I. E. S. Puerto del Rosario Departamento de Filosofía. 2007-2008. Tema la capacidad humana de conocer



Descargar 0,77 Mb.
Página1/7
Fecha de conversión13.08.2017
Tamaño0,77 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7

I.E.S. Puerto del Rosario Departamento de Filosofía. 2007-2008.


TEMA 4. LA CAPACIDAD HUMANA DE CONOCER.


  1. ¿Qué es el conocimiento?.

  2. El conocimiento sensible. Sensación y percepción. Los umbrales de las sensaciones.

  3. Leyes de la percepción e ilusiones ópticas.

  4. La percepción subliminal.

  5. Realismo e idealismo.

  6. Racionalismo, empirismo y filosofía trascendental kantiana.

  7. La inteligencia. Tipos de inteligencia. Evolución de la inteligencia.

  8. Textos para comentario.


1. ¿QUÉ ES EL CONOCIMIENTO?.

El ser humano tiene una capacidad distintiva: conocer. No sólo se desarrolla en su mundo sino que es capaz de conocerlo y también de preguntarse por él mismo, de conocerse a sí mismo. Ya hemos visto cuáles son los rasgos y características del ser humano tanto desde el punto de vista biológico como cultural. Ahora nos preguntaremos por su posibilidad de conocer la realidad, por el modo como toma contacto con lo que le rodea. El ser humano es capaz de conocer su propio conocimiento y de pensar que está pensando. Esta posibilidad, unida a su interés por saber acerca del mundo y acerca de sí mismo, le hace estar en el mundo de una manera muy especial: esta conociendo, preguntando, deseando saber. Ya dijimos que la filosofía supone una actitud de curiosidad, de sorpresa y pregunta ante la realidad. Por eso la filosofía es el conocimiento por excelencia.

De dónde surge todo lo que sabemos, qué facultades intervienen en el conocimiento, que teorías han intentado dar una fundamentación filosofía de la estructura del conocimiento humano, … son algunas de las preguntas que vamos a intentar resolver en el transcurso de este tema.

A la hora de estudiar el conocimiento humano debemos tener en cuentan cuáles son los diversos modos de conocer y en qué consiste el conocimiento mismo. Se trata, por tanto, de dos dimensiones distintas: lo que podemos conocer, es decir, el objeto de conocimiento (qué conocemos) y la propia capacidad de conocer, el sujeto que conoce (cómo conocemos). Desde esta perspectiva, varias son las disciplinas que versan sobre todo lo relacionado con el conocimiento humano: neurobiología (estudio del cerebro humano en tanto que es el órgano de conocimiento por excelencia); la psicología (estudio de los procesos cognitivos y su relación con el psiquismo); la filosofía, que se pregunta en qué consiste el conocimiento, qué es conocer. Dentro de la filosofía está la epistemología, cuya tarea específica es preguntarse por la posibilidad y validez del conocimiento humano.


2. EL CONOCIMIENTO SENSIBLE. SENSACIÓN Y PERCEPCIÓN. LOS UMBRALES DE LAS SENSACIONES.

El ser humano conocer con todo su ser: con su cuerpo, con su imaginación, con sus sentimientos, … Todas las dimensiones de la vida del hombre están implicadas en su capacidad de conocer. El conocimiento está enlazado con la acción, dado que no es meramente un suceso estático de captación de datos, sino un proceso dinámico de interacción con el mundo. Es decir, el aprendizaje, la cultura, la capacidad de los sentidos o las motivaciones que tiene una persona condicionan lo que conoce y, a su vez, todo lo que conoce influye en lo que hace, en lo que piensa y en las decisiones que toma.

Ahora bien, hay un nivel primario y básico de conocimiento: el acceso a la realidad o ‘experiencia sensible’. Nuestro primer contacto con la realidad se produce a través de los sentidos. Es lo que se conoce como ‘conocimiento sensible’. Por los sentidos recibimos infinidad de información, de estímulos: colores, sabores, formas, olores, … La información que nos aportan los sentidos son las sensaciones. La sensación consiste en detectar algo a través de los sentidos (vista, oído, tacto, olfato, gusto, y también los sentidos internos, es decir, movimiento, equilibrio, malestar, etc.) sin que aún esa información haya sido elaborada, sin que tenga todavía un significado. Es, pues, la mera captación de un estímulo.

Ahora bien, nosotros no sentimos nunca los datos en estado puro, sino que la interpretación acontece automáticamente, integrándolos en un contexto. En este sentido, la percepción es el procesamiento de ese dato captado por los sentidos para darle un sentido. Las sensaciones, pues, pasan por la conciencia y reciben un sentido y un significado. Una sensación se transforma en percepción cuando tiene algún significado para el individuo.


Sensación: vivencia simple, producida por la acción de un estímulo sobre un órgano sensorial”.

Percepción: entrada en la conciencia de una impresión sensorial, llegado previamente a los centros nerviosos”.

Dorch Friedrich: Diccionario de Psicología.
La relación entre las sensaciones y las percepciones ha sido estudiada desde dos teorías fundamentales:



  1. Las teorías asociacionistas o atomistas: consideran que la percepción no es más que un conjunto de sensaciones y un elemento de asociación entre ellas que es aportado por el sujeto. Mantienen que las sensaciones son datos aislados a partir de los cuales construimos las percepciones como si fuese una pared de ladrillo. Desde esta perspectiva, la percepción sería una síntesis entre unas sensaciones dadas y un contenido asociado a ellas gracias a la experiencia adquirida previamente por el individuo que conoce.

  2. La teoría de la Gestalt o teoría de la forma: afirma que la percepción no es una suma de sensaciones aisladas, sino que percibimos ‘de golpe’, inmediatamente totalidades u objetos completos. Por tanto, conocemos conjuntos organizados; posteriormente, gracias a un proceso de abstracción, podemos distinguir y separar las distintas sensaciones que lo componen. Su afirmación fundamental consiste en decir que el todo es mayor que las partes. Los defensores de la teoría de la Gestalt consideran que no conocemos sensaciones en estado puro, pues nuestra conciencia solo posee percepciones y resulta imposible describir sensaciones aisladas.

A pesar de ellos, existe un fenómeno que, aunque un tanto forzado, nos permite comprender la distinción entre sensación y percepción. Es el fenómeno llamado ‘visión ciega’. Hay un área del cerebro específica que, si resulta dañada, los pacientes ven, pero no entienden; llegan hasta el cerebro las ondas relativas a las imágenes, pero no saben qué es lo que tiene ante sí. Nos encontramos ante un caso de sensación sin percepción, aunque no deja de ser una anomalía.

Un fenómeno contrario es la percepción sin sensación. Es la llamada ‘alucinación’. En ciertas ocasiones solemos ver, oír, oler, tocar o saborear algo que es producto directo de nuestra mente, y que no ha pasado por los órganos de los sentidos. Las alucinaciones pueden producirse por diversos motivos, como lesiones cerebrales, drogas, fiebre, ansiedad, …


Por otra parte, la capacidad sensitiva viene definida por los umbrales de percepción, es decir, ¿a partir de qué intensidad de estímulos comenzamos a percibir algo?. Nuestros sentidos tienen, en efecto, unos límites. En tal sentido pueden distinguirse:

1) Umbral máximo: cuando los estímulos superan cierta intensidad, nosotros dejamos de percibirlos o ignoramos su aumento. (ejemplo: desconocemos los rayos ultravioleta)

2) Umbral mínimo: si el estímulo es demasiado débil, escapa igualmente a nuestros sentidos. Para que podamos sentirlo es necesario que supere una magnitud mínima. (desconocemos tambien los rayos infrarrojos).

3) Umbral diferencial: cuando se nos ofrece un estímulo y éste se modifica (con un incremento o un descenso) muy ligeramente, no nos enteramos de que lo hace. Es necesario que esa modificación sea de suficiente intensidad para que podamos apreciarlo; precisamente esta intensidad es lo que llamamos umbral diferencial de la sensación. Es interesante observar que este umbral se mide en tanto por ciento y no en cantidades absolutas: si yo tengo un bolígrafo de 25 gramos y se incrementa en 150 gramos, lo notaré rápidamente, mientras que si estoy sosteniendo un peso de 20 de kilos no me percataré si incrementamos esos mismos 150 gramos. Es decir, que cuanto más fuerte sea el estímulo inicial, mayor será la intensidad adicional requerida para que el segundo estímulo se perciba como diferente.

A pesar de todos los intentos de establecer cifras aproximadas de los diferentes umbrales, es necesario subrayar que sus magnitudes no son fijas, puesto que varían de una especie a otra, también lo hacen de unas personas a otras (los hay con el oído y la vista muy fina y otros que lo tienen peor y pueden ser ciegos o sordos) e incluso en la misma persona hay momentos en los que no oímos o vemos lo mismo de bien que en otras ocasiones.
3. LEYES DE LA PERCEPCIÓN E ILUSIONES ÓPTICAS. LA PERCEPCIÓN SUBLIMINAL.

La escuela que más se preocupó por la importancia de la percepción, frente a la sensación, es la llamada ‘escuela de la Gestalt’. Los miembros de la Gestalt observaron que la percepción es para nostros previa a la sensación y más importante que ella: nunca somos conscientes de la presencia de datos sueltos, sino que inmediatamente percibimos un todo organizado. Quizá el ejemplo más conocido para ilustrar su postura es el de la melodía que, trasladada a un tono diferente, seguimos reconociendo como la misma, a pesar de que todas y cada una de las sensaciones que nos llegan han cambiado.


“La palabra alemana ‘Gestalt’ en el sentido que le da la escuela de psicólogos conocida por Gestaltpsychologie, ha venido a incorporarse a otros idiomas dada la dificultad de encontrar un término que sea su equivalente exacto. Se han intentado traducciones como la de forma, estructura y configuración. Una traducción más exacta podría se la de morfoestructuración de la forma, ya que lo que Gestalt significa es el carácter integral de la estructura formal de las percepciones, en contraposición al concepto atomístico de análisis de los conjuntos perceptivos en elementos simples, intercambiables y carentes de características estructurales que los definan como pertenecientes al concepto de la percepción integrada”.

A. Miller. Introducción a la Psicología. Nota de C. Ramírez Martín. Pp. 142.

Los miembros de esta escuela estudiaron algunas leyes de la percepción. Una de las leyes más importantes es la de la organización de lo percibido en figura y fondo: no damos la misma importancia a todos los datos que alcanzan nuestra mente, sino que separamos algunos, considerados especialmente relevantes, que constituyen la figura, mientras el resto queda relegado a un segundo plano, convirtiéndose en el fondo. Si me piden que cuente de memoria qué representa el paisaje que hay detrás de la Gioconda, probablemente no sabré dar muchos detalles, mientras que es fácil que mantenga un recuerdo mucho más nítido de la mujer del cuadro, a pesar de que los rayos de luz de uno y otra han coincidido sobre mi retina el mismo número de ocasiones.

La cuestión es: si todos los estímulos llegan igualmente al órgano preceptor, ¿cómo es que unos los percibimos como figura y otros como fondo?. La separación se hace conforme a diversos criterios que los gestaltistas han estudiado y que explican porqué unos rasgos aparecen como figura y otros como fondo: (Ver gráficos pp. 107. Editex)


  1. Ley de proximidad: tendemos a agrupar los estímulos que están más cerca y percibirlos como si formasen parte del mismo objeto.

  2. Ley de semejanza: nos inclinamos a agrupar o percibir los estímulos semejantes como formando parte de un mismo objeto.

  3. Ley de cierre: tendemos a ‘cerrar’ o clausurar las líneas de figuras que reconocemos como familiares, para que alcancen una buena organización y estabilidad.

  4. Ley de contraste: destaca como figura la parte que se diferencia del resto.

Y junto a las leyes que determinan la percepción de la realidad, los psicólogos han estudiado las experiencias sensoriales que resultan ser engañosas. Esto es, a veces vemos algo, cuando realmente se trata de otra cosa. Hablamos entonces de ‘ilusiones ópticas’. (Ver gráficos Areté pp. 121)








¿Un ave o un conejo?



Ves los puntos grises en las intersecciones? Ahora mira una intersección y el punto gris desaparecerá...






  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal