Experiencia de aprendizaje 2 L as funciones del lenguaje



Descargar 66,28 Kb.
Fecha de conversión23.05.2017
Tamaño66,28 Kb.
EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 2
L

as funciones del lenguaje


Por

Gloria Inés Yepes C.

Hilda Mar Rodríguez G.

María Edilia Montoya L.


¿Qué funciones cumple el lenguaje?

¿Qué usos tiene el lenguaje?

¿Para qué lo utilizamos?

Con la palabra oral o escrita uno puede:



Acariciar – Afirmar – Aprobar – Comentar – Criticar – Dar la bienvenida – Declarar – Despedirse – Disculparse – Convencer – Demostrar – Mimar – Indicar – Lamentarse – Mostrar – Ordenar – Orar – Prevenir – Prometer – Regañar – Seducir – Solicitar –Contar – Advertir – Afirmar – Negar – Engañar – Casarse ...
Añada otros ejemplos de acciones que se realizan a través de la palabra: ____________________________________________________________________________________________________________________________________________
Los anteriores son algunos de los muchos actos que llevamos a cabo con el lenguaje. Dentro de una comunidad, los individuos dan variados usos al lenguaje, tales como satisfacer necesidades personales (instrumental), regular la conducta de los demás (regulatorio), interactuar con otros (interaccional), crear historias o situaciones fantásticas (imaginativo-creativo), y construir conceptos (epistémico), entre otros muchos.
Ahora bien, al analizar los componentes de la situación comunicativa, se pueden identificar siete funciones básicas según qué componente se enfatice. Pero ¿cuáles son estos componentes? Tomemos, por ejemplo, la situación comunicativa de enviar una carta. Lo que dice la carta misma es el mensaje; quien envía la carta es el emisor; quien la recibe es el receptor; sobre qué habla (a qué se refiere) es el referente; y en qué idioma está escrita, es el código. Para producir la carta, se necesitan papel, tinta y la oficina de correos, este componente se llama el canal. Y, finalmente, la carta cobra sentido dentro de un contexto, esto es, las circunstancias (familiares, comerciales, laborales, oficiales, etc.) que rodean, social, cultural e históricamente la producción y la interpretación.
Estos componentes se resumen en el siguiente esquema:



CONTEXTO










REFERENTE




























EMISOR




MENSAJE




RECEPTOR































CÓDIGO































CANAL









Veamos otro ejemplo. Linda llama por teléfono a su novio Jack para hablarle sobre su éxito en la universidad, pero no lo encuentra, y le deja la siguiente grabación en la máquina contestadota: “Hi, Jack, I want to speak with you about my success in the University. Call me”. Identifique los distintos componentes de esta situación comunicativa:


Emisor(a): ___________________

Receptor(a): ____________________

Mensaje: _____________________________________________________________

Referente: ____________________________

Código: _______________________

Canal(es): _______________________________________________________

Contexto(s): __________________________________________________________
Los componentes señalados, excepto el contexto, son analizados por Roman Jakobson (1983), quien describe las funciones lingüísticas a partir del esquema de la teoría de las comunicaciones, de la siguiente manera:
1. Cuando en el acto comunicativo se resaltan los sentimientos o pensamientos de quien habla o escribe (emisor), nos referimos a la función emotiva del lenguaje. Aquí, los elementos afectivos y subjetivos se enfatizan dentro de la construcción de significado, como en el caso de confidencias, autobiografías, registros de ideas o pensamientos, reflexiones sobre la vida, el amor o los sentimientos y diarios personales. A esta función también se le ha denominado función expresiva, porque prima la subjetividad del hablante. Lingüísticamente, el texto está centrado en el “yo”, por lo cual los verbos a menudo se enuncian en primera persona y son notorias las exclamaciones, la interrogación retórica1 y la deixis del emisor2.

Observemos cómo se evidencia la función emotiva en el fragmento de “Mis Máscaras”, escrito por Gilbert Brenson3:

Cada vez que me pongo una máscara para tapar mi realidad, fingiendo no ser lo que no soy, fingiendo ser lo que soy, lo hago para atraer a la gente. Luego descubro que sólo atraigo a otros enmascarados, alejando a los demás, debido a un estorbo: la máscara.
Uso la máscara para evitar que la gente vea mis debilidades; luego descubro que al no ver mi humanidad, los demás no me quieren por lo que soy, sino por la máscara. Uso una máscara para preservar mis amistades; luego descubro que si pierdo un amigo por haber sido auténtico, realmente no era amigo mío, sino de la máscara…
Como ejercicio, subraye en el anterior escrito las palabras que enfatizan la subjetividad del narrador y por ende, la función comunicativa que prima.

2. Cuando la comunicación se centra en la exposición de una información objetiva, observable y verificable a propósito de aquello sobre lo cual se habla, el lenguaje tiene una función referencial, que enfatiza tema del cual se habla o escribe. A esta función también se le ha denominado función representativa, en virtud a que el acento está puesto, como ya se dijo, en la transmisión de contenidos verificables. Lingüísticamente predominan los registros o léxicos técnicos y científicos.


Encontramos esta función en los textos científicos y filosóficos, al igual que en los discursos sobre ciencias naturales, geografía, historia, medicina, noticias periodísticas, análisis económicos, entre otros tantos. Estos son los tipos de textos predominantes en el proceso educativo. A continuación, dos ejemplos de la función referencial:
- “Los minerales pueden aparecer en la naturaleza, básicamente, de dos maneras: sin una forma definida (amorfos) o bien con una disposición geométrica bien definida. A estos les llamamos minerales cristalinos o, simplemente, cristales…”

- “Para ir al teatro tienes que caminar dos cuadras y voltear a la derecha… ”

- “Colombia es uno de los países con mayor índice de pobreza en América Latina…”
3. Si el intercambio comunicativo pretende obtener un efecto especial en el lector u oyente (receptor) para que éste actúe, sienta o piense de determinada manera, es decir, para influir en su comportamiento, se está acudiendo a la función apelativa. A esta función también se le ha llamado conativa. Lingüísticamente, aparecen a menudo en mandatos (modo imperativo) o interjecciones que conminan al receptor.
La publicidad acude básicamente a esta modalidad, con la intención de que los clientes potenciales adquieran los productos (sea que los necesiten o no). Reglamentos, advertencias, recados, tarjetas (de invitación, saludo, felicitaciones, pésame), cartas, telegramas, avisos (publicitarios, de cine, teatro, propagandas en general), instrucciones, recetas, formularios, manuales, etc., están centrados en esta función.

Ejemplos:

- Ruego: ¿Puedes realizarme las compras hoy?

- Mandato: ¡Lávate los dientes!

- Prohibición: ¡No seas infeliz! - ¡Adelante!

- Invitación/interaccional: ¿Quieres venir a mi fiesta de cumpleaños?

- Argumentativa: Si te portas bien, te doy un regalo. - ¡Usa este perfume y te sentirás una diosa!

4. La función poética se manifiesta cuando el énfasis está dado en la forma del mensaje: en el estilo, la simbolización, la selección del vocabulario. Lo esencial dentro de esta función está en cómo se dicen o expresan las ideas, independiente de qué dicen o a quién van dirigidas. En los textos literarios suelen aparecer la rima, la metáfora, los símiles, la hipérbole, la analogía. En la experiencia de aprendizaje 4 veremos con mayor detalle esta función. Se denomina función poética porque su intención se centra en atraer la atención sobre la forma de expresión lingüística; por ello emplea las figuras retóricas mencionadas, además del ritmo y el significado connotativo, esto es, con varios sentidos. Ejemplos:

- ¡Tiene cintura de avispa!

- Mateo es tan alto como una jirafa y tan manso como un cordero.

- ¡Las perlas de tu boca me tienen extasiado!
Observe cómo aparece la función poética en el siguiente texto de Darío Jaramillo Agudelo (1994:31):

Atolondrado y confuso,

demasiado lleno de ruidos,

sin centro ni reposo,

desconectado del otro lado de la piel,

aturdido por el interminable crujido de este corazón

–tierra cuarteada, ceniza gris en el pecho–,

así pasan estas noches de calor y duermevela,

estas noches en que no estoy contigo.
Aunque en este fragmento se describen los sentimientos del hablante (función emotiva), lo más importante es la forma en que se hace la descripción, con ritmo, selección cuidadosa de adjetivos, uso de imágenes sugerentes, y otros recursos expresivos. Por eso es un texto en el que prima la función poética. Como práctica, describa imaginativamente lo que siente al comer su fruta favorita:

_____________________________________________________________________

_____________________________________________________________________
5. Al utilizar el código o lengua para hacer referencia al código mismo, a la forma como está constituido, a la estructura de las palabras y de las oraciones, a la ortografía, a los signos de puntuación, clasificación de las palabras, al tipo de texto leído, etc., se está acudiendo a la función metalingüística. En los cursos de lengua castellana y literatura, en donde se estudia la morfología, la sintaxis, la ortografía y el vocabulario de nuestro idioma, predomina esta función.
Como en esta función se utiliza la lengua para hablar de la propia lengua, no hay marcas lingüísticas específicas, pero aparecen conceptos como sílaba, tipos de palabras, oraciones, frases… A continuación, veremos algunos ejemplos de la función metalingüística:
- “La palabra amor tiene cuatro letras y es un sustantivo abstracto”.

- “¿Qué significa la palabra “Troya”?

- ¿Qué palabras hermosas llevan la letra h?

- Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, lenguaje es:

1. m. Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente. 2. [m.] lengua, sistema de comunicación y expresión verbal propio de un pueblo o nación, o común a varios. 3. [m.]Manera de expresarse. LENGUAJE culto, grosero, sencillo, técnico, forense, vulgar. 4. [m.]Estilo y modo de hablar y escribir de cada uno en particular. 5. [m.]Uso del habla o facultad de hablar. 6. [m.] fig. Conjunto de señales que dan a entender una cosa. El LENGUAJE de los ojos, el de las flores. 7. [m.]Inform. Conjunto de signos y reglas que permite la comunicación con un ordenador.
6. La función fática, por su parte, se presenta especialmente en la comunicación oral, ya que se utiliza para mantener "contacto" con el hablante, para prolongar, establecer o interrumpir la comunicación. Durante las conversaciones telefónicas el receptor u oyente utiliza ciertas expresiones tales como: ¡ajá!, ¡claro!, ¡cómo así!, ¡hum!; está dándole a entender al emisor que está escuchando, siguiendo el hilo de la conversación. Lingüísticamente, en esta función se emplean las frases hechas, las muletillas, las frases breves y las repeticiones.

Ejemplos: ¡Hola!, ¿qué más?, ¿me estás escuchando?, ¡aló!


Según el componente que enfaticen, las funciones del lenguaje podrían ubicarse en un cuadro análogo al primero de la siguiente manera:


CONTEXTO




Referente

F. REFERENCIAL






















Emisor

F. EMOTIVA




Mensaje

F. POÉTICA




Receptor

F. APELATIVA

























F. METALINGÜÍSTICA

Código


























Canal

F. FÁTICA









Todas las funciones del lenguaje son concurrentes; es decir, se encuentran mezcladas en los discursos orales o escritos y en diferentes proporciones. Unas u otras dominan según el tipo de comunicación.

Es claro que el contexto del acto comunicativo determina en gran parte tanto la función como el sentido de un mensaje dado. Además, la intención del emisor no necesariamente coincide con la interpretación del receptor. Por ejemplo, un escrito puede ser interpretado en un momento histórico, social, religioso o político de manera diferente, lo cual hace que la función comunicativa esencial e inicial varíe con el tiempo o con el propósito comunicativo del intérprete.
Obviamente, existe mayor éxito comunicativo cuando el receptor puede establecer, en su proceso interpretativo, cuál es la intención del emisor. Por ello, es muy gratificante abordar la lectura como un acto de sentido, conociendo más sobre el contexto en el que se produjo el texto (sabiendo quién es el autor, de dónde es, cuál era su época, cómo era la sociedad en que vivía, quién es o fue su público, y otros datos relevantes). Como dice Jacq-Le-Dour (1978), es útil:
Ser consciente de que el texto emana de un autor que percibe la realidad y la transmite desde su punto de vista. Por lo tanto, debemos intentar definir ese punto de vista planteándonos la pregunta: “¿Quién escribe?”: ¿un periodista, un geógrafo, un historiador, un campesino, un alcalde, un obrero, un patrón...?”. Y también: “¿A quién estaba destinado el texto en el momento en que se escribía?”.
Desde este mismo punto de vista, cada uno de nosotros, como emisores, podemos producir textos más eficaces si tenemos en cuenta quién va a ser el destinatario de lo que escribimos o decimos y en qué contexto se va a difundir e interpretar. Siempre es recomendable releer y editar nuestros escritos poniéndonos en el lugar del público que los va a interpretar.
También, en sentido inverso, los receptores no tienen por qué ser pasivos en el proceso comunicativo. Ellos modifican –y pueden hacerlo conscientemente– el alcance del mensaje al poner en juego su punto de vista, su experiencia y su intención al interpretar el texto emitido. Usted, como receptora o receptor, puede decidir tomar distancia o cuestionar la intención comunicativa de un texto, la veracidad del referente, y evaluar la forma en que el mensaje está estructurado (función poética y/o metalingüística). En sus manos está el poder para modificar la producción e interpretación de un texto dado.

BIBLIOGRAFÍA
Agudelo Jaramillo, Darío. Poemas de Amor. Bogotá: El Áncora, editores, 1994

Alliende, Felipe y Condemarín, Mabel, La Lectura: Teoría, Evaluación y Desarrollo, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1982.

Jakobson, R., Ensayos de Lingüística General, Barcelona, Ariel, 1984.

Jac-Le-Dour, Marie-Luise. Algunos Jalones de la Lectura Informativa. En: Jolibert, Josette y Gloton, Robert. El Poder de Leer. Técnicas, Procedimientos y Orientaciones para la Enseñanza y Aprendizaje de la Lectura, GFE (Groupe Francais D’Education Novelle. Barcelona, Gedisa, 1978.



1 La deixis se emplea cuando el emisor no hace uso de la primera persona –yo- sino de la tercera persona del singular; un ejemplo es la expresión “se ha dicho en este texto que…”

2 La deixis se emplea cuando el emisor evita el uso de la primera persona –yo- como en: “|Ay! Qué dolor”


3 Sin más datos. Tomado para usos académicos.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal