Facultad de derecho



Descargar 119,74 Kb.
Ver original pdf
Página9/27
Fecha de conversión02.12.2019
Tamaño119,74 Kb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   27

113
 Batiza criticó a su colega, afirmando que “no es posible negar que el concepto legal del fideicomiso 
mexicano se inspira en la idea del patrimonio de afectación, propuesta por Lepaulle con la mutilación del 
efecto traslativo de dominio (…).” 
114
 ALFARO, Ricardo. Op. Cit. p. 64. 
115
  BATIZA,  Rodolfo  Principios  básicos  del  Fideicomiso  y  de  la  Administración  Fiduciaria  (México  D.F.: 
Editorial Porrúa, 1985), p. 39. 
116
 BATIZA, Rodolfo El fideicomiso, 2da edició (México D.F.: Editorial Libros de México S.A., 1973), p. 79. 
117
 "No es posible negar que el concepto legal del fideicomiso mexicano se inspira en lo esencial en la idea 
del patrimonio de afectación a un fin propuesto por Lepaulle (...) sin embargo, el concepto de afectación 
patrimonial es insuficiente, por si mismo, para determinar la naturaleza jurídica del fideicomiso. Lo mismo 
puede  decirse  de  otras  elaboraciones  doctrinarias,  como  la  del  negocio  fiduciario.  Más  que  en 
construcciones  de  doctrina,  el  fideicomiso  debe  encuadrarse  dentro  de  las  categorías  del  derecho 
positivo. La lectura de la ley sustantiva revela claramente que la constitución del fideicomiso resulta en 
un vínculo, en una relación legal que liga a las partes entre sí y de la cual derivan deberes y derechos 
recíprocos. Jurídicamente, el fideicomiso es una obligación.” 

59 
 
A  lo  cual  añadía  diciendo que,  su  existencia  comenzaba  cuando  el  fiduciario aceptaba  el 
“cargo”,  pues  no  podía  existir  con  una manifestación  unilateral  de  la voluntad. De  todos 
modos, la labor más importante que se le atribuye a este jurista, es el de resolver dos de los 
problemas  teóricos  más  discutidos  de  aquel  entonces:  el  de  la  naturaleza  jurídica  del 
fideicomiso  (negocio  fiduciario,  acto  unilateral  o  contrato)  y  el  del  significado  de  la 
“titularidad” que adquiere el fiduciario. Respecto a lo cual, Batiza dijo que, la naturaleza del 
fideicomiso  era  la  de  un  contrato  bilateral  sinalagmático  perfecto,  y  que  aquella 
“titularidad” era un nuevo derecho real: “el fideicomiso presupone un desmembramiento 
del derecho de propiedad, un nuevo derecho real con caracteres distintivos propios (…) 
que podría llamarse propiedad fiduciaria (…) y cuya reglamentación rebasa al marco de las 
leyes mercantiles y corresponde estrictamente al Código Civil.” (Negrita mía).
118
 
 
Ahora bien, Villagordoa Lozano, fue otro jurista mexicano conocido principalmente por su 
obra Doctrina General del Fideicomiso (1976) y por compartir la tesis de Lepaulle, aunque 
con una visión particular. De manera semejante a Macedo, creía también que la teoría de 
Lepaulle debía entenderse a partir de la noción de propiedad. Así, en un primer momento 
aseguró  que  la  transmisión  de  los  bienes  y  derechos  del  fiduciante  al  fiduciario  era  una 
transmisión plena; no obstante, luego de afinar un poco más su análisis, admitió que dicha 
transmisión  no  era  absoluta,  pues  dio  cuenta  que  el  fiduciario  no  disponía  en  su  propio 
beneficio de los derechos transmitidos.
119
 Sin embargo lo que más llama la atención, es que 
al igual que Batiza, llegó a la conclusión –aunque sutilmente– de que (acorde a la teoría de 
Lepaulle) se debía situar al fideicomiso como otro derecho real, en tanto si bien éste no era 
asimilable dentro de la propiedad, de todos modos sus rasgos distintivos lo situaban en el 
“mismo plano”: 
“(…) para precisar su teoría, [Lepaulle] trata de medir las consecuencias de la misma, dentro de 
un régimen jurídico de ascendencia romana, como lo es el francés, en el que trata de explicar la 
naturaleza  jurídica  de  una  institución  netamente  anglosajona.  Su  primera  consecuencia  la 
especifica  cuando  afirma  que  si  el  trust  es  una  afectación  de  bienes,  constituye  una  noción 
jurídica que no puede reducirse al derecho de propiedad individual, sino que se encuentra por 
decirlo  así  en  el  mismo  plano  que  él.  Este  autor  encuentra  en  el  trust  elementos  que  son 
totalmente  extraños  a  la  noción  de  propiedad:  siempre  hay  en  el  trust  la  idea  de  un  fin  que 
realizar, lo que no ocurre en el caso de la propiedad individual, pues para este autor el trust y el 
derecho de propiedad están fundados en filosofías opuestas.
 
(Negrita mía)
120
 
 
Conforme  a  lo  anterior,  es  posible  observar  entonces  que  producto  de  las  primeras 
adopciones legislativas en Latinoamérica de las propuestas de Alfaro y Lepaulle, surgieron 
también  muchas  otras  concepciones  acerca  del  “fideicomiso  latinoamericano”.  Éstas, 
dejando de lado el hecho de asegurar que la nueva figura sea un trasplante jurídico exitoso 
en el Civil Law, se ocuparon más en asimilar al fideicomiso dentro de categorías jurídicas ya 
preexistentes.  Es  decir,  en  vez  de  persistir  con  el  análisis  del  Trust  desde  el  Derecho 
Comparado  y  con  el  consecuente  perfeccionamiento  de  su  importación  jurídica,  toda  la 
                                                           
118
 BATIZA, Rodolfo. Supra nota 116. p. 73. 
119
  ROCHA,  Eduardo  “El  Fideicomiso  mexicano.  Un  estudio  en  Derecho  Comparado”  (Universidad 
Autónoma de Nuevo León, 2010).  
120
    VILLAGORDOA,  José  Manuel  Doctrina  General  del  Fideicomiso,  2da  edició  (México  D.F.:  Editorial 
Porrúa, 1982), p. 161. 

60 
 
actividad  jurídica  se  concentró  en  tratar  al  fideicomiso  ya  positivizado  como  algo  que 
necesariamente  debía  encajar  o  ser  catalogado  dentro  de  una  noción  continental.  Esta 
desidia, es reconocida incluso actualmente en la doctrina mexicana, pues quedó reflejada 
en  un  notorio  retroceso  legislativo.
121
  Irremediablemente,  como  un  efecto  dominó 
previsible, dichas concepciones generaron a su vez más discusiones en el mismo sentido en 
todo el continente; y con ello ganaron más adeptos, sobretodo en Colombia, Venezuela, 
Panamá y Chile. Es en razón de dicha dispersión teórica en Sudamérica, que en mi opinión, 
Argentina finalmente abrazó todas estas concepciones y las consolidó en su ley de 1995
122

la  cual  lamentablemente  sirvió  de  modelo  para  que  en  dicha  década  se  efectuaran 
seguidamente  cambios legislativos en otros países, como Bolivia, Brasil, Ecuador, Perú y 
Uruguay.
123
 
 
Ahora bien, cabe señalar que pese a que hoy todos los artículos de Ley 24.441 referidos al 
fideicomiso  fueron  derogados,  para  posteriormente  ser  incorporados  y  regulados  en  el 
nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (vigente desde el 01 de agosto de 2015); esta 
última  norma  ha  mantenido  el  mismo  esquema  fiduciario,  aportando  solo  algunas 
novedades.
124
 No obstante, como se ha señalado previamente, las críticas a este modelo 
legislativo mixto son substanciales, pues se habla simultáneamente de una “transferencia 
con  efectos  reales”
125
,  de  una  “propiedad  fiduciaria”
126
,  de  un  “dominio  fiduciario”
127
,  e 
incluso  de  la  constitución  de  un  “patrimonio  separado”
128
;  lo  cual  no  es  más  que  una 
miscelánea jurídica imposible. 
 
6.  Evolución normativa del fideicomiso peruano 
 
                                                           
121
 Luego de la ley de 1932, hubo una modificación no tan sustancial en 1941, referida a la organización 
en el funcionamiento de las instituciones fiduciarias; la siguiente fue con la dación de una ley en el 2000, 
que creó el fideicomiso de garantía; y una posterior en el 2006, que con una reforma de lo establecido en 
1941, incluyó como fiduciarios a personas jurídicas que no eran parte del sistema bancario. 
122
  En  las  discusiones  parlamentarias  de  la  Ley  24.441,  el  senador  Martínez  Almudevar  manifestó:  “El 
Proyecto a través de las instituciones jurídicas implementadas, permitirá colocar a la Argentina dentro de 
las más modernas tendencias en la materia, a las que ya han adherido países como Francia, Inglaterra, 
Estados  Unidos,  y  España  entre  otros.  Precisamente  en  la  legislación  de  esos  países  y  en  su  rica 
experiencia, se ha inspirado el proyecto que se propicia. En la misma línea se pueden citar las legislaciones 
de diversos Estados hispanoparlantes como por ejemplo, Colombia, Chile, Venezuela y México”. Extraído 
del  Diario  de  Sesiones,  HC  Senadores,  noviembre-diciembre  de  1994,  p.  533.  Citado  por  PEIRE.  Juan 
Manuel. Op. Cit. p. 3.  
123
 ESCOBAR, Freddy. Supra nota 65. p. 115. 
124
  La  Ley  24.441,  en  su  artículo  1°  definía  al  fideicomiso:  “Habrá  fideicomiso  cuando  una  persona 
(fiduciante) transmita la propiedad fiduciaria de bienes determinados a otra (fiduciario), quien se obliga 
a ejercerla en beneficio de quien se designe en el contrato (beneficiario), y a transmitirlo al cumplimiento 
de un plazo o condición al fiduciante, al beneficiario o al fideicomisario.” 
El actual Código Civil y Comercial, define en su artículo 1666°: “Hay contrato de fideicomiso cuando una 
parte, llamada fiduciante, transmite o se compromete a transmitir la propiedad de bienes a otra persona 
denominada  fiduciario,  quien  se  obliga  a  ejercerla  en  beneficio  de  otra  llamada  beneficiario,  que  se 
designa en el contrato, y a transmitirla al cumplimiento de un plazo o condición al fideicomisario.” 
125
 Artículo 1666°, 1682°, 1683°, 1701° y 1704° del Código Civil y Comercial de la Nación. 
126
 Artículo 1682° del Código Civil y Comercial de la Nación 
127
 Artículo 1701° y 1704° del Código Civil y Comercial de la Nación 
128
 Artículo 1685° y 1686° del Código Civil y Comercial de la Nación. 

61 
 
Resulta curioso que a finales de los años 20 del siglo pasado, casi a la par de los intentos de otros 
países por legislar el trust en Latinoamérica, el Perú también se sumaba a dicho desafío. Nuestra 
normativa  bancaria  estaba  prácticamente  a  la  orden,  colocándonos  como  uno  de  los  países 
pioneros en su regulación. No obstante, dada la novedad del fideicomiso, la necesidad de un 
perfeccionamiento  continuo  de  su  fórmula  legislativa  impuso  constantes  retos  que 
lamentablemente  para  nuestro  país  no  fueron  prioridad  en  su  momento.  Así,  la  desidia  del 
legislador por mantenernos a la vanguardia bancaria, nos dejó sumergidos por muchos años en 
una regulación fiduciaria caduca. El fideicomiso parcamente estipulado en la ley peruana, no 
resultó atractivo y por lo tanto quedó casi obsoleto por décadas.  
 
Dicho rumbo, sin embargo, cambió por suerte en la última década del siglo XX con el incremento 
abismal  del  interés  por  una  modernización  bancaria.  Tal  fue  el  incentivo  y  necesidad  de 
restauración  bancaria,  que  el  empleo  del  fideicomiso  en  el  mercado  financiero  simplemente 
despegó. Aunque, no por eso se puede asegurar que hoy todos los retos han sido superados, 
pues la referida desidia del legislador sumada a la adopción del misceláneo modelo argentino, 
trajo como consecuencia una gran confusión en torno al fideicomiso; la cual en la actualidad 
todavía persiste y por ello urge desmitificar. 
 
6.1.  Primera etapa de la evolución normativa: del auge a la decadencia 
En el Perú, la introducción del fideicomiso se hizo en el año 1931, en virtud de uno de los 
proyectos de ley elaborados por la Misión Kemmerer
129
. Para aquel entonces, en los años 
treinta, la economía peruana se encontraba en una serie crisis, pues tanto la caída de los 
precios  internacionales  como  la  restricción  al  crédito  internacional,  hacían  difícil  el 
financiamiento de un creciente gasto público, generando a su vez con ello la depreciación 
acelerada de la moneda. Es así que en un intento de su estabilización, en un contexto en el 
que no existían organismos internacionales que brindaran asistencia técnico-financiera, se 
propone llamar a una comisión renombrada de consejeros financieros, dirigida por Edwin 
Walter  Kemmerer  (Ph.  D.  por  la  Universidad  de  Cornell  y  profesor  de  la  Universidad  de 
Princeton, conocido como el “médico monetario internacional”), quien brindaba asesoría 
privada  a  los  gobiernos.  Antes  de  su  llegada  al  Perú  en  enero  de  1931,  la  Misión  –
conformada  por  Kemmerer  y  otros  siete  profesionales  expertos–  ya  había  visitado  otros 
cuatro  países  latinoamericanos,  asesorándolos  en  la  re-adopción  del  “patrón  oro”  –
abandonado como consecuencia de la Primera Guerra Mundial–.
130
  
Luego  de  cuatro  meses  de  trabajo  en  nuestro  país,  la  Misión  Kemmerer  presentó  un 
conjunto de nueve proyectos (tres vinculados al ámbito monetario, y seis vinculados a la 
política fiscal y reorganización del aparato estatal) y dos informes (sobre Crédito público e 
Impuesto a la Renta). De estos proyectos, solo tres fueron promulgados como leyes: la Ley 
de Reforma Monetaria; la Ley de Creación del Banco Central de Reserva; y la Ley General de 
Bancos –siendo esta última, de nuestro particular interés–.
131
 El Decreto Ley N° 7159 – Ley 
General  de  Bancos,  promulgado  en  mayo  de  1931,  reguló  al  fideicomiso  como  una 
modalidad de “comisión de confianza”. Según el literal o) del artículo 63°, que enumeraba 
                                                           
129
 Ver Supra nota 85. 
130
 BANCO CENTRAL DE LA RESERVA DEL PERÚ, La misión Kemmerer en el Perú: informes y propuestas 
(Lima: Banco Central de Reserva del Perú, 1996), p. Volumen I, XIII. 
131
 Ídem p. XXXI. 

62 
 
las  facultades  de  los  bancos,  se  decía  que  éstos  podían  aceptar y  cumplir  comisiones  de 
confianza,  entre  las  cuales  –según  el  artículo  94°–  se  encontraba  la  ejecución  de 
fideicomisos. Lo que llama la atención de esta primera normativa, no sólo es el hecho de 
que  poco  o  casi  nada  se  decía  sobre  el  fideicomiso  (no  definía  qué  era  un  fideicomiso, 
quiénes  eran las partes
132
, cuál era su objeto jurídico, cómo se constituía, etc.), sino que 
teniendo  prácticamente  como  autores  a  un  conjunto  de  expertos  norteamericanos,  ésta 
seguía claramente la concepción prematura de Ricardo Alfaro.  
En efecto, el proyecto de ley bancaria que la Misión sugería, inusualmente contemplaba al 
fideicomiso, no en términos del trust anglosajón, sino bajo una tesis latinoamericana propia 
del Civil Law. Remitiéndonos a la Exposición de Motivos de este proyecto de ley, lo único 
que se señala es que pese a que en el Perú era nueva la idea de encargar las “comisiones de 
confianza” a una compañía –pues hasta el momento solo lo habían hecho los particulares–, 
la Misión sugería que los bancos fueran autorizados para manejarlas “bajo determinadas 
condiciones y previo depósito de ciertas garantías especiales. Al hacerlo deberán segregar 
de su activo los valores de dicha sección especial, manteniéndola separada, materialmente, 
de  los  negocios  ordinarios  del  banco,  siendo  inspeccionados  con  toda  regularidad  por  el 
Superintendente  de  Bancos.”  (Subrayado  mío).
133
  La  razón  de  ello,  era  que  “muchos 
fideicomisarios [entiéndase, fiduciarios] particulares han resultado faltos de honradez”, en 
cambio un banco constituía una entidad continua, bien administrada y de responsabilidad. 
Sin  embargo,  nada  de  ello  responde  al  hecho  por  cual  –siguiendo  la  teoría  del  mandato 
irrevocable de Alfaro–, se asimiló el fideicomiso a la “comisión de confianza”. En palabras 
de Avendaño Arana, “todas esas comisiones de confianza [de la ley de 1931], se sustentaban 
en mandatos mercantiles”.
134
 Aunque bien se podría decir que ello se debió sencillamente 
a la amplia aceptación continental que dicha teoría gozaba en el momento. 
No fue hasta 1988, casi 57 años después, que dicho Decreto Ley fue derogado por el Decreto 
Legislativo N° 469 – Decreto Legislativo de Operaciones Bancarias para asegurar su eficaz 
Gestión, Descentralización y Democratización.
135
 Éste no obstante, a pesar del existente y 
vasto desarrollo legislativo latinoamericano sobre el fideicomiso, se limitó ridículamente a 
señalar que la aceptación y cumplimiento de fideicomisos constituía tanto una operación 
bancaria (artículo 19° literal m), como una operación financiera permitida (artículo 21° literal 
g). Es decir, nada. Aunque para dicha (o desdicha), esta norma fue finalmente derogada en 
1990 por la Ley N° 25292
136
, la cuál firmada por Alberto Fujimori y Hurtado Miller, derogó 
además  la  Ley  de  Estatización  del  Sistema  Financiero,  entre  otras.  Conforme  a  ello, 
estableció que se delegaba al Poder Ejecutivo la facultad de dictar en el plazo de 120 días, 
                                                           
132
 Cabe indicar que, en el “Proyecto de ley de Impuesto sobre la Renta” elaborada también por la Misión 
Kemmerer,  el  numeral  5)  del  artículo  2°  definía  el  término  “fideicomisario”  como:  “guardador, 
depositario, administrador, síndico, defensor o cualquiera persona que desempeña cargos de confianza 
respecto a bienes o depósitos.”. No obstante, dicha definición era únicamente para efectos de esa ley, la 
cuál por cierto nunca fue promulgada por el gobierno de Samanez Ocampo. 
Ver: BANCO CENTRAL DE LA RESERVA DEL PERÚ, Ob. Cit., Volumen II, pp. 353-354. 
133
 Ídem pp. 216-217. 
134
  AVENDAÑO,  Francisco  “El  Fideicomiso”,  Derecho  PUCP,  1996,  343–65  (p.  344) 


Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal