Facultad de jurisprudencia y ciencias sociales escuela de ciencias juridicas seminario de graduacion en ciencias juridicas


  Critica de la Teoría de una la Solución Justa



Descargar 1,4 Mb.
Ver original pdf
Página16/20
Fecha de conversión01.11.2019
Tamaño1,4 Mb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

4.5.2.  Critica de la Teoría de una la Solución Justa. 
Muchos defensores de la Teoría de los CJI han criticado el principio de 
la  unidad  de  la  solución  justa  y  estas  críticas  con  el  tiempo  han  ido  en 
aumento.  Esta  voz  discordante  ha  planteado  un  acercamiento  entre  estos 
                                                           
216
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.74 

181 
 
conceptos  y  la  discrecionalidad,  postulando  que  los  primeros  también  se 
deciden discrecionalmente, postura que se da incluso en nuestro país.
217
 
Martin  González,  expresa  la  utilización  de  estos  conceptos  coincide  con  la 
“expresa atribución de facultades discrecionales para su determinación, y por 
tanto,  la  aplicación  de  dichos  conceptos  con  el  ejercicio  de  las  referidas 
facult
ades”.  De  igual parecer  es  Rebollo Puig,  que  afirma  que  “la  distinción 
entre conceptos jurídicos indeterminados y discrecionalidad no es tan nítida y 
absoluta en todos los casos”.
218
 
Bacigalupo,  por  su  parte  concluye,  también  con  los  conceptos  jurídicos 
indeterminados  en  su  zona  de  incertidumbre,  la  discrecionalidad  no  se 
diferencian cualitativamente desde tres puntos de vista.
219
 
1. 
“Ni desde un punto de vista teórico- normativo o, lo que es lo mismo, 
de su respectiva localización dentro de la estructura lógico- formal de 
la norma jurídica administrativa (en ambos casos nos movemos en el 
ámbito del supuesto de hecho normativo.) 
2. 
Ni desde un punto de vista jurídico metodológico (esto es, de la teoría 
del  conocimiento  y  razonamiento  jurídico),  pues  consisten  tanto  la 
aplicación de conceptos indeterminados en su zona de incertidumbre 
como el ejercicio de la discrecionalidad en operaciones de integración 
normativa de naturaleza volitiva y no cognitiva.  
3. 
Ni,  en  fin  desde  el  punto  de  vista  desde  el  grado  de  vinculación  o 
programación normativa que proporcionan.” 
                                                           
217 
Op.Cit. TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 54. 
218 
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 55. 
219 
 Ibidem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.55. 

182 
 
DESDENTADO  coincide  en  señalar  que  “en  la  aplicación  jurídica  de  los 
conceptos  jurídicos  indeterminados  aparecen  diferentes  interpretaciones 
posibles en la que es preciso elegir conforme  a criterios que están fuera del 
mundo jurídico

220 
Esta  similitud  con  la  discrecionalidad  se  ve  reflejada  en  que  existen  casos 
donde  la  solución  de  la  administración  no  puede  ser  posible  de  revisión 
judicial  “debido  a  la  dificultad  de  fijar  la  solución  justa,  quedaba  un  último 
reducto exento en que la solución de la administración no debía ser objeto de 
control por  los  tribunales  si  se  quería  evitar una  apreciación  discutible  de  la 
administración fuera sustituida por otra 
igualmente discutible de un tribunal”. 
La  jurisprudencia  del  tribunal  administrativo  federal  alemán  lo  ha  entendido 
así  también,  aunque  con  algunos  matices  pues  si  bien  los    conceptos 
jurídicos  indeterminados  no  pueden  equiparse  a  la  discrecionalidad  stricto 
sensu  tampoco  pueden  limitarse  a  un  “margen  de  apreciación  meramente 
cognitivo  y,  por  ello  estructural  y  categorialmente  diverso  de  la 
discrecionalidad administrativa”.
221
 
 A demás de los  autores mencionados,  en la doctrina alemana cada vez es 
más común destacar el parecido (o la identidad) de los límites del “margen de 
apreciación” y los de la discrecionalidad, lo que es otra señal que resaltan los 
defensores  de  un  margen  de  apreciación  volitiva.  Otros  autores 
indirectamente consideran que el margen de apreciación es un espacio libre 
para  el  aplicador  de  la  norma  la  comparar  este  margen  con  la 
discrecionalidad.  Así,  al  referirse  al  grado  de  vinculación  entre  la 
administración  y  la  ley,  Barnes  Vásquez  señala  que  en  el  caso  de  la 
discrecionalidad  y  el  margen  de  apreciación  de  un  concepto  jurídico 
indeterminado  “ese  vínculo  o  sujeción  es  menos  denso  y  directo,  como 
                                                           
220
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio,  Pág.56 
221 
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.56 

183 
 
consecuencia del expreso ámbito de libertad o apreciación, según los casos 
que  la  ley  haya  querido  conferirlo.  Este  reconocimiento  implícito  también  lo 
hace  Granado  Hijelmo  cuando  afirma  que  en  los  conceptos  jurídicos 
indeterminados  se  “reduce  la  discrecionalidad  al  núcleo  del  concepto  que 
expresa  el  margen  de  apreciación  administrativa,  eliminándola  por  tanto  de 
las zonas que limita con seguridad ese margen”. Como notamos reduce, no 
elimina  (solo  se  elimina  de  las  zonas  limítrofes  con  el  margen)  es  decir, 
dentro del margen de apreciación hay discrecionalidad.
222
 
 
4.6.  UTILIZACION  DEL  SENTIDO  COMUN  O  NATURAL  SOBRE  LOS 
CONCEPTOS JURIDICOS INDETERMINADOS. 
Según la primera teoría existirían palabras que tiene un correlato exacto 
con la realidad y otros que no pero ¿es realmente así?, porque afirmar esto 
implicaría  admitir  que hay  conceptos  que no  sufren de  vaguedad ¿es  cierto 
eso?
223
 
 
Al  respecto  debemos  tomar  en  cuenta  la  relación  lenguaje  natural  lenguaje 
jurídico.  Consideramos  que  existe  un  íntimo  nexo  entre  estos  leguajes,  que 
produce que las características del primero se vean reflejadas en el segundo. 
Concluimos  con  CARRIO  que  no  es  necesaria  una  elaborada  demostración 
para  afirmar  que  las  normas  jurídicas  “están  compuestas  por  palabras  que 
tiene  características  propias  de  los  lenguajes  naturales  o  son  definibles  en 
términos de ellas”
224
 
 
No  importa  si  se  piensa  que  el  lenguaje  jurídico  es  una    subespecie  del  
natural como afirma WROBLEWSKI, que afirma que “si profundizamos en el 
                                                           
222
 IbídemTAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.56 
223  
Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.61
 
224
 Op.Cit. CARRIO, Genaro, Pág. 49 Cit. por Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.51. 

184 
 
leguaje  legal, este aparecerá como una especie del lenguaje común” de la 
misma  manera  lo  hace  Alberto  Escobar  sosteniendo  la  idea  que  “no  es 
jactancia  el  sentenciar  que  hay  una  relación  por  parte  del  derecho  frente  al 
lenguaje,  y  que  esta  relación 
es  de  dependencia”.  Podemos  concluir  que 
tanto el lenguaje natural como el jurídico  sufren de la misma vaguedad.
225
 
 
Esta vaguedad la podemos definir como la característica que hace que no se 
pueda  establecer  con  claridad  cuando  una  palabra  es  aplicable  a  un  caso. 
Pero lo que es importante destacar es que este fenómeno se da en todas las 
palabras, incluso en aquellas en las que estamos muy seguros como hombre 
o muerte, el solo hecho de que exista la posibilidad de duda o de un caso no 
previsto, le da los términos de vaguedad, aunque sea potencial
226

 
Al  ser  el  lenguaje  jurídico  una  expresión  del  lenguaje  natural,  todos  los 
fenómenos de vaguedad antes descritos se dan también en las expresiones 
del derecho. Contrario a lo que dicen algunos exponentes de la teoría de los 
conceptos jurídicos indeterminados, no existen dos tipos de conceptos, sino 
que  todos  tienen  cierto  nivel  de  indeterminación.
227 
Esto  ya  fue  descrito  por  
FRANCISCO  GENY  en  su  obra  “Método  de  interpretación  y  fuentes  del 
derecho privado positivo”, quien ha manifestado su postura diciendo que: “la 
ley  como  toda  obra  humana,  será  siempre  incompleta  por  sutil  que  se 
suponga  el  espíritu  del  hombre,  es  incapaz  de  alcanzar  por  completo  la 
síntesis  del  mundo  en  que  vive…una  legislación  positiva,  proceda 
exclusivamente  de  categorías  generales  o  por  formulas  abstractas,  jamás 
englobará todos los casos posibles. 
 
A  pesar  de  estas  afirmaciones,  compartidas  tanto  por  los  lingüistas  como 
                                                           
225
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.62 
226
 CARRIO, Genaro,Pág. 34 Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.64 
227
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 62 

185 
 
juristas,  el  dogma  de  los  conceptos  jurídicos  indeterminados  insiste  en  que 
una  gran  parte  del  lenguaje  jurídico  responde  a  características  de  los 
lenguajes  formalizados  de  las  ciencias  y  las  matemáticas.  Esta  fe  en  la 
claridad  de  algunos  conceptos  ha  sido  expresada  por  Soler  que  llega  a 
comparar  la  dogmática  jurídica  como  una  geometría
228
,  este  autor  hace 
énfasis  en  que:  “la  relación  que  efectivamente  guardan  los  conceptos 
jurídicos con los conceptos matemáticos, especialmente con las figuras de la 
geometría…  consiste  en  que  ambos  son  conceptos  dados  o  puestos  por 
hipótesis integra
dos, además por un número de elementos necesarios”
229
 
 
Este  autor  es  criticado  por  otros  expertos  argentinos,  entre  ellos 
FERNANDEZ que manifiesta “los vocablos y conceptos jurídicos no tienen la 
misma  precisión  que  los  vocablos  de  los  geómetras,  aunque  los  juristas 
dirijan especialmente su esfuerzo hacia un lenguaje preciso”
230 
 
 
ZAGREBELSKY  coincide  con  estos  términos:  “hay  que  rechazar  la  idea  de 
tratar  científicamente  el  derecho  actual,  al  estilo  de  una  disciplina  lógico- 
formal”
231
 
Los  defensores  de  la  postura  del  lenguaje  jurídico  como  lenguaje  exacto 
olvidan, además, dos cosas: 
 
a)  Que ni siquiera los lenguajes formalizados son completamente exactos. 
Incluso  en  las  ciencias  se  pueden  encontrar  la  duda.  Esto  último  está 
demostrado  científicamente  por  el  principio  de  incertidumbre  de 
                                                           
228  
Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 62. 
229 
Op. Cit.CARRIO, Genaro, Pág. 50. 
230
FERNÁNDEZ,  Alberto  Vicente,  Función  Creadora  del  Juez,  Abeledo  Perrot,  Buenos 
Aires,1980, Pág.62 
231
  ZAGREBELKY,  Gustavo,  El  Derecho  Dúctil.  Ley,  Derechos,  Justicia,  3ª    ed.,  Trad.  de 
Marina  Gascón,  comunidad  de  Madrid,  Consejería  de  educación  y  cultura  Trotta,  Madrid, 
1999, Pág. 27. Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 62. 

186 
 
Heisenberg formulado en 1927.
232
 Este principio nos demuestra que es 
imposible 
idear 
ningún 
método 
para 
determinar 
exacta 

simultáneamente  la  medida  de  un  objeto  (sea  peso,  temperatura, 
tiempo, etc.)
233
 este principio ideado para la física es también conocido 
por  algunos  estudiosos  del  Derecho  como  Trazengnies  que  expresa 
que  “la  experiencia  cotidiana  en  Derecho es  bastante  más  compleja  y 
menos consoladora para quienes se angustian ante la incertidumbre. Si 
aun  en  la  física  los  científicos  hablan  del  principio  de  indeterminación 
que no permite llegar a un definición completa de la naturaleza, ¿Cómo 
puede  esperarse  que  el  derecho  se  encuentre  contenido  íntegramente 
en  la  ley…
234
.  Otra  muestra  es  el  teorema  de  Godel,  aplicable  a  la 
matemática,  que  relativiza  la  exactitud  de  la  geometría.  Este  teorema 
también  ataca  el  principio  de  la  única  solución  justa.  Así  se  señala 
sobre  la  teoría  de  Godel  que  “para  cualquier  conjunto  de axiomas,  no 
pueden demostrarse ni que son así, ni que son así”
235
 
 
Es decir, que incluso si el lenguaje jurídico fuera un lenguaje exacto, ni 
siquiera así se podría librar de una posible indeterminación. 
 
b)  Que  el  lenguaje  jurídico  para  ser  entendido  y  obedecido  debe 
expresarse basándose en el lenguaje  natural pues,  de lo  contrario, las 
normas perderían eficacia. La concepción del lenguaje jurídico como un 
lenguaje  técnico  y  científico  ha  sido  superada  con  los  años  y  desde 
hace un tiempo “el jurista es consciente de una necesaria evolución de 
su lenguaje hacia expresiones más lisas y llanas, al alcance de todo el 
                                                           
232  
Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.63. 
233
  ASIMOV,  Isaac,  Cien  Preguntas  Básicas  sobre  la  Ciencia,  Trac.  de  Miguel  Paredes 
Laurreca,  6ª    ed.,  Alianza,  Madrid,  1982,  Pág.  114.  Cit.  por  TAMAYO  YÁÑEZ,  Sergio, 
Pág.63. 
234 
TRAZEGNIES,  Fernando  de,  La  Responsabilidad  Extracontractual,  Tomo  II,  Fondo 
Editorial de la PUCP, Lima, 1988, Pág. 201 Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 63. 
235  
Op.Cit. ASIMOV, Isaac, Pág. 114. Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.63. 

187 
 
mundo  o  del  mayor  número  posible  de  personas”
236
  este  parentesco 
entre lenguaje natural y lenguaje jurídico viene desde los romanos, que 
tomaron de la vida practica los conceptos necesarios para su derecho. 
237 
 
La  función  social  del  derecho  se  vería  hoy  sumamente  comprometida  si 
aquellas  estuvieran  formuladas  de  manera  tal  que  solo  un  grupo  muy 
pequeño de iniciados pudiesen comprenderlas. Por ello es legítimo decir que 
las normas jurídicas no solo se valen del lenguaje natural sino que, en cierto 
sentido, tienen que hacerlo.
238
 
 
4.7. EL  PROBLEMA  QUE  GENERA  LA  INDETERMINACION  DE 
CONCEPTOS EN LOS ORDENAMIENTOS JURIDICOS. 
 
Mucho se ha discutido sobre cuál es la causa de esta indeterminación en 
los conceptos jurídicos. Podemos decir que existen varias explicaciones. Por 
ejemplo,  que  la  indeterminación  no  se  produce  porque  los  objetos  de  la 
realidad  sean  indeterminados,  sino  porque  los  términos  que  usamos  no 
siempre  ofrecen  un  criterio  seguro  para  designar  algo.  Es  decir,  la 
indeterminación se da en la relación entre los conceptos y los objetos. Para 
HART, la indeterminación de las normas y precedentes se producen por dos 
motivos:  el primero es nuestra  relativa ignorancia  de los  hechos el segundo 
nuestra  relativa  indeterminación  de  propósitos.  Respecto  al  primero,  no 
podemos predecir en el futuro lo que pasará,  es decir,  como nuestra  norma 
responderá frente a circunstancias de su aplicación no previstas inicialmente. 
Respecto al segundo punto, cuando se plantea una norma esta trae consigo 
un  objetivo  que  debe  ser  defendido  frente  a  otras  pretensiones;  pero  no 
                                                           
236
  RODRÍGUEZ  AGUILERA,  Cesareo,  El  Lenguaje  Jurídico,  Editorial  Bosch, 
Barcelona,1969. Pág. 16. 
237  
Op.cit. TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 64 
238  
Op.Cit. CARRIO, Genaro, Pág. 49. 

188 
 
sabemos  si nuestro  objetivo  se  mantendrá  incólume frente  a otros  objetivos 
que surjan con otras normas.
239
 
Una  de  las  causas  que  queremos  resaltar  es  la  que  postula  que  la 
indeterminación  se  produce  por  la  estructura  interna  de  los  conceptos.  ¿y 
como  sucede  esto?  Se  produce  porque  la  realidad  es  muy  cambiable  y  los 
conceptos  (jurídicos  o  no)  son  más  estáticos  si  bien  en  algunas  ocasiones 
determinan  fácilmente  si  algo  se  encuentra  contemplado  dentro  de  un 
concepto,  en  otras  ocasiones  esto  no  ocurre.  Uno  puede  conocer  el 
significado  de  un  concepto  “x”  pero  la  duda  surge  si  en  una  situación 
particular  se  puede  aplicar  o  no  este  concepto  “x”  a  un  objeto.  Es  decir,  la 
indeterminación surge siempre en el caso concreto.
240
 
 
Donde  se  plantean  los  problemas  es,  pues,  en  el  halo  del  concepto.  A 
nuestro juicio es la zona de incertidumbre que a priori existe en un concepto. 
En  principio,  todos  los  conceptos  tienen  una  zona  de  incertidumbre  más  o 
menos extensa
.241 
 
Pues  bien  la  misión  del  aplicador  del  derecho  radica  en  efectuar  una  labor 
interpretativa,  cuya  finalidad  consiste  precisamente,  en  eliminar  en  el  caso 
concreto, el margen de incertidumbre; el aplicador el derecho tiene la misión 
pues, de reducir el halo del concepto en cada caso
242
 
 
En ese  sentido, afirma HANS JOACHIM KOCH: “ la dificultad que se plantea 
a  la  hora  de  interpretar  y  aplicar  normas  legales  que  contienen  conceptos 
jurídicos  indeterminados  consiste  en  que  esto  tienen  candidatos  neutrales 
respecto  de  los  cuales  no  es  posible,  semánticamente,  decidir  sobre  la 
                                                           
239
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Págs.31-32 
240  
Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.32 
241 
Citado  en  ALONSO  MAS,  María  José,  La  solución  justa  en  las  resoluciones 
administrativas, Editorial Tirant lo Blanch, Valencia, 1998. Pág. 280. 
242
 Ibídem, Citado en ALONSO MAS, María José, Pág. 280. 

189 
 
aplicabilidad o no a los mismos de la norma. De este modo, su aplicador ha 
de  decidir  qué  hacer  en  relación  a  lao  candidatos  neutrales  por  un  medio 
distinto al de averiguar el contenido semántico de la norma. Lo que debe de 
hacer por ello el aplicador es determinar el significado del concepto legal”
243
 
 
A  diferencia  de  los  CJI  la  potestad  discrecional  permite  ciertamente  a  la 
administración  elegir  entre  varias  entre  varias  soluciones  posibles 
inicialmente todas ellas indiferentes  desde el punto de vista legal; es decir, 
admisibles,  si  bien  finalmente,  la  legitimidad  de  la  decisión  administrativa 
vendrá determinada por un test de razonabilidad de la solución adoptada
244

En  cambio  los  conceptos  indeterminados  no  otorgan  capacidad  a  la 
administración “para decidir con libertad y renunciar a la única solución justa 
del caso” sino que viene obligada a ala única decisión correcta después de 
valorar los hechos probados
245
.
 
 
Entonces el problema principal radica al momento que el administrador hace 
la  aplicación  de  los  conceptos  jurídicos  en  el  plano  de  la  realidad,  es  acá 
donde  inicia  todo  el  proceso  intelectivo  en  el  cual  el  aplicador  no  puede 
decidir  de  manera  volitiva  la  consecuencia  jurídica;  sino  que  tiene  que 
resolver  apegado  a  lo  que  la  ley  ha  establecido  con  antelación,  es  en  este 
momento en que viene la fase, en que en la mente del administrador aparece 
el supuesto de hecho y su única solución la cual puede ser la consecuencia 
positiva,  consecuencia  negativa  o  encontrarse  dentro  del  halo,  penumbra  o 
estadio neutral. 
 
Lo  que  hace  el  aplicador  de  un  concepto  indeterminado  cuando  lo  ha  de 
                                                           
243 
BACIGALUPO,  Mariano,  Monografías  jurídicas,  la  discrecionalidad  administrativa 
(estructura  normativa,  control  judicial  y  límites  constitucionales  de  su  atribución.  Prologo 
Martin Bullinger, 1 edición, Editorial Marial Pons, Madrid, 1997, Pág. 200. 
244 
CONSEJO  GENERAL  DEL  PODER  JUDICIAL,  Cuadernos  de  derecho  judicial: 
“Extranjeros”. Madrid, 1994, Pág. 454. 
245 
IbÍdem, CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL, Págs. 451-452. 

190 
 
aplicar  en  su  zona  de  incertidumbre,  es,  pues,  algo  más  que  interpretar  su 
contenido  semántico,  a  saber:  perfeccionar  o  integrar  en  sede  aplicativa  un 
requisito (imperfecto) del supuesto de hecho normativo
246
 
 
CAPITULO CINCO 
APLICACIÓN DE LOS CONCEPTOS JURIDICOS INDTERMINADOS AL 
PROCEDIMIENTO  ADMINISTRATIVO SANCIONADOR  EN EL CONSEJO 
SUPERIOR DE SALUD PÚBLICA DE EL SALVADOR. 
SUMARIO 
5.Exordio; 5.1.  Bienes Jurídicos protegidos  en el Procedimiento Administrativo  Sancionador 
del  CSSP;    5.2.  Los  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados  aplicados  en  el  Procedimiento 
Administrativo  Sancionador  CSSP;  5.3.  Clasificación  de  las  Infracciones  establecidas  en  el 
Código  de  Salud  que  contienen  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados;  5.3.1.  Infracciones 
Graves;  5.3.2.  Infracciones  Menos  Graves;  5.3.3.  Infracciones  Leves;  5.4.4.  Tipos  de 
Sanciones  Administrativas  aplicadas  por  la  J.V.P.M;    5.4.  Análisis  Jurisprudencial  sobre  la 
Efectiva  Aplicación  de  los  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados;    5.5.  Análisis  de  la 
Vinculación    de  los  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados  con  los  Principios  de  Legalidad  y 
Tipicidad en el  Procedimiento Administrativo Sancionador;  5.6. Análisis de  la  Aplicación del 
Principio  de  Proporcionalidad  Administrativa  en  la  Aplicación  de  Conceptos  Jurídicos 
Indeterminados. 
 
5.  Exordio 
Finalmente la aplicación de los CJI es fundamental para el control de la 
potestad  discrecional  de  la  administración  pública,  el  procedimiento 
administrativo  sancionador  es  el  cauce  mediante  el  cual  la  administración 
pública ejecuta esta potestad, siendo así que los CJI son las limitaciones de 
dicha potestad sancionadora. 
 
En materia de salud con frecuencia se identifican este tipo de conceptos por 
su carácter técnico y por la normativa aplicable en relación a las situaciones 
                                                           
246 
Op. Cit. BACIGALUPO, Mariano, Pág. 200. 

191 
 
o  circunstancias  jurídicas  que  enfrentan  los  profesionales  médicos  en 
trámites administrativos que tengan que ver con la junta de vigilancia médica, 
no así, en los centros asistenciales públicos o en sus clínicas particulares; (lo 
importante  de    ello  no  es  el  lugar  en  el  que    se  ha  realizado  el  servicio 
médico; lo  importante es que dicho servicio recae en el ser humano al cual 
la  constitución  misma  le  protege  bienes  jurídicos  como  la  salud 
específicamente  en  el  artículo  2  de  la  Constitución  de  la  Republica.
Intrínsecamente  a  ello  se  encuentran  los  derechos  y  garantías 
fundamentales  reconocidas  y  aplicadas  en  el  procedimiento  administrativo 
sancionador  al cual se someten los profesionales de la salud donde también 
se hacen efectivas las mismas. 
 
Asimismo,  en  este  apartado  se  detallaran  los  bienes  jurídicos    que 
principalmente protege el Código de Salud, desde su base constitucional; así 
como,  la  forma  en  que  el  CSSP,  hace  efectiva  su  protección  dentro  del 
procedimiento  sancionador,  los  diferentes  CJI  que  se  encuentran  en  las 
infracciones  administrativas  por  lo  que  es  necesario  conocer  su  definición 
común  así  como  su  definición  a  la  luz  de  la  jurisprudencia  y  la  doctrina. 
Realzando  la  importancia  de  los  mismos  en  la  construcción  de  un  sistema 
administrativo justo y la pronta aplicación de la justicia. 

Compartir con tus amigos:
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal