Estructuras textuales



Descargar 40,8 Kb.
Fecha de conversión24.09.2017
Tamaño40,8 Kb.
Estructuras textuales
La manifestación del texto es la estructura superficial y constituye según VAN DIJK su microestructura. Las unidades de la estructura superficial o microestructura son las proposiciones, de carácter semántico, que se manifiestan generalmente a través de oraciones, de carácter sintáctico, y su objeto de estudio es la conexión entre ellas, el modo en que resultan cohesionadas. El estudio de la microestructura se sitúa en la conexión inter-oracional, en las secuencias de proposiciones y por ello, de oraciones y por tanto más allá de la sintaxis. La cohesión de las proposiciones y las oraciones que las expresan viene condicionada fundamentalmente por su naturaleza semántica, aunque normalmente se manifiesta por medio de conectores; de modo que la relación entre las proposiciones de las oraciones compuestas y las oraciones de las secuencias de oraciones es de tipo semántico, es decir, sólo el sentido nos pondrá decir el tipo de oración compuesta. Las proposiciones del texto se integran unas con otros, primero linealmente en la microestructura o estructura superficial, de tal manera que se observan en ellas una relación de causalidad. En este nivel se habla de proposiciones como estructuras de contenido y de oraciones como estructuras gramaticales.
La unidad de la estructura profunda o macroestructura es la proposición o macroproposición, de carácter semántico. El paso de la estructura patente, de superficie o microestructura a la estructura subyacente, profunda o macroestructura se realiza mediante las macrorreglas que enuncia VAN DIJK. Las macroproposiciones a su vez se integran en un ámbito mayor que es el parágrafo dentro del cual están sujetas a ciertas restricciones de combinatoria en el discurso. El parágrafo, aunque no es una unidad definida claramente, puede concebirse como el conjunto de oraciones ordenadas marcadas por un tópico informativo, cada parte que expresa un segmento del tópico textual.
Junto a estas dos estructuras se distinguen generalmente las superestructuras de índole tipológico-genérico y de carácter abstracto. Vienen a constituir un nivel intermedio entre las estructuras mencionadas, pero no necesariamente tienen que aparecer en todos los textos, sino sólo en los más frecuentes. Son, según VAN DIJK, las estructuras globales que caracterizan el tipo de texto, tales como narración, informe, argumentación, etc. Sólo los textos más frecuentes cuentan con una superestructura que viene a ser como el esquema general de organización del contenido semántico –macroestructural- del discurso y constituye una especie de instrucción sobre cómo interpretar el texto.

1. MICROESTRUCTURAS TEXTUALES. COHESIÓN TEXTUAL


La cohesión, que es una de las manifestaciones más importantes de la coherencia, se identifica a partir de elementos lingüísticos presentes en el texto constituidos por un conjunto de enlaces en el interior del texto para establecer las relaciones semánticas y asegurar la unidad del mismo, su campo de operación se sitúa en la superficie del texto, llamada por VAN DIJK microestructura.
Se llama microestructura a la manifestación superficial del texto, a la cohesión lineal entre proposiciones y por tanto, de las oraciones que las expresan. Está integrada por proposiciones manifestadas por oraciones y secuencias de oraciones, es decir, por lo que la gramática ha venido estudiando tradicionalmente –las oraciones- y por secuencias de oraciones que no han sido tenidas en cuenta por las gramáticas. Las relaciones entre proposiciones en oraciones compuestas y complejas y de secuencias de oraciones son sobre todo semánticas, y en algunas ocasiones de tipo pragmático, como puede probarse con oraciones y secuencias de oraciones bien formadas sintácticamente que sin embargo resultan inaceptables, por ejemplo: Era martes, pero llovió todo el día.
Existen ciertas condiciones que determinan qué oraciones pueden unirse en forma de secuencia y cuáles no.
1.1. Condiciones de cohesión
Las condiciones de coherencia lineal o cohesión se basan en parte en las relaciones ente los significados y en parte en las relaciones entre la referencia de las frases (aquello del mundo, no lingüístico, a que se refieren).
Veamos las principales condiciones de “ligabilidad” de las oraciones y secuencias. El principio general dice: Dos proposiciones están ligadas entre sí cuando sus denotados, es decir, las circunstancias que les han sido asignadas en una interpretación, están ligadas entre sí en mundos relacionados.
Pero la mera identidad referencial no es condición suficiente para asegurar la conexión, por eso habrá que precisar bajo qué bases puede establecerse la conexión de las circunstancias, que puede hacerse según distintos criterios generales:
a) Motivación. Dos circunstancias A y B están ligadas causalmente entre sí, cuando A es una causa o una motivación para B, por lo que B es una consecuencia de A. Esta relación es la base para el empleo de conectivos causales como las conjunciones y giros conjuntivos: porque, puesto que, de modo que. . . y los adverbios y frases adverbiales: por eso, por ende, por tanto, por consiguiente. . .
Inversamente, los conectivos, que convierten a las proposiciones en la lengua natural en proposiciones compuestas, son interpretables como relaciones entre circunstancias.
b) Punto de vista. La similitud entre los mundos debe especificarse desde un cierto punto de vista. Los hechos de dos oraciones conectadas se interpretan en relación con alguna base común. Esta noción de punto de vista para determinar la semejanza de los mundos y hechos no es sólo semántica, sino pragmática. Las frases están conectadas o no para algún hablante u oyente en un contexto particular de comunicación.
c) Tópico de conversación. Asunto sobre el que versa un conjunto de proposiciones. Es aquella proposición que organiza jerárquicamente la estructura conceptual de una secuencia.

Generalmente se expresa mediante una oración, aunque es posible que no aparezca explícitamente en el texto; pero incluso en este caso, las oraciones que integran ese texto deben referirse a él. Las proposiciones de un texto estarán semánticamente cohesionadas si se refieren al mismo tópico de conversación.


Según DE BEAUGRANDE y DRESSLER, los principales mecanismos de cohesión son:
1) Repetición léxica: consiste en repetir varias veces la misma palabra o expresiones idénticas. 2) Repetición parcial: aparece el mismo lexema, pero bajo formas léxicas distintas.

3) Paralelismo: repetición de idénticos esquemas sintácticos.

4) Paráfrasis: se menciona el mismo contenido con estructuras distintas.

5) Sinonimia: significantes distintos que tienen el mismo significado.

6) Proformas: son formas lingüísticas muy cortas, vacías de contenido propio, que pueden aparecer en la superficie textual en lugar de segmentos más amplios. Las formas más frecuentes son los pronombres, aunque existen también los proverbios, proadverbios, etc.

7) Anáfora: es uno de los mecanismos más importantes de cohesión textual, mediante el cual un elemento del discurso remite a otro que ha aparecido anteriormente.

8) Catáfora: utilización de una forma pronominal, que focaliza un elemento antes de la expresión del correferente y remite a su aparición posterior. Es más frecuente en la lengua hablada que en la escrita.

9) Elisión: repetición incompleta de una estructura de la que se han suprimido elementos originales. Por lo general, tiene carácter anafórico.

10) Conectores: partículas cuya función es enlazar elementos supraoracionales.

11) Ordenación en el tiempo. Un texto resulta cohesionado si está convenientemente organizado en el tiempo. Esta disposición, aunque pertenece a la coherencia como secuenciación lógica que es, asegura la cohesión al permitir la recuperación de información ya aparecida anteriormente.


2. MACROESTRUCTURAS TEXTUALES. COHERENCIA TEXTUAL


En la concepción de VAN DIJK, procedente del campo de la gramática generativa, el texto se estructura en dos niveles, profundo y superficial, que en términos generales viene a coincidir con contenido y expresión. El análisis del contenido revela al texto como una unidad global. En vez de partir de la oración, VAN DIJK parte de la hipótesis de unidades superiores de contenido a las que llama superestructuras.
Se entiende por macroestructura la estructura textual de tipo global y de naturaleza lógico-semántica que constituye una representación abstracta de la estructura global de significado de un texto. Viene a ser como el esquema conceptual, el esquema de las ideas en el que aparecen las ideas principales de cada párrafo, que se jerarquizan en orden de importancia. La macroestructura se refiere al significado global que impregna y da sentido a los elementos locales.
Las macroestructuras deben cumplir las condiciones de coherencia global, a diferencia de las secuencias de oraciones cuya coherencia es lineal. Por situarse en un plano lógico-semántico, aportan una idea de la coherencia global y del significado del texto situada en un nivel superior que el de las proposiciones por separado; su descripción debe hacerse en términos semánticos, no sintácticos. De este modo, la macroestructura: E ordena a R cerrar la puerta, formulada en términos semánticos de emisor-receptor, puede formularse en la estructura superficial mediante distintas microestructuras:
Te ordeno que cierres la puerta.

¿Quieres cerrar la puerta?

¡Qué cierres la puerta!

El término macroestructura es siempre relativo respecto a otras macroestructuras que puedan encontrarse en un nivel más bajo ya que pueden existir distintos niveles de la macroestructura de un texto. Por tanto un texto tiene una macroestructura más general, más global, mientras que las distintas partes de ese mismo texto pueden tener cada una su macroestructura. De este modo se obtiene una estructura jerárquica, organizada piramidalmente según los distintos niveles, en la que cada nivel queda englobado en el superior hasta llegar al nivel de representación global del contenido semántico del texto.


En todo texto existe un tema central, la idea general, que se va desarrollando a través de las distintas partes del texto, capítulos, párrafos, etc. Para que el texto tenga unidad, es necesario que todo el contenido haga referencia al mismo tema, a la misma idea general; pero además, cada parte desarrolla un aspecto parcial del mismo por lo que debe estar relacionado con él.

Según la información lógico-semántica se presente jerarquizada o no, se puede hablar de dos tipos fundamentales de textos. En los dos casos, el texto ha de constituir el desarrollo de un tópico discursivo, pero:


1) Responde a la estructura piramidal, jerarquiza las ideas en principales y secundarias.

2) La secuenciación es lineal y plana (p. ej . guía turística)


Esta estructuración lógica se vertebra semánticamente en las cadenas isotópicas o ejes semánticos, la llamada coherencia interna, que se construye sobre una isotopía única. Se trata de una coherencia intratextual que se basa en la redundancia, la reiteración o incluso la repetición directa de lexemas o de semas. Por eso ECO llama a la isotopía coherencia de recorrido de lectura. Esta coherencia macroestructural permite seleccionar en cada uno de los lexemas del texto aquellas acepciones que convienen en aquel contexto concreto, de manera que el receptor actualiza solamente aquellos semas que son pertinentes al sentido global, y deja en latencia los demás semas.
Las normas de coherencia o macroestructurales se manifiestan en el texto de formas diversas. Con frecuencia no disponen las lenguas de signos directos de coherencia y su manifestación textual descansa en distribución de las partes. Esto ha llevado a hablar de coherencia de distribución en algunos casos, como cuando los enunciados establecen una relación general de causa-efecto por el hecho de ir seguidos en el texto, a pesar de que no aparezca ninguna conjunción causal. Este carácter lógico de la macroestructura o coherencia profunda se manifiesta sobre todo en los esquemas o superestructuras.
2.1. Macrorreglas de transformación semántica
Las macroestructuras representan el nivel profundo de contenido semántico o forma lógica del texto. Pero el texto nos llega formulado lingüísticamente en secuencias de oraciones que constituyen la microestuctura. El paso de ésta a aquélla (macroestructura) es concebido como un proceso de reducción de la información semántica al condensar una secuencia de proposiciones en otra secuencia de menor número. El proceso que se produce cuando se descodifica un texto interpretando su macroestructura (el contenido conceptual) a partir de la microestructura (la forma lingüística) obedece según VAN DIJK a cuatro macrorreglas: omisión, selección, generalización y construcción o integración. Permiten reconstruir el proceso deductivo que el receptor de un texto tiene que llevar a cabo frecuentemente para reconstruir un tema no explícitamente expresado en un texto. Las dos primeras son de anulación, selectivas, y las dos últimas de sustitución, constructivas.
Las cuatro macrorreglas deben cumplir además el principio de “implicación semántica”, cada macroestructura debe resultar de la microestructura a la que se aplica la regla. Además, cada macroestructura debe cumplir las condiciones de conexión y coherencia que debe tener toda proposición y por tanto no puede suprimirse cuando hace de presuposición de otra proposición del mismo nivel.
Regla de omisión
Es un tipo de reducción de la información que procede mediante la cancelación de información no relevante. Se pueden suprimir las proposiciones que dan una información secundaria y accidental, pero si dentro del texto resultara importante para el desarrollo posterior no se podría omitir sin destruir el texto.
Regla de selección
Tipo de reducción de información basada en las relaciones entre la información dada y la seleccionada de manera que sea recuperable porque las series de proposiciones están más claramente relacionadas por algún tipo de implicación. Esta regla exige que la proposición que engloba a las demás guarde con ellas una relación de implicación. La información omitida está de alguna manera contenida implícitamente en la seleccionada porque constituye una condición, parte integrante o consecuencia de otra proposición no omitida y evidentemente sí es recuperable.
Regla de generalización
Proceso de reducción de información que consiste en omitir informaciones esenciales de manera que queden subsumidas en otra más general que las abarque. Se trata de un proceso similar al de la primera regla, pero aquí se suprimen rasgos constitutivos y no características casuales. Esta operación de transformación incluye una sustitución hiperonímica que aporta elementos conceptualmente más extensos.
Regla de construcción e integración
Proceso de sustitución de una serie de informaciones por otra nueva que globaliza a las anteriores. Se asemeja mucho a la segunda regla, pero se diferencia en que la información se ve sustituida por una nueva información que no es omitida ni seleccionada, sino que es implicada por el conjunto. Se trata de una diferencia de perspectivas: si en la regla II se selecciona una proposición que engloba a las demás, aquí se construye una. Esta regla globaliza en la macroestructura informaciones de la microestructura.
Estas cuatro reglas se pueden reducir a dos:
1 ) Reglas de condensación de la información por las que se suprime toda la información no relevante.

2) Reglas de generalización por las que la información menos relevante se sustituye por otra más generalizada, más abstracta.


3. SUPERESTRUCTURAS TEXTUALES
La superestructura forma parte de la estructura profunda de un texto junto a la macroestructura, respecto a la cual representa un mayor grado de abstracción. Es el modo específico de organizar los contenidos semánticos macroestructurales. Los textos, además de disponer las ideas en un orden y jerarquía determinada (la macroestructura), sugieren un modo concreto para interrelacionar las ideas. Un mismo contenido puede ser organizado de modo distinto dando lugar a distintos tipos de textos. Según VAN DIJK, una narración puede tratar de un tema determinado, p. ej. de un robo; pero, además del hecho de que el texto posea un tema global (macroestructura), ha de tener a la vez la característica global de que se trata de una narración.
Pero el tema o el hecho no son suficientes para determinar que se trata de una narración, ya que podríamos tener un texto que tratara de un robo que fuera un atestado policial o el informe de una compañía de seguros, etc. El mismo contenido global da lugar a tipos de texto distintos. A las características que hacen que un texto sea narración, argumentación o descripción, al esquema general de la tipología textual es a lo que VAN DIJK llama superestructura. Son una especie de esquema al que el texto se adapta, como podemos ver en la estructura de la noticia. Independientemente del contenido (macroestructura), la noticia tiene un esquema general de título, entradilla y cuerpo que constituye su superestructura y la caracteriza como tal noticia periodística, tanto para el emisor como para el receptor.
Las superestructuras y las macroestructuras semánticas tienen una propiedad en común: no se definen con relación a oraciones o secuencias de oraciones aisladas de un texto, sino para el texto en su conjunto o para determinados fragmentos de éste; por ello se habla de estructuras globales, a diferencia de estructuras locales o microestructuras en el nivel de las oraciones.
Finalmente, cabría preguntarse si todos los textos tienen una superestructura. Parece que no como podemos observar en los textos de una sola frase, por ej . : ¡Ven!, que no tiene ningún esquema general.
En resumen, no es obligatoria la presencia de una superestructura, sino que esta queda reducida a ciertos textos de estructura fuertemente codificada y socializada. Los formularios fijos, los lenguajes rituales –litúrgicos, jurídicos, etc.- y otros textos fuertemente formalizados del lenguaje administrativo se ajustan a un esquema general que constituye una verdadera superestructura.

4.1. Principales tipos de superestructuras


A. El texto narrativo.
Nos referimos no sólo al texto literario, sino a las narraciones que se producen en la comunicación cotidiana. LABOV define la narración como “un método de recapitulación de la experiencia pasada adecuando una secuencia verbal de proposiciones a la secuencia de sucesos que (se supone) ocurrieron realmente”. La estructura más frecuente en este tipo de texto es: introducción, nudo y desenlace.


B. El texto argumentativo
Es otra de las superestructuras más conocidas: Tesis anterior, cadena de argumentos, conclusión, nueva tesis. Se puede resumir en: Hipótesis y conclusión.
C. El texto expositivo.
Puede obedecer a la superestructura siguiente: Introducción (marco, espacio, tiempo, objetivos, etc.), desarrollo y conclusión.
D. El texto descriptivo.
Se ajusta a la estructura: Tema-título / Expansiones: partes o nomenclatura / cualidades o propiedades.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal