Formación Profesional para Instructores



Descargar 0,74 Mb.
Página1/8
Fecha de conversión24.01.2017
Tamaño0,74 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8

Formación Profesional para Instructores





I. Instrucción
Toda organización sufre de constantes cambios, de tal forma, requiere de personas capacitadas o instruidas sobre las innovaciones o problemáticas que se van presentando, para abordar áreas de oportunidad. Huberman (1999), señala que la instrucción es un proceso consciente, deliberado, participativo, permanente, implementado por un sistema educativo o una organización, su objeto es mejorar el desempeño y resultados, estimular el desarrollo para la renovación en campos académicos, profesionales o laborales así como reforzar el espíritu de compromiso de cada persona para con la sociedad y particularmente para con la comunidad en la cual se desenvuelve.
la formación de un instructor consiste en lograr individuos capaces de identificar sus propósitos, escoger las estrategias pedagógicas o lo medios adecuados; que conozcan y comprendan los contenidos los cuales deben enseñar, por ello el instructor es aquel que hace uso correcto y adecuado de las estrategias docentes, funge como un mediador del proceso de enseñanza-aprendizaje, aunque no sea meramente un docente puesto que, para ser un docente se requiere de un proceso sistemático de largo proceso.
Por ende es de suma importancia que el instructor posea conocimientos de las estrategias de aprendizaje las cuales ayuden a que los participantes adquieran conocimientos y le faciliten su labor como instructor según Díaz Barriga y Hernández (1988), mencionan que las estrategias que deben utilizar el instructor facilitan el aprendizaje significativo, proceso mediante el cual, el individuo realiza una metacognición: “aprende a aprender”, a partir de sus conocimientos previos y de los adquiridos recientemente logra una integración y aprende mejor. (Liset Santoyo s/f).
A continuación se mencionan las estrategias que ayudan a que los participantes adquieran el aprendizaje significativo.


Objetivos

Enunciado que establece condiciones, tipos de actividades y forma de evaluación del aprendizaje del alumno. Generación de expectativas apropiadas en los alumnos.

Resumen

Síntesis y abstracción de la información relevante de un discurso oral o escrito. Enfatiza conceptos clave, principios, términos y argumento central.

Organizador previo

Información de tipo introductorio y contextual. Tiende un puente cognitivo entre la información nueva y la previa.

Ilustraciones

Representación visual de los conceptos, objetos o situaciones de una teoría o tema específico (fotografías, dibujos, esquemas, etc.).

Analogías

Proposición que indica que una cosa o evento (concreto y familiar) es semejante a otro (desconocido y abstracto).

Preguntas intercaladas

Preguntas insertadas en la situación de enseñanza o en un texto. Mantienen la atención y favorecen la práctica y la obtención de información relevante.

Pistas tipográficas y discursivas

Señalamientos que se hacen en un texto o en una situación de enseñanza para enfatizar u organizar elementos relevantes del contenido por aprender.

Mapas conceptuales y redes semánticas

Representación gráfica de esquemas de conocimiento (indican conceptos, proposiciones y explicaciones).

Uso de estructuras textuales

Organizaciones retóricas de un discurso oral o escrito, que influyen en su comprensión y recuerdo.

Es por ello que las estrategias resultan de gran importancia puesto que pueden utilizarse antes, durante o después del proceso de enseñanza aprendizaje a fin de ayudar a los participantes a lograr y mejorar el aprendizaje adquirido.

Por lo tanto el instructor tiene responsabilidades que debe de asumir, como el compromiso de preparar un curso, se le determinan o desarrolla los temas que tendrá de presentar durante el proceso. Algunas veces existe la necesidad de informar sobre los detalles de la problemática que se pudo originar en el curso de capacitación, siendo así se tiene que acudir a documentos como el diagnostico de necesidades (DNC).

Ya que esta información ayudara a precisar los objetivos, delimitar los contenidos, seleccionar las técnicas, recursos didácticos y sobre todo, las formas de evaluar el aprendizaje. Y así poder entonces efectuar ajustes o adecuaciones al curso en función de la situación que se presenta.

Al estar por primera ves ante un grupo de adultos y no se tiene experiencia sobre el mismo, el instructor debe de otorgar un trato adecuado a los participantes, debe de estar consiente de que esta tratando con adultos y como tales, requieren distinto trato, por lo tanto es importante detectar a los personas que cuenten con mayor experiencia y conocimientos para bríndales la oportunidad para que participen intercambiando sus experiencias y conocimientos.

Los imprevistos suelen suceder constantemente, ya sea por parte del instructor como por parte de los participantes o bien por causas ajenas a ambos, siendo así el instructor debe de tener la capacidad de improvisar ya sea en tiempo, contenidos temáticos o alguna técnica etc.



Por lo tanto el instructor debe utilizar todos los medios a su alcance, así como su capacidad para conducir, estimular y ayudar al grupo a lograr los objetivos, favoreciendo el aprendizaje en sus tareas.
La función del instructor es provocar la necesidad de aprender, comunicar, investigar, escuchar, dirigir y trabajar en grupos de personas que se encuentran dentro de un proceso de enseñanza-aprendizaje. Puesto que la instrucción está dirigida a personas adultas, con experiencia formación profesional, es recomendable que se tome un modelo de “facilitador’’ del aprendizaje y se abandone el modelo del ‘’maestro’’ tradicional.

El instructor debe de poseer características tales como:


Profesionales ya que debe interesarse en trasmitir sus conocimientos con fines de aprendizaje, para ello se requiere que tenga un conocimiento amplio sobre su trabajo y sobre todo domine la materia que va a impartir, aun cuando no corresponda al puesto que ocupa actualmente.


Es ventajoso que mantenga cierta autoridad moral o institucional sobre los participantes, puesto que generalmente los instructores son los mismos jefes o coordinadores, aunque no es indispensable pero si necesario.

Finalmente, el instructor debe poseer un nivel cultural superior al promedio, ya que el mismo le facilitará la comunicación con los participantes.



Personales:

  • Facilidad de palabra. Capacidad de comunicar sus ideas con fluidez, y sin inhibiciones.

  • Claridad. Habilidad para explicar concisa y sencillamente sin tener que recurrir a planteamientos complejos que resulten improcedentes.

  • Pensamiento lógico. Poder discriminar, relacionar y estructurar los temas e interrelacionar y sintetizar conceptos, de tal forma que se facilite su comprensión.

  • Saber escuchar. Capacidad de escuchar puntos de vistas distintos de los suyos, de detectar las dudas y problemas de comprensión en los participantes y aceptar críticas.

  • Manejo de ideas. Comprender y explorar pensamientos, incluso aquellos que le resulten extraños o diferentes de su forma de pensar.

  • Persuasión. Capacidad de convencer mediante razonamientos y no mediante la imposición o coerción basada en autoridad.

  • Paciencia. Conciencia de que la gente aprende a distintas velocidades y que en más de una ocasión será necesario avanzar más despacio.

  • Compromiso. Expresión de un deseo claro de cambiar y mejorar el nivel de conocimiento, habilidades y actitudes de los participantes, considerando la instrucción como algo fundamental y necesario para el desarrollo personal y laboral del individuo.

  • Madurez. Conocimiento, tanto personal como profesional de la magnitud y las limitaciones del propio conocimiento.

  • Autoconocimiento. Conciencia de las propias limitaciones y defectos; no tratar de manejar una imagen falsa de sí mismo.

  • Confianza en sí mismo. valoración objetiva de las propias virtudes y defectos, y actitud positiva de su propia capacidad.

  • Empatía. Entendida como la capacidad de advertir los deseos y sentimientos de los participantes, en lo que concierne a detectar las diferencias individuales.

  • Gusto por la gente. Encontrar en el trato con los demás un medio de enriquecimiento personal.



Recomendaciones para el instructor mínimas que debe poseer al momento de impartir un curso de capacitación.


  • Conocer las instalaciones en donde se llevará a cabo la instrucción.

Conocer las dimensiones del área de trabajo para obtener información y realizar las modificaciones necesarias en los apoyos didácticos que serán empleados; por ejemplo, el tamaño de la letra para las hojas de rotafolio.

Informarse con cuáles aparatos se encuentra, como retroproyector, videocasetera, proyector, etc.



Familiarizarse con el área (iluminación, resonancia, etc.).

  • Estar por lo menos 45 minutos antes de la hora señalada el día que inicia el curso. Esto permite probar los aparatos, para que en caso de que se presente alguna falla, exista la posibilidad de corregirla.

  • Contar con equipo de emergencia. Llevar consigo un equipo básico de primeros auxilios y otros materiales, como plumones (negro y rojo), etc.

  • Nunca iniciar un curso sin personalizadores. Es muy importante que el instructor se dirija a los participantes por su nombre, ya que ayuda a una mejor integración del grupo.

  • Utilizar señalador. Este es un apoyo que ayuda a captar la atención de los participantes, y señala en forma específica los pasos

de un proceso.






Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal