Giovanni Pico della Mirandola conclusiones magicas y cabalisticas



Descargar 129,14 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño129,14 Kb.
  1   2   3

Giovanni Pico della Mirandola

CONCLUSIONES MAGICAS Y CABALISTICAS


(Conclusiones sive Teces DCCCC)

1486
Conclusiones según Averroes


l. Puede existir la profecía en los sueños a causa de la ilustración que el intelecto agente ejerce sobre nuestra alma.

2. El alma intelectiva es única para todos los hombres.

3. La felicidad última del hombre se produce cuando el intelecto agente se contiene en el posible como forma. Esto lo han entendido mal algunos comentaristas posteriores, especialmente latinos, que he tenido ocasión de leer; sobre todo Juan de Gándago entendió esta cuestión de forma errónea y equivocada, lo cual no es extraño porque corrompió la doctrina de Averroes en casi todas las cuestiones de la filosofía.

4. Es posible que el intelecto mantenga su unidad y al mismo tiempo mi alma sea mía de modo tan particular que después de la muerte no sea común sino que se mantenga junto con la de todos los demás.

5. Cualquier cosa abstracta depende de una primera abstracción en el triple género de causa formal, final y eficiente.

6. Es imposible que la misma especie se genere de la propagación y de la putrefacción.

7. Dios mueve al primer móvil no sólo como fin sino también como verdadera causa eficiente y propio motor.

8. Cualquiera que sea el motor del cielo, es el alma de todo su orbe y se une a él de modo más substancial que el alma de un buey con su materia.



Consecuencia: el alma del cielo da a su orbe antes el ser móvil y perfecto que el movimiento en sí.

9. El cielo es un cuerpo simple, no compuesto de materia y forma.

10. Tres modos son por sí mismo útiles a la demostración: el primero, el segundo y el cuarto.

11. En toda demostración, además de la demostración a secas, puede darse la circulación.

12. Los graves y los leves se mueven a sí mismos accidentalmente, moviendo al medio por sí.

13. Los cielos no son lo mismo en género y diversos en especie, como creyó Avicena.

14. Ninguna ciencia prueba la existencia de su sujeto ni la de las partes principales de su sujeto.

15. Los universales existen realmente sólo en las potencias y en acto por la operación del alma.

16. Las dimensiones interminadas preceden a la materia coeterna y le infunden una especie de forma

substancial.

17. Cualquier inteligencia menos la primera no entiende sino la primera.

18. No hay vía ninguna que permita probar simplemente que lo abstracto existe, a no ser la vía de la eternidad del movimiento.

19. Todo lo que existe en género es corruptible.

20. El sujeto de la metafísica es el ser en cuanto ser.

21. Las definiciones de las substancias naturales no dicen cuál es su materia sino de modo consecutivo.

22. La demostración que hay en el libro séptimo de la Física de Aristóteles, y que dice que todo lo que se mueve es movido por otro, es una demostración de signo y no de causa.

23. Ninguna potencia activa que sea parte neutra e indiferente para actuar o no actuar, puede de por sí ser determinada para ninguna de estas dos cosas.

24. Cada uno de los términos relativos se define del modo más conveniente por el resto.

25. El ejemplo de Aristóteles en el libro segundo de la Metafísica sobre la nicticoración respecto del sol, no denota imposibilidad sino dificultad, puesto que lo contrario significaría que la naturaleza hace algo en vano.

26. La proposición necesaria que hace Aristóteles en el libro de los Primeros es, por el contrario, posible y demostrada, y procede de términos necesarios.

27. Para que un término sea necesario se requiere que sea único por definición.

28. Como dijo Aristóteles, cuando de una premisa mayor necesaria se saca una premisa menor y se llega a una conclusión necesaria, hay que entender que la menor se deduce por sí, mientras que la necesaria se deduce accidentalmente.

29. Bajo la línea equinoccial no puede haber habitación natural para los vivientes.

30. En el cielo hay una tendencia inmutable a girar a la derecha y esta tendencia no cambia aunque cambien las partes del orbe.

31. Quien suponga que el alma tiene forma complexional, niega la causa agente.

32. La unidad metafísica implica una privación de la divisibilidad, pero no en acto sino en aptitud.

33. La unidad metafísica es el fundamento de la unidad aritmética.

34. El número se encuentra precisamente tanto en las cosas abstractas como en las materiales.

35. La esencia y la existencia de cualquier cosa son realmente lo mismo.

36. La quididad y la esencia se diversifican en todo menos en lo primero. .

37. La substancia es anterior al accidente no sólo por naturaleza sino por tiempo.

38. El físico estudia la materia en tanto que materia.

39. La esencia de cualquier inteligencia existe substancialmente para algo.

40. Dado que, por imposible, se diese una materia (y forma) que no fuese principio de corrupción, aunque el cielo entrara a formar parte de tal materia y forma como compuesto, no puede ser eterno.

41. El fin no causa finalidad según como es concebido, sino según su ser real.
Conclusiones según Moisés Egipcíaco
1. La demostración que hay en el octavo libro de la Física de Aristóteles para probar el primer motor, tendría que probar primero que existe algo especial.

2. La ciencia de la metafísica no es una ciencia única.

3. La simplicidad del primer principio y su total inmaterialidad no pueden probarse por la casualidad eficiente del movimiento, sino por la final solamente.
Conclusiones según Isaac de Narbona
1. No es necesario suponer la existencia de ningún intelecto agente.

2. La primera intención es la quididad de la cosa que reluce objetivamente en el intelecto.

3. El movimiento es algo sensible comúnmente por el sentido exterior, sin acción de ninguna virtud cognoscible.

4. Los cuerpos celestes no proporcionan formalmente a los inferiores más que el calor.


Conclusiones según Teofrasto
1. Si el cielo fuese inanimado, sería de algún modo menos noble que el cuerpo animado, y decir esto sería impío en filosofía.

2. La quididad es sólo la forma.

3. El intelecto agente, para producir la inteligibilidad en el intelecto posible, se conduce como la forma del arte respecto de la materia artística para producir en ella formas bellas.

4. Dios mueve el cielo como fin.


Conclusiones según Themistio
1. Los intelectos posibles, que en tanta cantidad son iluminados, son agentes participados, iluminantes e iluminados, y son muchos, mientras que el intelecto agente que los ilumina sólo es uno.

2. El intelecto agente, que sólo es iluminador, creo que es según Themistio lo que es el metatron en la Cábala.

3. La ciencia del alma es un intermedio entre las ciencias naturales y las divinas.

4. Además de las dos especies de demostración, qué y por qué, que pone Aristóteles, hay que poner otra más y es que una propiedad se prueba por otra propiedad simultánea.

5. Una proposición se llama de por sí cuando o bien el sujeto define el predicado o bien el predicado define al sujeto o bien ambos son definidos por un tercer término igual a ellos.
Conclusiones según la doctrina de los filósofos que se llaman platónicos: Plotino el Egipcio, Porfirio de Tiro, Jámblico de Calcidia, Proclo de Licia y Adelando el Árabe
Conclusiones según Plotino
1. El primer inteligible no está fuera del primer intelecto.

2. Cuando baja el alma no baja toda ella.

3. Toda vida es inmortal.

4. El alma que ha pecado vive después de la muerte una vida animal, ya sea en su cuerpo terreno o en su cuerpo aéreo.

5. El alma irracional es una figuración del alma racional y depende de ella como la luz depende del sol.

6. El ser, la vida y el intelecto son lo mismo.

7. La felicidad última del hombre se da cuando nuestro intelecto particular se une plenamente al intelecto primero y total.

8. Las virtudes civiles no pueden llamarse simplemente virtudes.

9. No se produce asimilación a las cosas divinas por medio de las virtudes, aun las propias de un espíritu limpio, sino de modo dispositivo.

10. Las especies existen por razón de la similitud que guardan con los seres, pero en el intelecto están verdaderamente los seres mismos.

11. Es propio de una consumada virtud coartar inc1uso los primeros movimientos.

12. Impropiamente se dice que el intelecto ve o contempla las ideas.

13. Los animales que necesitamos pueden llamarse necesarios, pero no buenos.

14. Así como la felicidad accidental necesita animadversión, así la felicidad substancial no sólo no desmerece sino que se robustece por la carencia de animadversión.

15. El hombre que ya ha llegado a la felicidad, no puede ser privado de ella por el frenesí o la letargia.
Conclusiones según Adelando el Árabe
1. El intelecto agente no es otra cosa que la parte del alma que permanece arriba y no cae.

2. El alma tiene en sí las especies de las cosas y es excitada solamente por las cosas extrínsecas.

3. Como complemento de la conclusión precedente, mantenida no sólo por Adelando sino por todos los árabes, yo digo que aquellas especies existen en acto y substancialmente en la parte que no cae y son recibidas de nuevo y accidentalmente en la parte que cae.

4. La mayor parte de las cosas que se nos hacen presentes en sueños, se nos aparecen o bien por la purgación del alma o bien por endemoniamiento o bien por una verdadera revelación del espíritu.

5. Lo que escribe Tebit el Caldeo acerca de la dormición sobre el hígado en la revelación de los sueños, se entenderá rectamente si se concuerdan con este dicho las palabras de Platón en el Timeo.

6. Porque, como dijo Abdalá, ver sueños es fortaleza de la imaginación, entenderlo s es fortaleza del intelecto y por lo tanto por lo común. quien los ve no los entiende.

7. El alma es la fuente, el movimiento y la gobernadora de la materia.

8. Todos los sabios indios, persas, egipcios y caldeos creyeron en la transcorporación de las almas.


Conclusiones según Porfirio
1. Según Platón, hemos de entender por padre la causa que de por sí produce todo el efecto y por factor la que recibe materia de otro.

2. El hacedor del mundo es el alma supramundana.

3. El ejemplar no es otra cosa que el intelecto del hacedor del alma.

4. Toda alma que participa de intelecto vu1canio, es sembrada en la Luna.

5. De la conclusión precedente deduzco yo la razón por la cual todos los alemanes son corpulentos y de color blanco.

6. De la misma conclusión deduzco el por qué todos los alemanes son tan reverentes hacia la Sede Apostólica.

7. Así como Apolo es un intelecto solar, así Esculapio es un intelecto lunar.

8. De la conclusión precedente deduzco por qué la Luna en el ascendente confiere salud al recién nacido.

9. Hay dos géneros de demonios malos: los unos son almas y demonios substanciales; los otros son potencias materiales y demonios accidentales.

10. Este doble género de demonios de los cuales habla la conclusión precedente resumiendo el pensamiento de Porfirio, creo que no es otra cosa que la ley de los miembros y las potestades de estas tinieblas de las que habla san Pablo, aunque no creo que estén de acuerdo acerca de la quididad y substancia de estas potestades.

11. Platón, al principio del tratado del Timeo, sólo trata de los extremos, es decir, acerca de lo que verdaderamente no ha nacido de ninguna manera y acerca de aquello que habiendo nacido verdaderamente no es de ningún modo un ser; pero no trata en absoluto de lo que está situado entre estos dos extremos; de los que el uno es el ser y engendrado y el otro lo engendrado y ser.

12. Dios está en todas partes porque no está en ninguna parte, el intelecto está en todas partes porque no está en parte alguna y el alma está en todas partes porque va tras él. Pero Dios está en todas partes y en ninguna respecto de todas las cosas porque ellas son después de él. El alma está en la inteligencia y en Dios, pero en todas y en ninguna parte respecto del cuerpo.


Conclusiones según Jámblico
1. El intelecto especulativo es una forma separada en cuanto a la cosa y al modo, el intelecto práctico es una forma separada en cuanto está unida a la cosa en cuanto al modo, el alma racional está unida según la cosa y separada según el modo y el alma racional está unida según la cosa y según el modo.

2. El hacedor sensible del mundo es el séptimo en jerarquía intelectual.

3. La naturaleza corporal está en el intelecto inmóvilmente, en el alma está de por sí en primer lugar móvilmente, en el animal de por sí está móvil y participativamente, en el cielo con una movilidad que le viene de otra parte y bajo la Luna con una movilidad de otro tipo y desordenada. .

4. Los elementos se encuentran de dos maneras y al modo celeste en los ocho cuerpos celestes: estas dos maneras las encontrará quien recorra al revés dos veces la citada numeración.

5. Sobre este mundo que los teólogos llaman on, hay otro al que llaman zoé y sobre este otro al que llaman noús.

6. Cuando el alma se asimila de modo perfecto al intelecto, se forma entre ellos un vehículo de movimiento perfectamente singular.

7. No hay vía ninguna a los astros celestes que no sea en sí maléfica.

8. Quien llegue a conocer la causa final de los diluvios e incendios, comprenderá que estos fenómenos ocurren más bien a causa de las kázarseis o purgaciones que de las corrupciones.

9. Cuando Platón dice que el alma está puesta en medio del mundo, hay que entender que dice que está en medio porque está puesta en medio del mundo, hay que entender que dice que está en medio porque está igualmente presente para todos los hombres y liberada de todo vínculo de hábito particular.
Conclusiones según Proclo
1. Lo que en los inteligibles son el término y el infinito, eso es en los intelectuales el macho y la hembra y en los supermundanos la identidad y la alteridad, la similitud y la disimilitud; en el alma eso se manifiesta en la circulación de lo mismo y en la circulación de lo otro.

2. Los dioses se exceptúan de las leyes de Saturno, porque son conceptivos y perfectivos. De las leyes de Júpiter quedan exceptuados los dioses saturninos. De las leyes del Hado se exceptúa intelectualmente toda alma viviente. Pero todas las cosas obedecen a la ley de Adrastia.

3. El nombre de Dios compete únicamente (cuando se toma en forma simplemente absoluta) a uno solo, que es el Dios de dioses. Cuando se toma simplemente pero de forma no absoluta, conviene a cualquiera de las supersubstanciales; según la esencia de las cosas intelectuales conviene a cualquier cosa que participe de los espíritus divinos según el contacto y la conjunción con los demonios y según la similitud con los espíritus humanos.

4. La propiedad contentiva está en el orden medio de la segunda trinidad, que en Fedro se llama circunducto celeste.

5. En los inteligibles no hay número, sino multitud y causa paternal y material. En cambio, en los intelectuales existe un número según la esencia y la multitud se da comunicativamente.

6. Lo que Parménides llama alteridad y Fedro cosas supercelestes, es lo mismo.

7. A través de lo uno podemos entender las cosas plurales, el todo, las partes, lo finito y lo infinito de que habla Parménides. Y todo ello se entiende según el orden de la trinidad inteligible intelectual y según aquel orden de la división trinaria.

8. Lo que Fedro llama el dorso del cielo, en Parménides se llama lo uno y en él está lo más profundo del cielo, el todo, el eje y término del cielo.

9. El tercer orden de la segunda trinidad, lo explica Platón con tres términos: los extremos, lo perfecto y según la figura.

10. Los dioses tienen uniones intelectuales a partir de lo uno primero y substanciales a partir de los inteligibles. También tienen vidas perfectas y contentivas generativas de las cosas divinas a partir de los inteligibles e intelectuales y generan propiedades intelectuales de sí mismos.

11. Así como los dioses inteligibles producen uniformemente todas las cosas, así los inteligibles e intelectuales producen de modo trino y los intelectuales de modo septenario.

12. Entre los dioses externos Saturno y Júpiter media necesariamente Rea; por la propiedad de la vida fecunda.

13. La segunda trinidad de los septenarios intelectuales es la trinidad de los Curetos, a los que la teología llama dioses sin temor.

14. Las propiedades de los Curetos son hacer la obra inmaculada de la paterna trinidad, el primero por permanencia, el segundo por procesión y el tercero por ilustración.

15. La teología designa trágicamente como dioses de muerte a los de la séptima unidad de septenario intelectual.

16. La misma que llamamos Rea como coexistente con Saturno según su alteza, a esa misma la llamamos Ceres cuando produce a Júpiter y con él a todos o parte de los órdenes de los dioses.

17. Aunque, como dice la teología, las jerarquías divinas sean distintas, hay que entender que todo está en todos según su modo.

18. Así como la propiedad paternal está solo en los inteligibles, así la propiedad conditoria o factiva también la tienen ellos. La potestad paterna junto con la conditoria existe sólo en los dioses nuevos. En los ejemplares conditorios hay la inteligible y en los hacedores la paterna.

19. Todas las operaciones, tanto las de los dioses como las de la naturaleza, son dobles, inmanentes y transeúntes. Por las inmanente s cada cosa se contiene a sí misma y las razones que hay en cada uno se transmiten al exterior por las transeúntes.

20. Después del septenario intelectual, están ordenados ya los dioses supermundanos, exentos de las partes del universo e incoordinables a este mundo, al que abrazan según su causa por todas partes.

21. Es más propio asimilar y dar la comunión y la compasión de los dioses supermundanos a los seres que tienen similitud de uno a otro.

22. Aunque el asimilativo ducal del que habla la conclusión precedente sea propio, sin embargo se apropia también al orden medio de su trinidad con el primer orden de los dioses intelectuales unido inmediatamente según su substancia y con el tercero que se mezcla con los segundos géneros.

23. El Júpiter, de quien se habla en el Gorgias, no es aquel que hace de constructor universal. tercero entre los intelectuales, sino el sumo y primero entre los ducales.

24. En la trinidad ducal, Júpiter es el substanctificativo, Neptuno el divificativo y Plutón el conversivo.

25. La fábrica es cuádruple. En primer lugar, los universales de los universales lo adornan todo, en segundo lugar vienen los universales pero particularmente, en tercer lugar se dividen según su universalidad y en cuarto lugar las partes particularmente unidas a los universales.

26. Júpiter, Saturno y Plutón se reparten el reino de Saturno, pero no reciben el reino de Saturno sino por medio del hacedor, Júpiter.

27. Bajo la primera trinidad ducal está el ser substancial, toda el alma noble no sometida a generación, el primer móvil, el fuego y la parte superior del aire, las cosas que crecen sobre la tierra y la parte oriental.

28. Bajo la segunda trinidad ducal está la vida y la generación, puesto que todo lo que vive viene por la generación que se produce en la esfera errática formada por agua y por una ínfima parte de aire que está en las cuevas minerales y en el movimiento de la tierra que hay en la parte media de la Tierra, cerca del centro.

29. Bajo la tercera del mismo orden está la mutación de las divisiones especiales, la purgación de las almas y de los activos y pasivos de la esfera, y está cerca del Tártaro y de la parte occidental.

30. y aunque la segunda trinidad de dioses supermundanos se llama toda ella Proserpina, sin embargo, su primera unidad se llama entre los griegos Diana, la segunda Perséfone, la tercera Minerva; y entre los bárbaros, la primera se llama Hécate, la segunda alma y la tercera virtud.

31. Según la conclusión precedente, con las ideas de Proclo se puede exponer uno de los dichos de Zoroastro, según el cual lo que dicen los griegos lo dicen también los caldeos, aunque parezca diferente y deba interpretarse de otro modo.

32. La tercera trinidad de dioses supermundanos se llama Apolo, y se hace suyos a los contrarios.

33. Las trinidades son acompañadas por Proserpina, que está a su lado para custodiarlas y conservarlas.

34. Los doce dioses de los que habla el Fedro de Platón, son dioses medios, que sirven de vínculo entre los dioses supermundanos y los dioses mundanos.

35. Los dioses de los que se habla en el Fedro, se dividen en cuatro trinidades: la Hacedora, la Custodiante, la Vital y la Conservativa.

36. Hay cuatro ejércitos de dioses jóvenes. El primero habita en la región que comprende desde el primer cielo hasta el principio del aire; el segundo desde ahí hasta la mitad del aire y el tercero desde ahí hasta la Tierra.

37. A cada uno de estos espacios corresponde proporcionalmente un cuádruple ejército de ángeles, demonios y animales.

38. En el que vive por sí aparece primero la trinidad de un sólo ser, de una sola entidad y de una entidad única.

39. El Hacedor, por lo que respecta a la cuaternidad, es de por sí animal que viene a ser como cuatro obreros de las partes principales del mundo.

40. En cuanto hacedor actúa a la manera del que vive de por sí y en esta forma contempla la primera parte del cuerpo mundano.

41. En cuanto hacedor en forma de uno, ve lo uno del uno esencial y hace los dioses mundanos de aquella parte; en cuanto ente de lo uno esencial hace los ángeles de aquella parte; en cuanto ve un ente único hace allí los demonios y en cuanto ser del ente único hace también allí los animales.

42. El Hacedor hace las demás partes proporcionalmente a los ejemplares de sus formas, como se dijo al principio y ahora no es necesario explicar porque aunque no te acuerdes podrás deducirlo si lo vuelves a leer.

43. Ascendemos hacia el Señor sabio, bello y bueno por medio de nuestra inteligencia, amor y fe.

44. Así como la fe que es credulidad es inferior a la ciencia, así también la fe que verdaderamente es fe está supersubstancialmente por encima de la ciencia y del intelecto que nos une inmediatamente a Dios.

45. Así como no prevalece cualquier cuerpo, sino sólo el más perfecto, así también los términos siguientes se superan el uno al otro según la naturaleza y el grado de sublimidad: animal, intelecto, vida, ser y uno.

46. Así como en el ámbito de la casualidad el uno supera al otro, también el uno supera al otro en la naturaleza y en el grado de sublimidad: animal, intelecto, vida, ser y uno.

47. Todo orden medio permanece establemente en su antecedente y afirma en sí a su consecuente.

48. Así como la primera trinidad después de la unidad está toda ella medida inteligible mente y conforme a un fin, así también la segunda trinidad lo está toda ella vitalmente, verdaderamente y de forma infinita. La tercera está toda ella medida según la propiedad de los mixtos y según la belleza.

49. La primera trinidad sólo permanece, la segunda trinidad permanece y procede y la tercera se muda tras el proceso.

50. El tiempo superior es por sí un animal en la segunda y en la media trinidades.

51. Así como todas las series proceden de una causa inteligible, también la división intelectual según los géneros comunes y la división supermundana de las diferencias según la especie y la diferencia mundana según el individuo, todo procede de la causa inteligible.

52. Por lugar superceleste tenemos que entender lo que es más inteligible que intelectual de la segunda trinidad y por concavidad subceleste tenemos que entender lo que es más intelectual que inteligible; por cielo entenderemos lo que participa igualmente de uno y otro.

53. Todo lo que en el Fedro se dice acerca del lugar superceleste, no se dice simplemente en primer lugar, sino porque tiene ante sí todos los géneros superiores de los que participa. Todas las cosas que se dicen negativamente, se dicen porque analógicamente se relacionan con el primer bien, que es el principio absoluto de todas las cosas de orden no determinado, tanto de éste como de aquel.

54. La ambrosía es un término análogo y un néctar infinito.

55. Así como el intelecto perfecto hay que buscado como procedente de los inteligibles, así la virtud procede de los intelectuales y es una operación absoluta y separada de la materia; en las cosas ultramundanas es una vida alada, en las mundanas es una expresión de las cosas divinas y separa en los coros angélicos a los demonios rechazados de los buenos demonios.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal