GUÍa práctica para el comentario de textos humanísticos



Descargar 13,63 Kb.
Fecha de conversión05.09.2017
Tamaño13,63 Kb.
GUÍA PRÁCTICA PARA EL COMENTARIO DE TEXTOS HUMANÍSTICOS.


    1. Características comunicativas: puedes empezar el comentario de este tipo de textos haciendo referencia a distintos aspectos relacionados con las características comunicativas.

  1. El objetivo comunicativo. En general, tienen una intención comunicativa de carácter informativo, aunque muchos presentan un objetivo persuasivo respecto de la tesis que desarrollan. Por esto se caracterizan por la objetividad en cuanto al punto de vista, pero también es frecuente la aparición de la subjetividad cuando estos textos se centran en la interpretación de las ideas, de los hechos y de la realidad. La intención comunicativa, el tema y el tipo de receptor condicionan las características lingüísticas y textuales. Prevalece la intención didáctica.

  2. Situación comunicativa. Al igual que los textos científicos, estos textos se dan en el ámbito académico, sobre todo de las Ciencias Sociales y de las Humanidades.

  3. El emisor y el receptor. El emisor, que en los textos académicos es un especialista en su disciplina, se dirige a un receptor experto, a personal en formación o a un público en general.

  4. El mensaje -el tema-. Se refieren a una gran diversidad de materias del ámbito de Humanidades (Filosofía, Filología) y Ciencias Sociales (Pedagogía, Psicología, Sociología, Antropología, Historia).

  5. El código. Se utiliza, en general, un registro formal y un nivel culto, con una terminología específica de los estudios propios de sus áreas de conocimientos

  6. El canal (dependiendo de la situación, en las pruebas escritas es, obviamente, el papel). Es tan obvio que casi resulta pueril señalarlo. Pero si no sabes decir cosas más interesantes…

  7. MUY IMPORTANTE: Haz referencia a la función del lenguaje dominante, que en este caso será la representativa, aunque no están ausentes la expresiva (en los elementos de subjetividad) y la apelativa (para intentar persuadir al receptor). También pueden aparecer la metalingüística (cuando se explican conceptos o se trata del lenguaje) y la poética (sobre todo en el ensayo).




    1. Características del discurso humanístico: análisis de las modalidades textuales.

  1. Las modalidades discursivas dominantes son la exposición y la argumentación.

  2. Narración y descripción pueden estar presentes.

  3. Modalidad dialogística: sobre todo en texto humanísticos del pasado.

Este tipo de textos humanísticos pueden incluir -y habría que indicarlo en su caso- elementos gráficos e iconográficos (diagramas, cuadros, mapas, fotografías, dibujos).




    1. Características lingüísticas -gramaticales y léxicas- de los textos humanísticos: dada la diversidad de estos textos es difícil establecer características comunes a todos. Mencionaremos aquí rasgos generales y luego algunos particulares de dos tipos concretos: el ensayo y los textos históricos.

  1. Rasgos gramaticales. Cuando en los textos humanísticos se busca la objetividad, que es lo más habitual, predominan las oraciones enunciativas, en general, extensas y complejas; oraciones pasivas e impersonales, construcciones con formas no personales –infinitivos, gerundios y participios- y uso de la tercera persona, aunque en algunos casos está presente la primera del plural. Pero cuando se busca expresar subjetividad encontramos el uso de la primera persona del singular, y de oraciones exhortativas, exclamativas e interrogativas (a veces interrogativas retóricas), para apelar al receptor.

  2. Rasgos léxico. Igualmente, cuando se busca expresar objetividad, predominará el lenguaje denotativo, con abundancia de sustantivos abstractos para la expresión de ideas y conceptos, y un vocabulario característico del tema que se trate (tecnicismos propios de cada especialidad). Por el contrario, entre los procedimientos léxicos para expresar subjetividad encontraremos un vocabulario valorativo: verbos como “conviene que”, “me alegro de que” “sugiere/exige que”, o perífrasis verbales de obligación, probabilidad o posibilidad; sustantivos asociados a valores emotivos o morales –“equidad”, ”verdad”, “justicia”-; uso de adjetivos calificativo y de adverbios -“evidentemente, “indudablemente”-; expresiones de duda, sugerencia, énfasis -“quizá”, “en cierto modo”, “por supuesto”, “sin duda”-; formas que modalizan la expresión –“en mi opinión”, “a mi modo de ver”-; y recursos del lenguaje literario y de léxico connotativo.

  3. Organización y estructuras: presentan estructuras muy variadas típicas de las modalidades argumentativa y expositiva: las estructuras inductiva, deductiva o encuadrada (de la argumentación) y las enumerativas, descriptivas, secuenciales o la estructura lógica (de la exposición). También podemos encontrar definiciones, clasificaciones, etc.




    1. Sería interesante, si te sientes capacitada/o para ello y el fragmento propuesto te lo permite, concluir haciendo alguna referencia al tipo de género humanístico al que pertenece dicho fragmento. Intenta indicar, al menos, si “en tu opinión” (y remarca esto, a no ser que estés totalmente segura/o) es un fragmento de un ensayo o de un textos histórico. A continuación tienes algunas características de ambas posibilidades que te pueden ayudar para su posible identificación.

      1. El ensayo: amplísima variedad temática y carácter reflexivo, con diferentes formas y estilo que incorpora rasgos de los discursos periodísticos y literarios. Prefiere las modalidades textuales expositivas-argumentativas, si bien las pruebas que se aportan no suelen ser demostraciones científicas, sino un conjunto de razones verosímiles o probables, valoraciones subjetivas y experiencias personales. Por ello el enfoque es objetivo-subjetivo. El tipo de reflexión es subjetiva (realizada, pues, desde la perspectiva del emisor). Su finalidad es la de persuadir de las opiniones expuestas (destaca su “carácter dialógico”: siempre está presente un receptor -explícito o implícito-). En cuanto al estilo, emplea la lengua estándar, con voluntad de claridad y corrección, predomina el vocabulario abstracto de tipo humanístico y una actitud estética manifestada en el uso de la retórica.

      2. Los textos históricos: dejando aparte, por supuesto, la temática histórica, se caracterizan por los siguientes rasgos -: formas lingüísticas uso de la tercera persona (que junto con la presencia de nombres propios procuran evitar la subjetividad). Tiempos verbales (se prefiere el pretérito perfecto simple, el pretérito pluscuamperfecto y el pretérito imperfecto de indicativo, y a veces el presente histórico para actualizar hechos del pasado. A pesar de las pretensiones de objetividad, los textos históricos pueden presentar modalizaciones -la actitud del emisor se manifiesta especialmente por medio del empleo de adjetivos valorativos- y técnicas persuasivas -para lograr que el receptor acepte su visión de los acontecimientos, el historiador puede acudir a argumentos que conecten con valores ideológicos de determinados lectores (había que salvar a la patria en peligro…).

RECUERDA: Cuando haces el comentario no se trata de que, como respuesta, digas de memoria lo que sabes en la teoría, sino de que, tras leer detenidamente el texto, localices algunas características -muchas o pocas, depende del fragmento propuesto, de lo que tú sepas y del tiempo que tengas- típicas de los textos humanísticos presentes en él. Tu respuesta ha de estar SIEMPRE ordenada –siguiendo, por ejemplo, el esquema que te acabo de presentar- y ser coherente. Señala lo que aparezca y veas, y no hagas referencia a lo que no haya (1).

_____________________________________________________________________



  1. Salvo en alguna rarísima excepción y porque la ausencia fuera muy, muy significativa.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal