Facultad de jurisprudencia y ciencias sociales escuela de ciencias juridicas seminario de graduacion en ciencias juridicas



Descargar 4,82 Kb.
Ver original pdf
Página4/20
Fecha de conversión01.11.2019
Tamaño4,82 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

1.2.1. Teoría Retributiva. 
Consistente en que “la  pena es la  medida que corresponde al delito, 
quien  ha  violado  la  ley,  debe  ser  castigado.  Esta  noción  retributiva  ha  sido 
apoyada  en  principios  religiosos,  morales  y 
jurídicos”,  esta  teoría  puede 
                                                           
30
Citado  en  FONTAN  BALESTRA,  Carlos, 
Pág.83  “…por  una  firme  relación  entre  culpa  y 
castigo,  que  no  pueden  ser  sobrepasados  por  la  objetivación  del  poder  penal,  el  Derecho 
Penal material, sin poner en peligro su contenido ético…"  . 
31
 Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Págs.83-84. 

25 
 
considerarse  que  se  ha  manifestado  desde  su  antigüedad,  en  cuanto  a  la 
retribución  de  carácter  religioso,  estas  manifestaciones  de  retribución  como 
ya  lo  hemos  establecido  se  basaba  en  el  orden  moral  de  las  cosas  en 
relación a  un  gobierno  divino,  esto  en  relación a  lo  señalado  por STAHL,  él 
concibe  que  el  Estado  no  es  una  creación  del  Hombre,  sino  sobre  una 
realización divina. 
 
Otra  de  las  manifestaciones  es  la  retribución  moral,  consistente  según  la 
doctrina 
en la naturaleza del hombre mismo, es decir” mal por mal” bien por  
bien”,  aquí  podemos  relacionar  la  famosa  Ley  del  Talión,  a  su  vez  autores 
como Kant  resaltan que da fundamento al derecho de reprimir el imperativo 
categórico del deber, la ley misma es la que exige que se cumpla este deber 
del Estado de represión a las malas acciones del ser humano, reflejando en 
ello una necesidad absoluta de la razón. 
 
Finalmente,  nos  encontramos    frente  a  una  retribución  jurídica,  que  según 
HEGEL,  el  Estado  busca  que  se  mantenga  el  orden  jurídico  establecido  en 
las  normas,  considerando  que  es  el  delito  la  figura  que  coloca  en  aparente 
peligro este orden jurídico, por lo  que la  pena es el medio  de restablecer el 
orden  referido,  Hegel  lo  toma  como  una  “compensación  jurídica”  además 
manifiesta  “El  hecho  del  delincuente  se  vuelve  contra  él  a  través  de  la 
pena”
32
 para este autor la norma es la conducta que se le aplica al autor del 
delito  sin  que  este  tenga  derecho  de  quejarse,  doctrinariamente  se  ha 
criticado esta Teoría, manifestando lo siguiente: a) Existe diferencia esencial 
entre  la  concepción de  la  justicia  divina  y  la  humana.  No  tomarla en  cuenta 
nos llevaría a una presunción de infalibilidad en la justicia humana, que no se 
concilia  con  la  idea  de  que  el  hombre  es  falible;  b)  En  lo  que  respecta  a  la 
                                                           
32
 Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Pág.88. 

26 
 
absoluta necesidad de razón de la ley, es indudable que lo racional se realiza 
tendiendo a un fin; cuando el fin falta, la acción carece de fundamento y de 
sentido;  decimos  que no  es  racional.  De  tal  suerte,  la  inexistencia  de  un fin 
quita la razón a la ley; c) No se ve cómo, por el camino de la retribución, va a 
quedar  compensado  o  reparado  el  delito.  "El  añadir  un  nuevo  mal  exterior, 
como  tal,  si  de  nada  puede  servir  para  enmendar  el  que  ha  causado  el 
delincuente  (caso  de  que  tenga  remedio),  no  es  ciertamente  más  útil  para 
compensar su culpa". 
33
 
 
Al respecto consideramos que dicha teoría es lógica y aplicable en el sentido 
de resguardar el orden social, las personas no pueden  o no deben hacer lo 
que  se  le  plazca  sin  considera  que  dicha  acción  posee  una  consecuencia, 
hasta  este    punto  de  vista  concordamos  con  la  referida  teoría,  en  cuanto  a 
las  críticas  que  diversos  autores  le  realizan  a  la  misma  son  muy  ciertas  sin 
embargo consideramos que un mal exterior si puede cumplir con el objetivo 
de impactar en la persona sancionada para evitar la reincidencia en el hecho 
que  es  considerado  lesivo  y  mantener  el  ejemplo  para  los  demás  que 
pensaban realizar el mismo hecho. 
 
1.2.2. Teoría Intimidatorias o de Previsión.
34
  
Esta  teoría  se  refiere  específicamente  a  la  prevención  del  delito, 
mediante el carácter intimidatorio que la ley lleva consigo. “Esta idea central 
ofrece modalidades que son consecuencia del medio empleado y la amplitud 
del fin propuesto: a) Sobre esas bases podemos distinguirlas en ejecutivas y 
conminatorias.  Las  primeras  persiguen  evitar  la  comisión  de  nuevos  delitos 
mediante la aplicación y ejecución de la pena; las segundas consideran que 
                                                           
33
 Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Pág.88. 
34
 Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Pág.89. 

27 
 
la amenaza del castigo logra el fin de prevención perseguido. b) Las teorías 
ejecutivas  se  distinguen  según  se  propongan  evitar  la  comisión  de  nuevos 
delitos  sólo  por  aquel a  quien  se  aplica  la  pena  (prevención  especial)  o  por 
todos  los  individuos  del  grupo  (prevención  general):  Prevención  especial. 
Como  hemos  adelantado  ya,  consideran  objetivo  de  la  ley  penal  el  impedir 
ulteriores  atentados  por  parte  del  delincuente  sometido  a  la  pena,  por  el 
temor  que  en  él  produce  la  posibilidad  de  sufrir  una  nueva  condena.  El 
representante    más    caracterizado    de    esta  tendencia  ha  sido 
GROLLMAN.”
35
 
 
La  teoría  en  mención  se  refiere  a  que  existe  un  posible  comisión  del 
delito y la  norma  persigue o  la  orientación  de  la misma,  es  prevenir  la 
aplicación    del    castigo    ante  esas  conductas  reprochables,  esto  en  el 
Derecho  Administrativo  Sancionador,  en    él    se    prevén    las    posibles  
infracciones  administrativas,  que  los  administrados  pueden  cometer  en  
el  desempeño  de  su profesión  por  ejemplo, se  previene  a través  de  un  
ordenamiento  jurídico primario  (CN)  y  secundario  (CS y LCSSP, etc.). 
 
1.2.3.  Teoría Correccionalista
36
.  
Esta  teoría  se  refiere  a  la  idea  de  prevención,  no  vista  de  manera 
general  sino  más  bien  una  prevención  especial,  en  la  que  el  delincuente 
cumple  una  penal,  con  la  única finalidad  de  corregir  esa  conducta  y  que  de 
esta manera este sujeto no vuelva cometer el delito. 
 
De  igual  manera  nos  atrevemos  a  afirmar  que  en  el  derecho  administrativo 
sancionar  esta  teoría  se  encuentra  reflejada,  pues  si  bien  es  cierto  las 
sanciones  administrativas  no  se    fundamentan  en  la  privación  de  libertad, 
                                                           
35
 
Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Pág.89. 
36
 
Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Pág.90. 

28 
 
dichas  sanciones  en  cierta  medida  buscan  corregir  estas  conductas  que 
contravienen  lo  dispuesto  en  el  orden  jurídico  administrativo  a  través  de  la 
coacción, del ejercicio del Ius Puniendi. 
 
Las teorías a las  que  nos hemos referido apuntan a una tangible aplicación  
relacionada  a  la  potestad  administrativa  sancionatoria,  el  Ius  Puniendi  
técnicamente  trae  aparejada  estas  situaciones  jurídicas,  estas  teorías  se 
comprenden  en  la  imposición  de  infracciones  administrativas  fungen  como 
los  ejes  doctrinales  en  las  cuales  versa  la  regulación  de  estas  conductas 
para  nuestro  problema  estas  teorías  permiten  analizar  las  diferentes 
conductas de las  personas que se vincularan posteriormente a la normativa 
administrativa. 
 
1.3. LA POTESTAD SANCIONATORIA DE LA ADMINISTRACIÓN 
PÚBLICA. 
El    Derecho    Administrativo    suele    ser    definido    como    un    Derecho 
especial    formado    por    un    equilibrio    entre    los    privilegios    de  la 
Administración    y    las    garantías    de    los    ciudadanos,    es    decir,    por  una 
serie  de  «privilegios  en  más  y  en  menos»,  según  la  clásica  expresión 
francesa
37
.  Como  ya  lo  hemos  mencionado  es  a  través  de  ella  que  se 
                                                           
37
 
Según  RIVERO,  esta  frase  distingue  la  forma  Dentro  de  esos  poderes  o  privilegios 
merece  un  lugar  destacado  la  potestad  sancionadora  de  la  Administración  por  que  serán 
aquellas  situaciones  en  las  que  la  ley  previa  le  establece  a  la  Administración  Publica  que 
deberá  interferir,  no  todas  las  demás  entidades  están  facultadas  para  ello  la  ley  delimita  y 
otorga  por  lo  que  esto  se  considera  privilegios,  claro  que  puede  diferenciarse  entre  mas  y 
menos puesto que si comparamos la Administración de justicia tiene un pleno ejercicio de la 
potestad  sancionadora, en  su  carácter  coercitivo  porque  esta    si  puede  privar  de  libertad  a 
aquel  que  se  ha  comprobado  su  culpabilidad  en  un  juicio  previo,  sin  embargo  a  la 
administración  publica  la  misma  ley  le  otorga  cierto  margen  de  coercibilidad  es  decir 
imposición  de  sanciones,  pero  ninguna  de  estas  involucra  la  restricción  al  derecho  de 
libertad  ambulatoria,  por  lo  que  si  bien  es  cierto  las  sanciones  tiene  fuerza  ejecutiva 
mediante el respeto del debido proceso, las misma no exceden su fuerza si no es que la ley 
lo permita. 

29 
 
imponen las sanciones sobre una conducta que infringió la norma previa. La 
orientación sobre la cual versa esta postura es que sirva como prevención al 
cometimiento de vulneraciones del ordenamiento jurídico, únicamente en los 
ámbitos  en  los  que  su  intervención  y  cuidado  le  han  sido  previamente 
encomendados.  Dicha  postura  la  comparte  el  profesor  LORENZO  MARTÍN- 
RETORTILLO  Las  sanciones  administrativas  en  relación  con  la  defensa  de 
los consumidores con especial referencia a la publicidad de las mismas. 
 
El  Ius  Puniendi  del  Estado,  concebido  como  la  capacidad  de  ejercer  un 
control social coercitivo ante lo constituido como ilícito no solo  se manifiesta 
en  la  aplicación  de  las  leyes  penales  por  los  tribunales  que  desarrollan  tal 
jurisdicción  sino  que  también  se  manifiesta  en  manos  de  la  administración 
pública al momento en que se realiza en un primer momento de la historia la 
denominada actividad de policía administrativa. 
 
La materialización de la función administrativa desarrollada en aplicación del 
Ius  Puniendi,  técnicamente  se  conoce  como  potestad  sancionadora  de  la 
administración, 
MALJAR manifiesta que “para disuadir a las personas físicas 
y/  o  jurídicas    a  no  cometer  infracciones  a  la  Normativa  aplicable,  ejerce  la 
potestad  disciplinaria  resulta  lógico  que  es    quien  legalmente  controla, 
fiscaliza y legisla
38
 esto conlleva a una exigencia en una aptitud técnica que 
explica  la  constitucionalización  de  organismos  especiales,  en  el  ámbito  del 
poder administrador, la potestad sancionadora  actúa como una herramienta 
para  frenar  las  conductas  contrarias  al  derecho,  en  virtud  del  principio  de  
mínima intervención, en el derecho penal se considera como la  última ratio,  
y  el  derecho  administrativo    por  ejemplo,  sería    como  un  procedimiento  
previo  a  una  sanción  penal,  en  alguno  de  los  casos,  siempre  en  virtud 
                                                           
38
 Op. Cit. MALJAR, Daniel, Pág. 58. 

30 
 
del principio en referencia. 
 
CASSAGNE, señalo que la potestad consiste en un  poder de actuación que 
ejercitándose  de  acuerdo  con  el  ordenamiento  jurídico,  puede  generar 
situaciones  que  obligan  a  otros  sujetos 
39 
cuando  se  refiere  a  un  poder  se 
refiere  a  una  fuerza  a  una  facultad  del  estado  visto  como  su  cabeza  y  las 
ramas del derecho sus manos, para el caso se configura según MALJAR en 
una  posibilidad  abstracta  de  producir  efectos  jurídicos  o  materiales  sobre 
personas  físicas  o  jurídicas,  esta  potestad  es  entendida  en  sí  misma,  no 
emana  de  obligaciones  concretas,  por  lo  que  nace  del  efectivo  ejercicio  del 
derecho en las relaciones jurídicas, la relación jurídica. Enfrentándose a una 
situación  de  sujeción  o  sometimiento;  asimismo,  Santa  María  Pastor, 
establece  que  potestad  es  un  poder  cuyo  beneficiario  (la  Sociedad)  es  una 
persona distinta a su titular (administración) y que se confiere a esta para la 
protección de interese de terceros
.40 
 
La  génesis  de  este  poder  la  encontramos  en  la  concepción  doctrinal  de  la 
separación  de  los  poderes  que  tiene  su  origen  en  Francia,  a  raíz  de  la 
aparición  de  la  obra  de  Montesquieu  titulada  El  espíritu  de  las  leyes, 
publicada en el año 1748, aun cuando existen antecedentes que la remontan 
a  la  obra  de  Aristóteles.  La  teoría  constituye  un  alegato  contra  la 
concentración  del  poder  en  favor  de  los  derechos  individuales,  hallándose 
fundamentalmente  orientada  a  la  separación  entre  los  Órganos  Ejecutivo  y 
Legislativo; y parte del reconocimiento de que todo órgano que ejerce poder 
tiende  naturalmente  a  abusar  de  él,  por  lo  cual  se  hace  necesario  instaurar 
un  sistema  de  frenos  y  contrapesos  sobre  la  base  de  la  asignación  de 
                                                           
39
 Citado en  MALJAR, Daniel, Pág.33. 
40
 Citado en  MALJAR, Daniel, Págs. 33 y 34 

31 
 
porciones  de  poder  estatal  (que  siempre  es  único)  a  diferentes  órganos 
(Ejecutivo,  Legislativo  y  Judicial),  suponiendo  que  el  equilibrio  resultante 
entre fuerzas antitéticas debe asegurar naturalmente la libertad del hombre.
41
 
 
Sobre  el  origen  del  poder  también  resulta  particularmente  de  interés  la 
opinión de FRANCISCO DE SUÁREZ. Al respecto, RECASENS SICHES, en 
la obra de Suárez  De legibus ac De legislatore., expresando que: "El origen 
del  Poder  Público,  como  todos  los  poderes,  es  Dios;  mas  no  de  manera 
inmediata,  designando  a  alguien,  ni  prefiriendo  ésta  o  aquella  forma  de 
gobierno,  sino  en  cuanto  es  autor  de  la  ley  natural,  la  cual  exige  que  en  la 
comunidad política exista un poder, y determine que su titular primario es la 
misma comunidad. De aquí que haya que reconocer que el Poder Político, de 
modo mediato  y  en  último  término fluye  de Dios.  Pero  jamás  como facultad 
otorgada  a  éste  y  aquel  individuo  sino  como  atributo  esencial  de  la 
comunidad" 
42
 
 
 Según  PANTOJA BAUZA,  hace  una  reflexión  interesante  al manifestar  que 
“los  poderes  del  Estado  se  integran  en  el  Bien  común,  se  controlan 
recíprocamente, pero no nos corresponde a nosotros(gobierno), inmiscuirnos 
porque estaríamos afectando lo  que se denomina en la  constitución vigente 
(Constitución  Chilena)las    bases  de  la  institucionalidad  al  opinar  respecto  a 
un  pronunciamiento  soberano  expresado,  por  la  cámara  y  cotejado  por  el 
senado”
43
, retomamos esta  reflexión en el sentido que como bien se expresa 
por  sí  misma,  el  Estado  mismo  está  dotado  de  poderes  plenos    y  a  su  vez 
existe    un  control  entre  ellos,  mas no   una  intervención,  debido  al  irrestricto 
respeto  al  principio  de  independencia  judicial,  para  CARRE  DE  MALBERG,  
                                                           
41
 
Op.Cit. CASSAGNE, Juan Carlos
Pág. 77. 
42
 Ibídem, CASSAGNE, Juan Carlos, Pág. 41.  
43
 PANTOJA BAUZA, Rolando,  EL Derecho Administrativo, Clasicismo y Modernidad, Editorial Jurídica 
de Chile, Chile, 1994, Pág. 142. 

32 
 
en  el  Derecho  Público  Francés    se  considera  a  la  administración  como  una 
función del orden ejecutivo, debido a que desde 1789,  según la terminología 
creada por Montesquieu, se designaba con el nombre de poder ejecutivo a la 
potestad  que corresponde a la función administrativa.
44
 
  
La  SC  se  ha  pronunciado  acerca  del  origen  de  la  potestad  sancionadora 
administrativa  enunciando  lo  siguiente: 
“En  cuanto  a  sus  orígenes,  la 
potestad sancionadora de la Administración es tan antigua como ésta misma. 
Históricamente,  se  considera  como  un  elemento  esencial  del  poder  de 
policía.  En  efecto,  se  estima  que  las  sanciones  administrativas  constituyen 
un  capítulo  del  Derecho  de  Policía.  De  tal  manera,  se  llega  a  sostener  que 
donde hay policía aparecen las sanciones. Y es que, debe recordarse que en 
virtud  del  poder  de  policía  la  Administración  está  autorizada  para  imponer 
sanciones  propiamente  tales 
–de  signo  pecuniario  (multas)  o  de  otro 
contenido restrictivo de derechos o intereses de los administrados, dirigidas a 
reprochar  los  ilícitos  administrativos-,  así  como  las  medidas  de  policía,  que 
no  sanciones,  encaminadas  a  la  vigilancia  sobre  las  necesarias  y  previas 
autorizaciones administrativas. Así, se sostiene que las sanciones son el pilar 
sobre el que se asienta la policía, pues sin ellas no podría ser efectiva.
” 
 
En virtud de lo anterior el Estado existe a partir desde que este reúne los tres 
elementos  fundamentales  para  su  constitución  los  cuales  son  territorio, 
pueblo  y  poder.  En  el  curso  de  esta  investigación  haremos  énfasis  en  este 
último  del  cual  podemos  iniciar  diciendo  que  durante  la  historia  se  ha 
designado con diferentes vocablos como el de potestas, majestas, imperium, 
autoridad, dominación, etc
.45 
 
                                                           
44 
Ibídem, PANTOJA BAUZA, Rolando, Pág. 138. 
45
 Ibídem, CASSAGNE, Juan Carlos, Pág. 40. 

33 
 
Otro  elemento  fundamental  a  estudiar  para  esta  investigación  es  el  de 
sanción, del cual la doctrina ha enriquecido con diferentes definiciones, quizá 
la más representativa de ella es la de García de Enterría que la define como: 
“un  mal  infringido  por  la  administración  al  administrado  como  consecuencia 
de una conducta ilegal”
46

 
A  continuación  definiremos  desde  diferentes  perspectivas  a  la  potestad 
sancionadora  primeramente  apoyándonos  en  la  definición  que  hace  el 
Diccionario Jurídico de España y en el cual claramente dice: que la potestad 
sancionadora  es  aquella  facultad  de  la  administración  pública  de  imponer 
sanciones  administrativas,  estos  son  los  males  infligidos  a  un  administrado 
como  consecuencia  de  una  conducta  ilegal.  Ese  mal  en  que  consiste  la 
sanción, será siempre una privación de un bien o de un derecho, en cuanto a 
este  concepto  la  doctrin
a  la  ha  definido  como  “la  facultad  pública  de 
fiscalización de ciertos comportamientos de los administrados y la imposición 
de medidas restrictivas de derechos ante la inobservancia de las reglas que 
prescribe  aquellos,”
47
en  este  enunciado  integra  un  aspecto  importante  no 
solo la potestad se refiere a imponer sanciones, también refiere que la misma 
funge  como  un  ente  fiscalizador  es  decir,  que  vigila  y  controla  las 
actuaciones  de  quienes  están  bajo  su  cargo  o  su  responsabilidad,  esto  se 
encuentra en la norma jurídica, pues cada administración pública tiene su ley 
orgánica,  en  la  cual  se    delimita  su  ámbito  de  aplicación,  sus  facultades  y 
responsabilidades. La SC también se ha pronunciado respecto a la potestad 
sancionadora  de  la  Administración  y  ha  dicho  que 
“es  un  poder  jurídico  en 
                                                           
46
  GARCIA  DE  ENTERRIA,  Eduardo  Y  Ramón  Fernández,  Derecho  Administrativo,  Tomo  II,  5ª  ed. 
Civitas, Madrid, 1998, Pág.159. 
47 
GARBERI LLOVREGAT, José,  La Aplicación de los Derechos y las Garantías Constitucionales a la 
Potestad y el Procedimiento Administrado Sancionador, Trivium, Madrid, 1989. Citado por VELAQUEZ 
MUÑOZ, 
Carlos  Javier.  “Ejercicio  de  la  potestad  sancionadora  de  la  administración  en  España  y 
Colombia  para  la  protección  del  medio  ambiente  y  los  recursos  naturales,  Revista  de  Derecho, 
Número. 022, Universidad del Norte, Barranquilla, Pág. 27. 

34 
 
virtud  del  cual  la  Administración  impone  correcciones  a  los  ciudadanos  o 
administrados  por  conductas  contrarias  al  orden  jurídico”
48
,  como  podemos 
observar  desde  la  semántica  que  se  utiliza  para  referirnos  a  una  conducta 
contraria a derecho y su respectiva solución, se habla de infracción y no de 
ilícitos,  se  habla  de  sanción  y  no  de  penas,  porque  se  suaviza  tanto  el 
lenguaje,  porque  lo  que  se  sanciona  en  un  etapa  administrativa  es  una 
conducta  reprochable  de  lesión  a  un  bien  jurídico  pero  dicha  lesión  aun  no 
pasa la delgada línea de lo administrativo y lo penal. 
 
La SCA,  toma como base el criterio  emitido por  la  Sala de lo Constitucional 
en  reiteradas  ocasiones  refiriéndose  a  que  la  potestad  sancionadora  de  la 
Administración  Pública  puede  definirse  como  aquélla  que  le  compete  para 
imponer  correcciones a  los  ciudadanos  o  administrados,  por  actos  de  éstos 
contrarios al ordenamiento jurídico, agregando que: “La finalidad que regula 
tal potestad es la protección o tutela de los bienes jurídicos precisados por la 
comunidad jurídica en que se concreta el interés general.” (Sentencia del 24-
2-1998, Ref. 29-G-1991).como podemos apreciar dicho criterio se enlaza con 
las posturas doctrinales de GARCÍA DE ENTERRÍA, siempre se menciona la 
corrección  como  un  medio  para  reflexionar  sobre  el  mal  cometido  y    como 
una reprensión a no volver a cometer el mismo hecho. 
 
Otro  criterio  pronunciado  por  la  SCA  de  la  CSJ 
es  que    “la  potestad 
sancionadora o Ius Puniendi del estado es concebido como la capacidad de 
ejercer  un  control  social  coercitivo  ante  lo  constituido  como  ilícito,  se 
manifiesta  en  la  aplicación  de  las  leyes  penales  por  los  tribunales  que 
desarrollan dicha jurisdicción, y en la actuación de la Administración Pública 
al  imponer  sanciones  a  las  conductas  calificadas  como  infracciones  por  el 
                                                           
48
 Sentencia Definitiva de la Sala de lo Constitucional, del 11 de noviembre de 2003, Ref.16-
2001. 

35 
 
ordenamiento. Dicha función administrativa desarrollada en aplicación del Ius 
Puniendi,  se  conoce  técnicamente  como  potestad  sancionadora  de  la 
Administración”
49
  en  dicha  premisa  se  resalta  el  carácter  coercitivo,  no  el 
carácter voluntario, pues una de las características esenciales del Estado es 
la  coercitividad  con  la  que  se  manifiesta  ante  sus  subordinados  dicha  
facultad coercitiva no la puede ejercer solo el Estado por lo que la delega a 
los  demás  componentes  del  mismo,  en  este  caso  lo  delega  a  la  
Administración Publica. 
 
A  manera  de  conclusión  podemos  decir  que  el  Estado  como  sujeto  de  la 
potestad punitiva, está facultado para imponer las sanciones necesarias para  
restablecer el orden jurídico. Este  ius puniendi administrativo es también una 
manifestación de la potestad sancionadora del Estado. De la misma manera 
que el derecho penal el derecho administrativo también tiene una naturaleza 
represiva  sancionadora  la  cual  es  considerada  como  un  mecanismo  de 
control social que tienen como fin mantener el orden general, solo que esta lo 
hace desde una dimensión o perspectiva diferente del Derecho Penal. 
 

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal