Incluimos estas páginas del libro de Alan Watts porque nos da elementos para entender el concepto de vacío existencial



Descargar 31 Kb.
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño31 Kb.
Aclaración:

Incluimos estas páginas del libro de Alan Watts porque nos da elementos para entender el concepto de vacío existencial.

EL CAMINO DEL ZEN


En la palabra, el Zen comienza donde ya no hay nada más qué buscar, nada que ganar.

Hay que subrayar con toda energía que el Zen no debe considerarse como un sistema para mejorar el propio yo o un método para convertirnos en Buddha. Como decía Lin-Chi: "Si un hombre busca al Buddha, ese hombre pierde al Buddha."

En efecto, todas las ideas de automejoramiento y de convertirse en algo o de obtener algo en el futuro se refieren sólo a nuestra imagen abstracta de nosotros mismos. Seguirlas es dar aun aún más realidad a esa imagen. Por otra parte, nuestro verdadero yo no conceptual ya es el Buddha, y no necesita mejoras. Con el correr del tiempo puede crecer, pero nadie culpa a un huevo ppor no ser pollo; menos aun criticamos al lechón por no tener el cuello de la jirafa. Un poema Zenrin dice:



En el paisaje de la primavera no hay ni alto ni bajo;

las ramas floridas crecen naturalmente, algunas largas, otras cortas.

Cuando a Ts´ui-wei le preguntaron qué significaba el budismo, contestó: "Espera que no haya nadie por aquí y te lo diré". Algún tiempo después el monje volvió a aproximársele diciendo: "Ahora no hay nadie. Hazme el favor de responderme". Ts´ui-wei lo llevó hasta el jardín, y luego al bosquecillo de bambúes, sin decir nada. El monje aún no comprendía, de modo que, por último, Ts´ui-wei dijo: "Aquí hay un bambú alto; allí hay uno bajo." O como lo dice otro verso Zenrin

Una cosa larga es el largo cuerpo del Buddha;

una cosa corta es el corto cuerpo del Buddah.

Por lo tanto, lo que hay que ganar con el Zen se llama wushih (en japonés: buji) que significa "nada en especial", porque como dice el Buda en el Vajracchedika:



Del completo e insuperable despertar no saqué absolutamente nada, y por esta misma razón se lo llama "completo e insuperable despertar".

La expresión anterior significa también "lo perfectamente natural e inafectado", donde o hay agitación ni ajetreo. Un viejo poema chino a menudo sugiere el logro del satori:

El Monte LU en lluvia y niebla; el Río Che muy crecido.

¡Antes de que fuera allí, no cesaba el dolor del deseo!

Fui allí y retorné...No fue nada especial:

El Monte Lu en lluvia y niebla; el Río Che muy crecido.

Según el famoso dicho de Ch´ing-yüan:



Antes de estudiar el Zen durante treinta años, veía las montañas como montañas y las aguas como aguas. Cuando llegué a un conocimiento más íntimo, alcancé el punto en el que vi que las montañas no son montañas y las aguas no son aguas. Pero ahora que he llegado a la sustancia misma estoy tranquilo. Porque justamente veo las montañas una vez más como montañas y las aguas una vez más como agua.
Desde luego, la dificultad del Zen reside en volver nuestra atención de lo abstracto a lo concreto, del yo simbólico a nuestra verdadera naturaleza. Mientras nos limitemos a hablar de ello, a dar vueltas en nuestras mentes ideas acerca del "Símbolo" y de la "realidad", o sigamos repitiendo: "Yo no soy la idea de mí mismo", todo esto seguirá siendo mera abstracción. El Zen creó el método (upaya) de "apuntar directamente" a fin de escapar de este círculo vicioso, a fin de llamar nuestra atención e imponer el hecho de lo inmediatamente real. Cuando leemos un libro difícil de nada sirve pensar "Debería concentrarme", porque uno se pone a pensar en la concentración en lugar de atender a lo que el libro tiene que decir. Análogamente, al estudiar o practicar el Zen de nada sirve pensar en el Zen.
__________________________________________
En su acentuación de la naturalidad, el Zen es evidentemente el heredero del Taoísmo, y su concepción de la acción espontánea como "maravillosa actividad (miao-yung) es precisamente lo que los taoístas querían expresar con la palabra te : "virtud", que connota poder mágico. Pero esa acción espontánea ni en el Taoísmo ni en el Zen tiene algo que ver con la magia en el sentido meramente sensacionall de realizar "milagros" sobrenaturales. La cualidad "mágica" o "maravillosa" de la acción espontánea consiste, por el contario, en ser perfectamente humana, y, sin embargo, no muestra signos de haber sido planeada.

Tal cualidad es peculiarmente sutil ( otro de los sentimientos del miao ) y muy difícil de expresar en palabras. Se cuenta la historia de un monje zen que lloró al enterarse de la muerte de un pariente próximo. Cuando uno de sus compañeros de estudio objetó que era muy impropio de un monje mostrar tanto apego personal, replicó: "No seas estúpido. Lloro porque tengo ganas". El gran Hakuin quedó muy perturbado en su estudio matutino del Zen cuando se encontró con la historia del maestro Yent-t´ou, de quien se dice que gritó con todas sus fuerzas al ser asesinado por un ladrón. Pero sus dudas se disiparon cuando tuvo su satori; y en los círculos zen se considera que su propia muerte fue especialmente admirable por el despliegue de emociones humanas. Por el contrario, el abad Kwaise, y sus monjes se dejaron quemar vivos por los soldados de Oda Nobunaga, tranquilamente sentados en la postura de la meditación. Tan contradictoria "naturalidad" parece muy misteriosa, pero acaso su clave reside en la frase de Yün-men: "Al caminar, camina nomás. Al estar sentado, siéntate nomás. Y, sobre todo, no vaciles". Pues la cualidad esencial de la naturalidad es la sinceridad de la mente indivisa que no tiembla entre alternativas. Por eso, cuandoo Yen-tóu gritó fue un grito que se oyó en varios kilómetros a la redonda.

Pero sería falso suponer que esta natural sinceridad proviene de observar una perogrullada como la que dice: "Cualquier cosa que tu mano quiera hacer, hazla con toda tu alma". Cuando Yen-t´ou gritó, no lo hizo con a fin de ser natural, ni primero tomó la decisión de gritar y luego la llevó a cabo con toda la energía de su voluntad. Hay una completa contradicción entre la naturalidad planeada y la sinceridad intencional . Así cubrimos, no descubrimos, la "mente original". Por tanto, tratar de ser natural es afectación. Tratar de no tratar de ser natural es también afectación. Como lo dice un poema Zenrin:

No puedes obtenerlo poniéndote a pensar;

no puedes buscarlo sin ponerte a pensar.

Pero esta situación absurdamente compleja y anonadante surge de un error sencillo y elemental en el uso de nuestra mente. Cuando llegamos a entender este punto desaparecen la paradoja y la dificultad. Evidentemente, el error surge al intentar dividir la mente contra sí misma, pero a fin de comprender con claridad esta cuestión tenemos que penetrar más profundamente en la "cibernética" de la mente, en el esquema básico de su acción autocorrectiva.

Desde luego, es propio de la mente humana ponerse a la vera de la vida, por así decirlo, y reflexionar sobre ella, ser consciente de su propia existencia, y criticar sus propios procesos. Porque la mente tiene algo parecido a un sistema de "retroacción" (feed-back), término que se emplea en la ingeniería de las comunicaciones para designar uno de los principios fundamentales de la "automatización" que permite a las máquinas controlarse a sí mismas.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal