El verano se acaba. Parece que fue ayer cuando llegó de súbito



Descargar 35,76 Kb.
Fecha de conversión06.01.2017
Tamaño35,76 Kb.
El verano se acaba.

Parece que fue ayer cuando llegó de súbito

en su carro de oro.

Venía, jubiloso, por los campos

y a su paso las tierras se colmaban

de espigas y de frutos.


Dispuso que las sombras se apartaran


del corazón del hombre y que creciera

la alegría en su pecho. Estaba todo

lleno de luz, de intensidad. Se hicieron

inmensas las mañanas, y las tardes

no terminaban nunca.

Daba la sensación de que el verano

iba a quedarse aquí ya para siempre.

Pero, mirad: se acaba.

Y nos parece ahora que fue breve en extremo

su prodigiosa estancia entre nosotros.

Mirad cómo se marcha: invicto, fulgurante,

se aleja por los campos en su carro de oro.

Los días, poco a poco, van menguando.

Y un indicio de otoño que hay en el aire dice

que es muy fugaz la dicha.
(Despedida: 12 de septiembre de 1994)

ESBOZO DE ANÁLISIS DEL POEMA, A NIVEL DE 2º DE BACHILLERATO1.

DETERMINACIÓN DEL TEMA PRINCIPAL

El alumno debe tener una aceptable capacidad de síntesis y, por tanto, ha de ser capaz de reducir todo el texto (en este caso el poema) al estrecho marco de un simple vocablo abstracto o a un sencillo enunciado. Lo ideal para determinar el tema es poner título al texto. En este caso, el poema ya ha sido titulado como DESPEDIDA. No hay ningún inconveniente en que el alumno amplíe un poco la significación del contenido del título y lo vuelva a titular como DESPEDIDA DEL VERANO.



RESUMEN DEL CONTENIDO


Es esta una interesante operación que sirve para medir la capacidad del alumno, a quien se le puede exigir cierta habilidad para la abstracción, es decir, para descubrir las ideas de un texto. Un resumen no es una paráfrasis, sino la composición de un microtexto (dos o tres líneas), en el que quede reflejado cuanto se comunica en aquel. Ni que decir tiene que el resumen ha de ser preciso, ajustado y, sobre todo, proporcionado. Suele ser bastante habitual el gesto de sorpresa que pone el alumno cuando se le corrige el resumen. Ellos, los alumnos, piensan que eso de resumir está “chupao”, cuando en realidad la imprecisión, cuando no la más ramplona oralidad insertada en el discurso escrito, suele ser el resultado de su tarea de resumir: o elaboran unos resúmenes más largos que el propio texto o, por el contrario, se dedican a recontar el discurso. Para el poema que nos ocupa, un buen resumen no sobrepasaría las dos líneas. He aquí una propuesta:

EL POETA HACE UNA DESCRIPCIÓN DEL PROCESO MEDIANTE EL CUAL EL BREVE OPTIMISMO LUMINOSO DEL VERANO COMIENZA A DECLINAR Y DEJA PASO AL OTOÑO. Dicho con otras palabras, EL TEXTO TRATA SOBRE LA MELANCÓLICA TRANSICIÓN DE UN ESTADO DE ÁNIMO QUE VA DE LA FELICIDAD ESTIVAL AL PRESENTIMIENTO DE LA LLEGADA DEL OTOÑO.


ESQUEMA O JERARQUIZACIÓN DE IDEAS.
Igual que las anteriores, esta es una operación de síntesis. Con ella se pretende que las ideas sean trasladadas a un sistema no lineal, de manera que aparezcan ordenadas según las dependencias que se establecen entre unas y otras. Así, pues, el esquema no es más que el paso de un procedimiento semiótico a otro


  1. ANUNCIO Y RECUERDO DEL VERANO.

    1. Breve historia del júbilo de la llegada.

      1. Los campos llenos de espigas.

      2. El corazón del hombre lleno de alegría.

      3. La luz inunda los días.

  2. ALUSIÓN A LA PRÓXIMA LLEGADA DEL OTOÑO.

    1. Sensación de la brevedad de su permanencia.

    2. El alejamiento a través de los campos.

      1. Acortamiento de los días.

      2. Proximidad del otoño: fugacidad de la dicha.

RELACIONES LÉXICO-SEMÁNTICAS DE LAS EXPRESIONES QUE SE REFIEREN AL VOCABLO ‘VERANO’.
Antes de hacer una propuesta de relaciones, hay que recordar a los alumnos algo tan elemental como que el campo semántico pertenece a la lengua, es decir, al sistema, mientras que el campo isotópico pertenece al texto o, lo que es lo mismo, al mundo de asociaciones que se fragua en el alma, en la sensibilidad, en las percepciones del autor de dicho texto (llegado el caso, diríamos que también en el que se forja en la percepción del lector). Por eso, es posible que palabras muy poco afines en el sistema formen parte del caudal de vocablos y expresiones que comparten significación en el léxico particular de un autor o de un poema. Para ver claramente esta idea, observemos que, en realidad, al campo semántico del verano no pertenece propiamente ningún vocablo del texto, ni siquiera aquellos que se asocian de manera instintiva a su contenido conceptual. Así, ‘espigas’, ‘frutos’, ‘luz’, etc. no son asociables en el sistema al verano, sino que, en todo caso, aparecen en el poema como atribuido a aquel mediante una laxa interpretación connotativa o, si se quiere, mediante una relación de progresión tema – rema (a la idea de verano le sigue la idea de la presencia de ‘espigas’, ‘frutos’ y ‘luz’); dichos vocablos no son más que una serie de hipónimos contextuales del estío que establecen una relación de cohiponimia entre ellos. Así, pues, la nómina de términos analizables desde este nuestro punto de vista es la siguiente:

  1. Por progresión temática relativa a la finalización del verano: se acaba (en dos ocasiones, v. 1 y v. 15). Relación de identidad formal y conceptual. La forma verbal se localiza en el proceso temporal del poema entre dos expresiones antónimas: llegó y se marcha.

  2. Brevedad del verano: [parece que fue] ayer, breve [en extremo], menguando [los días], fugaz. Los vocablos de este grupo presentan cierta sinonimia contextual entre ellos. Entre ‘breve’ y ‘fugaz’, la sinonimia es absoluta.

  3. Alegría, abundancia del verano: jubiloso, se colmaban de espigas y de frutos, prodigiosa estancia, dicha. La relación predominante entre las palabras de este grupo y el verano es de progresión remática (se colmaban, espigas, frutos), además de correspondencia metafórica en cuanto a su significación. La palabra ‘dicha’ es, en el caso de nuestro autor, una isotopía metafórica subyacente a lo largo de toda la obra. Para Sánchez Rosillo el verano es la etapa de la ‘dicha’. Y el espacio en que se ubica, es un locus amoenus añorado.

  4. Luminosidad intensa del verano: luz, intensidad, [inmensas las] mañanas, las tardes [no terminaban nunca], fulgurante. Las mañanas y las tardes sostienen una relación de progresión tema – rema con el verano. También intensidad con respecto a luz. Los restantes vocablos son sinónimos contextuales. Aparece entre ellos una relación de antonimia entre mañanas y tardes. También son antónimas la expresión ‘no terminaban nunca’ con respecto a ‘breve’ y ‘fugaz’ del bloque segundo.

  5. Suntuosidad del verano: carro de oro (v. 3 y 19), invicto. Ambas expresiones proceden de la nomenclatura épica, tanto por la sonoridad de sus significantes cuanto por el brillo y la solemnidad de la imagen, propia del más rubeniano modernismo. Uno y otro son dos términos metafóricos.

Los vocablos del primer grupo (en realidad es una única expresión repetida) son el tema de la nueva información o rema que forman los del segundo grupo. Quienes conocen los aspectos temáticos más importantes de Sánchez Rosillo saben que el verano (infancia) es breve, pero jubilosa; por eso, los términos que integran el grupo segundo tienen una relación de consecuencia contextual (casi de sinonimia) con los del grupo tercero. La relación entre el júbilo y la luminosidad del grupo cuarto es sinestésica: de la alegría a la visión de la luz y del fulgor. El conjunto de sensaciones positivas del poema queda, sin embargo, amortiguado en los dos últimos versos, en los que el otoño aparece como antónimo sentimental y extenso del verano (el invierno es, si acaso, el antónimo natural dentro del sistema, no dentro de la percepción del poeta). El otoño habla, dice (prosopografía o personificación) lo que decían los vocablos del grupo segundo con relación a los del tercero: que el verano, es decir, la dicha es muy fugaz.

ESQUEMA DEL CAMPO ISOTÓPICO


PRINCIPIO DEL VERANO FIN DEL VERANO

DECLARACIÓN: ‘se acaba’

Llegó’ relación por antonimia se marcha


BREVEDAD ALEGRÍA LUMINOSIDAD SUNTUOSIDAD

CERCANÍA


Tema – rema atribuciones metafóricas

(connotación)

Ayer


Breve

Menguado

Fugaz

Jubiloso

Prodigiosa - estancia

Dicha

Se colmaban

Espigas

Frutos




Mañanas

Tardes


Luz

Intensidad

Fulgurante

Carro de oro

Invicto

Tema - rema



CUESTIONES ELEMENTALES DE NIVEL MORFOSINTÁCTICO EN UN FRAGMENTO PROPUESTO PARA EL ANÁLISIS (VERSOS 16 A FINAL).

Y nos parece ahora: proposición principal.

que fue breve en extremo su prodigiosa estancia entre nosotros: proposición subordinada sustantiva de sujeto de la principal.

Mirad: proposición principal del segundo período oracional, yuxtapuesto al anterior.

cómo se marcha: subordinada sustantiva de complemento directo;

invicto, fulgurante, se aleja por los campos en su carro de oro: yuxtaposición catafórica con matiz explicativo. Como oración simple, se trata de una intransitiva, cuyo sujeto es el verano, que está en el primer verso. Los adjetivos ‘invicto, fulgurante’ funcionan como complementos predicativos.

Los días, poco a poco, van menguando: oración simple, intransitiva. El núcleo del predicado es una perífrasis verbal de gerundio, acción en desarrollo (aspecto imperfectivo y valor durativo).

Y un indicio de otoño que hay en el aire dice: la proposición “y un indicio de otoño dice” es la principal de la siguiente. Indicio de otoño es el sintagma que actúa como antecedente del relativo “que”, relator de la proposición subordinada (inordinada) adjetiva de relativo “que hay en el aire”


que es muy fugaz la dicha: proposición subordinada (inordinada) sustantiva de complemento directo. Como simple, es una atributiva.

1 Lo tratado en este comentario es una sencilla guía incompleta de carácter subjetivo, susceptible de variadas y completas interpretaciones. Por tanto, sus contenidos pueden y deben ser ampliados sin miramiento alguno. Para su redacción nos hemos impuesto la obligación de no dedicar más tiempo que el que podríamos dedicar a la preparación de una clase.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal