Federico García Lorca: La casa de Bernarda Alba



Descargar 39,23 Kb.
Fecha de conversión25.07.2017
Tamaño39,23 Kb.
Federico García Lorca: La casa de Bernarda Alba

1. Introducción

García Lorca desarrolla su actividad en una etapa fecunda de la literatura, el periodo de entreguerras. En esa veintena de años, el arte de Occidente conoce la revolución más radical que había sufrido nunca. La irrupción de las vanguardias pulveriza la tradición clasicista de la literatura europea. Se proclama la autonomía del arte. Es patente la voluntad de originalidad que lleva al experimentalismo. El irracionalismo se opone al racionalismo al que se acogían las estéticas realistas del XIX. En el surrealismo se encarna el irracionalismo victorioso. De la mano de Proust, Joyce y Kafka la novela cambia totalmente.


Cuando García Lorca empieza a escribir, la literatura castellana está dominada por las figuras de la primera generación del siglo: el grupo del 98 y el modernismo lírico, con Rubén Darío a la cabeza. El cambio de rumbo que J.R. Jiménez imprime a la lírica española en 1917, será decisiva. De su hegemonía, conjugada con la penetración de las vanguardias, procede la nueva poesía, representada por el grupo del 27, al que pertenece Lorca.

La evolución del teatro fue menor, estaba paralizado en los moldes de la comedia benaventina o del teatro en verso. La obra genial de Valle-Inclán cae en el vacío.



2. Biografía

Nació en Fuentevaqueros (Granada) en 1898, hijo de una familia burguesa acomodada, amiga delas artes, lo que hizo que comenzara estudios universitarios de Letras y Derecho. Aficionado a la música, amigo de Falla, se marchó a la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1919, lugar privilegiado donde se dieron cita altas personalidades del mundo cultural. Trabó amistad con Juan Ramón Jiménez, ya consagrado, con Dalí, Buñuel...


Marchó a Nueva York donde trabajó como becario y contempló la deshumanización de las sociedades capitalistas junto a la libertad en la ciudad.

Cuando volvió a España fundó en 1932 La Barraca, un grupo teatral universitario que recorrió los pueblos de España representando a los clásicos en un intento, como pretendía la República, de llevar la cultura al pueblo.

Tras un viaje triunfal a Buenos Aires en 1933 y un derroche de actividad artística posterior, decidió, ante el temor de la rebelión militar, trasladarse a su tierra natal, en donde se ocultó en casa del poeta y falangista Luis Rosales, de donde salió para ser fusilado por las tropas nacionales en Viznar en 1936, apenas iniciada la guerra civil.

En cuanto a su personalidad, destacaba por su carisma y duende. Era alegre y simpático, alegraba las fiestas tocando la guitarra y el piano, recitando largos parlamentos teatrales y poesías. Pero también se destaca su dolor de vivir, la angustia que le poseía en algunos momentos, la premonición de su sino trágico.

Era un trabajador nato, constante y con un estilo que combinaba el arte popular con lo más culto, los viejos temas con otros que se iban instalando en su tiempo. Conocía a los clásicos pero también iniciaba con sus compañeros de Generación del 27, el camino de las vanguardias. Conocía a la perfección la tradición a la vez que se instalaba en la corriente surrealista. Al igual que su generación no rompe con nada, no se aleja de las formas populares lopescas, ni de los temas de honra que aparecen en el teatro de Calderón, escribe siguiendo el estilo neoclásico y realista y los clásicos griegos y Shakespeare le ayudaron en la conformación de su obra.

3. Obra de García Lorca

3.1 Obra poética


Su obra es muy extensa. Se estrenó en el campo poético con Libro de poemas (1921), a la que siguieron Canciones (1927), Poema del Cante jondo (1931) y Suites en los que mezcla versos de vanguardia y poemas que anuncian su trágico destino. Su mayor éxito se produjo con El romancero gitano escrito entre 1921 y 1924, en el que ensalza el mundo marginado del gitano y penetra en el sentido trágico de la vida. En Poeta en Nueva York, producto de su estancia en aquella ciudad se muestran metáforas oscuras, imágenes herméticas y difíciles comparaciones. Se establece una vinculación con la literatura social. Sus últimos libros poéticos fueron Diván de Tamarit y Llanto por Ignacio Sánchez Mejías.

3.2 Obras de teatro

Su primera obra El maleficio de la mariposa es teatro poético defectuoso. Sus piezas para títeres Tragicomedia de Don Cristóbal y Retablillo de Don Cristóbal proceden del teatro de cachiporra andaluz y representan el vínculo entre el teatro de Lorca y el teatro popular de su niñez. Sus farsas La zapatera prodigiosa y Don Perlimplín nacen directamente de las obras de títeres pero ya no son refundiciones de teatro popular sino más bien farsas artísticas elaboradas y perfeccionadas. Comedias irrepresentables en las que más que surrealismo hay un intento de llevar la poesía a la escena son El público y Así que pasen cinco años. Sus piezas granadinas Mariana Pineda y Doña Rosita la soltera son un intento de escenificar el espíritu del pasado de Granada.


Y llegamos así a lo más importante de su producción: las tragedias andaluzas Bodas de sangre, Yerma y el drama andaluz La casa de Bernarda Alba.
4. Características de su obra teatral

Es un teatro poético.

Se trata de teatro experimental.

Presenta unidad en la materia temática:



  • conflicto entre la el principio de autoridad y principio de libertad

  • amor desafiante

  • la muerte

La casa de Bernarda Alba



1. Resumen

Una madre autoritaria, Bernarda, impone un luto total a la muerte de su marido, encerrando a sus cinco hijas. Angustias va a casarse con Pepe el Romano pero también Adela y Martirio están enamoradas de él. Él está enamorado de Adela con la que tiene relaciones. La insatisfacción de las hermanas lleva al trágico final. Bernarda dispara contra Pepe y Adela, desesperada, se suicida pensando que su amante ha muerto.


2. Los personajes de La casa de Bernarda Alba

Bernarda es una mujer viuda madre de cinco hijas, una de su primer matrimonio y cuatro del segundo. Estricta, tradicional e intolerante, es una mujer desgraciada cuya razón de ser es el odio y la represión que impone a los demás. Emplea el código sociomoral de su sociedad y es incapaz de comprender la existencia de lo que no sea la moralidad del pueblo. En cuanto al valor simbólico, el nombre Bernarda, de origen germánico, significa “con fuerza de oso” y tiene relación con la violencia y el vigor del personaje.

Angustias, hija de 39 años, fruto del primer matrimonio de Bernarda. En ella reina el principio de autoridad. En este caso resulta fácil ver la relación entre el nombre y la situación de una mujer virgen de esta edad.

Magdalena, de 30 años, bondadosa y llorona en abundancia, guarda este parecido con el personaje bíblico.

Amelia, de 27 años, no tiene un papel relevante.

Martirio, hija de 24 años, apasionada y físicamente defectuosa. Tuvo una historia con Enrique Humanas pero su madre no permitió que progresara. En ella reina el principio de libertad, convertido ahora en celos nefastos.

Adela, la hija pequeña, representa la única posibilidad de amor que vemos en la obra. Rompe con su rebelión las normas establecidas de su sociedad y lo hace sabiendo lo que esto significa. Se resigna a un sino que ella misma sabe perfectamente que no puede evitar. El conflicto entre Bernarda y Adela es universal. La lucha entre la ley individual manifestada en la sexualidad de Adela y la ley social, la necesidad de Bernarda de reprimir esta individualidad es universal. Su nombre significa “de naturaleza noble”.

María Josefa, contiene los nombres de los padres de Cristo. Es la única que se atreve a decir la verdad gracias a su locura.

La Poncia es una criada de 60 años, que comparte con Poncio Pilatos su tendencia a lavarse las manos y el ser “gobernanta”. Prudencia, de 50 años, tiene la resignación y la sabiduría propias de la vejez. Intervienen otra criada, la mendiga, las mujeres, las muchachas y las mujeres de luto.

Los personajes invisibles son Pepe, el notario don Arturo, los segadores y el hombre de los encajes.




3. Temas


Conflicto entre el principio de autoridad y el principio de libertad.

Influencia de la crítica y el qué dirán en el comportamiento humano.

Frustración.

El amor.


La muerte.
4. El espacio y el tiempo dramático

La casa de Bernarda Alba es una obra en tres actos, cada uno con ocho escenas en las que el tema del espacio y el tiempo dramático juegan un papel fundamental.

En cuanto al espacio, la obra se desarrolla en el interior de una casa en la que aparecen los problemas de relación entre todas las mujeres que habitan en ella. Las cinco hermanas son mujeres jóvenes que desean el amor. Sin embargo, no pueden conseguirlo, se les niegan los sentimientos y se les obliga a vivir encerradas en una casa. Están enclaustradas, como si se hallaran en una celda, en un convento en una prisión.

La obra transmite la sensación de claustrofobia, en un espacio interior asfixiante, en el que no entra la luz del día. La oscuridad de la casa se completa con la ropa negra que deben llevar por el luto y la sombría vida dominada por una madre tirana que anula cualquier rayo de esperanza de sus vidas. Ella se encarga de impedir el contacto con el exterior, evitar la comunicación, reprimir los sentimientos. Es un infierno en el que viven.

Hay que destacar las acciones que se desarrollan en el exterior, en un escenario que no vemos por donde pasan los hombres y mujeres del pueblo, como lo sucedido con Paca lo Roseta, el linchamiento de la hija de la Librada, el paso de los segadores, las conversaciones de Pepe y Angustias, la relación de Pepe y Adela y el suicidio final.

Son espacios aludidos las ventanas y el corral, dentro del ámbito de la casa, lugares de encuentro con el mundo exterior, y el río.

En cuanto al tiempo, se desarrolla en tres momentos del día, la mañana, el mediodía y la noche, en la que se produce el fatal desenlace. Sin embargo, no se trata del mismo día porque no pueden sucederse sólo en uno tantos acontecimientos (como son el entierro, las conversaciones con las criadas, las disputas entre ellas, la visita de El Romano, el encuentro de los amantes, la amenaza dela madre y el posterior suicidio de la hija) con lo que no se mantiene la unidad de tiempo. Al presentar estos momentos parece que el autor mantiene la concentración y la continuidad para captar la monotonía y el aburrimiento interior.



5. Características de La casa de Bernarda Alba



Rasgos generales

No queda ningún elemento de tragedia griega ni de diálogo versificado, por eso se considera drama y no tragedia.

Se trata de un drama andaluz altamente poético, aunque no emplea versos. Es una obra no de intención política sino artística.

Escenifica no la situación general de las mujeres en España sino la de una familia extrema andaluza.

Es una obra maestra del teatro lorquiano, estilísticamente la culminación de una técnica cada vez más depurada que resulta en un estilo nuevo, y temáticamente, expresión más radical del tema lorquiano del conflicto entre el individuo y la sociedad. Es su obra teatral más universal.
Texto dramático primario y texto dramático secundario

Hay que distinguir el texto dramático primario, lo que escuchan los espectadores en la representación de boca de los actores, y el texto dramático secundario, las acotaciones. En cuanto a estas últimas las hay espaciales y ambientales, indicaciones sobre el vestuario y los objetos caracterizadores de los personajes, indicaciones sobre el tiempo, sobre las entradas y salidas de los personajes, sobre los gestos y la intención comunicativa y tono de voz.

En cuanto al texto primario hay que distinguir los apartes o palabras que dice un personaje, pero que no son percibidas por sus interlocutores, los monólogos y el diálogo. Este puede ser de dos tipos según su extensión:


  • de exposición y respuesta breve, propio de las discusiones y enfrentamientos y de las conversaciones forzadas e insustanciales,

  • de exposición amplia y respuesta breve, en la que un personaje relata alguna historia mientras que su interlocutor acepta o se interesa por algún aspecto.

Por su contenido pueden ser:

  • diálogos informativos, que versan sobre anécdotas o dan opiniones

  • diálogos de acotación, con indicaciones sobre el tiempo o el espacio,

  • diálogos de acción.


Campos asociativos

Son temas recurrentes en la obra el amor, la pasión, la libertad frente a la autoridad, y numerosos los vocablos pertenecientes a estos campos semánticos que aparecen a lo largo de ella.

En el campo asociativo de la naturaleza recurre a voces relacionadas con:


  • el agua: indican libertad y vida

  • el caballo: expresa los instintos eróticos

  • hierbas: para referirse a la naturaleza

  • mar y campo: palabras con las que pretende mostrar a libertad

  • olivar: lugar de los encuentros amorosos

Estos son los símbolos más llamativos de García Lorca. Otras voces recurrentes son tierra, yuntas, ovejas, perra, trigo...

El odio se muestra en voces como puñaladas, veneno de lenguas...

Expresiones machistas son: hilo y aguja para las hembras. Látigo y mula para el varón.

No hay color, sólo blanco y negro como el cine y la fotografía de su época: el traje negro de moaré de María Josefa, las perlas, las sábanas del ajuar, el caballo garañón, las enaguas, el pelo de nieve... sólo destacan el vestido verde y el abanico de colores.



Lenguaje popular, vulgar y literario

En cuanto al lenguaje el diálogo está perfectamente fundido con la acción. El lenguaje popular, con multitud de refranes y dichos populares, piropos u obscenidades muestra, sin embargo, una voluntad de estilo insuperable. Cada frase va cargada de sentidos dobles, de sugerencias irónicas y hasta de simbolismo puro. En cada acto hay un comienzo realista que se efectúa a base de emplear un lenguaje muy natural y cotidiano, pero en lenguaje cargado de valores dramáticos. Este lenguaje pasa de realista a poético de manera lenta y gradual en el primer acto, más rápida en el segundo, y muy rápida en el tercero, donde el lenguaje realista se abandona casi desde el principio. El lenguaje realista es aquel que no tiene más de un plano, donde las palabras no significan más que lo que dicen. El lenguaje poético, que va aumentándose in crescendo, tendrá dobles valores, alusiones a otra cosa, dobles entendimientos y múltiples significados que convierten las palabras en símbolos. Los tres actos de la obra son como tres olas, cada una de ellas de mayor tamaño y volumen. Cada una irá creciendo hasta su rompimiento final que es un maremoto cuya inundación expresa Bernarda en el último parlamento.

Una característica de esta obra en la mezcla de lengua popular y lenguaje literario. El lenguaje popular ocupa un lugar predominante en esta obra con palabras como vieja lagarta, suave dulzarrona, gallinas, sarmentosa como calentura de varón... También hay vulgarismos como gori-gori, anteposiciones de los artículos a los nombres propios, gaznate, imperativos como sentarse, etc. Expresiones como no seas como los niños chicos o puede ser un volunto mío son andalucismos.

Por otro lado, llama la atención la cantidad de metáforas, hipérboles y paralelismos del texto.


Análisis morfológico

Es interesante la semántica de algunos nombres propios de mujeres como Angustias o Martirio que reflejan el mundo interior de las dos hermanas, llenas de sufrimiento, tal como hemos señalado al hablar de los personajes de la obra.

El lenguaje de esta obra es a la vez transparente y profundo.

Entre las categorías gramaticales destaca la abundancia de sustantivos abstractos como finura, fealdad, ilusión, tiempo, muerte

Entre los adjetivos destacan los del campo semántico del color. Entre ellos el blanco, verde y negro. Además se hallan otros para describir a los personajes como decentes, feliz, enfermiza, locas...

Los verbos en imperativo son propios de Bernarda, siempre autoritaria, presionando a sus hijas. También destaca la abundancia de interjecciones, amenazas e insultos.



6. Trascendencia de Bernarda Alba

He elegido este texto de la página 128 de la edición de Cátedra que es la que he manejado:

BERNARDA

En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle. Hacemos cuenta que hemos tapiado con ladrillos puertas y ventanas. Así pasó en casa de mi padre y en casa de mi abuelo. Mientras, podéis empezar a bordar el ajuar. En el arca tengo veinte piezas de hilo con el que podréis cortar sábanas y embozos. Magdalena puede bordarlas.

MAGDALENA

Lo mismo me da

ADELA

Si no quieres bordarlas, irán sin bordados. Así las tuyas lucirán más.



MAGDALENA

Ni las mías ni las vuestras. Sé que yo no me voy a casar. Prefiero llevar sacos al molino. Todo menos estar sentada días y días dentro de esta sala oscura.

BERNARDA

Eso tiene ser mujer

MAGDALENA

Malditas sean las mujeres.

BERNARDA

Aquí se hace lo que yo mando. Ya no puedes ir con el cuento a tu padre. Hilo y aguja para las hembras. Látigo y mula para el varón. Eso tiene la gente que nace con posibles.

VOZ

¨Bernarda Déjame salir


He elegido este texto porque muestra perfectamente la situación de entierro en vida de las cinco hermanas y el papel que desempeñan en esa sociedad en la que se hallan totalmente supeditadas a los hombres. Ya hemos hablado a lo largo de este análisis de la obra, del tema de la libertad frente a la autoridad. Está antítesis entre el deseo de vida de las jóvenes hijas que se resisten a enclaustrarse en una casa, y la autoridad de su madre Bernarda Alba, que pretende guardar un luto riguroso es el eje fundamental.

A esto hay que añadir los temas de la murmuración, la hipocresía y la forma de vida de los pueblos en los que los vecinos, tal vez por aburrimiento, se dedican a espiar la vida de los vecinos. Sin embargo, hoy en día esta costumbre se ha llevado a la televisión y ha obtenido grandes cuotas de audiencia. Se trata de los reality shows en los que las personas, tanto anónimas como famosas, venden su vida. Se encierran en una casa rodeados de cámaras que televisan todos y cada uno de sus actos.



En relación con este tema, la condición de la mujer en el mundo rural y la sociedad dividida entre amos y criados son temas recurrentes en la Generación del 98. Los escritores pertenecientes a este movimiento muestran su preocupación por el atraso del país y, en particular, de los pueblos.


Esquema de la obra
I ACTO


  1. Conversación entre la criada y La Poncia sobre Bernarda y la vieja y el difunto (soltería de las hijas y odio a Bernarda). Llegada de la mendiga.

  2. Entrada de las mujeres, Bernarda e hijas. Letanía y despedida.

  3. Comentarios sobre los ocho años de luto: Bernarda impone el luto feroz. Abanico: conversación que deriva en la pasión por el hombre no conocido. Voz de María Josefa. Creciente obsesión erótica.

  4. Conversaciones de Bernarda y La Poncia sobre Paca la Roseta y sobre el luto.

  5. Amelia-Martirio hablan sobre la historia de Adelaida y sobre Enrique Humanas. Entra Magdalena y hablan del traje verde de Adela y de la relación de Pepe el Romano y Angustias. Adela comenta su anécdota con el traje verde en las gallinas. Interviene la criada.

  6. Bernarda y La Poncia hablan sobre el dinero.

  7. Escena final entre Bernarda y las hijas. María Josefa expresa sus deseos.

II ACTO

  1. La Poncia y las hijas menos Adela hablan sobre:

  • visita de Pepe a Angustias

  • cuenta cómo se declaró

  • La Poncia cuenta cómo empezó con su marido

  1. Magdalena y Adela se encuentran mal

  2. La Poncia y Adela que reconoce su amor.

  3. Consersación sobre los encajes, los segadores pasan.

  4. Amelia y Martirio hablan sobre los ruidos.

  5. Incidentes con el retrato.

  6. La Poncia y Bernarda a la que advierte de que algo está pasando.

  7. Martirio y Adela discuten por Pepe. La Poncia y Bernarda hablan de la hija de la Libradas a la que se está linchando.

III ACTO

  1. Prudencia visita a Bernarda. Malos augurios de sal y perlas.

  2. Angustias habla de su visita.

  3. Se despiden para ir a dormir.

  4. La Poncia y Bernarda.

  5. La Poncia y la criada.

  6. María Josefa: afirmación de maternidad y fecundidad.

  7. Martirio descubre a Adela.

  8. Escena final.







La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal