Epistemología de la comunicación Comisión práctico: Paula Drenkard Trabajo Práctico: Relatorías, clase del 19/5



Descargar 15,69 Kb.
Fecha de conversión04.06.2017
Tamaño15,69 Kb.
Epistemología de la comunicación

Comisión práctico: Paula Drenkard



Trabajo Práctico: Relatorías, clase del 19/5
Laura Díaz

María Florencia Nebreda

Gustavo Menin

María Paula Blanch

Son las 9.30. Frío. Sueño. Comienzan dos horas de lo abstracto, lo desconocido, lo, muchas veces, inentendible, ilegible, imposible. Clase de Epistemología.
Esta vez encaramos el estudio hacia, tan charlados conceptos, como: “Sociedad, medios y cultura”. La unidad 2, como así vamos a llamarla a partir de ahora, será la guía de las siguientes clases y de la relatoría en desarrollo.
Como primera “punta del iceberg” que parece venir (uno no sabe que esperar de esta clase) se presenta un texto de Norbert Elías: “El proceso de la civilización, Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas”. Ya con el nombre asusta. Y empieza la clase…
Como el título ya venía medio complicado, comenzamos por aclararlo, para también entender qué camino tomará el autor para desarrollar el tema. Principalmente Elías plantea empíricamente al proceso civilizatorio. Es decir, se basará en conceptos prácticos, comportamientos, documentos escritos y concretos, apartándose de nociones idealistas. La mirada del autor es, a partir de lo analizado, materialista.
La “segunda parte” merece un análisis más explicativo, dada la aparición de “palabritas que no son de uso cotidiano”… Para comenzar, (por algún lado hay que hacerlo) se dividen las palabras. Por lo tanto, la noción de génesis va a referirse a una idea de proceso, de devenir. La cuestión genética tiene que ver con determinar la lógica de un proceso, de entender que en algún momento hubo un origen y por lo tanto, un desarrollo. Este concepto marca una mirada genealogista, que el autor la trasladará a los procesos materiales (aquellos a los que se refería con el análisis empírico del proceso civilizatorio), por lo que “busca la lógica de evolución de la sociedad”. Por este camino surgirán preguntas como: ¿cómo es que la civilización occidental se convierte en modelo, en principal ideología?

Acerca de lo socio y psico que queda de título, Elías lo plantea como la relación dialectica entre individuo y sociedad. Qué es el individuo y qué es la sociedad es posible responderlo desde dos niveles: el nivel de la agencia y el nivel de la estructura, sistémico, a lo que el autor agregará (a fines metodológicos, ya que trabaja con la dialéctica) más posturas intermedias a esa respuesta. De esta manera considera al individuo y la sociedad como co-producidos.



El creer que el individuo existe independientemente de la sociedad, que es él quien la crea, que es una entidad autónoma, racional, libre… es una utopía de la modernidad. El individuo (y esto debe quedar bien claro) es ante todo social, nace en una razón comunitaria y luego, poco a poco va adquiriendo un carácter individual; llegar a ser individuo es una conquista muy fuerte.
Terminada la introducción, pasamos a la hipótesis de Elías, (que si el título venía así, ¡hay que imaginarse como viene el contenido!, pero se puso lindo el asunto…) que consiste en: ¿qué es la civilización? La civilización es producto de la vergüenza y el pudor, más claramente “es la derivación de la disminución de los umbrales del pudor” (sobre que estábamos complicados para entender se suma la poética de Elías, pero a no desesperarse!) La civilización está planteada como estructura y como proceso del control de emociones humanas, a su vez, es de larga duración y en una sola dirección. Vista de este modo, la civilización actúa en dos niveles simultáneos: uno diferenciador, que tiene que ver con las peculiaridades que hacen propios a los integrantes de ella; y uno integrador, que evidentemente hace de unificador, de reunir a todos esos integrantes diferenciados en el mismo ámbito civilizatorio. Está relacionado este último nivel con la repetición cíclica de lo mismo, con la lógica de lo cultural, que hace que todos tengamos variadas y bastantes propiedades, ideas idénticas de lo civilizado. En este sentido: “si todo fuera igual, pura repetición, es la muerte de la significación, es una dictadura”, “si todo fuera diferente sería un caos, no podría haber ley”, es decir que existe una autorregulación que hace a la civilización.
Retomando la metodología que se propone el autor (el proceso civilizatorio de manera empírica) va a tomar como un referente concreto a lo europeo, principalmente la corte francesa. Ubicará temporalmente el comienzo de la investigación en la transición del feudalismo a la modernidad. El ámbito social feudal es caracterizado como aislado, concentrado, representado en los feudos, una sociedad más bien cercada, separadas unas de otras. Es la irradiación de la economía monetaria, el desarrollo acelerado de prácticas de ese tipo lo que hará llegar a la sociedad moderna, intercomunicada, ampliada. En esta nueva situación se produce una metáfora constante de los vínculos humanos con el avance económico: a más circulación del dinero, más tránsito de los vínculos humanos. ¿Por qué se da este cambio estructural? La cuestión es que aparece una mayor y nutrida comunicación (entre aquellos feudos distanciados, lejanos), también a la vez de desarrollarse un estado asociativo, circulativo, se da una creación de individualidades. En otras palabras, se da esa nueva comunicación porque las distancias se acortan, porque los individuos están más cerca, tienen más posibilidades de concretar ese intercambio. Simultáneamente aparece la “mirada del otro” (ese otro con quien me comunico), semejante, que devuelve algo. Es que a más cercanía de los cuerpos, éstos más se exhiben y aparece el pudor. Mucha relación con estas circunstancias tiene la aparición de modales, las distinciones, las costumbres, las reglas de “la buena educación”; ¿de dónde adquieren el carácter de civilizadas, de naturales? Por ejemplo: qué hace que hasta cierto momento en la misma corte francesa, los cortesanos coman con la mano y pasen a hacerlo con cubiertos, y no contentos con ello creen un “protocolo del buen desarrollo en la mesa”, los mejores juegos de platería… Esta aparición del pudor viene a ocupar un papel importante es esta sociedad fuertemente disciplinada.
Profundizando en la idea de civilización, es ésta una autoconciencia de Occidente, una cuestión de orgullo, “la civilización es occidental, el criterio de civilizado parte de allí”. Esta seguridad de criterios tiene dentro misma algunas distinciones, es decir la noción de civilización dentro de Occidente tiene dos posturas diferenciadas.

Por un lado está la de franceses e ingleses que consideran más estrechamente esa noción de orgullo, además de la idea de progreso, de avanzar, de civilización como el póstumo desarrollo de la sociedad. Esa idea de la escuela sociológica francesa, al mando de Comte, de los tres estadios del desarrollo de la humanidad. En esta tendencia civilización y cultura van unidas, son prácticamente análogas. La civilización y la cultura son términos positivos.



Por el lado de los alemanes, la civilización pasa a ser secundaria, porque significa la exterioridad, la superficialidad. La cultura es lo trascendente, significada en lo espiritual. El romanticismo es el movimiento que representa esta postura, mejor dicho el que viene a desarrollarla, de la mano de Kant, Goethe, Schiller. Toda esta tradición más esencialista, deviene del contexto de la sociedad alemana en la construcción de nacionalidad. En este ámbito se encuentra una corte muy superficial, ostentosa, frívola, negadora, o reacia a lo alemán, y que, en cambio, postula ideales franceses. Esta nobleza que gobernaba no se identifica con la burguesía alemana, que descontenta, no la veía con buenos ojos. En este sector social, intelectuales sin poder político, pero si con poder económico, se elabora la idea de nacionalidad, de “modelos de lo alemán”. La base de este espíritu (Geist) es el pueblo (Volk) y es por medio de este Volk Geist, que autolegitimado, marcará el camino para conformar la nacionalidad. Esa idea, espíritu, está magnificada en la cultura, “Kultur”. Por lo tanto la civilización es adoptada como concepto, pero secundariamente, ya que no tiene sentido esa superficialidad sin el espíritu. Lo más importante es fomentar ese espíritu interior. Consecuentemente, la hermenéutica es básicamente alemana y se verá retomada por la Escuela de Frankfurt, con su sospecha negativa de la cultura mediatizada.
Son las 11.20, la epistemología empieza a hacerse más terrenal.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal