Extraído del libro: Educación Inicial: desafíos, perspectivas y acciones. Etchebehere, G., Cambón, V., De León, D. Fraga, S., Silva, P. y Zeballlos, Y. Equipo docente del Servicio de Educación Inicial- facultad de Psicología- udelaR



Descargar 30,16 Kb.
Fecha de conversión16.08.2017
Tamaño30,16 Kb.



Extraído del libro: Educación Inicial: desafíos, perspectivas y acciones.

Etchebehere, G., Cambón, V., De León, D. Fraga, S., Silva, P. y Zeballlos, Y.

Equipo docente del Servicio de Educación Inicial- Facultad de Psicología- UdelaR.

Montevideo. Editorial Tradinco. Mayo, 2007.

V. PROPUESTAS METODOLÓGICAS


...el universitario que aspiramos está lejos de pertenecer



al colectivo que usa el supuesto saber del conocimiento,

siendo en cambio, el custodio de una ética de saber

y riguroso selector de lo que el saber contiene

para el bien común y para que este mundo

sea cada vez más un mundo más compartible”
Juan Carlos Carrasco.


V.3 - EL TALLER, ESTRATEGIA DE INTERVENCIÓN

El Taller constituye una de las metodologías medulares del Servicio tanto en los dispositivos de formación destinados a los estudiantes de Psicología, como en los dispositivos de intervención a través de los cuales se abordan distintas temáticas con los diferentes actores de los Centros educativos.


Desde su etimología encontramos que el término Taller proviene del francés “Atelier” el cual da cuenta de los siguientes significados: estudio, obrador, obraje, oficina.
Históricamente los talleres se pueden ubicar en la Edad Media con la conformación de los gremios de artesanos. Esta referencia histórica remite al sentido de producción que encierra desde sus orígenes el término Taller.

Con el correr del tiempo los Talleres pasaron a designar a aquellas Escuelas o Seminarios a los que asisten estudiantes. Posteriormente comenzó a utilizarse preponderantemente para espacios de formación ligado a lo artístico, expresivo, plástico y literario.

Por tanto, desde sus distintas acepciones queda en evidencia que en el Taller confluyen nociones referidas al trabajo y al aprendizaje, a los afectos y pensamientos ligados con la acción.
Desde lo metodológico privilegiamos la propuesta de Taller como dispositivo grupal, en la medida en que desde el intercambio se va construyendo un marco de referencia habilitador a poder pensarse en los roles y funciones que como sujetos desplegamos. “El aprendizaje grupal tiene la fuerza del vinculo (...) se establecen relaciones entre el grupo y el objeto de estudio: es un proceso dinámico de interacciones y transformaciones, donde las situaciones nuevas se integran a las ya conocidas y resueltas, involucrando a la totalidad del grupo, tanto en los aspectos cognoscitivos, como en lo afectivos y sociales.”1
Realizando un breve recorrido por las distintas acepciones de la palabra grupo encontramos que éste refiere originalmente en alemán a KRUPPA masa redondeada, con forma circular, del cual se deriva el término GROP del provenzal nudo, para llegar al italiano GROPPO que se utiliza en un comienzo para nombrar los conjuntos pictóricos renacentistas. De este breve recorrido se desprenden dos conceptos centrales: el de nudo y el de círculo. Este último hace referencia a las formas de distribución de las personas en el espacio que generalmente adoptan las reuniones grupales. Esta forma circular hace pensar en una posición equidistante de todos los miembros y a su vez en la creación de un espacio contorneado por ellos. Con el concepto de nudo, se hace referencia a la idea de cohesión, de entramado vincular que se despliega en los procesos grupales. Al decir de Ana M Fernández “ Inscribimos lo grupal en lo Institucional, sin perder lo especifico de la grupalidad. Es necesario, a nuestro criterio, sostener tal especificidad sin hacer de los grupos islas, y al mismo tiempo, tomar como vector de análisis la dimensión institucional, sin transformar a los grupos en mero escenarios de la problemática institucional.”2
En contextos altamente críticos como los actuales, jerarquizamos más que nunca la importancia de los grupos como escenarios privilegiados que permiten construir, fortalecer o reestablecer la organización solidaria, reticular de los sostenes indispensables para la vida psíquica. (Etchebehere, Domínguez, 2004).
El Taller constituye un espacio para el aprendizaje grupal y participativo, donde se privilegia la producción colectiva, recuperándose el saber del sentido común, de la cotidianeidad.

Entre sus fundamentos teóricos encontramos, la pedagogía participativa inspirada en el pensamiento de Paulo Freire y la psicología social rioplatense.

La producción de conocimiento se torna en practica social, en la medida que dicha producción se genera en la relación sujeto-contexto, en donde el conocimiento no es obra de una conciencia singular, sino de una producción colectiva. El aprendizaje se da en la praxis, implicando cambios y ansiedades por desestructuración de lo previo y ya conocido.

Se toman de la pedagogía participativa su carácter problematizador el cual permite una reelaboración y reconstrucción constante del conocimiento a partir de la confrontación con problemas reales y concretos. El desafío lo constituye la propia realidad con sus situaciones problemáticas así como las expectativas e inquietudes del grupo. En este marco el eje fundamental lo constituye el aprender haciendo a partir de conocimientos previos, de dudas y aún de errores, en donde en el aprendizaje se integra teoría y práctica, siendo todos los participantes enseñantes. Se trata de una producción mediada por contenidos, donde lo importante no lo constituye la transmisión en sí de contenidos específicos, sino el despertar una nueva forma de relación con la experiencia vivida. Lo fundamental es la experiencia reflexiva, el intercambio de ideas, en le proceso de comprensión de la realidad. Es por ello dialógica y participativa. Implica una opción crítica y reflexiva en donde el saber circula entre los participantes sin existir una disociación jerárquica entre el que enseña y el que aprende. Es política en tanto implica una negación del hombre abstracto, aislado, desligado del mundo. La pedagogía participativa pretende un acercamiento a la realidad tendiendo al cambio.



El trabajo con grupos:
Consideramos el trabajo en Taller como una modalidad operativa para el aprendizaje en tanto constituye un espacio posibilitador de la acción y la reflexión que promueve el pensamiento crítico y la capacidad de problematizar, accediendo a un esclarecimiento promotor de cambios. El aprendizaje se logra a través de un proceso grupal; a partir del hacer, pensar y el sentir en el vínculo con otros. Promueve la construcción de aprendizajes significativos, propiciando la re-creación y apropiación de conocimientos, a partir de la conjunción de lo intra subjetivo e intersubjetivo de los participantes en la tarea. (Cambón, V. De León, D. 2003)

Para que el aula se convierta en un taller se requiere de una metodología que permita integrar la teoría y la practica, los afectos, la reflexión y la acción, una metodología que, mediante formas activas de aprendizajes, desarrolle las capacidades de informarse, comprender, analizar, criticar, evaluar para poder realizar una lectura critica de la realidad que posibilite modos de inserción creativos y satisfactorios”.3

Es así que como técnico no nos posicionamos desde “el lugar del saber”, pues este es una construcción que se va edificando en el encuentro de saberes y “sentires” de los participantes del taller. Los talleres son un dispositivo de intervención en el cual se privilegia la participación de los integrantes ya que centrándose el grupo en la tarea se descentra la figura del profesional que ocupa el lugar de co-pensor.
Con la expresión técnicas grupales se designa el conjunto de medios y procedimientos que, utilizados en situaciones de grupo, sirven para facilitar y estimular la acción y funcionamiento del grupo de cara a alcanzar sus propios objetivos.

Se trata, pues de un instrumento que puede facilitar la participación de los miembros de un grupo fomentar la responsabilidad y ayudar a desarrollar una dinámica que libere la capacidad creativa mediante la reflexión conjunta.”4

A su vez desde un análisis crítico-reflexivo, se toma conciencia de la multiplicidad de factores y atravesamientos que determinan estos ejercicios.


Desde la propuesta del Servicio se apunta a apoyar a las familias en las dificultades cotidianas a las que se ven enfrentados en la educación y crianza de sus hijos e hijas. El generar instancias de intercambio con las familias propicia (a punto de partida de la conjunción de lo experiencial con lo vivencial y conceptual) pensar con nuevos elementos su cotidianeidad.
El Taller posibilita problematizar y aprehender desde un intercambio dialógico, permite pensar-se, y abre el camino hacia los cambios. Se genera un espacio para la resignificación de las prácticas cotidianas, desde el protagonismo de las familias en la crianza de los niños. A partir de una postura problematizadora por parte del equipo técnico se propicia la reelaboración y reconstrucción permanente de conocimiento y su producción desde la confrontación con problemas y situaciones reales y concretas.

En este marco la intervención del técnico será la de sostener este proceso, creando un puente entre los saberes del equipo, de las familias y de niños y niñas.


Los talleres son un dispositivo de intervención en el cual se privilegia la participación de los integrantes ya que centrándose el grupo en la tarea se descentra la figura del profesional que ocupa desde ahí el lugar de co-pensor.

Si hay un líder en el grupo este debe ser la tarea (Pichon- Rivière) Esta propuesta será original en la medida en que se transfiera el análisis de la persona a la tarea, colocando a esta como causa fundamental y razón de ser del grupo”5



Llamamos tarea al factor por el cual el grupo se ha reunido para apropiarse de él y luego accionar con él. En otras palabras, tarea es el tema, ocupación o titulo que hace converger sobre él, todo el funcionar sobre la reunión.... Una vez establecida la tarea, el grupo se ubica en un presente continuo, (tiempo vivido), en el cual va adquiriendo significado lo pensado y lo sentido en él.” 6
El coordinador de grupos “ Mantiene con el grupo una relación asimétrica requerida por su rol específico: el de co-pensor. Su tarea consiste en reflexionar con el grupo acerca de la relación que los integrantes del grupo mantienen entre sí y con la tarea prescrita.”7 Serán funciones del coordinador , la de crear, fomentar y mantener la comunicación; promover actividades que faciliten el vínculo y la tarea; detectar y señalar los obstáculos que se presentan. Acompañar los momentos básicos del proceso grupal (pre-tarea, tarea, síntesis, proyecto) y estar atento a los emergentes que guiarán las intervenciones. A su vez promoverá la indagación y el descubrimiento de nuevos aportes; detectando las situaciones emergentes, contribuyendo al reconocimiento de necesidades y objetivos comunes. Desde su visión particular podrá tornar explícito lo implícito de la actividad grupal.
Desde la coordinación se promueve la reflexión acerca del trayecto del grupo, siendo necesario par ello intervenciones de tipo interrogativa, clarificadoras, qué proporcionen información, señalamientos, como con directivas organizadoras.
Por todo lo expuesto vemos en el dispositivo de taller una modalidad de trabajo que implica una opción metodológica en donde se fomenta la participación desde la valoración del saber de todos los participantes.

Bibliografía:
Bauleo, A. El Grupo Operativo. Cuadernos de Psicología concreta. Año I Num. I
Domínguez, G. Etchebehere, G (2004) Ponencia Reflexionando con mujeres-mamás. Jornada “Mujer y familia: Intercambiando experiencias”, organizada por el Instituto Nacional de la Familia y de la Mujer, Ministerio de Educación y Cultura. Montevideo.
Fernández, A. y otros. (1987) Temas Grupales por autores argentinos Cinco. Argentina
González-Cuberes, M.T. (1993) El Taller de los Talleres. Aportes al desarrollo de Talleres educativos. Angel Estrada y Cía. S.A.. Bs. As.
Kaës, R. (1992) Apuntalamiento múltiple y estructuración del psiquismo. Revista Psicología y Psicoterapia de grupo. Tomo XV. Bs. As.
Kaës, R. (1996) El grupo y el trabajo del precociente en un mundo en crisis. El analista en el campo vincular. Publicación A.A.P.P.G., Bs. As.
Pasel, S. (1990) Aula Taller Aique. Buenos Aires
Pichon-Riviere, E. (1985) El proceso grupal. Nueva Visión. Buenos Aires.
Santoyo, S. (1981) Algunas reflexiones sobre la coordinación en los grupos de aprendizaje. Revista de perfiles educativos Nº 11 Mèxico


1 Santoyo, S. (1981) Algunas reflexiones sobre la coordinación en los grupos de aprendizaje. Revista de perfiles educativos Nº 11 Mèxico pp 8

2 Fernández, A. y otros. (1987) Temas Grupales por autores argentinos Cinco. Argentina, pp. 118

3 Pasel, S. (1990) Aula Taller Aique. Buenos Aires pp 16

4 Ander Egg, E. ( ) Técnicas de reuniones de trabajo. Humanitas pp17

5 Santoyo S. (1981) Algunas reflexiones sobre la coordinación en los grupos de aprendizaje. Revista de perfiles educativos Nº 11 México. Pp.13

6 Bauleo, A. El Grupo Operativo. Cuadernos de Psicología concreta. Año I Num. I Pp. 47

7 Rivière, P. (1985) El proceso grupal. Bs.As. Paidós.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal