Erich Fromm



Descargar 315,92 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión01.08.2017
Tamaño315,92 Kb.
  1   2   3   4   5

Erich Fromm


CAMINOS HACIA LA SALUD MENTAL

Capítulo VIII del libro “Psicoanálisis de la sociedad moderna” de Erich Fromm

 

 



-CONSIDERACIONES GENERALES-

 

Hallamos notables coincidencias en los diversos análisis crítios del capitalismo. Aunque es cierto que el capitalismo del siglo XIX fue criticado por su abandono del bienestar material de lo trabajadores, nunca fue ésa la crítica principal. De lo que hablan Owen y Proudhon, Tolstoi y Bakunin, Durkheim y Marx, Einstein Schweitzer, es del hombre y de lo que le sucede en nuestro régimen industrial. Aunque lo expresan con términos diferentes, todos hallan que el hombre ha perdido su lugar central, que se ha convertido en un instrumento de objetivos económicos, que se ha convertido en un extraño para sus prójimos y para la naturaleza y que ha perdido las relaciones concretas con unos y otra, y que ha dejado de tener una vida con sentido. Yo me he esforzado por expresar la misma idea trabajando sobre el concepto de enajenación y mostrando psicológicamente cuales son los resultados que el hombre vuelve a una orientación receptiva y mercantil y deja de ser productivo; que pierde el sentido de su personailidad, que se considera dependiente de la aprobación de los demás, y que, en consecuencia, tiende a adaptarse y, sin embargo, a sentirse inseguro; está disgustado, aburrido, ansioso y gasta la mayor parte de su energía en el intento de compensar o de cubrir esa ansiedad. Su inteligencia es excelente, su razón se devilita y, dadas sus capacides, está poniendo en grave peligro la existencia de la civilización y hasta de la especie humana.



Si antendemos a las opiniones relativas a las causas de esa situación, encontramos menos acuerdo que en el diagnóstico de la enfermedad. Aunque en sus comienzos el siglo XIX propendía a ver las causas de todos los males en la falta de libertad política, y especialmente en la del sufragio universal, los socialistas, especialmente los marxistas, subrayaban la significación de los factores económicos. Creían que la enajenación del hombre era consecuencia de su papel como objeto de explotación y uso. Pensadores como 'Tolstoi y Burckhardt, por otra parte, señalaban el empobrecimiento espiritual y moral como causa de la decadencia del hombre occidental; Freud pensaba que el conflicto del hombre moderno era la excesiva represión de sus impulsos instintivos y las manifestaciones neuróticas resultantes. Pero toda explicación que analice un solo sector con exclusión de los demás carece de equilibrio y, por, lo tanto, es errónea. Las explicaciones socioeconómicas, espirituales y psicológicas miran el mismo fenómeno desde puntos de vista diferentes, y la verdadera tarea de un análisis teórico es ver cómo esos diferentes aspectos se relacionan entre sí y cómo actúan los unos en los otros.

Lo que es cierto respecto de las causas, lo es también, naturalmente, de los remedios con que puede curarse el defecto del hombre moderno. Si yo creo que "la" causa de la enfermedad es económica, o espiritual, o psicológica, necesariamente creo que el poner remedio a "la" causa conducirá a la salud. Por otra parte, si veo cómo se interrelacionan los diversos aspectos, llegaré a la conclusión de que la cordura y la salud mental sólo pueden conseguirse mediante cambios simultáneos en la esfera de la organización industrial y política, en la estructura del carácter y en las actividades culturales. La concentración de los esfuerzos en una de esas esferas, con exclusión u olvido de las otras, destruye todo cambio. En realidad, parece radicar ahí uno de los obstáculos más importantes para el progreso de la humanidad. El Cristianismo predicó la renovación espiritual, olvidando los cambios del orden social sin los cuales la renovación espiritual no puede ser efectiva para la mayoría de las gentes. La época de la Ilustración postuló como normas supremas la independencia de juicio y de la razón; predicó la igualdad política sin ver que esa igualdad no podía llevar a la fraternidad entre los hombres si no iba acompañada de un cambio fundamental en la organización económico-social. El socialismo, y en particular el marxismo, insistió en la necesidad de cambios sociales y económicos, y olvidó la necesidad del cambio interior de los seres humanos, sin el cual los cambios económicos no pueden llevar nunca a la "sociedad buena". Cada uno de esos grandes movimientos reformadorcs de los dos mil años últimos ha atendido a un sector de la vida con exclusión de los demás; la reforma y la renovación que proponían eran radicales; pero los resultados fueron un fracaso casi total. La predicación del Evangelio condujo al establecimiento de la Iglesia Católica; las enseñanzas de los raicionalistas del siglo XVIII, a Robespierre y Napoleón; las doctrinas de Marx, a Stalin. Difícilmente podían ser otros los resultados. El hombre es una unidad, su pensamiento, su sentimiento y su modo de vivir están inseparablemente relacionados. No puede tener libertad de pensamiento si no tiene libertad emocional; y no puede tener libertad emocional si en su modo de vivir es un ser dependiente y sin libertad en sus relaciones económicas y sociales. Tratar de avanzar radicalmente en un sector con exclusión de los demás inevitablemente tiene que llevar al resultado a que llevó, a saber, a que las demandas radicales en una esfera sean alcanzadas sólo por unos pocos individuos, mientras que para la mayoría se convierten en fórmulas y ritos que sirven para ocultar el hecho de que nada ha cambiado en las otras esferas. Indudablemente, un solo paso de progreso integral en todas las esferas de la vida tendrá mayor alcance y resultados más duraderos para el progreso de la especie humana que cien pasos - aun para el corto tiempo vivido- en una sola esfera aislada. Varios miles de años de fracaso del "progreso aislado" debieran constituir una lección convincente.

Estrechamente relacionado con este problema está el del radicalismo y la reforma, que parecc constituir la línea divisoria entre varias soluciones políticas. Pero un análisis más detenido hará ver que esa diferenciación, tal como se la concibe usualmente, es engañosa. Hay reforma y reforma; la reforma puede ser radical, es decir, ir a las raíces, o puede ser superficial, tratando de evitar los síntomas sin tocar las causas. La reforma que no es radical en este sentido no alcanza nunca sus fines, y en definitiva se vuelve en dirección opuesta. Por el otro lado, el llamado "radicalismo", que cree que podemos resolver los problemas por la fuerza, cuando lo que se necesita es observación, paciencia y actividad ininterrumpida, es tan irreal y ficticio como la reforma. Habando en términos históricos, las dos cosas llevan con frecuencia al mismo resultado. La revolución de los bolcheviques llevó al stalinismo, y la reforma del ala izquierda de los socialdemócratas alemanes condujo a Hitler. El verdadero criterio para la reforma no es su ritmo, sino su realismo, su verdadero “radicalismo”; la cuestión está en si va a las raíces e intenta modificar las causas, o si se queda en la superficie e intenta sólo tratar los síntomas.

Si este capítulo va a estudiar los caminos hacia la salud, es decir, los métodos de curación, mejor haremos en detenemos aquí un momento y e preguntarnos qué sabemos sobre la natualeza de la curación en casos de enfermedades mentales individuales. El tratamiento en patología social debe seguir el mismo principio, ya que es la patología de muchísimos seres humanos, y no la de una entidad fuera y aparte de los individuos.

Las condiciones del tratamiento en patología individual son, principalmente, las siguientes:



1) Debe haber ocurrido algo contrario al funcionamiento correcto de la psique. En la teoría de Freud, esto significa que la libido no se ha desarrollado nornalmente y que, en consecuencia, se han presentado síntomas. En la estructura o cuadro de referencia del psicoanálisis humanista, las causas del estado patológico residen en no haberse desarrollado una orientación productiva, falta que tiene por resultado el desarrollo de pasiones irracionales, en especial de tendencias incestuosas, destructoras y explotadoras. El hecho de sufrir, ya sea consciente o incosciente, resultante de la ausencia de un desarrollo normal, produce una tendencia dinámica a vencer el sufrimiento, es decir, a cambiar en dirección a la salud. Esta tendencia hacia la salud en nuestro organismo físico y mental es la base de todo tratamiento de la enfemedad y está ausente sólo en los casos patológicos más graves.

2) El primer paso necesario para permitir que opere esta tendencia hacia la salud es tener conciencia del sufrimiento y de lo, que está separado y disociado de nuestra personalidad consciente. En la doctrina de Freud, la represión afecta principalmente a los impulsos sexuales. En nuestro cuadro de referencia, afecta a las pasiones irraciomales reprimidas, a los sentimientos reprimidos de inutilidad y aislamiento y al anhelo de amor de productividad, que también es reprimido.

3) La creciente autoconsciencia sólo lleva a ser plenamente efectiva si se da un nuevo paso, el de cambiar un modo de vivir erigido sobre la base de la estructura neurótíca y que la reproduce constantemente. Por ejemplo, un paciente cuyo carácter neurótico le hace desear someterse a las autoridades paternales, por lo general organiza una vida en que ha elegido imágenes paternas dominantes o sádicas como amos, maestros, etc. Se cura unicamente si cambia su situación vital realista de tal suerte, que no reproduzca constantemente las tendencias a la sumisión de que desea, librarse. Además, debe cambiar su sistema de valores, normas e ideales, de modo que impulsen y no bloqueen su tendencia hacia la salud y la madurez.

Las mismas condiciones -conflicto con las exigencias de la naturaleza humana y sufrimiento consiguiente, consciencia de lo disociado, y cambio de la situación realista y de valores y normas- son igualmente necesarias para el tratamiento le la patología social.

Fue propósito del capítulo precedente de este libro mostrar el confilicto entre las necesidades humanas y nuestra estructura social, y estimular la consciencia de nuestros conflictos y de lo que está disociado. La finalidad de este capítulo es estudiar las diversas posibilidades de cambios prácticos de nuestra organización econóica, política y cultural.

Pero antes de que empecemos a estudiar las cuestiones practicas, examinemos una vez más lo que, a base de las premisas expuestas al principio de este libro, constituye el equilibrio mental y que tipo de cultura puede suponerse que conduzca a la salud mental.

La persona mentalmente sana es la persona productiva y no enajenada; la persona que se relaciona amorosamente con el mundo y que emplea su razón para captar.la realidad objetivamente; que se siente a sí misma como una entidad individual única, y al mismo tiempo se siente identificada con su prójimo; que no está sometida a una autoridad irracional y acepta de buena voluntad la autoridad racional de la conciencia y la razón; que está en proceso de nacer mientras vive, y considera el regalo de la vida como la oportunidad más preciosa que se le ofrece.

Recordemos asimismo que esas metas de la salud mental no son ideales que haya que imponer a la persona, o que el hombre pueda alcanzar únicamente si vence a su "naturaleza" y sacrifica su "egoísmo innato". Por el contrario, la tendencia hacia la salud mental, hacia la felicidad, la armonía, el amor, la productividad, es inherente a todo ser humano que no sea un idiota mental o moral de nacimiento. Si se les da oportunidad, esas tendencias se afirman por sí mismas vigorosamente, como puede verse en incontables situaciones. Son precisas muchas constelaciones y circunstancias poderosas para pervertir y sofocar esa tendencia innata a la salud mental; y es cierto que, a lo largo de casi toda la historia conocida, ha causado esa perversión el uso del hombre por el hombre. Creer que dicha perversión es inherente al hombre, es como arrojar semillas en el suelo del desierto y pretender que no estaban destinadas a germinar.

¿Qué sociedad corresponde a esa meta de salud mental, y cuál debe ser la estructura de una sociedad mentalmente sana? Ante todo, una sociedad en que ningún hombre sea un medio para los fines de otro, sino que sea siempre y sin excepción un fin en sí mismo; por consiguiente, una sociedad en que nadie es usado, ni se usa a sí mismo, para fines que no sean los del despliegue de sus propias capacidades humanas, en que el hombre es el centro y están subordinadas a su desarrollo todas las actividades económicas y políticas. Una sociedad sana es aquella en que cualidades como la avaricia, el espíritu explotador, el ansia de poseer y el narcisismo no encuentran oportunidad de ser usadas para obtener mayores ganancias materiales o para reforzar el prestigio personal; donde el obrar de acuerdo con la propia conciencia se considera cualidad fundamental y necesaria, y donde el oportunismo y la falta de principios se consideran antisociales; donde el individuo se interesa por las cuestiones sociales en tal grado, que se convierten en cuestiones personales, en que la relación con su prójimo no está separada de su relación en la esfera privada. Una sociedad mentalmente sana es, además, aquella que permite al hombre operar dentro de dimensiones manejables y observables y ser participante activo y responsable en la vida de la sociedad, así como dueño de su propia vida. Es aquella que fomenta la solidaridad humana y que no sólo permite, sino que estimula, a sus individuos a tratarse con amor; una sociedad sana estimula la actividad productiva de todo el mundo en su trabajo, fomenta el desarrollo de la razón, y permite al hombre dar expresión a sus necesidades internas en el arte y los ritos colectivos.

LA TRANSFORMAClÓN ECONÓMlCA

A. EL SOCIALISMO COMO PROBLEMA

 

En, el capítulo anterior hemos estudiado tres soluciones al problema actual de la locura: la del totalitarismo, la del supercapitalismo y la del socialismo. La solución totalitaria, ya sea de tipo fascista o stalinista, no puede, evidentemente, conducir más que a un desequilibrio y una deshumanización mayores; la solución del supercapitalismo no hace más que ahondar el estado patológico inherente al capitalisrno; aumenta la enajenación del hombre y su automatizición, y completa el proceso de convertirle en un servidor del ídolo de la producción. La única solución constructiva es, la del socialismo, que tiende a una reorganización fundamental de nuestro régimen económico y social en el sentido de libertar al hombre de ser usado como medio para fines ajenos a él, de crear un orden social en que la solidaridad humana, la razón y la productividad son fomentadas y no trabadas. Pero es indudable que las consecuencias del socialismo, donde hasta ahora se le ha practicado, han sido por lo menos desilusionadoras. ¿Cuáles son las razones de ese fracaso? ¿Cuáles son los objetivos y las metas de la reconstrucción social y económica que pueden evitar ese fracaso y conducirnos a una sociedad sana?



Según el socialismo marxista, una sociedad socialista debe organizarse sobre dos premisas: la socialización de los medios de producción y distribución, y una economía centralizada y planificada. Marx y los primeros socialistas no dudaban que, si se alcanzaban esas dos metas, se seguirían automáticamente la emancipación de la enajenación para todos los hombres y una sociedad sin clases, de fraternidad y de justicia. Todo lo que se necesitaba para la transformación humana era, según pensaban, que la clase obrera tomara el poder político, ya por la fuerza o por los votos, socializara la industria y estableciera una economía planificada. La cuestión de si sus supuestos eran exactos no es ya una cuestión académica: Rusia ha hecho lo que los socialistas marxistas creían que era necesario hacer en la esfera económica. Si el régimen ruso demostró que, económicamentc, una economía socializada y planificada puede funcionar eficazmente, también demostró que eso no es, de ningún modo, condición suficiente para crear una sociedad libre, fraternal y no enajenada. Por el contrario, demostró que la planificación centralizada puede hasta crear un grado de regimentación y autoritarismo mayor que el que pueda encontrarse en el capitalismo o en el fascismo. Pero el hecho de que se haya establecido en Rusia una economía socializada y planificada no significa que el régimen ruso sea la realización del socialismo tal como lo entendían Marx y Engels. Lo que significa es que Marx y Engels estaban equivocados al pensar que un cambio legal de la propiedad y, una economía planificada bastaban para producir los cambios sociales y humanos que deseaban.

Si bien la socialización de los medios de producción combinada con una economía planificada eran las princiales demandas del socialismo marxista, había otras que no fueron, en absoluto, realizadas en Rusia. Marx no postulaba la igualdad total de ingresos, pero pensaba en una marcada reducción de la desigualdad que existe en el capitalismo. La realidad es que la desigualdad de ingresos es mucho mayor en Rusia que en los Estados Unidos o Inglaterra. Otra idea marxista era que el socialismo llevaría o al debilitamiento del estado y a la desaparición gradual de las clases sociales. La realidad es que el poder del estado y la diferencia entre las clases sociales son más grandes en Rusia, que en cualquier país capitalista. Finalmente, el meollo de la concepción socialista de Marx era la idea de que el hombre y sus potencias emocionales e intelectuales eran la finalidad y la meta de la cultura, que las cosas (capital) deben servir a la vida (el trabajo) y que la vida no debe subordinarse a las cosas muertas. El desprecio que hacia el individuo y sus cualidades humanas es también mayor en Rusia que en cualquier país capitalista.

Pero no fue Rusia el único país que intentó llevar a la práctica los conceptos -económicos del socialismo marxista. Hubo otro país que lo, hizo, que es Inglaterra. Por notable paradoja, el Partido Laborista, que no se basa en la teoría marxista, siguió, en sus medidas prácticas, exactamente el camino del marxismo, segun el cual la realización, del socialismo se basa en la socialización de la industria. La diferencia con Rusia es bastante clara. El Partido Laborista inglés confió siempre en medios pacíficos para la realización de sus objetivos; su política no se basa en la fórmula del "todo o nada", hizo posible socializar la medicina, la banca, la industria siderúrgica, la minería, los ferrocarriles y la industria química, sin nacionalizar el resto de la industria inglesa. Pero si bien establecía una economía en que se mezclaban elementos socialistas con elementos capitalistas, no obstante, el medio principal para llegar al socialismo fue la socialización de los medios de producción.

Pero el experimento inglés, aunque menos radical en sus fracasos, también resultó desalentador. Por una parte, creó una buena cantidad de regimentación y burocratización que no lo hizo simpático a nadie interesado en el progreso de la libertad y la independencia humanas. Por otra parte, no realizó ninguna de las expectativas fundamentales del socialismo. Se vio claramente que para un obrero minero o metalúrgico inglés no había diferencia entre que los propietarios de la industria fuesen unos pocos miles, o hasta unos centenares de miles de individuos, como sucede en una compañía por acciones, o el estado. Sus salarios, sus derechos, y, cosa aún más importante, sus condiciones de trabajo, su papel en el proceso del trabajo, siguieron siendo esencialmente los mismos. Son pocas las ventajas logradas con la nacionalización que el obrero no hubiera podido conseguir mediante sus sindicatos en una economía puramente capitalista. Por lo demás, aunque las medidas del gobierno laborista no realizaron la principal finalidad del socialismo, sería ceguera desconocer el hecho de que el socialismo inglés ha producido cambios de la mayor importancia favorables a la vida del pueblo británico. Uno de ellos es la ampliación al campo de la salud del sistema de seguros sociales. Que nadie en la Gran Bretaña tema a la enfermedad como una catástrofe que puede deshacer su vida por completo (sin hablar de la posibilidad de perderla por falta de adecuada asistencia médica), puede parecerle poco a un individuo de la clase media o de la clase alta de los Estados Unidos, que no encuentra dificultad para pagar la cuenta del médico y la hospitalización; pero, en realidad, es una mejora fundamental que puede compararse con el progreso que representó la implantación de la enseñanza pública. Además, también es cierto que la nacionalización de la industria, aun en la medida limitada en que se hizo en Inglaterra (1/5 aproximadamente de toda la industria), permitió al estado regular hasta cierto punto la economía total, regulación que aprovechó a toda la economía británica.

Pero, con todo respeto y consideración para las realizaciones del gobierno laborista, sus medidas no llevaron a la implantación del socialismo, si tomamos a éste en un sentido humano y no puramente económico. Y si alguien arguyera que el Partido Laborista no había hecho más que iniciar la realización de su programa,y que habría implantado el socialismo si hubiera estado en el poder tiempo bastante para terminar su obra, el argumento no es muy convincente. Aun imaginándonos la socialización de toda la industria pesada inglesa, puede uno ver una mayor seguridad, mayor prosperidad, y no tiene por qué temer que la nueva burocracia fuesé más peligrosa para la libertad que la burocracia de la General Motors o de la General Electric; mas, a pesar de cuanto pudiera decirse sobre sus ventajas, esa socialización y planificación no serían el socialismo, si entendemos por socialismo una forma nueva de vida, una sociedad de solidariad y confianza, en que el individuo se ha encontrado a sí mismo se ha, libertado de la enajenación inherente al régimen capitalista.

Las consecuencias terroríficas del comunismo soviético, por una parte, y los desilusionadores resultados del socialismo del Partido Laborista, por otra, han llevado a muchos socialistas dermócratas a un estado de resignación y desesperanza. Algunos siguen creyendo,aún en el socialismo, pero más por orgullo u obstinación que por convicción verdadera. Otros, ocupados en tareas mayores o menores dentro de uno de los partidos socialistas, no reflexionan demasiado y se sienten satisfechos con las actividades prácticas, que tienen entre sus rnanos y otros aún, que han perdido la fe en una renovación de la sociedad, consideran su tarea principal dirigir la cruzada contra el comunismo ruso; y mientras reiteran las acusaciones contra el comunismo, bien conocidas y aceptadas por todo el que no sea stalinista, se abstienen de toda crítica radical del capitalismo y de toda propuesta nueva para la actuación del socialismo democrático. Dan la impresión de que todo marchará bien en el mundo sólo con que se le preservara de la amenaza comunista. Proceden como amantes desengañados que han, perdido por completo la fe en el amor.

Como expresión sintomática del -desaliento general entre los socialistas demócratas, cito las palabras siguientes de un artículo de R. H. S. Crossman, uno de los líderes más inteligentes y activos del ala izquierda del Partido Laborista: "Como vivimos en una época no de progreso constante hacia un capitalismo de bienestar universal -dice Crossman-, sino de revoluición universal, es insensato suponer que la tarea del socialista consiste en asistir al mejoramiento gradual de la suerte material de la especie humana y a la ampliación gradual del área de la libertad humana. Las fuerzas de la historia presionan todas hacia el totalitarismo en el bloque ruso, debido a la política deliberada del Kremlin; en el, mundo libre, debido al crecimiento de la sociedad directorial y administrativa, a los efectos del rearme total y a la.represión de las aspiraciones de las colonias. La tarea del socialismo no es ni acelerar esa revolución política ni oponerse a ella (lo que sería tan inútil como la oposición a la Revolución Industrial hace cien años), sino civilizarla." (R. H. S. Crossman, New Fabian Essays. Turnstile Press. Londres, 1953, P-31)

Me parece que el pesimismo de Crossman conduce a dos errores. Uno es suponer que pueda "civilizarse" el totalitarismo directorial o stalinista. Si por civilizado se entiende un régimen menos cruel que el de la dictadura stalinista, quizás tenga razón Crossman. Pero la versión del Mundo feliz, que descansa por completo sobre la sugestión y el condicionamiento, es tan inhumana y tan insana como la versión que da Orwell de 1984. Ni una,ni otra versión de una sociedad completamente enajenada puede ser humanizada. El otro error consiste en el pesimismo de Crossman en sí mismo. El socialismo, en sus auténticas aspiraciones humanas y morales, es aún la poderosa finalidad de muchos millones de hombres en todo el mundo, y las condiciones objetivas para el socialismo democrático humanista se dan más hoy que en el siglo XXI. Las razones de este supuesto están implícitas en el siguiente intento de esbozar algunas de las proposiciones para una transformación socialista de las esferas económica, política y cultural. Antes de seguir adelante, me gustaría dejar asentado, aunque apenas si es necesario, que mis proposiciones ni son nuevas ni petenden ser exhaustivas, ni necesariamente correctas en todos sus detalles. Se formulan en la creencia de que es dejar ya el estudio general de los principios para atender a los problemas prácticos que plantea la realización de esos principios. Mucho antes de haberse implantado la democracia política, los pensadores del siglo XVIII estudiaron planes de principios constitucionales destinados a demostrar que era posible -y cómo- la organización democrática del estado. El problema en el siglo XX es estudiar los modos y medios de pertrechar a la democracia política y transformarla en una sociedad verdaderamente humana. Las objeciones que suelen hacerse se basan en gran parte en el pesimismo y en la falta profunda de fe. Se pretende que los avances de la sociedad directorial y administrativa, y la manipulación del hombre que ella implica, no pueden contenerse a menos que volvamos al torno de hilar, porque la industria moderna necesita directores y autómatas. Otras objeciones se deben a la falta de imaginación; y otras más, al miedo hondamente enraizado de no recibir órdenes y de sentirse plenamente libre para vivir. Pero es absolutamente indudable que los problemas de la transformación social no son tan difíciles de resolver -ni teórica ni prácticamente- como los problemas técnicos que han resuelto nuestros químicos y nuestros físicos. Y tampoco puede dudarse que necesitamos un renacimiento humano mas que los aeroplanos y la televisión. Una sola fracción de la razón , y del sentido práctico empleados en las ciencias naturales, aplicada a los problemas humanos, permitiría proseguir la tarea de que se mostraron tan orgullosos nuestros antepasados del siglo XVIII.

 

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal