Facultad de jurisprudencia y ciencias sociales escuela de ciencias juridicas seminario de graduacion en ciencias juridicas


  Por su referencia a la realidad



Descargar 1,4 Mb.
Ver original pdf
Página15/20
Fecha de conversión01.11.2019
Tamaño1,4 Mb.
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

 
4.3.3.  Por su referencia a la realidad. 
Esta  teoría  postula  que  entre  concepto  jurídico  indeterminado  y 
concepto  jurídico  determinado  existen  diferencias  reales  desde  un  punto de 
vista  lingüístico  o  en  todo  caso,  factico,  pues  las  diferencias  se  pueden 
percibir  en  el  mundo  de  lo  real.  Así  García  de  Enterría  y  Tomas  Ramón 
Fernández,  nos  dicen  que  “por  su  referencia  a  la  realidad  los  conceptos 
utilizados  pueden  ser  determinados  o  indeterminados.  Los  conceptos 

171 
 
determinados  delimitan  el  ámbito  de  la  realidad  al  que  se  refieren  de  una 
manera precisa e inequívoca(…), por el contrario, en la técnica del concepto 
jurídico indeterminado la ley refiere una esfera de la realidad cuyos límites no 
aparecen bien precisados en su enunciado, no obstante lo cual es claro que 
intenta delimitar un supuesto concreto.
199 
 
 
La honorable  SCA en sentencia   de las  catorce horas veintidós minutos del 
veinte de abril del dos mil cinco ha adoptado el criterio plasmado por García 
de  Enterría  y  Tomas  Ramón  Fernández  al  referirse  a  la  división  de    los 
conceptos. 
 
Otro  autor  postula  también  que  los  conceptos  plasmados  en  las  leyes 
pueden ser determinados o indeterminados. En los primeros el ámbito de la 
realidad  se  delimita  de  una  manera  precisa  e  inequívoca;  en  los  segundos, 
en cambio, esto no acontece de esta forma.
200
 
 
JELLINEK  delimita  la  diferencia  en  base  a  los  límites
:  “el  CJI  constituye  la 
antítesis  del  concepto  jurídico  determinado.  Al  igual  que  este  último,  el 
concepto  indeterminado  tiene  límites,  pues  de  lo  contrario  no  sería  un 
concepto.  Pero  mientras  el  concepto  determinado  tiene  un  solo  límite,  que 
permite realizar un juicio seguro (certero) sobre la pertinencia o no al mismo 
de un fenómeno, el concepto indeterminado tiene dos
201
 
                                                           
199
  Op.cit.  GARCIA  DE  ENTERRIA,  Eduardo  y  FERNANDEZ,  Tomás  Ramón,  Curso  de 
derecho administrativo, tomo 2, Palestra Temis, Lima, 2006, Págs. 495-496. 
200
  GONZALEZ  TREVIJANO  SANCHEZ,  Pedro  José,  Conceptos  jurídicos  indeterminados  y 
realidades  económicas  difusas  en  la  constitución  de  1978,  en  estudios  de  derecho  público 
económico:  libro  homenaje  la  Prof.  Dr.  Sebastián  Martin  Retortillo,  coord.  Por  Luis 
Cosculluela  Montaner,  Civitas,  Madrid,  2003,  Pág.205.  Cit.  por  TAMAYO  YÁÑEZ,  Sergio, 
Pág.43 
201 
JELLINEK,  Walter,  Gesetz,  gesetzesanwendung  und  zweckmassigkeitserwagunng, 
Tubinga,  1913,  Pág.37  y  ss.  Cit.  por    BACIGALUPO,  Mariano,  la  discrecionalidad 
administrativa:  estructura  normativa,  control  judicial  y  límites  constitucionales  de  su 

172 
 
 
De  la  misma  forma  HENKE,  afirma  que  “los  conceptos  determinados  y  los 
indeterminados  podrán  distinguirse  también  en  el  orden  cualitativo”.  Un 
criterio  seguro  para  saber  si  un  concepto  jurídico  es  determinado  o 
indeterminado,  nos  lo  da  su  definición;  si  la  definición  se  compone  de 
elementos  exactos,  el  concepto  tiene  límites  fijos;  es  un  concepto 
determinado; pero si en la definición figuran elementos imprecisos o incluso o 
los límites del concepto son fluidos; es un concepto indeterminado
202 
4.3.4.  Por la función que cumplen
Algunos doctrinarios  han manifestado la idea de que, si bien no existe 
una diferencia cualitativa entre concepto jurídico determinado y los conceptos 
jurídicos  indeterminados,  como  las  que  se  describen  en  la  teoría  de  la 
referencia  a  la  realidad,  si  se  puede  trazar  una  distinción  que  puede 
ayudarnos a diferenciar uno de otro. 
 
Esta diferenciación usaría como criterio la función que cumplen los dos tipos 
de  conceptos:  los  primeros  se  encargan  de  garantizar  la  seguridad  y  la 
estabilidad jurídica, mientras que los segundos le dan la necesaria flexibilidad 
al  ordenamiento.  Así  la  diferencia  fundamental  entre  los  conceptos 
determinados e indeterminados radica en que mientras que con los primeros 
se  logra  seguridad  y  estabilidad  a  expensas  de  una  postergación  de  los 
matices  y  peculiaridades  de  cada  caso,  en  los  segundos  la  característica 
principal es la  elasticidad y flexibilidad a expensas de la  seguridad
203
 Como 
se mencionó antes, la teoría de los Conceptos jurídicos indeterminados y de 
la  diferenciación  de  estos  conceptos  tenía  como  propósito  controlar  la 
                                                                                                                                                                      
atribución, Marcial Pons, Madrid, 1997, Pág. 194, Cit. en TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.44 
202
 HENKE, Horst Eberhard, op. Cit, Pág. 76, Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.44 
203
  DESDENTADO  DAROCA,  Eva;  Discrecionalidad  administrativa  y  planteamiento 
urbanístico:  construcción  teórica  y  análisis  jurisprudencial,  Aranzadi,  Navarra,  1999, 
Pág.102. Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 45 

173 
 
discrecionalidad, esa era primeramente su utilidad práctica. 
 
MARTÍN  GONZÁLEZ,  que  defiende esta  tesis,  considera  que  los  conceptos 
jurídicos  determinados  se  dividen  a  su  vez  en  dos  categorías:  conceptos 
directamente  determinados  y  conceptos  indirectamente  determinados.  Los 
primeros  serían  los  que  la  norma  ha  determinado  satisfactoriamente  su 
contenido  y  precisado  su  significación,  sacándolos  del  complejo  campo  de 
los 
conocimientos 
humanos 

haciéndolos 
suyos, 
mediante 
la 
correspondiente  definición.  Estos  conceptos  a  su  vez  se  dividirían  en 
explícitos.  Por  otro  lado,  los  conceptos  indirectamente  determinados:  serían 
en los que se expresan a través de un término que no precisa exactamente 
el  contenido  de  esa  noción  que  la  ley  introduce  y  que  el  está  destinado  a 
encuadrar. Estos conceptos a su vez se pueden clasificar en dos: los que se 
remiten  a  la  experiencia  vulgar  y  los  que  se  remiten  a  la  experiencia 
técnica
204 
 
 
Curiosamente,  HENKE 
–  como vimos en la sección anterior, considera  que 
existe  una  diferencia  por  la  referencia  a  la  realidad  entre  conceptos 
determinados  e  indeterminados  -  postula  también  lo  contrario;  es  decir  que 
los conceptos se diferencian por la función que cumplen. Así, los conceptos 
determinados “constituyen la armazón del ordenamiento jurídico”; ellos hacen 
posible  edificar  un  sistema  jurídico  científico  y  garantizan  asimismo  la 
seguridad  jurídica.  Los  conceptos  indeterminados  (abiertos)  representan  el 
factor  móvil  de  ese  ordenamiento.  Atenúan  la  rigidez  del  sistema  cerrado  y 
sirven  para  la  adaptación  y  especificación  de  las  leyes.  Los  conceptos 
determinados  son,  pues,  el  elemento  estático;  los  indeterminados  son  el 
                                                           
204
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Págs. 45-46. 

174 
 
elemento dinámico de las norma jurídicas
.205 
 
4.4. TEORÍAS 
APLICABLES 

LOS 
CONCEPTOS 
JURÍDICOS  
INDETERMINADOS. 
4.4.1.  Teoría de los Conceptos Jurídicos Indeterminados. 
Esta teoría es de origen alemán, se le llamo también como conceptos 
flexibles  o  de  goma.  Dicha  doctrina  distingue  entre  la  discrecionalidad  y  los 
CJI.  Al referirnos a CJI hacemos referencia a aquellos conceptos existentes 
en  las  leyes  que  por  ser  abstractos  y  generales,  tienen  que  incluir  términos 
universales  ante  la  imposibilidad  de  un  casuismo.  Dicha  teoría  nos  señala 
que al actualizar un CJI no depende de una voluntad discrecional sino de una 
interpretación  de  la  ley,  pero  no  una  elección  entre  alternativas  igualmente 
justas, por que admite una solución justa, por lo tanto al hablar de conceptos 
jurídicos  indeterminados  hacemos  referencia  a  unidad  de  solución,  en 
oposición a la facultad discrecional que admite pluralidad de soluciones. 
206
 
 
4.4.2.  Teoría de la unidad de la solución justa. 
La naturaleza misma de los  conceptos radica el germen de la unidad 
de  la  solución  justa.  Así,  esta  teoría  encierra  una  obviedad:  que  la 
interpretación  de  las  normas  jurídicas,  por  esencia,  entra  dentro  del  ámbito 
de la potestad jurisdiccional.
207
 
 
Desde el punto de vista de la filosofía del derecho, la tesis de la unidad de la 
solución  justa  ha  sido  defendida  en  los  últimos  tiempos  por  Ronald 
                                                           
205
 HENKE, Horst Eberhard, Op. Cit, Pág. 71. Cit. por TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.45 
206
ACOSTA ROMERO Miguel, Teoría General del Derecho Administrativo, 11ª edición, Edit. 
Porrúa, México, 1993, Pág. 718. 
207
  Citado  en    ALONSO  MAS,  María  José,  La  solución  justa  en  las  resoluciones 
administrativas, Editorial Tirant lo Blanch, Valencia, 1998. Pág. 285. 

175 
 
Dworkin.
208
Esta  teoría  es  la  más  conocida  y  admitida  respecto  a  los 
conceptos indeterminados. Fue la que se planteó originalmente en las teorías 
alemanas  y  seguidas  después  en  España.  En  este  país,  su  iniciador  fue 
García de Enterría que, en un párrafo citad
o muchas veces nos dice que: “lo 
peculiar  de  estos  conceptos  jurídicos  indeterminados  es  que  su  calificación 
en una circunstancia concreta no puede ser más que una; o se da o no se da 
el concepto; o hay buena fe o no hay buena fe en el negocio, o el sujeto se 
ha  comportado  como  un  buen  padre  de  familia  o  no,  podemos  decir  en  los 
términos del derecho privado: o en nuestro campo: o hay utilidad pública o no 
la hay; o se da, en efecto, una perturbación del orden público, o no se da; o 
el precio que se señala es justo o no lo es, etc. Hay, pues, y esto es esencial, 
una  unidad  de  solución  justa  en  la  aplicación  del  concepto  a  una 
circunstancia concreta”
209
 
 
Estamos  ante  la  postura  que  en  la  aplicación  de  los  conceptos  jurídicos 
indeterminados  solo  admiten  dos  opciones,  no  múltiples  opciones.  Esta 
teoría  traza  una  firme  distinción  entre  la  aplicación  de  un  concepto  jurídico 
indeterminado y la discrecionalidad, siendo la primera una actividad reglada y 
la  segunda  no.  Se  parte  de  la  idea,  como  dice  Eva  Desdentado:  “La 
concreción  y  la  aplicación  de  los  conceptos  jurídicos  indeterminados  es  un 
supuesto de aplicación de la ley al caso concreto”
210
 
 
                                                           
208
  DWORKIN,  Ronald,  los  derechos  en  serio,  2ª  edición,  Editorial  Ariel,  Barcelona,  1989, 
principalmente  el  capítulo  13.  También  se  puede  revisar  ENDICOTT,  Timothy,  “  Ronald 
Dworkin  y  las  consecuencias  de  la  vaguedad,  en  Doxa,  nº  19,1996,  Pág.  375.  Cit.  por 
TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág. 51 
209
  GARCIA  DE  ENTERRIA,  Eduardo;  Democracia,  ley  e  inmunidades  del  poder,  Editorial 
Palestra, Lima, 2004, Pág.44 
210 
DESDENTADO  DAROCA,  Eva;  Discrecionalidad  administrativa  y  planteamiento 
urbanístico: construcción teórica y análisis jurisprudencial, Editorial Aranzadi, Navarra, 1999, 
Pág.114.  Cit.  por  TAMAYO  YÁÑEZ,  Sergio;  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados  e 
Interpretación Constitucional. 1` edición, Editorial  ARA. Lima, 2009, Pág. 52 

176 
 
También  Sainz  Moreno  es  un  claro  defensor  de  esta  postura  y  señala  que 
“en  todos  los  casos  en  que  la  norma  no  diga  otra  cosa,  la  interpretación 
concreta de un concepto jurídico a la vista de un caso concreto solo admite 
una solución justa”
211
 
 
Esta teoría no niega que existe una dificultad en encontrar la única respuesta 
correcta,  pero  es  una dificultad  no  imposibilidad.  Que  sea  difícil  no  significa 
que se tenga que hacer una elección o un simple acto de volición -.voluntad-. 
La  solución  siempre  se  puede  hallar  solo  que  existen  diversos  grados  de 
dificultad.  Esta  posición  descrita  ha  sido  mayoritariamente  aceptada  por  la 
jurisprudencia española. El Tribunal Supremo Español la cito por primera vez 
en la sentencia de 28 de abril de 1964, donde rechaza la equiparación de los 
conceptos jurídicos indeterminados con la discrecionalidad y señala que: “ la 
tesis  que  rechaza  está  basada  en  una  confusión  de  los  conceptos  jurídicos 
indeterminados con los poderes discrecionales, perfectamente diferenciados, 
en  la  defensa  de  una  más  acabada  garantía  judicial,  por  la  técnica  jurídica 
moderna,  según la  cual, las  facultades discrecionales  se caracterizan por la 
pluralidad de soluciones justas posibles entre las que libremente puede elegir 
la administración, según su propia iniciativa, por no estar comprendida dentro 
de  la  norma  la  solución  concreta,  mientras  que  el  concepto  jurídico 
indeterminado  es  configurado  por  la  ley  de  tal  forma  que  solamente  se  da 
una única solución justa en la aplicación  del concepto  a la circunstancia del 
hecho(…),  por  eso  es  la  función  jurisdiccional  la  encargada  de  velar  por  la 
recta aplicación de la ley al mundo de los hechos.
” 
 
El autor GARCÍA DE ENTERRÍA, es el clásico defensor de esta posición, nos 
                                                           
211
  SAINZ  MORENO,  Fernando;  Conceptos  jurídicos,  interpretación  y  discrecionalidad 
administrativa,  Editorial  Civitas,Madrid,1976,  Pág.164.  Cit.  por  TAMAYO  YÁÑEZ,  Sergio
Pág. 52 
 

177 
 
dice  que  el  margen  en  cuestión  no  es  sinónimo  de  discrecionalidad  y 
“expresa solo un ámbito puramente cognoscitivo e interpretativo de la ley en 
su aplicación de los hechos y supone reconocer la dificultad de acercarse de 
forma totalmente exacta a la solución justa y, todo lo más, el otorgamiento a 
la administración del beneficio de la duda”
212
    
 
Otro que se unió a la posición de DESDENTADO es ALEJANDRO NIETO, en 
su  obra  Reducción  jurisdiccional  de  la  discrecionalidad  en  materia 
disciplinaria,  en  los  CJI  no  hay  un  ámbito  libre  de  la  ley,  sino  tan  solo  una 
expresión  indeterminada,  que  es  necesario  interpretar  para  darle  una 
solución  justa,  por  si  mismos  estos  conceptos  es  como  si  su  significado  no 
tuviese relevancia jurídica, es  hasta el momento en que el aplicador efectúa 
la  interpretación  que  los  CJI  se  tornan  interesantes  en  su  aplicación  en  el 
ordenamiento administrativo sancionador. 
 
La SCA ha manifestado en sentencia de las catorce horas veintidós minutos 
del  veinte  de  abril  del  dos  mil  cinco 
que  “al  estar  refiriéndose  a  supuestos 
concretos  y  no  a  vaguedades  imprecisas  o  contradictorias,  es  claro  que  la 
aplicación de tales conceptos o la calificación de circunstancias concretas no 
admite más que una solución, a diferencia de la potestad discrecional, en el 
ámbito  de  los  conceptos  jurídicos  indeterminados  sólo  una  única  solución 
será la justa, con exclusión de toda otra. Siendo la aplicación de CIJ un caso 
de  aplicación  e  interpretación  de  la  Ley  que  ha  creado  el  concepto,  el  juez 
puede fiscalizar sin esfuerzo alguno tal aplicación, valorando si la situación a 
que con ella se ha llegado es la única solución justa que la ley permite”  
 
De  lo  anterior  se  denota  la  importancia  de  la  aplicación  de  los  CJI  en  el 
                                                           
212
 Op.cit. GARCIA DE ENTERRIA, Eduardo y Fernández, Tomás Ramón, Pág.500. 

178 
 
ordenamiento  jurídico  en  materia  de  salud,  pues  de  cierto  modo  el  CS, 
incorpora  ciertos    conceptos  indeterminados  en  la  tipificación  de  las 
sanciones,  no  queremos  decir  con  ello  que  detallara  cada  una  de  las 
acciones  según  la  especialidad  médica,  sin  embargo  hay  conductas 
recurribles,  en  cualquier  especialidad  y  terminología  genérica,  que  bien 
puede  ser  el  vehículo  idóneo  para  limitar  la  libertad  de  la  administración, 
manteniendo  la  imparcialidad  e  independencia,  al  tomar  criterio  sobre  una 
situación  determinada,  dejando  a  salvo  la  libertad  de  escoger  entre  si  se 
tomó 
la decisión “a o b” de un mismo concepto.  
 
Recordando  en  las  bases  de  la  argumentación  jurídica  se  presentan  cierto 
problemas que  podemos relacionarlos a esta clase de conceptos,  debido a 
que un de los problemas de interpretación es la vaguedad en cuando a  una 
norma  técnica  determinada,  la  ambigüedad  de  los  conceptos  a  utilizar, 
también resulta un problema de apreciación y en todo caso de interpretación 
de la norma jurídica.  formas de interpretación es conceptos en la aplicación 
de un caso, problemas de indeterminación, o de relatividad en su aplicación, 
genera  hasta  cierto  punto  una  sensación  de  inseguridad,  pero  a  su  vez  el 
dejará las puertas abiertas para la interpretación del juzgador, quedaría mas 
en  un  limbo  la  seguridad  jurídica  y    el  principio  de  legalidad,  por  que  las 
decisiones  en  un  momento  podría  contaminarse  con  los    intereses 
particulares  del  legislador    y    es  por  ello  que  debemos  utilizar  dichos 
conceptos como  medidas de control al poder jurisdiccional. 
 
4.5. CRITICAS  A  LAS  DIFERENTES  TEORÍAS  QUE  EXPLICAN    LA  
INDETERMINACIÓN DE  CONCEPTOS
4.5.1.  Critica a la Teoría de los Conceptos Jurídicos Indeterminados. 

179 
 
La  teoría  que  criticamos  tuvo  como  propósito  original  el  control  de  la 
discrecionalidad  administrativa.  Si  bien  se  puede  diferenciar  entre  la 
eliminación de la misma, su reducción o el simple control, no hay que olvidar 
que  esta  técnica  fue  planteada  como  solo  una  entre  otra  para  lograr  estos 
objeto ¿lo cumplió? Luego de más de un siglo de vigencia de esta doctrina, 
podemos asegurar que la respuesta es un rotundo no. 
213
 La relación entre la 
indeterminación y la discrecionalidad es estrecha pero problemática. Algunos 
autores  considera  que  toda  discrecionalidad  es  fruto  de  la  indeterminación; 
otros, que la indeterminación jurídica es solo una de sus fuentes.
214
 
 
En el derecho administrativo y en el derecho en general, la discrecionalidad 
es  un  tema  sobre  el  cual  la  doctrina  no  termina  de  ponerse  de  acuerdo  y, 
descontando  una  aproximación  negativa  y  escueta,  no  existe  una  definición 
clara  al  respecto.  Dworkin,  a  pesar  de  su  fe  en  el  que  el  derecho  podía 
proveer una única solución justa a la cualquier caso, admitía lo relativo de la 
discrecionalidad  es  que,  al  no  existir  un  concepto  claro  al  respecto  menos 
aún  se  puede  plantear  un  método  que  sirva  para  controlar  este  concepto 
poco  claro.  De  ahí  lo  incorrecto  del  punto  de  partida  de  la  teoría  de  los 
conceptos  jurídicos  indeterminados.  Este  fracaso  en  la  lucha  contra  la 
discrecionalidad  es  incluso  admitido  sobre  algunos  especialistas  sobre  el 
tema.
215
 
 
Desde  el  punto  de  vista  administrativo  es  fácil  darse  cuenta  que  la  doctrina 
de  los  CJI  y  su  dicotomía  está  inspirada  en  otra  bipartición  clásica:  la  que 
diferencia  las  potestades  regladas  de  las  discrecionales.  Sin  embargo,  esta 
distinción  siempre  viene  siendo  cuestionada  por  diferentes  expertos.  El 
                                                           
213
 Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.72 
214 
Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.72 
215 
Ibídem, TAMAYO YÁÑEZ, Sergio, Pág.73 

180 
 
problema  es  que  el  regulizador  en  gran  medida  asumido  que  la  teoría  que 
analizamos realmente elimina la discrecionalidad y, al confiar ciegamente en 
esta  doctrina  abundan  normas  con  referencia  al  interés  general  o  a  la 
adecuada protección lo que, irónicamente, le quita poder y se lo da al juez.
216
 
 
En este orden de ideas consideramos que la critica a esta teoría únicamente 
respalda la idea de saber que la indeterminación de un concepto respalda la 
interpretación del mismo, para poder ser integrado en una norma, la teoría de 
los  conceptos  indeterminados  explica  claramente  que  no  hay  una 
determinación concreta en el momento justo en que acontece  cada concepto 
indeterminado,  pero  si  establece  que  esta  aplicación  conlleva  a  generalizar 
situaciones  que  permiten  ampliar  el  are  de  protección  del    Estado,  no 
perdiendo de vista con ello la finalidad del Derecho, no es concentrar en un 
ordenamiento  jurídico  una  lista  interminable  de  conductas  reprochables 
socialmente  a  las  cuales  se  les  impondrá  una  sanción,  la  finalidad  es 
prevenir  la  violación  a  bienes  jurídicos  protegidos  por  la  norma  jurídica,  así 
como resolver problemas, por lo que el razonamiento jurídico  que aplique el 
juez  es  fundamental,  para  dejar  de  lado  el  hecho  de  que  un  juez  es 
únicamente  boca  de  la  ley;  pues    en  nuestros    días  el  juez  interpreta  y 
argumenta considerando  
 

Compartir con tus amigos:
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal