En educacióN. Vol. 10, Nº 19, Septiembre de 2001 Pontificia Universidad Católica del Perú



Descargar 126,35 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión16.08.2017
Tamaño126,35 Kb.
  1   2   3
LA ESCUELA HOY, CUESTIONAMIENTOS Y BÚSQUEDAS

  1. (En EDUCACIÓN. Vol. 10, Nº 19, Septiembre de 2001

    1. Pontificia Universidad Católica del Perú)


Jorge Capella Riera



Profesor Principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú

En la introducción a su conferencia “Educación del pasado, educación del futuro, los cambios culturales” expuesta en el V Seminario de Análisis y Perspectivas de la Educación en el Perú, organizado por la Facultad de Educación de nuestra Universidad en el mes de noviembre del año pasado, Rodríguez Fuenzalida (2000) nos hacía ver que la situación que viven los niños, niñas y jóvenes que surgen del desempleo y de las políticas económicas y sociales la escuela no las tiene en cuenta y queremos que esos niños y niñas que crecen en familias que viven la pobreza y miseria –en porcentaje muy alto y creciente en nuestros países-, en familias donde la jefe de hogar es la madre –también con porcentajes altos y crecientes-, obtengan resultados en la escolaridad similares a aquellos que se logran en países desarrollados.
No nos damos cuenta, añadía, que los niños, niñas y jóvenes se van de las escuelas porque no les interesa lo que se les enseña. Muchos niños y niñas trabajan, se agrupan en pandillas, están en el centro y límites de las ciudades; ello es más importante que estar en la escuela.
Cabe entonces que nos preguntemos ¿Qué acontece en la escuela y por ende en la educación? ¿Por qué hay crisis en la educación después de tantos años de reformas?.
Hay otras muchas más preguntas pero lo importante es hacer un esfuerzo similar para encontrar las respuestas. Parece que no basta con preguntar, hoy es necesario, también, pensar las respuestas, trabajar y comprometerse, involucrarse en respuestas.
En este artículo pretendo asumir este tipo de compromiso, en la medida de mis posibilidades, apelando para ello a esas aproximaciones: naturaleza y sentido de la escuela, contexto educativo de la escuela en los últimos treinta años y retos que se plantean a la escuela en la actualidad.
En este propósito voy a emplear varias fuentes pero daré preferencia a los aportes de los certámenes realizados por nuestra Facultad especialmente a los proporcionados por Rodríguez Fuenzalida y Medina Rivilla en el V Seminario ya mencionado. Esta opción responde al convencimiento de que a veces no valoramos ni sacamos el suficiente provecho de aquello que se dice y hace en casa.
Antes de entrar en materia quiero adelantar, parafraseando a Foro Educativo (2001), que aún cuando los retos que enfrenta el Perú son realmente enormes, parto de una visión optimista de nuestro país y consideramos que es tiempo que los peruanos nos pongamos metas ambiciosas y desafíos a la altura de nuestros problemas, capacidades y potencialidades. Metas que nos coloquen, en el mediano y largo plazo, en la vía del desarrollo humano y el desarrollo sustentable y que sólo podrán ser encaradas, con éxito, desde una alianza que comprometa al conjunto de la sociedad.
1. Naturaleza y sentido de la escuela.
Desde el punto de vista etimológico y de acuerdo con el Diccionario Real Academia de la Lengua Española, el término escuela proviene del griego scholé y del latín schola, lugar de estudio y significa el “establecimiento público donde se da a los niños la instrucción primaria en todo o en parte” o también “establecimiento público donde se da cualquier género de instrucción”
Y en la acepción semántica podemos considerar con Asensi (1995) estas diversas definiciones:
  • Definiciones conceptuales.

  • Lugar o edificio donde se educa e instruye.

  • Corporación de docentes y discentes en comunidad y plenitud de ejercicio.

  • Conjunto de principios, doctrina, sistema o técnica especial de un autor.

  • Conjunto y sucesión de personas que se identifican y continúan con las concepciones y obras de un maestro.

  • Definiciones organizativas.

  • «Lugar propio del trabajo formativo colectivo.» (Wilmann)

  • «Institución social educadora constituida por la comunidad de maestros y escolares.» ( García Hoz.)


Para se más preciso y dar mayor consistencia a lo quer entendemos por escuela tengamos en cuenta estos tres aportes:


  • La escuela es un organismo vital en el que todos cumplen sus correspondientes

funciones con mutua interdependencia, intensificando la coordinación de intereses y de esfuerzos, superando posibles contrastes, para no desarticular la acción de conjunto. (Villot,1969)


  • Por escuela entendemos toda institución de educación sistemática dada por

educadores profesionales. En la escuela, la educación se logra sobre todo por medio de la enseñanza que es la presentación de una variada temática que incluye información sobre el mundo y esclarecimiento de valores, a lo cual se añade la ejercitación en determinadas acciones útiles para la vida.
Es característico que en la escuela la enseñanza se de a un grupo homogéneo de alumnos reunidos en un aula y que se siga un programa preestablecido dentro de un horario regular. Aunque también se de la enseñanza a adultos que no pudieron en su momento seguir la escuela elemental, la educación será en forma preponderante a niños y jóvenes en las edades que van desde el momento en que el niño puede dejar su hogar, hasta que empieza el joven su vida adulta, asumiendo una ocupación estable y preparándose para formar un hogar. Por eso la enseñanza típica de una escuela es general y básica, más que especializada. (Consorcio de Centros Educativos Católicos, 1996)


pero no un microuniverso congelado y artificial, que lo extrae de su contorno real para insertarle en un mundo que no vuelve a encontrar cuando abandona la escuela. Escuela y comunidad deben establecer estrechos lazos o interacciones; la escuela debe ser porosa y receptiva respecto a las demandas de su comunidad y simultáneamente, debe ser agencia de cambio y desarrollo comunitario, agencia de revalorización de sus bases culturales en nuestro horizonte multicultural y multilingüe, y gestora de encuentros y experiencias compartidas por la miscelánea no sólo linguistica y cultural que somos, sino por las distancias sociales y económicas, geográficas y étnicas que nos alienan. Las escuelas deberán inventar escenarios para el encuentro y la actividad comparada, para una aproximación temprana, que al descubrir la igualdad en la heterogeneidad, posibilite el respeto mutuo permanente y el diálogo interpersonal que construya un país más democrático y más solidario. (González Moreyra, 1989)
Y en cuanto a la etiología e intencionalidad de la escuela, el mismo Asensi plantea lo siguiente:

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal