Facultad de derecho



Descargar 119,74 Kb.
Ver original pdf
Página2/27
Fecha de conversión02.12.2019
Tamaño119,74 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27
;  PEREZ,  Claudia  y  Maria 
Luisa TEJADA, Scotia Sociedad Titulizadora S.A. Patrimonio en fideicomiso - D.Leg. N° 861Título XI, 2013 - 
Inversiones La Rioja (Lima, Perú)
2
 Entre ellos, México, Panamá, Colombia, Venezuela y Argentina. 
3
 La Ley de Banca sólo autoriza a operar como fiduciarios a empresas o instituciones supervisadas por la 
Superintendencia de Banca y Seguros (véase el artículo 242°). A enero del 2018, las empresas fiduciarias 
en el país sólo son tres.  
4
 CHAPPUIS, Jacqueline. Ib. 
5
 Para el año 2006, Colombia encabezaba la lista de activos administrados en fideicomiso con US$ 41,930 
millones, luego le seguía Venezuela con US$ 33,195 millones y finalmente Perú con US$ 10,640 millones. 
Sin  embargo,  las  estadísticas  por  número  de  negocios  fiduciarios  celebrados,  ha  sido  encabezada  casi 
siempre  por  Panamá,  Colombia  y  Ecuador.  Véase:  COMITÉ  LATINOAMERICANO  DE  FIDEICOMISO, 
Estadísticas 
Fiduciarias 
de 
Latinoamérica 
(República 
Dominicana), 
pp. 
16–17 

6
 Ib.  


 
cifra  llegaba  a  las  2000  operaciones,  con  un  promedio  de  US$  50,000  millones  de  activos 
administrados.
7
 
Desde el año 2015, el crecimiento del fideicomiso en el país se vio particularmente fomentado 
por  una  actividad  peculiar  del  sector  inmobiliario  y  de  infraestructura.  En  estos  años  dichos 
sectores,  junto  al  sector  retail  y  familiar,  congregaron  entre  el  45%  y  55%  de  todas  las 
operaciones fiduciarias. Nótese que incluso en el 2016, una nota periodística revelaba que de 
enero a agosto, las empresas brasileras de construcción habían hecho crecer a los fideicomisos 
en un rango de 15%, a comparación del mismo periodo en el año anterior.
 8
 En ésta se señalaba 
que el sector construcción había sido el de mayor demanda de fideicomisos, en especial para la 
reestructuración  de  empresas  y  de  operaciones  que  garantizaran  los  flujos  de  las  obras 
adjudicadas a “estas empresas brasileñas que venían atravesando situaciones adversas”. Así, en 
este escenario, se esperaba que el año terminara con un crecimiento del 25% en las operaciones 
fiduciarias del sector.  
Indudablemente, una de dichas empresas brasileras a la que se hacía alución era “Constructora 
OAS Sucursal Perú”. Una de las siete empresas brasileras involucradas en el caso Lava Jato
9
 en 
Perú  y  adjudicataria,  en  solitario  y  en  consorcio,  de  siete  obras  en  Lima  y  Cusco.
10
 
Concretamente,  entre  el  año  2009  y  el  año  2015,  se  le  adjudicaron  siete  proyectos  con  una 
inversión  de  1,281 millones  de  dólares.  Sin  embargo,  dado  que  en  cuatro  de  éstas  hubieron 
incrementos por un total de 89 millones, la inversión final del Estado fue de 1,313 millones de 
dólares. Las siete obras en cuestión fueron: Trasvase del Proyecto Derivación Huascacocha  – 
Rímac; Proyecto Línea Amarilla (Parque Vía Rímac); Carretera Lima – Canta – La Viuda – Unish, 
Tramo: Lima – Canta; By Pass de 28 de julio Lima Metropolitana; Centro de Convenciones en 
Lima  Perú;  Carretera  Camaná  Dv.  Quilca  Maratani  Ilo  Tacna  Tramo  Dv.  Quilca  Maratani;  y 
Hospital  Antonio  Lorena  nivel  III-1,  Cusco.  Los  cuales  en  su  mayoría  incluían  contratos  de 
fideicomiso para la administración de los fondos recibidos como contraprestación por las obras. 
Ahora bien, sería a finales del año 2016, que por cuestiones de la vida uno de dichos proyectos 
me conduciría indirectamente a lo que hoy es este trabajo de investigación. Como parte de mi 
experiencia  pre-profesional,  tomé  conocimiento  de  un  procedimiento  tributario  que 
involucraba  el  embargo  de  los  fondos  de  un  fideicomiso  celebrado  con  ocasión  de  la  obra 
“Carretera  Lima  –  Canta  –  La  Viuda  –  Unish,  Tramo:  Lima  –  Canta”.  A  pesar  de  que  no  tuve 
contacto  con  el  caso  y  someramente  supe  de  éste,  una  breve  conversación  en  torno  a  ella 
sembró en mi  aquel “bichito” de la curiosidad, que si bien en un principio no pasó de ser un 
tema  “interesante”,  tras  iniciar  una  pesquisa  más  perfilada,  las  interrogantes  se  fueron 
multiplicando más y más, y conforme a ello caí en la cuenta de que definitivamente éste era un 
tema explotable académicamente. En particular, este caso y la posterior identificación de otros 
                                                           
7
 COMITRE, Paulo et al., El fideicomiso y el financiamiento público (Lima, Perú: ESAN, 2015), pp. 91–92. 
8
 Véase: REDACCIÓN EL COMERCIO, “Empresas aumentaron fideicomisos en 15% entre enero y agosto”, 
El  Comercio,  2016   
[accedido 3 abril 2018]. 
9
 El escándalo político por corrupción más grande de Latinoamérica, que ha  involucrado a  candidatos, 
mandatarios,  funcionarios  y  empresarios  de  12  países  del  continente  por  licitaciones  de  obras  con 
Odebrecht y vinculadas (Camargo Correa; OAS; Andrade Gutiérrez; Queiroz Galvao; Pattac, Tucuman y 
Fortesol; y Engevix Enghenaria S.A.). 
10
  RPP,  “Los  megaproyectos  en  los  que  trabajaron  las  constructoras  brasileñas  en  Perú”,  RPP 
brasilenas-entre-2004-y-2015-noticia-1061932> [accedido 3 abril 2018]. 

10 
 
tres  similares,  implicaban  a  grandes  rasgos  una  discusión  sobre  “fideicomisos”,  “embargos”, 
“cobranzas coactivas”, “dominio fiduciario”, “tercerías de propiedad”, “legitimidad para obrar”, 
entre  otros.  Se  trataba  indudablemente  de  una  “caja  negra”,  respecto  de  la  cual,  tomando 
palabras  de  María  de  los  Ángeles  Fernández  y  Julio  Del  Valle,  a  donde  yo  apuntara  con  mi 
investigación, ésta se convertía en mi “linterna que iluminaba un segmento circular de esa caja 
negra compleja de relaciones”.
11
 
Para posicionarnos en el contexto del tema a tratar, debemos partir haciendo la precisión de 
que  éste  se  ubica  principalmente  en  el  plano  tributario  y  se  circunscribe  al  supuesto  de 
contribuyentes con deudas impagas. Hecha la atingencia, imaginemos entonces que la deuda 
tributaria de un contribuyente no es pagada oportunamente y por lo tanto ésta se torna exigible 
coactivamente, lo cual faculta a la Administración Tributaria peruana (SUNAT) la posibilidad de 
iniciar un procedimiento de cobranza en su contra. Al iniciarse el procedimiento de cobranza 
coactiva, la Administración Tributaria le otorga cierto plazo al deudor para que cancele la deuda. 
En dicho lapso, éste  bien puede  optar por pagar la deuda o  por  fraccionarla. Caso contrario, 
transcurrido el plazo, el Ejecutor Coactivo de la SUNAT, a efectos de asegurar la cobranza de los 
tributos adeudados (además de los intereses y/o multas que correspondieran), puede disponer 
de  medidas  de  embargo  sobre  cualquier  bien  de  propiedad  del  deudor  (terrenos,  depósitos, 
cocheras, autos, acciones, cuentas bancarias, etc.) y luego ordenar su remate. Se trata pues de 
un procedimiento de cobranza tributaria bastante expeditivo, que tiene como única finalidad 
hacer efectiva la recaudación fiscal –en defecto del pago voluntario y oportuno por parte de los 
contribuyentes–, y que faculta para ello a la Administración, el uso de acciones coercitivas.  
Hasta  ahí,  nada  fuera  de  lo  común.  No  obstante,  compliquemos  un  poco  la  situación.  ¿Qué 
sucedería si las medidas cautelares dispuestas por el Ejecutor Coactivo, recayeran sobre bienes 
que no son de propiedad del deudor? ¿Qué pasaría si mañana nos diéramos cuenta de que uno 
de nuestros bienes está siendo embargado por la SUNAT, pero en virtud de deudas tributarias 
que no nos corresponden? ¿Es que acaso podría embargarse, por error tal vez, bienes que no le 
pertenecen al deudor bajo cobranza, sino más bien a otro(s) contribuyente(s)? Por supuesto, es 
factible y ocurre con frecuencia; por ejemplo cuando el nuevo adquirente de un inmueble no ha 
inscrito su propiedad en Registros Públicos, y por lo tanto se embarga el bien creyéndose que 
éste aún le pertenece al antiguo titular inscrito (embargo en virtud de la publicidad registral). 
Por  ello  ante  tales  casos,  para  impedir  que  nuestros  bienes  respondan  por  deudas  ajenas, 
nuestro  ordenamiento  jurídico,  tutelando  el  derecho  de  quien  se  ve  afectado  con  dichas 
medidas (el verdadero propietario), establece que podemos solicitar al Ejecutor la desafectación 
de los mismos. A este recurso se le llama “Intervención Excluyente de Propiedad” y está regulado 
en  el  artículo  120°  del  Código  Tributario.
12
  Lo  que  en  otros  términos  supone  que  el  “real 
propietario” de los bienes embargados se presente en el procedimiento de cobranza (seguido 
ante el deudor) y mediante este recurso solicite el levantamiento del embargo, por no existir 
efectiva correspondencia entre el deudor tributario y los bienes afectados. 
                                                           
11
 FERNÁNDEZ, María de los Ángeles y Julio DEL VALLE, Cómo iniciarse en la investigación académica: 
una guía práctica (Lima: Fondo Editorial PUCP, 2016), p. 37. 
12
 
“Artículo 120°.- INTERVENCIÓN EXCLUYENTE DE PROPIEDAD 
El  tercero  que  sea  propietario  de  bienes  embargados,  podrá  interponer  Intervención  Excluyente  de 
Propiedad ante el Ejecutor Coactivo en cualquier momento antes que se inicie el remate del bien. 
La intervención excluyente de propiedad deberá tramitarse de acuerdo a las siguientes reglas:  
(…)”.
 

11 
 
Al respecto, debe advertirse que nada más lejos de la realidad, es el hecho de creer que estas 
situaciones  se  den  de  modo  extraordinario  en  el  día  a  día.  Pues  al  contrario,  éstas  son  casi 
habituales. Día a día, se inician procedimientos de cobranza coactiva, se interponen embargos y 
se plantean Intervenciones Excluyentes de Propiedad. Aunque ciertamente debe precisarse que, 
ello no implica que todas las intervenciones excluyentes sean justificadas, pues a veces se usa 
este recurso únicamente con el propósito de dilatar el procedimiento de cobranza tributario –
pero éste es otro tema–.  
Ahora bien,  compliquemos un poco más la situación.  ¿Qué pasaría si los bienes embargados 
“erróneamente”, no son cualquier tipo de bienes, sino bienes que constituyen un patrimonio 
fideicometido?  Más  aún,  ¿qué  sucede  si  éstos  se  embargan  por  deudas  tributarias  del 
fideicomitente? ¿Los bienes fideicometidos siguen siendo parte de la garantía general de deuda 
del fideicomitente? ¿Por el fideicomiso se transfiere la propiedad de los bienes? ¿El patrimonio 
fideicometido tiene propietario? ¿Quién es el titular del patrimonio fideicometido? ¿Qué es el 
dominio fiduciario?  Sin duda,  con ello  la discusión adquiere un nuevo grado de  complejidad. 
Pues aún cuando puede decirse que en este supuesto también queda expedita la posibilidad de 
formular una “intervención excluyente de propiedad” y con ello resolver el asunto, resulta que 
la institución del fideicomiso es de tal particularidad, que la respuesta requiere un nivel mayor 
de análisis, a fin de evitar una solución frívola y endeble. 
 
Precisamente el caso “interesante” al que hice referencia en un inicio, es de este tipo. Se trata 
pues de un supuesto en el que hay de por medio un contrato de fideicomiso. La cuestión surge 
cuando  en  el  procedimiento  de  cobranza  coactiva  por  las  deudas  tributarias  impagas  de  un 
sujeto  (fideicomitente),  el  Ejecutor  Coactivo  de  la  SUNAT  decide  trabar  embargo  sobre  los 
bienes  de  éste,  pero  el  embargo  recae  sobre  bienes  que  anteriormente  el  deudor  había 
transferido al fideicomiso. Así, cuando el fiduciario toma conocimiento del embargo y decide 
intervenir en el procedimiento para exigir la desafectación del patrimonio fideicometido, surge 
el  problema  jurídico;  pues  tanto  en  primera  como  en  segunda  instancia  administrativa,  la 
intervención excluyente de propiedad es rechazada, en consideración de que el fiduciario no 
tiene  legitimidad  para  accionarla.  En  concreto  la  SUNAT  y  el  Tribunal  Fiscal  declaran  la 
inadmisibilidad del recurso, aduciendo que de acuerdo a los artículos 273° y 241° de la Ley de 

12 
 
Banca
13
,  éste  no  era  “propietario”  de  los  bienes  que  administraba  y  por  lo  tanto  no  podía 
formular  el  recurso  del  artículo  120°  del  Código  Tributario  “intervención  excluyente  de 
propiedad”. Este escenario descrito se replica en cuatro expedientes tributarios.  
Lo curioso es que a primera vista, todo parecía indicar que se trataba de supuestos en los que la 
Intervención  Excluyente  de  Propiedad  “había  sido  planteada  de  manera  incorrecta”,  pues  el 
fiduciario  efectivamente  no  tenía  la  calidad  de  propietario  sobre  los  bienes  embargados.  No 
obstante,  en  el  asunto  había  un  cabo  suelto.  Pues  si  bien  lo  resuelto  en  ambas  instancias 
administrativas parecía ajustarse al principio de legalidad, por otro lado parecía desatenderse lo 
estipulado  en  el  artículo  241°  de  la  Ley  de  Banca,  referido  al  hecho  de  que  los  bienes  en 
fideicomiso constituyen un “patrimonio autónomo” diferente del patrimonio del fideicomitente 
y del patrimonio del fiduciario. Conforme a lo cual, no solo  terminaba siendo cuestionable el 
embargo  de  bienes  que  lejos  de  pertenecer  al  patrimonio  del  deudor  (fideicomitente),  se 
encontraban  fuera  de  su  esfera  patrimonial;  sino  también  que  se  pretendiera  desconocer  la 
“inembargabilidad” de los patrimonios fideicometidos por deudas del fideicomitente. 
Es decir, todo se alineaba a la idea de que el accionar de los fiduciarios –en pro de la defensa de 
los patrimonios autónomos que administraban–, quedaba obstruido a causa de la literalidad del 
artículo 120° del Código Tributario; y que en virtud de ello, la defensa de la autonomía de los 
patrimonios fideicometidos quedaba en el aire (o mejor dicho por los suelos). La introducción 
del fideicomiso en los procedimientos de cobranza coactiva tributaria, definitivamente hacía de 
éstos  una  materia  sui  generis.  Se  trataba  indudablemente  de  algo  no  antes  visto  en  los 
procedimientos  de  cobranza  ordinarios.  Los  cuatro  casos  en  observación  se  habían  dado 
solamente en un lapso de dos años y con la contingencia de que se convirtieran en un modus 
operandi en el ámbito fiscal. El problema jurídico planteaba una discusión de fondo, referida a 
la “inembargabilidad”  del patrimonio autónomo; pero también una discusión procedimental, 
referida a la legitimidad de los fiduciarios para interponer el recurso establecido en el artículo 
120°. De allí que dicha situación de los patrimonios fideicometidos embargados por la SUNAT, 
me llevara entonces a preguntarme, casi al estilo de un conocido personaje de Roberto Gómez 
Bolaños: ¿y ahora quién podrá defenderlos? 
En ese contexto, el propósito del presente trabajo es analizar: (i) si los patrimonios autónomos 
fideicometidos  pueden  ser  embargados  por  deudas  tributarias  del  fideicomitente,  y  (ii)  si  la 
Intervención Excluyente de Propiedad dispuesta en el artículo 120° del CT puede ser accionada 
                                                           
13
 “Artículo 273°.- CONTABILIDAD SEPARADA POR CADA FIDEICOMISO 
El patrimonio fideicometido es administrado por el fiduciario.  
(…) 
La  empresa  fiduciaria  no  tiene  derecho  de  propiedad  sobre  los  bienes  que  conforman  el  patrimonio 
fideicometido, siendo responsable de la administración del mismo.” 
 
“Artículo 241°.- CONCEPTO DE FIDEICOMISO 
El fideicomiso es una relación jurídica por la cual el fideicomitente transfiere bienes en fideicomiso a otra 
persona, denominada fiduciario, para la constitución de un patrimonio fideicometido, sujeto al dominio 
fiduciario de este último y afecto al cumplimiento de un fin específico en favor del fideicomitente o un 
tercero denominado fideicomisario. 
El  patrimonio  fideicometido  es  distinto  al  patrimonio  del  fiduciario,  del  fideicomitente,  o  del 
fideicomisario y en su caso, del destinatario de los bienes remanentes.  
Los  activos  que  conforman  el  patrimonio  autónomo  fideicometido  no  generan  cargos  al  patrimonio 
efectivo correspondiente de la  empresa  fiduciaria, salvo el caso que por resolución jurisdiccional se le 
hubiera  asignado  responsabilidad  por  mala  administración,  y  por  el  importe  de  los  correspondientes 
daños y perjuicios.” 

13 
 
a favor de un patrimonio fideicometido ilegítimamente embargado, y si lo fuera, qué sujeto es 
el legitimado para ello. Lo cual en definitiva conllevará previamente a estudiar y comprender a 
cabalidad: qué es el fideicomiso, qué es el dominio fiduciario, qué es un patrimonio autónomo, 
qué es la Intervención excluyente de propiedad, cuál es la función de la tercería de propiedad y 
si la legitimidad para obrar en ella es exclusiva para los “propietarios” de bienes embargados.  
Bajo  tal  esquema,  el  sistema  de  exposición  de  este  trabajo  se  dividirá  en  cuatro  capítulos. 
Teniendo  en  cuenta  que esta  investigación  parte  del  hallazgo  de  una  casuística  real  y  que  el 
mismo provee de todos los elementos primordiales para su estudio, se propone en un primer 
capítulo exponer los cuatro casos que el Tribunal Fiscal ha resuelto sobre la materia hasta el 
momento. El objeto de ello es identificar los factores en común que éstos presentan, así como 
las cuestiones accesorias que surgen al respecto. Como se verá, una de las mayores dificultades 
con las que nos toparemos, será la deficiente concepción que se tiene sobre el fideicomiso y sus 
implicancias;  pues  la  confusión  y  dudas  al  respecto,  no  sólo  están  presentes  entre  los 
administrados sino también entre la Administración. A partir de ello, se analizará el problema 
jurídico identificado más específicamente, es decir la (in)defensa de los patrimonios autónomos 
fideicometidos ante la SUNAT y el Tribunal Fiscal. Conforme a lo cual, una vez definido el objeto 
de estudio, se pasará a establecer el marco teórico y los objetivos específicos que guiarán las 
riendas de este trabajo. 
Por otro lado, en tanto el Fideicomiso es la figura central del problema jurídico que nos convoca, 
en  un  segundo  capítulo  se  propone  examinarlo  más  a  detalle,  con  el  objetivo  de  conocer  a 
profundidad  la  esencia  y  funcionalidad  del  mismo.  Pues  sabiendo  que  éste  es  producto  del 
trasplante jurídico del trust desde el Common Law –cuyo legado data de la época feudal inglesa–
, no resulta suficiente partir de un análisis superficial de la regulación bancaria peruana –vigente 
poco más de veinte años– sin antes comprender porqué, cómo y para qué opera el fideicomiso 
hoy en día. Por ello se partirá por examinar brevemente el origen y evolución del  trust en el 
sistema  anglosajón;  en  base  a  lo  cual  identificaremos  cómo  su  estructura  bipartita  de  la 
propiedad  de  los  bienes,  constituye  el  núcleo  distintivo  que  hace  del  mismo  un  fenómeno 
paradigmático y sin reflejo en otros sistemas jurídicos. Seguidamente, se hará un repaso de las 
teorías más influyentes del Civil Law que se encargaron de maquinar la tan compleja importación 
del trust hacia Latinoamérica. Finalmente, atendiendo al tipo de modelo legislativo adoptado en 
nuestro país, se hará un rápido repaso de la evolución normativa fiduciaria peruana, a fin de 
conocer más a detalle el camino seguido por el legislador, y cómo es que éste debe ser entendido 
teniendo en consideración la esencia y función del fenómeno trasplantado. 
Teniendo  una mejor y más  profunda  comprensión  del  trust  y  del  fideicomiso peruano,  en el 
tercer capítulo se analizarán los dos principios sobre los cuales éste último se fundamenta: el 
Principio  de  Separación  Patrimonial  y  el  Principio  de  Gestión  Especializada.  Sin  embargo, 
considerando que ambos son reflejo de sus homólogos ingleses, es decir, los Principios de Asset 
Partitioning y de Fiduciary Regime, se partirá haciendo un examen de éstos. Luego de ello, se 
analizarán a sus análogos continentales, siendo la Separación Patrimonial la más importante, 
pues es en virtud de ésta que el patrimonio autónomo fideicometido se constituye. El cuál como 
veremos, además de cumplir perfectamente bien la función de “aislamiento de riesgos” que su 
par el trust logra a través de la bipartición de la propiedad, configura el quid de la defensa ante 
los embargos por deudas del fideicomitente. Seguidamente, se analizará el Principio de Gestión 
Especializada  a  la  luz  del  dominio  fiduciario,  tratando  de  desmitificar  algunas  concepciones 
desafortunadas  que  se  manejan  hasta  ahora  y  que  no  hacen  más  que  opacar  al  patrimonio 
autónomo; en concreto, la concepción del dominio fiduciario como nuevo derecho real. Frente 

14 
 
a  lo  cual  afirmaremos  más  bien,  que  éste  es  un  deber  jurídico.  Por  último,  ante  las  posibles 
suspicacias  de  uso  del  fideicomiso  como  instrumento  de  obstaculización  de  la  recaudación 
tributaria, se examinarán algunos alcances de la responsabilidad objetiva del fideicomitente. 
Habiendo  analizado  y  determinado  las  razones  que  fundamentan  la  “inembargabilidad”  del 
patrimonio  autónomo  fideicometido  por  deudas  tributarias  del  fideicomitente;  en  un  cuarto 
capítulo  pasaremos  a  analizar  la  Intervención  Excluyente  de  Propiedad  como  único  recurso 
disponible en el Código Tributario, que permite a un tercero ajeno al procedimiento de cobranza 
coactiva  cuestionar  los  embargos  que  en  éste  se  dispongan.  El  propósito  es  comprender  el 
funcionamiento de este recurso procedimental, y determinar si la legitimidad para obrar en ella 
es exclusiva para “propietarios”, o si puede incluir o hacerse extensiva a otros sujetos. Para ello, 
a fin de ubicarnos en el contexto se partirá por estudiar el Procedimiento de Cobranza Coactiva 
y sus fundamentos, a fin de ubicarnos en el contexto previo a la interposición de la Intervención 
Excluyente de Propiedad por un tercero. Seguidamente, antes de examinar el artículo 120° del 
Código  Tributario,  repararemos  en  la  Tercería  de  Propiedad  regulada  en  el  artículo  533°  del 
Código Procesal Civil, en tanto fuente de inspiración de la primera. Conforme a lo cual veremos 
que  a  pesar  de  la  formulación  literal  y exclusiva  que  tiene,  la  legitimidad  para obrar  en  este 
recurso puede resultar extensiva a sujetos distintos a los “propietarios”. En ocasión del mismo 
analizaremos la Casación No. 492-2009-ICA, por ser un caso civil que involucra una demanda de 
tercería de propiedad formulada por un fiduciario. De ese modo, luego de haber determinado 
la viabilidad para que los fiduciarios puedan plantear una intervención excluyente de propiedad, 
se plantearán algunas implicancias de lo que supondría su negativa. Finalmente, teniendo en 
consideración  los  principios  tributarios,  concluiremos  proponiendo  una  solución  al  problema 
jurídico tratado.   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

15 
 

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal