Estudios e investigaciones



Descargar 1,22 Mb.
Página4/8
Fecha de conversión01.08.2017
Tamaño1,22 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8
op. cit.; Raquel Palma C., Ensayo sobre la responsabilidad civil de los médicos, en Anuario de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, 1939, vol. V, N° 17/20, p. 141 y s.;         [ Links ] Leslie Tomasello H., La responsabilidad civil médica, en Estudios de derecho privado, Valparaíso, Edeval, 1994, p. 13 y s.;         [ Links ] R. Vásquez Ferreira, La responsabilidad civil de los hospitales y clínicas por la negligencia médico-sanitaria, en Responsabilidad civil del empresario, Santiago, Cuadernos de Extensión, Universidad de los Andes, 1996, p. 167 y s.;         [ Links ] y Pedro Zelaya, Responsabilidad civil de hospitales y clínicas. (Modernas tendencias jurisprudenciales), en Revista de Derecho de la Universidad de Concepción, 1997, N° 201, p. 11 y s.;         [ Links ] también en RDJ, t. XCIV, 1997, N° 2, p. 47 y s. Además, algunas obras generales de responsabilidad civil tratan la responsabilidad médica: Arturo Alessandri, op. cit., p. 75; Erinque Barros, Curso de responsabilidad civil extracontractual, Santiago, Universidad de Chile, 2002 (inédito), párr. 214; y Hernán Corral T., Lecciones de responsabilidad civil extracontractual, Santiago, Editorial Jurídica de Chile, 2003, p. 273 y s.        [ Links ]

32 Cf. en este sentido: André Tunc, La responsabilité civile, París, Económica, 1989, 2ª ed., p. 40 y s.        [ Links ]

33 Cf. sobre el acercamiento de estos regímenes de responsabilidad en el derecho francés: Geneviève Viney, Introduction à la responsabilité, Traité de droit civil, bajo la dirección de Jacques Ghestin, París, L.G.D.J., 1995, 2ª ed, p. 423 y s.        [ Links ]

34 Cf. infra N° 14.

35 En el derecho francés tal conclusión parece asentada en la jurisprudencia desde la década del 50: cf. Geneviève Viney, Introduction, op.cit., p. 309. En el derecho nacional, Pedro Zelaya ha afirmado la existencia de una solidaridad pasiva entre el hospital y el médico que intervino, y cita una sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago de 1993, que condenó solidariamente a una clínica privada y a un anestesista. Op. cit., p. 39 y s.

36 En el derecho nacional, la ley N° 19.496 sobre protección de los derechos de los consumidores, aplicable a los contratos de prestación de servicios, considera cláusulas abusivas en tales contratos: las que atribuyen al consumidor el efecto de deficiencias, omisiones o errores administrativos inimputables (art. 16 letra c), y las limitaciones absolutas de responsabilidad del empresario (art. 16 letra e). Cf. sobre estas cláusulas abusivas: Mauricio Tapia y José Miguel Valdivia, Contrato..., op. cit., p. 101 y s. No obstante, la ley sólo se aplica a los actos mixtos (art. 2), condición que podría entenderse cumplida al menos respecto de los hospitales y clínicas (que otorgan, además de prestaciones médicas, otros servicios como los de hotelería). Por el contrario, a los médicos, como tradicionalmente se ha sostenido que los profesionales no celebran actos de comercio, no se le aplicarían las normas de esta ley. Cf. en este sentido: Rony Jara, Ambito de aplicación de la ley chilena de protección al consumidor. Inclusiones y exclusiones, en Derecho del consumo y protección al consumidor, Santiago, Universidad de los Andes, 1999, p. 60.         [ Links ] Vinculado con estas cuestiones, en el ámbito de los servicios públicos de salud, el Hospital San Juan de Dios afirmó recientemente que el 8 de septiembre de 2003 suprimió unas insólitas disposiciones de un reglamento interno del año 1990 que obligaba a los pacientes, antes de la operación, a firmar un documento en el que asumían la entera responsabilidad si la operación no resultaba exitosa (Diario La Tercera, 17 de septiembre de 2003).

37 Cf. infra N° 34.

38 Así, en el derecho nacional, dos fallos recientes han concedido la indemnización del daño moral por incumplimiento contractual en materia médica: un caso de diagnóstico errado de SIDA por un laboratorio (C.S., 5 de noviembre de 2001, R.D.J., t. XCVIII, sec. 1ª, p. 234 y s.), y otro en que fue amputada una pierna del paciente producto de una infección contraída en el hospital (C.A. de Concepción, 20 de mayo de 2002, Gaceta Jurídica N° 268, 2002, p. 93 y s.; casación declarada inadmisible por la C.S., 29 de octubre de 2002). Cf. sobre la procedencia de la reparación del daño moral previsible en algunos contratos (como el médico): Andrés Jana y Mauricio Tapia, Daño moral ..., op.cit.

39 En el derecho nacional, Pedro Zelaya sostiene la procedencia del cúmulo de responsabilidad en materia médica, concluyendo que esta solución del derecho comparado ha llevado a que la responsabilidad médica sea eminentemente extracontractual. Sin embargo, al menos en el derecho francés, la jurisprudencia es reticente a aceptar el cúmulo, siendo la responsabilidad médica eminentemente contractual (cf. infra N° 14). Cf. Pedro Zelaya, op. cit., esp. p. 23 y s. y 52 y s. En todo caso, dos fallos recientes de la Corte de Apelaciones de Concepción se refieren a la posibilidad de la opción en materia médica, citando este artículo de Pedro Zelaya: 10 de agosto de 2000 (Gaceta Jurídica N° 259, 2002, p. 38 y s.) y 20 de mayo de 2002 (Gaceta Jurídica N° 268, 2002, p. 93 y s.). Cf. sobre el cúmulo en el derecho francés: H., L. y J. Mazeaud y F. Chabas, Leçons..., op.cit., p. 404 y s.

40 La doctrina nacional reconoce casi unánimemente este carácter (cf. supra N° 11 nota 33). Cf. en la jurisprudencia reciente: C.A. de Concepción, 20 de mayo de 2002 (Gaceta Jurídica N° 268, 2002, p. 93 y s.), que cita en apoyo de la naturaleza contractual de esta responsabilidad los estudios de Arturo Alessandri y Eduardo Court.

41 Esta constatación no es novedosa: cf. por ejemplo, Vicente Acosta, op.cit., p. 3.; y Eduardo Court, op.cit., p. 282 y s.

42 Cf. supra N° 11.

43 Como ha sostenido Ramón Domínguez A., la responsabilidad civil aparece, en la actualidad, como un apéndice de la jurisprudencia penal: Aspectos contemporáneos de la responsabilidad civil, en Revista de Derecho, Universidad de Concepción, N° 185 (1989), p. 107.         [ Links ] Pueden consultarse los siguientes casos recientes de responsabilidad civil extracontractual médica resueltos en sede penal: C.S., 2 de julio de 1998, R.D.J, t. XCV, sec. 4ª, p. 95 y s., y 28 de enero de 1999, R.D.J, t. XCVI, sec. 4ª, p. 71 y s.; C.A. de Iquique, 9 de enero de 2002 (confirmada por la Corte Suprema, 2 de abril de 2003), Gaceta Jurídica N° 274, 2003, p. 194 y s.; y, C.A. de Copiapó, 25 de marzo de 2002 (sentencia firme), Gaceta Jurídica N° 265, 2002, p. 127 y s.

44 Sin duda, influyó en esta práctica la opinión de una parte de la doctrina nacional, que estima que en el juicio penal sólo podía acumularse la acción de responsabilidad civil extracontractual. Cf. sobre esta discusión: Eduardo Court, op. cit., p. 283.

45 Cf. sobre esta sentencia, el análisis de Eduardo Court, op. cit., p. 281 y s.

46 En el derecho nacional, Arturo Alessandri sostuvo la existencia de una estipulación por otro en estos casos: op. cit., p. 75 y s. Un fallo reciente afirmó que era posible considerar que existe una estipulación en favor de otro en caso de intervención de una mutual: el estipulante sería la empresa que contrata los servicios de la Mutual promitente y el beneficiario sería el trabajador enfermo. Cf. C.A. de Concepción, 20 de mayo de 2002, Gaceta Jurídica N° 268, 2002, p. 93 y s.; casación declarada inadmisible por la C.S., 29 de octubre de 2002.

47 Existe una memoria de prueba, publicada posteriormente como libro, que trata de la responsabilidad del Estado por la actuación de los servicios de Salud, y que tiene una posición, absolutamente cuestionable, proclive a la responsabilidad objetiva en esta área: Andrés Vásquez, Responsabilidad del Estado por sus Servicios de Salud, Santiago, Editorial Jurídica Conosur, 1999.         [ Links ] Una aplicación reciente de esta responsabilidad estatal por deficiencia en los servicios de salud: C.S., 30 de abril de 2003, Gaceta Jurídica N° 274, 2003, p. 59 y s. (que rechaza el supuesto carácter objetivo de esta responsabilidad). Cf. infra N° 32.

48 El artículo de Pedro Zelaya, realizado bajo el patrocinio del Fondecyt, revisa extensamente estos problemas en la responsabilidad de hospitales y clínicas. Op. cit., p. 11 y s.

49 Como señalara tempranamente Arturo Alessandri, la responsabilidad por el hecho ajeno no extingue la responsabilidad personal del autor directo del daño. Sin embargo, y a pesar de sostener que la víctima puede demandar de éstos la reparación separada o conjunta total del daño, para Alessandri no habría aquí solidaridad, pues el delito sólo fue cometido por el autor directo y no por el responsable civil. Op. cit., p. 323.

50 Cf. arts. 1448 y 1679 del Código civil. Sostener lo contrario implicaría autorizar una excusa general del deudor cada vez que el incumplimiento se deba a la negligencia de un tercero en quien delega la ejecución del contrato.

51 En materia de responsabilidad del Estado, la jurisprudencia también acepta que un comportamiento anónimo sea calificado como falta de servicio. Una aplicación reciente: C.S., 30 de abril de 2003, Gaceta Jurídica N° 274, 2003, p. 59 y s.

52 Op. cit., párr. 130.

53 Por ejemplo, en el derecho francés, la ley N ° 2002-303 de 4 de marzo de 2002, sobre los derechos de los enfermos y la calidad del sistema de salud, confirmó la existencia de una responsabilidad sin culpa o estricta por las infecciones intrahospitalarias a cargo de los establecimientos de salud, excluyendo, por tanto, a los profesionales de la salud que siguen sujetos al régimen general de responsabilidad por culpa: Los establecimientos, servicios y organismos arriba mencionados son responsables de los daños resultantes de infecciones hospitalarias, salvo si ellos proporcionan la prueba de una causa inimputable (actual art. L. 1142-1.I del Código de la salud pública).

54 Cf. Enrique Barros, op. cit., párr. 128.

55 Cf. infra N° 30 y s.

56 Diatribe du docteur Akakia.

57 Estos párrafos se refieren esencialmente a la responsabilidad del médico, persona natural. Respecto de la responsabilidad de clínicas u hospitales, por el propio o de sus dependientes: cf. Pedro Zelaya, op.cit.

58 Traité des obligations en général, Paris, Arthur Rousseau, 1923-1931, t. V, N° 1237 y t. VI, N° 599.

59 Sobre las obligaciones de medios y de resultado en el derecho francés actual: Jean Bellissent, Contribution à lanalyse de la distinction des obligations de moyens et des obligations de résultat, París, L.G.D.J, 2001, esp. p. 339 y s.;         [ Links ] H., L. y J. Mazeaud y F. Chabas, Leçons..., op. cit, p. 13 y s., y 369 y s.; y, Geneviève Viney y Patrice Jourdain, Les conditions de la responsabilité, Traité de droit civil, bajo la dirección de Jacques Ghestin, París, L.G.D.J., 1998, p. 440 y s.        [ Links ]

60 De la responsabilidad civil en general y de la responsabilidad delictual entre los contratantes, Concepción, Publicaciones de la Universidad de Concepción, 1941, p. 383. En Francia, derecho en el que se inspiró ese texto de Orlando Tapia, la distinción entre obligaciones de medios y de resultado fue utilizada por primera vez precisamente a propósito de un contrato médico, en el célebre arrêt Mercier: el contrato médico involucra la obligación, si bien no de sanar al enfermo como es evidente, al menos de proporcionarle cuidados concienzudos, atentos y, salvo en caso de circunstancias excepcionales, conforme a los conocimientos adquiridos de la ciencia (Chambre civile de la Cour de cassation, 20 de mayo de 1936, Dalloz 1936, I, p. 88, rapport Josserand). Recientemente en Francia, la ley N ° 2002-303 de 4 de marzo de 2002, sobre los derechos de los enfermos y la calidad del sistema de salud, confirmó la regla, extraída por la jurisprudencia, que hace recaer sobre el médico una obligación contractual de medios: los profesionales de la salud mencionados en la cuarta parte del presente código, así como todo establecimiento, servicio u organismo en los cuales son realizados actos individuales de prevención,
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal