Genero: situaciones de vulnerabilidad. Los caminos del empoderamiento



Descargar 10,76 Kb.
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño10,76 Kb.

GENERO: SITUACIONES DE VULNERABILIDAD. LOS CAMINOS DEL EMPODERAMIENTO

  • GÉNERO: categoría de análisis para entender las relaciones interpersonales.
  • GÉNERO: construcción histórica, social, cultural, no está dado por la naturaleza sino que es una construcción humana que se va modificando.
  • Esta construcción social transmitida desde hace siglos define y coloca a las personas en dos roles: femenino y masculino.

Culturalmente vamos adquiriendo conductas aprehendidas y atributos a los que la sociedad les asigna valores y jerarquías distintos.

  • Son los Estereotipos de género:
  • Masculino Femenino
  • Objetivo Subjetivo
  • Universal Particular
  • Racional Emocional
  • Abstracto Concreto
  • Mente Cuerpo
  • Fuerte Débil
  • Literal Metafórico
  • Hechos Valores
  • Público Privado
  • Estas categorías dicotómicas, construidas socialmente desde hace siglos, están:
  • Sexualizadas
  • Jerarquizadas
  • Se presentan excluyentes entre sí
  • Están valorizadas
  • Así, las mujeres quedaron/mos relegadas al ámbito privado y los varones se reservaron el ámbito público.
  • Ámbito público Ámbito privado
  • de producción de reproducción
  • se valora no se valora
  • Remunerado no remunerado
  • PROFUNDIZAR O ACENTUAR LAS DIFERENCIAS DE GÉNERO INSCRIBE A LAS MUJERES ENTRE LOS GRUPOS SOCIALES VULNERABLES.
  • CUANDO DECIMOS QUE UN GRUPO SE ENCUENTRA EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD, SIGNIFICA QUE SE UBICA EN UNA POSICIÓN DE DESVENTAJA PARA PODER HACER EFECTIVO SUS DERECHOS Y LIBERTADES. Y A SU VEZ TIENE MAYORES POSIBILIDADES DE SUFRIR UN DAÑO.
  • UNO DE NUESTRO MAYORES DESAFÍOS ES MITIGAR LOS FACTORES QUE GENERAN ESA VULNERABILIDAD, EMPODERANDO A LAS MUJERES.
  • EL EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES POSIBILITA LA MODIFICACION DE SU ROL FAMILIAR, SOCIAL Y COMUNITARIO
  • CUANDO LAS MUJERES SE EMPODERAN:
  • RECUPERAN LA AUTOESTIMA
  • DECIDEN SOBRE SU PROPIA VIDA
  • RECUPERAN LA LIBERTAD Y LA INDEPENDENCIA
  • SE SIENTEN CAPACES DE TRABAJAR, ESTUDIAR O AMBAS COSAS
  • PIERDEN LOS MIEDOS, TOMAN DECISIONES
  • SE ATREVEN…
  • EN ESTE CAMINO DEL EMPODERAMIENTO, CONSIDERAMOS QUE LA BUSQUEDA DE EMPLEO ES UN FACTOR DECISIVO QUE LES PERMITIRÁ A LAS MUJERES, GENERAR INDEPENDENCIA ECONÓMICA Y AUTONOMÍA.
  • PERO EL TRABAJO TAMBIÉN TIENE QUE TENER UNA MIRADA CRÍTICA DESDE LA PERSPECTICA DE GÉNERO.
  • LAS MUJERES HEMOS SALIDO A LA VIDA PÚBLICA, TRABAJAMOS, MILITAMOS, ETC. SIN HABER PODIDO CAMBIAR LAS RELACIONES EN EL ÁMBITO PRIVADO.
  • LAS RESPONSABILIDADES FAMILIARES, EN GENERAL SON LA CAUSA FUNDAMENTAL POR LA CUAL NO NOS INCORPORAMOS TOTALMENTE AL MERCADO DE TRABAJO, YA QUE TOMAMOS DECISIONES INTRAFAMILIARES QUE DESINCENTIVAN EL INGRESO AL MERCADO DE TRABAJO (CASARNOS, TENER HIJOS/AS, CUIDAR PERSONAS MAYORES).

D

  • Desde el 2003, los indicadores económicos muestran un crecimiento del empleo, importante sostenimiento del sector público, mejoramiento de los trabajadores para negociar salarios. Sin embargo, esto no se vio reflejado en el colectivo femenino: la tasa de actividad femenina quedó estancada: 48% de mujeres (de cada 2 mujeres, sólo 1 trabaja) frente al 74% de varones.
  • Segmentación horizontal:
  • la menor participación laboral de las mujeres
  • se complementa con la concentración del
  • empleo remunerado femenino en
  • determinadas ramas de actividad y en ciertas
  • posiciones de las estructuras jerárquicas de
  • las empresas y las organizaciones.
  • Respecto a la ramas de actividad: se relega
  • a la mujer en ocupaciones catalogadas
  • como típicamente femeninas que
  • representan una continuación de las tareas
  • que las mujeres desarrollan habitualmente
  • en los hogares y que se basan en reproducir
  • los estereotipos de género: áreas de
  • servicios, en particular servicio doméstico
  • remunerado, área de educación, servicios
  • de salud, atención de niños/as y personas
  • mayores.
  • Por su parte, los varones están sobre
  • representados en la imagen social, entonces
  • pueden dedicarse a la industria, la
  • construcción y el transporte y si bien hay
  • mujeres los varones son mayoría.
  • Las tareas de servicio, caracterizadas como
  • “típicamente femeninas” son de menor
  • remuneración que las consideradas
  • típicamente masculinas.
  • Segmentación vertical: que excluye a las
  • mujeres de los puestos que cumplen
  • funciones jerárquicas de dirección y las
  • relega en los puestos de menor calificación
  • y de escasas posibilidades de progreso, de
  • ascenso y con un desarrollo de la carrera
  • profesional mucho más limitado.
  • A esto le llamamos: techo de cristal.
  • Es la imposibilidad de ascenso a los puestos
  • gerenciales o de conducción. El techo de
  • cristal representa el límite que poseen las
  • mujeres para ascender a los niveles de
  • decisión de las empresas, esto es, a cargos
  • ejecutivos. Según una definición tradicional,
  • los ejecutivos o gerentes son individuos que
  • toman decisiones sobre la ubicación y los
  • usos de los recursos humanos, físicos y
  • financieros de una organización. Decisiones que, parecería, no puede tomar una mujer.
  • Y también tenemos el piso pegajoso, para
  • referirnos a las mujeres que ocupan cargos
  • de baja decisión en la parte inferior de la
  • estructura ocupacional y no pueden salir de
  • allí. Esto es notable, pues los datos de
  • educación nos indican que las mujeres
  • tienen un mayor nivel educativo que los
  • varones.
  • Junto a la segmentación horizontal y
  • vertical, tenemos: la jornada a tiempo
  • parcial: por un lado, puede ser por la
  • necesidad de las mujeres de conciliar entre
  • el trabajo fuera del hogar y el trabajo dentro
  • del hogar, carga casi exclusiva de las
  • mujeres en todos los sectores sociales y
  • niveles educativos; por otro lado, también
  • puede deberse a causa de los estereotipos
  • de género que sólo se ofrecen empleos de
  • estas características.
  • Todo lo descripto, nos lleva a la Precariedad
  • Laboral: la discriminación en el mercado de
  • trabajo relega a las mujeres a desempeñar
  • tareas y acceder a empleos de baja calidad. El
  • empleo asalariado no registrado como el
  • servicio doméstico, desempeñado en forma
  • casi exclusiva por mujeres. Estos trabajos
  • precarios, generalmente no registrados:
  • servicio doméstico, comercio, gastronomía,
  • confección, calzado significan también
  • trabajadoras excluidas de la seguridad social.
  • Intermitencia laboral: Los mandatos sociales
  • que determinan la distribución de tareas en el
  • ámbito reproductivo alejan a la mujer de los
  • ámbitos de trabajo remunerado en una mayor
  • proporción de tiempo a lo largo de la vida
  • laboral que a los varones. En definitiva, las
  • mujeres acumulan menos experiencia laboral
  • y la trayectoria ocupacional presenta
  • discontinuidades que son menos valoradas
  • por el mercado de trabajo, quien las penaliza
  • con menores remuneraciones.
  • Finalmente podemos decir que existe una
  • brecha salarial entre varones y mujeres: el
  • salario de las mujeres es sustancialmente
  • menor al que perciben los varones por la
  • misma tarea.
  • "En algún momento un papa nos concedió
  • el alma. En otro un político el voto.
  • No desesperemos, tal vez en el 2500
  • consigamos la igualdad de salarios."


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal