Guía de Pautas para la Referencia Bibliográfica de un Documento



Descargar 351,87 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión10.04.2017
Tamaño351,87 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Guía de Pautas para la Referencia Bibliográfica de un Documento


Alicia Romero, Analía Schvartz, Marcelo Giménez

Índice


Acerca de este trabajo 2

Acerca de los tipos de documentos 3

Fuentes de información para tomar los datos de una referencia bibliográfica 4

Elementos de la referencia bibliográfica, secuencia de los mismos y diseño de la referencia 6

Documentos impresos o publicaciones referidos como una totalidad 6


  • A.- Publicación monográfica referida como una totalidad 6

  • B.- Publicación en serie referida como una totalidad 6

Elementos principales de la referencia a un documento como totalidad 7

  • A.- Responsabilidad principal 7

  • B.- Título 11

  • C.- Pie de imprenta 12

  • C.1.- Fecha de publicación 12

  • C.2.- Lugar de publicación 13

  • C.3.- Editor 14

  • C.4.- Pie de imprenta de publicación seriada 14

Otros elementos optativos 15

  • A.- Subtítulo 15

  • B.- Responsabilidad subordinada 15

  • C.- Número y/o características de edición 16

  • D.- Fechas de publicación original, de edición original y de traducción 17

  • E.- Extensión 18

  • F.- Componentes no lingüísticos 19

  • G.- Anexos 19

  • H.- Serie 20

  • I.- Repositorio 20

Un caso particular de monografía: el catálogo de exposición 21

Documentos impresos o publicaciones referidas parcialmente 22



  • A.- Parte, sección, capítulo de una monografía 22

  • B.- Colaboración, contribución o artículo en una monografía 23

  • C.- Colaboración, contribución o artículo en una publicación seriada 24

Documentos no impresos 25

  • A.- Documentos sonoros 25

  • B.- Documentos audiovisuales 26

  • C.- Documentos obtenidos a través de la red internacional

de información y comunicación computarizada (Internet) 27

Bibliografía 27



Acerca de este trabajo

La siguiente es una guía de pautas acordadas por nuestro equipo de trabajo para implementar una unificación de criterios a la hora de realizar la referencia bibliográfica a un documento. Su realización ha surgido de los problemas presentados por un trabajo de campo específico: la preparación de dos guías bibliográficas, una acerca del tema cerámica y otra referida a las artes visuales de los siglos XVIII y XIX. El intentar resolverlos nos aproximó al conocimiento de algunas propuestas acerca de metodología de investigación y técnicas de trabajo intelectual, la comparación de diversas normativas para tareas de catalogación bibliográfica, confección de bibliografías, archivística, etc. El análisis y evaluación de estos datos a través del trabajo de campo nos permitió tomar una posición respecto de los mismos -adoptándolos, adaptándolos o descartándolos- y, tal como sostiene Krummel (1984), elaborar un estilo de compilación propio, útil a nuestros fines y al de los lectores a los que están destinadas las guías bibliográficas arriba mencionadas.

Así, las pautas aquí enumeradas son las que nos han permitido y facilitado realizar una compilación de las referencias necesarias para conformar una bibliografía, así como realizar citas dentro de un texto que correspondan a las entradas de una de ellas.

La ISO 5127/1 (1983) define a la bibliografía como el conjunto formado por las "técnicas de identificación y de descripción de documentos, y las (técnicas) de clasificación de las descripciones obtenidas según un ordenamiento útil".



En correspondencia con las normas IRAM 32053-1 (1995) y con Krummel, esta guía especifica:

  • qué elementos de un documento deben y/o pueden conformar la referencia bibliográfica de dicho documento o de una parte de él para poder individualizarlo y/o localizarlo. La norma ISO 5127/1 define al documento como la "información registrada que puede ser considerada como una unidad en un proceso de documentación". Siendo la información tanto un "hecho que se comunica" como el "mensaje utilizado para representar un hecho o una noción en un proceso de comunicación", la información registrada sería la información almacenada en, sobre o por medio de un soporte de datos. Por su lado, para la misma normativa, la documentación es tanto la "recolección y el tratamiento permanentes y sistemáticos de la información registrada que permite su almacenamiento, su investigación, su utilización o su transmisión", como el "conjunto de documentos reunidos con un propósito específico".

  • en qué orden o secuencia deben ser consignados dichos elementos.

  • qué convenciones (o diseño de la referencia) deben respetarse para la transcripción de los mismos

Hemos contemplado solamente las referencias para material registrado en forma impresa y no impresa. Si consideramos como fuente histórica a todos los tipos de información acerca del devenir social en el tiempo, incluyendo los canales de transmisión de dicha información, es decir, la forma en que ha sido preservada y transmitida (Cardozo, 1985, citando a Topolski, 1976), es necesario contemplar la inclusión, dentro del término bibliografía, de otras posibles fuentes: iconográficas, audiovisuales, auditivas, las obtenidas a través de redes de comunicación electrónica, etc. Hoy ya no se considera al libro, sino al documento, como la unidad bibliográfica de una biblioteca (Henao Jaramillo, 1971); por ello, los documentos que pueden encontrarse en una biblioteca -y, por lo tanto formar parte de una bibliografía- pueden ser:

  • documentos bibliográficos propiamente dichos: libros, folletos, publicaciones en serie, etc., sean éstos impresos o manuscritos. Krummel los denomina libro genérico, en el sentido de todo aquello que puede asimilarse a la forma física del libro definido con una cierta amplitud.

  • documentos gráficos: grabados, mapas, partituras, etc.

  • documentos sustitutos: microfilms, scanneados, etc.

  • documentos de registro de actividades administrativas u de otro tipo, sean éstas públicas o privadas, oficiales o particulares, etc., los que generalmente forman parte de un archivo.

  • objetos naturales y/o culturales, susceptibles de ser considerados documento de un determinado conocimiento, los que generalmente conforman el patrimonio de un museo.

Obviamente, la inclusión de documentos de archivo y/o piezas de museo como parte integrante de una biblioteca dependerá de la especificidad de la misma y del hecho de que estos dos últimos tipos de documentos sumen o no un número tal como para que, como conjunto, conformen separadamente esos repositorios individualizados como archivo y museo.

La ISO 5127/1 define al archivo como el "conjunto de documentos de archivo, conservados a título definitivo sea por los responsables de su producción o sus sucesores en función de su propio uso o por archivos competentes en razón de su valor permanente. Por lo tanto, también se denomina archivo al "organismo encargado de la adquisición y de la preservación de archivos y de ponerlos a disposición de los usuarios". En cambio, el museo es la "colección de documentos de interés científico o cultural, conservados de forma permanente y que pueden ser expuestos", si bien "los documentos pueden ser a menudo documentos no gráficos", así como el "organismo encargado de coleccionar, conservar y exponer los documentos de museos".

De tal manera, esta guía de pautas no se aplica a referencias para manuscritos, otro tipo de material inédito, u otros tipos de documentos que conformarían reservorios más identificados con conceptos como archivo y museo. Dado que estos documentos presentan formatos y contenidos distintos a los del documento bibliográfico propiamente dicho, y por ello comunican e informan de manera particular, requieren normativas que atiendan a otro tipo de elementos a ser tenidos en cuenta para referirse a ellos. Dichas normas forman parte de la archivística -en tanto que "ciencia de la información aplicada a la organización, la administración y el tratamiento de los archivos"- y de la museografía -como el conjunto de técnicas de identificación y de descripción de documentos conservados en museos"-, por lo que, de alguna manera, exceden los límites de este trabajo. El caso de los manuscritos, por ejemplo, pide recurrir a instrumentos muy precisos creados por el archivero, cuyos asientos consignan datos como el tipo de documento (si se trata de una carta o de un inventario, de un nombramiento o de un acta de nacimiento), el material del soporte y el de registro (si es papel, pergamino, papiro, etc., marcado con tinta, grafito, etc. ), el número de folios de los que consta el documento, su estado de conservación, su tipo de letra, su data, su signatura topográfica, las particularidades del firmante y del destinatario si los hubiere -título, función, etc.-, un regesto del contenido, e incluso datos aún más pormenorizados: aparición de sellos, tipo de interlineado, número de columnas por página, espacio físico -volumen- que el documento o el conjunto de documentos ocupa en el archivo, etc.

Sí hemos tenido en cuenta las referencias para material registrado de manera no impresa, aunque estos documentos pueden, en número amplio, conformar repositorios independientes como la filmoteca -que reúne documentos cinematográficos y en diversos formato de video-, la fonoteca -que reúne documentos sonoros sobre distintos soportes- o la fototeca -que reúne documentos fotográficos de todo tipo-.



  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal