seguir para lograr esta reducción drástica de la población ha sido hasta ahora William Aiken: "Una mortalidad humana masiva sería una buena cosa. Nuestro deber es provocarla. El deber de nuestra especie frente a medio ambiente es eliminar al 90 por 100 de nuestros efectivos".
Consideran necesario controlar la natalidad para hacer posible la supervivencia de los individuos humanos más aptos (selección natural). Paddock clasificaba los países según su posibilidad de autosuficiencia alimentaria, considerando que no deben ser ayudados salvo aquellos que puedan ayudarse a sí mismo. G. Hardin cree que la ayuda alimentaria, en cuanto tiende a incrementar la población, es más peligrosa que la bomba atómica. Minorías privilegiadas deben actuar como fiduciarios de una civilización, amenazada por buenas intenciones desinformadas.
Ehrlich propone un gobierno mundial para hacer frente a los problemas ecológicos, en los que de hecho se establecería una dictadura de los países desarrollados, los más aptos, sobre los subdesarrollados, basada en un control demográfico radical. No hay posibilidad de solidaridad sincrónica total: sólo en relación con los más aptos.
Lo más positivo de esta posición puede estar en la conciencia de la exigencia de ecologizar la economía, extendiendo la preocupación del corto al largo plazo, y adaptándola a la cadena trófica mediante el reciclado de residuos. Hay en este sentido una cierta solidaridad diacrónica con las nuevas generaciones, descendientes naturalmente sólo de los más aptos.

Lo acertado de la deep ecology puede estar en la idea de la pluralidad de usos de la naturaleza distintos del económico, por ejemplo el estético, el del equilibrio interior (sobre ello Leopold).



c) Sociobiología o Socialdarwinismo: La liquidación de la noción de naturaleza humana en la tribalidad
La conexión entre ecología y socialdarwinismo, ideología que defiende la tesis de la "lucha por la vida" como elemento clave en la explicación de las sociedades humanas, es bien antigua. Se remonta al origen del término mismo "ecología" .

C) ECOLOGISMO PERSONALISTA: EL HOMBRE COMO HUMUS PENSANTE, COMO SER DEPENDIENTE Y AL MISMO TIEMPO GUARDIÁN DE LA NATURALEZA
El ecologismo personalista equidista de ambas posiciones. En efecto, mientras que la mentalidad tecnocrática veía al hombre fuera y sobre la naturaleza y la deep ecology, reducido a la misma, el ecologismo personalista ve al hombre dentro de la naturaleza, dependiendo del resto de seres, pero al mismo tiempo dotado de una propia excelencia. Excelente, pero dentro de la naturaleza.
El ecologismo personalista considera que la naturaleza está al servicio del hombre, dado que el hombre es el único ser capaz de proyectar, de decir no (Scheler), de conocer su finitud y su muerte, y de pensar (Pascal), el único ser dotado de intencionalidad (Brentano, Husserl). No sobran recursos, pero tanto menos sobran seres humanos.
El hombre es también naturaleza, y por tanto, cuando destruye la naturaleza, se está destruyendo a sí mismo. De ahí que, por consiguiente, la función fundamental de la ética ambiental radique en que el hombre cobre conciencia de que debe proteger a la naturaleza para protegerse a sí mismo respecto de sí mismo. El hombre deberá protegerse de sí mismo, fijar límites a sus propias quimeras, dejar de creerse propietario del mundo y de la especie, admitir que no tiene más que su usufructo.
Especialmente significativa es la figura de Schumacher (1973), para quien la "ecologización" de la economía lleva precisamente a la proposición de una "economía como si el hombre contara para algo". Formula una doble crítica al productivismo de la megamáquina y al consumismo, estableciendo sus límites biológicos. El hombre es superior al resto de la creación, pero precisamente en cuanto conserva la vida en simbiosis con los otros seres humanos, con la naturaleza. Esta solidaridad implica sobriedad, proporciona serenidad frente al desenfreno desarrollista y conduce a la exigencia de la distribución equitativa de los recursos teniendo en cuenta el futuro.
En las grandes religiones universales se intuyó también que la propiedad era un poder de simple administración y distribución. En este sentido, conserva toda su validez el concepto tomista de propiedad que proporciona un derecho a usar o transformar las cosas, pero nunca a destruirlas, a diferencia con lo que se daba en el viejo derecho romano y reaparece en el modelo dualista y tecnocrático, el ius abutendi.
Por otro lado, ese derecho tiene un destinatario universal, todos los hombres presentes y futuros.

Lo grave de la situación actual es que ha aumentado la dependencia del hombre respecto del resto de lo creado, debido al modelo depredador consumista, al tiempo que no ha aumentado la conciencia de su cuidado.


Resumiendo, para el ecologismo personalista la protección de la naturaleza resulta inseparable de la protección de los individuos peor situados de la especie humana. Es necesario modificar la economía de acuerdo con la idea de la solidaridad diacrónica, el desarrollo sostenible, y la política, de acuerdo con la noción de la solidaridad sincrónica planetaria, afirmando la principal responsabilidad de los países del Norte.
El ecologismo personalista defiende la prioridad de la persona y, junto a ello, una administración sostenible que defienda la diversidad biológica y cultural.
La dificultad de plasmar las exigencias prácticas de este ecologismo personalista radica en la necesidad de superación del espíritu de las dos instituciones básicas de la Modernidad, el racionalismo del Estado y el consumismo del mercado (Martín Mateo).

2.2 METODOLOGÍAS INTEGRADORAS

DISTINGUIR PARA UNIR: CIENCIA, TÉCNICA Y CULTURA

Aunque en la praxis histórica, la ciencia y la técnica se hallan estrechamente ligadas y el mundo hace cerca de un siglo se halla guiado por una dinámica del desarrollo de las ciencias y de las técnicas, las cuales se alimentan recíprocamente o bien de la tecnociencia, la ciencia se distingue de la técnica.


La ciencia es "el estudio de las leyes fundamentales de la naturaleza"; la tecnología, en cambio, es "el estudio de cómo el poder del hombre puede ser aumentado. La tecnología puede tener fines de paz o de guerra".

Está claro que los problemas más urticantes surgen en la técnica y en las tecnociencias.


La conciencia puede impedir la falacia del "imperativo tecnológico" según el cual si una cosa es posible -tecnocientíficamente- entonces es "buena" , a la luz, también, de la preciosa distinción aristotélica entre hacer técnico, cuyo fin es el bonum operis, la perfección de la obra, y el obrar ético, cuyo fin es el bonum operantis, el bien del hombre. No todo lo que es técnicamente posible es éticamente lícito. El "hacer bien" no es siempre "hacer el bien".
Como ha observado de manera eficaz Aurelio Peccei, "no estamos más

motivados por la búsqueda del bien, por el deseo de poner en acto nuestras mejores capacidades para promoverlo. Estamos alentados, en cambio, por un espíritu de aventura, de atracción respecto de lo posible y de la perspectiva de las utilidades económicas individuales o de grupo; y hacemos aquello que somos capaces o creemos que somos capaces de hacer, sin pensar en las eventuales consecuencias. Se buscan, en realidad, vías de progreso, del bienestar, de la salvación ante todo, fuera de nosotros mismos y no en el mejoramiento de aquello que nosotros mismos somos, de nuestros modos de pensar y de obrar. El hombre moderno es capaz de transformarlo todo, pero olvida desarrollarse a sí mismo".


2.3 NECESIDAD DE CONOCIMIENTOS ADECUADOS

REGLAS PRUDENCIALES
Más allá de la contraposición entre las actitudes de fe ciega en la tecno-ciencia o de rechazo (igualmente ciego), es manifiesto que se presenta el problema de la responsabilidad y de los límites de la empresa científico-tecnológica y del modo de reglamentar concretamente tales límites.
Una auténtica actitud ética "debe garantizar a la ciencia el máximo de libertad compatible con el respeto debido a otros valores en juego", reconociendo que el progreso de la humanidad no es sólo debido al aumento de libertad de acción en los más diversos campos, sino también a la introducción oportuna de normas reglamentarias, cuya ausencia era la causa de abusos, daños e injusticias, tanto a la sociedad cuanto a los individuos.
Entre las importantes reglas prudenciales para ayudar al hombre a elegir entre los bienes diversos y relacionarse correctamente con la ciencia y la tecnología anotamos las siguientes:
a) Regla de la solución de los problemas: no se debe considerar progreso científico y tecnológico aquél que, realizado, crea más problemas que soluciones. Parafraseando a Okam se debe decir que los problemas no deben multiplicarse sin razón.
b) Regla del peso de la prueba: quien presente un nuevo conocimiento científico, quien defienda una innovación tecnológica, quien ponga en marcha un emprendimiento industrial, debe demostrar que su actividad no causa daño, ni social ni ecológico.

c) Regla del bien común: el interés del bien común tiene precedencia sobre el interés del bien individual, hasta que se hallen suficientemente garantizados la dignidad de la persona y los derechos humanos. Esto es algo muy distinto de la afirmación que según la teoría colectivista sostiene que "lo útil común tiene precedencia sobre lo útil propio (individual)". Un ejemplo de la regla del bien común es el de promover la medicina preventiva más que la terapéutica.


d) Regla de la urgencia: el valor más urgente (supervivencia sea del hombre singular o de la humanidad) tiene precedencia sobre un valor superior como el del perfeccionamiento integral, sea del hombre individual o el de la comunidad.
e) Ecorregla: el ecosistema tiene su pre-eminencia sobre el sociosistema en el sentido de que la supervivencia tiene precedencia sobre la posibilidad de vivir con más confort.
f) Regla de la reversibilidad: en los desarrollos técnicos los desarrollos reversibles deben tener precedencia sobre los irreversibles que serán reducidos al número de aquellos estrictamente necesarios. Por ejemplo, la mutación genética de las células germinales pueden llegar a tener efectos fatales sobre las nuevas generaciones.
Para la ética la distinción entre evitar y remover los males y promover el bien es fundamental.
Imperativos éticos que corresponden a una política racional:
"Obra para la eliminación de los males concretos más bien que para la realización de bienes abstractos.
No apuntes a realizar la felicidad con medios políticos. Tiende más bien a eliminar miserias concretas con medios directos. Pero no busques realizar estos objetivos por medios indirectos concibiendo un ideal remoto de sociedad totalmente perfecto y tratando de ponerlo en acto.
No permitas que los sueños de un mundo perfecto te distraigan de las reivindicaciones de los hombres que sufren aquí y ahora.
Nuestros semejantes tienen derecho a ser ayudados; ninguna generación debe ser sacrificada para el bien de otra futura, en vías de un ideal de felicidad que puede no realizarse jamás".

1CEPAL. El Medio Ambiente en América Latina, 1976 Pág.10

2 CEPAL-PNUMA El Reto Ambiental del Desarrollo, 1990




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal