Hume I control: cd 1 (desde el comienzo) plano principal, pasa a fondo pedro



Descargar 55,86 Kb.
Fecha de conversión10.07.2017
Tamaño55,86 Kb.
HUME I


CONTROL: CD 1.1 (desde el comienzo) PLANO PRINCIPAL, pasa a fondo.




pedro

Muy buenas tardes. Son las … Estamos en el filósofo en la historia

Nuestro encuentro de cada viernes con las grandes figuras de la sabiduría a lo largo de la historia.


CONTROL: CD 1.1 PLANO PRINCIPAL y fin




Pedro

Para guiarnos en esta visita a los monumentos de nuestra civilización contamos hoy con

Moisés Pérez Marcos…. (buenas tardes, Moisés)
En la locución…Inmaculada Helena Ramírez……….. (buenas tardes)

en el control, Mercedes Marco.

Les habla: Pedro Herráiz

Gracias, siempre, a la Asociación Aula Pública, que nos cede este espacio, a Radio Laguna.

Sabéis que vuestras observaciones, sugerencias o preguntas, podéis hacerlas en el blog del programa http://elfilosofoenlahistoria.blogspot.com.

y que los programas también podéis encontrarlos en la página: http://www.apoyoenlared.org

Vamos, ya , a comenzar –continuar- nuestro recorrido por el mundo y el pensamiento de: HUME


CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin



Moisés

[1. David Hume y su contexto filosófico.]

David Hume (1711-1776) se crió en Escocia, en las afueras de Edimburgo. Su familia quería que fuera abogado, pero él mismo dijo que sentía «una resistencia infranqueable hacia todo lo que no fuera filosofía y enseñanza». Vivió en la época de la Ilustración, al mismo tiempo que grandes pensadores franceses como Voltaire y Rousseau, y viajó mucho por Europa antes de establecerse de nuevo en Edimburgo. De la Investigación sobre el conocimiento humano son estas significativas palabras sobre su verdadera vocación:


CONTROL: CD 2. 1 plano principal y pasa a fondo


Locutora

«Nuestra conversación comenzó al expresar mi admiración por la singular buena fortuna de la filosofía, la cual, exigiendo una completa libertad por encima de los demás privilegios y floreciendo principalmente a causa del libre contraste de sentimientos y argumentación, tuvo su primer origen en una edad y país de libertad y tolerancia, y no se vio nunca coartada, incluso en sus principios más extravagantes, por credo alguno, confesión o estatutos penales».


CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin




Pedro

El Tratado sobre la naturaleza humana es la obra maestra de Hume, en la que el filósofo trabajó en Inglaterra hasta 1734, y luego en Francia –entre 1734 y 1736– en La Flèche (que se había convertido en un prestigioso centro de estudios cartesianos), adonde se había trasladado para ampliar sus horizontes culturales. En 1739 se publicaron en Londres los dos primeros volúmenes del Tratado sobre la naturaleza humana, y en 1740 se publicó el tercero, pero no suscitaron ningún interés particular.

Pero el éxito literario le llegó muy pronto, gracias a sus ensayos políticos y morales, y también a la nueva presentación, más ágil y refundida, del Tratado (el Abstract), así como a su monumental Historia de Inglaterra. La posteridad señaló, empero, que aquel Tratado no apreciado por sus contemporáneos era la obra maestra del filósofo, su escrito más profundo y más meditado.


CONTROL: CD 1. 2-3 plano principal y fin



Moisés

En 1745 fue preceptor del marqués de Annandale. En 1746, como secretario del general Saint Clair, participó en una expedición a Francia y en 1748 integró una misión diplomática a Viena y a Turín. Entre 1763 y 1766 Hume fue secretario del embajador inglés en París y mantuvo cordiales relaciones con los ilustrados franceses. En 1766 regresó a Inglaterra, acompañado por Rousseau a quien ofreció su protección. Sin embargo, la grave manía persecutoria que aquejaba a Rousseau le hizo acusar absurdamente a Hume de encabezar una conjura cuyo objetivo consistía en arruinarlo. En 1767, Hume fue nombrado subsecretario de Estado para los asuntos del Norte, y poco después –gracias a conseguir una cuantiosa pensión– se dedicó de forma casi exclusiva a sus estudios predilectos, con toda tranquilidad, hasta la fecha de su muerte, acaecida el 25 de agosto de 1776.



P
CONTROL: CD 1. 2-3 plano principal y fin
edro

Entre las obras posteriores al Tratado, destacan los Ensayos sobre el intelecto humano (1748), refundición simplificada del primer libro del Tratado (obra que en 1758 fue rebautizada con el título de Investigaciones sobre el intelecto humano, que más tarde se convirtió en definitivo); las Investigaciones sobre los principios de la moral (1751), que son una nueva redacción del tercer libro del Tratado y que su autor consideró como su mejor obra; los Discursos políticos (1752); las Cuatro disertaciones, de 1757, una de ellas es la célebre Historia natural de la religión; con carácter póstumo se publicaron los Diálogos sobre la religión natural, redactados en 1751. Por último recordemos la Historia de Inglaterra bajo la casa de Tudor, comenzada en 1752 y acabada diez años después, que suscitó polémicas muy encarnizadas, pero le otorgó a Hume un gran prestigio. Empieza con la invasión de Julio César y termina con la revolución de 1688, a lo largo de ocho volúmenes. En su haber se suma otra serie de ensayos –como el dedicado al suicidio–, biografía y cartas, entre otros interesantes escritos.


CONTROL: CD 1. 2-3 plano principal y fin


Moisés

En su correspondencia abundan las referencias a la originalidad de su filosofía. Dos ejemplos. Uno de una carta de Herny Home, de febrero de 1739, donde se expresa así: «Mis principios están tan lejos de todos los sentimientos vulgares sobre la materia, que si llegan a ser recibidos, tendrían que producir una alteración casi total en filosofía; y usted sabe que revoluciones de esta clase no se llevan a cabo fácilmente». Este afán de originalidad llevó a Hume a diferenciar su pensamiento no sólo del racionalismo, sino también del empirismo, concretamente de Locke.

En estrecha relación con esta mentalidad están los ataques de Hume a la metafísica que, como sucede en todos los casos similares, son siempre ataques a una determinada metafísica: la metafísica personificada en Malebranche, Leibniz, Berkeley y el neoplatonismo inglés, una metafísica profundamente teologizada.

P
CONTROL: CD 1. 2-3 plano principal y fin
edro

Ahora bien, en Hume hay una metafísica, por metafísico le tuvieron sus contemporáneos y por metafísico se tuvo él. Suya es la afirmación de que hay que cultivar cuidadosamente la verdadera metafísica en orden a destruir la falsa y adulterada. Esa verdadera metafísica es la que consiste en renunciar a penetrar en temas inasequibles a la mente humana, liberarse de las supersticiones populares, evitar cuestiones abstrusas. Esa metafísica debe emprender un serio examen de la naturaleza de la inteligencia humana. Tenemos, pues, que frente a los ataques a una metafísica, se intenta abrir las puertas a otra nueva. Una metafísica consistente, básicamente, en el análisis de la naturaleza humana, análisis metafísico realizado con una finalidad moral, es decir, de todo aquello que podríamos llamar ciencias humanas.



M
CONTROL: CD 1. 2-3 plano principal y fin
oisés


[1.1. La herencia del empirismo anterior.]

Hume es el filósofo que lleva a cumplimiento y, en cierta medida, a acabamiento el empirismo: saca las últimas conclusiones. Y al asumir esta posición se considera heredero de toda una tradición inglesa, cuyo origen hace remontar a Lord Bacon haciéndola pasar, antes de llegar a él, por lo que se refiere a las ciencias humanas, por Locke, Shaftesbury, Mandeville, Hutcheson, Butler, etc. Ya en la introducción al Tratado, tras anunciar el propósito de toda su investigación en la naturaleza humana como centro de las ciencias, nos dirá:


CONTROL: CD 2.2 plano principal y pasa a fondo

Locutora

«Del mismo modo que la ciencia del hombre es el único fundamento sólido para las otras ciencias, así también el único sólido fundamento que nosotros podemos dar a esta ciencia debe ser establecido sobre la experiencia y la observación.


CONTROL: CD 1. 4 plano principal y fin




Pedro

Hume recibió las influencias de Locke hasta tal punto que sus propuestas llegan, en ocasiones, a ser repeticiones casi literales de afirmaciones lockeanas: la concepción general de la filosofía, el valor primordial de la experiencia, la meta moral del quehacer filosófico, el método como análisis del dinamismo consciencial de los fenómenos psíquicos, la concepción básica de la naturaleza. Por eso se esfuerza mucho más en destacar las tesis o posiciones que le separan del entonces maestro indiscutible del pensar inglés. Se hacen notar especialmente los esfuerzos por diferenciarse de Locke e incluso por oponerse a él en la explicación y génesis de la idea de causa, en el conocimiento del mundo externo, en el uso de los términos de “idea” e “impresión” y también en el problema del innatismo.


CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin

Moisés

Los filósofos ilustrados pensaban que el orden y armonía que Newton había descubierto y justificado en el mundo de la naturaleza cabía también descubrirlo y justificarlo en el ámbito humano. El secreto no parecía consistir más que en estudiar, igual que lo había hecho Newton, unos hechos y descubrir las leyes que los regían. La repercusión de este conocimiento y aprecio por Newton se va a manifestar fundamentalmente en dos puntos: el intento de imitación del método, y la transferencia al orden psíquico de la ley newtoniana de la gravitación. Comenzando por el método, es interesante recordar el subtítulo del Tratado: Intento de introducir el método experimental en los temas morales. Este intento se hace patente desde la introducción misma de la obra, tras recordarnos que nos debemos atener a la experiencia y no intentar ir más allá de ella, y tras reconocer asimismo la dificultad de trasponer a la filosofía moral un riguroso método experimental.



P
CONTROL: CD 1. 4 plano principal y fin
edroChema

Hume supone la consumación, como planificación y acabamiento, del empirismo clásico inglés. Cargado, según hemos visto, con la amplia herencia de sus predecesores, y, en parte, de sus contemporáneos. Por eso el empirismo se “acaba” con él. No va más allá. Se harán precisos nuevos planteamientos que sometan a severa crítica los del propio Hume. Esa será, desde perspectivas muy distintas, la misión de Th. Reid y de Kant.



[2. El Tratado sobre la naturaleza humana y otros escritos.]

La declaración kantiana que reconoce a Hume como el encargado de despertar al de Königsberg de sus duermevelas dogmáticas, ha sido, la frase feliz que por sí sola ha dado a Hume un lugar privilegiado en la historia del pensamiento de Occidente. El enorme prestigio que la figura de Kant disfruta en la Europa continental sitúa a Hume en un puesto cuya importancia casi exclusiva radica en ser vía de paso. Y figura de central importancia también para el moderno positivismo, que recurre con no poca frecuencia a Hume. Deudores también de este autor fue el “empirismo moderno” que, siguiendo a F. Sabe, engloba, en sentido amplio, el Positivismo lógico, el Atomismo lógico y el Análisis Filosófico.


CONTROL: CD 1. 4 plano principal y fin

Moisés

Pero volvamos al Tratado, su obra principal, publicada cuando tenía veintiocho años y de la que afirmó haber tenido la idea ya a los quince. Recordemos: el primer libro del Tratado versa sobre el entendimiento humano; el libro segundo está dedicado al estudio de las pasiones; el tercero, cuyo objeto es la moral, es término y meta de la obra: su verdadero objetivo.

El plan del libro primero, tal como se puede apreciar por una mera lectura del índice, es simple. Consta de cuatro partes, la primera, muy breve, estudia los elementos del conocimiento (impresiones e ideas) y las conexiones entre ellos mediante la asociación y las relaciones, estando la última sección dedicada al estudio de las ideas abstractas. La segunda parte —un poco más extensa que la anterior— está dedicada al estudio del espacio y el tiempo, temas ambientales de aquel momento, respecto de los cuales Hume fue perdiendo progresivamente interés. Ahora bien, espacio y tiempo son la apertura a un tema fundamental, con el que se cierra esta parte, el de la existencia. De ahí arranca la tercera parte, cuyo problema nodal es el conocimiento de la existencia del mundo externo. En sus análisis aparecerán asuntos como el de los niveles de conocimiento, el de la causalidad y el de la creencia. La cuarta y última parte puede ser considerada como un análisis y discusión de los resultados obtenidos.

En la autobiografía escrita en el ocaso de su vida dirá que la obra nació muerta de la imprenta y lo achaca a la precipitación en publicar la obra. En esta misma línea está la carta a G. Elliot de marzo/abril de 1751:



L
CONTROL: CD 2.4 plano principal y pasa a fondo
ocutora


«Creo que los Ensayos filosóficos contienen todo lo de importancia referente al conocimiento que podrías en el Tratado; y quiero advertirte contra la lectura de este último. […] Los principios filosóficos son los mismos en ambas obras: pero fui arrastrado por el calor de la juventud y de la invención a publicar demasiado precipitadamente. Una empresa tan vasta, planeada antes de que tuviera veintiún años y compuesta antes de los veinticinco, tiene que ser necesariamente muy defectuosa. Me he arrepentido de mi prisa cientos y cientos de veces».


CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin




Pedro

Se puede decir que todo lo que escribió después del Tratado es reelaboración, resumen, ampliación o consecuencia de su primera y fundamental obra. El Ensayo sobre el entendimiento humano es una reelaboración simplificada del libro I (como reconoce el propio Hume en su autobiografía, aunque también distinta de aquella primera obra, ampliada en dos nuevas temáticas, los milagros –en la sección décima– y la providencia –en la sección undécima). La materia del libro II se repetirá en la Disertación sobre las pasiones, aunque de modo muy resumido; y el libro III responde en la Investigación al estudio sobre los principios de la moral. Sus múltiples ensayos, con excepciones muy contadas, desarrollan ideas más o menos esbozadas en el Tratado, e incluso sus obras sobre religión sabemos que se exponen ideas que se gestaron por los mismos años del Tratado.



M
CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin
oisés


[3. Tratado sobre la naturaleza humana y su objetivo moral.]

Dijimos que el título completo del Tratado sobre la naturaleza humana, subtítulado: Un intento de introducir el método experimental de razonamiento en los argumentos morales, ya nos está indicando cuáles son los rasgos esenciales de la nueva escena del pensamiento. Hume constata que, sobre la base segura de la observación y del método de razonamiento experimental preconizado por Bacon, Newton había construido una sólida perspectiva de la naturaleza física. Ahora bien, lo que aún queda por hacer es aplicar dicho método también a la naturaleza humana, es decir, al sujeto, y no sólo al objeto. Cuando David Hume escribía el Tratado sobre la naturaleza humana su interés último era la moral, pero al englobarlo dentro de un estudio general de la naturaleza humana las cuestiones epistemológicas y metafísicas le ocuparon la mitad del tratado. Y uno de sus puntos de partida es su asentimiento a todas las críticas que Berkeley ha lanzado contra Locke; básicamente, que no podemos ir más allá de nuestras ideas y pensar que son representaciones de algo. Si en Locke toda su argumentación epistemológica tenía como fin promover un amplio margen de tolerancia, el escepticismo humeano es claramente una invitación a extender dicha tolerancia y libertad allí donde no quería llegar Locke, es decir, al escepticismo y el ateismo.



P
CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin
edro

H
CONTROL: CD 2.4 plano principal y pasa a fondo


ume reconoce que el escepticismo excesivo es autodestructivo, pues paraliza la acción y la vida misma, y no pretende recomendarlo en absoluto. Por el contrario, un escepticismo moderado es perfectamente saludable: lejos de representar peligro alguno para la sociedad, estimula mediante el diálogo el aprecio de las opiniones y actitudes ajenas, huye del dogmatismo y la preponderancia, fomenta la tolerancia y el respeto. Respeto, eso sí, que no le refrena para terminar su Investigación con la famosa proclama literalmente incendiaria:

Locutora

«Cuando revisemos las bibliotecas, persuadidos de estos principios, ¿qué estragos no causaremos? Si cae en nuestras manos cualquier volumen de teología o metafísica escolástica, por ejemplo, preguntemos: ¿contiene algún razonamiento abstracto acerca de la cantidad o el número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental sobre cuestiones de hecho y existencia? No. Entonces entreguémoslo a la llamas, porque no puede contener nada más que sofistería e ilusión».

M
CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin
oisés


[3.1. David Hume y su oposición a la metafísica: la experiencia.]

Como última gran figura del empirismo clásico David Hume es heredero, en primer lugar, de Locke, está, como Berkeley, muy influido por los ocasionalistas cartesianos, pero a Hume le interesa mucho más la crítica a la que éstos sometieron las nociones tradicionales de sustancia y causa, que la dirección en que intentaron reinterpretarlas. El punto de partida de la filosofía de Hume es el mismo que desde Locke basa todo empirismo: no hay conocimiento válido sino en la medida en que el análisis pueda reducirlo a la experiencia. Hume, como hizo Locke, empieza por descartar la existencia de ideas o principios innatos, pero introduce algunas innovaciones terminológicas que le permitirán una mayor claridad y rotundidad en las consecuencias de aquel principio. Todos los contenidos de la conciencia proceden de la experiencia sensible, que él llama percepción, A los datos inmediatos de la experiencia externa o interna los llama impresiones, y caracteriza éstas por su viveza y su sentido de realidad. Ideas son, en cambio, contenidos mediatos, reproducidos o derivados de aquellas, y por esa razón menos vivos, más débiles


CONTROL: CD 2.5 plano principal y pasa a fondo


Locutora

Nuestro autor comienza con algunas definiciones. Llama percepción a todo lo que puede estar presente en la mente, sea que empleemos nuestros sentidos, o que estemos movidos por la pasión o que ejerzamos nuestro pensamiento y nuestra reflexión. Divide nuestras percepciones en dos clases, a saber, las impresiones y las ideas. Cuando sentimos una pasión o una emoción de cualquier clase, o cuando las imágenes de los objetos externos nos son traídas por nuestros sentidos, la percep­ción de la mente es lo que él llama impresión, que es una palabra que él emplea en un nuevo sentido. Cuando reflexionamos sobre una pasión o sobre un objeto que no está presente, esta percepción es una idea. Por consiguiente, las impresiones son nuestras percepciones vivas y fuertes; las ideas son las más tenues y más débiles. Esta distinción es evidente, tan evidente como la que hay entre sentir y pensar.

La primera proposición que adelanta es que todas nuestras ideas, o percep­ciones débiles, son derivadas de nuestras impresiones o percepciones fuertes, y que jamás podemos pensar en cosa alguna que no la hayamos visto fuera de nosotros o sentido en nuestras mentes. Esta proposición parece ser equivalente a la que el señor Locke se ha empeñado con tanto esfuerzo en establecer, esto es, que no hay ideas innatas.

M
CONTROL: CD 1. 2 plano principal y fin
oisés

A primera vista, continúa Hume, el pensamiento del hombre es ilimitado. Puede unir formas y apariencias de modo incongruente, conducirnos incluso más allá del universo y concebir lo que nunca se ha visto u oído contar. Nada, salvo lo que implica contradicción absoluta, parece estar más allá del poder del pensamiento. Pero un examen más detenido muestra que todo ese poder creativo de la mente se reduce a la facultad de mezclar, trasponer, aumentar o disminuir los materiales suministrados por los sentidos. Para Hume, los movimientos de las ideas deben poder reducirse a una ley de mecánica. Y, así, proclama con orgullo de descubridor que las ideas se unen y combinan en virtud de la semejanza, de la contigüidad (en el espacio y/o tiempo) y de la relación causa efecto. La ley puede aún reducirse, a saber: la relación causa-efecto se reduce, como veremos, a la conexión regular de los acontecimientos en el espacio y en el tiempo.


CONTROL CD 1. 6 Plano principal y pasa a fondo


Pedro

Los temas que podemos comentar al hilo de lo que hemos escuchado:

El empirismo como continuación del racionalismo de Descartes.

La seguridad que proporciona el conocimiento sensorial.

La crítica del innatismo de Descartes y el recelo de éste ante los sentidos.

(comienza el diálogo).

(2) ¿Qué nos dice a nosotros, amigos de la sabiduría, en este siglo XXI?

Para los cortes


CONTROL CD 1. 6 (sigue) Plano principal y fin.

Cuando se acabe el tiempo


CUANDO FALTEN 30 SEGUNDOS PARA ACABAR

CONTROL CD 1. 7 fondo y subiendo

El tiempo se nos ha acabado por hoy, gracias Moisés, gracias Inma……………………. (locutoras), gracias Mercedes

El próximo viernes Dios mediante volveremos a este rincón de la historia de la filosofía con: HUME II

F
CONTROL CD 1. 7 Plano principal


eliz fin de semana.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal