Fuerza vinculante del convenio de particion sucesoria extrajudicial



Descargar 44,5 Kb.
Fecha de conversión30.08.2017
Tamaño44,5 Kb.
FUERZA VINCULANTE DEL CONVENIO DE PARTICION SUCESORIA EXTRAJUDICIAL

Graciela Medina


  1. Hechos.

Rosa Laura, Mirta Santina y María Adela firmaron un convenio de privado de partición de bienes del sucesorio, el que no llegó a ser homologado por el juez porque María Adela falleció y la sucedieron como únicas herederas las otras dos firmantes del acuerdo.

En esta circunstancia el juez de primera instancia optó por llamar a una audiencia para designar perito partidor en lugar de ejecutar el convenio de partición.

La Sala G de la Cámara Nacional Civil revocó el pronunciamiento entendiendo que el convenio de partición tiene fuerza vinculante y por ende obligatoria entre quienes lo concluyeron, sin que sea factible dejarlo sin efecto por voluntad de cualquiera de sus firmantes,


  1. Partición extrajudicial

Cuando el testador no hubiere hecho la partición, si los herederos fueran mayores capaces y tuvieran la libre administración de sus bienes, pueden distribuir la herencia de la manera que por unanimidad consideren más conveniente. ( art. 3462 del Código Civil)

Esta partición es la única entre todas que tiene una verdadera naturaleza contractual ya que proviene de la voluntad de todos los herederos constituyendo un negocio jurídico plurilateral que pone fin a la comunidad hereditaria, mediante la distribución del activo neto hereditario entre los coherederos, determinando el haber concreto de cada uno de ellos en la forma en que por unanimidad decidan.


  1. Homologación de la partición extrajudicial

En realidad los herederos mayores y capaces son libres de poner fin a la indivisión pero deben adoptar por unanimidad la forma que dispone el artículo 1184, inciso 2§, del Código Civil….”Deben ser hechos en escritura pública, con excepción de los que fuesen celebrados en subasta pública [...] 2) las particiones extrajudiciales de herencia, salvo que mediare convenio por instrumento privado presentado al juez de la sucesión


Cuando la partición extrajudicial se realiza por instrumento privado constituye un contrato condicionado a la homologación judicial.

Por su naturaleza contractual una ves firmada la partición extrajudicial obliga a las partes y estas no pueden unilateralmente dejarla de lado y solicitar la partición judicial.

Después de suscripto el acto jurídico particional las partes solo pueden pedir su anulación por vicios de la voluntad, no pudiendo retractarse unilateralmente ya que desde que se presta el consentimiento es vinculante para los herederos independientemente de que esté o no homologado.


  1. Conclusión

La Sala G de la Cámara Nacional Civil de la Capital resolvió el conflicto planteado haciendo una correcta aplicación del derecho vigente. Al decidir que el convenio de partición privado firmado por los herederos es vinculante para los sucesores si se encuentran reunidos los presupuestos que hacen a la legalidad de la convención

Voces: PARTICIÓN HEREDITARIA - SUCESIONES - DECLARATORIA DE HEREDEROS -

HOMOLOGACIÓN JUDICIAL - HERENCIA



Partes: Pelliccioni Rosa Laura c/ Pelliccioni Mirtha Santina | partición de herencia

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil

Sala/Juzgado: G

Fecha: 29-may-2009

Cita: MJ-JU-M-45692-AR | MJJ45692

Producto: MJ

Siendo actora y demandada herederas de la tercera firmante del convenio partitivo, no corresponde

designar audiencia a los fines de nombrar partidor, sino prestar judicial aprobación al mismo - art. 726

del CPCCNSumario:

1.-Corresponde revocar la providencia mediante la cual el Sr. Juez “a quo” designa audiencia a los

fines de nombrar un partidor, en los términos del art. 726 y ssgtes. del CPCCN, pues actora y

demandada han sido declaradas herederas de la tercera firmante del convenio partitivo, a quien suceden

en su persona y bienes -arts. 3417 y 3418 del C. Civ. -, por lo que forzoso es concluir que no

correspondía llamar a audiencia para designar partidor, sino citar a la demandada a fin de que

comparezca en el incidente, se preste judicial aprobación al convenio y se proceda a ejecutar el modo

de llevar adelante la partición que en él contemplaron las herederas.

2.- El art. 3462 del C. Civ. faculta a los herederos presentes y capaces a efectuar la partición por la

forma y el acto que por unanimidad juzguen conveniente y cuando el negocio es instrumentado

privadamente, para que adquiera eficacia debe ser presentado ante el juez del sucesorio -art. 1184, inc.

2) del fondal-, quien controla los presupuestos que hacen procedente la partición privada y en su caso,

la aprueba (art. 726 del CPCCN), empero tal supuesto de homologación en el sentido procesal, no

constituye un recaudo de la ley de fondo y la circunstancia que se requiera su presentación ante el juez

de la sucesión a los efectos de que éste ejerza el control de su legitimidad -que es función similar a la

que desempeña el escribano en la denominada “sucesión extrajudicial”-, no se deriva que el convenio

no sea vinculante para las partes y para el propio juez, en tanto se encuentren reunidos los presupuestos

que atañen a la legalidad de la convención.

Buenos Aires, mayo 29 de 2.009.-

VISTOS Y CONSIDERANDO:

I.- Vienen las presentes actuaciones a esta Sala a fin de resolver el recurso de apelación interpuesto en

subsidio a fs. 9 por la parte actora contra el pronunciamiento de fs. 8 mediante el cual el Sr. Juez "a

quo" designa audiencia a los fines de nombrar un partidor, en los términos del art. 726 y ssgtes. del

CPCC.

II.- Sabido es que nacida la comunidad hereditaria cualquiera de los herederos y en cualquier tiempo se



encuentran habilitados a requerir que se le ponga fin a esa situación - que en las miras del legislador, se

caracteriza por configurar un período esencialmente transitorio- para proceder así -mediante un

conjunto complejo de actos jurídicos- a la fijación del contenido ut singuli en bienes o derechos y cuyo

presupuesto es la cuantía dada por la naturaleza del llamamiento procediendo a la liquidación y

distribución entre los copartícipes del caudal proindiviso convirtiéndolos en dueños exclusivos de las

cosas que se les adjudican (cf. esta Sala "G", r. 481.627, del 7/5/2007, r. 502.904, del 27/3/2008, r.

521.372 del 27/2/09).

Tradicionalmente, y sin mengua de lo dispuesto en el art. 3514 y ccdtes. del Código Civil, se han

distinguido dos formas relevantes del acto particional : la partición realizada por los herederos

extrajudicialmente (vgr. partición privada) y la partición judicial en los casos previstos en el art. 3465

del fondal.

En relación a lo que aquí interesa, es preciso poner de resalto que el art. 3462 del Código Civil faculta a

los herederos presentes y capaces a efectuar la partición por la forma y el acto que por unanimidad

juzguen convenientes y cuando el negocio es instrumentado privadamente, para que adquiera eficacia

debe ser presentado ante el juez del sucesorio (art. 1184, inc. 2) del fondal), quien controla los

presupuestos que hacen procedente la partición privada y en su caso, la aprueba (art.726 del CPCC),

empero tal supuesto de homologación en el sentido procesal, no constituye un recaudo de la ley de

fondo y la circunstancia que se requiera su presentación ante el juez de la sucesión a los efectos de que

éste ejerza el control de su legitimidad (que es función similar a la que desempeña el escribano en la

denominada "sucesión extrajudicial), no se deriva que el convenio no sea vinculante para las partes y

para el propio juez, en tanto se encuentren reunidos los presupuestos que atañen a la legalidad de la

convención.

Desde esta perspectiva, cobra real sentido la afirmación de que el convenio de partición adquiere

carácter vinculante y por ende obligatorio entre quienes lo concluyeron sin que sea factible dejarlo sin

efecto o retractarlo unilateralmente por voluntad de cualquiera de sus firmantes (conf. Zanonni, E.,

"Derecho de las Sucesiones", T. I., págs. 666/668, Ed. Astrea, 1982).

III.- A su vez, la pieza que luce a fs. 1 evidencia que la forma de la partición alcanzó entre los

herederos un negocio mixto, por el cual, además, se atribuyen derechos o bienes entre coherederos que

exceden, estrictamente, el acto de asignación que aquélla importa; de ahí que, se unifican o combinan

dos o más causas negociales típicas: la adjudicación declarativa y la traslación patrimonial atributiva.

En tal sentido, el negocio partitivo constituye una unidad transaccional que es la síntesis de la

combinación de esas causas negociales en abstracto separables, que deriva por un lado, de la relación

de comunidad hereditaria preexistente y por el otro, de la afectación del inmueble al régimen estatuido

en la ley 13512 previendo las herederas, incluso, la adjudicación de las unidades funcionales resultantes

-materializando e individualizando así su parte alícuota en el bien que constituye el todo de la masa

transmitida- poniendo fin, con esa modalidad a la indivisión postcomunitaria proveniente de esa

relación sucesoria única (cf. esta Sala, en r.502.904, del 27/3/2008 y sus citas y R. 468460 del 11/5/07,

en cuanto a la precisión en torno de condominio y la comunidad hereditaria y de donde no hay óbices

para procurar desde ésta la afectación al régimen de la propiedad horizontal y ello por análoga

aplicación del art. 2692 y 2698 del fondal, conf. al respecto, Areán, B. en Bueres-Highton, "Código

Civil …" T:V, pág. 610 y sgtes. Ed. Hammurabi, 1997).

Si a lo expuesto se adiciona que Rosa Laura y Mirtha Santina Pelliccioni han sido declaradas herederas

de la tercera firmante del convenio partitivo (vgr. María Adela Salamida) a quien suceden en su

persona y bienes (arts. 3417 y 3418 del Código Civil), forzoso es concluir que no correspondía llamar a

audiencia para designar partidor, sino citar a la Sra. Mirtha Santina Pelliccioni a fin de que comparezca

en el incidente, se preste judicial aprobación al convenio de fs. 1 y se proceda a ejecutar el modo de

llevar adelante la partición que en él contemplaron las herederas.

Por todo lo expuesto, el Tribunal RESUELVE: I.- Revocar la providencia de fs. 8 en cuanto fue materia

de agravios; en su mérito, deberán dictarse las providencias pertinentes, conforme el iter señalado en el

Considerando III in fine de la presente. II.- Sin costas por no haber mediado sustanciación y el carácter

oficioso de la decisión atacada (art. 68 del CPCC). III.- Regístrese y devuélvase a la instancia de grado,

a quien se le encomienda practicar las notificaciones del caso.

Carlos A. Bellucci

Beatriz Areán



Carlos A. Carranza Casares


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal