Evaluación de competencia y/o de desempeño constructo



Descargar 81,76 Kb.
Fecha de conversión05.05.2017
Tamaño81,76 Kb.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

EVALUACIÓN DE COMPETENCIA Y/O DE DESEMPEÑO

Constructo es, en psicología, cualquier entidad hipotética de difícil definición dentro de una teoría científica. Un constructo es algo de lo que se sabe que existe, pero cuya definición es difícil o controvertida. Son constructos la inteligencia, la personalidad, la creatividad...

Un constructo es, en términos generales, una idea. Más precisamente y según el filósofo argentino Mario Bunge, “Por constructo u objeto conceptual, entendemos una creación mental (cerebral), aunque no un objeto mental o psíquico, tal como una percepción, un recuerdo o una invención. Distinguiremos cuatro clases básicas de constructos: conceptos, proposiciones, contextos y teorías”. En consecuencia, los conceptos, las hipótesis (que son proposiciones), las teorías y las clasificaciones científicas son constructos.

Bunge lo define como un concepto no observacional por el contrario de los conceptos observacionales o empíricos, ya que los constructos son no empíricos, es decir, no se pueden demostrar. Estos conceptos no son directamente manipulables, igual que lo es algo físico, pero sí son inferibles a través de la conducta, que es lo que estudia la psicología.

La solución del problema de la definición es definir un constructo respecto de otros contructos; son las llamadas definiciones constitutivas. Otra posibilidad de definición son las llamadas definiciones operacionales de los constructos que buscan referir al constructo que pretenden definir en función de las operaciones en virtud de las cuales se puede inferir dicho constructo, es decir, gracias a las cuales se puede ver su presencia o ausencia o la magnitud en que se presenta. Las operaciones pueden estar referidas en forma de valores numéricos, como los que se obtienen al pasar una prueba de cociente intelectual, o de otro tipos de medida (tiempos de reacción, cantidad de recuerdo...).

Tomado de Wikipedia………………………………………………………………………………………………………...

Constructos.

Los conceptos científicos como estrés, depresión y procesos cognitivos, así como casi todos los usados en la psicología, por ejemplo, inteligencia, frustración, inconsciente, emociones, actitudes, ego, fobias, ansiedad, motivación, aprendizaje, entre otros, no tienen una existencia concreta similar a las entidades físicas que se prestan a la observación sensible. Son conceptos que sobrepasan la observación empírica y muchas veces expresan supuestos teóricos. A tales conceptos se les llama actualmente “constructos o conceptos no observacionales” para diferenciarlos de los observacionales (Bunge, 1973). Los constructos no tienen referentes empíricos inmediatos Nadie ha visto ni ha tocado la inteligencia de alguien pero sí la puede inferir de la manera en que una persona es capaz de resolver ciertos problemas en relación con la manera en que otros los resuelven. Los constructos tienen como referentes relaciones lógicas entre conceptos. Por ejemplo, se puede decir que la “ansiedad se caracteriza por períodos alternativos de miedo y esperanza”.



Definiciones constitutivas y operacionales

Cada disciplina científica desarrolla un sistema de conceptos propios de su actividad. Cuanto más perfecta es una ciencia puede definir mejor sus conceptos de manera más precisa y unívoca. La psicología todavía no ha alcanzado en este sentido el nivel de otras ciencias por cuanto sus conceptos a veces son definidos de manera diferente por representantes de diversas escuelas. La definición delimita los conceptos, es decir caracteriza lo esencial de un concepto. Definir un objeto es, según la lógica clásica, determinar su “género próximo” y su “diferencia específica”. Una definición desarrolla y explica el contenido de un concepto.

Kerlinger (1988, 3ª edic.) dice que los constructos pueden ser definidos usando otros constructos Por ejemplo, al definir inteligencia como“la aptitud para pensar en forma abstracta” o como “agudez mental”. Una definición es constitutiva cuando define un constructo por medio de otro constructo.

Por ejemplo, definir “ansiedad como miedo subjetivo”. Según Torgerson (1958) todos los constructos para ser útiles científicamente deben poseer un significado constitutivo.

Existen otro tipo de definiciones que son las definiciones operacionales. Una definición operacional de un constructo se refiere a las operaciones mediante las cuales un investigador determina la presencia o ausencia (o la magnitud) de un fenómeno. Estas operaciones son mediciones o registros numéricos, por ejemplo: los puntajes de los tests para medir inteligencia y otras aptitudes, la longitud del recorrido de un ratón en un laberinto, los tiempos de reacción frente a distintos estímulos, la cantidad de errores que se presentan en alguna actividad motora, la cantidad de palabras memorizada, entre otras. De ahí la ingerencia de las técnicas estadísticas en la investigación psicológica en donde siempre hay que operacionalizar los constructos para poder estudiarlos.

Posibilidades de medición en Psicología

Existen diversas maneras de atribuir números a las propiedades de los objetos. Según Campbell (1928) se pueden distinguir tres tipos diferentes de medición que son: la medición fundamental, la medición derivada y la medición por “fíat” o según una teoría.



Medición fundamental es aquella medición de las propiedades para las cuales se puede establecer una unidad básica natural específica con una representación extensiva. Por ejemplo, peso, longitud, tiempo, en donde el instrumento utilizado para medir posee la misma cualidad que se quiere medir. Por ejemplo, para medir longitud usamos el metro o sus derivados que superponemos a un objeto, una tela, tantas veces como sea necesario (tela y metro poseen el mismo atributo, longitud).

En el siguiente cuadro presentamos las siete medidas básicas fundamentales de la física y su definición. Estas unidades básicas se buscaron tratando de encontrar un fenómeno natural de estabilidad máxima que pudiera servir como patrón para estas unidades. Esto no ha sido fácil hasta conseguir un sistema internacional de unidades definidas en la XI Conferencia General de Pesos y Medidas realizado en 1960 en París. Ni que decir que en Psicología no podemos tener ningún tipo de medida de estas ni por asomo.



Atributo

Unidad

Sigla

Definición

Longitud

Metro

M

Recorrido de la luz en el vacio durante1/299.792.458 de segundo

Peso

Kilogramo

Kg

El peso de un cilindro de iridio y platino

guardado en el Bureau Internationale de Poids et Measures en Sévres, Francia.



Tiempo

Segundo

S

La duración de 9.192.631.777 ciclos de radiación correspondientes a la transición de dos niveles del átomo de Cesio-133.

Electricidad

Ampere

A

Corriente constante entre dos conductores a un metro de distancia en el vacío.

Temperatura

Kelvin

K

1/273,16 de la temperatura cuando agua hielo y vapor están en equilibrio a 273,17 C

Luz

Candela

CD

La luminosidad de 1/600000 de un metro cuadrado de platino fundido en el punto de solidificación a una temperatura de 2,045 K.

Peso atómico

Mole

MOL

Cantidad de substancia que corresponde a los pesos de todos los átomos de una molécula

La medición derivada se obtiene indirectamente, mediante una relación con medidas extensivas. Por ejemplo, se sabe que la densidad es la relación entre peso y volumen, es decir: Kg/ m3. Esta relación se obtiene empíricamente y no es una hipótesis ni una teoría. Otras medidas físicas derivadas son la velocidad = m/seg., luminancia = cd/ m2 , voltio = Watts/ampere, Watts = joule / seg, etc.

En psicología las mediciones son por “fiat” Por ejemplo, en psicofísica el atributo que interesa es la respuesta del sujeto a los estímulos físicos. La medición es la respuesta, y se hace en función de su relación con el estímulo, relación establecida por una ley empíricamente demostrada. Ya veremos más adelante que existe la ley de la constante (Weber), la ley logarítmica (Fechner) y la ley de la potencia (Stevens) y en psicología experimental existen otras leyes como la ley del refuerzo, etc. En la medición por fiat se establecen relaciones entre los observables y los conceptos. En esta categoría están los indicadores de las ciencias del comportamiento Este tipo de medición se da cuando tenemos un concepto que nos parece importante pero no podemos medir directamente Entonces medimos alguna variable relacionada, por ejemplo, medimos aptitud para aprender mediante el número de errores que comete un sujeto hasta haber aprendido algo. Acá la variable que interesa solo tiene un significado operacional, no constitutivo.

Según Stevens (1951) “la medición es la asignación de números a objetos o fenómenos de acuerdo a ciertas reglas”.

Campbell (1928) sostiene que la medición es asignación de números para representar propiedades de los sistemas materiales en virtud de leyes que gobiernan estas propiedades. Es decir, no medimos un árbol sino su peso, altura, dureza, diámetro. Para los efectos de la investigación es usual definir la propiedad mediante una definición operacional que la describa por sus indicadores o notas típicas que sobresalen de la propiedad.

En las hipótesis científicas para la psicología las variables deben ser operacionalizadas. Las definiciones operacionales son definiciones en las que de algún modo se explicitan los procedimientos de medición de las variables. Así si tenemos una hipótesis como la siguiente: “Cuando más elevado es el nivel económico social de una persona mayor será el grado de conocimientos que posee” debemos explicitar con qué escala hemos medido el NES (nivel económico social) y también necesitamos algún test o prueba que nos mida los conocimientos de las personas. La medición es un problema básico de todas las ciencias como puede verse en la evolución que ha sufrido la medición de la longitud.

Hace unos años se decía que el metro era “la diezmillonésima parte del cuadrante de meridiano de Greenwich entre el Polo Norte y el Ecuador" y esta medida se guardaba en una barra de platino e iridio en un museo de Paris. En 1960 los científicos consideraron que esto no era suficientemente exacto y definieron el metro como la cantidad de 16.550.763,73 longitudes de onda de radiación naranja del gas inerte Cripton- 86. Pero esta medida no resultó bastante exacta pues los técnicos comprobaron que en el viaje a la Luna se había cometido un error de 1,5 m y en l990 se definió nuevamente el metro como la longitud del recorrido de la luz en el vacío durante 1/299.792.458 de segundo.

De esta manera volviendo a la definición de medición se asignan numerales a los indicadores de un comportamiento como expresión observable de esta propiedad. La medición de una propiedad implica por lo tanto una relación de isomorfismo que significa equivalencia de formas, es decir, una relación uno a uno entre la estructura lógica del sistema numérico y la estructura de la naturaleza que se manifiesta en las propiedades que se miden.

La medición en Psicología ha sido difícil de aceptar en parte por la gran influencia de dos grandes pensadores como Kant, que no creía que la psicología como estudio de la experiencia interna pudiera ser sometida a una comprobación objetiva (Toloso Gil,1998) y Bergson que había insinuado que las matemáticas no podían aplicarse a la psicología. Sin embargo, hoy se acepta la medición en psicología porque la estructura del pensamiento del hombre y de la actividad psicológica en general poseen propiedades que desde el punto de vista lógico son suficientemente similares a la estructura de las matemáticas. Es posible por lo tanto, establecer un isomorfismo. Por ejemplo Lord y Novick (1968 p.17) definen la medición como “un procedimiento para la asignación de números (puntajes o medidas) a propiedades especificadas de unidades experimentales de tal modo que las caractericen y preserven las relaciones señaladas en el dominio comportamental”. Las “reglas” en el sentido de Stevens(1951) y el “preservar las relaciones” de Lord y Novick suponen que para representar la propiedad debe existir un isomorfismo entre las características del sistema numérico y las relaciones entre las diversas cantidades de la propiedad medida.

Digamos sólo que desde el punto de vista de la representación la medición supone encontrar un sistema relacional numérico con una estructura semejante al relacional empírico que se pretende medir. Dada esta semejanza uno de los sistemas puede utilizarse para representar al otro.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Conceptos tomados de: “CONSTRUCTOS PSICOLÓGICOS Y VARIABLES - Prof. Nuria Cortada de Kohan. Docente de grado y del doctorado de la Carrera de Psicología de la USAL



Un ejemplo asociado: La medición de la Inteligencia Emocional (IE)

Medir un constructo teórico como la inteligencia emocional es tanto un arte como una ciencia, la inteligencia emocional es una metahabilidad que yace latente en el sujeto, por tanto no es algo directamente observable a menos que la respuesta se produzca, o no, llegado una determinada situación.

Las metahabilidades pueden ser categorizadas en cinco competencias o dimensiones (Salovey y Mayer, 1990; Mayer y Salovey, 1993, Mayer y Salovey, 1995, Goleman, 1996 y Goleman 1998):

1.- El conocimiento de las propias emociones. Es decir, el conocimiento de uno mismo, la capacidad de reconocer un mismo sentimiento en el mismo momento en que aparece, constituyendo la piedra angular de la inteligencia emocional

2.- La capacidad para controlar las emociones. La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos y adecuarlos al momento.

3.- La capacidad de motivarse a sí mismo. Con esto Salovey y Mayer, y más tarde Goleman, quieren hacernos entender que el control de la vida emocional y su subordinación a una meta puede resultar esencial para "espolear" y mantener la atención, la motivación y la creatividad. Es decir, esta habilidad ayuda a aumentar la competencia no sólo social sino también la sensación de eficacia en las empresas que se acometen. Este aspecto se relaciona también con el concepto de Inteligencia Exitosa propuesto actualmente por Sternberg (1998).

4.- El reconocimiento de las emociones ajenas. La empatía, es decir, la capacidad para poder sintonizar con las señales sociales sutiles indican qué necesitan o qué quieren los demás.

5.- El control de las relaciones. Es una habilidad que presupone relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas.

La inteligencia emocional, por ejemplo, es un constructo psicológico, por lo tanto, estamos ante una variable teórica abstracta -aunque muchos teóricos de la estadística prefieren denominarla variable sintética- para explicar fenómenos que son de interés científico pero que no pueden ser directamente mensurables. Salovey y Mayer desarrollaron la idea de la inteligencia emocional para explicar por qué algunas personas parecen ser más "emocionalmente competentes" que otras. Estos autores creyeron necesario desarrollar el constructo de la inteligencia emocional para explicar esta diferencia, sobre las discrepancias observadas en la competencia emocional entre diferentes sujetos.

Como sabemos, la validez de constructo es un tipo de superestructura (o cajón de sastre) que incluye otros tipos de validez como la validez aparente, la validez de contenido, la validez predictiva y concurrente y la validez convergente y discriminante. La validez convergente se demuestra al conocer hasta qué punto la medida de un instrumento - que evalúa la inteligencia emocional, por ejemlo,- está en correlación con otras medidas que fueron diseñadas para evaluar otros constructos similares. Básicamente, podemos proporcionar validez de constructo, a un instrumento de evaluación, si obtenemos evidencia empírica de todas estas variaciones de validez (de contenido, aparente, de criterio-relacionado, convergente y discriminante), y así estaremos estableciendo que las medidas de la prueba de evaluación miden lo que pensamos que miden y no otra cosa.

Crear una medida de papel-y-lápiz de un constructo psicológico es un proceso largo y laborioso, e incluso desconcertante si nos limitamos a utilizar pruebas que no están contrastadas en su validez y fiabilidad. Algunas investigaciones realizadas con medidas de inteligencia emocional no aprecian la importancia de la fiabilidad y validez de una medida apropiada para un constructo psicológico. A veces los investigadores creamos medidas que nunca validamos, en cambio podemos confiar más "en la validez aparente de que una medida parece capturar el constructo de interés" (Hinkin, 1995: 981) Además, porque desarrollando medidas legítimas, aunque sea un proceso arduo y largo, otros investigadores toman la senda puesta por nosotros, evitando pasar por este proceso otra vez.

Schmitt (1991) cree que el campo de ciencia del comportamiento pasa por alto la importancia de la validez y fiabilidad, en cambio se da más énfasis al análisis estadístico. Los procedimientos estadísticos y sus análisis son de escasa importancia si los datos son recogidos con medidas que no han demostrado evidencias claras de fiabilidad y validez (Nunnally, 1978).

Lord Kelvin "Si uno logra medir lo que está diciendo y lo puede expresar en números, es que sabe lo que dice; pero si no lo puede expresar con números es que el conocimiento que tiene de ello es escaso o insatisfactorio". En muchos casos, la construcción de una operacionalización adecuada resulta esencial para que el proceso de investigación o una medición sea objetivo.

Cualquier construcción operativa exige una definición clara y de lo que se trata es de aprehenderla cuantitativamente (Silva Ayçagüer, 1997).

Un constructo teórico, o variable sintética si se prefiere, tiene que cumplir 2 propiedades técnicas fundamentales: la validez y la fiabilidad.

Pasos para la validación:

1.- Validez aparente: A través de la elaboración de un banco de ítems que traten de recoger todas las dimensiones que el modelo de inteligencia emocional, por ejemplo, de Salovey y Mayer propugnan. Este banco de ítems se somete a la valoración de unos jueces, expertos en la materia, que decidirán si un ítem determinado pertenece, o parece que puede valorar, a una de las dimensiones establecidas. Si el 80% de los jueces consideran que ese ítem pertenece a una dimensión determinada, dicho ítem quedará en la futura escala. Si no cumpliese el paso anterior debe ser rechazado. La escala final resultante debe ser sometida a un conveniente pilotaje. Este proceso garantiza a su vez una validez de contenido.

2.- VALIDEZ de CRITERIO: como vimos anteriormente, es la validez más realizada. En el caso de las medidas de la inteligencia emocional es conveniente someterla a dos tipos de pruebas: de personalidad y de alguna habilidad cognitiva que puede ser bien convergente (inteligencia social o de habilidades metacognitivas relacionadas con la emoción) o divergente (inteligencia fluida).

3.- VALIDEZ PREDICTIVA: Donde esperamos encontrar una relación entre las medidas de la inteligencia emocional y lo que se espera de alguien que tenga inteligencia emocional, por ejemplo un estilo motivacional democrático, habilidades sociales de liderazgo, valores, un clima familiar que fomente el autocontrol o la autonomía. En este sentido, se espera una predicción en algún sentido positivo o negativo (correlaciones).

4.- VALIDEZ DE CONSTRUCTO: siguiendo a Cronbach y Meehl (1955) esta validez se desarrolla a través de los factores localizados en los análisis factoriales.

Para la FIABILIDAD: intentar medir de modo reproducible lo que se quiere se puede conseguir de varias formas, pero la regla es que cuanto más mejor.

El término fiabilidad es descrito como "probabilidad de buen funcionamiento de algo".

Referido al comportamiento de un sistema o dispositivo, se define como la "probabilidad de que el dispositivo desarrolle una determinada función, bajo ciertas condiciones y durante un período de tiempo determinado".

En psicometría, el término fiabilidad se emplea para definir la consistencia de una determinada medida.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Conceptos tomados de: “CUANDO LOS CONSTRUCTOS PSICOLÓGICOS ESCAPAN DEL MÉTODO CIENTÍFICO: EL CASO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SUS IMPLICACIONES EN LA VALIDACIÓN Y EVALUACIÓN” (Por: José Miguel Mestre Navas, María del Rocío Guil Bozal, María del Rosario Carreras de Alba, Paloma Braza Lloret, Universidad de Cádiz (España).



Variables y Definiciones

Estos son conceptos que se presentan en el lenguaje de medición en la ciencia social:



  • Las variables.

  • Los constructores hipotéticos.

  • Las variables independientes y las variables dependientes.

  • Los errores aleatorios y los errores constantes.

  • La confusión.

Pero primero comenzaremos por definir que es una variable.

La variable es todo aquello que varía y son valores cuantitativos y pueden incluir desde grados de medida hasta nombres. Pueden variar a nivel tanto individual como social. Además toman valores (generalmente numéricos) dentro de un rango delimitado.

A menudo se confunde una variable con un hecho y a la vez, este se confunde con un concepto.

Para el estudio de las variables se usa, como en toda ciencia, la observación de los cambios y su relación con cambios en otras variables.



Medición de Variables

Ciertas variables son fáciles de medir, y su sistema de medición es de conocimiento general. Pero en cambio, hay otras que se presentan como familiares, pero medirlas de forma numérica es muy difícil. Un ejemplo de esto es la superstición.

Hay variables que se insertan en el plano psicológico, tales como la inteligencia y la misma superstición. Este tipo de variables son las llamadas variables psicológicas.

Estas variables no son observables a simple vista, por lo que se determina que estas están presentes cuando se dan ciertas manifestaciones que nosotros atribuimos a tales variables. Es el caso del temblor en las manos, morderse los labios, etc. en la ansiedad. Por eso decimos que las variables psicológicas son constructos hipotéticos ya que no son observables, pero sabemos que están presentes; por eso se llaman constructos psicológicos.

En psicología se considera que lo que debe estudiarse son las manifestaciones observables y medibles. Se basa en constructos hipotéticos, en los que se asume que algo está presente a pesar de que no pueda observarse. Estos constructos pueden coexistir e influenciarse mutuamente.

A fin de tener una mayor objetividad, los científicos usan una definición operacional que nos entrega la serie de instrucciones que se necesitan para medir una variable cualquiera. Esto además entrega una unificación de las condiciones. Pero solo nos es útil para medir una parte de un constructo hipotético.



Tipos de Variables

En un experimento podemos identificar dos tipos de variables: aquella que el experimentador tiene la posibilidad de “afectar” (variable dependiente); y aquella de la que se vale para afectar a ésta (variable independiente).

Cuando la variable independiente tiene distintos valores, éstos reciben el nombre de niveles. Generalmente, esta variable está completamente bajo control del experimentador, pero en algunos experimentos ésta ha variado más allá del control del experimentador, como en el caso de trastornos producidos durante la infancia del individuo.

Existen además las llamadas variables extrañas, que corresponde a cualquier otra variable diferente de la variable independiente que puede afectar a la variable dependiente. Esta puede o no estar controlada por el experimentador. Los efectos producidos por esta variable reciben el nombre de errores. Estos a su vez se dividen en dos tipos: constantes (sistemáticos) y aleatorios.

Los errores constantes corresponden a aquellos que afectan la medición siempre en un mismo aspecto, por lo que es de fácil detección.

Los errores aleatorios son todos los errores posibles que se pueden presentar en una medición. Además su efecto es aleatorio, es decir, se espera que no afecten a una condición por sobre otra. Estos errores no pueden ser eliminados por completo, ya que son variables extrañas. Los errores aleatorios incluyen en su grupo a todos los tipos de errores, incluidos los errores constantes.



Otras variables entran en el campo como Variable Confusa cuando en un experimento se observan diferencias en los resultados, donde suponemos la influencia de variables distintas a la independiente. Cuando esto se produce, se dice que el experimento es confuso. Esto implica que la variable confusa aparenta ser más importante que la variable en cuestión.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Tomado de: “Metodología. Investigación. Variables y definiciones. Medición. Tipología: dependiente e independiente. Experimento confuso. Errores: aleatorios y constantes”. Sociología y Trabajo Social. Tests de Sociología y Trabajo Social. Trabajo universitario. Preparado por Tomas Figueroa.


COMPETENCIAS Congreso Psicología D-02………………………………………………………………………….


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal