Facultad de derecho



Descargar 119,74 Kb.
Ver original pdf
Página5/27
Fecha de conversión02.12.2019
Tamaño119,74 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27
dominio-fiduciario-49871.aspx> [accedido 12 febrero 2017]. 
41
 SALAZAR, Octavio “El Fideicomiso en el Perú como herramienta financiera: breve análisis de sus reales 
implicancias”,  Prometheo  CDA,  2016   
[accedido 3 marzo 2017]. 
42
  VALDIVIEZO,  Claudia  “Fideicomisos:  fallo  del  Tribunal  Fiscal  resta  confianza  a  figura  ya  probada”, 
Semana  Económica,  2016  un-fallo-que-resta-confianza-a-una-figura-probada/> [accedido 14 febrero 2017]. 

39 
 
ellos coincidiendo en el mismo sentido de lo expresado en el artículo. Sin embargo, lo que 
más  llama  la  atención,  es  que  se  advirtió  que  si  bien  esta  RTF  no  era  un  precedente  de 
observancia  obligatoria,  la  decisión  de  este  órgano  resolutivo  conllevaría  a  que  las 
estructuras del fideicomiso pudieran ser más onerosas. Pues bajo tal esquema, el mercado 
tendría que acomodarse a cubrir escenarios innecesarios de prever para ofrecer una mayor 
tranquilidad. Aunque  ciertamente,  coincido en la línea  de  que  una mayor tranquilidad la 
brindaría “una entidad tributaria que no incurriera en inconsistencias”.   
 
Por otro lado, en el portal web de la asociación civil Círculo de Derecho Administrativo, se 
publicó un artículo curioso que analiza brevemente las implicancias del fideicomiso en la RTF 
del caso OAS. En éste el autor consideró justo que el Tribunal Fiscal no haya amparado la 
solicitud de Intervención Excluyente de Propiedad formulada por el recurrente, toda vez que 
bajo su opinión, este recurso es una herramienta de defensa única y exclusiva para el tercero 
propietario. A lo cual añadió que: “la herramienta de defensa utilizada por el recurrente para 
defender  su  derecho  de  dominio  fiduciario  no  fue  la  que  correspondía”.  Pues  bajo  su 
criterio,  consideraba  que  la  Queja  podría  ser  el  remedio  idóneo  para  que  tanto  el 
fideicomitente como el fiduciario defiendan la integridad del patrimonio fideicometido. 
 
Sin  embargo,  más  allá  de  aquellas  denuncias  y  opiniones,  no  existe  por  el  momento 
antecedentes académicos donde se haya analizado y escrito más al respecto. Mucho menos 
alguna propuesta formal de algún ente que pretenda dar solución a este problema. Tal vez 
debido  a  que  la  casuística  es  reducida,  en  tanto  los  fideicomisos  afectados  apenas  se 
cuentan con los dedos de una sola mano o porque en términos de temporalidad, la casuística 
es bastante reciente.
43
 Sea lo que sea, parece que la necesidad de su tutela es urgente; pues 
la incipiente notoriedad de la problemática resulta insuficiente de cara a que el estado de la 
cuestión se encuentra incólume desde su origen. En efecto, dado que hasta ahora no ha sido 
objeto de estudio y por lo tanto nadie ha propuesto una salida, el peligro de que el mismo 
patrón  se  siga  repitiendo,  es  aún  inminente.  No  obstante,  a  pesar  de  la  inexistencia  de 
antecedentes académicos, el presente trabajo humildemente podría ser un primer intento 
de ello. 
 
3.2.  Dificultades que contribuyen al problema 
 
Ahora bien, para conocer un poco más del contexto actual del problema jurídico que nos 
convoca, veremos que hay dificultades que contribuyen a asentar el mismo. Si bien estas 
dificultades  son  cuestiones  secundarias  y  transversales,  indudablemente  constituyen 
aspectos que no pueden dejarse de lado. Pues en su defecto, ignorarlos solo podría significar 
no resolver el problema principal de raíz. Más aún si se tiene en cuenta que desde ya, el 
objeto de estudio implica la discusión de diversos conceptos jurídicos. 
 
                                                           
43
 Más aún, si consideramos que el universo de aquellos fiduciarios perjudicados –con embargos en razón 
de deudas del fideicomitente- que han planteado una Intervención Excluyente de Propiedad, se reduce a 
uno solo: La Fiduciaria S.A.. Es decir, el número de contribuyentes o empresas fiduciarias afectadas con 
este tipo de fallos, es extremadamente reducido. 

40 
 
Entonces como bien se ha precisado, las cuestiones en las que repararemos a continuación, 
son  cuestiones  procedentes  de  la  misma  problemática  expuesta  en  los  cuatro  casos 
analizados  en  el  primer  apartado  de  este  capítulo.  Recordaremos  pues  que  de  los 
procedimientos  seguidos  contra  Veritas  y  OAS,  quedaron  algunos  puntos  pendientes  a 
reflexionar.  Éstos  son  justamente  los  que  serán  comentados  aquí,  a  fin  de  conocer  la 
relevancia que comportan para los fines de este estudio. 
 
Para empezar, nótese que de las observaciones hechas en los procedimientos de cobranza 
coactiva seguidos contra Veritas, quedaron dos puntos en suspenso. La primera, referida a 
la  concepción  del  dominio  fiduciario  como  una  “cesión  de  dominio  condicionada”.  Y  la 
segunda, referida a la contradicción de  si el fideicomitente mantenía o no el derecho de 
propiedad sobre los bienes transferidos.  
 
El dominio fiduciario como una simple “cesión de dominio condicionada” 
Se recordará que en los tres expedientes seguidos contra Veritas, el Ejecutor Coactivo 
de  la  SUNAT  afirmó  que:  “la  transferencia  fiduciaria  no  implica  la  transferencia  de 
propiedad absoluta y plena, sino el dominio fiduciario, lo que representa una cesión de 
dominio condicionada a una finalidad específica, (…)”. Afirmación que no hace más que 
cuestionarnos  si  nosotros  conocemos  qué  es  el  dominio  fiduciario  y  qué  es  lo  que 
implica. 
 
Ciertamente,  la  Administración  atina  al  indicar  que  la  transferencia  que  opera  en  el 
Fideicomiso  y  en  el  Derecho  de  Propiedad,  son  distintas.  Pues  como  se  sabe,  el 
fideicomiso no implica una enajenación, y por lo tanto no hay una transferencia absoluta 
y  plena.  Sin  embargo,  no  parece  acertar  cuando  señala  que  el  dominio  fiduciario 
representa una “cesión de dominio condicionada –a la finalidad del contrato–”. 
 
Ahora,  si  bien  este  trabajo  no  versa  sobre  el  dominio  fiduciario y  esta  afirmación  en 
particular tampoco será tratada en el mismo, la observación queda hecha para un futuro 
estudio.  Pues  sería  bueno  despejar  todas  esas  concepciones  equívocas  y  mitos  que 
rondan en relación al dominio fiduciario, a efectos de evitar caer en los mismos una y 
otra vez.
44
 Más aún si se tiene en cuenta que este tipo de creencias menesterosas no 
son  ajenas  incluso  a  la  Administración  Tributaria,  lo  cuál  evidentemente  termina 
perjudicando a los administrados y menoscabando la figura del Fideicomiso.  
 
¿Qué sucede con el derecho de propiedad del fideicomitente? 
Recordaremos también que en la parte resolutiva de las tres primeras RTFs, se advirtió 
que  el  Tribunal  Fiscal  había  caído  en  una  incongruencia  al  replicar  una  y  otra  vez  lo 
siguiente:  
“Que conforme se constata, el inmueble materia de embargo constituye propiedad de Veritas 
Edificaciones  S.A.C,  quien  en  su  calidad  de  fideicomitente  en  el  contrato  de  fideicomiso 
elevado a escritura pública el 16 de mayo de 2006, transfirió el dominio fiduciario (…) más no 
su propiedad.  
(…) 
                                                           
44
 La más popular es la noción que conceptúa al dominio fiduciario como un “nuevo derecho real”. 

41 
 
Que cabe indicar que en el caso del fideicomiso bancario, si bien los bienes que integran el 
patrimonio  fideicometido  dejan  de  ser  objeto  de  “pertenencia”  del  fideicomitente,  no 
integran el patrimonio del fiduciario.” (Subrayado mío) 
 
En  otras  palabras,  se  decía  que  Veritas  se  mantenía  como  propietaria  del  bien 
fideicometido,  pero  al  mismo  tiempo  se  indicaba  que  este  bien  ya  no  le  pertenecía. 
¿Pero cómo así alguien puede ser propietario de un bien que ya no le pertenece? Bien 
se aseveraba que el fideicomitente mantenía la propiedad sobre los bienes o bien se 
aseveraba que éste ya no la tenía. No obstante, lo que pareció ser un error material en 
un principio, no lo fue porque esta contradicción se replicó en todos los procedimientos 
seguidos contra la deudora.
45
 
 
Entonces ¿será que el derecho de propiedad sobre los bienes se mantiene intacto en 
cabeza del fideicomitente?, ¿o es que se extingue una vez constituido el fideicomiso? 
¿Acaso queda suspendido temporalmente hasta que el fideicomiso culmine o cumpla su 
finalidad?, ¿o es que este derecho real se sustituye por un derecho de crédito? En líneas 
generales podría decirse que no se tiene certeza al respecto, pues la norma bancaria no 
lo estipula.  
 
Pese a que el tratamiento de este tema podría dar para un estudio por separado, en el 
capítulo  tres  haremos  una  breve  aproximación  que  servirá  para  despejar  la 
incertidumbre  y  determinar  si  en  efecto  el  fideicomitente  mantiene  o  no  los  bienes 
fideicometidos dentro de su esfera patrimonial. A partir de lo cual sabremos además si 
resulta  conforme  el  embargo  y  ejecución  de  medidas  cautelares  sobre  bienes 
fideicometidos, por responsabilidad patrimonial del fideicomitente. 
 
Ahora  bien,  por  otro  lado,  corresponde  ver  los  tres  puntos  pendientes  derivados  del 
procedimiento  seguido  contra  OAS.  El  primero,  referente  a  las  semejanzas  entre  la 
propiedad  y  el  dominio  fiduciario.  El  segundo,  vinculado  a  la  noción  del  patrimonio 
fideicometido como titular mismo de los bienes fideicometidos. Y el tercero, respecto a lo 
resuelto en la Casación N° 492-2009-ICA. 
 
La analogía entre el derecho de propiedad y el dominio fiduciario  
Se recordará que el cuestionamiento más grande que debían enfrentar los fiduciarios 
era  el  referido  a  su  falta  de  legitimidad,  en  tanto  éstos  no  tienen  la  calidad  de 
propietarios  sobre  los  bienes  embargados.  Anticipándose  a  ello,  lo  que  el  fiduciario 
alegó  en  este  caso,  fue  que  tal  era  la  semejanza  entre  la  propiedad  y  el  dominio 
fiduciario  –entiéndase  la  administración,  uso,  disposición  y  reivindicación  sobre  los 
bienes–  que  por  correspondencia  su  legitimidad  no  debía  ser  cuestionada.  Es  decir, 
considerando  que  la  ley  otorgaba  en  ambos  casos  las  mismas  “potestades”;  para  la 
recurrente, los propietarios y fiduciarios debían poder ejercer las mismas acciones  de 
defensa sobre los bienes, lo que implicaba poder interponer la intervención excluyente 
de propiedad. 
                                                           
45
 Nótese que estas RTFs no tienen una RTF aclaratoria. 

42 
 
 
No  obstante,  como  sabemos,  pretender  ridículamente  acortar  las  diferencias  entre 
ambas situaciones jurídicas haciendo uso de la analogía, es inconcebible no solo porque 
cada institución tiene sus propias reglas y éstas no pueden ser alivianadas haciendo una 
simple  extrapolación;  sino  también  porque  en  el  Derecho  Tributario  la  analogía  está 
prohibida. 
 
El patrimonio fideicometido como titular de los bienes fideicometidos 
Esta concepción procede de lo expresado así por el fiduciario en su recurso de apelación:  
“Tal como hemos detallado y probado en los puntos 1 al 19 del presente escrito, estos flujos 
son originados por el Consorcio, no por OAS y desde el 22 de octubre de 2015, el titular de 
estos derechos de crédito es el patrimonio fideicometido, administrado por La Fiduciaria .  
 
Ni OAS, ni el Consorcio tienen esta calidad desde la mencionada fecha, pues con motivo de 
la constitución del Fideicomiso, tanto los Derechos de Cobro, cuanto los Flujos Dinerarios 
provenientes  de  la  ejecución  del  Contrato  de  Obra,  fueron  transferidos  a  favor  de  dicho 
patrimonio.” (Subrayado mío) 
 
Lo  que  se  pretendió  alegar  con  ello,  fue  que  en  tanto  ninguno  de  los  sujetos 
intervinientes  en  el  fideicomiso  tenía  la  titularidad  de  los  bienes  transferidos  –ni  el 
fideicomitente  (antiguo  propietario),  ni  el  fiduciario  (simple  administrador),  ni  el 
fideicomisario–; era el propio patrimonio autónomo el que la ostentaba. En virtud de lo 
cual,  el  patrimonio  fideicometido  podía  interponer  la  cuestionada  intervención 
excluyente de propiedad. 
 
A nuestro juicio, diríamos que éste fue un último intento (desesperado) de la recurrente 
por esquivar el cuestionamiento de falta de legitimidad de los fiduciarios. No obstante, 
siguiendo la línea de la penúltima observación, este extremo referido a la titularidad de 
los  bienes  embargados  nos  compete,  pues  es  sumamente  relevante  determinar  si 
efectivamente éstos tienen un titular o un propietario. Ya que si la respuesta a ello fuera 
afirmativa,  saber  quién  es  ese  titular  conllevaría  no  solo  a  determinar  quien  puede 
plantear el recurso del artículo 120° del CT, sino también a confirmar si los embargos 
trabados  por  deudas  del  fideicomitente  son  legítimos  o  no.  Por  dicho  motivo,  esta 
cuestión será analizada más a detalle en el capítulo tres. 
 
La Casación que contradice lo resuelto por el Tribunal Fiscal 
Por último, está la cuestión referida a la Casación N° 492-2009-ICA, la cual se expidió con 
motivo de un proceso civil en el que justamente La Fiduciaria interpuso una Tercería de 
Propiedad,  en  vista  del  embargo  –por  deudas  del  fideicomitente–  de  un  patrimonio 
fideicometido  que  administraba.  Lo  interesante  de  ésta,  es  que  fue  invocada  por  la 
recurrente en el caso de OAS a fin de que el Tribunal Fiscal tuviera en consideración el 
criterio  esbozado  por  la  Corte  Suprema.  Sin  embargo,  a  pesar  de  que  éste  no  se 
pronunció al respecto y de que dicho criterio parece haber pasado desapercibido en el 
ámbito  tributario;  sin  duda  constituye  un  elemento  importante  que  merece  nuestra 
especial atención. Ésta será analizada en el cuarto capítulo. 
 

43 
 
Habiendo explicado brevemente las razones por las cuales estas cuestiones adyacentes al 
problema jurídico principal no deben ser ignoradas y por el contrario, merecen ser tratadas 
oportunamente  en  éste  o  en  un  futuro  trabajo;  es  preciso  hacer  ahora,  a  modo  de 
comentarios finales, una síntesis del contexto actual del problema a tratar: 
 

  La confusión conceptual en relación a lo que es el dominio fiduciario, a lo que sucede 
con  el  derecho  de  propiedad  del  fideicomitente,  a  las  potestades  que  el  dominio 
fiduciario otorga a su titular, o a lo que supone decir que el patrimonio fideicometido 
constituye un patrimonio autónomo; son indudablemente reflejo de que aún tenemos 
muchas ideas difusas y hasta contradictorias respecto a las implicancias del Fideicomiso. 

  Las dificultades antes reparadas, son innegablemente producto de la aún divergente 
concepción  del  Fideicomiso  en  nuestro  país,  incluyendo  a  nuestros  tribunales.  Esto 
posiblemente debido a que el trasplante de esta figura en el Perú es algo reciente y su 
uso no tiene todavía la difusión anhelada –aunque ciertamente va en aumento–.  

  Ahora, si bien la materia que nos concierne, versa sobre la aparente incompatibilidad 
entre el Fideicomiso y la Intervención Excluyente de Propiedad; es claro que además del 
afianzamiento de estas dos figuras jurídicas, la discusión involucra tratar además temas 
particulares como la legitimidad para obrar en la tercería, la separación patrimonial de 
riesgos  y  la  constitución  de  patrimonios  autónomos.  Los  cuales  son  definitivamente 
trascendentales para el esclarecimiento de la cuestión principal. 

  Enmarcada la pregunta de investigación en términos de si los fiduciarios deberían poder 
plantear  o  no  la  Intervención  Excluyente  de  Propiedad  del  artículo  120°  del  Código 
Tributario, los objetivos que se proponen desarrollar quedan circunscritos a lo siguiente:  
(1)
  Comprender  con  mayor  profundidad  las  implicancias  del  Fideicomiso,  entre 
ellas: (i) conocer el Fideicomiso a partir de su trasplante jurídico a nuestro sistema; 
(ii)  comprender  la  esencia  y  funcionalidad  del  Fideicomiso  como  “patrimonio 
autónomo”; (iii) determinar los alcances de la responsabilidad patrimonial objetiva 
del fideicomitente. 
(2)
  Examinar  la  Intervención  Excluyente  de  Propiedad  desde  una  perspectiva 
bancaria y tributaria: (i) comprender la funcionalidad de la Intervención Excluyente 
de  Propiedad;  (ii)  determinar  si  la  legitimidad  para  obrar  activa  en  la  Tercería  de 
Propiedad, y por lo tanto en la intervención excluyente de propiedad, es exclusiva 
para los propietarios o si puede ser inclusiva para los fiduciarios.  
 
 
 
 
 

44 
 
CAPÍTULO 2                                                                                                                                                           
EL FIDEICOMISO PERUANO COMO PRODUCTO DE UN TRASPLANTE 
JURÍDICO 
 
Conforme se anticipó, en este capítulo se examinará puntualmente la figura del Fideicomiso. En 
tanto el problema jurídico se circunscribe alrededor de este elemento, sería un fracaso intentar 
resolver la problemática sin antes tener en claro lo que jurídicamente implica. Por dicha razón, 
a  continuación  se  explicarán  los  aspectos  más  trascendentales  de  éste.  Con  lo  cual 
fundamentalmente  se  pretende  comprender  su  esencia,  para  a  partir  de  ello  definir  si 
consecuentemente  la  intervención  excluyente  de  propiedad  es  un  mecanismo  jurídico  de 
protección válido para el mismo. 
En atención a ello, para comprender el Fideicomiso y luego pasar a resolver el problema jurídico 
que nos convoca, bien se podría partir haciendo un breve recuento de la evolución normativa, 
doctrinaria y jurisprudencial peruana, desde 1931 hasta la actualidad. Sin embargo, aquello solo 
serviría  de  introducción  para  contextualizar  el  Fideicomiso en  el Perú.  Por tal motivo,  con  la 
finalidad  de  comprender  con  mayor  profundidad  lo  que  este  fenómeno  implica  como 
institución, considero necesario ir más allá de una visión parcializada y superficial de su historia. 
Más aún si tenemos en cuenta que esta figura no solo es resultado de un trasplante normativo, 
sino que además tiene sus raíces en un sistema jurídico ajeno al Civil Law
De allí que el objeto del primer apartado de este capítulo, sea remontarnos a los antecedentes 
históricos  del  Fideicomiso.  Lo  cual  implicará  hacer  primero  una  rápida  mención  al 
fideicommissum  romano,  para  luego  describir  de  manera  resumida  el  origen  y  evolución  del 
trust  en  el  Common  Law,  así  como  sus  particularidades  bajo  dicho  sistema  jurídico.  En  un 
siguiente  apartado,  se  hará  un  breve  recuento  de  los  postulados  más  influyentes  que 
encabezaron el proceso de importación del trust hacia Latinoamérica. Por último, en un tercer 
apartado se hará un breve repaso de la transformación normativa peruana sobre la materia, a 
fin de conocer más a detalle el camino seguido por el legislador hasta la actualidad, así como los 
aciertos y errores cometidos. 
 
4.  Antecedente del Fideicomiso: ¿El trust anglosajón o el fideicommissum romano? 
 
Como bien se ha señalado, en este apartado recorreremos brevemente desde sus orígenes, los 
antecedentes históricos del trasplantado “fideicomiso latinoamericano”. No obstante, debemos 
partir  haciendo  una  breve  distinción entre  el  trust  y  el  fideicommissum
46
.  Pues aunque  en  la 
actualidad existe un vasto consenso doctrinario que reconoce al trust como precursor histórico 
inmediato del Fideicomiso moderno, no han faltado quienes han considerado que éste derivaría 
de lo que el Derecho Romano denomina como fideicommissum. Sobretodo al considerarse que 
ambas figuras pertenecen al mismo sistema jurídico, el Derecho Continental. Si bien no es objeto 
de este trabajo explayarnos al respecto, vale la pena partir haciendo una efímera distinción para 
disipar desde ya la posible confusión; ya que como veremos a continuación, esa afirmación no 
es correcta. Pues si examinamos con cuidado las diferencias y similitudes entre éstas, veremos 
que la institución romana y el fideicomiso actual no siguen la misma línea. 
 
                                                           
46
 Referido también por algunos como fiducia. 

45 
 
4.1.  El fideicommissum romano 
 
En el Derecho Romano, como bien señala Manuel De la Flor Matos, el término fideicomiso 
deriva del latín fides commissus, en el que fides significa fe y commissus significa comisión o 
encargo. De modo que éste hacía alusión a un “encargo de confianza” o a una “comisión 
basada  en  la  fe”.
47
  Lo  cierto  es,  que  esta  figura  apareció  como  una  de  las  formas  más 
antiguas  para  garantizar  deudas  (inter  vivos)  y  rehuir  a  las  restricciones  impuestas  para 
heredar a ciertas personas (mortis causa). 
 
En el plano de las obligaciones, Herzen manifiesta que para dotarlas de cierta seguridad, los 
romanos  durante  largo  tiempo  recurrieron  primero  al  pactum  fiduciae
48
,  luego  al  pignus 
(prenda) y ya después a la hipoteca.
49
 Mediante la primera, Eugene Petit indica, que en el 
contexto de una enajenación (u otro contrato que implicara una transferencia real), cuando 
el acreedor exigía a su deudor alguna seguridad real, se solía añadir un “pacto de fiducia”.
50
 
Éste,  funcionaba  como  una  suerte  de  garantía  real  y  se  traducía  en  un  compromiso  del 
acreedor  para  restituir  la  propiedad  de  aquella  cosa  transferida  por  el  deudor  una  vez 
cumplida determinada obligación por el deudor.
51
 Mientras tanto, el deudor podía consentir 
el uso de la cosa por el acreedor, a título de arrendatario o precario. Cumplida la obligación, 
el acreedor debía transferirle nuevamente la propiedad a su antiguo propietario; a falta de 
voluntad,  ello  le  podía  ser  exigido  por  el  deudor mediante  la  acción  fiducia  directa.
52
  No 
obstante, si bien el pacto de fiducia le ofrecía al acreedor una gran garantía: la propiedad y 
además  la  rei  vindicatio  (restitución  de  la  propiedad),  ésta  desapareció  debido  a  que  el 
deudor sufría de varios inconvenientes, siendo el principal el supuesto en el que el acreedor, 
abusando de su derecho, enajenaba prematuramente la cosa y el deudor no tenía modo 
seguro de recuperarla, en tanto no tenía acción real contra los terceros adquirientes, sino 
solamente una acción personal.
53
 Se dice que hasta el siglo II de nuestra época el pactum 
fiduciae  estuvo  aún  en  uso,  pues  también  se  empleaba  cuando  uno  prestaba  una  cosa 
(comodato) o depositaba un objeto precioso en casa de un amigo (depósito); aunque como 
se explicó, su uso era sobretodo para la constitución de una seguridad real.
54
 
 
                                                           
47
  DE  LA  FLOR,  Manuel.  El  Fideicomiso:  modalidades  y  tratamiento  legislativo  en  el  Perú  (Lima:  Fondo 
Editorial PUCP, 1999), p. 24.  
48
 De la Flor Matos, refiere que el pactum fiduciae suponía un acuerdo inter vivos, el cual podía ser de dos 
modalidades:  la  fiduciae  cum  creditore  y  la  fiduciae  cum  amico.  Ambas,  tenían  como  fin  otorgar  una 
garantía real al acreedor, aunque con la particularidad de que éste debía restituir el bien al deudor si se 
verificaba el cumplimiento de la obligación. Pero, precisa además que el bien recibido podía ser usado y 
disfrutado  gratuitamente  por  el  adquirente,  con  el  provecho  de  todas  las  facultades  inherentes  del 
propietario, hasta llegado el momento de su retransmisión. 
49
 HERZEN, Nicolas. Origine de l’hypothèque Romaine (Paris: Rousseau, 1899), p. 32. 
50
 PETIT, Eugene. Traité élémentaire de droit romain: contenant le développement historique et l’expose 
général des principes de la legislation romaine, depuis l’origene de Rome jusqu’a l’empereur Justinien, 9 
éd (Paris: Rousseau, 1920), p. 341. 
51
 PETIT, p. 341. 
52
 Íd. P. 342. 
53
 Ibíd. 
54
 PETIT, Eugene. Ob. Cit. P. 378. 

46 
 
Por  otro  lado,  en  el  plano  de  las  sucesiones,  cuando  el  testador  quería  favorecer  a  una 
persona con la cual no tenía la testamenti factio, no tenía otro recurso que pedir o rogar a 
uno de sus herederos que fuese el ejecutor de su voluntad, para así dar al incapaz un objeto 
en particular, o la sucesión en todo o en parte.
55
 Al heredero gravado se le llamaba fiduciario, 
y  a  quien  restituía,  fideicomisario.  En  palabras  de  Manuel  De  la  Flor,  en  este  caso,  el 
fideicomissum era una liberalidad mediante la cual un tercero (de confianza) se convertía en 
propietario  de  los  bienes  transferidos  por  el  testador,  a  consciencia  de  cumplir  con  el 
encargo encomendado por éste. Esto último era usado sobretodo en beneficio de personas 
que  no  podían  heredar.  Esta  disposición  no  era  obligatoria  civilmente,  era  sobretodo  un 
asunto de conciencia y de buena fe para el heredero fiduciario, quien debía ejecutarla en 
favor del fideicomisario. Sin embargo, con el tiempo, los emperadores lograron que éstas se 
ejecutaran mediante intervención de los cónsules, incluso se creó un pretor especial para 
ocuparse ellos (pretor fideicommissarius). Su uso fue amplio, dado que permitía mayores 
ventajas  que  el  legado.  Entre  ellas,  la  posibilidad  de  que  a  la  muerte  del  fiduciario,  éste 
restituya  la  cosa  al  primer  fideicomisario,  y  así  sucesivamente.  Asimismo,  es  preciso 
mencionar que en sus orígenes, el fideicomisario adquirió un derecho de crédito frente al 
fiduciario,  no  obstante,  con  las  reformas  de  Justiniano,  tratando  de  unificar  las 
modificaciones  introducidas  previamente  por  dos  senadoconsultos,  el  Trebeliano  y  el 
Pegasiano, se dispuso entre otras cosas, que el fideicomisario adquiriera en lo sucesivo un 
derecho real. En virtud de ello, éstos ya no tenían porqué temer respecto a la enajenación 
o hipoteca que efectuaran los fiduciarios extralimitándose, pues mediante la rei vindicatio
podían lograr la restitución de los bienes aún en contra de los adquirentes de buena fe.
56
 
 
Como  se  aprecia,  el  fideicommissum  romano  (inter  vivos  o  mortis  causa),  basado 
fundamentalmente  en  la  confianza,  suponía  la  constitución  de  un  nuevo  propietario  (el 
fiduciario);  aunque  claro  está,  sujeto  a  una  posterior  restitución  del  derecho  real  o  a  su 
ejecución en provecho de un tercero. El trust por su lado, como veremos más adelante, fue 
también una figura que tenía como fundamento aquella noción de conciencia y buena fe, 
pero  cuyos  rasgos  particulares  lo  alejan  bastante  del  primero.  Y  aunque  no  han  faltado 
autores  que  como  Manuel  De  la  Flor  o  Juan  Jordano,  tajantemente  consideran  que  la 
distinción entre ambas figuras, radica únicamente en los remedios jurídicos que se otorgan 
ante  el  uso  de  los  bienes  de  manera  contraria  al  fin  predispuesto  por  el  fiduciante, 
discrepamos de ello. En primer lugar, porque como veremos, en el trust no se habla de una 
restitución  per  se  de  la  cosa  transferida,  como  sí  lo  hay  en  este  caso.  En  segundo  lugar, 
porque estos autores señalan que en el fideicommissum, la inobservancia del encargo por 
parte del fiduciario, produce únicamente efectos personales –es decir, que el fideicomisario 
o fiduciante sólo tendría un derecho de crédito contra el fiduciario–; y que es en el trust, en 
el que sí hay efectos reales.
57
 No obstante, tratados de Derecho Romano demuestran que 
aquello  no  fue  así  siempre.  Como  se  ha  mencionado,  si  bien  primigeniamente  la  figura 
romana solo tuvo efectos personales, luego de las enmiendas introducidas por Justiniano, 
ésta también adquirió efectos reales, provocando a ineficacia real del acto y permitiendo la 
                                                           
55
 Íd. P. 768 
56
 PETIT, Eugene. Ob. Cit. P. 773. 
57
 DE LA FLOR, Manuel. Ob. Cit. P. 37; JORDANO, Juan. El negocio fiduciario (Barcelona: Bosch Editor, 
1959), p. 24. 

47 
 
reivindicación  del  bien  (acarreaba  ipso  iure  la  restitución  del  bien  aun  en  perjuicio  de 
terceros).  
 
De todos modos, aunque  la confianza y  los remedios legales  referidos, son aspectos que 
asemejan inicialmente al fideicommissum y al trust, la doctrina autorizada coincide en que 
el  fideicommissum  se  aleja  de  poder  ser  considerado  precedente  histórico  directo  del 
Fideicomiso  moderno  por  varias  razones.  Una  de  ellas  sería  la  manifiesta  existencia  de 
incompatibilidades en las características de ambas, lo cual a comparación con el fenómeno 
anglosajón no se evidencia, como veremos a continuación. La otra hace referencia a la caída 
en  desuso  del  fideicommissum,  lo  cual  aparentemente  generó  una  gran  brecha  histórica 
entre éste y el Fideicomiso actual, y que no parecería haber sucedido con el Trust –caso en 
el cual más bien varios juristas e historiadores han hallado continuidad en su uso–
58
.  
 
4.2.  El trust anglosajón 
 
Aunque existe cierto sector en el Derecho Comparado que ha relacionado históricamente al 
trust  con  otras  figuras  análogas  –pertenecientes  incluso  a  sistemas  legales  ajenos  al 
Common  Law–,  como  el  Treuhand  alemán
59
,  el  Waqf  de  la  Sharia
60
,  o  el  mismo 
Fideicomissum romano
 61
; mayoritariamente se afirma que el Trust del Common Law, tuvo 
como antecedente al use inglés.
62
 F. Maitland, un referente en el tema, indica que el término 
use” es muy curioso, pues aunque pudiera creerse que deriva del latín usus, éste deriva 
más bien del latín opus.
63
 En documentos jurídicos francos y lombardos de los siglos VII y 
VIII,  se  puede  encontrar  la  expresión  en  latín  vulgar  ad  opus  que  significaba  “en  su 
representación”. En francés antiguo se encuentra como “al oes” o “ues”, cuya pronunciación 
inglesa se confunde con “use”. Así el autor manifiesta: “If I hold land ad opus Johannis, this 
of course means that I hold it on behalf of John. […] In the fourteenth century (which for us 
                                                           
58
 En este punto cabe precisar que por lo menos en Latinoamérica, es posible encontrar actualmente y en 
el siglo pasado, figuras claramente inspiradas en la institución romana. Al respecto, el Código Civil de Chile, 
Brasil y Colombia, contemplan la llamada “propiedad fiduciaria” o “negocio fiduciario”. No obstante, éstas 
no son más que una “propiedad real limitada” (derecho real con obligación de restitución posterior), como 
lo  hemos  visto  en  el  fideicommissum.  Claramente,  éstas  no  pueden  ser  pensadas  como  instituciones 
derivadas del Derecho Anglosajón. 
59
 Véase: R. HELMHOLZ and R. ZIMMERMANN (eds.),  Itinera Fiduciae: Trust  and Treuhand in Historical 
Perspective (Berlin: Duncker & Humblot, 1998). 
60
  Véase:  D.  POWERS,  ‘The  Islamic  Family  Endowment  (Waqf)’  (1999)  32  Vanderbilt  Journal  of 
Transnational Law 1167; J. A. SCHOENBLUM, ‘The Role of Legal Doctrine in the Decline of the Islamic Waqf: 
A Comparison with the Trust’ (1999) 32 Vanderbilt Journal of Transnational Law 1191. 
61
 Véase: D. JOHNSTON, The Roman Law of Trusts (Oxford: Clarendon Press, 1988); D. JOHNSTON, Roman 
Law in Context (Cambridge University Press, 1999), pp. 47–9.  
62
 Cfr. LEPAULLE, Pierre. ‘Civil Law Substitutes for Trusts’, The Yale Law Journal, 36.8 (1927), 1126–47 (p. 
1127) 

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal