Gender mainstreaming



Descargar 110,08 Kb.
Fecha de conversión25.02.2017
Tamaño110,08 Kb.

PROMOCIONA. SISTEMA SLOCALES PARA LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES. INTERVENCIONES DE Mediación A FAVOR DEL MAINSTREAMING

MARCO TEÓRICO: UNA APROXIMACIÓN AL CONCEPTO DE “GENDER MAINSTREAMING”





MAINSTREAMING: UNA APROXIMACIÓN TEÓRICA
ABSTRACT: El concepto de Mainstreaming proviene de un termino anglosajón de difícil traducción al castellano, por lo que habitualmente dicho concepto se viene traduciendo en España como “transversalidad”. El concepto de”transversalidad” presenta algunas dudas respecto a la estrategia global del mainstreaming, ya que la transversalidad viene siendo entendida como una estrategia vertical, a veces trabajada más desde un planteamiento de mujer como “grupo minoritario” que considerando al género como una variable de interpretación de la realidad, que pone de manifiesto la secular desventaja de las mujeres y de los hombres en los contextos y estructuras sociales.
Se propone por tanto abordar el concepto de mainstreaming desde un enfoque más amplio: considerar el género como perspectiva y la Igualdad como filosofía desde el mismo momento del nacimiento (diseño y planificación) de una política pública, ya sea local o nacional.

Nota inicial

Se consideran tres formas principales de abordar el Mainstreaming de género, de acuerdo con la propuesta de talleres programados por el proyecto PROMOCIONA- Instituto de la Mujer-




Marco conceptual
El Mainstreaming como concepto




Marco teórico

Mainstreaming como teoría






Mainstreaming como praxis
Mainstreaming como estrategia
















IMPLICA AL CONCEPTO COMO noción—significación.

Se limita o trata de definir de manera precisa, consensuada y convenida qué es mainstreaming de género.







IMPLICA TEORÍA Teoría-tesis–postulado -razonamiento- axioma

El marco teórico o marco de referencia es la exposición y el análisis de la teoría o grupo de teorías desarrolladas a fecha de hoy sobre el Mainstreaming de Género y que sirven como fundamento para explicar sus antecedentes y sus posteriores resultados, sus puntos débiles, propuestas etc. El marco teórico sirve esencialmente para fundamentar, analizar e interpretar la información teórica existente



IMLICA LA PUESTA EN MARCHA El aspecto practica. De la teoría a la acción-

Entran en juego:

Actores sociales, como agentes de dinamización
Herramientas y estrategias para su puesta en marcha
Herramientas y estrategias para su implementación
Herramientas y estrategias para su evaluación

En esta exposición se abordará al mainstreaming como teoría y como concepto.



Mainstreaming de Género



¿Qué es el mainstreaming de género?
Tratar de dar respuesta a esta pregunta resulta, cuando menos, todavía hoy una tarea compleja para quienes de una u otra forma interpretamos el mainstreaming de género como un principio-precepto o pauta- necesario para las sociedades contemporáneas actuales, cuya dinámica aconseja dar un salto cualitativo en la definición de las políticas públicas a favor de la igualdad y en general.
Esta complejidad de definición se apoya sustancialmente en dos factores:
1.- al provenir el concepto originariamente de la lengua anglosajona, su traducción resulta difícil para el resto de países de habla no inglesa.
Literalmente mainstreaming vendría a significar en castellano “corriente principal”, aunque se viene traduciendo por “transversalidad” e incluso por “integración”.
La dificultad en su traducción ha generado una multiplicidad de definiciones e interpretaciones de lo que por mainstreaming se entiende, que ha generado diferentes discusiones, como enseguida veremos.
2.- el corpus teórico del mainstreaming de género se halla todavía en construcción.
¿Qué es, por tanto, mainstreaming de género? ¿qué implica? ¿qué supone?. ¿Cuándo y cómo se formula?

Los orígenes del “Mainstreaming”

Si tratamos de buscar los orígenes del termino mainstreaming nos encontramos con que, a priori, no tuvo relación con el concepto de Género.


Se remonta el mainstreaming a los años ochenta del pasado siglo XX, en Gran Bretaña, cuando representantes de las políticas de medioambientales observaron la necesidad de ampliar el grado de concienciación/sensibilización en esta materia, tanto a nivel institucional como social, iniciando con ello un proceso de incorporación de la “sensibilidad medioambiental” que dio paso al mainstreaming como estrategia.
Sorprende quizás esta iniciativa en un país caracterizado por una trayectoria de protección del medio ambiente-- que sin llegar a los extremos de Nueva Zelanda, donde el 80% del territorio nacional está protegido—es muy elevada.
Pero gracias a ello, o por ello, el mainstreaming como filosofía surgió en el escenario de las políticas públicas europeas.
Nace así el “Environment mainstreaming” o el “Environment Strategy and Mainstreaming” una estrategia que pretendía llevar a la corriente principal del desarrollo“ las políticas medioambientales.1
El Mainstreaming de género como concepto y como estrategia comienza a ser exigido en la III Conferencia Mundial sobre las Mujeres de Naciones Unidas, celebrada en 1985 en Nairobi (Kenia). La principal preocupación que impulsó la necesidad de puesta en escena de este principio era la no consideración del papel social y económico de las mujeres en los países en vías de desarrollo.
Es decir, la ausencia de la mencionada perspectiva de género en el diseño de las políticas de desarrollo.
En esta década los países bajos y especialmente los países nórdicos encabezados por Noruega y Suecia incorporan esta filosofía en sus políticas de igualdad de oportunidades, floreciendo un concepto que posteriormente se extendería: “gender mainstreaming2 . Esta estrategia es incorporada oficialmente en Suecia en 1990.
Aunque el mainstreaming de género entró en el lenguaje de la Unión Europea en 1991, apareciendo como un elemento innovador en el III Programa de Acción Comunitario para la Igualdad de oportunidades, sólo cuando queda formalmente definido en la Plataforma de Acción de la IV Conferencia Mundial sobre la mujer, celebrada en 1995 en Pekín (China) como una de las estrategias prioritarias y necesarias, comprometiendo a todos los Gobiernos de las Naciones Unidas en su “policymaking” (quehacer político), esta estrategia se “oficializa”.
Así, el Parlamento Europeo, adoptará oficialmente el concepto de mainstreaming de género (traducido como “transversalidad”) en 1997 en su resolución A4-0251/97.
Surgen a partir de entonces de manera más intensa las llamadas a las “gender mainstreaming in the public policymaking”, que bajo la filosofía de “sacar del rincón” el principio de Igualdad, como principio rector de todas las políticas públicas, debía ser éste integrado en la “corriente principal”, es decir, en las políticas generales.
La Unión Europea, desde entonces, se convierte en uno de los organismos promotores de esta estrategia, recogiendo referencias al mainstreaming de género tanto en regulaciones generales como, por ejemplo, en los Reglamentos de los Fondos Estructurales, como en las políticas relativas a la Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres (Programas de Acción comunitario para la Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres). Al mismo tiempo le confiere al mainstreaming de género un carácter de principio vinculante en el Tratado de Ámsterdam (Ley Orgánica 9/98 de 16 de diciembre, ratificada en 1999), al expresar que la Unión Europea tendrá “como misión promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, introduciendo este principio en todas las políticas y en todos los programas” (artículos 2 y 3)
La importancia de otorgar al mainstreaming de género un carácter de principio vinculante radica en que la promoción de la Igualdad como principio y como valor social no deberá limitarse ni a un simple logro de equilibrio estadístico entre los sexos, ni al logro exclusivamente de una le legislación igualitaria (la igualdad de jure no lleva directamente a la igualdad de facto) sino que deberá ser presentada y planteada como una estrategia que genere “cambios duraderos en los papeles paternales, en las estructuras familiares, en las practicas institucionales, en la organización del trabajo y del tiempo libre, en el desarrollo personal e independencia de la s mujeres, pero involucrando a los hombres y a toda la sociedad para que anime, impulse este progreso y poder ser un ejemplo de democracia y de pluralismo” 3

La actual dificultad para una definición de la idea de Mainstreaming de Género

Actualmente el principio de mainstreaming de género viene siendo adoptado por una variedad de instituciones y de organizaciones.


Hoy por hoy difícilmente encontramos alguna institución local, regional o nacional que no considere el principio de igualdad y/o la noción de mainstreaming en su agenda pública, con mayor o con menor firmeza.
Las llamadas a la igualdad de oportunidades son numerosas y en el ámbito provincial y local cada día son más las ciudades y municipios que cuentan con Planes de Igualdad de Oportunidades en marcha .
Pero uno de los problemas con los que más frecuentemente nos encontramos a la hora de trabajar la noción de mainstreaming de género radica en que no existe, con la claridad que sería conveniente, un acuerdo tácito común que defina qué es exactamente eso de la igualdad (especialmente en los resultados), qué es eso de la diferencia de género, qué eso del mainstreaming de género, 4y qué es realmente lo que se necesita para poner en marcha el mainstreaming e incorporarlo a/en la agenda pública, como metodología de trabajo y como filosofía.
Si bien es cierto que, efectivamente, cada día existen más numerosas reflexiones teóricas – algunas muy interesantes- 5 sobre mainstreaming de género, que vienen permitiendo a muchos actores sociales e institucionales avanzar (en mainstreaming), no es menos cierto que en muchas ocasiones se echa en falta un mayor convenio sobre lo que el mainstreaming representa o implica, ya que, por ejemplo suele ser practica habitual no disociarlo del concepto de transversalidad, concepto este último que genera cierta controversia y que en ocasiones- desde mi punto de vista- podría limitar la estrategia del mainstreaming.
No obstante toda búsqueda de un consenso definitorio más o menos común deberá considerar que los conceptos (teoría) cuando pasan a ser estrategias (praxis) son susceptibles de reajuste, al ritmo de los cambios sociales.
Un ejemplo claro de esta circunstancia podemos hallarlo, por ejemplo, en los debates teórico-filosóficos sobre la idea misma de “Igualdad”.
Los escenarios sociales-sociológicos- de la Igualdad cambian.
Escenario sociológico en el que la idea de mainstreaming se “mueve”
La noción de “Igualdad” reivindicada por la revolución Francesa, no tenía entonces las connotaciones que hoy otorgamos al principio de “Igualdad”. A saber, la aparición en el escenario del pensamiento-políticosocial de las Teorías del Género, han ido obligando a repensar la idea misma de Igualdad.
Por ello “la igualdad” como concepto, que tanta producción literaria desde tiempos pretéritos, todavía hoy sigue sugiriendo enriquecedores debates. 6.
Es, por tanto, la Igualdad un concepto en movimiento. Como lo es el concepto de mainstreaming de género.
Como sabemos, la sociedad española ha ido evolucionado con el paso del tiempo partiendo de una situación en donde no existían ninguna garantía legal ni derechos adquiridos para las mujeres a una situación en donde el principio de Igualdad (de jure) está recogido y reconocido constitucionalmente. En paralelo a estos cambios las formas de hacer política en materia de Igualdad también han cambiado: de la acción positiva aislada se ha pasado al plan de Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.
No obstante las sociedades avanzadas están atravesando- o parecen atravesar- un momento histórico de crisis en donde el escenario de la Igualdad de género, es decir, el escenario del-cómo –seguir- para- adelante- sin- caer en –la- repetición- de- lo -mismo está, de nuevo, en un proceso de redefinición.
Son útiles las palabras de Fernando Álvarez-Uría7 en este sentido cuando explica que a la par que se amplían los enfoques de conocimiento – y de la acción-- considerando distintas variables-- como la de género-- las ciencias sociales – las políticas de igualdad-- en la actualidad están entrando (o ya lo están) en una de esas crisis que de manera periódica sacuden al panorama intelectual.
Como el pensamiento no puede ni debe “tomar asiento”, máxime en materia de igualdad de oportunidades, y siendo el objetivo principal del pensamiento tratar de buscar respuestas veraces a las preguntas que el escenario social plantea, cuando este escenario se estanca, modifica y/o cambia-- aparecen- o deben aparecer- nuevas preguntas que responder.

Esas nuevas respuestas que se han de dar – que se han de buscar- no pueden ser las mismas que se vienen dando desde hace veinte o veinticinco años, sino que han de ser necesariamente otras, iniciándose con ello un nuevo proceso de búsqueda de respuestas. Tal es el tiempo presente.


En este punto, es donde a mi entender entra en juego el mainstreaming de género, como teoría y como praxis, para tratar de dar respuestas al nuevo escenario social de igualdad, en las sociedades que se pretenden construir.
Por tanto, el debate sobre la dificultad para una definición del mainstreaming de género se enmarcaría en un momento presente en el cual las formas de pensar heredadas no sirven- o empiezan a no servir- para dar cuenta de lo que está aconteciendo.
Pero al hilo de lo señalado, conviene apuntar que, para comprender el presente no se puede partir de la nada o hacer un borrón y cuenta nueva. La experiencia acumulada en materia de igualdad de oportunidades, especialmente en el reconocimiento y puesta en marcha de políticas de acción positiva es de vital importancia para formular enfoques como el de mainstreaming.
Por ello, aunque las formas de pensar y de hacer (policymaking) adquiridas no puedan responder a las nuevas preguntas y a los nuevos escenarios sociales, debemos esforzarnos en afinar los instrumentos del conocimiento heredados para crear otros nuevos.
Por ello mientras la noción de igualdad todavía sugiere intensos debates, la noción de mainstreaming de género- qua tale- como concepto empírico está prácticamente en “pañales”, y debe suscitar nuevos debates que supondrán un salto cualitativo bastante importante, un paso más para la igualdad, como expresara uno de los interesantes folletos de la Comisión Mujeres y Desarrollo (CMD)8 del gobierno Belga.
Otra dificultad añadida es que al tiempo --en su praxis-- no se dispone aún de suficiente información, contrastable, sobre los resultados de su aplicación que permita conocer sus luces y sus sombras, al no haberse consolidado aún un sistema de indicadores de mainstreaming de género, funcional, pero sobre todo aplicable9, que no se limite sólo a evaluar sólo resultados de programas concretos .
Algunas definiciones de mainstreaming de género
La dificultad de establecer, por tanto, un marco conceptual común que le de al mainstreaming de género un carácter pragmático, a partir del cual comenzar a diseñar y a replanificar las políticas generales y los programas o los proyectos locales, considerando las características de cada contexto, dificulta, de entrada, no sólo su definición, como su puesta en marcha .
En este sentido, las propuestas de definición de Mainstreaming de género vienen siendo tan variadas y diversas como se sea capaz de razonar, imaginar o deducir....
Reproducimos seguidamente algunas de ellas:.
Definición de la Comisión Europea 1996

La transversalidad implica la movilización de todas las políticas generales y medidas con el propósito específico de lograr la igualdad, teniendo en cuanta, activa y abiertamente, en la fase de planificación, sus posibles efectos sobre las situaciones respectivas de hombres y mujeres”


Definición de Naciones Unidas --Concilio Económico y Social (ECOSOC) .1997 .

"Mainstreaming de género es un proceso para evaluar las implicaciones de las mujeres y de los hombres desde cualquier plan de acción, incluso la legislación, políticas o programas, en cualquier área y en todos los niveles. Es una estrategia en construcción, que debe recoger las preocupaciones y experiencias de mujeres así como las de los hombres (...) para que las mujeres y hombres se beneficien igualmente, y la desigualdad no se perpetúe. La última meta de mainstreaming es lograr la igualdad de género.”
Definición del Grupo de especialistas del Consejo de Europa 1998

El Mainstreaming de género es la organización, la mejora, el desarrollo y la evaluación de los procesos políticos de modo que la perspectiva de género se incorpore en todas las políticas, a todos los niveles y en todas las etapas, por los actores implicados en la adopción de medidas políticas”


Guía Europea sobre perspectiva de Género (Carrefour Europeo) 1999

Una política de mainstreaming significa que debe tener en cuenta las cuestiones relativas a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres de forma transversal en todas las políticas y acciones, y no abordar este tema únicamente bajo un enfoque de acciones directas y específicas a favor de la mujer”


Como hemos visto existen varias definiciones de mainstreaming de género. Todas ellas coinciden en señalar en que se trata de una estrategia para el logro de la igualdad, mediante la incorporación de la perspectiva de género en todas las etapas y niveles de las políticas generales. Ahora bien, de tales definiciones de deducen varios términos asociados a esta estrategia, destacando:


  • La Perspectiva de Género

  • El Principio de Igualdad

  • Las políticas públicas

Estos conceptos coligados son fundamentales para comprender la dimensión del mainstreaming como teoría, ahora bien, el mainstreaming de género se relaciona también --y en mi opinión debe relacionarse-- con otros conceptos tales como integración e inclusión social, empoderamiento, equidad, planificación, re-distribución de recursos económicos....


Un debate sobre la idea de transversalidad y el mainstreaming de género
Pero en la actualidad quizás la discusión más importante sobre las definiciones de lo que es mainstreaming de género se centra en un aspecto:
--la identificación de mainstreaming de género como sinónimo de transversalidad de género.
Si nos fijamos en todas las definiciones propuestas se aprecia la referencia a la transversalidad.
Una propuesta de debate para este Taller de Trabajo se centraría, por tanto, en examinar qué entendemos por transversalidad de género o por transversal para conocer qué entendemos o qué creemos cada una qué es mainstreaming de género
Como propuesta Transversalidad implica “atravesar”. Sinónimos de Colateral. Sesgado. De travieso. En un lenguaje figurado para atravesar algo se puede hacer de arriba a abajo, de abajo a arriba, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.
La propuesta de la transversalidad invita a pensar que tanto el principio de igualdad de oportunidades como el género como categoría que interpreta una realidad determinada, son conceptos que se incorporan a una política :


  • bien una vez que dicha política ya está formulada y se trata de incorporar esa perspectiva por medio de acciones concretas, pero generalmente aisladas.




  • o bien en el momento de su diseño, también por medio de acciones (positivas) concretas que corresponden desarrollar a determinados organismos e instituciones no específicas en Igualdad.

Dentro del primer caso tendríamos como ejemplo más claro, la incorporación en la programación general de Cursos de Formación Ocupacional de “Módulos de Igualdad” o “Módulos de Género” Módulos con una duración determinada, en los que se aborda la “problemática del género” en un solo momento y habitualmente desconectado o no adaptado suficientemente a los contenidos generales del Curso. Este método sería transversal en la medida en que “de travieso” –o colateralmente- se incorpora “la igualdad”.


Es una transversalidad vertical sintética y determinada a un tiempo limitado, que algunas veces cae en el tratamiento de las mujeres --como colectivo social-- como “grupo minoritario”.
Dentro el segundo caso, como ejemplo más destacado, serían la mayor parte de la estructura de los Planes de Igualdad de oportunidades. Dichos Planes constituyen un ejemplo de transversalidad al implicar a una serie de actores no específicos en materia de igualdad, en el desarrollo de determinadas acciones, que son fijadas justo en el momento del diseño de esta política. Dichas acciones son específicas, redistributivas y regulativas.
Constituyen los Planes de igualdad un ejemplo de transversalidad vertical más amplia y prolongada en el tiempo, pero a la par sesgada en la medida en que otras esferas, ámbitos, áreas, departamentos no implicados en el desarrollo del Plan de Igualdad quedan al margen .
Por tanto un primer nivel de debate que se propone a las personas participantes en este Taller es tratar de definir qué es “eso del mainstreaming” qué es transversalidad, que grado de consonancia existe entre ambos conceptos, qué tipo de transversalidad encajaría con el concepto de mainstreaming que queremos construir (transversalidad horizontal)
Otro segundo nivel del debate se correspondería con la re-organización- re-planificación de las políticas públicas y re-distribución de los recursos.

Ya que el mainstreaming de género presenta una serie de disyuntivas teóricas y practicas a tener en consideración:


-- El dilema Wollstonecraft

-- El enfoque dual

--El mainstreaming de género como amenaza de las políticas de acción positiva.
Y en último lugar otra cuestión para el debate podría plantearse así: ¿es el mainstreaming de género un enfoque adecuado para el logro de la “igualdad en los resultados”? Es más ¿el mainstreaming de género tendría como meta “la igualdad en los resultados”?
Una propuesta de mainstreaming de género

Finalmente el mainstreaming de género como tesis teórica- todavía en construcción- se propone aquí como un sistema re-distributivo a gran escala, es decir constituiría un cuerpo teórico tendente a:

Identificar de qué manera las estructuras sociales existentes de “diseño androcéntrico” dificultan u obstaculizan la “igualdad en los resultados”, pese a la puesta en practica de medidas de acción positiva.10 Es decir reconocimiento explícito y comprometido que las políticas no son neutras al género.

Reducir/ eliminar las desigualdades de género considerando el diferencial punto de partida de mujeres y hombres, analizando los contextos concretos socio-comunitarios en que dichas desigualdades se manifiestan, pero, y a diferencia de otras propuestas teóricas, incluiría :

PLANO POLÍTICO: La re-planificación de todas las políticas, a priori, públicas. Introducir la perspectiva de género en todas las políticas para garantizar la no discriminación de una forma más efectiva.

Empoderar a las mujeres. El mainstreaming de género como propuesta teórica buscaría crear nuevos modelos culturales de participación social y política: un reconocimiento formal del papel de las mujeres como agentes en los procesos de cambio y de desarrollo de las sociedades que conlleve una re-distribución de poder.

PLANO ECONÓMICO: La redistribución del uso y del acceso a los recursos, finanzas y a las oportunidades de mujeres y de hombres (presupuestos generales con perspectiva de género). Como ya plantearon en la década de los noventa, en Suecia, 11 el mainstreaming de género buscaría examinar la distribución de los recursos financieros entre mujeres y hombres y la relación entre el poder económico y género.

Comprender cómo la vida política y económica influye en mujeres y hombres; evidenciar las diferentes condiciones de partida de mujeres y hombres en todos los niveles y planos de la realidad; ayudará a identificar y a mejorar estrategias que eliminaran dichas diferencias. Tal es el caso del mainstreaming de género.

El mainstreaming de género, por tanto alcanzaría los tres niveles sociales fundamentales, interrelacionados entre si:
1.- PLANO MACROSOCIOLÓGICO: aquel en el que están las organizaciones en las que las personas satisfacen sus necesidades.
2.-PLANO MEDIO. asociaciones secundarias.
3.-PLANO MICROSOCIOLÓGICO: integrado por los aspectos más inmediatos de la interacción diaria.
Considerando además la diversidad de grupos sociales que en tales planos intervienen:


  • grupos primarios

  • grupos secundarios

  • Grupos formados por personas relacionadas por el rol o el status con conciencia de pertenencia a ese grupo.

  • Grupos formados por personas que están relacionadas por un sistema de roles y status pero que no mantienen conciencia de grupo.

  • Grupos formados por personas que tienen una característica compartida.

En definitiva, el mainstreaming de género haría una referencia a la reorganización, mejora, desarrollo y evaluación de los procesos políticos, incorporando la perspectiva de la igualdad de género, --es decir tener en cuenta activa, abierta y comprometidamente en la fase de la planificación de las políticas los posibles efectos diferentes (impacto) de las relaciones de genero-- en todos los niveles y escenarios posibles, en donde las mujeres, como colectivo social, sean agentes activos de cambio.
Llevar igualdad del género a la “corriente principal” para transformar “la corriente principal”
Qué actores intervienen en este proceso de redefinición y cómo ponerlo en marcha (Politics of the How we make it?) es objetivo de los dos Talleres más que componen el Grupo de Mainstreaming del Proyecto PROMOCIONA.

Beatriz Casco

2 de octubre de 2003.


1 Actualmente la Unión Europea ha continuado con esta filosofía de incorporar la estrategia del mainstreaming en las políticas medioambientales y de desarrollo (sostenible) conforme expresa el tratado constitutivo de la UE, además dicha estrategia está siendo incorporada para desarrollar otro tipo de políticas sociales

Mainstreaming the Environment in Structural Funds .THE INSTITUTE FOR EUROPEAN ENVIRONMENT POLICY. Programmes During 2002/2003, IEEP will continue to focus on the mid-term evaluation of current Structural Funds programmes, as an opportunity to strengthen approaches to 'mainstreaming' the environment into the development of programmes, and project selection, monitoring and evaluation. Durante 2002/2003, el Instituto para la política medio-ambiental europea –IEEP- continuará trabajando en la evaluación del medio ambiente en los programas del Fondos Estructurales actuales, como una oportunidad de fortalecer los acercamientos a la estrategia de “mainstreaming medioambiental” tanto en el desarrollo de programas, como en la selección de proyectos, su supervisión y evaluación. David Willkinson. 2003. Tratado constitutivo de la Comunidad Europea TÍTULO XIX (antiguo título XVI)Medio ambiente

Artículo 174 (antiguo artículo 130 R)  

1. La política de la Comunidad en el ámbito del medio ambiente contribuirá a alcanzar los siguientes objetivos:

— la conservación, la protección y la mejora de la calidad del medio ambiente;

— la protección de la salud de las personas;

— la utilización prudente y racional de los recursos naturales;

— el fomento de medidas a escala internacional destinadas a hacer frente a los problemas regionales o mundiales del medio ambiente.




2 Department of Sociology. University of Sweden. ARTÍCULO: Gender Mainstreaming: Misappropriated and Misunderstood?. 2001.


3 Comunicación de la UE: “Las mismas oportunidades-incorporar la igualdad en todas las políticas de la Comunidad y sus actividades” (COM(96)67 final. Documento sólo disponible en francés y en inglés.

4 (como si existe un convenio para con otros conceptos, como ejemplo y por citar discriminación directa, indirecta, feminización de la pobreza etc)

5 Celia Amorós, Esperanza Martín Serrano (Metodología para introducir la perspectiva de género la Formación Ocupacional .Inédito.), Alejandra Ciriza. Mainstreaming Equality in the European Union - Education, Training and Labour Market Policies de Teresa Rees


6 Seminario Internacional GÉNERO, FAMILIAS Y TRABAJO: RUPTURAS Y CONTINUIDADES Desafíos para la investigación y la acción pública Montevideo, 10 y 11 de abril de 2003


Laura Pennacchi (1999) llama la atención sobre el hecho de que a pesar de que las desigualdades son múltiples y de que los criterios para individualizarlas y evaluarlas controvertidos, la igualdad se sigue reafirmando como aspiración propia de la modernidad. Esta autora expresa que a pesar de las dificultades en determinar lo igual, la tarea es considerar "cuál y cuánta igualdad consideramos legítimo favorecer o solicitar".

Los problemas surgen de la multiplicidad de espacios en que puede tener lugar la desigualdad y de las características personales en términos de sexo, raza, etnia, etc. Es así que Sen (1990) afirma que bajo la potencia retórica de la igualdad del hombre es preciso explicitar las diferencias porque "ignorarlas puede ser profundamente desigual, ya que esconde el hecho de que un empeño igual exige un trato muy desigual a favor de los más desfavorecidos".



Por lo tanto, la igualdad de oportunidades como fundamento de las aspiraciones igualitarias (en la educación, ocupación, etc.) no sustituye la igualdad de resultado. Resultado no sólo en los ingresos sino también en los estilos de vida que implica autonomía y seguridad. Esto tiene claras implicancias en términos de repensar la organización de los sistemas de bienestar.

Es así que a través de la pluralidad de nociones de igualdad se puede eludir caer en una noción universalistas abstracta, y aceptar la tensión entre universalidad y diferencia. Rosario Aguirre Departamento de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de la República Uruguay


7 Profesor titular, de Sociología . Departamento de Sociología IV Fac CCPP y sociología. UCM y Catedrático de Sociología. Facultad de Filosofía. Universidad Complutense de Madrid.


8 Órgano de consulta creado oficialmente en el mes de octubre de 1994 por el Secretario de Estado belga para la Cooperación y el Desarrollo.

9 Indicadores sensibles al género: Una herramienta importante para el mainstreaming de género . Bonnie Kettel, Universidad de York, Toronto, Canadá. Junio 2001.

10 Por ejemplo: el contrato social explícito de hombre-ganador- del -pan – fuerza de trabajo productiva y cardinal ; mujer como fuerza de trabajo circunstancial, marginal.

11 Ästrom Gertrud (1998), Mainstreaming in Sweden: Working for Equal Local Government, Relator


BEATRIZ CASCO. COORDINADORA <>



La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal