Facultad de jurisprudencia y ciencias sociales escuela de ciencias juridicas seminario de graduacion en ciencias juridicas



Descargar 4,82 Kb.
Ver original pdf
Página3/20
Fecha de conversión01.11.2019
Tamaño4,82 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

1.1.3. Primera Mitad del Siglo XIX. 
En esta mitad del siglo los presupuestos de esta facultad se enmarcan 
en  la  Constitución  de  Cádiz  de  1812,  tal  período  se  caracterizó  por  un 
monopolio  judicial  del  ejercicio  del  ius  puniendi  del  Estado,  en  el  cual  se 
responsabiliza al ejecutivo en delegar funciones contenciosas y represivas. 
 
Es  así  como  en  el  S.  XIX,  hay  un  importante  predominio  de  las  actividades 
represoras  de  las  entidades  locales,  es  decir  que  los  ayuntamientos 
tipificaban luego en sus ordenanzas las infracciones, que se van cometiendo 
y  las  sancionaba.
16
  Es evidente  los  rasgos  de  ir  estableciendo en un medio 
escrito,  las  conductas  consideradas  reprochables  creando  reglas  de 
convivencia entre los habitantes; es decir, se van estableciendo los límites de 
las actuaciones humanas y quien  tutela el cumplimiento de dichas reglas es 
el  ayuntamiento,  como  un  ente  de  control  y  disciplina  ante  infracciones, 
lógicamente  este  está  dotado  de  facultades  diferentes  a  los  que  exige  un 
ciudadano común frente a otro. 
 
En  este  siglo  se  desarrolló  un  Estado  de  Derecho,  que  culmina  en  el  siglo 
XX, caracterizándose por la promulgación al respeto de la soberanía popular, 
de  la  división  de  poderes,  el  principio  de  legalidad  y  finalmente  la  tutela 
judicial,  a  efecto  de  entender  las  actuaciones  del  poder  público,  regulado  y 
descrito en la constitución de cada estado, por lo que no existe interferencias 
                                                           
16 
Ibídem,
 AYALA, José María, Pág. 65 

16 
 
jerárquicas  o  dependencias  entre  los  poderes.
17
  No  solo  se  tiene  la 
existencia  de  un  Estado  simplista,  involucra  su  existencia  el  cumplimiento  y 
establecimiento  inequívoco  de  principios  constitucionales  del  derecho,  que 
son  las  herramientas  del  mismo  para  permanecer  en  las  transformaciones 
sociales.
18
 
 
En su obra MARIENHOFF
19
, hace reseña a que la existencia del Estado se 
debe  a  una  necesidad  de  satisfacción  a  los  intereses  colectivos, 
considerándose  este  como  el  ejercicio  de  la  coacción  o  imperio  del  Estado, 
esa función  o  actividad  del  Estado  se  manifiesta  en  la  actividad  Legislativa, 
Judicial  y  Administrativa,  “cuyos  respectivos  “órganos”  ejercitan  partes  o 
secciones del 
“poder” del Estado”
20
, esta división de poderes se convierte en 
una forma de control ante el autoritarismo o abuso de poder ya que al estar 
distribuir el poder punitivo no hay concentración en un solo hombre o un solo 
órgano, cabe mencionar que no es lo mismo hablar de poder y potestad; en 
su  sentido  estricto  poder  es  un  atributo  que  se  genera  en  un  Estado  y  la 
potestad  es  la  forma  de  ejecución  de  ese  poder  del  estado  delegado  a  los 
órganos  respectivos  originando  funciones  específicas  de  la  Administración 
Publica.
21
 Podemos hablar por lo tanto de una división de poderes y de una 
                                                           
17
 Ibídem, AYALA, José María, Pág.21. 
18
 
  A  manera  de  reflexión  podemos  decir  que  la  figura  del  Estado  desde  sus  inicios  se 
mantiene  no  se  ha  deteriorado  al  contrario  cada  vez  se  refuerza  más  con  la  creación  de 
leyes la adopción de convenio y tratados que lo dotan de manos para atacar tanto problemas 
sociales,  económicos,  políticos,  el  Estado  es  mutable  en  cuanto  a  su  expansión  pero  la 
esencia  y  la  razón  de  ser  del  mismo  no  ha  cambiado,  desde  el  momento  que  se  instauro, 
porque es el único ente jurídico encargado de garantizar derechos y garantías que han sido 
reconocidos por el ordenamiento jurídico supremo  la Constitución. 
19
 MARIENHOFF, M. Tratado de Derecho Administrativo, Tomo I, Págs. 38-
39. “La existencia 
del  Estado  obedece  a  la  necesidad  de  satisfacer  en  la  mejor  forma  las  necesidades  del 
grupo social (individuos) que lo integra”. 
20
 
Ibídem, MARIENHOFF, M, Pág. 38 
21 
Según MARIENHOFF, Pág.39 “No hay que confundir "poder", que es atributo estatal, con 
"potestades",  que, en  lo  que  respecta a  su  ejercicio,  pueden  ser  prerrogativas  inherentes  a 
una  función,  verbigracia  de  la  función  correspondiente  a  la  Administración  Pública,  pues 

17 
 
distribución de funciones, esto deviene de dos puntos de vista, el primero de 
ellos inspirado por Montesquieu, en cuanto a que la división de poderes en el 
Estado permite controlar las actuaciones del mismo y evitar el despotismo; y 
en  el  segundo  de  ellos,  según  los  administrativistas  modernos  como 
MARIENHOFF,  su  postura  se  aparta  un  poco  de  la  óptica  constitucionalista 
de  Montesquieu,  para  establecerse una  postura  referida  a  la  distribución  de 
funciones en los órganos estatales. 
 
1.1.4.  En la Segunda Mitad del Siglo XIX 
 
Es en esta etapa moderna en la que se distingue de manera clara la 
necesidad de conferir a un por poder sancionador a la administración y surge 
el  Código  Penal  y  su  regulación  como  un  mecanismo  para  resolver 
dificultades  judiciales  y  la  administrativa  como  una  forma  de  control  a  las 
actuaciones de la administración y de los administrados,
22
 bajo la óptica del 
derecho comparado en la C.E.
23
 se da por primera vez el reconocimiento de 
la  potestad  administrativa  en  el  Art. 
25 que establece que “nadie puede ser 
condenado  o  sancionado  por  acciones  u  omisiones  que  en  el  momento  de 
                                                                                                                                                                      
ésta,  ciertamente,  tiene  diversas  potestades:  la  reglamentaria,  la  imperativa,  la 
sancionadora,  etcétera.  Dichas  "potestades"  constituyen  un  reflejo  cualificado  del  "poder" 
general del Estado, pero no pueden confundirse con este "poder" (7).  No resulta, entonces, 
acertada  la  posición  de  Hauriou,  quien  pretende  distinguir  entre  "poder"  administrativo  y 
"función"  administrativa:  el  "poder"  no  es  precisamente  "administrativo",  sino  "estatal",  vale 
decir es un atributo del Estado, y no de la Administración; esta última no hace otra cosa que 
"actualizar"  o  "manifestar"  la  parte  pertinente  del  poder  del  Estado”    es  decir  que  el  poder 
coercitivo del Estado es la célula madre y de ella se desprenden o nacen categorías de ese 
poder  que  permite que  sea  clasificado  en  una  norma  que  sea, regulado  y  ejecutado, estas 
manifestaciones ejecutadas por  un órgano estatal  son las que nos permiten que  ese poder 
sea  palpable  en  el  establecimiento  de  un  orden  dicho  autor  critica  la  posición  de  Hauriou 
cuando  este  realiza  la  distinción  entre  el  poder  administrativo  y  la  función  administrativa, 
respecto  a  que  este  poder  proviene  del  Estado  mismo  en  su  esencia,  resulta  importante 
hacer    esta  distinción  porque  de  esta  manera  ubicamos  un  orden  de  prelación  a  respetar 
origen  es  el  Estado,  quien  ejerce  poder,  y  este  poder  se  distribuye  delegándole  en  sus 
órganos,  pero  la  eficacia  de  este  ejercicio  vendrá  a  favorecer  o  a  desfavorecer  el  Estado, 
quien  se  dedica o su finalidad única es  la satisfacción de  interés colectivos.  
22
 Ob. Cit. MALJAR, Daniel, Pág. 64. 
23
 Ibídem, MALJAR, Daniel, Pág. 67. 

18 
 
producirse  no  constituyen  delito,  falta  o  infracción  administrativa,  según  la 
legislación  vigente  en  aquel  momento”,  enfocado  a  una  teoría  pura  de  la 
división  de  poderes  en  el  Art.  25.3  establece  que  la  administración  civil  no 
podría  imponer  sanciones  que  directamente  o  subsidiariamente,  impliquen 
privación  de  libertad  y  el  Art.  45.3.  Para  quienes  violen  lo  dispuesto  en  el 
apartado  anterior  en  los  términos  que  la  ley  fije  se  establecerán  sanciones 
penales  o  en  su  caso  administrativas,  así  como  la  obligación  de  reparar  el 
daño causado.
24
 
 
Según  NIETO,  no  es  simplemente  trasladar  una  norma  o  principio  de  un 
derecho  a  otro,  más  bien  es  tratar  de  determinar  cómo  esta  facultad  es 
efectiva  en  la  protección  de  un  bien  jurídico  determinado,  por  el  hecho  de 
lograr encontrar un ámbito de protección, que la conducta humana se regule 
a  través  de  la  norma  como  desde  la  antigüedad  sabemos  que  en  una 
sociedad  inherentemente  se  actúa  bajo  normas  desde  los  orígenes  las 
normas surgían de la costumbre , por lo que se configura la misma como una 
fuente del derecho y es a medida que la sociedad va desarrollándose que las 
fuentes del derechos se diversifican hasta llegar a una constitución en ella se 
plasman  principios  y  derechos  fundamentales,  que  para  su  protección  es 
necesario que la base constitucional de pie a la creación de normas jurídicas 
especiales, que enfoquen su principal atención en el mundo de ciertos bienes 
jurídico, por lo  que surge el derecho administrativo y se  vuelve  sancionar al 
determinar que la coacción hace efectiva la protección, regulando conductas 
que no necesariamente son encarcelables, pero si se vuelven en ocasiones 
como  medios  para  el  cometimiento  de  delitos;  el  Estado  mismo  posee 
diversas  facultades  entre  ellas  la  más  importante  es  la  facultad  de 
coercibilidad,  que  hace  que  el  Estado  como  ente  ficticio  adquiera  el  poder, 
                                                           
24
 
Ibídem, MALJAR, Daniel, Pág. 67. 

19 
 
ante  aquellos  que  se  encuentran  subordinados  (habitantes),  este  poder 
infiere  en  los  diferentes  aspectos  sociales  de  sus  subordinados,  regulando 
conductas y ordenando las actividades de estos, este ejercicio lo distribuye y 
lo faculta desde su carta magna, desde sus órganos y sus funcionarios en la 
aplicación de las diferentes ramas del derecho respectivamente. 
 
Dicha potestad se ejerce a partir de una relación jurídica conformada por un 
administrado  y  un  administrador,  regulándose  las  conductas  resultantes  de 
esta  relación  por  el  Derecho  Administrativo;  manifiesta  además  que  esta 
facultad  de  imposición  requiere  o  presupone  la  existencia  de  una  infracción 
para ejercer la potestad sancionadora. 
 
El  Derecho  Administrativo  sancionador  es  el  que  específicamente  relaciona  
las dos ramas del derecho, el Derecho Penal y el DAS porque en este último 
se  mezclan  los  principios  del  Derecho  Penal,  por  el  tipo  de  bienes  jurídicos 
tutelados,  es  importante  destacar  que  la  herramienta  principal  del  derecho 
administrativo  son  las  sanciones  que  únicamente  surgen  al  aplicar  el  ius 
puniendi. 
 
GRISPIGNNI y VON LISZT y sus seguidores parten de la base ontológica de 
la  división  entre  la  norma  y  la  ley;  y  dicen  que  el  Derecho  Penal  es 
sancionadora  porque:  El  Derecho  Penal  no  crea  normas  jurídicas  ni  crea 
bienes  propios  dignos  de  tutela,  sólo  se  limita  a  garantizar  bienes  jurídicos 
que  ya  están  definidos,  por  ejemplo  la  propiedad  en  el  Derecho  Civil,  las 
libertades en el Derecho Constitucional.
25
  
En  relación  a  las  concepciones  en  el  Derecho  Penal  moderno  según 
                                                           
25
  MARIACA,  Margot,  Introducción  Al  Derecho  Penal,  Sucre,  Bolivia:  USFX®  Universidad 
San  Francisco  Xavier,  2010,  serie  cartillas  penales  Hecho  depósito  legal  en  la  Biblioteca 
Nacional de Bolivia Nº 2010-16276, Pág.6. 

20 
 
BINDING se ha desarrollado la idea de protección al bien jurídico, por lo que 
a  través  de  las  normas  se  amenaza  con una  pena  la  violación  a  los  bienes 
jurídicos,  esta  concepción  se  vislumbra  en  la  teoría  de  los  límites  al  Ius 
Puneindi. Debido a que la teoría del bien jurídico se limita el uso del Derecho 
Penal  estos  límites  al  Ius  Puniendi  se  derivan  de  los  valores  jurídicos 
fundamentales.  
1.1.5.  Siglo XX.  
Actualmente  el  sistema  administrativo  podemos  decir  que  se 
desenvuelve  en  un  sistema  de  pesos  y  contrapesos,  en  donde  el  poder 
controla  el  poder,  a  efecto  de  granizar  el  respeto  a  los  derechos adquiridos 
en el derecho administrativo, de hacer cumplir los principios constitucionales, 
en la aplicación del poder sancionador de la administración. 
 
El  S.XX  se  caracteriza  por  el  respeto  de  principios  tales  como  la  soberanía 
popular,  división  de  poderes,  Principio  de  Legalidad  y  la  Tutela  Judicial, 
tomando  en  cuenta  dichos  principios  resaltamos  el  principio  de  legalidad  al 
encontrarse  vinculado  al  Estado  de  Derecho,  dicha  postura  es  respaldada 
por  la  doctrina  en  el  sentido  a  que  la  actuación  de  los  poderes  del  Estado, 
poderes públicos que se encuentran descritos, condicionados y limitados por 
las  normas  abstractas  que  se  configuran  dentro  de  un  ordenamiento 
jurídico.
26 
 
 
Desde  un  punto  de  vista  penal  esta  eficacia  acerca  en  el  control  de  las 
libertades  públicas  y  desde  un  punto  de  vista  administrativo,  esta  eficacia 
recae  en  la  aplicación  correcta  de  sanciones  ante  infracciones,  que  afectan 
                                                           
26
 
Op.Cit.,  AYALA,  José  María  y  otros,  Pág.21.  Es  claro  que  la  legalidad  versa  sobre  lo 
conocido,  lo  plasmado,  es  decir  que  esas  directrices  son  rigurosas  y  de  obligatorio 
cumplimiento tanto por el cuerpo normativo en que se encuentran; así como, el objeto sobre 
el cual recae la  directriz proporcionándole un campo de actuación. 

21 
 
otras  esferas  públicas  que  no  se  refieran  específicamente  a  la  libertad  del 
mismo.  
 
Asimismo según el autor en las postrimerías del S.XX comienza a verificarse 
y  a  fortalecerse  inequívocamente  en  el  S.XXI,  el  reconocimiento 
supranacional e internacional de determinadas garantías y libertades, cita por 
ejemplo  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos,  y  tratados 
internacionales,  es  decir  que  al  existir  derechos,  deberes  y  principios 
reconocidos  en  un  ordenamiento  jurídico  supranacional,  el  Estado  también 
debe  respetar  dichos  derechos,  deberes  y  principios,  el  estado  por  tener  el 
poder no podrá hacer lo que le plazca, es una forma de control al poder; de 
los anterior podemos identificar que en el DAS, también está condicionado el 
ejercicio  de este poder al reconocer los derechos de los  individuos frente  al 
Estado
27
, por lo que a lo largo de la historia no fue fácil pasar de un Estado 
de Policía aún Estado de Derecho. 
 
En  la  década  de  los  cincuenta,  en  Argentina  el  Derecho  Administrativo, 
según  la  doctrina  se  plantea  la  legitimidad  de  la  Potestad  Sancionadora, 
GARCÍA  de  ENTERRIA  en  su  obra  Derecho  Represivo  Prebeccariano, 
imponía sanciones aplicando el derecho penal antes de las innovaciones del 
Marques  de  Becaria,  en  este  llamado  régimen  administrativo  sancionador 
encontramos quebrantamientos al principio de legalidad, en cuanto a permitir 
que  normas  tipifican  la  conducta  sancionada,  encontrando  frecuentemente 
un  doble  juzgamiento.  Las  reacciones  a  esta  situación  se  manifiestan  en  la 
                                                           
27 
GARCÍA  DE  ENTERRÍA,  Eduardo,  La  lucha  contra  las  inmunidades  del  poder  en  el 
Derecho  Administrativo,  Civitas,  Madrid,  1979.  Pág.  45.  En  este momento se  da  el  germen 
del  moderno  derecho  administrativo,  pues  al  tomarse  conciencia  de  que  existen  derechos 
del individuo frente al Estado y que el primero es un sujeto que está frente a él, no un objeto 
que  éste  pueda  simplemente  mandar,  surge  automáticamente  la  necesidad  de  analizar  el 
contenido  de  esa  relación  entre  sujetos  y  de  construir  los  principios  con  los  cuales  ella  se 
rige. 

22 
 
jurisprudencia para el caso el Tribunal Supremo es quien manifiesta que “las 
contravenciones administrativas no pueden ser aplicadas nunca de un modo 
mecánico, con arreglo a la simple enunciación literal, ya que se integran en el 
supra-concepto  del  ilícito  cuya  unidad  sustancial  es  compatible  con  la 
existencia  de  diversas  manifestaciones  fenoménicas,  entre  las  cuales  se 
encuentran  tanto  el  ilícito  administrativo  como  el  penal.”  Esta  reflexión 
jurisdiccional del TSE nos permite analizar que si bien es cierto como hemos 
dicho la base del DAS deviene de la característica sancionadora del Derecho 
Penal y de los principios de este la simple analogía de los enunciados de los 
principios y derechos que le surgen al administrado, reflejaran la esencia de 
una  situación  de  infracción  administrativa  para  poder  ejercer  la  potestad 
sancionadora. 
 
1.2. TEORÍAS DEL IUS PUNIENDI. 
Por    naturaleza    jurídica    el    Ius    Puniendi    se    enmarca    en    si    en    el 
Derecho    Penal,    por    lo    que    dentro    de    esta    rama    del    derecho 
encontramos  las  teorías que finalmente analizaremos, como bases del DAS. 
 
El  Derecho  Penal  posee  una  vasta  doctrina  en  la  que  autores  como 
FONTAN  BALESTRA,  se  refieren  a  la    naturaleza  del  Derecho   Penal 
como    una    ciencia    jurídica    en    la    cual    se    interpretan    y    elaboran 
principios,  asimismo  clasifica  un  derecho  penal  subjetivo  y  un  derecho 
penal    objetivo,    de    los    cuales    nos    enfocaremos    en    el    derecho    penal 
subjetivo,  pues  es  este  el  que  se  refiere  al  Ius  Puniendi,  teniendo   en  
cuenta    que    el  Ius  Puniendi    es  la  facultad    que    ejerce    el    Estado    para  
definir  delitos  y  penas,  denominándose  como  tal  ya  que  solo  el  Estado 
mismo,  puede  ejercerla,
28
es  por  ello  que  esta  facultad  genera  diferentes 
                                                           
28
 Op. Cit. FONTAN BALESTRA, Carlos,  Págs. 14-15. 

23 
 
teorías  dentro  de  la  doctrina  penal  y  administrativa,  por  lo  que 
determinaremos  las  teorías  penal  más  relevantes  sobre  el  Ius  Puniendi  y 
sobre su enfoque administrativo, para determinar la vinculación entre ambas 
ramas del derecho. 
 
FONTAN  se  refiere  a  la  naturaleza  del  Ius  Puniedi,  de  tal  manera  que  el 
Estado (sujeto) quien posee a facultad  de imponer la  pena y restablecer el 
orden jurídico, fundado en la necesidad de la sociedad de reprimir actos que 
representan  desvalores  jurídicos-  sociales.  Como  un  ente  soberano,  es  el 
Estado el único que ejerce la referida facultad. 
 
 La misma se auto limita a través del Derecho Penal mismo y por el Estado. 
Dentro del primero de sus límites se considera como un límite exacto porque 
esta facultad  de  reprimir  es  un deber  del Estado,  pues  como hemos  venido 
explicando la sociedad se concibe de manera organizada por lo que necesita 
normas legales  represivas,  con la  finalidad de describir esas conductas que 
dañan  el  orden  social  y  castigarlas
29
.  Esta  limitación  en  el  derecho 
administrativo  sancionar  se  ve  reflejada  desde  el  momento  que  se  crea  un 
derecho  especial  para  la  Administración  Publica,  por  el  hecho  que  las 
actuaciones de los individuos en esta área administrativa también incurren en 
infracciones ese tan anhelado orden. 
 
Asimismo  cuando  se  habla  del  límite  del  Estado,  se  refiere  a  que  este  no 
puede  irrumpir  la  esfera  de  lo  no  punible,  es  decir  que  el  Estado  no  puede 
dentro  de  la  sociedad,  bajo  ningún  motivo  reprimir  por  reprimir,  pues  dicha 
represión debe estar fundada en un peligro inminente o una posible esfera de 
peligro que de concretarse causaría un daño a un bien jurídico determinado. 
                                                           
29
 
Ibídem, FONTAN BALESTRA, Carlos, Pág. 83. 

24 
 
Para MAURACH manifiesta que el Ius Puniendi está limitado por la dignidad 
humana
30
.  Muchos  autores  del  Derecho  Penal  niegan  la  amplitud  de  esta 
facultad  del  Ius  Puniendi  en  otras  ramas  del  derecho,  asimismo, 
MAGGIORDE,  es  escéptica  en  cuanto  a  la  existencia  de  un  Derecho  Penal 
Subjetivo dicha postura se contrapone por quienes aseguran que el Derecho 
Penal  subjetivo  permite  la  extensión  del  Ius  Puniendi  en  otras  áreas  del 
Derecho,  como  por  ejemplo  MANZINI,  manifiesta  que  considera  que  un 
derecho subjetivo del Estado, consiste en castigar, a través de una potestad 
de exigir la sumisión a la pena de un sujeto, del cual se haya comprobado el 
carácter  de  reo,  en  los  modos  y  en  los  límites  establecidos  por  la  ley
31
.  Al 
referirse  a  la  ley  se  refiere  a  que  dicho  derecho  subjetivo  se  limita  por  el 
derecho  objetivo,  sin  embargo  no  niega  en  su  postura  a  existencia,  ni  la 
extensión de esta facultad.  
 
El  autor  concluye  manifestando  que  es  claro  que  quien  posee  y  ejerce  la 
facultad del Ius Puniendi es el Estado mismo, que el Derecho Penal objetivo 
limita la facultad represiva, que el ejercicio del Ius Puniendi no puede afectar 
aquellas  conductas  subjetivas  que  no  poseen  relevancia  normativa  porque 
esta  facultad  no  puede  sobrepasar  los  límites  fijados  por  los  derechos 
humanos reconocidos por un orden universal.  
 

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal