Guión presentación: “Lo local”, ámbito de contención de la globalización "perversa"



Descargar 211,95 Kb.
Página2/2
Fecha de conversión31.05.2017
Tamaño211,95 Kb.
1   2

La formulación compartida de objetivos de los programas en los espacios locales. Debería pasar por la asociación entre los objetivos de los programas con los objetivos colectivos e individuales, en términos de coherencia entre sí, de proporcionalidad con los recursos disponibles y los calendarios. La formulación de los objetivos constituye una pieza fundamental para la definición de la calidad de vida que la población “quiere para sí misma”
La formulación de objetivos supone la tarea previa de identificación de las necesidades de la población sobre el territorio, necesidades objetivas y subjetivas, junto con necesidades prospectivas, como un movimiento de anticipación del futuro porque la mayoría de las intervenciones se hacen de manera reactiva ante las circunstancias de cada momento. El analizar la configuración del futuro “tangible o tendencial” y anticipar sus necesidades o diseñar otros escenarios concede ventajas metodológicas y posibilita “futuros deseables”
La microorganización. El desarrollo se enfrenta a un comportamiento habitual basado en la resolución individualizada de los problemas y necesidades. Sin embargo, la promoción del nuevo desarrollo se realiza priorizando la creación de organizaciones simples y organizando su interrelación en el espacio local, la participación social como clave del desarrollo para fomentar la adopción de fórmulas y soluciones colectivas.
El espacio local como “Espacio inteligente”. Las iniciativas de desarrollo sólo pueden abordar estrategias sostenibles si consideran que los colectivos sociales actúan inteligentemente, que tienen capacidad para analizar la realidad y responder a los problemas, capacidad para modificar los planteamientos y las respuestas en función de una realidad cambiante, capacidad para criticar y desembarazarse de aquellos aspectos de la “cultura” contrarios al desarrollo de los pueblos que frenan sus posibilidades y favorecen la resignación, la pasividad y el aburrimiento social. O sea, comunidades inteligentes con capacidad de aprendizaje permanente.
La creatividad social: clave para la construcción social de la realidad local. El entorno de la inteligencia social promueve condiciones de creatividad social que supone la capacidad de generar respuestas y construir espacios nuevos para la realidad actual, mejorable y, en muchas ocasiones, injusta. Implica el convencimiento de que hay sitio para las aportaciones de la colectividad y si no hay que buscarlo. La realidad no es definitiva y depende también, ahora en tiempos de crisis, de lo que las organizaciones sociales del territorio puedan imaginar, soñar, proponer, crear.
Una inteligencia funcional para ejecutar de manera operativa las decisiones, establecer soluciones nuevas o nuevas vías para el desarrollo, y propiciar las condiciones favorables para el funcionamiento real de la “inteligencia colectiva” que conlleva las transferencias de metodologías y de tecnología a la población y a sus organizaciones para la construcción compartida del territorio, apuntando a la interacción entre conocimiento científico, consenso social y poder político colectivo como el nudo crucial para provocar en el territorio procesos de crecimiento y de desarrollo.

La participación en el diseño de programas con “pactos inteligentes” entre los distintos agentes y organizaciones del espacio local. Como han señalado distintos expertos (S.Boisier,y otros) en la mayoría de los territorios cuando se plantea el desarrollo hay situaciones de carencia y de escasa disponibilidad de recursos. Es precisamente en estas situaciones en las que la “inteligencia social” permite obtener soluciones y adaptaciones colectivas


Como consecuencia las claves metodológicas generales son:
El diagnóstico y autodiagnóstico del territorio, elaborado con profundidad y criterio operativo dirigido a la formulación de objetivos, con implicación de la población a través de metodologías que combinen la reflexión, la investigación y la acción (el árbol de problemas, mapas mentales, el análisis DAFO, etc.).
Los planes integrados, para armonizar todos los elementos del espacio local. Armonizar los factores básicos de “lo local” - la armonización de la gobernabilidad, la instauración de las adecuadas condiciones de habitabilidad y la puesta en marcha de las adecuadas estrategias de productividad – y justifica la conveniencia de la planificación estratégica como herramienta básica del Desarrollo Local.
El enfoque sistémico que permite comprender el territorio como un sistema. Algunos autores como S. BOISIER proponen apoyarse en el concepto de capital sinergético a fin de colocar a un territorio en el sendero virtuoso del desarrollo, definido como capacidad “societal” de promover acciones en conjunto dirigidas a fines colectiva y democráticamente aceptados, con el conocido resultado de obtenerse así un producto final que es mayor que la suma de los componentes, incluyendo el capital económico, el capital cognoscitivo, el capital simbólico, el capital cultural, el capital institucional, el capital psicosocial, el capital social, el capital cívico, el capital humano.
El pensamiento creativo en el desarrollo más allá del pensamiento dogmático o el pensamiento lógico, cuando la emoción y la percepción son factores en la búsqueda de nuevas formas alternativas y códigos sociales para detener y suspender los estereotipos presentes en la sociedad, cuando es necesario un ejercicio de apertura sin ataduras hacia un desarrollo rural a partir de las capacidades (de aprendizaje, de creación) que cada vez más las personas y los pueblos tienen aun sin desarrollar.
Así, las claves del desarrollo local son:


  • Movilización de la población y la cohesión social, con concepción de las estrategias de desarrollo de superación de los enfoques tradicionales de enfoque institucional descendente y enfoque sectorial, y nuevas tendencias de enfoque integrado en la escala local, instauración de un clima propicio a la colaboración entre las instituciones locales, creación de asociaciones e instituciones y creación de espacios de concertación público-privadas y de espacios de consulta para la población sobre los proyectos de las instituciones locales, promoción de espacios de reflexión colectiva sobre el desarrollo del territorio.




  • En los espacios rurales, una imagen del mundo rural con superación de las imitaciones de los modelos urbanos y reproducción de una imagen arcaica del mundo rural con las nuevas tendencias de afirmación de una modernidad rural a través de la comunicación con utilización del paisaje como herramienta para movilizar a la población y valorización del patrimonio.




  • Identidad del territorio y especificidad rural con superación de los enfoques tradicionales de una visión de que las formas de vida y saberes tradicionales están condenados a desaparecer y de referencia folclórica al pasado, por las nuevas tendencias de valorización de las culturas y la identidad y elaboración de nuevas formas de percibir la ruralidad e implicación de la población en la definición de las estrategias locales.




  • Actividades y empleo con superación de los enfoques tradicionales de aumento del empleo público, fomento de la movilidad de la mano de obra que desemboca en el éxodo rural y empleo femenino poco valorizado por las nuevas tendencias de aplicación de exploración de nuevas formas del trabajo, promoción del trabajo femenino en las actividades no agrarias, búsqueda de nuevas fuentes de empleo en la cultura, el ocio, los servicios, el medio ambiente, valorización de los saberes tradicionales, creación de posibilidades de integración con el trabajo voluntario, creación de profesiones nuevas en el mundo rural, movilización del ahorro y de la inversión local mediante el enfoque participativo, llamamiento a los emigrantes que inviertan en una nuevas forma de retorno, enfoque colectivo de la inversión.




  • Medio ambiente, gestión del espacio y de los recursos naturales con las nuevas tendencias de remuneración de los agricultores para la gestión del espacio, fomento de un turismo respetuoso del medio ambiente, revalorización del patrimonio arquitectónico, racionalización de la utilización y del reciclaje de los recursos naturales y desarrollo de nuevas actividades económicas basadas en un concepto ecológico.




  • Población, emigración e inserción social con superación de los enfoques tradicionales de creación de servicios que no corresponden a las necesidades reales del mundo rural, reducción de servicios, énfasis en la concentración de los jubilados, formación de los jóvenes para empleos fuera del territorio, políticas y estrategias orientadas a la población residente por adaptación de los servicios a población del espacio local, creación de servicios multifuncionales, creación de servicios ambulantes, implicación de la población en la concepción y puesta en marcha de los servicios colectivos, instalación de servicios de acompañamiento a distancia para los jubilados, valorización de los saberes y la memoria histórica de las personas mayores, creación de condiciones locales para la instalación profesional de los jóvenes, promoción de la pluriactidad familiar, apertura hacia los retornados y promotores de actividades nuevas, apoyo a la integración de residentes secundarios e instalación de grupos con dificultad.




  • Las nuevas tecnologías que permiten que el mundo rural y cada núcleo de población pueda asumir una función de centralidad con revalorización y modernización de las tradiciones productivas, promoción de capacidades específicas de innovación, introducción del enfoque “aprender a desaprender” para un nuevo “aprender haciendo”, organización de las empresas y organizaciones locales para el acceso a las tecnologías de vanguardia, organización de transferencias tecnológicas rural – rural, desarrollo de nuevas tecnologías adaptadas a los saberes locales.

Esta nueva realidad entre “la innovación social y el retorno al territorio” demanda la modificación de las mentalidades individuales y colectivas e implica, sobre todo, una vasta labor de formación de las comunidades locales. El nuevo Desarrollo Sostenible demanda nuevos conceptos, nuevas metodologías, nuevos enfoques, nuevos comportamientos y aptitudes es condición necesaria un proceso permanente de formación, porque el objetivo principal de la formación debería ser ahora la promoción de la capacidad colectiva para el cambio.


En este sentido, la buena gestión del Desarrollo Local puede relacionarse con prácticas de planificación estratégica porque puede permitir la participación de los actores locales y las organizaciones en la definición de los objetivos y gestión de las decisiones. Se convierte en muchas experiencias en el ámbito para la creatividad social y la construcción de la realidad, facilitando los “pactos inteligentes”, los pactos sociales y la implicación de la población.
La elaboración de un plan estratégico con enfoque local se convierte en un proceso esencial para que un territorio o una ciudad pueda definir de forma rigurosa su situación actual así como su futuro. Es un proceso que puede permanecer siempre abierto con realimentación permanente, y que potencia la cohesión social y la “cultura local”, “la imagen de la comunidad local”.
Como conclusión se puede proponer que los ejes metodológicos del desarrollo local son:


  • la importancia de los Actores Locales,




  • la formación como un proceso de desarrollo y participación,

  • el diseño de la planificación estratégica con enfoque local

Las relaciones entre los distintos Actores Locales, la armonización de sus estrategias e intereses, los comportamientos de grupos y especialmente las formas del ejercicio del poder político por los representantes en las Administraciones determinará el ámbito de “la participación social y el desarrollo local”.



4. Las escalas del Desarrollo y la participación social en el mundo “fragmentado”.

Profundizar la democracia en un mundo fragmentado es el título del Informe sobre Desarrollo Humano 2002 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Es un testimonio relevante de que durante los decenios de 1980 y 1990 el mundo progresó extraordinariamente hacia la ampliación de las libertades políticas, aunque ahora la euforia del final de la guerra fría ha cedido a la sombría realidad de la política del siglo XXI.


En los países que aparentemente las instituciones democráticas están firmemente consolidadas, los ciudadanos se sienten impotentes porque no pueden influir en las políticas de sus países; los ciudada­nos y sus gobiernos también se sienten más sometidos a fuerzas internacionales sobre las cuales apenas tienen control13. La globalización está creando una interde­pendencia mayor, pero el mundo parece cada vez más fragmentado entre ricos y pobres, pode­rosos e impotentes, y entre aquellos que se feli­citan por la nueva economía mundial y otros que piden que se tome un camino distinto.
El mensaje principal del Informe de Desarrollo Humano es que para que las políticas y las instituciones polí­ticas promuevan el desarrollo humano y protejan la libertad y la dignidad de todas las personas, se ha de ampliar y consolidar la democracia.
El Desarrollo Humano “ampliar la capacidad para que la gente tenga más opciones en su vida” incluye: tener un nivel de vida decoroso, poder subsistir y tener buena salud, tener conocimientos-haber recibido educación, tener libertad política y poder participar en la vida comunitaria. Democracia significa la existencia de instituciones y prácticas caracterizadas por la posibilidad de impugnar el poder, participación de las personas, responsabilidad de los que tienen el poder.
Durante la última década, se puede registrar – y estudiar – un proceso de mayor concienciación pública en la importancia, por un lado, de la participación social y la democracia participativa y, por otro lado, la conveniencia de la escala de “lo local” para los procesos de desarrollo.
En la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro (1992) se aprobó, entre otros muchos puntos,

la Agenda 21 como el plan de acción de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible en le siglo XXI. Se reconoce el papel que tienen las autoridades locales para el inicio de los procesos necesarios para el desarrollo sostenible. En la Carta de Aalborg (1996) se subraya el compromiso en los PLANES DE ACCIÓN LOCAL HACIA LA SOSTENIBILIDAD “de llegar a un consenso en el seno de nuestras comunidades sobre una Agenda 21 de carácter local”.


El Manifiesto de Colonia (septiembre de 1985) “ciudades y Desarrollo” fue una llamada de atención racional sobre el imprescindible proceso de integración de la democracia participativa, el desarrollo local y la descentralización del poder des Estado.
La Conferencia Norte-Sur “Iniciativas Locales para un Desarrollo Sostenible” (octubre 1992) aprobó la carta de Berlín con los principios, entre otros seis, del principio a) democracia “las políticas sólo podrán responder a las necesidades de la población si cada ciudadano puede participar en la formulación y ejecución de esas políticas a través de estructuras descentralizadas y del acceso libre a la información, y si se respetan la democracia y los derechos humanos” y de una Agenda de acción que incluye “la conducta sostenible”.
La Declaración de Cork (noviembre 1995) “Por un nuevo mundo rural” resaltaba la subsidiaridad como uno de los puntos básicos para una nueva política de desarrollo rural.
La Cumbre de las Ciudades sobre Asentamientos Humanos-Hábitat II, en Estambul (junio 1996) recogía un cambio de paradigma de/en lo local hacia un modelo sostenible que prime la democratización de las decisiones, el respeto por la naturaleza, la descentralización de las actuaciones, (...). El eje de la descentralización está en el fortalecimiento y participación de la ciudadanía (...). De esa forma, lo local emerge como gran protagonista ante la descentralización del estado para revitalizar la democracia, donde la población y todos sus sectores tenga mayor capacidad de decisión, planificación y ejecución 14.
Actualmente, la confluencia entre la participación social – con sus diversas manifestaciones – y el “enfoque local” es uno de los elementos-ejes básicos del desarrollo sostenible “local”.

El Foro Iberoamericano y del Caribe sobre Mejores Prácticas permanentemente difunde casos de interés. En su última publicación (2002) presenta 28 experiencias (en Colombia, Brasil, Chile, Venezuela, Uruguay, Ecuador, México, Argentina, El Salvador, Perú, Jamaica y Costa Rica).


También son útiles para diversas experiencias de aplicación de las Agendas 21 Locales. Un Entre las más recientes conocidas esta la experiencia del Distrito Treptow-Köpenick 15 que, entre otros aspectos, presenta como la sociedad civil se ha organizado en el “FORO CIVIL MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO KÖPENICK”, cuyos seis grupos son: (1)

Desarrollo Urbano, Tránsito y Turismo, (2)

Energías Renovables, (3)

Educación Ambiental, (4)

Hermanamientos Norte – Sur, (5)

Evitación de residuos, y (6) Asuntos Sociales.



5. Las estrategias de Desarrollo Local para el “renacimiento” de los espacios rurales.

Sin duda, una experiencia determinante ha sido, en su conjunto, la Iniciativa Comunitaria LEADER. Desde 1991, cuando se puso en marcha, ha constituido el observatorio principal para el desarrollo local en Europa.


La idea LEADER 16 se presento como una experiencia piloto para fomentar las prácticas y acciones innovadoras de desarrollo rural en las zonas rurales “frágiles”


  • Un territorio, sus habitantes, sus recursos, sus problemas, suficientemente limitado para que una identidad, una comunidad de proyecto puedan existir y suficientemente grande para que un proyecto de desarrollo tenga un sentido.






  • Un proyecto global para este territorio tendiendo a crear nuevos valores económicos, sociales y culturales, valorizando los recursos locales en el respeto de la identidad, abierto hacia el exterior, adaptado al contexto del mundo actual (tecnologías, mercados, culturas...)



  • Un grupo de personas, representativas de los diversos grupos sociales, movilizado para hacer vivir la colectividad local, creador del proyecto y responsable de su realización

Al finalizar el tiempo del LEADER I se conocieron diversas evaluaciones e informes y, en general se resaltaba que independientemente de los logros, esta iniciativa puso de manifiesto una serie de problemas entre los más señalados están:


- La ausencia de un marco teórico y conceptual bien definido que permitiera encuadrar !as actuaciones y dotara a los gestores de los elementos necesarios, para un adecuado proceso de gestión y toma de decisiones,

- La ausencia de una cultura de desarrollo rural, la escasa articulación social en el territorio, y la falta de tradición en el establecimiento de diálogo entre diferentes estamentos han dificultado la implantación de procesos participativos y consensuados por todos los actores públicos y privados,

- La errónea percepción social, que identifica desarrollo rural con LEADER y este último con turismo rural. Esta burda simplificación de un proceso enormemente más complejo ha tenido como consecuencia una elevada estanqueidad de las actuaciones y una excesiva concentraciones de las inversiones en turismo rural,

- la inexistencia de una cultura de cooperación entre grupos y la falta de formación específica en desarrollo rural de muchos de los gestores encargados de llevar a cabo estos procesos.

Las principales conclusiones de un estudio sobre las Agrupaciones Locales para el Desarrollo Rural17.


  • La cooperación local es un "filón" para la innovación y la consolidación de proyectos comunes.

  • La necesidad de cooperación comienza a "internalizarse" en la sociedad local.

  • Cooperación de oportunidad.

  • La estrategia es la asignatura pendiente.





  • Un liderazgo fuerte puede convertirse en un "arma de doble filo", por el riesgo de concentración de poder en un contexto de escaso dinamismo o iniciativa por parte de la mayoría.

  • La participación es más nominal que real.

  • Existe una excesiva concentración de funciones en los equipos técnicos,

  • Se otorga más importancia a los aspectos formales de la cooperación que a los aspectos estratégicos.

  • Evolución hacia cooperaciones cerradas. Las ALDR son, por lo general, proyectos comunes pero, en algunos casos, tienden a convertirse en exclusivos, personalistas y cerrados con el paso del tiem­po, dando lugar a "lobbies" de cooperación con escasa renovación.













  • Las ALDR podrían -deberían- convertirse en "espacios institucionales neutrales" donde desarro­llar una democracia más real y justa. Sin embargo, tienden a reproducir el equilibrio de fuerzas que se produce en la sociedad local. agrupaciones son percibidas cada vez más como apetecíbIes instrumentos de poder.

Las recomendaciones prácticas que se presentan a los distintos Actores del Desarrollo resaltan que:





  • La creación de las Agrupaciones Locales: un proceso abierto de reflexión conjunta y




  • constituyen foros de participación ciudadana en la toma de decisiones. Las autoridades locales, por el papel esencial que tradicionalmente han tenido en la toma de decisiones en las áreas rurales, tienen el mayor protagonismo -y responsabilidad- a la hora de aglutinar a los distintos componentes de la sociedad local. Sin embargo, este protagonismo, positivo en los m

  • omentos iniciales, se ha mantenido durante los estadios posteriores, cayendo en ocasiones en un control excesivo sobre la toma de decisiones en la agrupación. Para las autoridades locales, es un riesgo "sentirse siempre imprescindibles" y creer que siempre se debe dirigir el proceso.

  • Promover y apoyar de forma especial a las ALDR formadas "desde abajo" y constituidas por una representación equilibrada de la sociedad local.




  • Independientemente de quién o quiénes sean las personas o grupos que toman la iniciativa de constituir la agrupación de desarrollo, el proceso de constitución debe ser muy abierto a la participación de la población local,




  • La participación directa de toda la sociedad local es muy difícil por cuestiones de operatividad de la propia ALDR. Es importante que se habiliten mecanismos de participación real de la población local mediante, por ejemplo, mesas sectoriales, siempre con unos objetivos y funciones bien definidos.

  • La cooperación local es una “puerta abierta" al enriquecimiento y beneficio mutuo de toda la sociedad local, tanto si participa directamente como si lo hace a través de representantes. Informarse sobre el funcionamiento de la ALDR e implicarse en los foros de participación es fundamental para lograr una cooperación legitimada y fuerte.


6. Las fronteras del desarrollo sostenible.
Los conceptos “local, y “desarrollo local” son ahora frontera de reflexiones, debates, propuestas y políticas para una gestión pública más descentralizada y participativa en el nivel local, para el buen gobierno local que facilita el desarrollo, creando el ambiente adecuado para liberar las energías de los agentes sociales con la preocupación central de la erradicación de la pobreza. Al mismo tiempo, que crecen los planteamientos de que el desarrollo humano va unido a la cultura como base de la identidad local, porque permite “ser nosotros mismos” en un mundo que se globaliza y mimetiza.

Participación:


Hoces del Cabriel
AVE

Centrales eólicas, etc




BIBLIOGRAFÍA


  • ALONSO, J.L., MÉNDEZ, R.(2000): Innovación, pequeña empresa y desarrollo local en España. Madrid, Civitas Ediciones

  • BOISIER, S. (1998): El Desarrollo Territorial a partir de la construcción de capital sinergético. Santiago de Chile, ILPES – CEPAL

  • BORJA, J. y CASTELL, M. (1997): Local y Global. La gestión de las ciudades en la era de la información. Madrid, Ed. Santillana – Taurus

  • CARPIO, J. (2000): “Desarrollo Local para un nuevo Desarrollo Rural” en Rev. Anales de Geografía, Universidad Complutense de Madrid, nº 20

  • CARPIO, J. y otros (2001): Desenvolvimento Local em Mato Grosso do Sul. Reflexôes e perspectivas. Campo Grande, Editora UCDB

  • CASTELL, M. (1997): La era de la información: Economía, Sociedad y Cultura. Madrid, Alianza Ed.

  • DÍAZ –SALAZAR, R. (2002): Justicia global. Las alternativas de los movimientos del Foro de Porto Alegre; Barcelona, Icaria Editorial.

  • Foro Iberoamericano y del Caribe sobre Mejores Prácticas (2002): HABITAT. Mejores prácticas para un futuro más sostenible. Madrid, Instituto de Estudios de América Latina y África,

  • GRUPO DE TRABAJO GEOGRAFÍA DE AMÉRICA LATINA. Asociación de Geógrafos Españoles (1993): Latinoamérica: Territorio y países en el umbral del siglo XXI. Tarragona, I Congreso Nacional de Geografía sobre Latinoamérica. .

  • HEWITT, N. (1995): Guía Europea para la Planificación de las Agendas 21 Locales. ICLEI y Bakeak, Bilbao

  • IZQUIERDO VALLINA, J. (2002): Manual para agentes de Desarrollo Rural. Ideas y propuestas para moverse entre la conservación del patrimonio y el desarrollo local. Madrid, Ediciones Mundi-Prensa

  • JIMÉNEZ, L. (1992): Medio ambiente y desarrollo alternativo. Madrid, IEPALA textos

  • MAX-NEEF, M.A., ELIZALDE, A. y HOPENHAYN, M. (1986): Desarrollo a escala humana. Rev. Development dialogue. Santiago de Chile, CEPAUR y Fundación Dag Hammarskjöld. Montevideo, Ed. Nordan-Comunidad

  • OBSERVATORIO EUROPEO LEADER: Acciones innovadoras de desarrollo rural. Bruselas.

  • OBSERVATORIO EUROPEO LEADER (1997): Especial conferencia de Cork “Un medio rural vivo”. Revista Leader II magazine, núm 13.

  • PARKER, C.G., ed. (1998): Ética, democracia y desarrollo humano. Santiago, Ediciones LOM, CERC-UAHC

  • PÉREZ CORREA, E. y SUMPSI, J.M. 2002: Políticas, instrumentos y experiencias de desarrollo rural en América Latina y la Unión Europea. Madrid, MAPA, Secretaria general Técnica

  • PÉREZ RAMÍREZ, J. y CARRILLO BENITO, E. (2000): Desarrollo Local. Manual de uso. Madrid, Ed. ESIC y Federación Andaluza de Municipios y Provincias,

  • RIST, G. (2002): El desarrollo: historia de una creencia occidental. Madrid, IUDC-La Catarata

  • PNUD: Informes sobre Desarrollo Humano. Madrid, Ediciones Mundi-Prensa

  • RODRÍGUEZ, F. (ed) (1999): Manual de Desarrollo Local. Gijón, Ed. Trea

  • SANTOS, M. (2000). La naturaleza del espacio. Barcelona, Ed. Ariel

  • TEIXEIRA, E. (2002): O local e o global: limites e desafios da participaçâo ciudadâ. Sâo Paulo, Ed.Cortez

  • VV.AA. (1999): Alternativas al Desarrollo Local. Política y sociedad, Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Complutense de Madrid, nº 31

  • VACHON, B. (2001): El Desarrollo Local. Reintroducir lo humano en la lógica del desarrollo. Gijón, Ediciones Trea

  • VÁZQUEZ BARQUERO, A.(1993): Política Económica Local. Madrid, Ed. Pirámide

  • YUNUS, M. (2006): El banquero de los pobres. Barcelona, Ed. Paidós



1 Hay diversos autores que han planteado el tema de la escala: Leopold Kohr, E.B.Schumacher, M.Max-Neef. Pero también otros que han presentado el tema de la irreductible singularidad de los espacios locales; ver entre otros a Milton Santos, Hassan Zaoual, Alberto Acosta, Oscar Useche, José Carpio, Francisco González.

2 Oscar Useche Aldana (2008), Los nuevos sentidos del desarrollo, Ediciones Uniminuto, Bogotá, pág. 92. Publicado también por Editorial Universidad Bolivariana, Santiago.)

3 Francisco González Cruz (2004), "Lugarización, globalización y gestión local" en Polis N° 7.

4 Marc Augé ( 1998 ), Los No Lugares, Gedisa, Barcelona.

5 Hassan Zaoual (2001), "El mosaico de culturas encara a un mundo uniforme" en Polis N°2.

6 Alberto Acosta (2003), "En la encrucijada de la glocalización. Algunas reflexiones desde el ámbito local, nacional y global" en Polis N°4.

7 Milton Santos (2000), Por uma outra globalização. Do pensamento único à consciência universal, Record, Rio de Janeiro.


8 En España, están experiencias se están promoviendo en varios ayuntamientos, en Córdoba, Castuera, Albacete, Rubí, etc..

9 A. Hernández, 1989

10 Grupo de Estudios Territoriales Brasileños, 2001

11 M.MAX-NEEF (1996)

12 PARKER, C.G., ed. (1998)

13 En 1999, Estudio del Milenio de Gallup Internacional hizo una encuesta entre más de 50.000 personas en 60 países para preguntarles si su país estaba gobernado por la voluntad del pueblo. Menos de un tercio de las personas que respondieron dijeron que sí, y sólo una persona de cada diez dijo que su gobierno obedecía a la voluntad del pueblo.


14 Para mayor información IEPALA-CAVE (1999): Manual de Cooperación Descentralizada al desarrollo. Madrid, Biblioteca Básica Vecinal, IEPALA

15 M.A.Schrick (2002)

16 En el documento de Marie Elisabeth Chassagne (1993) LA INICIATIVA COMUNITARIA LEADER: La idea, el método y la red, Bruselas, AEIDL

17 Proyecto PRIDE (2001)


1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal