Generalidades



Descargar 0,66 Mb.
Página1/12
Fecha de conversión02.05.2017
Tamaño0,66 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12
BIENES Y DERECHOS REALES
CAPÍTULO I. LOS BIENES.


  1. GENERALIDADES.




  1. Definición.

Cosa es todo aquello que tiene existencia en el mundo material. Es toda entidad corporal o incorporal, salvo la persona. Dentro de este género, los bienes son una especie.

Bienes: cosas que, pudiendo procurar al hombre una utilidad, sean susceptibles de apropiación privada. Esta última es la característica relevante.


  1. DIVERSAS CLASIFICACIONES DE LOS BIENES.




  1. A) Bienes corporales e incorporales.

Art. 565 CC. “Los bienes consisten en cosas corporales e incorporales.



Corporales son las que tienen un ser real y pueden ser percibidas por los sentidos, como una casa, un libro.

Incorporales las que consisten en meros derechos, como los créditos, y las servidumbres activas.”

Estas últimas sólo pueden percibirse intelectualmente.

Importancia de la clasificación: los MAD ocupación y accesión se aplican sólo a las cosas corporales.


  1. Cosas corporales.

Art. 566 CC. “Las cosas corporales se dividen en muebles e inmuebles.”


Art. 567 CC. “Muebles son las que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose ellas a sí mismas, como los animales (que por eso se llaman semovientes), sea que sólo se muevan por una fuerza externa, como las cosas inanimadas.

Exceptúanse las que siendo muebles por naturaleza se reputan inmuebles por su destino, según el artículo 570.”


Art. 568 CC. “Inmuebles o fincas o bienes raíces son las cosas que no pueden transportarse de un lugar a otro; como las tierras y minas, y las que adhieren permanentemente a ellas, como los edificios, los árboles.

Las casas y heredades se llaman predios o fundos.”




  1. Importancia de esta clasificación.

El CC les da una distinta reglamentación, dando preferencia a los inmuebles:



  1. La venta de bienes raíces debe efectuarse por escritura pública; la de los muebles es consensual (Art. 1801 CC).

  2. La tradición de los inmuebles se efectúa por la inscripción en el registro del Conservador de BBRR (Art. 686 CC); la de los muebles, por la simple entrega material (Art. 684 CC).

  3. Para la prescripción adquisitiva ordinaria de los inmuebles se requiere un plazo de 5 años; para la de los muebles, 2 años (Art. 2508 CC).

  4. En materia de sucesión, los herederos no pueden disponer de los inmuebles mientras no se les haya otorgado la posesión efectiva y se hayan practicado las inscripciones del Art. 688 CC, exigencias que no se aplican a los muebles.

  5. La venta de los bienes raíces del pupilo debe hacerse en pública subasta y previo decreto judicial, lo que no rige para los muebles (Arts. 393 y 394 CC).

  6. La acción rescisoria por lesión enorme sólo procede en la venta o permuta de bienes raíces (Art. 1891 CC).

  7. En la sociedad conyugal, los bienes raíces que se aporten o se adquieran durante el matrimonio a título gratuito permanecen en el haber de cada cónyuge; los muebles entran a la sociedad conyugal, aunque se adquieran a título oneroso.

  8. En cuanto a las cauciones, la prenda recae sobre los muebles; la hipoteca sobre los inmuebles.

En materia penal, los delitos de hurto y robo sólo se refieren a los muebles; a los inmuebles se refiere la usurpación.


En materia comercial, los actos de comercio sólo versan sobre bienes muebles (Art. 3 CCom).
En materia procesal, la competencia de los tribunales en la acción inmueble está dada por el lugar en que el inmueble esté ubicado; en la acción mueble, la regla general es el lugar donde deba cumplirse la obligación.


  1. Bienes muebles.




  1. Concepto.

Son aquellos bienes que pueden transportarse de un lugar a otro sin que pierdan su individualidad. Pueden serlo por naturaleza o anticipación.




  1. Muebles por naturaleza.

Son los que caben en el concepto anterior. De acuerdo al Art. 567 CC se clasifican en semovientes e inanimados, lo que no tiene importancia práctica, pues tienen el mismo régimen. Se exceptúan los inmuebles por destinación.




  1. Muebles por anticipación.

Art. 571 CC. “Los productos de los inmuebles, y las cosas accesorias a ellos, como las yerbas de un campo, la madera y fruto de los árboles, los animales de un vivar, se reputan muebles, aun antes de su separación, para el efecto de constituir un derecho sobre dichos productos o cosas a otra persona que el dueño.

Lo mismo se aplica a la tierra o arena de un suelo, a los metales de una mina, y a las piedras de una cantera.”
Dos observaciones:


  1. La enumeración no es taxativa.

  2. Los bienes que menciona son inmuebles, ya sea por naturaleza o adherencia.

Art. 574 inc. 1° CC. “Cuando por la ley o el hombre se usa de la expresión bienes muebles sin otra calificación, se comprenderá en ella todo lo que se entiende por cosas muebles, según el artículo 567.” Es decir, se excluyen los muebles por anticipación y los incorporales.


  1. Muebles de una casa.

Art. 574 inc. 2° CC. “En los muebles de una casa no se comprenderá el dinero, los documentos y papeles, las colecciones científicas o artísticas, los libros o sus estantes, las medallas, las armas los instrumentos de artes y oficios, las joyas, la ropa de vestir y de cama, los carruajes o caballerías o sus arreos, los granos, caldos, mercancías, ni en general otras cosas que las que forman el ajuar de una casa.




  1. Bienes inmuebles.




  1. Concepto.

Son aquellos bienes que no pueden transportarse de un lugar a otro (Art. 568 CC). Pueden serlo por naturaleza, por adherencia o por destinación.




  1. I. Inmuebles por naturaleza

Son los que caben en el concepto anterior. Por su esencia, estas cosas son inmóviles.




  1. II. Inmuebles por adherencia o por accesión.

Están incluidas en el Art. 568 CC: “… las que adhieren permanentemente a ellas, como los edificios, los árboles.” En consecuencia, son aquellos bienes que, aunque son muebles, se reputan inmuebles por estar permanentemente adheridos a un inmueble. La ley exige 2 requisitos para darle a un mueble este carácter:




  1. Que la cosa esté adherida a un inmueble.

“Art. 569. Las plantas son inmuebles, mientras adhieren al suelo por sus raíces, a menos que estén en macetas o cajones, que puedan transportarse de un lugar a otro.”

Los frutos de los árboles son inmuebles por adherencia; son considerados muebles por anticipación sólo para constituir derechos a favor de otra persona.




  1. La adherencia debe ser permanente.

La enumeración de estas disposiciones no es taxativa.





  1. III. Inmuebles por destinación.

Art. 570 inc. 1º CC. “Se reputan inmuebles, aunque por su naturaleza no lo sean, las cosas que están permanentemente destinadas al uso, cultivo y beneficio de un inmueble, sin embargo de que puedan separarse sin detrimento.”


Esta disposición responde a la idea de evitar que una finca sea despojada de lo necesario para su explotación. Los requisitos para dar este carácter a un mueble son dos:


  1. La cosa debe estar destinada al uso, cultivo y beneficio de un inmueble.




  1. El destino de dichos bienes debe ser permanente.

Doctrinariamente se agrega un requisito: el destino le debe ser dado por el dueño del inmueble. Esto no se desprende del Art. 570 inc. 1º CC, pero sí de los ejemplos que pone la misma disposición en sus incisos siguientes. Algunos de dichos ejemplos no son inmuebles por destinación, sino por adherencia, como las losas de pavimento, los tubos de las cañerías, etc. Pero en los que sí lo son por destinación, se exige el requisito.




  1. Diferencia entre los inmuebles por adherencia y los por destinación.

Los primeros están unidos a un inmueble de modo tal que no pueden separarse del mismo sin detrimento; los segundos no están unidos al inmueble.




  1. Asimilación de las cosas de comodidad u ornato a los inmuebles por destinación.

Art. 572 CC. “Las cosas de comodidad u ornato que se clavan o fijan en las paredes de las casas y pueden removerse fácilmente sin detrimento de las mismas paredes, como estufas, espejos, cuadros, tapicerías, se reputan muebles. Si los cuadros o espejos están embutidos en las paredes, de manera que formen un mismo cuerpo con ellas, se considerarán parte de ellas, aunque puedan separarse sin detrimento.”




  1. Cosas incorporales.

Se dividen en derechos y acciones, que a su vez pueden ser reales y personales.


Art. 577 CC. “Derecho real es el que tenemos sobre una cosa sin respecto a determinada persona.

Son derechos reales el de dominio, el de herencia, los de usufructo, uso o habitación, los de servidumbres activas, el de prenda y el de hipoteca. De estos derechos nacen las acciones reales.”


Art. 579 CC. “El derecho de censo es personal en cuanto puede dirigirse contra el censuario, aunque no esté en posesión de la finca acensuada, y real en cuanto se persiga ésta.”
Art. 578 CC. “Derechos personales o créditos son los que sólo pueden reclamarse de ciertas personas, que, por un hecho suyo o la sola disposición de la ley, han contraído las obligaciones correlativas; como el que tiene el prestamista contra su deudor por el dinero prestado, o el hijo contra el padre por alimentos. De estos derechos nacen las acciones personales.”
La acción real, al igual que el derecho real, es una acción absoluta: se ejerce sin respecto a determinada persona. La acción personal es relativa: sólo puede ejercerse en contra de la persona que contrajo la obligación correlativa.


  1. La clasificación de los bienes en muebles e inmuebles se puede aplicar a los derechos y acciones.

El legislador admite esta clasificación con el objeto de determinar la competencia de los tribunales.


Art. 580 CC. “Los derechos y acciones se reputan bienes muebles o inmuebles, según lo sea la cosa en que han de ejercerse, o que se debe. Así el derecho de usufructo sobre un inmueble, es inmueble. Así la acción del comprador para que se le entregue la finca comprada, es inmueble; y la acción del que ha prestado dinero, para que se le pague, es mueble.”
Los derechos reales siempre tienen por objeto una cosa. Hay algunos que pueden ser muebles o inmuebles, como el dominio. Otros sólo pueden ser inmuebles, como la hipoteca, censo y servidumbre; o sólo muebles, como la prenda.
Para clasificar los derechos personales, nos atenemos al objeto de la obligación correlativa, que puede ser una cosa, un hecho o una abstención.


  1. Los hechos que se deben se reputan muebles.

Art. 581 CC. “Los hechos que se deben se reputan muebles. La acción para que un artífice ejecute la obra convenida, o resarza los perjuicios causados por la inejecución del convenio, entra por consiguiente en la clase de los bienes muebles.”




  1. Derechos y acciones que no son muebles ni inmuebles.

Escapan a esta clasificación por no tener carácter patrimonial u otras causas. Ej. Acción de divorcio.




  1. El derecho real de herencia ¿es mueble o inmueble?

La herencia es una universalidad jurídica que escapa a esta clasificación.




  1. B. Cosas principales y accesorias.

Principales: aquellas que pueden subsistir en forma independiente, sin necesidad de otras. Ej. Suelo.

Accesorias: aquellas que están subordinadas a otras sin las cuales no pueden subsistir. Ej. Árboles.
Importancia de la clasificación: lo accesorio sigue la suerte de lo principal.

Esta clasificación se aplica tanto a las cosas corporales como incorporales.




  1. C. Cosas divisibles e indivisibles.

Las cosas pueden dividirse física o intelectualmente.

Cosa físicamente divisible: puede ser separada en partes sin que por ello pierda su individualidad. Ej. Alimentos.

Cosa intelectualmente divisible: puede dividirse en su utilidad. Ej. Un automóvil puede tener copropietarios.


Todas las cosas son divisibles, al menos intelectualmente. Pero algunas son indivisibles por disposición de la ley. Ej. Servidumbre, hipoteca.


  1. D. Cosas muebles consumibles y no consumibles.

El Art. 575 CC confunde la clasificación de la cosas en consumibles y no consumibles, con la clasificación de las cosas en fungibles y no fungibles.


Cosa consumible: no puede hacerse el uso conforme a su naturaleza sin que se destruya (Art. 575 inc. 2º CC). Ej. Alimento. La consumibilidad no es sólo material, sino también jurídica. Ej. Disposición del dinero.

Cosa inconsumible: no se destruyen por el primer uso, sin perjuicio de que a la larga ello suceda. Ej. Sombrero, libro, etc.


La consumibilidad depende de la sola naturaleza de la cosa.

Importancia de la clasificación: hay contratos que no pueden recaer sobre cosas consumibles (Ej. Arrendamiento, comodato) y otros que sólo pueden tener por objeto cosas consumibles (Ej. Mutuo). La regla es que las cosas consumibles no pueden ser objeto de una relación jurídica que dé al que goza de la cosa la calidad de mero tenedor.




  1. E. Cosas muebles fungibles y no fungibles.

Cosa fungible: en concepto de las partes, puede ser reemplazada por otra equivalente. También se dice que tienen el mismo poder liberatorio. Ej. Agua.

Cosa no fungible: no existe otra equivalente que puede reemplazarla. Ej. Cuadro famoso.
La fungibilidad de la cosa depende de la voluntad de las partes. Para saber si es fungible, es necesario compararla con otra que tenga el mismo poder liberatorio.

La fungibilidad con la consumibilidad no son lo mismo, pero están tan ligadas que se suele caer en el error de confundirlas, como lo hace el Art. 575 CC.


Art. 575 inc. final. “Las especies monetarias en cuanto perecen para el que las emplea como tales, son cosas fungibles.” Esto es impropio: son consumibles porque perecen para el que las usa, pero son fungibles en cuanto pueden reemplazarse por otras.


  1. F. Cosas comerciables e incomerciables.

Atiende a si las cosas pueden o no ser objeto de actos jurídicos. Para Alessandri, se atiende a si la cosa puede o no ser objeto de derechos privados; son incomerciables las que no pueden ser objeto de ningún derecho privado.


La regla general es que las cosas sean comerciables. La incomerciabilidad es excepcional y debe interpretarse restrictivamente.

La incomerciabilidad puede ser:



  1. Absoluta: cosas comunes a todos los hombres (Art. 585 CC), bienes nacionales de uso público (Art. 589 CC), derechos personalísimos, cosas destinadas al culto divino (Arts. 586 y 587 CC), etc. Los derechos personalísimos son inalienables, no incomerciables, pues son objeto del derecho de su titular, están en su patrimonio privado, pero no se pueden enajenar. Son cosas “de comercio prohibido”.

  2. Transitoria o momentánea: cosas embargadas y cosas cuya propiedad se litiga (Art. 1464 N° 3 y 4 CC). Aquí no hay incomerciabilidad, pues también hay un derecho privado sobre la cosa. Lo que hay es comercio prohibido, prohibición que en este caso es momentánea.




  1. G. Cosas apropiables e inapropiables.

Atiende a si las cosas son o no susceptibles de apropiación.


Cosa apropiable: puede ser objeto de apropiación. Se dividen en apropiadas actualmente pertenecen a un sujeto de derecho) e inapropiadas (no pertenecen a nadie).

Las cosas que no son de nadie se les llama res nullius, y res derelictae en el caso de haber sido abandonadas por su dueño.

En nuestro derecho, sólo las cosas muebles pueden ser de nadie:

Art. 590. “Son bienes del Estado todas las tierras que, estando situadas dentro de los límites territoriales, carecen de otro dueño.”
Cosa inapropiable: no puede ser objeto de apropiación, son las res communes omnium.

Art. 585 CC. “Las cosas que la naturaleza ha hecho comunes a todos los hombres, como la alta mar, no son susceptibles de dominio, y ninguna nación, corporación o individuo tiene derecho de apropiárselas.

Su uso y goce son determinados entre individuos de una nación por las leyes de ésta, y entre distintas naciones por el derecho internacional.”


  1. Cosas apropiables.

Pueden ser:



  1. Bienes de dominio privado: pertenecen o pueden ser adquiridos por los particulares.

  2. Bienes nacionales o bienes de dominio público: Art. 589 inc. 1º CC. “Se llaman bienes nacionales aquellos cuyo dominio pertenece a la nación toda.” Pueden ser de uso público o fiscales.



  1. I. Bienes nacionales de uso público.

Art. 589 inc. 2º CC. “Si además su uso pertenece a todos los habitantes de la nación, como el de calles, plazas, puentes y caminos, el mar adyacente y sus playas, se llaman bienes nacionales de uso público o bienes públicos.”

La jurisprudencia ha dicho que sobre ellos no puede haber posesión o dominio particular, pero las autoridades pueden conceder a los particulares el uso y goce para determinados aprovechamientos, concesiones que otorgan sólo la mera tenencia.

Estos bienes están fuera del comercio humano, son inalienables, imprescriptibles (Art. 2498 CC).


Algunos bienes nacionales de uso público.
La enumeración del Art. 589 CC es ejemplar, lo que se desprende del Art. 598 CC. Para estudiarlos conviene clasificarlos en:


  1. A) Dominio público marítimo.




  1. Mar territorial: Art. 593 inc. 1º primera parte CC. “El mar adyacente, hasta la distancia de doce millas marinas medidas desde las respectivas líneas de base, es mar territorial y de dominio nacional.” Es una prolongación del territorio nacional, sobre la cual el Estado ejerce la plenitud de su soberanía. Es un bien nacional de uso público.

  2. Mar adyacente y zona contigua: Art. 593 inc. 1º segunda parte CC. “Pero, para objetos concernientes a la prevención y sanción de las infracciones de sus leyes y reglamentos aduaneros, fiscales, de inmigración o sanitarios, el Estado ejerce jurisdicción sobre un espacio marítimo denominado zona contigua, que se extiende hasta la distancia de veinticuatro millas marinas, medidas de la misma manera.” No es propiamente un bien nacional de uso público, no es parte del territorio nacional, sino que pertenece a la alta mar; en ella el Estado ejerce determinadas competencias especializadas. (El mar adyacente es el mar territorial más la zona contigua).

  3. Alta mar: todo lo que se encuentra más allá del mar adyacente. Para Alessandri, es el que se extiende más allá del mar territorial. Es una cosa común a todos los hombres (Art. 585 CC).

  4. Playas: Art. 594 CC. “Se entiende por playa del mar la extensión de tierra que las olas bañan y desocupan alternativamente hasta donde llegan en las más altas mareas.” El suelo que abarcan las playas es bien nacional de uso público (Art. 589 inc. 2º CC).

  5. Mar patrimonial o zona económica exclusiva: Art. 596 inc. 1º CC. “El mar adyacente que se extiende hasta las doscientas millas marinas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial, y más allá de este último, se denomina zona económica exclusiva. En ella el Estado ejerce derechos de soberanía para explorar, explotar, conservar y administrar los recursos naturales vivos y no vivos de las aguas suprayacentes al lecho, del lecho y el subsuelo del mar, y para desarrollar cualesquiera otras actividades con miras a la exploración y explotación económica de esa zona.”




  1. B) Dominio público terrestre.


Comprende todos los bienes nacionales de uso público que se encuentran en la superficie terrestre del Estado: calles, plaza, puentes y caminos (Art. 589 CC).
Calles y plazas: a ellas se refieren los Arts. 600 y 601 CC, pero son materia del Derecho Administrativo. Las municipalidades tienen sobre ellas deberes de policía, administración, conservación y ornamentación.
Puentes y caminos:

Art. 592 inc. 1º CC. “Los puentes y caminos construidos a expensas de personas particulares en tierras que les pertenecen, no son bienes nacionales, aunque los dueños permitan su uso y goce a todos.”

En consecuencia, se clasifican en públicos y privados. Por exclusión, son públicos aquellos construidos en terrenos que no pertenecen a particulares, o que no se construyeron con fondos privados.

No se atiende a la libertad de tránsito para calificar el camino. La LOC del MOP y de las normas sobre caminos públicos establece una presunción simplemente legal (admite prueba en contra) de ser público todo camino que esté en uso público.




  1. C) Dominio público fluvial.

Esta materia está regulada por el C. de Aguas, y pertenece al Derecho Agrario.

Art. 595 CC. “Todas las aguas son bienes nacionales de uso público.” Pero están sujetas a concesiones en favor de los particulares: derecho de aprovechamiento.

Art. 603 CC. “No se podrán sacar canales de los ríos para ningún objeto industrial o doméstico, sino con arreglo a las leyes u ordenanzas respectivas.”




  1. D) Dominio público aéreo.

Es una materia discutida, pero la tesis mayoritaria sostiene que el Estado subyacente tiene plena y exclusiva soberanía sobre el espacio atmosférico existente sobre su territorio.




  1. Concesiones de los bienes nacionales de uso público.

El uso de los bienes nacionales de uso público pertenece a todos los habitantes de la Nación (uso común). Pero se puede conceder a un particular el uso de uno de estos bienes, siempre que el uso que haga no impida el de los demás habitantes (uso privativo). Para ello, debe otorgársele un permiso por la autoridad competente.


Sobre la naturaleza jurídica del derecho del concesionario, hay varias teorías:

  1. Hauriou: es un derecho real administrativo, que se caracteriza por ser precario.

  2. Leopoldo Urrutia: es un verdadero derecho real de uso, distinto del regulado por el Art. 811 CC. Argumentos:

    1. La enumeración de los derechos reales de los Arts. 577 y 579 CC no es taxativa, pues no incluye al derecho legal de retención.

    2. Presenta la característica fundamental de los derechos reales: se ejerce sin respecto a determinada persona.

Este criterio ha sido seguido por la jurisprudencia.

  1. Luis Claro Solar: las concesiones implican sólo un permiso de ocupación para un objeto determinado y a título precario.

De acuerdo al Art. 602 CC, este derecho es únicamente a usar y gozar de las obras construidas en sitios de propiedad nacional, pero no otorga la propiedad del suelo.


Para Alessandri, los bienes públicos son inalienables, lo que impide la constitución de un derecho real de tipo civil. El concesionario posee un uso que emana de una simple tolerancia del Estado, y este uso es precario.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal