Facultad de jurisprudencia y ciencias sociales escuela de ciencias juridicas seminario de graduacion en ciencias juridicas



Descargar 1,4 Mb.
Ver original pdf
Página13/20
Fecha de conversión01.11.2019
Tamaño1,4 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   20

.
161 
Como podemos observar la proporcionalidad será la balanza en la que en un 
lado  de  coloca  la  acción  posiblemente  infractora  y  en  el  otro  extremo  se 
coloca  la  sanción  considerada  como  la  consecuencia  al  cometimiento  de  la 
infracción buscando entre ellas un equilibrio, puesto si la infracción es mayor 
la sanción es mayor , si la infracción es menor la infracción es menor, con el 
fin del que el llamado “un mal externo”, cumpla con su  finalidad de castigo y 
prevención  ante  una  reincidencia  como  ejemplo  para  terceros  para  no 
cometer dicha conducta reprochable. 
 
3.1.6.  Principio de Seguridad Jurídica.  
Dicho  principio  nos  permite  tener  una  certeza  sobre  los 
procedimientos a seguir, sobre una norma aplicable en una rama del derecho 
determinada,  la  seguridad  es  parte  de  todos  los  principios  y  fuente                     
                                                           
160
 Ibídem, Líneas  y Criterios Jurisprudenciales de la SCA 2009, Pág. 35. 
161 
Ibídem, Líneas y Criterios Jurisprudenciales de la SCA 2009, Págs. 135 y 138. 

144 
 
del  procedimiento,  porque  en  ella  recaen  las  actuaciones  mismas  de  una 
administración. 
Doctrinariamente  el principio  de  seguridad  jurídica  ha  sido  concebido  como: 
“La  seguridad  jurídica  implica  una  libertad  sin  riesgo,  de  modo  tal  que  el 
hombre  pueda  organizar  su  vida  sobre  la  fe  en  el  orden  jurídico  existente, 
con  dos  elementos  básicos:  a  previsibilidad  de  las  conductas  propias  y 
ajenas  de  sus  efectos;  b.  protección  frente  a  la  arbitrariedad  y  a  las 
violaciones del orden jurídico”
162
 
 
Desde  la  perspectiva  del  derecho  constitucional,  la  seguridad  jurídica  es  la 
condición  resultante  de  la  predeterminación  hecha  por  el  ordenamiento 
jurídico, de los ámbitos de licitud e ilicitud en la actuación de los individuos, lo 
que implica una garantía para los derechos fundamentales de una persona y 
una  limitación  a  la  arbitrariedad  del  poder  público,  condiciones 
indispensables  para  la  vigencia  de  un  Estado  de  Derecho.  Es  decir,  el 
individuo  tiene  la  certeza  que  su  situación  jurídica  no  será  modificada  más 
que  por  procedimientos  regulares  y  autoridades  competentes,  ambos 
establecidos previamente
163
 
El  Art.  1  de  nuestra  Constitución  establece  que  "El  Salvador  reconoce  a  la 
persona humana como el origen y el fin de la actividad del Estado, que está 
organizado  para  la  consecución  de  la  justicia,  de  la  seguridad  jurídica  y  del 
bien  común",  desde  su  inicio,  nuestra  Carta  Magna  establece  que  la 
"seguridad jurídica" de los habitantes constituye uno de los fines del Estado. 
Este  concepto  podemos  interpretarlo  muchas  veces  como  la  actividad 
preventiva  y  represiva  de  las  conductas  antijurídicas  que  realizan  las 
                                                           
162 
BIDART  CAMPOS,  German,  Tratado  Elemental  de  Derecho  Constitucional  Argentino
Tomo I, Ediar, Buenos Aires, 1989, Págs. 439 
– 440. 
163 
Sentencia  Definitiva  de  la  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo,  del  10  de  marzo  de 
2006,  Ref. 25-N-2003, relacionada con la Sentencia Definitiva de la Sala de lo Contencioso 
Administrativo, del 7 de marzo de 2006, Ref. 99-E-2003.   

145 
 
instituciones  públicas,  dentro  de  las  cuales  podemos  ubicar  al  ministerio  de 
salud  pública,  el  cual  en  su  artículo  uno  reconoce  "que  tiene  por  objeto 
desarrollar los principios constitucionales relacionados con la salud pública". 
 
Una  de  las  primeras  condiciones  para  la  existencia  de  la  seguridad  jurídica 
en  materia  de  salud  es  la  existencia  del  CS,  el  cual  debe  ser  lo 
suficientemente  claro,  para  que  el  infractor  no  tenga  dudas  sobre  los 
derechos  y  obligaciones  dentro  de  un  procedimiento  sancionatorio.  Ya  que 
un  ordenamiento  confuso  y  contradictorio  hace  desaparecer  la  seguridad 
jurídica.  Otra  de  las  condiciones  es  la  garantía  que  se  le  da  al  indiciado  de 
que  los  actos  que  se  realizan  durante  el  PAS  se  encuentran  bajo  el  marco 
legal vigente y aplicable al tipo que se ha infringido. 
 
Otro punto importante a destacar dentro de esta temática es que en ningún 
momento la seguridad jurídica debe de entrar en conflicto con la justicia, para 
lograr  esto  las  instituciones  públicas  han  creado  un  procedimiento 
cumpliendo  con  los  estándares  requeridos  por  la  constitución  para  hacer 
valer  la  justicia  por  medio  de  mecanismos  legales.  Es  decir,  que  la 
consecución  del  principio  de  la  seguridad  jurídica,  en  inicio,  no  entra  en 
contradicción con la justicia  ni con otros  valores jurídicos, si éstos se hacen 
valer en el equilibrio que debe existir entre la administración y el infractor de 
las normas. 
 
El  principio  de  seguridad  jurídica  que  se  aplica  en  el  PAS  en  materia  de 
salud, se encuentra íntimamente ligado el principio de legalidad, ya que estos 
comparte  una  misma  finalidad  y  fundamento,  siendo  uno  de  sus  aspectos 
fundamentales,  en  que  el  infractor  de  las  normas  de  salud  que  se  le  ha 
iniciado  un  procedimiento  sancionatorio,  tengan  la  certeza  que  la  sanción 
que  reciban  esté  acorde  a  lo  que  la  ley  y  las  normas  de  salud                  

146 
 
prescriban, lo que implica que en el ámbito del DAS exista una ley o norma 
que  sea  anterior  al  hecho  sancionado  y  que  esta  describa  un  supuesto  de 
hecho  estrictamente  determinado  (lex  certa),  por  consiguiente  que  el 
transgresor tiene que tener certeza de la sanción impuesta sea de acuerdo a 
la infracción que se ha cometido en contra de la salud. Además, que la causa 
en conocimiento adquiera la calidad de cosa juzgada, lo que implica que esta 
resolución  sea  inamovible;  es  decir,  que  dicha  resolución  administrativa  no 
pueda ser modificada,  ante ninguna instancia  administrativa,  ni penal; o en 
el  caso  de  no  haber  adquirido  la  calidad  de  cosa  juzgada,  esta  pueda  ser 
modificada por procedimientos regulares y autoridades competentes, ambos 
establecidos  previamente.  En  todo  caso,  nuestro  ordenamiento  jurídico  ha 
querido  asegurar  que  la  regulación  de  los  ámbitos  de  la  imposición  de 
sanciones  administrativas  correspondan  exclusivamente  a  la  administración 
pública,  esta  para  garantizar  que  toda  sanción  es  de  acuerdo  a  lo  que  las 
leyes  prescriben  y  que  debe  seguirse  el  procedimiento  de  acuerdo  a  las 
garantías y principios que la constitución manda a cumplir.  
 
Esta certeza de la ley, que conlleva como contenido esencial el principio de 
seguridad  jurídica,  en  los  términos  que  hemos  referido,  puede  verse 
amenazada  por  una  arbitrariedad  por  parte  del  ente  administrativo  en  la 
imposición  y      ejecución  de  la  sanción  esto  debido  principalmente  por  la 
discrecionalidad que  se otorga a la Administración Pública.   
 
La SC 
ha manifestado que “La seguridad jurídica como categoría jurídica, no 
obstante su autonomía y sustantividad propia, regularmente tiene un carácter 
genérico  en  cuya  virtud  se  resguardan  los  demás  derechos,  ya  sean 
previstos  o  no  en  la  Constitución,  y  sus  efectos  se  discurren  sobre  el 
ordenamiento  jurídico  de  manera  directa  y  en  especial  sobre  el  poder 

147 
 
público.  Para  que  exista  seguridad  jurídica  no  basta  que  los  derechos 
aparezcan  en  forma  enfática  y  solemne  en  la  Constitución,  sino  que  es 
necesario que todos y cada uno de los gobernados tenga un goce efectivo de 
los  mismos.  Por  seguridad  jurídica  se  entiende  la  certeza  que  el  individuo 
posee  que  su  situación  jurídica  no  será  modificada  más  que  por 
procedimientos  regulares  y  autoridades  competentes,  ambos  establecidos 
previamente”
164
.  
 
También  la  sala  de  lo  constitucional  ha  manifestado  que:  La  seguridad 
jurídica constituye un derecho fundamental, que tiene toda persona frente al 
Estado y un deber primordial que tiene el mismo Estado hacia el gobernador, 
entendido  como  un  deber  de  naturaleza  positiva,  traducido,  no  en  un  mero 
respeto  o  abstención,  sino  en  el  cumplimiento  de  ciertos  requisitos, 
condiciones, elementos o circunstancias exigidas por el propio ordenamiento 
jurídico,  a  fin  de  que  la  afectación  de  la  esfera  jurídica  del  gobernado  sea 
válida, esto quiere decir que los gobernados tengan un goce efectivo y cabal 
de sus derechos. 
 
La seguridad jurídica implica una actitud de confianza en el derecho vigente y 
una  razonable  previsibilidad  sobre  su  futuro;  es  la  que  permite  prever  las 
consecuencias de las acciones del hombre así como las garantías de orden 
constitucional de que gozan tales actos. 
 
Para que exista una verdadera seguridad jurídica, no basta que los derechos 
aparezcan  en  forma  enfática  o  solemne  en  la  Constitución,  sino  que  es 
                                                           
164 
Sentencia de  Amparo de la Sala de lo Constitucional,  del  25 de abril de 2000. Ref. 28-
99
 

148 
 
necesario que todos y cada uno de los gobernados tengan un goce efectivo 
de los mismos
.165  
 
3.1.7.  Principio de NO BIS IN ÍDEM o NE BIS IN ÍDEM  
En  nuestro  ordenamiento  jurídico, el  principio  non  bis  in  ídem  es una 
de  las  garantías  procesales  indispensables  para  el  mantenimiento  de  la 
seguridad jurídica reconocida por  la carta magna de nuestro país.  
 
Conforme  a  lo  establecido  en  el  Art.  11  de  la  Constitución  de  la  República, 
"nadie  puede  ser  sancionado  dos  veces  por  la  misma  causa".  Conforme  al 
principio non bis in ídem, no pueden imponerse dos o más sanciones por un 
mismo  hecho,  siempre  que  se  aprecie  identidad  de  sujeto,  de  hecho  y  de 
fundamento. Dicho principio es coincidente al texto del Art. 11 inciso 1° parte 
final  de  la  Constitución  supra  relacionado,  el  cual  establece  que  ninguna 
persona  "puede  ser  enjuiciada  dos  veces  por  la  misma  causa",  disposición 
que  busca  evitar  duplicidad  de  decisiones  sobre  el  fondo  de  una 
controversia. 
 
Este  principio,  significa  en  su  vertiente  material,  la  garantía,  para  quien 
comete  un  acto  ilícito,  de  que  no  podrá  ser  sancionado  dos  veces  por  el 
mismo  hecho  y  en  su  aspecto  procesal,  que  un  mismo  hecho  no  podrá  ser 
objeto  de  dos  procesos  distintos,  constituyendo,  en  todo  caso,  un  límite  al 
ejercicio de la potestad sancionadora de la administración
166 
 
La SC de la Corte Suprema de Justicia, ha señalado al respecto que: " lo que 
este  principio  pretende  cuando  en  términos  generales  se  traduce  en  un 
"derecho a no ser juzgado dos veces por una misma causal",  es establecer  
                                                           
165 
Sentencia Definitiva de la Sala de lo Constitucional, del 15 de Junio de 2004 Ref. m-117-
2003. 
166 
Citado en MALJAR, Daniel,  Págs. .245-246. 

149 
 
la  prohibición de pronunciar más de una decisión definitiva respecto de una 
pretensión, decisión que, por lógica, ataca su contenido esencial afectando -
también en forma definitiva-  la  esfera  jurídica  del  "procesado".  En  efecto,  el 
principio  "non  bis  in  ídem",  en  esencia,  está  referido  a  aquel  derecho  que 
tiene  toda persona  a no  ser  objeto de  dos decisiones  que  afecten  de modo 
definitivo  su  esfera  jurídica  por  una  misma  causa,  entendiendo  por  "misma 
causa" 
–aunque no tengamos una definición natural- una misma pretensión: 
eadem  personas  (identidad  de  sujetos),  eadem  res  (identidad  de  objeto  o 
bien de la vida) y eadem causa petendi (identidad de causa: sustrato fáctico 
y  fundamento  jurídico);  es  decir,  que  está  encaminado  a  proteger  que  una 
pretensión  no  sea  objeto  de  doble  decisión  jurisdiccional  definitiva,  en 
armonía con la figura de la cosa juzgada y la litispendencia..."
167
.  
 
Lo anterior implica, que para que exista doble enjuiciamiento es preciso que 
un  mismo  hecho  sea  constitutivo  de  dos  o  más  infracciones,  y  por  tanto, 
susceptible de dos sanciones distintas a la misma persona, pero además; las 
dos sanciones deben tener el mismo fundamento es  decir, encauzadas a la 
protección del mismo bien jurídico
.168 
 
Podemos decir que  non bis in ídem es la garantía que tiene toda persona a 
no  ser  objeto  de  dos  decisiones  que  afecten  de  modo  definitivo  su  esfera 
jurídica  por  una  misma  causa,  en  armonía  con  la  cosa  juzgada  y  la 
litispendencia. 
 
                                                           
167 
Sentencia Definitiva de la Sala de lo Constitucional, del día 4 de mayo de 1999, Ref. 231-
98. 
168
 Sentencia  Definitiva de la Sala de lo Contencioso Administrativo, del día 28 de noviembre 
de 2007,  Ref. 87-T-2003. 

150 
 
La  doctrina  ha  establecido  que  para  la  configuración  de  un  doble 
juzgamiento,  se  hace  necesario  la  concurrencia  de  una  triple  identidad:  de 
persona, de objeto y de causa de persecución.
169  
 
Esto  supone  la  imposibilidad  de  que  recaiga  una  duplicidad  de  sanciones 
administrativas y penal sobre los mismos hecha, en los casos que se aprecie 
identidad de sujeto, hecho y fundamento
.170 
 
Es innegable que la figura del non bis in ídem se puede presentar entre dos 
trámites, uno desarrollado por un juez penal y el otro por la Administración en 
el  ejercicio  de  potestades  sancionadoras.  Sin  embargo,  ésta  posibilidad  no 
implica que en ocasiones, por la  concurrencia imperfecta de las identidades 
procesales,  no  se  logre  perfilar  la  coexistencia  de  una  doble  perspectiva 
punitiva.
171
 
 
La  aplicación  de  este principio  dentro  del  PAS  en el  CSSP,  tiende  a  ser  de 
suma  importancia  para  el  proceso,  ya  que  se  evita  que  la  Administración 
Pública  no  realice  un  doble  juzgamiento  ya  que  el  hecho  que  dio  lugar  a  la 
imputación  de  dicha  infracción  se  ve  como  un  acontecimiento  real  que  se 
produjo en un momento determinado y no puede cuestionarse ante la misma 
o  diferente  competencia  por  la  misma  causa,  evitando  de  esta  manera  la 
duplicidad de decisiones sobre el fondo de una misma controversia. 
 
Es  decir  que  todo  infractor  que  haya  actuado  en  perjuicio  del  derecho  a  la 
salud  debe  iniciársele  un  PAS  o  un  proceso  penal,  de  acuerdo  al  tipo  de 
                                                           
169
  EDWARDS,  CARLOS  ENRIQUE,  Garantías  Constitucionales  en  Materia  Penal,  Astrea, 
1996, Pág. 99 
170 
Op. Cit, MALJAR, Daniel.Pág.246.  
171 
Sentencia  Definitiva  de  la  Sala  de  lo  Contencioso  Administrativo,  del  8  de  febrero  de 
2007, Ref. 318-M-2004. 

151 
 
infracción  o  delito  que  este  haya  cometido,  pero  en  ningún  momento  debe 
iniciársele  doble  proceso  por  la  misma  causa,  en  cumplimiento  a  la 
prohibición del doble enjuiciamiento. Esta como medida para salvaguardar la 
esfera  jurídica  del  indiciado,  garantizándole  el  derecho  a  que  tenga  toda 
persona y en este caso como profesional de la salud a no ser objeto de una 
doble decisión por la misma pretensión. 
 
La  única  manera  para  que  un  transgresor  de  una  norma  de  salud  pueda 
iniciársele  un  doble  enjuiciamiento,  se  necesita  que  concurran  en  el  mismo 
hecho  dos  o  más  infracciones  a  la  normativa  de  salud,  por  lo  tanto  será 
susceptible  de  dos  sanciones  distintas  para  el  mismo  infractor,  pero  debe 
cumplirse  la  premisa  que  ambas  infracciones  deben  haberse  cometido 
mediante el mismo hecho. 
 
Finalmente  estos  principios  son  principios  constitucionales  que  sobre  pasan 
lo delimitada en la ley secundaria por la supremacía de los mismo que lleva a 
que estos se aplique en el ordenamiento jurídico  secundario sin que este lo 
disponga  explícitamente,  pues  así  se  protege  la  esfera  jurídica  del 
administrado y el fiel cumplimiento a un Estado de Derecho constitucional. 
 
CAPITULO CUATRO 
CONCEPTOS JURIDICOS INDETERMINADOS Y SUS VERTIENTES 
TEÓRICAS. 
SUMARIO 
4.  Exordio;  4.1.Generalidades  del  Surgimiento  de  los  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados; 
4.2.Definición  de  Concepto;  4.2.1.Diferentes  Denominaciones;  4.2.2.Clases  de  Conceptos 
Jurídicos  Indeterminados;  4.3.División  de  los  Conceptos  Jurídicos  Determinados  e 
Indeterminados;  4.3.1.Determinados;  4.3.2.Indeterminados;  4.3.3.  Por  su  referencia  a  la 

152 
 
realidad; 4.3.4.Por la función que cumplen; 4.4.Teorías Aplicables a los Conceptos Jurídicos 
Indeterminados;  4.4.1.Teoría  de  los  conceptos  jurídicos  indeterminados;  4.4.2.Teoría  de  la 
unidad  de  la  solución  justa;  4.5.Criticas  a  las  Diferentes  Teorías  que  Explican  la 
Indeterminación de Conceptos; 4.5.1. Teoría de los Conceptos Indeterminados; 4.5.2. Teoría 
de  la  solución  justa;  4.6.  Utilización  del  Sentido  Común  o  Natural  sobre  los  Conceptos 
Jurídicos Indeterminados;  4.7.El Problema que Genera la Indeterminación de Conceptos  en 
los  Ordenamientos  Jurídicos;  4.8.Diferencia  entre  Potestad  Discrecional  y  Conceptos 
Jurídicos Indeterminados. 
 
4.  Exordio. 
 
Hemos  llegado  a  un  punto  importante  a  considerar  en  el  desarrollo  de 
esta  investigación  como  lo  es  el  enfoque  doctrinal  que  merecen  los  CJI, 
porque  es  aquí  en  donde  se  fundamenta  la  importancia  de  la  existencia  de 
los CJI para limitar lo que en apartados anteriores hemos desarrollado como 
la potestad administrativa discrecional, de la administración pública, potestad 
que merece ser limitada para evitar la desviación de poder y así cumplir con 
el respeto a los principios fundamentales  consagrados en la constitución. Si 
bien  es  cierto  la  doctrina  y  la  jurisprudencia  no  apartan  a  la  potestad 
discrecional que posee la Administración Pública, por la misma característica 
de emitir una decisión sobre un campo amplio de posibles soluciones, los CJI 
pretenden por naturaleza otorgar al juzgador una única solución justa. 
 
Por  lo  que  se  desarrollan  las  generalidades  de  los  CJI  como  su  definición 
doctrinal,  división  de  este  tipo  de  conceptos,  las  diferentes  teorías  que 
rodean  la  existencia  de  estos  conceptos  en  los  ordenamientos  jurídicos  en 
general,  así  mismo  las  críticas  que  se  le  hacen  a  dichas  teorías, 
determinando  cual  es  la  importancia  y  aplicación  de  los  requeridos 
conceptos. En este apartado se busca obtener claridad sobre la evolución y 
aplicación de los conceptos de CJI. 

153 
 
4.1. 
GENERALIDADES DEL SURGIMIENTO DE LOS CONCEPTOS 
JURÍDICOS INDETERMINADOS. 
Para entrarnos en el tema de los CJI es necesario hacer un breve estudio 
del  contexto  histórico  en  el  cual  surge  esta  teoría.  Al  respecto,  hay  quien 
afirma  que  este  término  es  utilizado  periódicamente  como  principio  jurídico 
general  en  el  Derecho  Privado  de  España  y  en  el  mundo  occidental  desde 
hace veinticinco o treinta años aproximadamente
172
. Es decir, es un término 
relativamente nuevo en el espectro jurídico. 
 
Por  ser  un  tema  relativamente  nuevo  en  el  ámbito  jurídico,  los  teóricos  del 
derecho  no  han  establecido  a  ciencia  cierta  el  momento  exacto  en  el  que 
nace esta teoría; pero el doctrinario TAMAYO YAÑEZ, en su obra Conceptos 
Jurídicos  Indeterminados  e  Interpretación  Constitucional
173
,  ha  querido 
establecer con más certeza el momento preciso en el que se desarrolla en el 
mundo  jurídico  la  expresión  de  “Conceptos  Jurídicos  indeterminados”,  para 
esto  tomaremos  de  su  obra  lo  que  literalmente  dice:  Muchos  de  los  que 
habitualmente se consideran conceptos indeterminados , como por ejemplo: 
buen  padre  de  familia  o  criterio  del  hombre  medio,  son  expresiones  que  se 
usan desde el Derecho Romano. Así,  bonus pater familias o arbitrum bonus 
vir,  son  frases  muy  anteriores  al  surgimiento  de  la  teoría  que  estamos 
estudiando.  Este  recurrir  a  fórmulas  abiertas  es  muy  propio  del  derecho 
clásico, que confiaba 
– más que en la rigurosidad de un bloque legislativo- en 
las decisiones de sus jueces y pretores. Las frases muy generales eran bien 
consideradas  y  se  asumía  como  correcta  la  generalidad  de  la  ley.  De  lo 
anterior  podemos  determinar  que  en  el  mundo  jurídico  casi  siempre  las 
instituciones  jurídicas  se  utilizan  mucho  antes  de  lo  que  el  mismo 
                                                           
172
 RIVERO HERNÁNDEZ, F., El interés del menor, Dykinson, Madrid, 2000, Pág. 23. 
173
  TAMAYO  YÁÑEZ,  Sergio,  Conceptos  Jurídicos  Indeterminados  e  Interpretación 
Constitucional. 1` edición,  ARA. Lima, 2009, Págs. 37-40.  

154 
 
ordenamiento jurídico  las  reconoce para su aplicación esto es debido a que 
la  sociedad  es  un  mundo  cambiante  por  lo  que  cada  vez  surgen  más 
necesidades  de  control  compaginadas  con  el  pensamiento  del  ser  humano, 
se  van  creando  situaciones  jurídicas  con  un  mayor  alcance  en  cuanto  a  la 
interpretación de ciertas conductas humanas. 
 
Así  pues  con  el  advenimiento  de  la  ilustración,  las  ideas  de  la  antigüedad 
fueron  en  muchos  casos  dejadas  de  lado.  La  Revolución  Francesa  trajo, 
entre  otras,  la  firme  creencia  de  que  las  normas  podían  ser  siempre  muy 
claras  y  completas,  relegando  al  juez  a  un  mero  papel  de  “boca de  la  ley”, 
como diría Montesquieu. La máxima expresión de la certeza y univocidad de 
las normas sería el Código. El Código Civil Francés de 1804 fue un símbolo 
del  pensamiento  de  inicios  del  S.XIX  donde,  aparentemente,  todos  los 
conceptos eran “Determinados” y primaba “el ideal de la determinación plena 
y  el  ideal  de  la  plena  adecuación”.  Como  anécdota,  se  encuentra  que 
STENDHAl, autor de estilo parco y conciso, admiraba el Código de Napoleón 
por su “extraordinaria claridad” y hasta lo usaba como su inspiración para sus 
obras. Un ejemplo por esta obsesión con la claridad y la determinación es el 
código de Prusia de 1794, el Allgemeine landrecht fur die preufischen staaten 
(Derecho  general  de  los  Estados),  que  llego  a  tener  el  increíble  número  de 
19 mil artículos, con pleno convencimiento de que se podía regular de forma 
inequívoca toda la realidad. 
 
Sin  embargo  esta  concepción  de  “determinación  absoluta”  fue  perdiendo 
terreno a lo largo del S.XIX. a finales del mismo, el positivismo venía siendo 
atacado  desde  todos  los  ángulos:  por  la  jurisprudencia  de  intereses,  por  el 
antiformalismo,  por  el  realismo  en  sus  diversas  variantes,  por  el  derecho 
libre,  etc. Ante estos embates,  no quedaba otra  alternativa que aceptar que 
el texto de la  ley nos es tan claro como parecía y el ocasional intérprete se 

155 
 
podía  ver  en  apuros  para  resolver  un  caso,  se  observa  que  la  ley  por  su 
carácter de coercitividad como un instrumento rígido dentro de una sociedad 
pues en ella se trata de corregir aquellas conductas desviadas de la armonía 
social, al interpretarla como “boca de la ley” en un primer momento no dejaba 
lugar a ningún tipo de interpretación del juzgador pues se limitaba a adecuar 
las  conductas  a  las  ya  dispuestas  en  el  orden  jurídico,  pero  como  hemos 
mencionado el juzgador se enfrentaba ante conductas que dañaban el orden 
social  pero  la  ley  aun  no  las  consideraba  como  conductas  contrarias  a  esa 
armonía,  en  esta  coyuntura  se  van  creando  necesidades  que  la  ley  como 
instrumento  necesita  acoger  para  regular  la  violación  de  bienes  jurídicos 
protegidos y reconocidos por los ordenamientos jurídicos. 
 
Concluyendo ese siglo, otro Código sería el gran hito del Derecho positivo: el 
BGB  alemán.  Pero-  a  diferencia  de  su  par  Francés-  en  los  trabajos 
preparatorios  de  esta  norma  ya  se  tenía  en  cuenta  que  no  todos  los 
conceptos  son  definibles  o  determinables.  Los  autores  del  Código  Civil 
germano  tuvieron  que  reconocer  que  los  elementos  de  figura  legal  con 
límites  borrosos  son  indefinibles  y  da  el  ejempl
o  del  concepto  de  “culpa 
burda”; este giro se vio reflejado también por la doctrina. Es así como surge 
la teoría de los Conceptos Jurídicos Indeterminados, en el seno del Derecho 
Administrativo, debido al tema de la discrecionalidad y su control. 
 
No hay que olvidar que el principio de la vinculación de la administración a la 
ley  es  básico  en  el  enfoque  del  positivismo  legalista.  Esta  fue  una  de  las 
razones  de  importancia  del  debate  y  la  ferocidad  de  la  polémica.  La 
instalación de la jurisdicción contenciosa administrativa también fue un hecho 
clave  para  el  desarrollo  de  la  doctrina  de  “los  conceptos  jurídicos 
indeterminados”. Fue MAYER, en 1862, quien plasmo la primera exposición 

156 
 
sistemática sobre el problema de la discrecionalidad. 
 
En  1875,  se  promulgo  una  ley  en  Austria  que  autorizaba  la  libre 
discrecionalidad  en  algunos  temas.  Esto  también  influyó  para  que  otros 
autores  se  pronuncien  al  respecto.  Así,  tanto  BERNATZIK,  en  1886  como 
TEZNER, en 1888, desarrollarían el tema desde diversos ámbitos. En 1902, 
HECK  insistía  en  la  imposibilidad de alcanzar  la  completa  determinación de 
todos los conceptos. Pero sería JELLINEK, en 1913, quien mejor describiría 
la estructura lógico semántica de los conceptos indeterminados. 
 
Además de los autores citados, ULE, JESCH, BACHOF, MARTENS, FLUME, 
RUPP,  entre  otros,  desarrollaron  esta  teoría  y  colaboraron  en  su 
consolidación. Así, la Teoría de los unbestimmte rechtsbegriffe (Teoría de los 
Conceptos  Jurídicos  Indeterminados)  como  se  llamó  en  alemán  fue 
expandiéndose  por  el  resto  de  Europa.  Más  aún  si  consideramos  que 
durante  el  régimen  nazi  se  abusó  de  la  indeterminación  de  los  conceptos 
para adaptarla a la ideología dominante, con lo que aumentó la preocupación 
por controlar la discrecionalidad del juez. 
 
Al  no  existir  un  control  sobre  el  poder  este  puede  desviarse  y  dejara 
de ser la forma mediante  la  cual  el  Estado  ejerce  un  control  sobre  sus 
subordinados    y    pasaría    a    ser    la    forma    mediante    la    cual    el    Estado 
satisface    sus    intereses    particulares,    políticos,    ideológicos    e    incluso 
económicos  relegando  con  ellos la  función  primaria  del  Estado  que  es  
velar  por  el  interés  público  o  colectivo,  como  sabemos,  que  quien dirige  
un  Estado  es  una persona, llena de ideales, propósitos particulares y otros 
factores que pueden incidir en su imparcialidad, la ley es el medio que regula 
esta desviación de poder, en  el DAS, utiliza esta  figura  de  los CJI. 

157 
 
Para  reducir  el  espacio  a  esta  discrecionalidad,  se  postulaba  que  “los 
conceptos  jurídicos  indeterminados”  tenían  una  y  solo  una  “solución  justa”. 
Es decir, uno de estos conceptos jamás podrá dar pie a que el juez use sus 
valoraciones  personales  para  resolver  un  caso,  sino  que  se  tenía  que 
descubrir  esta  solución  justa.  Como  contraparte    a  esta  hipótesis,  en 
Alemania  también  se  difundió  la  idea  de  que  la    discrecionalidad  estaba 
limitada  solo  a  la  consecuencia    jurídica    de  la  norma,  no  al  supuesto  de 
hecho.  Este  postulado  es  la  teoría  del  Rechtsfolgeermessen  (consecuencia 
jurídica de la discreción), que sirvió también para reforzar la idea de que los 
conceptos  jurídicos  indeterminados  eran  lo  opuesto  de  la  discrecionalidad. 
Cabe mencionar que el término “conceptos jurídicos indeterminados”, en su 
simple  lectura  crea  en  el  pensamiento  una  definición  a  priori  que  dichos 
conceptos  son  vagos  o  no  tienen  una  definición  concreta,  al  adentrarse  al 
estudio  de  estos  conceptos  se  determina  que  poseen  una  solución  justa, 
ligando  a  ello  el  principio  de  justicia  en  el  cual  se  desarrolla  una 
administración imparcial. 
 
Esta  doctrina  impactó  también  en  España,  si  hubiera  que  elegir  una  fecha 
exacta  para  determinar  el  surgimiento  de  la  misma  en  el  país  ibérico,  esta 
sería  sin  duda    el  02  de  marzo  de  1962.  Ese  día  el  profesor  EDUARDO 
GARCÍA  DE  ENTERRÍA  daba  una  conferencia  titulada  “La  lucha contra  las 
inmunidades del poder” dentro del curso “El poder y el derecho” organizado 
por  la  promoción  Manuel  Ballbé,  de  la  Universidad  de  Barcelona.  Esta 
conferencia fue publicada a los pocos meses en la Revista de Administración 
Pública y su influencia en la doctrina a partir de esta fecha ha sido notable. 
Esta  posición  también  ha  sido  compartida  por  la  jurisprudencia  de  esa 
nación,  y  fue  asumida  por  primera  vez  por  su  Tribunal  Supremo  en  la 
sentencia  del  28  de  abril  de  1964.  El  objetivo  era  combatir  la  temida 

158 
 
discrecionalidad,  algo  muy  comprensible  en  el  contexto  dictatorial  de  la 
España  de  Franco.  Este  gran  respaldo  logró  que  esta  doctrina  sea  tomada 
en cuenta en Latinoamérica. 

Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   20


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal