El sistema de comunicación más adecuado para la educación de los niños sordos y el tipo de escolarización más positivo



Descargar 318,65 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión07.02.2017
Tamaño318,65 Kb.
  1   2   3   4   5
DESARROLLO Y EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS SORDOS.
Las propias personas sordas han reclamado su papel en los estudios sobre ellos y han aportado reflexión sobre su propia experiencia.

Existen aún dos controversias históricas: el sistema de comunicación más adecuado para la educación de los niños sordos y el tipo de escolarización más positivo.


Tipo de sordera según la localización de la lesión.-

Una sordera o deficiencia auditiva es cualquier alteración producida tanto en el órgano de la audición como en la vía auditiva.



En función del lugar donde se halla la lesión se distinguen tres tipos:

  • Sordera conductiva o de transmisión: la zona lesionada se sitúa en el oído externo o el oído medio., lo que dificulta la transmisión de ondas hasta el oído interno. El trastorno suele ser debido a otitis, a malformaciones o a ausencia de pabellón auditivo. En el oído medio el trastorno suele ser debido a traumatismos que provocan la perforación del tímpano o a malformaciones genéticas. Las sorderas conductivas no son graves ni duraderas y pueden ser tratadas quirúrgicamente. Producen una alteración cuantitativa de la audición. No tienen graves consecuencias para la adquisición del lenguaje oral.

  • Sordera neurosensorial o de percepción: El área dañada se sitúa en el oído interno o en la vía auditiva hacia el cerebro (vía nerviosa). Puede ser de origen genético o producido por una intoxicación medicamentosa, por infecciones (meningitis) o por alteraciones vasculares y de los líquidos linfáticos del oído interno. Este tipo de sordera no sólo afecta a la cantidad de la audición sino también a la calidad de la misma. Esto significa que se oye menos y además lo que se oye suele estar distorsionado porque se pierde audición en determinadas bandas de frecuencia y no en otras. Suelen ser sorderas permanentes, pero en la actualidad se esta desarrollando la técnica del implante coclear, que es una técnica que abre enormes posibilidades en el universo de las personas sordas.


Los implantes cocleares.-


El implante coclear supone, por medio de una operación, la introducción en el oído interno de un dispositivo electrónico que transforma los sonidos en estimulación eléctrica que actúa sobre las aferencias del nervio colear. De esta forma las personas sordas reciben una sensación auditiva y, en el mejor de los casos y a través de un lento proceso de reeducación, consiguen discriminar el lenguaje.


  • Sordera mixta: Cuando las áreas dañadas son tanto el oído interno o la vía auditiva como el canal auditivo externo o medio, existe una sordera mixta. Su origen puede ser debido a una de las causas propias de la sordera neurosensorial o a una confluencia de causas propias de cada tipo de sordera. El tratamiento de las sorderas mixtas es el que se deriva de cada uno de los dos tipos que engloba, aunque podemos afirmas que la presencia de sordera neurosensorial exigirá un enfoque más educativo.



Etiología de la sordera.-


Hay dos grandes tipos de causas: Las de base hereditaria y las adquiridas, aunque aproximadamente un tercio de las personas sordas el origen de su sordera no ha podido ser diagnosticado con exactitud. En este caso se denomina de origen desconocido.

Clasificación de la pérdida auditiva.-




Pérdida ligera

De 20 a 40 dB


Perdida media

De 40 a 70 dB

Pérdida severa

De 70 a 90 dB

Pérdida profunda

Superior a 90 dB

La pérdida auditiva se evalúa por la intensidad de la misma en cada uno de sus oídos en diversas frecuencias. El grado de pérdida auditiva se clasifica en ligero, medio, severo y profundo. (véase cuadro anterior)

Correspondencias aproximadas de la intensidad del sonido:


20 dB

Habla en cuchicheo


40 dB

Habla suave

60dB

Conversación normal

80dB

Tráfico ruidoso

100 dB

Perforadora

120 dB

Reactor

Desde el punto de vista educativo se suele ralizar una clasificación más amplia, de acuerdo con las necesidades educativas de los alumnos: hipoacúsicos y sordos profundos.



Los niños hipoacúsicos tienen dificultades en la audición pero su grado de pérdida no les impide adquirir el lenguaje oral a través de la vía auditiva. Van a necesitar ayuda protésica auditiva y algún tipo de intervención logopédica.

Los sordos profundos van a tener dificultades para la adquisición del lenguaje incluso, incluso con los sistemas de amplificación, por lo que la visión se convierte en el principal vínculo con el mundo exterior y en el primer canal de comunicación.


Edad de comienzo de la sordera.-

La edad del niño cuando se produce la pérdida auditiva tiene una gran importancia en su desarrollo posterior. Se diferencian dos tiempos: antes de los tres años y después de esta edad. En el primer caso se llama sordera prelocutiva, es decir, antes que el niño haya consolidado el habla. En el segundo caso existe una sordera postlocutiva, posterior a la adquisición del habla.




TIPO DE SORDERA

EDAD

APRENDIZAJE ORAL

Prelocutiva

Antes de los 3 años


Lenguaje totalmente nuevo sin apenas experiencia con el sonido.

Postlocutiva

Después de los 3 años

Mantener el lenguaje adquirido, enriquecerlo y completarlo

Factores ambientales.-

Las diferencias que existen entre niños sordos no derivan únicamente de aspectos médicos asociados al tipo, grado y edad de la sordera. Existen experiencias comunicativas y educativas que pueden modificar sustancialmente el curso del desarrollo del niño. La actitud de los padres ante la sordera de su hijo va a tener una notable influencia. Hay padres que niegan la evidencia y tratan a su hijo como si fuera oyente. Otros desarrollan actitudes de sobreprotección. En una posición intermedia, más positiva, están los padres que aceptan las consecuencias de la sordera, crean un ambiente relajado de comunicación, y se plantan aprender y utilizar con su hijo el sistema de comunicación más enriquecedor.

Otro factor importante es si los padres son oyentes o no. Si no son oyentes se facilita la tarea pues son capaces de saber lo que el niño siente y establecen el sistema comunicativo más adecuado. Si los padres son oyentes la dificultad se agrava pues no comprenden las experiencias vividas por su hijo.

La posibilidad de recibir una atención educativa desde el momento en que se detecta la sordera es una garantía para el desarrollo satisfactorio del niño.


El desarrollo de los niños sordos. Desarrollo comunicativo y lingüístico y desarrollo cognitivo.-

El desarrollo comunicativo y lingüístico.-

Los procesos de socialización lingüística son distintos como distintos son los ambientes en los que se desarrollan los niños sordos. Los niños sordos cuyos padres son signantes (utilizan la lengua de signos) adquieren de forma espontánea la lengua de signos que se utiliza en el ambiente familiar. La relación es similar a la que se produce entre el niño oyente y el lenguaje oral hablando en su familia. En esta situación se halla al menos el 10 % de niños sordos cuyos padres también son sordos. Losa demás niños sordos tienen padres que de entrada no conocen la lengua de signos y utilizan la lengua oral, aunque se ven obligados a aprender algún sistema de comunicación signado al valorar las consecuencias positivas que puede tener para su hijo (en la mayoría de los casos la lengua de signos propia de la comunidad de personas sordas).



La comunicación temprana.-

Las diferencias entre los niños sordos y los oyentes comienzan a manifestarse desde los primeros meses de vida. Los lloros, balbuceos y arrullos de los primeros cuatro meses son iguales en unos y en otros, pero estas expresiones vocales empiezan a descender en los niños sordos con pérdidas auditivas severas y profundas a partir de los cuatro-seis meses. La ausencia de feedback auditivo de sus propias vocalizaciones contribuye decisivamente a esta desaparición. Mientras que los niños oyentes comienzan desde los primeros meses a desarrollar pautas de entonación adecuada al lenguaje oral que escuchan, a responder diferencialmente a estas entonaciones y a establecer la relación entre sonido y visión, los niños sordos no manifiestan de forma semejante estos comportamientos.


La adquisición de la lengua oral.-

El proceso de adquisición del lenguaje oral por los niños sordos profundos es muy diferente al de los niños oyentes a al de los propios sordos en relación con la lengua de signos, según se describirá posteriormente. Los niños sordos, especialmente si la sordera es profunda, se enfrentan a un difícil y complicado problema como es el de acceder a un lenguaje que no pueden oir. Su adquisición no es, por tanto, un proceso espontáneo y natural, vivido en situaciones habituales de comunicación e intercambio de información, sino que es un difícil aprendizaje que debe ser planificado de forma sistemática por los adultos. Las palabras se incorporan poco a poco al vocabulario del niño, convirtiéndose su adquisición en un objetivo en sí mismo, lejos de un contexto comunicativo interactivo.

La conclusión de todos los estudios que se han realizado al respecto es que la comunicación gestual no debe ser contemplada solamente como un añadido o un sustituto de la lengua oral, sino como un precursor o incluso un facilitador del desarrollo del lenguaje.
La adquisición de la lengua de signos.-

Numerosos estudios realizados sobre la adquisición de la lengua de signos han comprobado que su evolución es muy semejante a la que se produce en los niños oyentes en relación con la lengua oral. Esta similitud básica, sin embargo, no impide que se manifiesten determinadas diferencias debidas a su distinta modalidad de expresión, manual u oral. Estas profundas semejanzas encontradas entre la adquisición y el desarrollo de la lengua de signos y la lengua oral no debe obviar que cada una de estas lenguas tiene una modalidad propia de expresión, lo que provoca diferencias específicas entre ambas. Fernández Viader (1996) recoge un ejemplo que es representativo de las posibilidades de la lengua hablada, que se expresa de forma sucesiva, y de la lengua signada, que se expresa de forma más simultánea. Dos palabras no se pueden pronunciar al mismo tiempo. Sin embargo, algunos signos, equiparables a una frase, pueden expresarse de forma simultánea, integrándolos en una expresión signada más amplia en la que se utilizan ambas manos, o las manos y el movimiento de la cabeza.



El desarrollo cognitivo.-

El libro de Myklebust (1964) sobre la psicología del sordo recoge la tesis de que el desarrollo de la inteligencia de los sordos es diferente al de los oyentes. El dato principal en el que se basa es que su pensamiento está más vinculado a lo concreto y presenta más dificultades para la reflexión abstracta. Esta constatación no impide que en muchas pruebas de inteligencia, especialmente aquellas con menor contenido verbal, los resultados que obtienen los sordos sean similares a los de los oyentes. Por estas razones es posible desarrollar una psicología propia de las personas sordas. Esta diferencia procede de las limitaciones que tienen los sordos para acceder a la información, por lo que su atención se centra sobre todo en sus experiencias internas. La ausencia del sonido limita el acceso al lenguaje, lo que a su vez va a influir en el desarrollo del pensamiento abstracto y reflexivo.

Hans y Furth (1966, 1973) después de numerosos estudios obtuvo la conclusión de que la competencia cognitiva de los sordos es semejante a la de los oyentes. Los sordos atraviesan por los mismos procesos de desarrollo aunque de una manera un poco más lenta debido a las “deficiencias experienciales” que el sordo vive.
La inteligencia sensoriomotora y el desarrollo del juego simbólico.-

Las escasas investigaciones realizadas (Marchesi y col. 1994, 1995), han comprobado que el desarrollo sensoriomotor de los niños sordos es semejante al de los oyentes.

Destacar la importancia del lenguaje en los juegos más sociales como son los juegos de roles.
Pensamiento lógico concreto e hipotético deductivo.-

Losa niños sordos presentan una evolución similar a la de los niños oyentes aunque con un retraso entre dos y cuatro años, en función del nivel de abstracción requerido para alcanzar el concepto estudiado.

El pensamiento hipotético-deductivo es el que caracteriza la etapa de las operaciones formales. Piaget ha reconocido la importancia del lenguaje para alcanzar este nivel intelectual, por lo que cabe esperar que los niños sordos con mayor retraso lingüístico tengan más dificultades para dominar este tipo de pensamiento. Los estudios realizados ponen de manifiesto estas dificultades, aunque existen diversas interpretaciones. Se cree que la causa del problema se debe al tipo de enseñanza que reciben los sordos, demasiado concreta y literal, el factor de las limitaciones para el pensamiento abstracto que manifiestan los sordos (Woods et al., 1986).
Conocimiento e información.-

La adquisición de conocimientos está muy relacionada con la capacidad de recibir información y elaborarla adecuadamente. No es extraño por tanto, que los sordos tengan mucho más restringido sus conocimientos de realidad.

La investigación realizada por Esteban Torres (1986) sobre el recuerdo de cuentos y narraciones en niños sordos pone de manifiesto estas limitaciones. Los niños sordos de cuatro a seis años con pobre nivel lingüístico presentan muchas más dificultades para recordar secuencias narrativas de la vida diaria que los niños oyentes y que otros niños sordos que han adquirido la lengua de signos.

La tesis doctoral realizada por Harris (1977) analizó el estilo cognitivo reflexivo o impulsivo de los niños sordos. Comprobó que aquellos niños que han adquirido la lengua de signos desde pequeños tienen una manera más reflexiva de enfrentarse a los problemas que aquellos otros niños sordos que solamente se han enfrentado con la lengua oral y que todavía no la han interiorizado suficientemente.


La evaluación de los niños sordos.-

Debe abarcar dos ámbitos claramente diferenciados, aunque interrelacionados, que son competencia de distintos profesionales: la medición de la audición y la evaluación psicopedagógica.


La medición de la audición.-

Las dos pruebas más utilizadas, la primera con bebés y la segunda con niños mayores de tres años, son los potenciales evocados y la audiometría tonal.




Los potenciales evocados.-

Es la prueba más utilizada y fiable con menores de tres años. Se basa en el envío de estímulos sonoros a las distintas estructuras de la vía auditiva. Las señales bioeléctricas que provocan estos estímulos son recogidas por unos electrodos y posteriormente se registran y analizan por un ordenador.

Los potenciales de latencia corta o de tronco cerebral son los más utilizados con niños y permiten el diagnóstico auditivo en tonos medios y agudos (1000 a 4000 Hz), así como la situación de algunas lesiones auditivas mediante el estudio comparativo de las distintas ondas que se producen.

La audiometría tonal.-

Es una de las pruebas más características y se puede empezar a utilizar con niños mayores de tres años, ya que deben ser entrenados para escuchar el sonido y dar una respuesta. Se emplea un audímetro que es un aparato que emite distintos sonidos con distintas frecuencias e intensidades. Los resultados obtenidos se expresan en un audiograma, que recoge la intensidad de la pérdida auditiva del niño en cada uno de sus oídos en función de diversas frecuencias.

Una vez conocidas las características de la pérdida auditiva del niño por medio de una audiometría basada en la transmisión de un estímulo sonoro a través del aire, es conveniente completarla con una audiometría de transmisión ósea con el fin de diagnosticar el tipo de sordera. En este caso la señal se transmite por un pequeño vibrador que se coloca sobre el hueso mastoides detrás del oído. De esta forma podemos determinar si la sordera es conductiva o neurosensorial.



La evaluación psicopedagógica.-

La evaluación psicopedagógica debe obtener información sobre las características del entorno familiar del niño, sus posibilidades de aprendizaje y las condiciones educativas con el fin de colaborar para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea lo más efectivo posible. La finalidad de la evaluación es obtener datos, seleccionar los más significativo, completarlos a partir de la observación o de otros medios complementarlos e interpretarlos para señalar la respuesta educativa más adecuada.

La evaluación del alumno no se dirige exclusivamente hacia sus capacidades ni se realiza en un momento específico. Es más bien una relación interactiva y continuada entre el evaluador, la familia, el niño y los profesores para conocer el origen de las necesidades educativas del niño y establecer conjuntamente el modo y estilo comunicativo, así como las experiencias de aprendizaje que sean más enriquecedoras para el niño. La evaluación debe orientarse a tres ámbitos específicos: la familia, el niño y la escuela.


El contexto familiar.-

Lo que sucede en el ámbito familiar tiene gran importancia en el desarrollo y aprendizaje de cualquier alumno. Las relaciones familiares, el clima social y emocional, el seguimiento de los progresos del niño, y las expectativas hacia él son factores que tienen gran influencia en la evolución de los niños. En el caso de los niños sordos, además de aquellos, hay un aspecto del entorno familiar que tiene una especial relevancia: el tipo de comunicación que se utiliza en el hogar.

La forma y el estilo de comunicación que utilizan los padres con el niño sordo tiene una gran importancia para su desarrollo y aprendizaje, como ya hemos señalado. Si los padres también son sordos, existirá un mayor conocimiento de las consecuencias de la sordera, y una habitual comunicación con la lengua de signos, lo que facilitará las relaciones familiares. Si los padres son oyentes, necesitarán más información sobre el mundo del sordo y sobre el modo de comunicación más adecuado para su hijo. De cualquier forma debe haber estrecha coordinación entre el modo de comunicación que se utiliza en el colegio y el que se utiliza en la familia.
Las capacidades del niño.-

El conocimiento de las capacidades comunicativa, cognitiva y social del niño, así como sus posibilidades de aprendizaje, son un objetivo imprescindible para hacer una evaluación psicopedagógica.

Debemos conocer las capacidades a nivel comunicativo-lingüístico. Su objetivo es conocer el nivel fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático que ha alcanzado el niño en su comunicación oral y, si utiliza otra modalidad comunicativa, en la lengua de signos. La estrategia más adecuada suele ser la observación en situaciones de interacción, si el niño es pequeño o tiene una pérdida auditiva profunda. La colaboración con padres y profesores, es imprescindible para hacer la evaluación completa.

La evaluación del desarrollo cognitivo es otra dimensión importante para tenerse en cuenta. Entre dos y seis años, la observación del juego simbólico, es el instrumento más rico para conocer su evolución. Para ello es preciso facilitar al niño diferentes juguetes y materiales que permitan analizar este factor. A partir del juego que realiza en compañía de sus padres o de otros niños se puede también analizar su nivel y estilo comunicativo.

El análisis de las habilidades sociales del niño es una dimensión que debe tenerse en cuenta, ya que los niños sordos suelen tener dificultades en su relación con las personas oyentes. El instrumento principal para analizar este comportamiento es la observación y la información que proporcionan los padres.

Finalmente es preciso conocer la competencia del niño en las distintas áreas curriculares a lo largo de su proceso de aprendizaje. Es una información que proporciona el profesor y que debe servir para conocer las dificultades que encuentra el niño, así como los apoyos y adaptaciones curriculares que necesita.


El contexto escolar.-

Hay que valorar el tipo de comunicación que se establece con el profesor y con los compañeros. Considerar si favorece los intercambios comunicativos y si permite que el niño acceda a los aprendizajes escolares

Hay que evaluar también el ritmo de aprendizaje del niño sordo y comprobar los cambios que se deben realizar en los distintos componentes del currículo para adaptarlos a las posibilidades del niño.

También hay que observar la influencia de de otros factores, como la luminosidad, la acústica del aula o la ubicación del alumno en relación con el profesor, la pizarra o cualquier otra fuente de información.


El proceso de enseñanza.-

Las decisiones más importantes que se han de tomar a lo largo del proceso de enseñanza son: los sistemas de comunicación, las adaptaciones curriculares y el tipo de escolarización.


Los sistemas de comunicación.-

En los países del Sur de Europa, existe la tradición que defiende el valor de la comunicación oral en la educación de los niños sordos. La lengua de signos como un conjunto de gestos icónicos y poco estructurados, y el miedo a que su utilización interfiera en el aprendizaje de la lengua oral ha conducido a rechazar la incorporación de sistemas manuales de comunicación en las escuelas para sordos.

Esto se cuestiona desde diferentes perspectivas. Se ha comprobado que los métodos exclusivamente orales no ha conseguido que los alumnos sordos alcancen niveles satisfactorios en lectura labial, expresión oral o lectura de textos escritos. En segundo lugar, los estudios sobre la lengua de signos han establecido su valor lingüístico y su capacidad para expresar no solo la realidad concreta sino también el mundo poético o abstracto. En tercer lugar, los estudios sobre la adquisición temprana de la lengua de signos han comprobado su influencia positiva en la inteligencia, comprensión lingüística, vocabulario y lectura labial, no encontrándose diferencias con otros niños sordos en lectura e inteligibilidad del habla.. Estos datos conducen a revisar los métodos exclusivamente orales. Se han incorporado nuevos sistemas visuales en la educación de los niños sordos: la palabra complementada y los sistemas de comunicación bimodal. Se ha recuperado la utilización de la lengua de signos.
Palabra complementada o Cued-+Speech.-

Es un sistema elaborado por Cornett (1967). Su objetivo es permitir que el niño sordo aprenda el lenguaje por medio de la lectura del movimiento de los labios con la ayuda de señales suplementarias. Con este método no creamos una alternancia comunicativa, sino que facilitamos la comprensión del lenguaje oral por medio de señales manuales.

Este sistema se basa en la utilización de un conjunto de señales manuales cerca del rostro para que se vean de forma simultánea a la percepción del movimiento de los labios. La adaptación española de la palabra complementada de Santiago Torres (1988) utiliza ocho formas de la mano para las consonantes y tres posiciones para las vocales.

Este sistema no ayuda a la expresión comunicativa pero es una alternativa para la comunicación.


Sistemas de comunicación bimodal.-

Este sistema supone la utilización simultánea del habla y de los signos. Se estructura en torno a la lengua oral, que es la que establece el orden de la frase y la sintaxis. Se produce un único mensaje en dos modos de comunicación.

Las ventajas educativas de su utilización están en su mayor facilidad para el aprendizaje por parte de personas oyentes junto con su mayor ajuste al lenguaje oral. El inconveniente principal se sitúa en su artificialidad, ya que el modo signado no constituye una lengua.
Enfoque bilingüe.-

La comunicación bilingüe supone utilizar dos lengua con las personas sordas: la lengua de signos y la lengua oral. Este enfoque bilingüe puede tener puede tener dos alternativas: el bilingüismo sucesivo y el simultáneo, en el que ambas lenguas se emplean desde el comienzo en la comunicación del niño sordo.

Hay dos razones para la defensa del enfoque bilingüe: la primera que la lengua de signos es un sistema lingüístico estructurado, con coherencia interna y un sistema de reglas capaz de producir expresiones y significados. En segundo lugar, la presencia de una comunidad de personas sordas que utilizan la lengua de signos como lengua propia. Sus dificultades son de tipo practico: formación de padres y profesores.
Las adaptaciones del currículo.-

Hay algunas áreas, lengua oral, lengua extranjera y música, en las que deben realizarse importantes adaptaciones curriculares.

En el caso de lengua se han de tener en cuenta todas las cosas descritas anteriormente.

En el planteamiento de la lengua extranjera se debe estar en estrecha colaboración con el de la lengua propia. Se puede decir en general que hasta que el niño sordo no haya alcanzado un cierto dominio de su primer código lingüístico, no es aconsejable que inicie el aprendizaje de una segunda lengua. Los objetivos de esta área se han de centrar en hacer ver al alumno la existencia de otros sistemas orales distintos al suyo y que llegue a ser capaz de utilizar expresiones de uso habitual.

En cuanto al área de música, se debe mantener en el currículo pero con las adaptaciones necesarias. Loa elementos que han de tenerse más en cuenta se refieren al desarrollo de la expresión corporal, al ritmo y a las experiencias con distintos tipos de sonido y de instrumentos musicales a través de la estimulación vibrotáctil.

En todas las áreas se debe dar énfasis en los procedimientos de aprendizaje y no tanto en acumulación de información.

Es importante desarrollar el deseo de sabes, el interés por la búsqueda de información, el gusto por la lectura y la satisfacción por la resolución de un problema determinado. A estos objetivos debe adaptarse la metodología que se desarrolla en el aula. Cuatro principios han de tenerse en cuenta:


  • Favorecer la actividad propia de los alumnos.

  • Organizar actividades de aprendizaje en pequeños grupos.

  • Facilitar que los alumnos puedan realizar tareas distintas.

  • Utilizar métodos visuales de comunicación.


La polémica sobre la integración.-

Uno de los debates que todavía se mantienen en el campo de la educación de los niños sordos es el referido a su integración en las escuelas con sus compañeros oyentes. Esta posibilidad es considerada negativa por gran parte de sus maestros, por las asociaciones de personas sordas y por investigadores relevantes que han estudiado el desarrollo de los sordos. Las razones que aportan son las siguientes:



  • La integración margina la lengua de signos, que es necesaria para la comunicación de las personas sordas y para la construcción de su propia identidad.

  • Los profesores de los centros de oyentes no tienen preparación suficiente.

  • Los alumnos sordos tienen serias dificultades de comunicación oral, por lo que la integración social con sus compañeros puede no producirse aunque estén en la misma clase.

  • Los alumnos sordos no pueden seguir las informaciones transmitidas oralmente, lo que conduce a aumentar los problemas de aprendizaje.

Frente a estas razones, los defensores de las opciones integradoras subrayan otras ventajas que reducirían los inconvenientes anteriormente descritos:



  • Los alumnos sordos tienen mayores posibilidades de interacción con compañeros oyentes, lo que favorece la adquisición de esta lengua.

  • Las expectativas y los estímulos para el aprendizaje son mayores en los centros de integración.

  • La integración educativa prepara para la futura y necesaria integración de las personas sordas en la vida activa y laboral.

  • La integración debe hacerse en las condiciones adecuadas, pues de otra forma sería negativo. En estas condiciones hay que destacar la existencia de proyecto educativo y curricular del centro que tenga en cuenta la realidad de los alumnos sordos, profesores preparados, incorporación de varios alumnos sordos en cada aula y utilización de la comunicación visual.

Todos los estudios realizados sobre el progreso académico de los niños sordos, indican que su rendimiento académico es mejor en las escuelas integradoras que en los centros de educación especial. Por el contrario, las conclusiones principales que se obtienen en las investigaciones sobre el desarrollo emocional y la adaptación social indican mayores dificultades en los colegios de integración (Lynas, 1986).

Kyle (1993), después de revisar los estudios sobre los efectos de la integración, sostiene la necesidad de garantizar la accesibilidad a la información y la interacción interpersonal de los niños sordos. Solo las escuelas que aseguran estas condiciones pueden considerarse adecuadas para la educación de un niño sordo. Es necesario establecer los rasgos óptimos de los centros que escolarizan niños sordos. La escolarización se hará teniendo en cuenta cual de los colegios disponibles se acerca más al modelo ideal.

La integración de niños hipoacúsicos no plantea mayores dificultades. Es necesario que los profesores sean conscientes de sus dificultades, facilitándoles la comunicación, el acceso a la información y los apoyos necesarios. El problema más serio se refiere a los niños sordos profundos. En este caso es preciso mantener un objetivo básico: favorecer la comunicación y educar tanto para la integración en el mundo de los oyentes como en el mundo de los sordos. Se ha de incorporar para ello un doble sistema de comunicación, oral y visual y facilitar la integración entre sordos y oyentes. Este objetivo primordial puede adoptar diferentes modelos organizativos que han de incluir determinados rasgos específicos. Los más ventajosos son los siguientes:



  1. Colegio con aulas diferentes para sordos y para oyentes en cada uno de los cursos.- Lasa clases para sordos tienen profesores competentes en lengua de signos. Actividades conjuntas de aprendizaje entre sordos y oyentes de niveles similares en la mayoría de las áreas. Las actividades conjuntas se realizan para todos, para la mayoría o solo para algunos niños sordos. La flexibilidad organizativa es imprescindible.

  2. Colegio de integración preferente para niños sordos.- Los profesores aprenden lengua de signos. Profesores y adultos sordos colaboran en las actividades formativas. Hay varios niños sordos en cada clase. Se plantan relaciones con niños sordos de otros colegios.

  3. Colegio de educación especial para niños sordos.- La enseñanza es bilingüe. En ella colaboran también adultos sordos. Los niños sordos participan en actividades con niños oyentes de otros colegios.

Para cualquiera de las opciones es preciso respetar y reconocer la cultura de las personas sordas. Se basa en la lengua de signos y se mantiene a través de las asociaciones de las personas sordas. Debe ayudar a construir la identidad personal de los niños sordos y ser reconocida y valorada también por los compañeros oyentes. De esta forma será más sencill9o conseguir el objetivo de educar al niño sordo para vivir en una comunidad de personas sordas y en una comunidad de personas oyentes.


10 CONSEJOS

1. Haz que tus hijos te vean leyendo. Los padres son importantes modelos de adultos para sus hijos. Es fundamental que os vean leyendo, tanto al padre como a la madre, y disfrutando de la lectura. Lee el diario, lee libros que te gusten. Puede ser un placer para ti. Anímate a leer en medio de un lugar familiar, puede ser como un recreo, disfrútalo. Haz que tus hijos te vean escogiendo libros para ti. Encuentra tiempo para leer juntos.

Cómo y cuándo empezar...
- Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para empezar a leer con los hijos.
- Los niños disfrutan estando con sus padres, compartir un libro es compartir momentos juntos.
- Regala libros en los cumpleaños, y no sólo a los niños. Los libros son un buen regalo para el padre o la madre. Ver que un libro hace ilusión a los padres hace al niño desear la lectura.

2. Crea un ambiente de lectura. Lo primero es proporcionar un ambiente para que leer sea fácil. Crea un rincón agradable, bien iluminado, donde el niño pueda tener y acceder a sus libros espontáneamente. Debe sentirlo como su propia biblioteca. Sus "cosas" importantes han de estar cerca y desde allí saber dónde están sus padres. Este sitio puede ser "móvil". Los libros se pueden llevar a todas partes.

Cómo empezar...
- Hay libros para todas las edades. No hay edad para empezar a disfrutarlos.
- Para un niño pequeño un lugar agradable es un lugar en el que esté bien con su padre o su madre.
- Lleva siempre libros contigo, y lápiz y papel, por si hay que esperar en algún sitio. En la consulta del médico, en el ómnibus se pueden leer libros, hacer preguntas, jugar, enseñar a mirar.
- En el coche: siempre deber haber libros para leer en el coche. De vez en cuando, cámbialos pero está bien que pasen una buena temporada en los bolsillos de los asientos o en algún lugar a mano. Los niños sordos que a menudo tienen que recorrer distancias largas en coche, no hace falta decirles que lean o miren los libros, se acostumbran por sí solos a agarrarlos y a mirarlos espontáneamente.

3. Lean juntos un cuento cada noche. Un cuento es una arma muy poderosa en la comunicación. Desde tiempos antíquisimos los humanos hemos sentido la necesidad de narrar historias y cuentos. Siempre han servido para que los niños disfruten pero también para transmitir conocimientos y pautas de comportamiento. Todos los niños necesitan cuentos.

Cómo y cuándo empezar...
- Puedes empezar en cualquier momento, aunque tu hijo aún sea un bebé.
- Si no lo has hecho hasta ahora, no tengas ningún miedo de empezar. Leer un cuento juntos se puede hacer por primera vez a cualquier edad.
- Elige un cuento con muchos dibujos. Cuando sea pequeño, el cuento deber ser corto, de modo que se pueda contar desde el principio al final en una misma noche.
- Utiliza todos las señas que sepas para leer el cuento. Haz "teatro" y señala sobre los dibujos lo que no sepas explicar. Verás que fácil es captar la atención de tu hijo o hija.
- A medida que tú aprendas señas verás cómo mejoras leyendo los cuentos.
- Cuando sea mayorcito, lee tú el libro la primera vez y luego haz que lo repita. Leer significa leer en señas, tanto tú como tu hijo.
- Puedes pedirle que te diga lo que comprende de un párrafo nuevo y luego tú lees una página entera.
- Es muy importante que entiendan que en los libros hay historias que les pueden gustar.
- Lee tú, si tu hijo está cansado, aunque ya sepa leer; no es perder el tiempo.
- Practica en clase de lengua de señas cómo explicar un cuento.

Otras ideas: Cuando un niño sordo le viene una "rabieta", la voz no nos sirve para tranquilizarle. Incluso, suele girar la cara para no mirar al adulto. Explicarle en señas un cuento que ya conoce suele ser irresistible. Colócate en su ángulo de visión y aunque no te mire explica, explica, explica... cuando mire un momento para controlar la situación, verás como no puede resistirse a la historia que le cuentas y, poco a poco, se irá calmando.

4. Usa la dactilología desde muy pequeño. La dactilología es un alfabeto manual y da nombre a las letras con las manos.

Ventajas:
- No conocemos a nadie que ante un alfabeto dactilológico no haya intentado repetirlo. Ni siquiera los niños de dos años.
- Es muy fácil de aprender para los padres.
- Es un complemento de la lengua oral y de la lengua de señas.
- A los niños oyentes les encanta aprenderla.
- Es un modo de hacer participar a la familia y los amigos.

Cómo empezar:
- Consigue un alfabeto dactilológico
- encontrarás uno en este Portal
- y practica con tranquilidad la configuración de las manos para cada letra. Más adelante le puedes pedir a una persona sorda que te corrija.
- Hacia los dos años ya puedes enseñar poco a poco las letras a tu hijo/a sordo, junto con tus hijos oyentes.
- Compra letras grandes de plástico, mejor si son magnéticas, y déjalas al alcance de tus hijos.
- Puedes empezar con la M y la A y hacer MAMA, por ejemplo, tanto con las letras de plástico como con las manos. Después con PAPA y con su nombre. No hace falta correr mucho más. Después vendrán los colores...Verás que el movimiento de las manos tiene un ritmo y que al cabo de un tiempo el niño reconocerá el deletreo de estas palabras como si las supera leer.
- Aprovecha las salidas a la calle para jugar a adivinar letras con tus hijos. Utiliza para deletrear, marcas comerciales que tus hijos ven a menudo como Coca-Cola, Adidas, Nike, etc. Puedes organizar "campeonatos" de adivinar letras y palabras.

Más adelante:
- Cuando no sepas una seña, utiliza el deletreo con las manos a la vez que señalas el objeto, aunque tu hijo no entienda lo que dices. Poco a poco se irá acostumbrando al movimiento de las manos y las letras. - No te apures. El reconocimiento de las formas de las letras será una ventaja a la hora de empezar la lectura.
- Hacia los 7 años tu hijo/a sordo y también tus hijos oyentes que han participado del juego desde pequeños, "leerán" la dactilología mucho más deprisa que tú. Es fácil que no puedas leer sus palabras en dactilología a menos que deletreen especialmente despacio para ti.
- Usa la dactilología siempre que no sepas una seña, y siempre que aparezca un concepto nuevo, aunque luego des explicaciones.
- Cuando empiezan la lectura en el colegio, la dactilología es una herramienta muy útil para memorizar palabras.
- Observa y disfruta de la "música" que tienen las palabras deletreadas con las manos. Curiosidades:
- Los primeros alfabetos dactilológicos aparecieron en los conventos de monjes en España en el siglo XIV. Pero el primero que se conoce destinado a la educación de los sordos es el de Juan Pablo Bonet editado en 1620.
- Goya -famoso pintor - que se quedó sordo ya adulto, pintó un alfabeto dactilológico que fue descubierto en una colección particular hace pocos años.
- La lengua de señas americana utiliza muchísimo la dactilología en la conversación habitual en lengua de signos. Las personas sordas norteamericanas hacen hincapié en utilizar la dactilología con el niño sordo desde el primer momento, aunque sea un bebé.

5. Iniciar un calendario, luego un diario. Es un ejercicio que ya hacen en el colegio y que es fácil de repetir en casa.

Cómo y cuándo empezar...
- Se puede empezar hacia los tres años, aunque los niños a esa edad todavía no tengan una completa comprensión del tiempo.
- Busca un calendario en el que haya un espacio para escribir.
- Señálale en el calendario el día de la semana. Poco a poco introduce el nombre y número del día y nombre del mes.
- Anota hechos futuros que sean importantes, al principio con una sola palabra. Por ejemplo, si el domingo está previsto ir al zoológico, anota "ZOO" ese día. Cuando hables de lo que harán ese domingo muéstralo en calendario.
- A medida que tu hijo o hija se acostumbre a usarlo aumenta las palabras: "Fiesta de cumpleaños de Ana", por ejemplo.
- Cuando empiece a escribir anímale a que sea él/ella quien anote las palabras que conoce. A partir de los 7 años, el diario...
- Compra una libreta especial, sólida y bonita para iniciar un diario y regálasela a tu hijo/a explicando para qué sirve.
- Haz lo mismo con tus hijos oyentes.
- Aprovecha para empezar un período agradable, como las vacaciones.
- Enséñale a escribir el día y comienza con alguna actividad atractiva.
- Al principio es suficiente con un dibujo o con pegar la entrada del cine o una foto. Poco a poco, anímale a escribir alguna palabra que explique la actividad que ha hecho.
- No quieras correr. Verás que con el paso de los días, o de las semanas, cada vez hay más texto y menos dibujos.
- Es útil escribir frases repetidas. Por ejemplo, empezar siempre con "Hoy hemos ido a..."
- Durante los primeros años puedes ayudar a tu hijo a escribir las frases, pero pídele que primero intente expresarse sólo. Hay que felicitarle y valorar el intento de redactar sólo aunque al principio la frase parezca incomprensible.
- No hay que destacar los errores ni mucho menos reñir por ellos. Se puede sugerir "Lo entiendo bien pero, ¿qué te parece si lo ponemos así, que en castellano se entiende mejor?".
- Es conveniente que la familia lea el diario y lo celebre y que tus hijos puedan enseñarlo y comparar con otros niños.
- Si nos saltamos un día o varios no pasa nada, pero es importante procurarlo de manera regular en verano y en épocas de vacaciones.
- Aunque sea mayorcito y vaya escribiendo más y más, siempre les gusta hacer dibujos o pegar las entradas o folletos de los sitios que han visitado.
- Al cabo del tiempo sirve para recordar y releer lo que se ha hecho. Además les sirve para valorar sus progresos.

Más comentarios:
- La costumbre de escribir un diario personal, es muy buena para familiarizarse con la escritura.
- La libretas especiales para diarios que los niños llegan a querer como un objeto que los niños llegan a querer como un objeto muy personal. Los hay con tapas duras y en relieve, con dibujos de sus héroes favoritos, con gomas o con un cierre con llave, en colores. Es muy recomendable que las hojas de papel sean pautadas, con rayas horizontales muy separadas.
- Hacia los 12 o 13 años quieren hacer un diario privado y hay que animarles a ello y respetar escrupulosamente la privacidad. Pero vale la pena insistir en que mantengan uno, aunque sea corto, como registro de actividades y que lo puedan leer los padres.

Curiosidades:
- En algunos países, como Inglaterra, la costumbre de escribir diarios es casi general. Muchos niños y adultos escriben uno.

6.Disfruten de la biblioteca. De las tiendas de libros. Las bibliotecas infantiles son sitios muy agradables para los niños. Allí encuentran a otros niños de su edad y, en general, el ambiente es tranquilo. Parece como si a los niños se les contagiara el interés por los libros y, además, quisieran comportarse como los demás.
- Hay libros para todas las edades, los de niños pequeños son muy atractivos, tienen muchos dibujos y a menudo son casi un juguete.
- En la biblioteca suele haber un espacio en el que los niños más pequeños pueden sentarse en el suelo o en mesitas especiales para ellos y mirar varios libros a la vez.
- Cualquier edad es buena para ir por primera vez a una biblioteca.

Cómo empezar...
- Busca la biblioteca pública de tu barrio y visita la parte infantil.
- Acompaña a tus hijos y guíales la primera vez. El niño/a se siente cohibido al entrar en un ambiente de silencio pero enseguida aprende lo que puede y no puede hacer: puede ir a tomar los libros que quiera, pero no puede gritar. La segunda vez ya querrá estar solo mirando libros.
- Hazle socio de la biblioteca. Le gustará tener un carnet con su fotografía y comprobar que puede llevarse los libros a casa por unos días.
- Tener un libro de la biblioteca en casa significa cuidarlo especialmente, recordar qué día se debe devolver, pensar que otros niños lo han leído o lo leerán.
- Si la biblioteca está cerca de casa le será útil más adelante para ir a estudiar.
- Si existe un CyberCafé cerca acompáñalo. Habitúalo a ir para motivarlo en la búsqueda de información por Internet.

7. Jueguen con letras, palabras y mensajes. Leer juntos también es jugar. Al principio se trata sólo de reconocer palabras, en todo tipo de juegos, desde el "ahorcado" hasta sofisticados juegos de ordenador. Aunque reconocer palabras no es leer, dominar un vocabulario amplio y tener estrategias para memorizar palabras facilita la lectura.
- Lleva siempre lápiz y papel para escribir palabras y jugar con ellas. Para inventar sopas de letras. Para dibujar. En cualquier sitio, en un restaurante, en el autobús. Las palabras que se escriben se memorizan mejor.

Cómo empezar...
- Inventa sopas de letras con las palabras que conoce y añade alguna nueva. Empieza, por ejemplo, con animales o colores. Al principio no pongas más de cinco o seis palabras y pon una lista al lado que se debe ir tachando a medida que se encuentra la palabra.
- Para jugar al "ahorcado" tiene que haber jugado previamente a otro juego similar o, en su defecto, a algún juego de mesa. Tienen que saber esperar su turno y haber perdido alguna vez. Los juegos de palabras pueden adaptarse al nivel del niño.
- Mensajes. Enseña a tus hijos a dejar mensajes. Los papelitos adhesivos ("Post-it") sin fantásticos para esto. Entre hermanos los mensajes más motivadores son los de prohibir al otro hermano entrar en la habitación o tomar algún juguete.
- Escriban juntos la lista de compras o los ingredientes de una receta de cocina que vayan a preparar juntos.

8. Utiliza los subtítulos en la tele, en el cine, en los videos. Aunque nos los entienda. Actualmente, los subtítulos en la televisión, en el cine y cada vez más en los vídeos, son imprescindibles en la vida de las personas sordas. En Uruguay todavía falta mucho pero esperamos que la lucha por lograr los subtitulados en la televisión den sus frutos. Los subtítulos en los programas infantiles son la gran asignatura pendiente por la que los padres tenemos que luchar.

Cómo empezar...
- Procura que la mayor parte del tiempo que tus hijos vean la tele o películas en vídeo sea con subtítulos. Si son muy pequeños y no entienden, explícales que los subtítulos son para cuando sepa leer.
- Aunque sea un esfuerzo para ti, procura explicar lo que ven hasta que ellos puedan leer de forma fluida. Házlo sólo si te sientes capaz, sobre todo en los programas y películas más atractivos. Verás que, junto con tu interpretación, poco a poco van cazando palabras y frases.
- Los niños tienden a querer ver una película muchas veces. Si la primera vez la has explicado o traducido podrán entender mejor el texto.

9. Compartan el periódico. A las personas oyentes mucha información nos llega de "oídas", sin apenas tener que escuchar. Fácilmente sabemos de una guerra o de un terremoto por la radio que se oye de fondo en una tienda, por lo que cuenta la vecina o porque hemos oído un comentario en el ómnibus. Las personas sordas se enteran porque alguien se lo explica directamente o porque lo leen en los periódicos o en los subtítulos de las noticias.

Como empezar...
- Los niños empiezan a interesarse en el periódico o en las noticias a partir de los seis años. Antes pueden mirar una noticia concreta, como la llegada de los Reyes Magos.
- Enseña a tu hijo/a la portada del periódico y empieza por titulares de noticias llamativas. Usa periódicos que tengan muchas fotografías y gráficos.
- Si la noticia tiene gráficos, explícalos con calma.
- Busca noticias atractivas. Pero a medida que se hacen mayores explica también las noticias importantes.
- Los periódicos deportivos son buenos para empezar a leer, especialmente con los niños. Seguir a un equipo de fútbol o de baloncesto facilita la comprensión de un periódico. Las revistas "del corazón" también pueden ser útiles.
- Un niño tiene que entender muy pronto que un periódico se hojea, que se miran los titulares y que si vale la pena le lee la noticia. Un diario se lee de forma diferente a un libro.
- Al principio, puede ser suficiente ver el periódico una vez por semana.
- Aprovecha las páginas infantiles semanales que tienen la mayoría de periódicos.

Más comentarios:
- Si ven las noticias de la televisión juntos, intenta explicarlas. Procura tener un mapa cerca, por ejemplo en la cocina, para poder señalar los países de los que se habla. - Discutan las noticias, pregúntale que piensa.
- Es un éxito que los niños sean capaces de llegar de la escuela con comentarios propios sobre las noticias.

10. El fax...y después el correo electrónico y los mensajes del teléfono móvil. El fax es la tecnología de comunicación más útil para un niño sordo durante la primaria. Es la puerta de entrada a las demás tecnologías y al correo electrónico. Para los niños sordos, el fax puede jugar el mismo papel de socialización que el teléfono en los oyentes.

Cómo empezar...
- Procura conseguir un fax tan pronto como puedas, aunque tu hijo sordo sea muy pequeño. Se pueden obtener ayudas en los servicios sociales de tu comunidad. En los últimos años los aparatos de fax han bajado mucho de precio.
- Entérate de quien tiene fax en el entorno de tu hijo/a.
- Anima a los padres de sus amigos sordos a que consigan uno.
- Enséñale a enviar faxes desde muy pequeño. Al principio sólo hará dibujos y el nombre del destinatario y el firmante. Con el tiempo, cada vez habrá más texto.
- Hacer una agenda con los amigos que tienen fax.
- Anima a tu hijo a enviar faxes. Si tu hijo o hija quiere quedar con un amigo anímale a hacerlo por fax. No llames por teléfono a los otros padres para confirmar hasta que los niños se hayan contestado.

Más comentarios:
- El correo electrónico y la navegación por Internet son tecnologías muy útiles para las personas sordas, pero requieren de una buena lectura y escritura previas.
- El mundo de las personas sordas puede ser reducido, sobre todo fuera de las grandes ciudades. Internet permite ampliarlo enormemente.
- Mensajes cortos a través de teléfonos móviles Son textos sencillos y cortos. Están muy de moda entre los jóvenes. Enseña a tus hijos a jugar con el abecedario de tu teléfono móvil.
- Teléfonos/fax móviles. El teléfono móvil debe tener un vibrador para avisar de las llamadas. A la salida al aire de esta información por este Portal de los sordos, Cinde está abocada a un convenio con Antel y con empresas proveedoras de teléfonos celulares para lograr este objetivo.
- Las computadoras. Es útil que los niños pequeños jueguen con los computadores para familiarizarse con ellos. Hay algunos programas que son recomendables para niños. Cuando compres un programa, comprueba que se pueda jugar sin escuchar el sonido.
- Hay sistemas operativos que permiten configurar el ordenador para que tengan avisadores luminosos en lugar de acústicos y subtitulado en los programas que ya vengan preparados.

¡ Ánimo !...Esperamos que disfrutes tanto como nosotros leyendo con tus hijos...

Algunas reflexiones acerca de la educación bilingüe


  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©absta.info 2016
enviar mensaje

    Página principal