Guillermo de ockham



Descargar 139,22 Kb.
Fecha de conversión27.08.2017
Tamaño139,22 Kb.
GUILLERMO DE OCKHAM

MARÍA VARGAS CARRILLO

2º BACHILLERATO

Históricamente hablando debemos situarnos, primeramente, en los acontecimientos que rodean y dan explicación a la obra del inglés, Guillermo de Ockham, que nació en Ockham en 1280 y murió en Munich en 1349. Ingresó en la orden franciscana y se inició en la docencia lógica y teológica en Oxford y en otras escuelas franciscanas. Sus opiniones teológicas fuero objeto de acusación de herejía, por lo que tuvo que comparecer ante el Papa, pero antes de la sentencia huyó, refugiándose primero en Italia y después en Munich. Fue expulsado de la orden franciscana y excomulgado, por lo cual, su obra de un gran giro.

Así pues los siglos finales de la Edad Media fueron testigos de una de las más profundas transformaciones de la sociedad cristiana occidental, en todos los planos de la misma: político, demográfico, económico, social, intelectual, etc. En estos siglos tuvieron lugar hechos tan impactantes como la Guerra de los Cien Años, la recesión demográfica provocada por la Peste Negra, la crisis de las estructuras señoriales, el nacimiento de un tímido capitalismo en las ciudades o la afirmación de las monarquías nacionales. Donde mejor podemos observar ese proceso de cambio es en la Iglesia, en cuyo seno se desarrollarán diferentes doctrinas que sentarán las bases del pensamiento político de la época. En los siglos finales de la Edad Media se enfrentan dos maneras completamente opuestas de concebir el poder y las relaciones entre la potestad espiritual y la potestad temporal. Pero no es solo teoría hay una clara polémica entre e papa y algunas monarquías, lo que tuvo consecuencias en la vida de los hombres y mujeres de esta época.

En 1329, Juan XXII había depuesto a Miguel de Cesena como ministro general de los franciscanos, dejando claro el pontífice su posición en contra de los espirituales; hacia esa misma fecha ya estaba escrito el Defensor Pacis y tras la coronación imperial de Luis de Baviera, se había proclamado ya un antipapa por el bando imperial. Así, la obra política de Ockham se nos presenta como una defensa teológica de los hechos que ya estaban sucediéndose.


Los representantes del estado, apoyados en el derecho romano defenderán derechos elementales como la soberanía total sobre bienes y personas, la supremacía judicial y jurídica e incluso la independencia en la vida espiritual de la nación, es decir, mayor independencia de la iglesia. No se pueden entender esto sin tener en cuenta la realidad política de la época. Hay un despertar de un laicismo que reclama responsabilidades en todos los ámbitos. Además, la evolución de las ciudades y la formación de los estados nacionales actuarán en contra de la teoría teocrática del poder. Durante el siglo XIII ha venido produciéndose un reforzamiento de las monarquías, tanto de los principios jurídicos en los que asientan sus poderes, como el perfeccionamiento de los medios administrativos y fiscales para el ejercicio de ese poder; todas las monarquías han ido incorporando un importante grupo de colaboradores y de juristas que ejecutan sus decisiones y sustentan argumentalmente el reforzamiento del poder monárquico.
En cuanto a los avances científicos

Se comenzó a entender que la filosofía sólo debía tratar de temas sobre los cuales ella pudiera obtener un conocimiento real, esto llevo mover la filosofía natural en dirección a lo que hoy se considera ciencia.

Entre los avances científicos mas destacados podemos ver:

- la peste negra debido a su mortalidad llevo a numerosos estudios para poder combatirla.

- el primer paso en dirección al concepto moderno de inercia.

- el Teorema de la velocidad media, que seria la base de la "ley de la caída de los cuerpos", de Galileo.

- la teoría de que es la Tierra la que se mueve, y no los cuerpos celestes.

- el cambio de dirección de la luz a través de la refracción atmosférica.

Si nos centramos en la cultura, la inestabilidad política y el declive de la vida urbana golpearon duramente la vida cultural del continente. La Iglesia Católica, como única institución que no se desintegró en ese proceso, mantuvo lo que quedó de fuerza intelectual, especialmente a través de la vida monástica.

El hombre instruido de esos primeros siglos era casi siempre un clérigo para quien el estudio de los conocimientos naturales era una pequeña parte de la erudición. Estos estudiosos vivían en una atmósfera que daba prioridad a la fe y tenían la mente más dirigida a la salvación de las almas que al cuestionamiento de detalles de la naturaleza. Además de eso, la vida casi siempre insegura y económicamente difícil de esa primera parte del periodo medieval mantenía al hombre volcado en las dificultades del día a día. De ese modo, las actividades científicas fueron prácticamente reducidas a las citas y comentarios de obras que hacían referencia a la antigüedad clásica; esos comentarios estaban a veces llenos de errores, ya que los textos usados como referencia, las obras que quedaron en latín, tenían informaciones truncadas y hasta tergiversadas

A finales del siglo VIII, hubo una primera tentativa de resurgimiento de la cultura occidental. Carlomagno había conseguido reunir gran parte de Europa bajo su dominio. Para unificar y fortalecer su imperio, decidió ejecutar una reforma en la educación. Muchas de las escuelas que habían sido estructuradas por Carlomagno, especialmente las escuelas catedralicias, pasaron a ser Universidades. Estas, eran también locales de investigación.

El monje inglés Alcuino elaboró un proyecto de desarrollo escolar que buscó revivir el saber clásico estableciendo los programas de estudio a partir de las siete artes liberales: el trivium, o enseñanza literaria (gramática, retórica y dialéctica) y el quadrivium, o enseñanza científica (aritmética, geometría, astronomía y música). A partir del año 787, se promulgaron decretos que recomendaban, en todo el imperio, la restauración de las antiguas escuelas y la fundación de otras nuevas. Institucionalmente, esas nuevas escuelas podían ser monacales, bajo la responsabilidad de los monasterios; catedralicias, junto a la sede de los obispados; y palatinas, junto a las cortes.

En el siglo X, Gerberto de Aurillac (papa Silvestre II) introdujo en Francia el sistema decimal y el cero que se utilizaban desde que Al-Juarismi los trajera de la India y los difundiera en Europa a través de Al-Ándalus y la Marca Hispánica. También difundió el astrolabio, de origen bizantino.

En el campo intelectual, los cambios son también fruto del contacto con el mundo oriental y árabe a través de las Cruzadas y del movimiento de Reconquista de la Península Ibérica. Por aquel entonces, el mundo islámico se encontraba bastante avanzado en términos intelectuales y científicos.

Otro factor importante que influyó en el florecimiento intelectual del periodo fue la actividad cultural de las nuevas órdenes mendicantes: especialmente los Dominicos y los Franciscanos.

Además según la historia, los problemas filosóficos fundamentales discutidos durante este periodo fueron la relación entre la fe y la razón, la naturaleza y existencia de Dios, los límites del conocimiento y la libertad en el hombre, la naturaleza de los universales y la individuación de las sustancias divisibles e indivisibles.

La filosofía antigua pierde su antigua autonomía y pasa a estar subordinada o con una actitud servil con respecto a la especulación religiosa.

Los escritores cristianos no hicieron distinción entre filosofía y teología.

Hay una larga lista de filósofos, que podemos agrupar en:


  • Tránsito al mundo cristiano

Mario Victorino, Boecio, Isidoro de Sevilla,San Agustín de Hipona, Juan Escoto Erígena.

  • Filosofía árabe

Al-Ghazali, Al-Farabi, Avicena, Ibn Tufail Averroes.

  • Filosofía judía

Maimónides, Nahmánides, Ibn Gabirol.

  • Escolástica

Pedro Abelardo, San Alberto Magno, Anselmo de Canterbury, Ramón Llull, Santo Tomás de Aquino, Duns Scoto, Buenaventura de Fidanza, Juan de Jandun Guillermo de Ockham, Petrus Hispanus, Paolo da Pergola.

  • Mística

Eckhart Meister, Nicolás de Cusa.

La enseñanza de la dialéctica (o lógica) fue haciendo renacer el interés por la indagación especulativa; de esto surgiría la filosofía cristiana de la Escolástica

La filosofía natural estudiada en las facultades de Arte de las Universidades, trataba del estudio objetivo de la naturaleza y del universo físico. Ése era un campo independiente y separado de la teología; entendido como un área de estudio esencial en sí misma, así como un fundamento para la obtención de otros saberes.

Principios y Teorías de Ockham




  • Relaciones entre razón y fe (ética).

La posición que adoptará Ockham respecto al tema de la relación entre la razón y la fe supondrá no ya la distinción entre ambas y la concesión a cada una de un espacio particular de aplicación, como había defendido santo Tomás, sino su radical distinción e independencia. La razón no está ya al servicio de la fe, ni la fe necesita de la razón para esclarecer sus propios dictados. La fe depende estrictamente de la revelación, por lo que la razón no tiene nada que decir, no tiene nada que añadir ni quitar, nada que aclarar a la palabra divina. La razón, por su parte, siendo una facultad otorgada por Dios al hombre, para ordenarse en este mundo, no tiene nada que tomar de la fe: ha de recurrir a las otras facultades naturales y, exclusivamente con ellas, obtener los conocimientos necesarios para la vida más perfecta posible del hombre.

La distinción entre la razón y la fe se convierte, por lo tanto, en separación, y aún en oposición, entre ambas, lo que conducirá a Ockham a una posición mística y "anti-teológica" en los temas de la fe (el voluntarismo, caracterizado por la afirmación de la preeminencia de la voluntad sobre el entendimiento), y a una posición radicalmente empirista en lo concerniente a los temas de la razón. La autonomía de la razón con respecto a la fe proclamada por santo Tomás se convierte en una independencia absoluta, lo que tiene importantes consecuencias en el campo filosófico y teológico en el que se moverá Ockham.

Los argumentos elaborados a favor de la existencia de un Dios supremo no son, según Ockham, concluyentes filosóficamente: no parten de premisas evidentes ni se resuelven en demostraciones científicas. Entiende que solo por la fe habremos de admitir la existencia de un ser supremo y único: la filosofía y la teología quedan, por lo tanto, separadas.

Uno de los asuntos que con más dureza enfrentaron a Ockham y el Papa es el voto de pobreza en la Iglesia y la diferencia entre los derechos al uso y a la posesión.



  • Nominalismo

Posición defendida por numerosos filósofos según la cual no existen los conceptos generales o universales como realidades o cosas extramentales (anteriores e independientes del conocimiento) ni en las cosas ni fuera de las cosas, sino que lo que llamamos conceptos universales son meros nombres con los que denominamos a aquellas propiedades que pueden predicarse de varios individuos.


  • Pensamiento político (política).

En contra del absolutismo papal dentro de la iglesia, Ockham defendió la independencia de los poderes terrenales respecto de la iglesia en relación con los asuntos temporales y la libertad de la población para, de ser su voluntad, establecer su propia forma de gobierno. De este modo Ockham, pensando que las esferas de lo espiritual y de lo temporal deben estar separadas con claridad, lleva a cabo en el ámbito político y religioso una escisión similar a la realizada entre la teología y la filosofía.


  • Voluntarismo (ética).

En el campo de la ética Ockham defiende una postura voluntarista acorde con su argumento central basado en las ideas de la omnipotencia y la libertad divinas. Descartada la existencia de un mundo de ideas inmutables, lo bueno y lo malo no pueden determinarse racionalmente mediante una reflexión filosófica.
El fundamento de la moral se encuentra en la dependencia que el ser humano guarda con respecto a Dios; el ser humano está obligado a aceptar la voluntad divina.

  • Principio de Economía

Por Navaja de Ockham se entiende el llamado principio de economía o de parsimonia. Se trata de un principio de simplicidad según el cual es preferible siempre optar por la explicación más sencilla, ya que ésta se halla en condiciones de ser la más cierta. Ockham lo formula del siguiente modo: “Entia non sunt multiplicanda praeter necessitatem”, o lo que es lo mismo: las entidades no deben multiplicarse sin necesidad.

La aplicación sistemática por parte del filósofo de este principio de simplicidad supondrá, una revisión de la metafísica y la teoría del conocimiento característicos de la filosofía tradicional.




  • La omnipotencia divina (ética).

La idea de Dios como un ser ilimitado y omnipotente es uno de los elementos centrales del pensamiento de Guillermo de Ockham. La voluntad divina carece de límites y no existe nada superior a lo que ella deba someterse. Siempre que no exista contradicción, nada puede limitar el poder creador divino.
Como dogma de fe, este principio fue admitido por todos los pensadores cristianos con anterioridad, aunque Ockham entendía que muchos de sus planteamientos suponían de hecho una limitación del poder divino.



  • Conocimiento (epistemología).

No se tiene conocimiento de nada si no es a través de un acto de experiencia, este es el punto de partida de del pensamiento de Ockham, existiendo dos tipos de conocimiento:
a) El conocimiento abstracto, es el que no tiene en cuenta la realidad o irrealidad del objeto. Tiene siempre su origen en el conocimiento intuitivo.
b) El conocimiento intuitivo, es el que proporciona con toda evidencia al saber si algo existe o no. Es el que permite al entendimiento juzgar acerca de la realidad o irrealidad del objeto. Pudiendo ser perfecto, imperfecto, sensible e intelectual.

Para el los conceptos universales no tienen valor cognoscitivo alguno. Entendiendo por concepto los actos del entendimiento en virtud de los cuales este tiende mas alla de si mismo hacia una realidad por conocer. Como “intención”, el concepto es un signo de la cosa, un signo que está en lugar de ella en los juicios y en las demostraciones en los que interviene.




  •  Teoría de la suposición (epistemología).

La suposición es la propiedad que los términos o signos lingüísticos tienen de reemplazar a los objetos y ocupar su puesto en las proposiciones del lenguaje, es decir es la dimensión semántica de los términos.

Según Ockham se puede dividir en suposición personal, suposición simple y suposición material. Y Habla de que la suposición es propia de la proposición, convirtiéndose esta en la unidad primaria del lenguaje desde la que se pueden y deben plantear los problemas del conocer.



Desarrollo de los temas específicos de Ockham:
Nominalismo

Es una de las corrientes del pensamiento que en la Edad Media, se opone al realismo en la gran controversia de los universales. Es la doctrina según la cual los conceptos universales o abstractos no tienen realidad fuera de la mente. Son solo palabras o nombres. Para explicar su formación se recurre a los signos, sobretodo signos lingüísticos.

En esta época se profundizó en la crítica al desarrollo del espíritu de la libre investigación, siendo lo mas destacado la separación entre el saber racional y el saber de a fe. Y Ockham fue el que la llevo a cabo de manera terminante.

Ya Tomás de Aquino defendía que fe y razón son fuentes de conocimiento distintas, pero Ockham añadiría que el único conocimiento posible para nosotros procede de la experiencia, en las que también tiene su origen el conocimiento abstracto. Según esto las realidades naturales para él no son objeto de conocimiento, sino solo de fe.

El triunfo del nominalismo en la evolución de la filosofía en el siglo XIV debido a que el tomismo tuvo que combatir con dos frentes:

1.- con el pensamiento agustiniano.

2.-con el movimiento averroísta, que defendía la interpretación naturalista de Aristóteles.

El franciscano Juan Duns Escoto al desarrollar su pensamiento basándose en la filosofía agustiniana de la voluntad, ya había producido un giro en el pensamiento entre los intereses religiosos y los intereses racionales.



La teoría Política

Ockham rechaza la autoridad política de los papas y defiende la autonomía del poder civil, los reyes, que a su vez reciben su poder de sus súbditos, los cuales se lo dan por aceptación o consentimiento. Y siendo así si el rey tiene una conducta inapropiada, únicamente ellos pueden derrocarlo.

Por tanto para Ockham el poder papal es simplemente administrativo, no dominativo, siendo su papel hacer que los creyentes tengan la libertad que les da la ley de Cristo y no imponiendo normas y verdades que ellos deben aceptar. La Iglesia como comunidad es infalible y no el papa y por tanto ella es la que elaborará su dogmática y sus mandamientos.

Estos argumentos son en los que se apoyó Ockham para combatir contra el papado de Aviñón, al que consideraba lo contrario del “ideal cristiano”, que para el era una comunidad libre ajena al poder mundano, amante de la pobreza y preocupada de lo espiritual.

El poder absoluto del papa, tanto político como económico, era la doctrina que se defendía. Se le atribuía a la iglesia la propiedad de todos los bienes existentes y el papa como cabeza visible de la iglesia era el que tenia el poder y único propietario de la cristiandad. Esta posición puso en contra a los burgueses que querían libertad de iniciativa para lo cual pidió el apoyo del emperador.

Aunque ya antes se había negado el poder absoluto del papa, Ockham defiende la necesidad de distinguir entre Iglesia y papado y que las doctrinas y normas eclesiásticas sean competencia de los concilios, en los que han de estar representados el conjunto de la cristiandad.



Esquema del pensamiento del autor



Conclusión

Podemos decir que con Guillermo de Ockham se produce la primera ruptura en la Filosofía Medieval. Sus teorías y pensamientos influirán de una manera contundente en la relación entre Filosofía y Fe, entre la Iglesia y el poder.



Debido a los cambios que se producen en la sociedad, el se plantea la función de la Iglesia, y sobre todo la del papa, que en ese momento ostentaba mucho poder e intenta hacer ver que el “ideal cristiano”, era la pobreza, la espiritualidad y sin poder. Lo que le llevó a muchos enfrentamientos. Pero sus teorías y conocimientos se difundieron por las nuevas universidades


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal