Entrevista a Juan Carlos Marin por Alberto Noé



Descargar 290,75 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión22.05.2017
Tamaño290,75 Kb.
  1   2   3

Entrevista a Juan Carlos Marin

por Alberto Noé *




Gino Germani y la Sociologia en la Argentina
Argentina

Germani


Peronismo

Movimiento Estudiantil


Introducción
P.Quería comenzar con una cuestión: Argentina en la posguerra, década del 50 y los

cambios registrados en la sociedad y la cultura.


R.Creo que se puede prestar a confusión hablar de décadas o de posguerra, habría

que tener cautela, sobre todo porque en muchos países latinoamericanos hay una

confusión muy grande en relación a la cultura argentina.

Creo que el corte 1955-1966 es mas pertinente, siempre y cuando se aclare y se

fundamente, ya que en ese período está presente la cuestión del peronismo.
P.Sobre ese período preparé una guía de pautas, que comienza con la siguiente

cuestión: 1955, caída del peronismo y entrada en la UBA de grupos progresistas del

campo intelectual argentino, sobre todo el grupo liderado por el historiador José Luis

Romero.
El movimiento estudiantil y el gobierno peronista


R.El movimiento estudiantil, durante el primer peronismo (1945-1955) es portador de

una línea anti-dictatorial y libertaria, ya que se partía de la idea, en aquella época, que

el peronismo en el gobierno era un régimen dictatorial, ese es el estado de animo.

El movimiento estudiantil, que se genera en 1943 en adelante, tiene el mismo estilo y

las mismas características hasta 1955, es un movimiento estudiantil muy influido

culturalmente. Sobre todo, en términos de valores y afectividades, por lo que era su

imagen de experiencia, de la ultima guerra mundial, mirada y descrita, desde la

perspectiva una lucha anti-fascista, y sobre todo, mas que anti-fascista, anti-nazi,

pienso que hay una diferencia.
Lo que tiene mas peso, en esta dimensión, en el movimiento estudiantil, durante la

década peronista, es que vive y tiene la sensación de que vive, en "condiciones

altamente represivas" hay que poner comillas, porque lo que era represivo en la

década del 40 al 50, es un juego de niños en relación a lo que será la represión en la

Argentina, en los años 70 y 80. Creo que la complejidad de tu pregunta, está dada

porque está formulada desde hoy, y entonces eso tiene una enorme cantidad de

problemas. Como vos formulas ciertas preguntas desde hoy, inmediatamente, el caso

mío, asumo que han pasado tantas cosas, que el sujeto que pregunta, el que escucha

y el que contesta, en principio, no son necesariamente los mismos, y cualquier

respuesta, se presta a una enorme cantidad de malentendidos.


No es un problema que uno lo frivolise diciendo: "tenemos que ponernos de acuerdo

en los códigos", porque esos códigos no están construidos, aunque actúan.

Entonces que pasa, si una persona me pregunta y me habla en términos del

"imaginario social" etc. entro en un proceso a la defensiva, porque se pregunta

supuestamente, desde ciertos cuerpos teóricos y metodológicos, con los cuales y de

acuerdo a la experiencia, sobre todo en estos últimos 10 años, me dicen que hay que

estar muy alerta, porque es tal la cantidad de errores que se cometen en función de

esos elementos. Ademas, estoy advertido de que el que escucha no necesariamente

va a entender, así como me tomo la prudencia de decirte: no te conviene preguntar, en

términos de la década del 50, tampoco en términos de la posguerra.

Lo que quiero que quede claro, entre vos y yo, es que no estoy invalidando las

preguntas, si la pregunta, lo que busca es una respuesta pertinente,

desgraciadamente tiene que ser formulada "con otro rigor", porque puede sin querer,

ser arrastrado a un gran proceso de malentendidos ¿_Porque te hago estas

aclaraciones?

Porque mi experiencia intelectual, prácticamente en estos últimos 30 años, me ha

advertido de algo, que creo que es muy importante, para la gran mayoría de los

intelectuales, que alguna vez, incluso actualmente, puedan estar comprometidos con

una versión critica, relativamente militante, académica, en el plano del conocimiento

científico. Y también su relación con ordenes sociales, que de alguna manera, no los

consideran humanos. En ese sentido, he descubierto que el problema de la gran

mayoría de los intelectuales, es que han sido desarmados y no solo desarmados, sino

que han sido, imperceptiblemente para ellos, incorporados, a otro tipo de procesos de

carácter políticos, sociales y sobre todo culturales, en que reproducen ese

despertrechamiento de los iguales, incluso en el campo de los que afectivamente,

consideran los positivos iguales. Entonces, en ese sentido digo: hay que ser prudente,

_porque? fíjate, que ante una cosa aparentemente tan simple, como capaz de

describirte, parte de lo que son las concepciones políticas, morales y la expresión

social de ciertas fracciones de jóvenes estudiantes, que formaban parte del

movimiento estudiantil del período 1943-1955, me lleva ineludiblemente a hacerte

cierta aclaración, que tiene que ver con la forma en que se transfirió y se vivió, la

experiencia de la ultima guerra mundial, en ciertos sectores de la sociedad argentina.

Eso tiene importancia, o sea un hombre joven que tenía entre 19 y 25 años en 1943,

prácticamente, con sus diferencias hasta el 55, _que sensación tenía?

Tenía la sensación, de que vivía en un país en que había una represión sistemática, y

no la tenía porque se la contaban, sino porque en innumerables oportunidades, él con

sus amigos o conocidos, habían estado detenidos o habían estado presos, y en mas

de una oportunidad habían sufrido la tortura, no digo tortura psicológica, sino tortura

física, concreta, con sus consecuencias, por supuesto, psicológicas.

O sea, que para un joven, entre los 19 y 25 años, que tuviera una postura política

adversa, de critica militante, al régimen político dominante en Argentina, su imagen de

como vivir, tenía que ver, con las formas mas rudimentarias de la clandestinidad, y de

cierta subjetividad, casi conspirativa en el campo de la reflexión, como en la acción

con otros. Y quien tardaba en aprender eso, inmediatamente, de alguna manera u

otra, era sancionado, o sea, había cárcel prematura. Había una especie de folclore,

acerca de como se hacían las cosas, _y ese folclore, de donde había surgido?

Había surgido de una experiencia "boca en boca", fundamentalmente, que se había

transferido en el seno del movimiento estudiantil, a partir de dos grandes experiencias:

la guerra civil española y la segunda guerra mundial, del período 1939-1945.

De alguna manera u otra, las experiencias salieron de ahí, las formas mas

rudimentarias de la clandestinidad, etc. Estoy hablando de una época, en que no

existe, prácticamente, en el folclore cultural del movimiento estudiantil, una experiencia

guerrillera, la experiencia mas inmediata es el "Maquí" francés idealizado, pero había

la certidumbre de que luchaba contra una dictadura.

De poco valía, cualquier reflexión de carácter institucionalista jurídica, que le

demostrara al movimiento estudiantil, que había una ciudadanía que votaba, a pesar

de lo que estos jóvenes pensaban.

Lo que importaba, para las perspectivas de estos jóvenes, y en esto es importante no

trivializar, lo que les importaba a estos jóvenes, en la practica, era el uso del poder

institucional y este elemento, te lo aclaro, porque la gran mayoría de los adultos, y de

los supuestos jóvenes intelectuales, se limpian un poco el traste con esto, y es un

profundo y grave error .

Minimizar la experiencia de ese movimiento estudiantil, porque su carácter de clase,

eran supuestamente, fracciones de la burguesía o de la pequeña burguesía argentina,

minimizar este tipo de experiencia, porque prolongaban concepciones democrático

burguesas, o exageradamente liberales, o quizás una notable influencia, de la gran y

excepcional política y propaganda del frente de los aliados, durante la ultima guerra

mundial, minimizar todos esos elementos, en realidad, es una manera de ayudarse a

no entender el proceso, que al margen de la valorización o no que se haga, lo

importante es comprender, es entender, que ese movimiento estudiantil, era muy

sensible a la forma del ejercicio del poder institucional.

Esto es muy importante, porque esta sensibilidad va a ser un factor determinante, en

lo que en el 56, es un inicio de constitución y de ampliación del campo de las Ciencias

Sociales, si no se entiende esto, no se entiende parte del sujeto epistemico, que se

instala e intenta desenvolver un desafío del 55 en adelante, en la Argentina.

No se lo comprende de donde surge, o sea, no es un hecho coyuntural, contingente,

errático, la existencia de que en la Argentina, el desenvolvimiento de ese desafío

cultural, intelectual, pero fundamental y radicalmente político, que en el 56, produce la

apertura tanto de la Escuela de Psicología, como de la Escuela de Sociología, no era

un hecho casual. Entre los primeros elementos, es gente que ha tenido en dos

continentes muy distintos, experiencias de expresar, una lucha que considera él a si

mismo, antifascista, no es un hecho casual, diría Hegel, "es una argucia de la Razón"

yo creo que no, es una argucia de los combatientes.

Es decir, son dos tipos de experiencias combatientes, profundamente ligadas a areas,

notablemente influidas, por lo que puede ser el siglo XIX y XX, de lo que eran las

luchas libertarias, y por supuesto actualizadas, a la luz de las experiencias, de lo que

es uno de los aspectos culturales, que se desenvuelven excepcionalmente, a partir del

42 en adelante, en el mundo. Entonces, hay que decir, de que si no se entiende el

proceso social de constitución, de este tipo de individualidad sensible a un nuevo

ámbito de ver la realidad, no se va a entender realmente los personajes, que a la caída

del peronismo, intentan construir un nuevo espacio académico social (en el campo

intelectual), y por supuesto, pagan un precio que hay que pagar. "Para que me dejes

construir tal espacio, yo dejo que construyas tal otro", para que se entienda la vida

académica del Consejo Universitario y de la Universidad de Buenos Aires en ese

período.
La caída del peronismo y la transición en la UBA
Cuando cae el peronismo, un grupo de gente, lo primero que hacemos, es ir al edificio

de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y nos instalamos, como no éramos muchos,

se quienes éramos y se como lo hicimos, pero lo que importa, no es quienes eran, en

el sentido del nombre y apellido, sino de la historia social y cultural de ellos.

Este pequeño grupo, y vamos a ser francos, la gente que luchaba en ese movimiento

estudiantil, éramos pocos. Lo que pasa, es que el contingente del movimiento

estudiantil, se agranda enormemente, prácticamente, en el ultimo año del peronismo,

en razón de que los sectores, casualmente de clase media alta, y fundamentalmente

articulados, a lo que puede ser la tradición y la experiencia católica en la Argentina, en

el seno de la burguesía, se incorporan masivamente, a la lucha contra el peronismo.

Y en ese sentido, el movimiento estudiantil universitario "engorda" notablemente y

crece, las dos cosas, crece, pero estableciendo diferencias cualitativas, bastante

grandes. Prácticamente, del 54 al 55, es el peor momento del movimiento estudiantil,

porque es el momento en que la represión es mas fuerte, y se produce un gran reflujo,

de la militancia estudiantil, es cuando mas cuesta mantener el movimiento estudiantil.

Es cuando, la gente tiene la convicción, de que el peronismo "va a durar mil años".

Hay unos meses, antes del bombardeo a la Plaza de Mayo, por parte de la Aviación

Naval, frente a la "Casa Rosada" sede del gobierno presidencial, en Junio del 55, unos

meses antes, en Noviembre del 54 al 55, hay 300 militantes universitarios detenidos.

Entonces, cuesta muchisimo, mantener el movimiento estudiantil, es muy complejo,

además esto significa, que la capacidad represiva tenía un alto nivel de eficiencia, no

solo arrestaban bien, sino que se alargaba el período de prisión, y esto retrae al

movimiento estudiantil. Es importante entender, que a la caída del peronismo, daba la

sensación de que el movimiento estudiantil eran las masas, hay un cambio del

carácter de clase, del movimiento estudiantil, y del carácter de la cultura social y

política, es lo que no perciben muchos. Entre el 55 y el 56, a la caída del peronismo se

dan dos grandes determinantes: una es la determinante que incide excepcionalmente

en la universidad estatal argentina. Y la otra es una determinante que busca crear un

nuevo espacio institucional del saber universitario, lo que en forma caricaturesca,

durante la presidencia de Frondizi, va a aparecer como el enfrentamiento entre los

"laicos" y los "libres" .Es interesante entender, donde este fenómeno empieza a

expresarse en su forma mas rudimentaria. En su forma mas rudimentaria, un

movimiento estudiantil que en el 54, está prácticamente aislado, no desmoralizado,

pero si aislado, y por otra parte, pensábamos que el peronismo, esa situación iba a

durar toda nuestra vida.

Y hablar del movimiento estudiantil, es hablar de nuestras vidas ya que nos iniciamos

a la vida social y política, a través del movimiento estudiantil.

El aislamiento del movimiento estudiantil se rompe, cuando se alteran las

correlaciones de clases, las correlaciones de fuerzas que se confrontan en la vida

política y social de la Argentina. La ruptura de la alianza de clases del peronismo y la

rearticulación de importantes fracciones de la burguesía argentina, en un campo

determinado de su experiencia con el peronismo, agilizó notablemente en la

confrontación social y política.

Este cambio de fracciones de la burguesía, lo que logra viabilizar, es una posibilidad

de una derrota militar del peronismo, porque nunca hay que olvidarse que el

peronismo es derrotado, mediante confrontaciones militares.

No hay que extraer imágenes "tontitas" del golpismo, los que se confrontan, son

fuerzas profesionales de ambos bandos, por supuesto, una enorme cantidad de civiles

que apoyan a ambos bandos.

Lo que si es importante, y nunca hay que olvidarse, que es una crisis del conjunto de

la burguesía, una confrontación brutal de la burguesía consigo misma, sino no se

entiende lo que va a pasar 20 años después.

En la Argentina, también se confrontan militarmente fuerzas sociales, es que hay que

tratar de comprender y no hacer reduccionismo.

Esto es importante, porque sino no se entiende que la fracción del destacamento

intelectual, que determina y desencadena la constitución de un espacio, en la

institución estatal académica universitaria de la Sociología y de la Psicología, es en

realidad un destacamento, que no representa en absoluto, lo que en ese momento, es

la gran mayoría cultural y social del movimiento estudiantil, ni del movimiento político

que derrota al peronismo, esto es importantísimo.

En realidad, es un grupo de combatientes, tremendamente radicalizados, en su tipo de

acción, y que se articula de muy distintas maneras, no menos de tres o cuatro

generaciones de individuos, que tienen en sus vidas, una experiencia la cual tiene que

ver con un proceso, que en el campo universal, se instala en la década del 30 hasta el

50. En realidad, es un destacamento anticapitalista, si no se entiende esto, se puede

caer en un reduccionismo al antifascismo abstracto, y remarco, es un destacamento

agobiado por una enorme problemática, que es entrar en confrontación con los

destacamentos de la clase obrera. Esto es un elemento, tremendamente complejo, en

el movimiento estudiantil de la década del 40 al 50, por la certidumbre de que no solo

está enfrentado a un régimen institucional, político, estatal, represor, sino que el

dilema brutal de los elementos más combativos del movimiento estudiantil, es esta

contradicción, ese es un elemento central.

No se trata de estos jóvenes católicos, que aparecieron al final del 55 y en el 56, sino

que era gente que tenía adhesiones al Partido Socialista, a la Unión Cívica Radical

(UCR) al Partido Comunista, al Anarquismo, como aquellos que no tenían adhesión

política efectiva, tanto unos como otros, vivían la pesadumbre de esta situación.

En el 54, el peronismo agotó su modelo y el movimiento estudiantil, tiene otra

configuración, es un año clave, porque el estudiantado, asiste a un año de una gran

movilización social y política. Solo para recordar, en el 54 hay huelgas de varios

sindicatos: textiles, caucho, tabaco, metalúrgicos, químicos, prácticamente están en

huelga, nada menos que el 60% de la fuerza de trabajo del proletariado urbano

industrial de la Argentina, y se produce una de las mas brutales represiones.

Muchisimos obreros están en las cárceles del país, pero con un elemento original,

junto con los obreros encarcelados, también están en la misma situación, los

estudiantes, esto es muy interesante.
1956- Movimiento estudiantil y el gobierno universitario
Este tipo de proceso, de empezar a distinguir "la excepcionalidad" del destacamento,

que en el 56, se plantea dos cosas en el campo de la Universidad de Buenos Aires:

instaurar y actualizar la provisión de que en el gobierno de la UBA, pueda ser

significativa la participación estudiantil, y la otra, ya no respecto al problema del

gobierno universitario, sino ya el problema de crear nuevos espacios.

Lo importante, hacia fines de la década del 50, es que en forma conjunta, con las

fracciones sociales, culturales e ideológicas que participan en la confrontación y en la

derrota del peronismo, aparece todo un grupo de gente, que tiene una especie de

"culto por el pensamiento científico" casi a ciegas.

Formaba parte de los valores, y esto es muy importante para que se entienda las

culturas en cada décadas, en cada momento histórico.

Los destacamentos, que luchan contra el peronismo en el movimiento estudiantil, en

su gran mayoría, están formados por los que se llaman, "los mejores estudiantes", de

muy distintas carreras y disciplinas. Era muy difícil, que en el movimiento estudiantil,

participaran estudiantes, que convencionalmente, los podemos llamar "malos

estudiantes", en general, eran todos "los buenos".

Es mas, es un valor ser un buen estudiante, y hay una especie de idolatría al "campo

de la cultura", en sus varias dimensiones: literaria, plástica. Hay una cultura, se

convive una cultura, y esa cultura tiene que ver bastante, con lo que en el campo

intelectual, habían sido los mas grandes intelectuales, que en su momento, se

expresaron como antifascistas y antinazis. Eso tiene mucho que ver, sobre todo, para

quien tiene que vivir en un país, que por razones mercantiles y editoriales, en la

Argentina, había traducciones de toda la cultura, no solo europea, sino de la cultura

mas universal.

Nosotros tenemos la posibilidad de conocer a un Max Weber que los americanos

nunca habían conocido. Estos destacamentos eran muy cultos, aunque ignorantes, por

eso hago esta distinción, de que hay gente que en términos de sus valores que los

movilizaban, tenían una cultura muy compleja y había ese elemento, que llamo "la

idolatría de la ciencia", aunque no la conocían, había una apuesta casi ciega, a la

ciencia moderna, y la ciencia tenía un espacio muy amplio.


La renovación universitaria
En ese sentido, entre el 56 y el 57, en la Universidad de Buenos Aires, se crean

espacios nuevos, uno puede hacer una lista muy grande de espacios nuevos, me

gustaría registrar dos espacios: se crea el Departamento de Extensión Universitaria, y

se crean la carrera de Sociología y la carrera de Psicología.

Y se empieza a enfrentar, en el campo de la Antropología, nada menos que al grupo

exquisito de los fascistas, no eran lectores del fascismo, eran fascistas.

Hay que anotar, que nadie entró, en un clima de aniquilamiento del enemigo en el

campo de la cultura, aunque si de confrontación. Y por supuesto, que la mejor

resolución que tuvo la confrontación en ese período, fue crear nuevos espacios, eso

fue tremendamente brillante, de parte del destacamento.

Ahora hay que hablar del destacamento: los elementos más vanguardistas, eran

estudiantes, pero eran objetivamente incapaces de resolver el tipo de desafío, y

entonces es ahí donde se produce esta articulación, que yo llamo entre grupos de

estudiantes, y los que ya estaban formados, que fundamentalmente son de otra

generación. Entre los que ya estaban formados y los jóvenes, hay una serie de

mediaciones, que es lo que yo llamo, la retaguardia del movimiento estudiantil, que

eran gente que se iba graduando, y que había militado, y que seguían manteniendo

sus lazos de relación, con los jóvenes que se incorporaban a las luchas.

Todos ellos, de una manera u otra, habían pasado por la FUBA y por la FUA, y ahí hay

una serie de personajes. No hay que olvidarse que la UBA, a la emergencia del

peronismo, es una universidad que se hace clerical, y que expulsa prácticamente o

caen en la expulsión, los sectores donde estaban José Luis Romero, Vicente Fattone,

y otra gente. Todo el problema que hay es esto: no hay identidades puras, si nos

remitimos a grupos, confunde un poco, el hecho de que esta gente del grupo "Sur",

gente de lo que en ese momento fue el CLES, todo eso tiene importancia.

La existencia de esos campos de cultura, durante la lucha contra el peronismo, en

ultima instancia, eran los espacios que permitían reciclar y recibir, por primera vez,

cierta manera de entender las cosas.

Acá hay una cosa, que me es difícil explicarte, para que no se deforme las cosas, a los

jóvenes del movimiento estudiantil les encantaba la cultura, pero no les encantaba los

hombres cultos. Apelaban a los hombres cultos, cada vez que se sentían desarmados,

tenían una resistencia a los hombres cultos, eran unos "plomazos", estas eran las

contradicciones.

Así como traté de mostrarte otra contradicción: luchábamos contra el peronismo, y nos

caía de plomo confrontarnos con obreros, luchábamos contra el peronismo, pero nos

hacía falta mas pertrechamiento, que en ultima instancia, era del campo de la cultura.

Pertrechamiento de muy distintos tipos, tanto para saber vivir clandestinamente y

conspirativamente, como para construir productos culturales, para los cual no

estábamos preparados, y teníamos una retaguardia a la cual acudíamos.

Retaguardia compleja, contradictoria, cuyos valores y concepciones del mundo, no

eran compartidos por nosotros, pero que eran propietarios de una cultura que

carecíamos y necesitábamos, y muchas veces, llegábamos a la conclusión, que esas

culturas eran unas "huevadas".

Pero esas culturas, eran nuestras referencias, a partir de las cuales, teníamos las

posibilidades de tomar criterios nuevos. Este tipo de situación, es de una enorme

complejidad, te estoy hablando de un sujeto que existió, no en una persona, sino en un

importante destacamento, que se reciclaba y se reproducía. No es cierto, que se

adscribía a partidos y movimientos políticos, era una cosa mucho mas amplia, incluso

gente, que en su momento, podía ser localizada dentro de un partido como la UCR,

pertenecían mas a este tipo de arco, que a una supuesta historia partidaria.

El movimiento estudiantil, en ese sentido, tenía una asepsia muy grande, en relación a

los partidos políticos, por muy distintas razones, asepsia no quiere decir repulsión.

O sea, que es un movimiento estudiantil, que nunca había sido capitalizado por ningún

partido político. Este movimiento estudiantil tenía valores, en el campo de la cultura, y

la cultura científica, era uno de ellos, pero el nivel de ignorancia era tremendo, cuando

teníamos que construir cosas recurríamos a la retaguardia, que nos indicaban los

hombres a los cuales teníamos que acudir.




  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal