Guide To Successful Online Learning



Descargar 56,26 Kb.
Fecha de conversión23.03.2017
Tamaño56,26 Kb.
CONOCERTE A TI MISMO – HACERSE CARGO DE SU PROPIO APRENDIZAJE

Adaptación del Capítulo 7 – Know Thyself: Taking Charge of Yuor Online Learning

Del libro – The Student Guide To Successful Online Learning

Autores: Ken W. White y Jason D. Baker

Recopilación de Aportes – Capítulo 7: Margaret Martínez

Adaptación y contextualización por Juan David Carvajal Montoya

En esta oportunidad, adaptamos un texto aportado por Margaret Martínez, quien ocupa la presidencia (CEO) de la firma Training Place (Lugar de Entrenamiento), la Doctora Margaret ha trabajado en el campo del aprendizaje, la información y la tecnología por más de 14 años. En cargo anterior, se desempeñó como Directora de Certificación de la organización Worldwide Training, subsidiaría de WordPerfect Corporation, líder, junto con Microsoft Word en el diseño de aplicaciones de escritorio para la edición profesional de textos. Las iniciativas profesionales de la Doctora Margaret se orientan hacia la desmitificación del universo del aprendizaje y el desempeño, en este campo ha liderado investigaciones acerca de las diferencias individuales en el aprendizaje. Sus investigaciones evalúan la forma cómo las emociones y las intenciones de aprendizaje influyen en el desempeño de las personas. Ella es Ph.D. en Psicología Educativa y en Tecnología, con regularidad ofrece conferencias y realiza publicaciones académicas en importantes revistas. Se le puede contactar mediante el Web Site http://www.trainingplace.com o a través de su correo personal mmartinez@trainingplace.com

Como en el Tip No. 2, los autores y responsables de la recopilación que adaptamos a nuestro contexto son:.

Ken W. White posee titulaciones M.Ed, M.A. y Pd. D. en Técnicas de la Comunicación de la Universidad de Washington, es miembro docente en el Everett Community College en el estado de Washington, donde enseña educación y técnicas de la comunicación, premiado con el galardón “El Docente del Año” que otorga la asociación de estudiantes de esa institución. Ken se especializa en comunicación organizacional, interpersonal y formativa, y en la actualidad asiste al Colegio de Artes y Ciencias de la Universidad de Washington para desarrollar e iniciar un programa de entrenamiento nacionalmente reconocido para mejorar el desempeño de los estudiantes y docentes que ingresan a la universidad.

Ken además, ha realizado contribuciones a revistas y periódicos especializados en el tema de la comunicación educativa y es autor de varios libros, entre los cuales se destacan: Organizational Communication: An Introduction to Communication and Human Relation Strategies – Comunicaciones Organizacionales: Una Introducción a la Comunicación y a las Estrategias de la Relación Humana; y, The Online Teaching Guide – Una Guía para la Enseñanza en Línea. Se le puede contactar (en inglés en white_kenw@msn.com)



Jason D. Baker es profesor asociado en la facultad de Educación de la Regent University, donde enseña y conduce investigaciones acerca de la Formación en Ambientes Virtuales (en EEUU se denomina Online Distance Education). Posee Ph.D. en Comunicaciones, un M.A. en Educación y un B.S. en Ingeniería Eléctrica. Antes de vincularse con la Regent University, trabajó como Consultor Educativo para Loyola College en Meryland.

Jason es autor de varios libros de texto, relacionados con Internet y es autor de numerosos artículos académicos. Su fortaleza es la preparación de Docentes para el mejor aprovechamiento de la tecnología educativa, tanto a través de clases tradicionales como en el diseño de recursos y materiales Online – en línea. Él ha sido un asiduo tutor y aprendiz virtual desde 1996. Se le puede contactar en jasobak@regent.edu

Esta sección en particular, se enfoca en dos objetivos fundamentales:


  1. La forma cómo las diferencias individuales de aprendizaje se ven influenciadas por la forma en la cual manejamos nuestras propias emociones y las intenciones hacia el logro de aprendizajes significativos.

  2. De qué forma debemos cambiar de actitud al convertirnos en estudiantes miembros de las comunidades de aprendizaje en ambientes virtuales, y los desarrollos que son necesarios para hacernos cargo de nuestro propio proceso de aprendizaje.

A lo largo de los años, los estudiantes tradicionales que participan del aprendizaje en aulas de clase convencionales se tornan muy dependientes del Profesor o Instructor, y de la escuela, como institución para mantenerse motivados y continuar con su asistencia a clases a una hora específica y en un lugar específico, teniendo como únicas fuentes de información a su profesor y a los libros de texto que se sugieren o que se encuentran disponibles en las bibliotecas.

En nuestros días, las cosas están cambiando, y no necesariamente por moda o como consecuencia del desarrollo tecnológico. Ahora, no es posible continuar delegando la responsabilidad sobre los procesos de aprendizaje individuales en los profesores o en las instituciones encargadas de la formación. El éxito del estudiante virtual se fundamenta en la responsabilidad y en asumir el control sobre su propio aprendizaje. Es necesario desarrollar estrategias que habiliten en los aprendices capacidades de autodirección y de automotivación, dado que ya no existe físicamente un lugar de congregación en el cual se conduce paso a paso la actividad de los estudiantes. El estudiante típico de los ambientes virtuales necesita adquirir nuevas habilidades para facilitar su aprendizaje, cada persona debe entender sus diferencias individuales de aprendizaje y descubrir, por su cuenta, las mejores prácticas que le permitirán alcanzar el éxito como estudiante en un nuevo contexto.

Este documento tiene dos propósitos fundamentales, el primero, es el de discutir las diferencias individuales de aprendizaje, y subrayar el impacto de la auto gestión de las emociones y las intenciones para un aprendizaje menos traumático. El segundo propósito, es mostrarle al estudiante que se inicia con la virtualidad, formas de ser y de reaccionar que debe aprender a manejar para pasar de ser, un aprendiz pasivo, a convertirse en miembro activo de una comunidad diversa con intereses comunes, pero con diferencias individuales que demandan un conocimiento profundo de sí mismo. La inducción ofrece entonces un ambiente propicio para desarrollar y poner en práctica nuevas habilidades que forman parte de los insumos necesarios para hacernos cargo de nuestro proceso personal de vida, un ambiente que ofrece estrategias para mantenernos más automotivados, para dirigirnos con mayor autonomía y con independencia en los ambientes virtuales de aprendizaje. La estrategia más importante es la de cambiar de actitud y dejar de depender del Tutor, para depender mucho más de sus propias capacidades, asumiendo de paso la responsabilidad sobre su propio aprendizaje en un marco de actuación que será de utilidad para ser aprendices para el resto de nuestras vidas.

CÓMO APRENDEMOS DE FORMAS DIFERENTES

Muchas teorías en la actualidad se orientan hacia la forma en la cual los individuos aprendemos de formas diferentes, unos de otros. Algunos consideran el impacto de las emociones y de las intenciones, y la forma cómo estos factores influyen sobre las competencias sociales y cognitivas (de conocimiento). Los nuevos desarrollos en el área de la investigación neurológica y del desarrollo del cerebro han revelado la influencia de nuestro centro emocional cerebral en nuestro comportamiento, en el aprendizaje y en la memoria. Estos hallazgos nos brindan información acerca de que los estudiantes aprenden de formas diversas y acerca de las posibles razones de estas diferencias. Los investigadores en estos campos de la ciencia neurológica subrayan la forma como las emociones (temor, frustración, pasión, motivación, satisfacción) aparecen para influenciar profundamente el aprendizaje. Además, enfatizan en la forma en la cual las relaciones sociales con el Tutor y los pares (compañeros de grupo) forman parte integral del proceso de aprendizaje. Algunos estudiantes dependen de esas relaciones, unos más que otros.

Es natural que nosotros, como estudiantes, apreciemos más a un profesor (Tutor) que nos ve a cada uno como individuo y no simplemente como miembro de un grupo (homogéneo). Esto hace que nos identifiquemos más con un Tutor que sea capaz de identificar cómo se manifiestan las diferencias individuales de su grupo y ofrece su apoyo aportando estrategias que nos ayuden a progresar mejor dentro de las posibilidades y oportunidades de cada uno. En este caso respondemos emocionalmente, nos sentimos a gusto y tratados como individuos, no como colectivo.

La forma como aprendemos en forma diferente tiene mucho que ver con un enfoque o perspectiva cognitiva del aprendizaje (principalmente se fundamenta en las formas como piensan y procesan la información los estudiantes), pero, ¿qué sucede con lo que los estudiantes sienten mientras aprenden?, ¿qué hay acerca de las preferencias individuales de los estudiantes? En la actualidad, la consideración de las emociones se torna mucho más importante que los mecanismos de procesamiento de la información, pues todos hemos alcanzado, como consecuencia del desarrollo normal, cierto grado evolutivo y de maduración en las funciones básicas, pero a pesar de todo y con grandes capacidades intelectuales, fallamos porque las emociones resultan más poderosas que la razón.

Considerando el impacto de las emociones y de las intenciones (querer ser, querer hacer), los Tutores podemos comprender mejor por qué los estudiantes que aprenden en los ambientes virtuales se comportan diferente. Por ejemplo, algunos estudiantes se sienten a gusto aprendiendo en un ambiente colaborativo, en el cual las actividades a realizar se desarrollan de un modo estructurado y lineal (un paso a la vez). Otros estudiantes, se sienten mejor cuando se les estimula a través del correo electrónico y cuando se les envían documentos de retroalimentación en forma permanente, les gusta sentir que cuentan con la asistencia del profesor, y es lógico, así hemos sido entrenados durante toda nuestra existencia. Algunos estudiantes, se sienten conformes en un ambiente en el cual predomina el trabajo basado en la ejecución de proyectos, enfocados en los detalles específicos que por lo general requieren del esfuerzo y el trabajo en equipo. Los hay más aventureros e independientes que disfrutan trabajar en ambientes de más acción y dónde pueden encontrar soporte por sus propios medios, siendo más autosuficientes.

Finalmente, hay estudiantes que requieren de un más alto grado de orientación y de acompañamiento, necesitan que la estructura del curso les provea los planes de acción, los cronogramas generales para desarrollar la planificación, las reglas y políticas para la acción, en particular cuando el tema en el cual trabajan corresponde a un área de bajo interés personal o profesional, contrario a esto, hay estudiantes que se apasionan al enfrentar nuevos retos, cuando tienen en frente misterios por resolver (desde su perspectiva), que son capaces de asumir riesgos. Son estudiantes que requieren menor supervisión y que disfrutan persiguiendo sus propias metas a largo plazo, y que por lo general se resisten a todo aprendizaje, que a su juicio, aparezca como poco práctico o sin aplicación en su campo de desempeño personal y profesional.

Cada estudiante debe aprender a conocerse mejor, así será capaz de aprovechar sus potencialidades para poner en práctica estrategias de aprendizaje ajustadas a sus necesidades individuales.

MODELO ORIENTADO AL APRENDIZAJE

Para explorar las diferencias individuales, es importante conocer lo que se ha investigado acerca del modelo orientado al aprendizaje. Este modelo pone en consideración el rol dominante de las emociones y las intenciones en el aprendizaje, y las formas en las cuales los estudiantes responden de formas diferentes ante varias situaciones de aprendizaje. Generalmente, en el salón de clases, se delega la responsabilidad sobre la administración del proceso de aprendizaje a los Tutores (Docentes), quienes orientan la acción en función de los aspectos cognoscitivos. En los ambientes virtuales de aprendizaje, es necesario considerar si se está emocionalmente preparado para aprender en forma independiente, con o sin el acompañamiento de un Tutor.

El modelo orientado al aprendizaje debate tres factores fundamentales, que al mismo tiempo se consideran atributos indispensables en un estudiante exitoso en los ambientes virtuales de aprendizaje, y que nos sirven para medir cómo es que nos gusta aprender. Tabla 1.1

Tabla 1.1

Los tres factores que constituyen atributos para el aprendizaje significativo

FACTOR

DESCRIPCIÓN

Automotivación

Lo que el estudiante invierte desde sus emociones en el aprendizaje y la forma como el estudiante utiliza los recursos internos (pasiones, intenciones, valores y expectativas).

Autodirección estratégica

Habilidad para organizar, administrar y alcanzar objetivos como parte de las metas propuestas en el proceso de aprendizaje.

Independencia (Autonomía)

En qué medida los estudiantes delegan responsabilidades en factores externos (Tutor, cronogramas, reglas y acompañamiento).

Automotivación

Hay un término un tanto difícil de traducir, ya que en varias regiones de Colombia lo utilizamos, popularmente, para demostrar la actitud de una persona frente a la vida o frente a una situación en particular, en la que se evidencian los deseos, las ganas, la berraquera, el perrenque, el tesón. En la psicología se ha tratado de utilizar un término universal para esta denominación que funciona en inglés, en francés, y que en nuestra lengua castellana tiene variedad de usos pero un solo significado. Se trata del término Conation. Al buscar su significado, en el contexto de la psicología, encontramos: “Conation, es la parte de vida mental que se relaciona con el deseo, con las ganas, con la intencionalidad de hacer algo”. Es muy diferente tener las capacidades intelectuales, contar con los recursos, pero querer hacer, sentirnos motivados, sentir una fuerza interior que nos mueve a hacer algo, eso es conation.

Los atributos del aprendizaje conativo estiman sus sentimientos generales y sus actitudes hacia el aprendizaje. Tales actitudes describen lo que usted intenta lograr, la intencionalidad presente en sus acciones para perseguir una meta de aprendizaje, el grado de pasión que usted involucra en sus acciones para lograr lo que quiere. También se describe el uso del aprendizaje como un recurso intrínseco (que aflora desde mi interior) que se utiliza como medio para alcanzar metas personales y para satisfacer necesidades personales. En otras palabras, es encontrar placer en el hacer, aún cuando me cueste, ya que tengo en mente, por ejemplo, trabajar duro para reunir dinero y realizar el viaje que he soñado, o estudiar para mejorar el desempeño en el trabajo y lograr ascensos y bonificaciones (sinónimo de calidad de vida).

Estos atributos se refieren a sus intenciones para y por aprender, que son influenciados en cierto grado por los valores, las creencias, los contenidos, las personas, los ambientes, los recursos y la presentación con fines formativos. Naturalmente, los estudiantes más exitosos en la virtualidad, son aquellos que tienen una intención claramente definida, pero que además hacen algo por alcanzar sus metas, en la vida personal y profesional.



Autodirección estratégica

Este atributo define la persistencia en la meta, lo que permite que el aprendizaje sea el resultado de un esfuerzo estratégico (organizado). Estima el grado en el cual usted interviene para planificar y llevar a cabo una estrategia, un esfuerzo estratégico por alcanzar una meta de aprendizaje. Se aplican principios orientados a objetivos claros, a estrategias puestas en práctica y a trabajo duro para alcanzar el aprendizaje deseado.



Independencia en el aprendizaje o autonomía

Este atributo determina que usted desea y cuenta con la habilidad de asumir responsabilidades, que es capaz de tomar decisiones, que puede administrar su propio aprendizaje (con independencia del instructor, en otras palabras sin que su Tutor, todos los días le deba contactar para recordarle lo que tiene que hacer).

En medio de nuestra individualidad, contamos con diferentes grados de experiencia y madurez, y para convertirnos en estudiantes exitosos, vamos adquiriendo día a día ciertas habilidades como:


  • Desarrollo del deseo de asumir el control sobre el aprendizaje, lo que conocemos como autonomía.

  • Asimilación y desarrollo de un conjunto, único y personal, de características como aprendiz.

  • Perseguir y auto-gestionar un esfuerzo sostenido por alcanzar objetivos de aprendizaje personales.

  • Revisar y monitorear experiencias para mejorar los aprendizajes subsecuentes.

  • Depender más de los recursos internos que de los recursos externos.

  • Enfrentar las tareas y proyectos más holísticamente (de una manera más integral).

LAS TRES ORIENTACIONES DEL APRENDIZAJE

El modelo orientado al aprendizaje tiene en cuenta, también, los atributos del estudiante para describir tres tipos básicos de aprendiz que conocemos como orientaciones al aprendizaje. Las orientaciones al aprendizaje debaten, generalmente, acerca de cómo los estudiantes se enfrentan al aprendizaje de formas diferentes. Los tres tipos son: el Agente de Cambios y transformaciones, el Ejecutivo, y el Conformista. Usted como estudiante, a partir de la reflexión, se ubicará en uno de estos tres tipos o contará con atributos que le permitan extraer componentes de cada tipo.



Los aprendices Agentes del Cambio y de las Transformaciones

Estos aprendices son auto-dirigidos, planifican estratégicamente, piensan de forma holística para alcanzar metas a largo plazo. Además, asumen riesgos, son innovadores y altamente comprometidos, son aprendices apasionados, y además:



  • Otorgan importancia al aprendizaje autoadministrado, al compromiso con el esfuerzo, a la independencia y a la visión a largo plazo.

  • Utilizan las debilidades personales, las habilidades, la persistencia, los retos estratégicos, los altos estándares de calidad, la eficacia del aprendizaje, las expectativas positivas para administrar el aprendizaje en forma exitosa.

  • Pierden motivación y se sienten frustrados o se resisten a los ambientes que interfieren con sus patrones de aprendizaje asertivos.

Para alcanzar el éxito, este tipo de estudiantes debe enfocarse más en los detalles que garantizan o que aseguran que se completa una tarea o un proyecto y en la aplicación práctica de las teorías y los conceptos. Algunas veces estos estudiantes se interesan por explorar lo desconocido, olvidando los objetivos originales y las tareas pierden su foco, su orientación (se desvía la atención). La autodisciplina ayuda a completar las tareas para alcanzar las metas. Cuando se siente frustrado, este tipo de estudiante necesita de una muy buena dosis de paciencia y reconocer sus limitaciones y barreras, no hay que olvidar que las limitaciones suelen ser tan grandes como lo son los objetivos que nos proponemos.

Los aprendices ejecutivos

Los aprendices ejecutivos son más autodirigidos en áreas que ellos mismos valoran como de interés personal. Pero cuando es un tema o un área del conocimiento que no les interesa en igual medida, suelen delegar en sus profesores la dirección del proceso de aprendizaje, son estudiantes con visión de corto plazo, les atraen los proyectos cortos en los cuales se ven resultados inmediatos, son pensadores orientados a proyectos específicos que prefieren alcanzar objetivos importantes de manera sistemática, un paso a la vez. Por lo general son personas que:



  • Disfrutan y prefieren enfocarse en detalles concretos, en procesos y en procedimientos más que en ideas y conceptos abstractos.

  • Prefieren los ejercicios que ponen “Manos a la Obra”, en ambientes competitivos, colaborativos o de trabajo en equipo.

  • Selectivamente, suelen asumir menos responsabilidad sobre su propio aprendizaje y delegan en recursos externos aspectos como la motivación, la definición de objetivos, la planificación y la dirección.

  • Minimizan los esfuerzos de aprendizaje porque se enfocan únicamente en los objetivos intermedios, en obtener una calificación, y pierden motivación cuando las tareas demandan grandes esfuerzos y los premios (calificaciones) no compensan apropiadamente tales esfuerzos.

  • Prefieren aprender en el salón de clases, estimulados permanentemente por el profesor, en ambientes en los que puedan delegar toda la responsabilidad sobre la administración de la clase en el profesor.

Para mejorar, este tipo de estudiantes debe considerar cuándo y cómo sufren una transición, de estudiantes autodirigidos, para convertirse en estudiantes dependientes. Deben aprender a desarrollar nuevas habilidades como: visión de largo plazo, habilidades de pensamiento holístico (integral) para encontrar razones importantes que les ayuden a sostener la motivación y a realizar esfuerzos mayores para asumir retos mayores.

Los aprendices Conformistas

Dependen en gran medida de la calidad de la formación y del apoyo que les ofrece el ambiente de aprendizaje y de las relaciones sociales. Prefieren delegar toda responsabilidad sobre el aprendizaje en terceras personas, los ambientes virtuales de aprendizaje les resultan complejos y frustrantes debido a que encuentran múltiples oportunidades en las cuales los errores cometidos tienen un alto costo. Estos estudiantes buscan refugio, seguridad, aceptación y generalmente:



  • Prefieren progresar paso a paso (un paso a la vez, al terminar se preguntan... Profesor, ya terminé, ahora ¿qué sigue?).

  • Son buenos con tareas repetitivas en donde las expectativas son consistentes.

  • Reaccionan fuertemente a las influencias externas.

  • Prefieren ambientes que les brindan mucho apoyo y que son muy estructurados (lineales: primero, segundo, si terminas, entonces...).

  • Temen asumir riesgos, no asumen el control sobre la administración de su propio aprendizaje, incluso, son pasivos y no promueven cambios en su vida personal y/o laboral.

Típicamente, este tipo de estudiantes prefieren aprender en el salón de clases, en donde encuentran la protección del profesor y pueden delegar toda responsabilidad y control en terceras personas. Si quieren integrarse a la virtualidad, deben primero alcanzar cierto grado de habilidad y destreza en áreas como:

  • Independencia.

  • Capacidad de asumir retos y tomar riesgos

  • Resolución de problemas.

  • Habilidades de pensamiento holísticas.

  • Auto motivación (encontrar razones que les motiven como factores internos, con independencia de los factores externos, que no sean personas que estudian para la satisfacción de padres o familiares, sino, que persiguen sus propios objetivos y metas individuales).

¿Cuál es el tipo de estudiante que soy ahora, y cuál es el tipo de estudiante que quiero ser en el futuro?

Cordialmente,

JUAN DAVID CARVAJAL MONTOYA

Tutor – Sena Virtual – e-mail: juan_carvajal@ucn.edu.co










La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal