El sistema de la memoria



Descargar 33,31 Kb.
Fecha de conversión14.05.2017
Tamaño33,31 Kb.

EL SISTEMA DE LA MEMORIA


Para comprender cómo aprendemos, es necesario saber cómo funciona nuestro sistema de memoria. La memoria es la capacidad que tenemos los seres humanos para registrar, retener y recuperar información. Es decir, la información que recibimos, tenemos que guardarla en alguna parte ya que si no la almacenamos adecuadamente, no nos será posible recordarla posteriormente cuando la necesitemos.

La memoria involucra algunos procesos que nos permiten registrar (codificación), retener (almacenamiento) y evocar (recuperación) la información.

La codificación es el proceso mediante el cual registramos inicialmente la información, de manera tal que nuestro sistema de memoria la pueda utilizar. Otro de los procesos del sistema de memoria es el almacenamiento. Este proceso consiste en guardar la información en la memoria y conservarla hasta que la necesitemos. El último proceso es la recuperación. Este proceso nos permite localizar la información que tenemos almacenada en la memoria cuando queremos utilizarla.

ESTRUCTURAS DE LA MEMORIA

Aunque los procesos de codificación, almacenamiento y recuperación son necesarios para que la memoria funcione, no describen qué es lo que pasa con la información desde que llega a nuestros sentidos hasta que la guardamos en nuestro almacén. Algunos investigadores, que se han dedicado a estudiar el sistema de la memoria, sugieren que esta información pasa por diferentes niveles de procesamiento



EL MODELO DE ATKINSON Y SHIFFRIN

Este modelo sugiere que la memoria está conformada por varios tipos de memoria o, más precisamente, por varios tipos de almacén. Estos son: la memoria sensorial (MS), la memoria a corto plazo (MCP) y la memoria a largo plazo (MLP).



Memoria sensorial (MS)

La memoria sensorial (MS) es el almacenamiento inicial y momentáneo de la información que nos llega a través de los sentidos (vista, oído, tacto, gusto, olfato), denominados registros sensoriales (RS).

Esta se divide en memoria icónica, que almacena la información que recibimos visualmente; la memoria ecoica, o almacenamiento de la información que recibimos a través del sentido del oído, así como también, memorias correspondientes a cada uno de los otros sentidos.

Memoria a corto plazo (MCP)

La memoria a corto plazo (MCP) es un tipo de memoria que almacena cantidades limitadas de información también por períodos breves. Si las unidades de información que se almacenan en este tipo de memoria no reciben un procesamiento cuando llegan a él, desaparecerán, aproximadamente, entre quince y veinticinco segundos. Un ejemplo simple puede ser un número de teléfono. También sólo podemos almacenar en ella cierta cantidad de información y no más. Estudios realizados (Miller, 1956) han encontrado que la capacidad de almacenamiento de este tipo de memoria es, de siete unidades de información.



Funciones de la memoria a corto plazo

Una de las funciones de la MCP consiste en comparar la información que recibimos con la que tenemos almacenada en la memoria a largo plazo (MLP). Otra función que este tipo de memoria realiza es combinar o integrar el material a ser aprendido con un cuerpo organizado de conocimiento que tenemos almacenado en la MLP. Una tercera función, la más conocida, es la función de ensayo o de práctica.

Para poder almacenar la información en la MLP es necesario practicar. La práctica tiene dos objetivos: mantener viva la información en la MCP y transferir la información al último almacén de la memoria que es la MLP.

La práctica elaborativa ocurre cuando la información es organizada de alguna manera con el fin de hacerla significativa, ya sea relacionándola con otra información u organizándola de forma tal que sea más fácil almacenarla y, en consecuencia, recuperarla.



Importancia de la memoria a corto plazo

La MCP, en su papel de memoria de trabajo, recibe material evocado de la MLP, lo compara con las nuevas unidades de información, lo reconoce y lo combina o lo integra con el material recibido para poder así formar nuevas entidades de aprendizaje, las cuales pueden ser diferentes organizaciones del conocimiento, procedimientos, estrategias para resolver problemas, etc.

La limitación de nuestra MPC puede ser superada si ensayamos o practicamos la información de manera significativa ya sea relacionándola con otra información u organizándola.

Memoria a largo plazo (MLP)

. La MLP es ilimitada es decir, la cantidad de unidades o grupos de información que podemos almacenar. En la MLP tenemos almacenados los conceptos y las asociaciones o relaciones que existen entre ellos. Los conceptos en la MLP parecen estar organizados en la forma de proposiciones por ejemplo, “el canario es un ave. Se ha propuesto que las redes de conceptos que tenemos almacenadas en la MLP están organizadas, jerárquicamente, en categorías.

La MLP se divide en: La memoria episódica que se utiliza para almacenar los eventos de nuestra vida como personas, lo que hemos hecho y las experiencias que hemos tenido, relacionándolas con lugares y tiempos determinados; y La memoria semántica, por su parte, almacena los conocimientos generales que tenemos acerca del mundo.

Las imágenes

Una variedad importante del contenido de la MLP lo constituye la imagen. Diversos estudios señalan que los seres humanos poseemos imágenes internas de objetos y eventos percibidos. Hallazgos reportados en la literatura indican que el añadir imágenes a las proposiciones verbales almacenadas en la MLP, algunas veces, ayuda a la evocación de este material además puede ser de gran utilidad para ayudar a mejorar la retención de individuos que tienen baja habilidad verbal.

El conocimiento declarativo (conceptos, hechos y principios) y el conocimiento procedimental (procedimientos)

El conocimiento declarativo se refiere al conocimiento que tenemos acerca de las cosas del mundo que nos rodea y se cree que está representado en la memoria como una red interrelacionada de hechos en forma de proposiciones. El conocimiento procedimental es el conocimiento acerca de cómo ejecutar acciones



Los esquemas

El conocimiento almacenado en nuestra MLP ha sido concebido como una estructura denominada esquema. El esquema ha sido definido como un cuerpo abstracto de información organizada que representa lo que uno piensa acerca del mundo. Los esquemas contienen información acerca de situaciones experimentadas con cierta frecuencia que utilizamos para interpretar nuevas situaciones. Los esquemas los vamos formando o desarrollando a partir de nuestras experiencias y por acumulación de información.

Los esquemas relevantes nos ayudan a comprender y a recordar textos, proveen las bases y las estructuras para la comprensión y permiten predecir y clasificar nuevas experiencias, en síntesis, son fundamentales para la comprensión y el aprendizaje.

Las habilidades cognoscitivas

Las concepciones actuales sobre la memoria y el aprendizaje suponen que las personas aprenden habilidades; se ha planteado que los seres humanos no aprendemos respuestas sino la habilidad para producirlas, no adquirimos ejecuciones sino la habilidad para demostrar ciertas clases de ejecuciones.

Las habilidades humanas constituyen los resultados del aprendizaje y, además, del conocimiento declarativo (información verbal) y el conocimiento procedimental (destrezas intelectuales) como contenidos de nuestra MLP, existen también otros contenidos como son las habilidades, las estrategias cognoscitivas, las destrezas motoras y las actitudes

Implicaciones de la memoria a largo plazo para el aprendizaje

Cualquiera que sea la forma que el material aprendido adquiera en la MLP, éste se traduce en cinco categorías de habilidades: 1) conocimiento declarativo, 2) conocimiento procedimental, 3) estrategias cognoscitivas, 4) destrezas motoras y 5) actitudes

Algunos tipos de cambios avanzados en el material inicialmente adquirido, se refieren a la organización del conocimiento almacenado. Se señala que esta organización la llevamos a cabo mediante tres procesos: 1) acumulación, mediante el cual adquirimos nueva información 2) reestructuración, nos permite la creación de nuevos esquemas y 3) ajuste o afinamiento, nos permite la modificación gradual y el refinamiento de un esquema como resultado de su utilización en diferentes situaciones.

NIVELES DE PROCESAMIENTO: UNA CONCEPCION ALTERNATIVA AL SISTEMA DE MEMORIA

Esta propuesta, denominada teoría de los niveles de procesamiento, enfatiza el grado en el cual analizamos la información nueva y señala que la cantidad de procesamiento de la información que se produce cuando nos encontramos con ese material, es de vital importancia para determinar qué cantidad de información vamos a recordar.

El nivel superficial de procesamiento se orienta hacia el procesamiento de las características sensoriales y físicas de la información.

El nivel intermedio de procesamiento, atendemos principalmente a los rasgos de carácter fonológico.

El nivel de procesamiento profundo, denominado también procesamiento de rasgos semánticos, analizamos la palabra en función de su significado ubicándola en un contexto más amplio, pudiendo derivar asociaciones entre su significado y otros que tengamos almacenados.

Cabe resaltar en esta teoría que:



  • Lo importante es la cantidad de procesamiento que esta información recibe.

  • Los niveles de análisis más profundos permiten que dicha información sea más elaborada, más fuerte y más perdurable.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal