Historia del Arte en la Baja Edad Media



Descargar 5,71 Mb.
Página1/14
Fecha de conversión16.08.2017
Tamaño5,71 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

6. El gótico y las artes del color durante los siglos XIII y XIV

1. Las artes del color: el retroceso de la pintura mural frente al auge de la vidriera y la escultura

2. La primera pintura gótica

3. La vidriera: simbolismo, técnica e iconografía

3.1 Chartres y la Sainte Chapelle

3.2 La vidriera en España: León

4. La pintura: el gótico lineal o franco-gótico

5. La miniatura gótica y los libros de devoción durante el siglo XIII

5.1 El caso de Francia

5.2 La miniatura en Inglaterra y España

6. El desarrollo de la pintura durante el siglo XIV. Hacia el Gótico internacional

1. Las artes del color: el retroceso de la pintura mural frente al auge de la vidriera y la escultura

En los siglos del gótico, las técnicas y las tipologías pictóricas son las mismas que en el románico y, si bien algunas alcanzan gran relevancia, otras pierden protagonismo. La miniatura florece, pero la pintura mural está en regresión, al ceder su espacio a las vidrieras.

2. La primera pintura gótica

Al igual que la arquitectura, la pintura estaba ya en el siglo XII en transición. Sin embargo, entre 1140 y 1200 encontramos una serie de estilos regionales más o menos entroncados con el arte bizantino y sólo a finales del siglo XII (y en el Imperio hasta bien entrado el XIII) se suaviza esa influencia para conformarse las bases del gótico temprano.

La pintura gótica ofrece un compendio muy variado de técnicas y estilos diferentes que refuerzan la idea de que nos encontramos ante un panorama muy variado, pero enormemente atractivo. La nota común a la vidriera, la miniatura, la pintura mural o sobre tabla en incluso el tapiz será el naturalismo.

Además de la expresión y el sentido narrativo de sus obras, la pintura gótica se interesa por cuatro aspectos compositivos: el dibujo, la luz, el color y el espacio; que se irán dominando progresivamente.

Respecto al dibujo, la línea se convierte en uno de los componentes principales al alcanzar cada vez más soltura y movilidad. El color confiere un carácter expresivo y simbólico sin precedentes. El concepto de luz, ligado a la divinidad, tendrá una marcada trascendencia que en pintura evolucionará de los dorados del siglo XIII a los efectos de luces y sombras y las diversas tonalidades que emergerán en el Trecento italiano.

Por último, se va a pasar de una despreocupación inicial por la representación del espacio a una preocupación marcada por la búsqueda de la perspectiva, hecho que se conseguiría a la vez que la conquista de la luz, lo que pondrá a la pintura en el camino hacia el Renacimiento.

3. La vidriera: simbolismo, técnica e iconografía

El muro que cierra la construcción gótica deja de ser un elemento estructural y por lo tanto es factible vaciarlo, multiplicando sus dimensiones y alojando en él vidrieras con programas de profundo contenido simbólico, que con su carácter translúcido y coloreado, transforman el espacio interior de la catedral, ofreciendo una luz irreal en un espacio trascendente y evocando a la divinidad. Las vidrieras góticas ofrecen una gran belleza desde el punto de vista estético y una riqueza iconográfica comparable al resto de las artes figurativas góticas.

A medida que su uso se extendía, la técnica (un proceso largo y complejo que conocemos por el De diversis artibus del monje Teófilo) se fue perfeccionando y enriqueciendo.

Sin embargo, aunque la vidriera es una de las grandes aportaciones del gótico, no está presente en toda Europa por igual, pues sólo predominará en la Île-de-France y en los lugares que siguieron su modelo constructivo.

Los primeros conjuntos de vidrieras góticas se encuentran en las catedrales de Le Mans y Poitiers, del siglo XII. Las de la cabecera de la iglesia de la Abadía de Saint-Denis son muy destacables por su riqueza iconográfica y su cromatismo, en este templo se realizó también el primero de los grandes rosetones del nuevo estilo rayonnant.



3.1 Chartres y la Sainte Chapelle

En la primera mitad del XIII se llevó a cabo un gran conjunto de vidrieras góticas en la catedral de Chartres que incluye un conjunto iconográfico de la Glorificación de la Virgen y otro de la Glorificación de Cristo en ambos lados del crucero, fechado hacia 1230.

Estas vidrieras mantienen el rico cromatismo propio del siglo XII (realizado con el contraste rojo-azul) y revelan ya algunas características del gótico lineal, aunque sin perder aún del todo el hieratismo románico.

El paso hacia delante se da en París, coincidiendo con el gótico radiante. La capilla palatina de la Sainte-Chapelle tiene un gran número de vidrieras con un programa iconográfico dedicado a la exaltación de la Pasión de Cristo. Sus 15 vidrieras se realizaron entre 1242 y 1248 y ofrecen un efecto de homogeneidad, a pesar de que se han reconocido hasta tres talleres participantes en su ejecución.

La influencia de los talleres de la Sainte-Chapelle se manifiesta en otras zonas de Francia aunque, conforme avanza el siglo XIII, este tipo de vidriera en el que prima el cromatismo frente a la figuración da paso a una más transparente y legible, como sucede en Tours.



El paso más importante se dará a comienzos del siglo XIV con el descubrimiento del amarillo de plata.

3.2 La vidriera en España: León

La mayor parte de los conjuntos vítreos del gótico español son obra de artistas extranjeros. Los más antiguos proceden del monasterio de las Huelgas y datan de entre 1200 y 1220, aunque finalmente sólo la catedral de León conserva un programa completo. Las de Toledo se realizaron muy tarde y las de Burgos se perdieron en su mayor parte en la Guerra de la Independencia, por lo que es difícil conocer el alcance de lo que se hizo.

En la

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal