Hombre actual



Descargar 133 Kb.
Fecha de conversión21.06.2017
Tamaño133 Kb.
HOMBRE ACTUAL

Los seres humanos (a veces llamados genéricamente hombres, aunque ese término puede aplicarse también específicamente a los individuos de sexo masculino) constituyen actualmente desde el punto de vista biológico una sola especie, Homo sapiens, la única superviviente del género Homo, ampliamente diversificado en el último millón y medio de años. Homo sapiens pertenece a una estirpe de Primates, los hominoideos diferenciada en Asia y en África, de donde surgió la familia de la que forma parte, los homínidos.

El nombre científico alude al rasgo biológico más característico: sapiens significa sabio o capaz de conocer, y se refiere a la consideración del hombre como «animal racional», al contrario que todas las otras especies. Es precisamente la capacidad del ser humano de realizar operaciones conceptuales y simbólicas muy complejas —que incluyen, por ejemplo, el uso de sistemas lingüísticos muy sofisticados, el razonamiento abstracto y las capacidades de introspección y especulación— uno de sus rasgos más destacados. Posiblemente esta complejidad, fundada neurológicamente en un aumento del tamaño del cerebro y sobre todo de su complejidad, sea también una de las causas, a la vez que producto, de las muy complejas estructuras sociales que el ser humano ha desarrollado, y que forman una de las bases de la cultura, entendida biológicamente como la capacidad para transmitir información y hábitos por imitación e instrucción, en vez de por herencia genética. Esta propiedad no es exclusiva de esta especie, y es importante también en otros primates, pero alcanza en H. sapiens un desarrollo cualitativamente distinto, que ha justificado que A. Montagu situara en la cultura el nicho ecológico de nuestra especie.

Origen

Apreciaciones científicas

Artículo principal: Evolución humana

En principio, en cuanto perteneciente al infraorden de los catarrinos, el Homo sapiens sapiens parece tener su ancestro, junto con todos los primates catarrinos, en un período que va de los 50 a 33 millones de años antes del presente (AP), uno de los primeros catarrinos, quizás el primero, es el Propliopithecus, incluyendo al Aegyptopithecus, en este sentido, el ser humano actual, al igual que primates del "Viejo Mundo" con características más primitivas, probablemente descienda de esa antigua especie.

Creencias míticas

A lo largo de la historia se han ido desarrollando distintas concepciones míticas, religiosas, filosóficas, y científicas respecto del Hombre, cada una con su propia explicación sobre nuestro origen, trascendencia, y misión en la vida:



  • Los acadios afirmaban que el primer hombre, Adapa, era hijo del dios Ea, pero perdió la inmortalidad.

  • Cierto mito mesopotámico afirma que el hombre creció de la tierra como una planta.

  • Para Hesíodo, Zeus modeló en arcilla a Pandora, la primera mujer, de cuyo enlace con el dios Epimeteo nacieron el resto de los hombres. Más tarde, Pandora fue la responsable de todos los males de la Humanidad, al abrir la caja de Pandora.

  • El mito nórdico de la creación atribuye a Odín y sus hermanos el infundir vida a dos troncos de árbol de una playa, convirtiéndolos en Ask y Embla, el primer hombre y la primera mujer respectivamente.

  • Según las creencias judeo-cristiano, el hombre fue creado por Yahveh a su imagen y semejanza a partir del barro, y fue desterrado del Paraíso como consecuencia del pecado original tras adquirir conciencia del bien y el mal.

  • Para los pueblos mesoamericanos (principalmente mayas y aztecas) el hombre surgió de la mezcla del maíz, los huesos que Quetzalcoatl robó del Mictlán y la sangre de este último.

Aspectos morfológicos
Diferencias con otros primates

El Homo sapiens sapiens parece ser una "acumulación de defectos", y, como respuesta satisfactoria a todos ellos la única solución evolutiva que ha tenido es su complejísimo sistema nervioso central, pero se hablará de éste más adelante.

Probablemente cuando los ancestros del Homo sapiens sapiens vivían en selvas comiendo frutos, bayas y hojas, abundantes en vitamina C, pudieron perder la capacidad genética, que tiene la mayoría de los animales, de sintetizar en su propio organismo tal vitamina; ya antes parecen haber perdido la capacidad de digerir la celulosa. Tales pérdidas durante la evolución han implicado sutiles pero importantes determinaciones: cuando las selvas originales se redujeron o, por crecimiento demográfico, resultaron superpobladas, los primitivos homínidos (y luego los humanos) se vieron forzados a recorrer importantes distancias, migrar, para obtener nuevas fuentes de nutrientes (por ejemplo de la citada vitamina C).

Las primeras modificaciones importantes que aparecen en la filogénesis de las especies que constituyen la línea evolutiva que desemboca en el Homo sapiens sapiens. Todos los cambios reseñados han sucedido en un periodo relativamente breve (aunque se mida en millones de años), esto explica la susceptibilidad de nuestra especie a afecciones en la columna vertebral y en la circulación sanguínea y linfática (por ejemplo, el corazón recibe -relativamente- "poca" sangre).

Bipedestación

Un proceso de desertización del África, ocurrido hace unos 8 a 7 millones de años significó una presión evolutiva, de modo que tuvieron éxito en la adaptación al ambiente de sabana semiárida grupos de primates que podían marchar bípedamente. Más aún, en un medio cálido y con fuerte radiación ultravioleta e infrarroja una de las mejores soluciones adaptativas son la marcha bípeda y la progresiva reducción de la capa pilosa, esto evita el excesivo recalentamiento del cuerpo, hace 150.000 años el norte de África volvió a sufrir una intensa desertización lo cual significó otra gran presión evolutiva como para que se fijaran los rasgos principales de la especie Homo sapiens sapiens.

Para lograr la postura y marcha erecta han tenido que aparecer importantes modificaciones: la columna vertebral bastante rectilínea en los simios, en el homo sapiens sapiens y en sus ancestros bípedos ha adquirido curvaturas que permiten soportar mejor el peso de la parte superior del cuerpo, tales curvaturas tienen un efecto "resorte". Por lo demás la columna vertebral ha podido erguirse casi 90º a la altura de la pelvis, si se compara con un chimpancé se nota que al carecer este primate de la curva lumbar, su cuerpo resulta empujado hacía adelante por el propio peso; en la raquis humana el centro de gravedad se ha desplazado, de modo que el centro de gravedad de todo el cuerpo se sitúa encima del soporte que constituyen los pies, al tener el Homo sapiens sapiens una cabeza relativamente grande el centro de gravedad corporal es bastante inestable (y hace que al intentar nadar, el humano tienda a hundirse "de cabeza"). Otro detalle; las vértebras humanas son más circulares que las de los simios, esto les permite soportar mejor el peso vertical. La pelvis se ha debido ensanchar; pero no lo suficiente como para que la especie tenga partos fáciles (esto se verá con más detalle). Eso ha sido fundamental en la evolución de nuestra especie. Los huesos ilíacos de la región pelviana en los Homo sapiens sapiens (e inmediatos antecesores) "giran" hacia el interior de la pelvis, esto le permite soportar mejor el peso de los órganos al estar en posición erecta.

La citada modificación de la pelvis implica una disminución importante en la velocidad posible de la carrera por parte de los humanos.

Para facilitar la bipedestación, el foramen magnum (u orificio occipital por el cual la médula espinal pasa del cráneo a la raquis) se ha desplazado; mientras en los simios el foramen magnum se ubica en la parte posterior del cráneo, en el Homo sapiens sapiens (y en sus ancestros directos) el foramen magnun se ha "corrido" casi hacia la base del cráneo.

También para la bipedestación ha habido otros cambios morfológicos muy importantes y evidentes, particularmente en los miembros y articulaciones. Los miembros inferiores se han robustecido, el fémur humano se inclina hacia adentro, de modo que le posibilita la marcha sin necesidad de girar casi todo el cuerpo; la articulación de la rodilla se ha vuelto casi omnidireccional (esto es, casi puede moverse en diversas direcciones), aunque en los monos -por ejemplo el chimpancé- existe una mayor flexibilidad de la articulación de la rodilla, es para un mejor desplazamiento por las copas de los árboles, es así que el humano a diferencia de sus parientes más próximos no marcha con las rodillas dobladas.

En los humanos los pies se han alargado, particularmente en el talón, reduciéndose algo los dedos del píe y dejando de ser oponible el "pulgar" del píe (el dedo mayor), en líneas generales el pie ha perdido casi totalmente la capacidad de prehensión. Se sabe, en efecto, que el pie humano ha dejado de estar capacitado para aferrarse (cual si fuera una mano) a las ramas, pasando en cambio a tener una función importante en el soporte de todo el cuerpo. El dedo mayor del pie tiene una función vital para lograr el equilibrio del Homo sapiens sapiens durante la marcha y la postura erecta; en efecto, el pulgar del "pie" de un chimpancé es transversal, lo que permite al simio aferrarse más fácilmente de las ramas, en cambio el "pulgar" del pie humano, al estar alineado, facilita el equilibrio y el impulso hacia adelante al marchar o correr. Los huesos de los miembros inferiores son relativamente rectilíneos en comparación con los de otros primates.

Liberación de los miembros superiores

La postura bípeda dejó "libres" los miembros superiores que ya no tienen que cumplir la función de "patas" (excepto en los niños muy pequeños) ni la de braquiación; es decir, el desplazamiento de rama en rama con los brazos, aun cuando la actual especie humana, de la cintura hacia arriba mantenga una complexión de tipo arborícola.

Esta liberación de los miembros superiores fue, en su inicio, una adaptación óptima al bioma de sabana; al marchar bípedamente y con los brazos libres, los ancestros del homo sapiens sapiens podían recoger más fácilmente su comida; raíces, frutos, hojas, insectos, huevos, reptiles pequeños, roedores y carroña -en efecto, muchos indicios hacen suponer como altísimamente probable que nuestros ancestros fueran en gran medida carroñeros, y, dentro del carroñeo, practicaran la modalidad llamada cleptoparasitismo, esto es: robaban las presas recién cazadas por especies netamente carnívoras, para tal práctica, nuestros ancestros debían haber actuado en bandas, organizadamente.

Los miembros superiores, -siempre en relación con otras especies- se han acortado. Estos miembros superiores al quedar liberados de tales funciones, se han podido especializar en funciones netamente humanas. El pulgar oponible es una característica heredada de los primates más antiguos, pero si en éstos la función principal ha sido la de aferrarse a las ramas y en segundo lugar aprehender las frutas o insectos que servían de alimento, en la línea evolutiva que desemboca en nuestra especie la motilidad de la mano, y en particular de los dedos de ésta, se ha hecho gradualmente más precisa y delicada lo que ha facilitado la elaboración de artefactos, aún (junio de 2005) no se tiene conocimiento respecto al momento en que la línea evolutiva comenzó a crear artefactos, es seguro que ya hace más de 2 millones de años el Homo habilis realizaba toscos instrumentos que utilizaba asiduamente (en todo caso, los chimpancés, en estado silvestre, confeccionan "herramientas" de piedra, madera y hueso muy rudimentarias). El desarrollo de la capacidad de pronación en la articulación de la muñeca también ha sido importantísimo para la capacidad de elaborar artefactos.

Visión

El humano hereda de los primates y los prosimios la visión estereoscópica y pancromática (capacidad de ver "todos" los colores del espectro visible); los ojos en la parte delantera de la cabeza posibilitan la visión estereoscópica pero si esa característica surge en los prosimios como una adaptación para moverse mejor durante la noche o en ambientes umbríos como los de las junglas, en el Homo sapiens sapiens tal función cobra otro valor; facilita la mirada a lontananza, el otear horizontes, en este aspecto la visión es bastante más aguda en los humanos que en los otros primates y en los prosimios. Esto facilitará el hecho por el cual el Homo sapiens sapiens sea un ser altamente visual (por ejemplo las comunicaciones mediante la mímica), facilitará asimismo Lo Imaginario.

Especialización

Pese al conjunto de modificaciones morfológicas antes reseñadas, desde el punto de vista de la anatomía comparada, llama la atención una cuestión: el Homo sapiens sapiens es un animal relativamente poco especializado. En efecto, gran parte de las especies animales ha logrado algún tipo de especialización anatómica (por ejemplo los artiodáctilos poseen pezuñas que les permiten correr en las llanuras despejadas), pero las especializaciones si suelen ser una óptima adaptación a un determinado bioma conllevan el casi cierto riesgo de la desaparición de la especie especializada y asociada a tal bioma si éste se modifica.

La ausencia de tales especializaciones anatómicas ha facilitado a los humanos una plasticidad, una adaptabilidad inusitada entre las demás especies de vertebrados para adecuarse a muy diversas condiciones ambientales.

Más aún, aunque parezca paradójico, el Homo sapiens sapiens corporalmente tiene características "primitivas" en relación a otros primates. ¿Cómo se explica esto?: en efecto, la estructura craneal de un Homo sapiens sapiens adulto se aproxima más a la de la cría de un chimpancé que a la de un chimpancé adulto: el rostro es achatado ("ortognato" o de "bajo índice facial") y es casi inexistente el thorus supraorbitario -en la humanidad actual apenas se encuentran vestigios de thorus en las poblaciones llamadas australoides-. De otro modo se puede decir que los arcos superciliares del Homo sapiens sapiens son "infantiles"...delicados, el rostro aplanado o ligeramente prognato.

El "primitivismo" de la estructura craneal de todo Homo sapiens sapiens -se verá más adelante- resultará importantísimo para la evolución de la especie, en particular será muy importante tal "primitivismo" para el proceso evolutivo llamado cerebración.

El Homo sapiens sapiens es, por su anatomía, prácticamente el animal más vulnerable de todos si se encuentra en condiciones naturales.

Asociado al hecho por el cual morfológicamente el ser humano tenga características que le aproximan a las de un chimpancé "niño" se encuentra entonces el 'ortognatismo' y esto quiere decir, entre otras cuestiones, que los dientes del Homo sapiens sapiens son relativamente pequeños y poco especializados, las mandíbulas, por esto, se ha abreviado y hecho más delicadas, falta -además- en ellas el diastema u orificio en donde encajan los 'colmillos'. La debilidad de las mandíbulas humanas las hace casi totalmente inútiles para la defensa a 'mordiscos' ante un predador y, asimismo, son muy deficientes para poder consumir gran parte del alimento en su estado natural, lo que es uno de los muchos "déficits" corporales que llevan al humano a vivir en una sociedad organizada.

Aparición del lenguaje simbólico

Hablar de la aparición del lenguaje humano, lenguaje simbólico (ver: símbolo) por lógica parecería implicar que hay que hablar previamente de la cerebración, y eso es bastante cierto, pero el lenguaje humano simbólico tiene sus antecedentes en momentos y cambios morfológicos que son previos a cambios importantes en la 'estructura' del sistema nervioso central. Para ejemplificar esto: los chimpancés pueden realizar un esbozo, un esbozo primario, de lenguaje simbólico basándose en la mímica (de un modo semejante a un sistema muy simple de comunicación para sordomudos).

Ahora bien, el lenguaje simbólico por excelencia es el basado en los significantes acústicos, y para que una especie tenga la capacidad de articular sonidos discretos, se requieren más innovaciones morfológicas, algunas de ellas muy probablemente anteriores al desarrollo de un cerebro lo suficientemente complejo como para pensar de modo simbólico. En efecto observemos la orofaringe y la laringe: en los mamíferos -a excepción del humano- la laringe se encuentra en la parte alta de la garganta, de modo que la epiglotis cierra la tráquea de un modo estanco al beber e ingerir comida. En cambio, en el Homo sapiens sapiens, la laringe se ubica más abajo, lo que permite a las cuerdas vocales la producción de sonidos más claramente diferenciados y -en general- variados pero, al no poder ocluir completamente la epiglotis, la respiración y la ingesta deben alternarse para que el sujeto no se ahogue. El acortamiento del prognatismo que se compensa con una elevación de la bóveda palatina facilitan el lenguaje oral. Otro elemento de relevante importancia será la posición y estructura del hioides, su gracilidad y motilidad permitirán un lenguaje oral lo suficientemente articulado.

Estudios realizados en la cueva de Atapuerca (España) evidencian que el llamado Homo antecessor hace unos 800.000 años ya tenía la capacidad -al menos en su aparato fonador- para emitir un lenguaje oral lo suficientemente articulado como para ser considerado simbólico, aunque la consuetudinaria fabricación de utensilios (por toscos que fueran) por parte del Homo habilis hace unos 2 millones de años, sugiere que en estos ya existía un lenguaje oral articulado muy rudimentario pero lo suficientemente eficaz como para transmitir la suficiente información ó enseñanza/aprendizaje (learning) para la confección de los toscos artefactos.

Además de todas las condiciones recién mencionadas, imprescindibles para la aparición de un lenguaje simbólico, se debe hacer mención de la aparición del gen FOXP2 que resulta básico para la posibilidad de tal lenguaje (y -se verá también-: pensar simbólico, aunque esto corresponde a otro apartado, el que viene a continuación).

Cerebración

La cerebración y la corticalización son temas que requieren, por sí solos, artículos propios, dadó el alcance y la importancia de dichos procesos. Aquí importa comentar de lo mínimo indispensable para comprender la evolución humana.

La cerebración tanto como la corticalización son fenómenos biológicos muy anteriores a la aparición de los homínidos, sin embargo en éstos, y en especial en el Homo sapiens sapiens, la cerebración y la corticalización adquieren un grado superlativo (hasta el punto que Theilard de Chardin enunció una curiosa teoría, la de la noósfera y noogénesis, esto es: teoría del pensar inteligente, que se basa en la evolución del cerebro).

El cerebro del Homo sapiens sapiens, en relación la masa corporal, es uno de los mayores. Más llamativo es el consumo de energía metabólica (por ejemplo la producida por la "combustión" de la glucosa) que requiere el cerebro: un 20% de toda la energía corporal, y aún cuando la longitud de los intestinos humanos evidencian el inmediato origen vegetariano de la especie, los intestinos humanos son bastante más cortos que los de los demás primates. El aumento de la capacidad craneal facilitó al género Homo el acceso a una dieta que permitió la reducción de la masa intestinal (entre otros órganos) y así disponer e invertir más energía para un cerebro grande y complejo.

La psicología evolutiva tiene fundadas razones para suponer que dentro de las especies de la misma línea evolutiva que el Homo sapiens sapiens ha existido (y en la especie suele persistir) una selección en favor de los especímenes con un cerebro más desarrollado (por principio, estos serían -se supone- los más capacitados para sobrevivir en la "lucha por la existencia").

Líneas arriba se ha mencionado que el Homo sapiens sapiens es casi con toda seguridad la especie más vulnerable cuando vive en plena naturaleza; la única solución posible ha sido desarrollar un cerebro grande y con una 'estructura' compleja para poder dar respuestas complejas a los problemas que se le presentan.

Para posibilitar la existencia de un cerebro grande y complejo, fue necesario en primer lugar el incremento de la capacidad craneal (o más exactamente la capacidad neurocraneal). Entre los australopithecus el volumen del cerebro oscilaba entre los 400 y 500 cc, en el Homo erectus oscilaba entre los 850 a 900 cc, en el actual Homo sapiens sapiens el volumen oscila entre los 1000 a 2000 cc, siendo el promedio global actual de 1350 cc, sin embargo no basta un incremento del volumen, sino cómo se dispone; esto es: cómo está dispuesta la "estructura" del sistema nervioso central y del cerebro en particular. Por término medio, los Homo sapiens neanderthalensis pudieron haber tenido un cerebro de mayor tamaño que el de nuestra especie, pero la morfología de su cráneo demuestra que la "estructura" cerebral era muy diferente: con escasa frente, los 'neandertalenses' tenían poco desarrollados los lóbulos prefrontales y, en especial, muy poco desarrollados los lóbulos frontales. El cráneo del Homo sapiens sapiens no sólo tiene una frente adelantada (sobre el rostro), sino que es también más alto en el occipucio ( cráneo muy abovedado), esto permite el desarrollo de los lóbulos prefrontales y frontales: de todos los mamíferos, el homo sapiens sapiens es el único que tiene la faz ubicada bajo los lóbulos frontales.

Sin embargo, aún más importante para la evolución del encéfalo parecen haber sido las mutaciones (cada vez más aceleradas) en el posicionamiento del esfenoides.

Se ha hecho mención en el apartado dedicado a la aparición del lenguaje articulado de la importancia del gen FOXP2; dicho gen es el encargado del desarrollo de las áreas del lenguaje y de las áreas de síntesis (las áreas de síntesis se encuentran en el córtex de los lóbulos prefrontales y, sobre todo, frontales). El aumento del cerebro y su especialización permitió la aparición de la llamada lateralización, esto es: una diferencia muy importante entre el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho del cerebro. El hemisferio izquierdo tiene desarrollado en su córtex áreas específicas que posibilitan el lenguaje simbólico basado en significantes acústicos: el área de Wernicke y el área de Broca.

Es casi seguro que ya hace 200.000 años los sujetos de la especie Homo sapiens sapiens tenían un potencial intelectual equivalente al de la actualidad, pero para que se activara tal potencial tardaron milenios: el primer registro de conducta artística conocido se data hace sólo unos 75.000 años, los primeros grafismos y expresiones netamente simbólicas fuera del lenguaje hablado se datan hace sólo entre 40.000 y 35.000 años,...las primeras escrituras (" memoria segunda" como bien les llamara Roland Barthes) datan de hace entre 5.500 ó 5.000 años, en el Valle del Nilo ó en la Mesopotamia asiática.

Se ha dicho, también líneas antes, que el Homo sapiens sapiens mantiene características de estructura craneal "primitivas" ya que recuerdan a las de un chimpancé "niño", en efecto, tal morfología es la que permite tener la frente sobre el rostro y los lóbulos frontales desarrollados.

La cabeza del Homo sapiens sapiens, para contener tal cerebro, es muy grande; aún en el feto y en el neonato, razón principal por la cual los partos son difíciles, sumada a la disposición de la pelvis.

Una solución parcial a esto es la prematuración o heterocronía: el neonato humano está muy incompletamente desarrollado en el momento del parto; puede decirse (con algo de metáfora) que la gestación en el ser humano no se restringe a los ya de por sí prolongados nueve meses intrauterinos, sino que se prolonga extrauterinamente hasta, al menos, los cuatro primeros años, en efecto el infante está completamente desvalido durante años, tan es así que, que entre los 2 a 4 años es cuando tiene lo suficientemente desarrolladas las áreas visuales del cerebro como para tener una percepción visual de su propio ser (Estadío del espejo descubierto por Jacques Lacan en la década de 1930 y corroborado por Gordon Gallup en 1971 con el test del espejo). Ahora bien, si el Homo sapiens sapiens tarda mucho en poder tener una percepción plena de su imago corporal es interesante saber que es uno de los pocos animales que se percibe al ver su imagen reflejada (sólo se nota esta capacidad en bonobos, chimpancés, y si acaso en gorilas, orangutanes y delfines).

Tal es la prematuración del Homo sapiens sapiens, que mientras un chimpancé neonato tiene una capacidad cerebral de un 65% de la de un chimpancé adulto, o la capacidad de los Australopithecus affarensis era en el parto de un 50% respecto a la de su edad adulta, en el Homo sapiens sapiens 'bebé' tal capacidad no supera al 25% de la capacidad que tendrá a los 45 años (a los 45 años aproximadamente es cuando se desarrolla totalmente el cerebro humano).

Pero no basta el desarrollo cronológico; para que el cerebro humano se "despliegue" -por así decirlo- o desarrolle requiere de estimulación y afecto, de otro modo la organización de algunas de las áreas del cerebro puede quedar atrofiada.



Otras consideraciones

  • Se ha señalado la importancia del lenguaje simbólico en el Homo sapiens, esto casi "obviamente" entre otras implicaciones tiene aquella por la cual los significantes son los soportes del pensar o los pensamientos. En nuestra especie, el pensar humano, a partir de los tres años y medio de edad se hace prevalentemente simbólico.

  • Asociado con lo anterior (y esto lo explica muy bien el psicoanálisis), debe notarse que la especie humana es prácticamente la única que se mantiene en estro continuo (ya entre chimpancés y, sobre todo, bonobos, se nota una conducta próxima a la de un estro continuo, pero de ningún modo al grado que llega la especie Homo sapiens sapiens), ahora bien; como es prácticamente imposible vivir solamente practicando relaciones sexuales un "mecanismo" evolutivo compensatorio habría sido el de la sublimación -la cual se considera estrechamente asociada a la existencia de un lenguaje y un pensar simbólicos-, si se da una sublimación esto parece significar que, también se da una represión (en el sentido freudiano) que origina a lo inconsciente). El Homo sapiens sapiens es, en este sentido, un animal pulsional. Si explicamos esta cuestión desde la reflexología de Pavlov puede decirse que el Homo sapiens sapiens no se restringe a un "primer sistema de señales" (el de estímulo/respuesta y respuesta a un estímulo substitutivo), sino que el ser humano se encuentra en un nivel que Pavlov ha calificado de "segundo sistema de señales". Este segundo sistema es, principalmente el del lenguaje simbólico que permite una heurística.

  • La especie humana es entre los animales pluricelulares actuales una de las más longevas, se tienen documentados casos de longevidad que llegan hasta los 120 años, tal longevidad es un carácter genotípico que debe ser sin embargo coadyuvado por condiciones existenciales (y mejor corresponde decir vivenciales) favorables. En el Imperio Romano (para dar uno de muchos posibles ejemplos) hacia el año 1 ddC, el promedio de vida rondaba sólo los 25 años (aunque era debido en gran parte a la mortalidad infantil. Sin tener en cuenta esta y en periodos de paz, la vida media era solo ligeramente inferior a la actual)

  • El ya citado estro continuo se traduce en, entre otras cuestiones, el hecho según el cual en la especie humana, a diferencia de lo que ocurre en muchas otras especies sexuadas, la mujer sigue viviendo mucho tiempo tras la menopausia. En las otras especies la hembra suele fenecer al poco tiempo de llegada la misma.

  • La cantidad máxima natural de prole que puede tener una mujer parece estar en los 25 hijos.

  • La especie humana aún mantiene un notorio dimorfismo sexual en el nivel anatómico, por ejemplo, la talla media actual entre los varones caucásicos (si crecen bien nutridos y con poco distres) hacia los 21 años es de 1,75 m, la talla media de las mujeres caucásicas en iguales condiciones es de 1,62 m, y los pesos promedios respectivos son de 75 kg y 61 kg; aunque así como se ha notado una tendencia secular al aumento de las tallas (especialmente durante el siglo XX), muchos indicadores sugieren que es probable desaparezca el diformismo sexual en lo que a tallas y pesos respecta.

  • Por la indicada prematuración, la madurez sexo-genital es -en relación a otras especies- muy tardía entre los individuos de la especie humana, actualmente en muchas zonas la menarca está ocurriendo a los 11 años, esto significa que, aunque la madurez sexo-genital es siempre lenta en la especie humana, existe un adelantamiento de la misma respecto a épocas pasadas (del mismo modo suele darse una menopausia cada vez más tardía). Pero si la madurez sexo-genital es tardía en la especie humana, aún más suele serlo la madurez intelectual y, en especial la madurez emotiva (esto se explicaría más detalladamente en el artículo adolescencia).

  • "Cuestiones de piel": durante gran parte de la existencia de nuestra única especie se han realizado segregaciones (y aún persisten-quosque tandem?-) de un modo u otro racistas, uno de los pretextos principales para tales cuestiones han sido ligeras especializaciones morfológicas entre poblaciones de la especie, por ejemplo el pliegue epicántico de los párpados existente en gran parte de las poblaciones del Asia y de América (pliegue que hace 'bridados' en su aspecto externo a los ojos) ha sido una especialización de poblaciones que durante las glaciaciones debieron pervivir en lugares con abundancia de nieve: los ojos vulgarmente llamados "rasgados" entonces fueron el modo de adaptación para que los ojos no padecieran un excesivo reflejo de la luz solar reflejada por la nieve. Pero uno de los caracteres más evidentes es el correspondiente a la coloración dérmica; el color de la piel, basado en el gen MC1R: es casi seguro que la EM y el Adán ó los Adanes, los primeros Homo sapiens sapiens eran melanodérmicos, esto es: de tez obscura. esto es porque la piel obscura es una excelente adaptación a la heliofania existente en las zonas intertropicales del planeta Tierra; la tez obscura (por melanina) protege de las radiaciones U.V. (ultravioletas), y obtiene de ellas por metabolismo un nutriente llamado folato indispensable para el desarrollo del embrión y del feto, empero, a medida que las poblaciones humanas migraron a latitudes más allá de los 45º (tanto Norte como Sur) la melanina paulatinamente ha sido menos necesaria, más aún, en las cercanías de las latitudes de los 50º la casi total falta de este pigmento en la dermis, cabello y ojos ha sido una adaptación para captar más radiaciones U.V. -relativamente escasas en tales latitudes; salvo que se produzcan huecos de ozono-, en tales latitudes la tez muy clara posibilita una mayor metabolización de vitamina D a partir de las radiaciones UV.

  • El Homo sapiens sapiens, por ser un animal muy vulnerable en estado de naturaleza es muy dependiente de la tecnología (ergo: es dependiente de la ciencia por primitiva que esta sea), así es que se dice del Homo sapiens sapiens que es Homo faber.

  • En cuanto capacitado para realizar grandes modificaciones ambientales, el Homo sapiens sapiens es actualmente un poderoso agente geomorfológico, llegado incluso a ser la única especie capaz de hacer desaparecer todo vestigio de vida ('superior' al menos) en el planeta, desde mediados de siglo XX; es en éste y otros sentidos que el ser humano es actualmente el mayor superpredador.

Véase también

  • Ser vivo

  • Animal

  • Primates

  • Hipótesis del simio acuático

  • Homínido

  • Homo

  • Superpredador

  • Sexo

  • Sexualidad

  • Sexualidad humana

  • Etología

  • Genética

  • Ingeniería genética

  • Tecnología

  • Cultura

  • Antropología

  • Antropología filosófica

  • Condición humana

  • Humanismo

  • Pensamiento

  • Lenguaje

Enlaces externos

  • The genographic proyect (El proyecto genográfico) (en inglés)

  • Las claves de la evolución humana

  • Becoming Human Un excelente trabajo hecho en flash que estudia la evolución humana desde múltiples puntos de vista (en inglés).





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal