Facultad de derecho


  Resolución del Tribunal Fiscal No. 2195-4-2015



Descargar 119,74 Kb.
Ver original pdf
Página4/27
Fecha de conversión02.12.2019
Tamaño119,74 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

1.3.  Resolución del Tribunal Fiscal No. 2195-4-2015 
 
A  continuación,  el  cuadro-resumen  con  los  actos  jurídicos  y  procedimentales  más 
sustanciales del Expediente de Cobranza Coactiva N° 0230060496675: 
 
Fecha de celebración del Fideicomiso: 
El  16  de  mayo  de  2006  se  elevó  a  Escritura 
Pública  y  el  25  de  julio  del  mismo  año  se 
inscribió en Registros Públicos. 
                                                           
de las Partidas Electrónicas N° 02285361, 11059062 y 11059063 del Registro de Propiedad Inmueble de 
la Zona Registral N° II, Sede Chiclayo, Oficina Registral de Chiclayo. 

23 
 
Fideicomitente:  
Veritas Edificaciones S.A.C.  
Fiduciario renunciante: 
Banco de Comercio 
Fiduciario sucesor: 
La  Fiduciaria  S.A.  (desde  el  07  de  octubre  de 
2010) 
Patrimonio fideicometido: 
Inmueble inscrito en la Partida Electrónica N° 
02285361 del Registro de Propiedad Inmueble 
de la Zona Registral N° II, Sede Chiclayo, Oficina 
Registral de Chiclayo 
Tipo de fideicomiso: 
Fideicomiso en garantía 
Fecha de inicio del Procedimiento de 
Cobranza Coactiva:  
(no se precisa) 
Deudor tributario: 
Veritas Edificaciones S.A.C. 
Fecha de la Resolución Coactiva que 
dispone el embargo: 
02 de agosto de 2013 
Tipo de embargo: 
Embargo en forma de inscripción 
Patrimonio embargado: 
Inmueble inscrito en la Partida Electrónica N° 
11057994 del Registro de Propiedad Inmueble 
de la Zona Registral N° II, Sede Chiclayo, Oficina 
Registral de Chiclayo 
Fecha de interposición de la 
Intervención Excluyente de Propiedad 
ante el Ejecutor Coactivo:  
17 de noviembre de 2014 
Tercero interviniente: 
La Fiduciaria S.A. 
Formulada contra: 
SUNAT y la deudora 
La Resolución Coactiva que resuelve el 
recurso declaró: 
Inadmisible el recurso 
Fecha de Apelación: 
02 de enero de 2014 
El Tribunal Fiscal resolvió: 
Confirmar  la Resolución  Coactiva  que  declara 
inadmisible el recurso 
 
Como puede observarse, éste también es otro Procedimiento de Cobranza Coactiva seguido 
contra el contribuyente Veritas Edificaciones S.A.C. El patrimonio fideicometido también es 
el  inmueble  denominado  UC  10335  del  predio  “El  Potrero”,  ubicado  en  el  distrito  de 
Pimentel  (inscrito  en  la  Partida  Electrónica  N°  02285361);  transferido  en  fideicomiso,  al 
Banco  de  Comercio,  quien  luego  renuncia  y  transfiere  su  condición  a  La  Fiduciaria.  La 
finalidad de esta transferencia, era también desarrollar el proyecto inmobiliario Condominio 
Residencial “Las Garzas”, incluyendo la independización de las unidades inmobiliarias. Una 
de dichas unidades posteriormente independizadas, sería precisamente el inmueble inscrito 
en  la  Partida  Electrónica  N°  11057994  del  Registro  de  Propiedad  Inmueble  de  la  Zona 
Registral N° II, Sede Chiclayo, Oficina Registral de Chiclayo. 
 
Ahora bien, en el año 2013 se inicia un Procedimiento de Cobranza Coactiva tributaria contra 
Veritas. Ante la falta de cancelación de la deuda dentro del plazo establecido, en agosto de 
ese año, el Ejecutor Coactivo ordena el embargo en forma de inscripción sobre el inmueble 

24 
 
inscrito  en  la  Partida  Electrónica  N°  11057994.  Con  fecha  06  de  agosto  de  2013,  dicho 
embargo se inscribe en Registros Públicos. No obstante, en noviembre del año siguiente, La 
Fiduciaria en su calidad de fiduciario y al amparo del artículo 120° del Código Tributario, 
presenta  una  Intervención  Excluyente  de  Propiedad  ante  el  Ejecutor  Coactivo.  En  este 
recurso, señala los mismos argumentos expuestos en los dos casos previos. Afirma que debe 
procederse a la desafectación del predio sobre el cual ejerce dominio fiduciario, en tanto el 
embargo  había  sido  trabado  con  posterioridad  a  la  constitución  del  patrimonio 
fideicometido. Además, indica que la medida cautelar contraviene lo dispuesto por la Ley de 
Banca, la cual en otros términos, señala que el patrimonio fideicometido no responde por 
las deudas y obligaciones que tenga el fideicomitente, en este caso, Veritas.  
 
Sin embargo, mediante Resolución Coactiva N° 0230074136539 de fecha 29 de diciembre 
del 2014, el Ejecutor Coactivo de la SUNAT declara inadmisible la Intervención Excluyente 
de  Propiedad  formulada.  Los  argumentos  vertidos  por  el  Ejecutor,  son  exactamente  los 
mismos narrados en los dos casos anteriores. Expresa que, siendo la Intervención Excluyente 
de Propiedad un recurso dispuesto para los terceros propietarios de bienes embargados en 
un  procedimiento  de  cobranza  coactiva  ajeno,  dicha  condición  de  propietaria  no  se 
evidenciaba en la recurrente. Pues, la trasferencia fiduciaria no implicaba la transferencia 
de propiedad absoluta y plena, sino el dominio fiduciario, lo cual representaba una “cesión 
de dominio condicionada a una finalidad específica”. 
 
De igual modo, en etapa de apelación, mediante la RTF N° 2195-4-2015, el Tribunal Fiscal 
resolvió confirmar la Resolución Coactiva que declaraba inadmisible el recurso. Sin variar el 
contenido de su examen, expresó lo siguiente: 
“Que conforme  se constata el inmueble materia  de embargo  constituye propiedad de Veritas 
Edificaciones S.A.C., quien en su calidad de fideicomitente (…), transfirió el dominio fiduciario de 
dicho  predio  al  Banco  de  Comercio,  más  no  su  propiedad,  lo  cual  se  encuentra  señalado 
expresamente en el artículo 273° de la Ley N° 26702, por lo que si bien la recurrente se constituyó 
en  el  fiduciario  sucesor,  conforme  a  la  escritura  pública  (…),  ello  no  implica  que  se  hubiere 
transferido la propiedad del inmueble a favor de la recurrente. 
 
Que  cabe  indicar  que  en  el  caso  del  fideicomiso  bancario,  si  bien  los  bienes  que  integran  el 
patrimonio fideicometido dejan de ser objeto de “pertenencia” del fideicomitente no integran el 
patrimonio del fiduciario. 
 
Que  tal  como  se  ha  señalado  precedentemente,  la  finalidad  de  la  Intervención  Excluyente  de 
Propiedad es cautelar el derecho de propiedad de un tercero ajeno al Procedimiento de Cobranza 
Coactiva  y  que  se  impida  la  ejecución  de  la  medida  cautelar  trabada  sobre  un  bien  que  le 
pertenece, por lo que dado que en el caso de autos el embargo en forma de inscripción trabado 
(…),  no  ha  recaído  sobre  un  bien  de  propiedad  de  la  recurrente,  no  corresponde  amparar  la 
Intervención  Excluyente  de  Propiedad  formulada  por  ésta,  por  lo  tanto,  procede  confirmar  la 
resolución apelada.” 
 
Comentarios 
Como se aprecia, en este procedimiento y en los dos anteriores, la Intervención Excluyente 
de Propiedad planteada por el fiduciario es declarada inadmisible tanto en primera como en 
segunda instancia. Aunque los bienes embargados son distintos en cada caso, la discusión 
que plantea el fiduciario es la misma. Por esta razón, los apuntes y observaciones son los 
mismos que se señalaron previamente. No obstante, resulta interesante preguntarnos ¿por 

25 
 
qué  los ejecutores coactivos de  la SUNAT ordenaron trabar las medidas cautelares  sobre 
bienes en fideicomiso? ¿Por qué más bien a fin de evitar dilaciones en la cobranza coactiva 
de  la  deuda,  no  se  ordenó  el  embargo  sobre  bienes  de  titularidad  indudable  del  deudor 
tributario?, ¿a caso no existían otros bienes en su patrimonio? Tal vez así se hubiera evitado 
toda  esta  discusión  y  embrollo  con  los  fiduciarios,  quienes  solicitaban  intervenir  en  los 
procedimientos de cobranza coactiva con el único propósito de evitar la ejecución de las 
medidas cautelares. 
 
1.4.  Resolución del Tribunal Fiscal No. 8147-8-2016 
 
A  continuación  se  presenta  un  caso  algo más  interesante.  Estos  son  los  actos jurídicos  y 
procedimentales  más  importantes  de  los  Expedientes  de  Cobranza  Coactiva  N° 
0110080047587 y N° 0110110000035:  
 
Fecha de celebración del Fideicomiso: 
El  16  de  octubre  de  2015  según  Escritura 
Pública 
Fideicomitente y Fideicomisario:  
Consorcio Vial Santa Rosa 
Fiduciario: 
La Fiduciaria S.A.  
Patrimonio fideicometido: 
Derechos  de  cobro  y  los  flujos  dinerarios 
generados  por  la  ejecución  del  Contrato  de 
Obra  “Rehabilitación  y  mejoramiento  de  la 
carretera  Lima  –  Canta  –  La  Viuda  –  Unish, 
Tramo: Lima – Canta” celebrado con PROVIAS 
Tipo de fideicomiso: 
Fideicomiso en administración 
Fecha de inicio de los Procedimientos 
de Cobranza Coactiva:  
22 de enero de 2016  
Deudor tributario: 
Constructora OAS Sucursal Perú 
Fecha de las Resoluciones Coactivas 
que disponen los embargos: 
06 y 09 de junio de 2016 
Tipo de embargo: 
Embargos en forma de retención 
Patrimonio embargado: 
Las sumas de S/ 927,896.00 y S/ 2’665,197.00 
sobre  los  derechos  de  crédito  y  otras 
acreencias de titularidad del deudor tributario 
y que estuviesen en posesión de PROVIAS 
Fecha de interposición de la 
Intervención Excluyente de Propiedad 
ante el Ejecutor Coactivo:  
10 de junio de 2016 
Tercero interviniente: 
La Fiduciaria S.A. 
Formulada contra: 
SUNAT y la deudora 
Las Resoluciones Coactivas que 
resuelven el recurso declararon: 
Inadmisible los recursos 
Fecha de Apelación: 
30 de junio de 2016 
El Tribunal Fiscal resolvió: 
Acumular  los  procedimientos  e  inhibirse  del 
conocimiento de las apelaciones interpuestas 
 

26 
 
Conforme  se  aprecia,  éste  es  un  Procedimiento  de  Cobranza  Coactiva  seguido  contra  el 
contribuyente Constructora OAS Sucursal Perú (en adelante, “OAS”). Resulta que mediante 
escritura  pública  del  10  de  mayo  de  2012,  las  empresas  OAS,  Mota-Engil  Perú  S.A.,  y 
Constructora Upaca S.A., celebraron un contrato de consorcio denominado Consorcio Vial 
Santa Rosa (en adelante, “el Consorcio”). El objeto del mismo era el de suscribir con PROVIAS 
el Contrato de Ejecución de Obra N° 032-2012-MTC/20, en virtud de la adjudicación de la 
buena pro otorgada en abril de 2012, en el proyecto “Rehabilitación y mejoramiento de la 
carretera  Lima  –  Canta  –  La  Viuda  –  Unish,  Tramo:  Lima  –  Canta”  (en  adelante,  “el 
Proyecto”). Asimismo, el contrato estipulaba que las partes acordaban que el Consorcio no 
tendría contabilidad independiente y que el operador del contrato sería OAS. 
 
Cabe señalar que, con fecha 11 de mayo de 2012, el Contrato de Obra fue suscrito entre el 
Consorcio  y  el  Proyecto  Especial  de  Infraestructura  de  Transporte  Nacional  –  PROVIAS 
NACIONAL (en adelante, “PROVIAS”). En razón del mismo, el Consorcio se obligaba a realizar 
la  ejecución  del  Proyecto,  bajo  los  términos  y  condiciones  ahí  estipulados;  y  a  su  vez, 
PROVIAS se comprometía a efectuar los pagos correspondientes al Consorcio. Nótese que 
siendo  OAS  el  operador,  éste  emitiría  las  facturas  por  las  prestaciones  ejecutadas  y 
conforme a ello, PROVIAS realizaría los pagos. 
 
Mediante escritura pública de fecha 16 de octubre de 2015, el Consorcio suscribió con La 
Fiduciaria  S.A.,  un  Contrato  de  Fideicomiso  en  Administración.  En  virtud  de  éste,  el 
Consorcio  se  constituía  en  fideicomitente  y  fideicomisario,  transfiriendo  en  dominio 
fiduciario  a  La  Fiduciaria,  los  derechos  de  cobro  y  los  flujos  dinerarios  generados  por  la 
ejecución de la obra. A mayor precisión, mediante el contrato se transfería: (a) los "Derechos 
de  Cobro"
18
,  definidos  como  aquellos  derechos  de  crédito  presentes  y  futuros, 
determinados o determinables, que otorgan legitimidad para exigir, demandar y recibir el 
pago de todas las sumas de dinero adeudadas al Consorcio por PROVIAS de conformidad 
con el Contrato de Obra; y (b) los "Flujos Dinerarios", definidos como las sumas de dinero 
que le corresponde percibir al Consorcio en mérito a (i) la cobranza y realización efectiva de 
los Derechos de Cobro, (ii) los intereses que estos generen, y (iii) cualquier otra suma de 
dinero de la que el Consorcio sea beneficiario derivado del Contrato de Obra. 
 
Cabe señalar que con fecha 22 de octubre de 2015, La Fiduciaria y el Consorcio pusieron en 
conocimiento  de  PROVIAS,  la  constitución  del  fideicomiso.  Adicionalmente,  en  dicha 
comunicación precisaban que a partir del día siguiente de recibida la misma, cualquier pago 
que  PROVIAS  realizara  a  favor  del  Consorcio  por  concepto  de  ejecución  del  Contrato  de 
Obra, debía ser realizado en la cuenta que La Fiduciaria comunicara oportunamente. El 26 
de octubre de ese año, el Contrato de Fideicomiso se inscribió en el Registro Mobiliario de 
                                                           
18
 De acuerdo con lo señalado en el Contrato de Fideicomiso, se incluye en esta definición, entre otros 
conceptos, a (i) valorizaciones, (ii) las sumas de dinero adeudadas al Consorcio por PROVIAS por concepto 
de  penalidades,  (iii)  los  intereses  compensatorios  o  moratorios  que  se  devenguen,  (iv)  los  pagos  por 
indemnizaciones,  los  cargos  y  cualquier  otro  pago  debido  al  Consorcio  por  cualquier  concepto  bajo  el 
Contrato de Obra, sin limitación alguna; y, (v) cualquier otra suma dineraria que PROVIAS le adeude al 
Consorcio derivada del Contrato de Obra. 

27 
 
Contratos de los Registros Públicos de Lima. Y mediante Carta recibida por PROVIAS el 28 de 
octubre de 2015, La Fiduciaria indicó las cuentas en las cuales debían efectuarse los pagos. 
 
No  obstante,  desde  noviembre  del  2015  hasta  marzo  del  2016,  el  Consorcio  tuvo  que 
solicitar reiteradamente a PROVIAS que cesara de depositar los abonos de las facturaciones 
de  la  obra  en  la  cuenta  de  OAS.  Recién  en  marzo,  PROVIAS  informó  al  Consorcio  que 
considerando la solicitud de cambio de la cuenta, la Unidad Gerencial de Asesoría Legal de 
dicha institución recomendaba efectuar una  adenda  al Contrato de  Fideicomiso, a fin de 
precisar  que  todas  las  operaciones  dinerarias  indicadas  en  el  contrato  serían  efectuadas 
para el cumplimiento de las obligaciones contraídas en la ejecución de la obra. Así, con fecha 
5 de abril de 2016, se celebra la Adenda N° 1
19
 del Contrato de Fideicomiso, y con fecha 06 
de mayo PROVIAS comunica su aceptación respecto al fideicomiso y el cambio de cuenta 
bancaria, mencionando que en dicha cuenta sólo se abonaría los importes netos resultantes 
después de las retenciones de ley y que sean aprobadas por la SIAF-SP
20
 del Ministerio de 
Economía y Finanzas. 
 
Ahora  bien,  en  junio  del  2016,  el  operador  del  Consorcio,  OAS,  emite  a  PROVIAS  cuatro 
facturas, producto de la ejecución del Contrato de Obra. Antes de proceder con el pago, 
PROVIAS comunica a la SUNAT sobre la existencia de éstas, en atención a lo establecido por 
el Decreto Legislativo N° 931.
21
 La Administración Tributaria a su vez, refiere que el emisor 
de las mismas tenía la calidad de deudor tributario en cobranza coactiva, de modo que se le 
ordena retener la suma de S/ 927,896 y proceder su entrega al Ejecutor Coactivo dentro del 
plazo  de  cinco  días  hábiles.
22
  Éste  asimismo  emite  la  Resolución  Coactiva  N° 
0110070116209, por la cual ordena formalmente el embargo en forma de retención de la 
suma antes indicada, “sobre los derechos de crédito y otras acreencias de titularidad del 
deudor tributario OAS y que estuvieran en posesión de PROVIAS”. Tres días después, emite 
también la Resolución Coactiva N° 0110070116248 que dispone un embargo en forma de 
                                                           
19
 
Por medio de esta Adenda se deja sin efecto (i) la definición de inversiones, (ii) se elimina y deja sin 
efecto la palabra "inversiones" en la definición de instrucción, y (iii) se elimina y deja sin efecto el numeral 
9.1.2 de la Cláusula Novena del Contrato de Fideicomiso. 
20
 Sistema Integrado de Información Financiera, diseñado como herramienta para la gestión financiera del 
Tesoro Público en su relación con las llamadas Unidades Gestoras (UE) del Gobierno Central y Regional. 
Tiene  como  objeto  la  integración  del  sistema  de  administración  financiera.  Las  UEs  registran  sus 
operaciones de gastos e ingresos, información que es transmitida al MEF para su verificación y aprobación. 
21 
El  Decreto  Legislativo  N°  931  aprobó  el  procedimiento  para  el  cumplimiento  tributario  de  los 
proveedores de las entidades del Estado, cuya finalidad es establecer un mecanismo especial a través del 
cual,  la  Administración  Tributaria  efectúe  el  cobro  de  las  deudas  tributarias  exigibles  (en  cobranza 
coactiva) de los proveedores del Estado. En razón de ello, se establece que las entidades comuniquen a la 
SUNAT,  a  través  del  sistema  implementado,  cada  vez  que  se  devengue  un  gasto  a  favor  de  sus 
proveedores;  entendiéndose  por  entidades  a  aquellas  pertenecientes  al  sector  público  nacional  y  que 
sean designadas como tales por la SUNAT. De esta manera, la SUNAT verifica la condición de estos últimos 
como deudores tributarios y ordena a la entidad estatal, de ser el caso, efectuar un embargo en forma de 
retención por la suma indicada.
 
22
 Cabe precisar que en el ínterin de la emisión de las órdenes de embargo, PROVIAS informó a la SUNAT 
sobre la existencia del contrato de fideicomiso y le solicitó que se pronunciara sobre la procedencia o no 
de las medidas de embargo. Asimismo, el Consorcio y La Fiduciaria intercambiaron comunicaciones con 
PROVIAS y el Ejecutor Coactivo, advirtiendo que los bienes a embargar constituían parte de un patrimonio 
fideicometido, y que además la deuda exigible le correspondía a OAS más no al Consorcio. 

28 
 
retención  por  la  suma  de  S/  2’665,197,  ordenando  igualmente  a  PROVIAS  a  efectuar  la 
retención respectiva. 
 
Frente a ese escenario, con fecha 10 y 13 de junio de 2016, al amparo del artículo 120° del 
Código Tributario, La Fiduciaria formula una Intervención Excluyente de Propiedad en cada 
Expediente  Coactivo.  Pese  a  ello,  con  fecha  21  y  22  de  junio  del  2016,  las  recursos  son 
declarados  inadmisibles  mediante  Resolución  Coactiva  N°  0110070116399  y  Resolución 
Coactiva  N° 0110070116408.  En  éstas,  el  Ejecutor  Coactivo  señaló  que  PROVIAS  le  había 
informado sobre la existencia de devengados en favor del deudor tributario OAS, conforme 
a  lo  cual  inició  los  procedimientos  de  cobranza  coactiva,  y  que  “dado  a  que  el  deudor 
formaba parte de un consorcio, emitió las Resoluciones Coactivas trabando los embargos 
cuestionados”.  Además,  precisó  que  la  recurrente  no  había  acreditado  mediante 
documento público o privado su condición de propietaria de los créditos embargados, ello 
aunado a que la Ley de Banca establecía que las empresas fiduciarias no tenían derecho de 
propiedad sobre los bienes fideicometidos, siendo solo responsables por su administración. 
Por tal motivo, concluía que  aquella no estaba legitimada para presentar la Intervención 
Excluyente de Propiedad, procediendo a declarar inadmisible las solicitudes. 
 
Bajo tal contexto, La Fiduciaria decide apelar dichas Resoluciones Coactivas.
23
 En éstas alegó 
que PROVIAS no le había precisado a la SUNAT que las facturas emitidas por el Operador 
OAS, correspondían a créditos pertenecientes al Consorcio, las cuales a su vez constituían 
parte  del  patrimonio  fideicometido.  Conforme  a  lo  cual,  ni  OAS  ni  el  Consorcio  tenían 
titularidad  sobre  los  referidos  derechos  de  crédito,  pues  las  normas  bancarias  así  lo 
estipulaban.  Además  que  las  mismas  establecían  que  el  patrimonio  fideicometido  no 
responde por las deudas del fideicomitente (Consorcio), y por lo tanto de ninguno de los 
consorciados.  Asimismo,  reiteró  que  desde  el  22  de  octubre  del  2015  (fecha  de 
comunicación a PROVIAS sobre el Contrato de Fideicomiso), el titular de estos derechos de 
crédito era el mismo patrimonio fideicometido, administrado por La Fiduciaria.
24
  
 
Del mismo modo, expresó que en su calidad de fiduciario, conforme al artículo 252° de la 
Ley de Banca, el dominio fiduciario que ejercía “compartía las características esenciales del 
derecho de propiedad” –entiéndase, administración, uso, disposición y reivindicación–. En 
virtud de ello, afirmaba que no cabía duda de que éste era quien se encontraba legitimado 
                                                           
23
 Adviértase que presentadas las apelaciones, La Fiduciaria interpuso también un recurso de Queja en 
contra de la SUNAT. En ésta cuestionó el criterio adoptado por la Administración, al haber considerado 
que no tenía legitimidad para presentar tales intervenciones. Señaló además, que no se tuvo en cuenta la 
naturaleza inembargable de los bienes que integran el patrimonio fideicometido, así como lo expresado 
en el Informe N° 254-2005-SUNAT. No obstante, mediante la RTF N° 02387-Q-2016 del 07 de julio de 2016, 
la Queja fue declarada improcedente, en tanto el Tribunal indicó que La Fiduciaria carecía de legitimidad 
para cuestionar las actuaciones de la Administración, en tanto el Procedimiento de Cobranza Coactiva era 
seguido contra OAS y no contra ella. 
24
  “Tal  como  hemos  detallado  y  probado  en  los  puntos  1  al  19  del  presente  escrito,  estos  flujos  son 
originados por el Consorcio, no por OAS y desde el 22 de octubre de 2015, el titular de estos derechos de 
crédito es el patrimonio fideicometido, administrado por La Fiduciaria .  
Ni OAS, ni el Consorcio tienen esta calidad desde la mencionada fecha, pues con motivo de la constitución 
del Fideicomiso, tanto los Derechos de Cobro, cuanto los Flujos Dinerarios provenientes de la ejecución 
del Contrato de Obra, fueron transferidos a favor de dicho patrimonio.” (Resaltado mío) 

29 
 
para interponer la Intervención Excluyente  de Propiedad, además de ser su obligación la 
defensa de tal patrimonio, de acuerdo al artículo 256° de la misma ley.
25
 Por lo tanto, decía 
que a pesar de que el artículo 120° del Código expresaba que dicho recurso es interpuesto 
solo por quien ostenta la calidad de “propietario”, se debía considerar que el Poder Judicial 
ya le había reconocido dicho derecho.
26
 No obstante, en el supuesto negado, indicaba que 
la  Administración  Tributaria  debió  haber  declarado  la  improcedencia  de  ambos  recursos 
más no su inadmisibilidad, correspondiendo que se pronunciara sobre todos los argumentos 
vertidos, puesto que la cuestión sobre su legitimidad para obrar era un tema de fondo. 
 
En virtud de ello, en agosto del 2016, el Tribunal Fiscal emite la RTF N° 8147-8-2016. En ésta, 
el  Tribunal  decide  acumular  ambos  Expedientes  Coactivos  y  resuelve  inhibirse  del 
conocimiento  de  las  apelaciones  interpuestas,  “ordenando  remitir  los  actuados  a  la 
Administración a efecto de que proceda conforme a lo señalado en la misma”.
27
 Al respecto, 
el Tribunal expresó:  
“Que de lo actuado se advierte que los embargos trabados por la Administración, mediante las 
Resoluciones Coactivas N° 0110070116209 y  0110070116248, recaen sobre derechos de crédito 
o  acreencias  que  se  mantendrían  frente  a  PROVIAS;  es  decir,  en  realidad  versan  sobre  una 
relación obligacional con dicha entidad, sobre la que no podría ostentarse derecho de propiedad 
alguno. 
 
Que dado que la Interposición de la Intervención excluyente de propiedad, prevista en el artículo 
120° del Código Tributario, solamente versa sobre bienes y no sobre derechos de crédito, y según 
lo establecido en el artículo 101° del Código Tributario, en cuanto a los derechos de terceros que 
pudieran verse afectados en un procedimiento de cobranza coactiva sólo es competente para 
pronunciarse  sobre  las  intervenciones  excluyentes  de  propiedad,  esta  instancia  carece  de 
competencia  para  pronunciarse  sobre  las  apelaciones  interpuestas,  criterio  recogido  por  este 
Tribunal en las Resoluciones N° 08182-8-2015, 07032-5-2014 y 00876-10-2014, entre otras. 
 
Que en tal sentido, al no ser competencia de este Tribunal emitir pronunciamiento al respecto, 
procede a inhibirse de su conocimiento. 
 
Que estando al sentido del fallo carece de relevancia emitir pronunciamiento sobre los demás 
argumentos esgrimidos por la recurrente vinculados con la legitimidad que tiene para obrar, toda 
vez que estos corresponden que sean analizados en la vía pertinente.” 
 
Comentarios 
Como puede advertirse, en esta RTF el razonamiento del Tribunal Fiscal es otro. Aquí, si bien 
la Administración Tributaria, al igual que en los casos anteriores, aduce la imposibilidad del 
fiduciario para interponer la Intervención Excluyente de Propiedad –en tanto alega que éste 
                                                           
25
 Lo que el recurrente parecía indicar con ello, era que en virtud de tal deber (de defensa), toda acción 
procesal  o  procedimental  que  antes  tenía  el  propietario  (hoy  fideicomitente),  quedaba  subrogada  en 
cabeza del fiduciario. Es decir, que este deber le confería (y garantizaba) a todo fiduciario la legitimidad 
para  accionar  cualquier  recurso  con  el  fin  de  salvaguardar  el  patrimonio  fideicometido,  incluyendo 
obviamente la Intervención Excluyente de Propiedad. 
26
 Al respecto, hace referencia a la Sentencia del 23 de abril de 2010 (Resolución No. 28) del Exp. No. 2007-
3163-0-1401-JR-CI-02 y a la Casación No. 492-2009 de fecha 25 de setiembre de 2009. En éstas se faculta 
a La Fiduciaria a interponer la Intervención Excluyente de Propiedad en el proceso civil.  
27
 Esta última línea, referida a la remisión de los actuados –y que no guarda relación con el contenido de 
lo discutido–, fue posteriormente eliminada, pues era un error material que el Tribunal Fiscal corrigió de 
oficio en la RTF Aclaratoria N° 9399-8-2016 de fecha 04 de octubre de 2016. 

30 
 
no tiene la calidad de propietario sobre los bienes embargados–; el Tribunal Fiscal, por su 
lado, cuestiona otro tema que lo lleva a declarar su inhibición. Veamos rápidamente. 
 
Lo que este órgano resolutivo cuestionó, era que el recurso planteado por el fiduciario no 
versaba sobre bienes sino supuestamente sobre “una relación obligacional” (derechos de 
crédito). A su juicio, la literalidad del artículo 923° del Código Civil que define la propiedad 
en base  al término “bien”
28
, y la de  los artículos 885° y 886° que clasifican los bienes en 
muebles o inmuebles; determina que la Intervención Excluyente de Propiedad se plantee 
únicamente respecto de bienes tangibles embargados (muebles o inmuebles).
29
 Resultando 
por lo tanto absurdo formular una Intervención Excluyente de Propiedad sobre derechos de 
crédito, los cuales no pueden ser objeto de propiedad. No obstante, si se tuviera en cuenta 
que hay un amplio sector doctrinario que considera que el término “bien” comprende tanto 
a muebles, inmuebles y derechos patrimoniales; el asunto sería discutible, pues entonces el 
término “bienes” –además de tangibles– incluiría también a ciertos derechos plausibles de 
ser objeto de propiedad y por lo tanto del recurso en cuestión.
30
  
 
De todos modos, lo que más llama la atención, es el hecho de que el Tribunal Fiscal pareció 
haber olvidado que las Resoluciones Coactivas que ordenaban los embargos en forma de 
retención “sobre los derechos de créditos y otras acreencias respecto de las cuales el deudor 
fuese titular”, se trabaron por las sumas de S/ 927,896.00 y S/ 2’665,197.99. Es decir, que 
las retenciones se efectuaron sobre montos plenamente determinados, y que en virtud de 
ellos,  el  fiduciario  interpuso  los  recursos  de  Intervención  Excluyente  de  Propiedad.  Sin 
embargo,  pese  a  algo  tan  evidente,  el  Tribunal  irónicamente  adujo  e  insistió  en  que  los 
recursos se habían planteado sobre “derechos crediticios”. Así, prescindiendo del hecho de 
que los embargos habían recaído sobre dos sumas plenamente determinadas, el Tribunal 
resolvió  finalmente  inhibirse  del  conocimiento  de  la  causa  –debido  a  un  supuesto  mal 
planteamiento  de  la  Intervención  Excluyente  de  Propiedad–.  No obstante,  ¿acaso  no  era 
claro que los embargos en forma de retención se habían materializado sobre dos montos 
dinerarios, y  que  en razón de  ellos se  interponían las Intervenciones? ¿O acaso PROVIAS 
había retenido una “relación obligacional”, tal y como parecía expresar el Tribunal Fiscal?  
 
Sin duda, en mi opinión, el motivo de inhibición del Tribunal carece de sustento sólido. Pues 
como  se  ha  advertido,  éste  resulta  bastante  cuestionable  por  los  dos  motivos  antes 
referidos.  Francamente,  haber  confirmado  las  resoluciones  que  declaraban  la 
inadmisibilidad  de  los  recursos  –como  en  los  tres  casos  anteriores–,  hubiera  sido  una 
posición más apacible. Y aunque  cabe  precisar que  el presente estudio no abordará este 
extremo  referido  a  los  tipos  de  bienes  (o  derechos)  sobre  los  que  una  Intervención 
Excluyente de Propiedad puede versar; de todos modos, queda efectuada la observación 
sobre el criterio usado por el Tribunal para inhibirse en este caso. 
                                                           
28
  “La  propiedad  es  el  poder  jurídico  que  permite  usar,  disfrutar,  disponer  y  reivindicar  un  bien.” 
(subrayado mío). 
29
 Estos artículos del Código Civil son citados literalmente en la RTF. 
30
 Conforme a esta corriente, se dice que si bien los derechos patrimoniales son per se derechos, éstos no 
son  derechos  subjetivos  en  estricto,  en  tanto  comportan  intrínsecamente  un  valor  económico 
materializable. 

31 
 
 
Ahora bien, por si fuera poco, el Tribunal Fiscal además prescindió de otro dato elemental: 
que  el  deudor  tributario  en  el  procedimiento  de  cobranza  coactiva  no  era  el  Consorcio 
(fideicomitente),  sino  OAS  (consorciado).  Como  se  recordará,  OAS,  en  su  condición  de 
operador  del  Consorcio,  emitía  las  facturas  a  PROVIAS.  Lamentablemente,  esta  última 
reportó a la SUNAT, como si los comprobantes devengaran un gasto a favor de ella y no a 
favor del Consorcio (como correspondía conforme al Contrato de Obra). Y es a raíz de  la 
existencia  de  deudas  tributarias  exigibles  de  este  contribuyente,  que  se  inició  el 
procedimiento de cobranza en su contra. No obstante, lo inquietante fue que los embargos 
sobre ambas sumas, se efectuaron sobre un patrimonio que no era de titularidad de OAS
31
 
–ni  del  Consorcio–
32
.  Y  es  debido  a  ello,  que  La  Fiduciaria  solicitó  intervenir  en  el 
procedimiento  –para  impedir  la  ejecución  de  los  embargos–.  Sin  embargo,  aun  bajo 
conocimiento  de  esto,  el  Tribunal  Fiscal  permitió  el  embargo  de  éstos,  y  con  ello,  el 
fideicomiso terminó prácticamente respondiendo por las deudas tributarias de uno de los 
miembros del fideicomitente. Empero, ¿por qué el Ejecutor Coactivo ordenó embargar una 
acreencia que a todas luces no era de titularidad de OAS?, ¿por qué el Tribunal Fiscal omitió 
pronunciarse al respecto?, ¿no cabía a caso la posibilidad de disponer las medidas cautelares 
sobre bienes cuya titularidad de OAS no resultara cuestionada?,  
 
Como puede advertirse, las tres observaciones antes efectuadas, son cuestiones inherentes 
al razonamiento del Tribunal Fiscal que no merecen mayor desarrollo para los fines de este 
estudio; pero que en tanto pueden repercutir directamente en el sentido de lo resuelto, no 
podían  dejarse  pasar.  No  obstante,  existen  otros  tres  aspectos  transversales  al  tópico 
principal, que por el contrario sí merecen ser estudiados con mayor detalle. Estos son: en 
primer  lugar,  la  cuestión  referida  a  la  similitud  del  derecho  de  propiedad  y  el  dominio 
fiduciario. Recuérdese que el fiduciario hizo una suerte de analogía entre éstos –refiriéndose 
a  la  facultad  de  administración,  uso,  disposición  y  reivindicación–,  para  así  tratar  de 
demostrar  su  legitimidad  como  tercero  interviniente.  En  segundo  lugar,  algo  muy 
interesante  manifestado  también  por  la  recurrente,  vinculado  a  la  concepción  del 
patrimonio fideicometido como titular propio de los bienes o derechos fideicometidos.
33
 Y 
por  último,  pero  no  por  ello  menos  importante,  la  cuestión  referida  a  lo  resuelto  en  la 
Casación N° 492-2009-ICA. El tratamiento de estos tres aspectos será abordado durante el 
desarrollo  de  los  siguientes  capítulos;  no  obstante,  al  final  de  este  primer  capítulo  se 
explicarán los motivos que nos llevan a su reflexión. 
 
Finalmente,  a  modo  de  acotación,  se  habrá  advertido  que  a  diferencia  de  los  tres 
procedimientos  anteriores,  en  éste  se  alegaron  nuevos  factores  que  enriquecieron  la 
                                                           
31
 Nótese que en palabras del Ejecutor Coactivo, “dado que el deudor formaba parte de un consorcio, 
emitió las Resoluciones Coactivas trabando los embargos”. Lo cual es a todas luces un sinsentido. ¿Acaso 
era  motivo  suficiente  que  el  deudor  tributario  fuera  parte  de  un  consorcio  en  actividad,  como  para 
embargar las contraprestaciones de este contrato asociativo? Evidentemente no. 
32
 Obsérvese además que, cuando la SUNAT ordena los embargos “sobre los derechos de crédito y otras 
acreencias  respecto  de  los  cuales  el  deudor  fuese  titular  y  que  estuvieran  en  posesión  de  PROVIAS”, 
¿acaso PROVIAS poseía alguna suma dineraria de titularidad de OAS? Definitivamente no, pues su único 
acreedor (proveedor) era el Consorcio Vial Santa Rosa. 
33
 Ver supra nota 24. 

32 
 
discusión y  la  hicieron más  interesante.  Tanto el  recurrente (fiduciario)  como el  Tribunal 
Fiscal, aportaron nuevos tópicos al debate. ¡Pero vaya construcción argumentativa! Pues si 
bien  lo  alegado  por  ambos  goza  de  algunos  aciertos  jurídicos,  padece  también  de  lo 
contrario. Es más, lo argumentado por el primero termina proyectando incluso una defensa 
algo desesperada –y cómo no, si se trata de embargos–. 
 
2.  Situación de indefensa de los Patrimonios Fideicometidos: un problema de forma sobre 
fondo 
 
Bien, expuesta la casuística y hechas las observaciones preliminares, conviene ahora presentar 
la  razón  principal  que  ha  promovido  esta  investigación.  Por  tal  motivo,  sin  perjuicio  de  los 
cuestionamientos  incidentales  antes  anotados,  veremos  porqué  en  los  procedimientos 
tributarios  de  cobranza  coactiva  se  ha  negado  a  los  fiduciarios  el  planteamiento  de  la 
Intervención Excluyente de Propiedad regulada en el artículo 120° del Código Tributario, y por 
qué la misma representa una situación de “indefensa”. 
 
Preliminarmente, cabe hacer hincapié en lo reciente de esta problemática, ya que los cuatro 
procedimientos expuestos han sido resueltos en segunda instancia entre los años 2015 y 2016. 
Si bien es cierto que la interposición de una Intervención Excluyente de Propiedad en el ámbito 
fiscal  puede  arrojar  un  gran  universo  de  expedientes  tributarios;  lo  cierto  es  que  casi  en  su 
totalidad, éstos han sido formulados generalmente por terceros propietarios que no tenían la 
calidad de fiduciarios, de modo que su legitimidad para interponer dichos recursos no se ha visto 
discutida,  como  sí  ha  ocurrido  en  estos  cuatro  expedientes.  En  todo  caso,  por  lo  menos  no 
parece existir antes del año 2015, algún procedimiento de cobranza coactiva tributaria en el que 
un fiduciario haya formulado este tipo de recurso para defender un patrimonio fideicometido 
de un embargo trabado a causa de las deudas tributarias del fideicomitente.  
 
Aunque,  sin  perjuicio  de  lo  anteriormente  dicho,  es  menester  hacer  mención  a  la  RTF 
Unipersonal  N°  0876-10-2014.  En  este  caso,  el  fiduciario  pretendió  intervenir  en  el 
procedimiento  de  cobranza  coactiva  seguido  al  fideicomitente  (deudor),  cuestionando  el 
embargo en forma de retención recaído sobre el patrimonio fideicometido –constituido por los 
derechos  de  cobro  y  flujos  dinerarios  derivados  de  un  Contrato  de  Obra  celebrado  entre  el 
fideicomitente  y  PROVIAS–  que  le  había  sido  transferido  en  fideicomiso,  previamente  a  la 
medida  cautelar  trabada.  No  obstante,  en  primera  instancia,  la  Intervención  Excluyente  de 
Propiedad interpuesta fue declarada improcedente; y en segunda instancia, el Tribunal resolvió 
inhibirse  del  conocimiento  de  la  apelación,  atendiendo  a  que  el  recurso  interpuesto 
originalmente por el fiduciario había sido una Intervención Preferente de Pago
34
, más no una 
Intervención  Excluyente  de  Propiedad.  Es  decir,  el  fiduciario  recurrente  había  formulado  un 
                                                           
34
 Como bien lo señala el Tribunal Fiscal, conforme al Código Procesal Civil, este recurso tiene como objeto 
la suspensión del “pago producto de la ejecución, en tanto el juez decida respecto a la preferencia de la 
acreencia”. Es decir, luego de la ejecución de la medida cautelar, el pago del producto del remate queda 
suspendido  hasta  que  el  juez  defina  cuál  de  los  acreedores  concurrentes  en  el  proceso  tiene  mejor 
derecho. Por el contrario, en la Intervención Excluyente de Propiedad “lo que se suspende es el propio 
proceso de ejecución”, pues se pretende evitar el perjuicio que éste mismo ocasionaría en los bienes de 
propiedad de un tercero. 

33 
 
recurso previsto en el Código Procesal Civil, más no en el Código Tributario. En otras palabras, el 
fiduciario  había  errado  al  plantear  el  recurso  procedimental  adecuado.  Caso  contrario,  es 
probable que este expediente de cobranza coactiva del año 2013, hubiera sido el primero en 
discutir la legitimidad del fiduciario para interponer una Intervención Excluyente de Propiedad.  
 
Ahora bien, volviendo la mirada al objeto de este apartado, es oportuno explicar por qué para 
el  presente  estudio  se  considera  que  los  patrimonios  fideicometidos  (embargados  o  no),  se 
encuentran  en  una  situación  de  indefensa  en  los  procedimientos  tributarios  de  cobranza 
coactiva. Para ello, analizaremos con mayor profundidad la posición sostenida al respecto por la 
SUNAT y el Tribunal Fiscal. 
 
Recuérdese que los cuatro casos bajo examen, revelan un mismo patrón. A grandes rasgos, la 
SUNAT  inicia  un  procedimiento  de  cobranza  coactiva,  a  raíz  de  las  deudas  tributarias  de  un 
contribuyente, en el cual se dispone una medida de embargo contra bienes que se presumen 
suyos. Sin embargo, la particularidad reside en que dicha medida cautelar recae sobre bienes 
que  pertenecen  a  un  patrimonio  fideicometido,  el  mismo  que  fue  transferido  por  dicho 
contribuyente (fideicomitente) con anterioridad al embargo. De allí que el fiduciario –en tanto 
tercero ajeno al procedimiento seguido contra el fideicomitente– pretenda intervenir, con el fin 
de evitar la ejecución del embargo recaído sobre los bienes que le fueron transferidos para su 
administración. No obstante, su solicitud de intervención (recurso previsto en el art. 120° CT) 
termina siendo denegada tanto en primera y segunda instancia administrativa. 
 
Adviértase  que  la  discusión  común  en  los  cuatro  procedimientos,  además  de  la 
“inembargabilidad” del patrimonio fideicometido, está relacionada a la legitimidad del fiduciario 
para interponer la Intervención Excluyente de Propiedad prevista en el artículo 120° del CT. Es 
en  base  a  ello,  que  en  los  tres  procedimientos  seguidos  contra  Veritas,  la  SUNAT  declara  la 
inadmisibilidad de los recursos y el Tribunal Fiscal resuelve confirmándolos. De igual modo, en 
el procedimiento seguido contra OAS, la SUNAT también declara la inadmisibilidad aunque en 
este caso el Tribunal Fiscal decide inhibirse del conocimiento. Nótese entonces, que tanto en 
primera como en segunda instancia, la Intervención Excluyente de Propiedad formulada por un 
fiduciario  termina  siendo  rechazada.  Y  esto,  debido  a  que  en  palabras  de  los  Ejecutores 
Coactivos como del Tribunal Fiscal, éste es un recurso que puede ser formulado exclusivamente 
por los “propietarios” de los bienes embargados, cualidad que evidentemente no cumplirían los 
fiduciarios.
35
 ¿Empero hay una base legal para afirmar ello? Sí, pues este criterio es sostenido 
en virtud de dos normas: el artículo 273° de la Ley de Banca y el artículo 120° del CT. 
 
En efecto, el artículo 273° de la LGSF expresa que, “El patrimonio fideicometido es administrado 
por el fiduciario. (…) La empresa fiduciaria no tiene derecho de propiedad sobre los bienes que 
conforman el patrimonio fideicometido, siendo responsable de la administración del mismo.” 
(Subrayado  mío).  De  lo  cual  se  aprecia  que  la  redacción  de  este  artículo  es  bastante  clara  y 
enfática: el fiduciario no es propietario de los bienes transferidos en fideicomiso. Ahora, por otro 
lado tenemos el artículo 120° del Código Tributario, el cual establece que, “El tercero propietario 
                                                           
35
    En  las  cuatro  RTFs  examinadas,  el  Ejecutor  Coactivo  señala  que  declaró  inadmisible  los  recursos 
interpuestos por el fiduciario, en tanto éste no había probado su derecho; es decir, no había acreditado 
la transferencia a su favor de los bienes embargados. 

34 
 
de bienes embargados, podrá interponer intervención excluyente de propiedad ante el Ejecutor 
Coactivo en cualquier momento antes que se inicie el remate del bien.” (Subrayado mío). Como 
puede  advertirse,  esta  disposición  parece  indicar  que  el  tercero  que  pretenda  accionar  el 
recurso,  debe  tener  necesariamente  la  calidad  de  propietario.  De  allí  que,  considerando  lo 
dispuesto por ambas normas, se arribe a la conclusión de que un fiduciario no pueda interponer 
este recurso. 
 
Bajo dicha perspectiva, todo indicaría que la postura sostenida por la SUNAT y el Tribunal Fiscal, 
no solo resulta razonable sino que además posee un innegable asidero legal. Pues obedeciendo 
a  una  aplicación  literal  de  la  norma  bancaria  y  tributaria,  resulta  evidente  afirmar  que 
ciertamente  los  fiduciarios  no  son  terceros  legitimados  para  interponer  la  Intervención 
Excluyente de Propiedad que el Código Tributario dispone, en tanto éstos no son propietarios 
de  los  bienes  embargados.  Entonces,  si  lo  resuelto  parece  estar  conforme  a  ley  ¿cuál  es  la 
objeción?, ¿dónde está el problema? 
 
Se trata pues de que también resulta innegable el hecho de que, conforme lo dispone el artículo 
253° de la LGSF, el patrimonio fideicometido no responde por las obligaciones del fideicomitente 
ni de sus causahabientes. Pues, tal y como lo expresa el artículo 241° del mismo, “El patrimonio 
fideicometido es distinto al patrimonio del fiduciario, fideicomitente, o del fideicomisario y en 
su caso, del destinatario de  los bienes remanentes”. Es  decir, el patrimonio fideicometido se 
constituye como un patrimonio separado, ajeno a cualquier otro. Pues, una vez efectuada la 
transferencia fiduciaria, se instituye una separación patrimonial, de modo que dichos bienes ya 
no pueden ser confundidos con el patrimonio de las partes involucradas en el contrato. De allí 
que lo resuelto en los cuatro casos parezca conforme, pero que en realidad resulte inaudito el 
embargo  de  bienes  fideicometidos  con  el  propósito  de  cobrar  las  deudas  tributarias  de  los 
fideicomitentes. 
 
Reflejando  dicha  particularidad  del  fideicomiso  en  los  cuatro  casos  expuestos,  conllevaría 
entonces a advertir que los bienes fideicometidos embargados por la SUNAT no debían de ser 
objeto  de  la  responsabilidad  patrimonial  de  los  fideicomitentes,  Veritas y el  Consorcio  Santa 
Rosa –ni mucho menos de su consorciada OAS– ¿cierto? Más aún si se tiene en cuenta que en 
todos  éstos,  las  medidas  cautelares  fueron  trabadas  con  posterioridad  a  la  constitución  del 
patrimonio fideicometido, y no antes.
36
  
 
No  obstante,  como  sabemos  sucedió  lo  extraordinario,  tanto  en  primera  como  en  segunda 
instancia  administrativa,  se  inobservaron  estas  disposiciones  bancarias  referentes  a  la 
separación patrimonial. Lo cual implicó desconocer la “intangibilidad” de estos patrimonios ante 
las deudas tributarias del fideicomitente. ¿Pero cómo sucedió esto? Pues, en mi opinión, debido 
una dificultad de carácter formal, referida a la falta de acreditación del derecho de propiedad 
mediante  documento  público  o  privado.  El  literal  a)  del  artículo  120°  del  Código  Tributario, 
dispone que la intervención excluyente de propiedad “solo será admitida si el tercero prueba su 
derecho con documento privado de fecha cierta, documento público u otro documento, que a 
                                                           
36
 Pues en su defecto, si se hubieran trabado antes que las transferencias fiduciarias surtieran efectos, ya 
no se hablaría de una separación patrimonial y por lo tanto los bienes constituirían garantía de deuda del 
fideicomitente indubitablemente. 

35 
 
juicio de la Administración, acredite fehacientemente la propiedad de los bienes”. En síntesis, 
las  disposiciones  bancarias  que  constituyen  la  esencia  para  la  defensa  de  los  patrimonios 
fideicometidos –ante los embargos ilegítimos por adeudos del fideicomitente–, no lograron ser 
tomadas  en  cuenta  por  la  Administración  Tributaria  ni  por  el  Tribunal  Fiscal,  debido  a  la 
obstaculización  procedimental  que  los  fiduciarios  enfrentan  actualmente  para  formular  la 
Intervención Excluyente de Propiedad.  
 
En  efecto,  considero  que  la  (in)defensa  –aludiendo  a  una  defensa  que  se  materializa  en 
indefensa– se manifiesta en la existencia de argumentos de fondo contenidos en la Ley de Banca, 
que amparan inexorablemente la autonomía de los patrimonios fideicometidos (art. 241° y 253° 
de  la  LGSF),  pero que terminan siendo entorpecidos por una cuestión de  índole  formal  de la 
norma tributaria (literal a) del art. 120° del CT). Pues el decir que sólo pueden interponer una 
tercería aquellos que tengan la condición de “propietarios”, genera un efecto restrictivo en la 
tutela de los patrimonios fideicometidos, referido a la supuesta falta de legitimidad para obrar 
de los fiduciarios (gestores de los patrimonios). De ese modo, la exigencia de esta condición a 
todo aquel fiduciario que quiera accionar una tercería, no solo termina bloqueando toda defensa 
legal existente en las normas bancarias, sino que adicionalmente, tiene efectos segregacionistas. 
Se excluye en general de poder accionar una intervención excluyente de propiedad, a todos los 
patrimonios  fideicometidos  que  pudieran  verse  afectados  ilegalmente  en  un  procedimiento 
tributario  –a  causa  de  una  deuda  ajena–.  Lo  cual  alarmante  y  paradójicamente,  tiene  como 
efecto  hacer  permisible  el  embargo  de  éstos  en  razón  de  las  deudas  de  los  fideicomitentes, 
contrariando así lo estipulado en el artículo 241° y 253° de la LGSF. 
 
Como hemos visto, a pesar de que las normas bancarias legitiman la “inembargabilidad” de estos 
patrimonios  por  deudas  del  fideicomitente,  el  obstáculo  que  parece  ser  insuperable,  es  el 
referido a la existencia de un recurso que permita a los fiduciarios poder intervenir dentro de 
un Procedimiento de Cobranza Coactiva tributaria, para así evitar la ejecución de las medidas 
cautelares  trabadas.  Pues  aunque  ésta  sea  precisamente  la  función  de  la  Intervención 
Excluyente de Propiedad, los fiduciarios parecen no disponer de este tipo de mecanismo, dada 
su calidad de “administradores”. Lo cual, en la práctica, equivale a decir que los  patrimonios 
fideicometidos  afectados  con  un  embargo  a  raíz  de  las  obligaciones  del  fideicomitente,  son 
patrimonios jurídicamente desprotegidos. En mi opinión, aquella desprotección incluso alcanza 
a todo el universo de patrimonios fideicometidos, sean embargados o no; pues desde ya existe 
la potencialidad de que cada fideicomiso celebrado perezca ante una situación así. Es más, si 
solo  caviláramos  en  embargar  hoy  a  todos  los  patrimonios  fideicometidos  constituidos  en 
nuestro país en razón de las deudas tributarias de sus fideicomitentes, hoy éstos no podrían ser 
amparados por carecer de un mecanismo legal que lo viabilice. En otras palabras, la Resolución 
Coactiva que dispone la medida cautelar contra éstos, representa algo así como una crónica de 
muerte  anunciada;  pues  sinceramente,  todo  esfuerzo  durante  la  etapa  administrativa  sería 
vano. ¡Que la suerte nos ampare! 
 
Por otro lado, llama la atención que esta situación de confrontación entre normas bancarias y 
tributarias, no parece haber sido desconocida por la SUNAT o el Tribunal Fiscal. Al contrario, es 

36 
 
evidente que sobretodo este último llegó a advertir el mismo.
37
 Sin embargo, como se sabe, este 
órgano resolutivo optó por no pronunciarse al respecto.  
 
De  todos  modos,  podría  considerarse  que,  aun  pudiendo  haber  advertido  el  Tribunal  que  el 
artículo 120° del Código Tributario parecía afectar la posibilidad de accionar y por lo tanto el 
derecho a la defensa de los patrimonios fideicometidos, éste técnicamente estaba “atado de 
manos”. Pues como se sabe, preliminarmente se observan los requisitos de admisibilidad, razón 
por la cual no sería extraño que ante un “evidente” escenario de falta de  requisitos formales 
(acreditar mediante documento el derecho de propiedad), se declare de plano inadmisible el 
recurso. Aunque, cabe preguntarnos si debería resolverse de igual manera, cuando se anticipa 
que  un  recurrente  y  todos  los  de  su  condición,  no  gozan  administrativamente  de  otro 
mecanismo de defensa apropiado para reivindicar su derecho y/o patrimonio. Lo cual nos lleva 
a una segunda consideración, referida al ejercicio del control difuso en sede administrativa. Pues 
aún  si  el  Tribunal  Fiscal  hubiera  advertido  que  el  artículo  120°  del  Código  podría  ser 
inconstitucional; en tanto esta atribución fue revocada por el propio Tribunal Constitucional en 
el año 2014, este órgano no podía ir más allá de  una aplicación literal.
38
  Es decir, a pesar de 
haber  podido  distinguir  el  conflicto  jurídico,  todo  conduce  a  apuntar  que  el  TF 
irremediablemente tenía que apegarse a resolver conforme a lo positivizado. Por ello, siguiendo 
la misma línea de lo ya antes advertido, es que se puede afirmar que la problemática examinada 
no sería producto de un error resolutivo sino más bien del obstáculo formal observado, reducido 
a la redacción y aplicación literal del artículo 120°.  
 
Adviértase  que  la  Intervención  Excluyente  de  Propiedad  establecida  en  el  artículo  120°  del 
Código Tributario, fue trasplantada del artículo 533° del Código Procesal Civil Peruano, referido 
a  la  tercería  de  propiedad,  contemplando  también  que  en  el  ámbito  tributario  los  únicos 
“terceros  intervinientes”  en  el  procedimiento  serían  solo  sujetos  con  la  calidad  de 
“propietarios”. Es decir, no se previó que las medidas cautelares trabadas sobre los bienes que 
se presumen del deudor, podrían afectar a un tercero sin esa calidad. Lo cual no es del todo 
extraño  si  se  considera  que  además  el  desarrollo  del  Fideicomiso  en  nuestro  país  es  casi 
incipiente.  El  hecho  de  que  hoy  esta  figura  inquiete  el  ámbito  de  la  tercería  de  propiedad  –
institución pensada primigeniamente en “propietarios” que sufren de una afectación ilegítima 
sobre  sus  bienes–,  nos  lleva  a  reflexionar  a  si  la  Tercería  de  Propiedad  y  por  lo  tanto  la 
Intervención  Excluyente  de  Propiedad,  deberían  acoger  sus  requerimientos  apremiantes  de 
tutela.  
 
En mi opinión, el artículo 120° del Código Tributario comporta cierta deficiencia normativa, ya 
que su aplicación e interpretación literal materializa un estado de indefensión y por lo tanto de 
desconocimiento de la figura del fideicomiso. Es innegable que a raíz de ello, cualquier fiduciario 
                                                           
37
  El  mismo  Tribunal  cita  tanto  las  normas  referidas  a  la  Intervención  Excluyente  de  Propiedad  (que 
exhiben la supuesta falta de legitimidad de los fiduciarios) como las referidas al fideicomiso (respecto a la 
inembargabilidad del patrimonio fideicometido por deudas del fideicomitente o fiduciario).  
38
 El precedente sobre el control difuso de constitucionalidad en la vía administrativa, contenido en la STC 
Nº  3741-2004-AA/TC,  pronunciada  el  14  de  noviembre  de  2005  en  el  “Caso  Ramón  Hernando  Salazar 
Yarlenque”, fue revocado mediante la sentencia expedida  el 18 de marzo de 2014, correspondiente al 
Expediente Nº 4293-2012-PA/TC, referido a la nulidad de una resolución del Tribunal de Contrataciones 
del Estado. 

37 
 
que pretenda defender un patrimonio fideicometido de una medida cautelar tributaria ilegítima, 
inexorablemente  fracase  en  ambas  instancias  administrativas.  Conforme  lo  cual,  una  vez 
agotada  la  vía  administrativa,  la  suspensión  en  virtud  de  la  interposición  de  la  Intervención 
Excluyente  de  Propiedad,  seguiría  su  curso,  procediéndose  con  la  ejecución  de  la  medida 
cautelar.  Frente  a  lo  cual,  en  aras  de  evitar  el  mismo,  el  fiduciario  tendría  que  recurrir 
forzosamente al Poder Judicial para iniciar una acción contenciosa administrativa, además de 
solicitar  una  medida  cautelar  que  inmovilice  los  bienes.  Es  decir,  por  si  todo  este  asunto  de 
indefensión fuera exiguo, los fiduciarios –en tanto administradores– se ven forzados a tener que 
emprender  un  “atractivo”  proceso  judicial  de  varios  años.  De  lo  contrario,  únicamente  les 
quedaría  contemplar  con  total  rezago  la  ejecución  del  embargo  sobre  los  bienes  que 
administran. 
 
En suma, atendiendo a todo lo mencionado, queda claro que el fundamento que ha promovido 
llevar a cabo esta investigación, no es otro que el estado de indefensa en el que se encuentran 
los patrimonios fideicometidos en el ámbito de  las cobranzas coactivas tributarias. Se puede 
afirmar que la privación a los fiduciarios de poder interponer el recurso estipulado en el artículo 
120° del CT, tácitamente presupone una condena a los fideicomisos. Pues no solo se desconoce 
la intangibilidad de estos patrimonios sino que además se le resta confianza a la figura. En efecto, 
un fallo del Tribunal Fiscal en ese sentido, en primer lugar podría poner en riesgo la operación 
del  fideicomiso  afectado,  debido  a  la  reducción  súbita  de  sus  activos  o  de  sus  procesos 
comerciales; lo cual incluso podría significar el término del fideicomiso (numeral 5 del art. 269° 
de  la  LGSF).  Ello, sin  contar  los  perjuicios  del  tiempo  y  los costos  adicionales  de  las  acciones 
legales administrativas y judiciales. En segundo lugar, podría inducir a que las estructuras del 
fideicomiso sean más onerosas, lo cual generaría un desincentivo en el mercado –si es que aún 
no lo ha hecho–. A modo de ejemplo, los due diligence tendrían que incluir un análisis exhaustivo 
del escenario tributario en el que se encuentra el fideicomitente, lo cual normalmente no se 
realiza; o en el caso de los fideicomisos inmobiliarios, los bancos que asuman el financiamiento 
tendrían  que  pedir  los  estados  financieros  y  declaración  de  impuestos  de  la  inmobiliaria  en 
cuestión.  
 
Más allá de todas aquellas consecuencias negativas, lo más insólito resulta ser el mismo hecho 
de  lo  que  implica  en  sí  la  ejecución  de  una  medida  cautelar  trabada  sobre  un  patrimonio 
fideicometido (o un bien fideicometido). Pues al haberse trabado este embargo en razón de una 
deuda tributaria ajena (la del fideicomitente-deudor), lo que su ejecución representa, no es sino 
el consentimiento de que el patrimonio fideicometido tiene un propietario. Es decir, como si los 
bienes transferidos en fideicomiso aún constituyeran parte del patrimonio del fideicomitente, y 
que  en  virtud  ello,  las  medidas  cautelares  pueden  ser  ejecutadas  con  total  regularidad.  No 
obstante  como  vimos,  la  norma  bancaria  explícitamente  expresa  lo  contrario  (el  patrimonio 
fideicometido  no  tiene  propietario).  Por  lo  tanto,  atendiendo  a  ello,  lo  que  el  rechazo  de  la 
Intervención Excluyente  de  Propiedad planteada por el fiduciario desencadena, no solo es  la 
ejecución  de  una  medida  cautelar  ilegítimamente  trabada;  sino  también  el  desconocimiento 
sistemático de la peculiaridad y esencia del fideicomiso. 
 
Es por dicho motivo que el planteamiento del recurso en cuestión, resulta ser tan demandante 
e imperioso. Contemplar o no su interposición por parte de los fiduciarios, puede presuponer 

38 
 
un  estado  de  indefensa.  Una  indefensa,  claramente  conducente  a  la  transgresión  de  la 
naturaleza del fideicomiso. De allí que este tópico sea merecedor de nuestra total atención y en 
virtud del mismo concentremos nuestro enfoque de investigación. Enfoque, que precisamente 
en  este  estudio  materializaremos  mediante  la  formulación  de  la  siguiente  pregunta:  ¿Los 
fiduciarios deberían poder interponer la Intervención Excluyente de Propiedad dispuesta en el 
artículo 120° del Código Tributario?  
 
3.  Otras consideraciones en torno a la problemática 
 
Habiendo explicado el porqué se considera que los patrimonios fideicometidos se encuentran 
en  un  estado  de  indefensión;  es  oportuno  pasar  a  exponer  rápidamente  la  relevancia  del 
tratamiento de aquellas cuestiones adyacentes a la problemática central, las cuales permitirán 
conocer además con mayor detalle el contexto actual del problema. Por ello, en este apartado 
se verá el estado de la cuestión (o estado del arte), así como algunas cuestiones transversales –
antes advertidas en la casuística expuesta– que contribuyen al problema central. Ambos puntos 
son relevantes, pues solo a partir de ello será factible definir el marco conceptual y los objetivos 
específicos de investigación en este trabajo. 
 
3.1.  Estado de la cuestión 
 
Como hemos apreciado, la restricción del universo de sujetos legitimados a interponer una 
Intervención Excluyente de Propiedad en el transcurso de un procedimiento de cobranza 
coactiva tributaria, se debe a la imperfecta aplicación del artículo 120° del Código Tributario. 
Pero aun cuando este problema siempre estuvo latente, no fue sino desde el año 2015 que 
el peligro se materializó, al resolverse denegatoriamente los primeros tres procedimientos 
de  cobranza  coactiva  en  segunda  instancia  administrativa.  No  obstante,  desde  aquel 
entonces, el problema ha persistido y lamentablemente nada se ha avanzado. Aunque cabe 
señalar, que la notoriedad del problema no es exactamente nula, pues de hecho algunas 
voces lograron alertar sobre el mismo. Entre dichas voces tenemos la de Arturo Tuesta
39

Gino  Sangali  Ratti
40
,  la  asociación  civil  Círculo  de  Derecho  Administrativo
41
  y  la  revista 
Semana Económica
42

 
Nótese  que  la  revista  de  perfil  ejecutivo  Semana  Económica,  publicó  un  artículo 
manifestando que un fallo del Tribunal Fiscal en el sentido de lo resuelto –probablemente 
en  alusión  a  la  RTF  N°  8147-8-2016–,  únicamente  terminaba  mermando  la  figura  del 
fideicomiso. En éste opinaron además un par de abogados renombrados del medio, todos 
                                                           
39
  Quien  al  parecer  advirtió  sobre  lo  resuelto  en  la  RTF  N°  2048-10-2015  y  N°  772-4-2015,  en  una 
exposición sobre los “Aspectos tributarios del Fideicomiso en el Perú”, presentada en octubre del 2016. 
40
 SANGALLI, Gino “El dominio fiduciario”,  El Peruano, 2016 

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal