Formulario de denuncia



Descargar 219,48 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión08.06.2017
Tamaño219,48 Kb.
  1   2   3   4


FORMULARIO DE DENUNCIA

Relatoría sobre los derechos de las personas privadas de su libertad

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

1889 F Street, N. W.

Washington, D.C. 20006 United State of America

I. PERSONA, GRUPO DE PERSONAS U ORGANIZACION QUE PRESENTAN LA PETICIÓN

Nombre: Eduardo Sinforiano San Emeterio Abogado defensor del señor Martín Eduardo Zúñiga

Dirección postal: Avenida Santa Fe 1380 7° Piso "M" Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina (Código Postal) C1059ABU)

Teléfono: (005411) 48113742

Fax: (005411) 43115665/43151910

Correo Electrónico: estudio_san_emeterio@fibertel.com.ar

¿Desea usted que la CIDH mantenga su identidad como peticionario en reserva durante el

procedimiento? NO SE MANTENGA RESERVA.

II. NOMBRE DE LA PERSONA O PERSONAS AFECTADAS POR LAS VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS

Nombre: Martín Eduardo ZÚÑIGA

Dirección postal: (Detenido) Complejo Penitenciario Federal Nro I - Ezeiza - Modulo Hospitalario -Constituyentes s/nº (1804), José María Ezeiza, Provincia de Buenos Aires - República Argentina

Teléfono: (005411) 4295-5208 / 5207 / 3150 / 0162 / 5207 / 3151 / 3141 / 3142

Fax: (005411) 4295-5208 / 5207 / 3150 / 0162 / 5207 / 3151 / 3141 / 3142



Correo Electrónico: dgacpf1@spf.gov.ar

III. ESTADO MIEMBRO DE LA OEA CONTRA EL CUAL SE PRESENTA LA DENUNCIA

REPÚBLICA ARGENTINA Y SUS FUNCIONARIOS DEL PODER EJECUTIVO Y JUDICIAL



IV. HECHOS DENUNCIADOS

Que vengo a presentarme ante esta Comisión Interamericana de Derechos Humanos a fin que mediante la correspondiente resolución de la Corte, se ordene al Estado Argentino, conceda a mi pupilo procesal, señor Zúñiga, el cumplimiento de su detención bajo el régimen de la Prisión Domiciliaria, todo ello por las razones de hecho, derecho y doctrina que seguidamente expondré.

Son aplicables al caso el derecho constitucional a la salud como una garantía (art. 42 CN), y lo preceptuado en los artículos 75 inc. 19 CN, que se refiere a la implementación de políticas conducente al desarrollo humano, en el inciso 23 que disponer legislar sobre medidas de acción positiva que garanticen el pleno goce de los derechos constitucionales.

A su vez el art. 41 CN garantiza a todos los habitantes un ambiente sano. Por otra parte la salud como derecho humano este reconocido en los arts. VII y XI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del hombre; en los arts. 3,8 y 25 de la Declaración Universal de los derechos humanos; en el art. 12., 2 d) del Pacto Internaciones de derechos económicos, sociales y culturales; en el art. 24 del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos y en los arts. 4.1; 5.1 y 26 de la CADH. Todo ello fundado en lo siguiente:

a) Adviértase, que lo informado por el Dr. Mariano Castex -que si bien es un Perito de parte-, también es un afamado profesional de nota y consulta académica, quien en su evaluación informa lo siguiente:

"EVALUACION MEDICO LEGAL INTEGRAL MARTIN EDUARDO ZUÑIGA

Para ser presentado al Tribunal Federal n° 1

Secretaría Especial n° 13

Dra. Ana Cotter

Ciudad de La Plata (Pcia.de Bs.As.)

Mariano N. Castex, especialista jerarquizado en medicina legal, psiquiatría y psicología médica (MN 17658), certifica haber examinado y evaluado en la dimensión de su salud integral al Sr. Martín Eduardo Zúñiga, argentino, DNI 4.247.538, de 81 años de edad y nacido el 25 de diciembre de 1931, estando internado este, en la Unidad Penitenciaria Federal II, Marcos Paz, Módulo IV, pabellón 3. El examen se realizó el día martes 28 de mayo de 2013 en horas de la mañana.

El examen se realiza con autorización del Tribunal Federal supra citado, en el incidente nº 75/7 caratulado “Zúñiga Martín Eduardo s/ incidente de salud”, originado en la causa 75 que tramita por ante el mismo tribunal.

De los datos complementarios ofrecidos en el interrogatorio clínico (anamnesis), surge que se trata de un octogenario, con hogar estable desde hace varias décadas, de profesión policía, perteneciente a la Policía Federal (ingreso en abril de 1950) de donde se retiró con grado superior en abril de 1984.

Ofrece como datos de interés médico legal extensa documentación clínica, toda ella originada en el Hospital Privado de la Comunidad de Mar del Plata que certifican un seguimiento clínico desde el 20 de febrero de 1998, con último registro al mes de diciembre de 2012.

En el orden de los antecedentes de vida, se trata de un geronte con vida afectiva estable. Viudo en octubre 9 de 1992, matrimonio del cual nacieron 3 hijos y ocho nietos. Vuelve a establecer matrimonio en abril de 1997, que se mantiene estable, teniendo su esposa actualmente 75 años de edad y que es sostén afectivo de importancia, así como los hijos del primer matrimonio, en las circunstancias actuales. Privado de libertad desde el 25 de abril de 2012.

No refiere –aparte de los antecedentes compulsados supra citados- otros datos de valor clínico para la evaluación actual, a no ser, el sufrir desde la adultez (cuando dejara el tabaco) una rinitis alérgica pertinaz que le produce crisis de bronquitis asmática, que en 2006 se tradujo en cuadro neumónico. Ahondado en este punto, resulta ser alérgico a componentes ambientales, habiendo sufrido cuadros dermatológicos –que cedían con tratamiento adecuado- y respiratorios –tratados con bronquiolíticos y descongestivos- a repetición desde el año 1960, lo que le obligaba a evitar en lo posible el permanecer largo tiempo en ambientes con fumadores presentes. En el último quinquenio, tales cuadros condujeron por necesidad y prescripción médica bajo debido control del symbicort, fármaco cuyos principios activos son budesónida y formoterol, conteniendo cada dosis inhalada 160 microgramos de budesónida y 4,5 microgramos de formoterol en excipiente de lactosa. Ello calma la sintomatología broncoespástica y alivia así la respiración del enfermo.

Entre los antecedentes médicos pre referidos destaca (Historia Clínica 380259):

1999 / 2004 Pseudolinfoma. Hipercolesterolemia.

ECG (13.2.04) Ritmo sinusal / Trastorno de conducción intraventricular no definido.

18.2.04 Hernioplastia inguinal derecha. Riesgo quirúrgico ASA II

01.6.06 Ecografía renal: quiste renal izquierdo

22.3.11 Ecografía abdominal: imágenes compatibles con quistes parapiélicos en seno renal izquierdo. En aorta: dilatación aneurismática del cono terminal en UMA extensión de 7.08 cm con diámetro ántero posterior de 6,15 cm y transverso de 7,23 cm. Arterias ilíacas dilatadas. Próstata aumentada de volumen (62,7 cc).

13.5.11 Una angio TAC abdominal confirma la presencia del aneurisma aórtico /ilíaco.

03.6.11 La clínica confirma presencia de ateromatosis, trombosis en arterias renales y características del aneurisma aórtico

Paciente asmático; con hipercolesterolemia (relación LDL/HDL 3,8333) e leve hiperglucemia (1,28 gr/); vestigios de hematuria

Apendicectomía cuando cursaba en el Escuela de Policía Ramón Falcón (a los 19 años de edad) y el haber sufrido un desgarro severo de hombro izquierdo que debió ser reducido quirúrgicamente. Por lo demás ha cursado su carrera de oficial sin padecer enfermedades clínicas o quirúrgicas significativas hasta hace aproximadamente dos décadas atrás, en que comienza a evidenciar signosintomatología propia de artrosis columnaria que paulatinamente le fue limitando en el desarrollo de las actividades deportivas y castrenses en que venía ejercitándose. También por esa misma época comienza con hiperlipidemia, e hipertensión arterial progresiva. Esta, controlada en los inicios por modificación en los hábitos higieno dietéticos y medicación, pasó a descontrolarse en el último bienio, en que ante un estado de stress permanente, se evidenciaron crisis hipertensivas agudas, primero en forma esporádica y paulatinamente en forma creciente -tanto en frecuencia como en cifras tensionales, reacias a la medicación-. En la última crisis (hace 15 días), estando medicado de base, alcanzó una TA 200/120 que cedió con reposo y medicación adecuada, pero condujo a que en su obra social se le hicieran controles especializados cuyos resultados se reproducen a continuación.

También desde hace un bienio, sobre una personalidad normal, ante las crecientes noxas exógenas que fueron engendrando en el evaluado un estado de stress importante, inicia este un desarrollo adaptativo de índole mixto ansioso depresivo, resistente a los psicofármacos prescriptos y que con el correr de los meses se cronificó bajo la forma de una dominancia depresiva grave con inicio de rumiación autoeliminatoria (en el último trimestre).

Estudios complementarios aportados a la evaluación. CEMIC (28 DE MAYO DE 2012)

• Ecocardiograma bidimensional: aurícula izquierda con leve dilatación (área 23 cm)

• Ecodoppler de vasos de cuello: ateroesclerosis carotídea con presencia de placas de densidad acústica heterogénea, asociadas a procesos de fibrosis y calcificación, de bordes irregulares, protruyentes e inmóviles, localizadas en la bifurcación carotídea y proción proximal de carótida interna bilateral.

• Laboratorio: Hiperlipidemia moderada.

• Rx. Espinograma de frente y perfil: Escoliosis lumbardextroconvexa con signos de espondiloartrosis. Asimetría de crestas ilíacas con mayor elevación izquierda que se reduce a nivel de las articulaciones coxofemorales. Escoliosis dorsal sinistroconvexa, con signos de espondiloartrosis. Discreta asimetría de clavículas con mayor elevación izquierda. En plano sagital se aprecia antelistesis de primer grado entre L5 y S1 con pinzamiento discal, osteofitosis marginal y acúmulo gaseoso intradiscal. Cambios de-generativos a nivel de L4/L5 y L3/L4.

DIMENSION CLINICA CORPORAL.-

Estado clínico corporal en el que se evidencian dos patologías: cardiovascular y traumatológica columnaria. Siendo los estudios de mayo de 2012 se recomienda su actualización. La medicación (antihipertensiva, antilipídica y anti inflamatoria / analgésica, es la indicada para la signosintomatología evidenciada al examen.

Cabe señalar que la dislipidemia causante de la patología carotídea registrada en el eco-doppler –controlada actualmente con reposo, régimen higieno dietético y medicación adecuada- incide en forma negativa, creciente e irreversible sobre el estado de los vasos sanguíneos, y se ve incrementada por los estados tensionales psíquicos (Stress). Esta última actúa además acelerando la patología columnaria.

DIMENSIÓN PSIQUIÁTRICO FORENSE:

Se está, como se dijera de suso, ante un examinado senescente sexagenario, afectado por patologías clínico orgánicas altamente sensibles a los estados de stress, que pueden evolucionar de mantenerse la acción de agentes stressantes -evitables o aminorados- hacia complicaciones severas e irreversibles, advirtiéndose actualmente una clara y lógica contaminación sobre el psiquismo, en la que se evidencia sobre un fondo depresivo a predominio ansioso por el momento de causal reactiva:

Personalidad anancástica con estructuración obsesiva, intensa ansiedad y fondo depresivo.

Sobre un fondo bradipsíquico importante, se instauran períodos de acatisia moderada expresable en hiperlocuacidad que alterna con silencios significativos que implica un inicio algo prematuro para los parámetros evolutivos por los que atraviesa de involución que puede virar desde los senescente a lo senil de mantenérselo expuesto a factores agresores exógenos o endógenos.

Hipersensibilidad emotiva.

Moderada hipoprosexia (por incidencia emotiva).

Dismnesias en memoria actual de grado leve pero compatible con inicio de deterioro cerebral.

Discreta confusión de planos en recuerdos del pasado.

Signosintomatología compatible con stress psico emotivo post traumático de instauración probable antigua, pero detectable en las reminiscencias diurnas y oníricas, irruptivas y causales de crisis de intensa angustia y desasosiego. El conjunto, empero, apunta al trastorno adaptativo mixto con convergencia de ansiedad y depresión.

Dificultad para planificar y proyectar de grado moderado.

Cansancio fácil con tendencia a la disgregación y pérdida del hilo cuando se intenta mantener un diálogo sostenido en el tiempo, aún cuando responde en los primeros momentos de la exploración psicosemiológica con exacerbación de la alerta (hyperarousal de los anglosajones).

Rumiación autoeliminativa (negada in recto, evidenciada in oblicuo), por cotejo entre CV (comunicación hablada o verbal) y CNV (comunicación no verbal, id est, gestual). Debiéndose recordar que como lo señalan los estudios producidos en el campo de las interneurociencias contemporáneas la CV (que incluye la mayor parte de la exploración psicodiagnóstica forense ocupa sólo el 7% de la comunicación en los humanos).

En otras palabras, paciente no demente, pero con debilitamiento y elevación del grado de vulnerabilidad de su psiquismo como consecuencia de las patologías que sufre desde hace largo tiempo y del permanente estado de stress en el que vive, fundamentalmente de origen exógeno.

CONCLUSIONES MEDICO LEGALES

1. Paciente octogenario afectado por patologías orgánicas, hipertensiva / arterioesclerótica evidenciada a nivel carotídeo y traumatológica columnaria, que deben mantenerse bajo control clínico y psico clínico permanente y no ser expuesto a factores agressógenos entre los cuales la legítima coerción penal queda incluida claramente para la mayoría de los autores contemporáneos que han investigado los efectos que conllevan en todo ser humano, la privación de libertad y demás medidas propias a una coerción penal legítima (traslados intempestivos, reiteración de estudios periciales no del todo justificado y otras conductas similares), todas ellas analizadas minuciosamente por los especialistas en la temática. Tales factores agressógenos condujeron precisamente a la reciente y progresista legislación argentina que instituye en defensa de los derechos humanos consagrados por nuestra Carta Magna, la prisión domiciliaria y otras morigeraciones.

2. A las patologías enunciadas en punto previo debe adicionarse en el orden psicopsiquiátrico un síndrome al parecer cronificado, conocido como trastorno adaptativo, de expresión depresivo ansiosa, en donde se evidencia una naciente rumiación autoeliminativa, detectable en una exploración profunda del paciente como se detalla en el cuerpo del presente informe. Siendo recomendable en este caso la mayor contención afectiva posible, ofreciendo el hogar un medio adecuado.

3. Cabe recordar asimismo, que se está ante un paciente geronte afectado en su salud neuropsiquica y que por ende se encuentra encuadrado en los parámetros de la reciente ley 26.657 en cuanto a derechos personales.

4. Como última recomendación y en base tanto a la prolongada experiencia del suscrito en el fuero penal argentino, como a la triste y muy dolorosa experiencia adquirida durante los casi dos años en que estuvo detenido durante el llamado proceso militar y de la que emergió con una incapacidad psicofísica del 28% del VTO con sentencia firme en fuero civil, el abajo firmante puede testificar que las condiciones sanitarias de las cárceles argentinas en cuanto a supuestamente positivas, son meramente declarativas y no responden en la realidad a las exigencias básicas exigidas por la legislación, habiendo empeorado en forma por demás notoria, pese a meritorios esfuerzos en contrario, siendo por ello irreemplazable la figura de la detención domiciliaria como mal menor, en donde como en el caso sub examine se da una contención familiar insustituible cuya privación, de optarse por otra modalidad de institucionalización, podría ser causa directa de severo agravio a su salud integral, tornándose de tal modo la legítima coerción penal en ilegítima y violatoria en consecuencia de la Constitución Nacional -en palabras de un juez nacional en funciones (fallo del Dr. L. A. Schelgel en causa 43.329 JNCCr, sec 71 Dr. O.E.Magistris) comentado por este profesional abajo firmante, en “Capacidad para estar en Juicio”, Ad-Hoc, Bs.As. 2007 pp.65 y ss.).

Es todo cuanto se puede informar al respecto.

Efectuada una segunda evaluación el Profesor Doctor Mariano Castex informa:

Mariano N. Castex, perito médico legista por la defensa de MARTIN EDUARDO ZUÑIGA ratificando domicilio y demás datos consignados en autos, al suscribir la presente peritación considera de extremada importancia formular las siguientes observaciones:

1. Que en primer término ratifica íntegramente el informe elevado oportunamente y obrante en actuados, debiendo señalar que no sin sorpresa pudo apreciar que en ocasión de realizarse el examen pericial ordenado, el perito oficial no tenía información alguna sobre la existencia del mismo, mientras que el perito de la parte contraria portaba una copia del mismo en su mano, copia que gentilmente facilitó al abajo firmante ante su pedido.

2. Que comprobó asimismo que el Sr. Perito oficial carecía de todo antecedente de valor médico sobre el detenido a examinar, debiendo avanzar en tal situación y consecuencia, en una temática que hace a la salud de un ser humano en estado de privación de libertad, con carencia de información que al menos para la parte contraria era importante ya que de otra manera no hubiera facilitado a su perito tal documentación.

3. Que, del estudio realizado, surge con claridad que se ratifica plenamente lo señalado en informe presentado en forma previa por el abajo firmante, en cuanto se está ante un octogenario con patología cardiovascular metabólica y bronco-espástica de importancia, que lo convierte en un paciente de alto riesgo, por más compensado clínicamente que estuviera en el momento actual.

4. Que, para peor, tratándose de un anciano con riesgo de vida importante e incrementado de modo innecesario al mantenerlo recluido en ambientes altamente stresógenos como lo es una unidad carcelaria del SPF, y como surge del informe que se suscribe, estaba erróneamente medicado con betabloqueantes.

5. Al respecto y a efectos de clarificar entre los lugares comunes que a diario se barajan en las oficinas periciales, es oportuno señalar que todo ser humano en estado de coma puede estar hemodinámicamente compensado hasta que obita tras egresar en forma brusca e inesperada de tal estado. Lo que importa no es el estado clínico actual de compensación o su opuesto, sino el estado de riesgo en que se encuentra el peritado en el medio específico en que se encuentra habitando en el momento actual, circunstancia vivencial que en enfermos como el sub examine, ofrece una amplia sensibilidad ante todo agente stresógeno.

6. La patología del detenido Zúñiga, reflejada en el estudio realizado en la sección cardiológica del CMF, no refiere por cierto con precisión más que genérica la severa patología que afectan algunas de sus vasos sanguíneos principales, entre ellos el aneurisma abdominal.

7. Es indubitable que se está así ante un evaluado con elevado riesgo, ubicado de modo innecesario en una situación de riesgo incrementado ya por el elevado estrés que rige en todo estado de privación de libertad, ya por la errónea medicación betabloqueante que ingería, ya por la real imposibilidad (pero no admitida oficialmente) por parte de la institución carcelaria de proveer con la urgencia del caso, los medios indispensables básicos para una atención mínimamente debida, en el caso de producirse en forma sorpresiva una descompensación más que probable mientras persistan y se incrementen las noxas stresógenas ambientales.

8. Así cabe preguntarse, con qué puede responder la Unidad de Detención a una urgencia cardiovascular de tercera edad avanzada? Tiene acaso unidad de urgencia especializada para traslado? Dispone en su base de atención sanitaria con los elementos de urgencia normatizados con los que debe contar cualquier institución de salud de mediana complejidad, para atender patologías de urgencia como las que pueden desencadenarse en pacientes con las características etarias y de afectación de salud que porta Zúñiga? Dónde queda y a qué distancia del detenido se cuenta con los elementos básicos para tratar una urgencia cardiovascular? Alguno de quienes responden de modo superficial e irresponsable a preguntas genéricas en forma afirmativa, acaso han recorrido la ruta de acceso a la Unidad? Han visitado acaso los consultorios y revisado los medios con que se cuenta para todo ello? O lamentablemente se amparan en respondes periciales producidos por profesionales que con lamentable frecuencia no osan calificar la atención de urgencia como inexistente si uno se limita a compararla con establecimientos de mínima complejidad y computa los tiempos reales en que se ejecutan intramuros los pasos burocráticos para una mínima atención de salud?

9. En tal sentido, se convierte en imperativo categórico del orden moral y humano recomendar que de persistirse en una conducta de no acceder a la prisión domiciliaria que autoriza la legislación vigente, se agoten las exigencias para acreditar que de modo efectivo y no declamado existen tales recursos para atender con la debida urgencia y eficiencia, en un medio altamente estresógeno, a un paciente cardiovascular y broncopulmonar espástico –amén de otras múltiples patologías acreditadas- y sometido en forma permanente a un elevado nivel de estrés permanente. Tal el caso sub examine.

10. De otro modo se estaría violando, ante la existencia de otras posibilidades como la detención domiciliaria, garantías constitucionales, convirtiendo de tal modo a la prisión en un trato cruel y degradante hacia el enfermo.

11. Se está de acuerdo con el colega forense cuando indica que la evo-lución del paciente interno depende de la calidad del tratamiento y de ello también se deriva el hecho de que aumenta el riesgo de vida en la medida en que existan falencias en la atención, siendo absolutamente criminal afirmar y hasta suponer la inexistencia de tales falencias.

12. El perito abajo firmante conoce de sobra lo que implica el riesgo de vida en un detenido, ya que en 1981, estando interno en la U-2 del SPF estuvo en efectivo riesgo de vida y debió estar internado más de medio año en un hospital público como de-tenido y a consecuencia de una hemorragia severa causada por un estado de stress consecuencia de un maltrato en traslado. Lamentaría por cierto tener que afirmar que en esa época recibió un trato más humano y digno que el que se brinda en la actualidad, período este en el que luego de una larga lucha se logró la implementación de alternativas morigeradoras de la detención (ley 24.660).

13. Finalmente y con respecto a la peritación psicológica, debe señalar que en función de lo informado no es un centro de detención carcelaria el medio idóneo para tratar patologías y limitaciones como las que padece el examinado –existiendo otras opciones morigeradoras y por cierto más humanas-, a quien la forense informante encuadra erróneamente en la denominada normalidad psicojurídica queriendo significar con ello bajo un eufemismo que no está loco. Cuesta admitir por cierto que se encuadre en la normalidad para los parámetros contemporáneos de la salud mental a una persona en proceso senil, con patologías orgánicas severas y engendradoras de riesgo importante aún estando extramuros, deficiencia cognitiva leve, con percepción de realidad adversa, no felizmente medicado (error en la prescripción de betabloqueantes) y sometido a noxas estresógenas de elevado nivel que podrían ser paliadas como lo prevé de modo acertado la legislación vigente.

14. En este punto dado que la apreciada colega profesional opina que puede brindarse intramuros un tratamiento eficaz psicológico y psiquiátrico al detenido, debería inquirirse judicialmente, a efectos de deslindar responsabilidades, sobre las posibilidades psicoterapéuticas ciertas y no declamadas meramente, que brinda el establecimiento de detención, pudiéndole formular así algunas preguntas al respecto: Así:

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal